21 de febrero de 2011

He-Man y los Masters del Universo: El Rayo Desaparecedor de Diamante

He-Man y los Masters del Universo es una serie que forma parte indeleble de la infancia de todos los que nacimos en la década de los ochenta. Contemplábamos fascinados sus aventuras, jugábamos con sus muñecos, leíamos sus tebeos, pintábamos sus libros para colorear, escuchábamos su música en vinilos y casetes, y correteábamos por ahí con una espada de goma gritando aquello de "¡Yo tengo el Poder!".

Por otro lado, los guiones de la serie de dibujos animados de Filmation eran tan estúpidos y risibles que, aun sin estar bajo los efectos de las hojas del cáñamo índico, cada episodio se convertía en una comedia estrafalaria sin intentarlo siquiera.

Así pues, ¿cómo podríais rechazar la oportunidad de acompañar a He-Man en su primera aventura televisada? Os lo diré: con sentido común.

Pero antes, es necesario que veamos los títulos de entrada, porque representan lo mejor de la serie y necesitaréis un chute de nostalgia antes de continuar.


Si la voz de nuestro broncíneo héroe no os resulta familiar pese a haber crecido en la España de los ochenta, eso es porque aquí la mayoría de episodios de la serie se emitieron en español neutro. Sólo 24 episodios se doblaron directamente en España para su distribución en vídeo.

Aunque ambos doblajes son buenos, como el Skeletor latinoamericano se ríe con más ganas y la palabra "quijada" me hace más gracia que "mandíbula", repasaré el episodio en su doblaje mexicano.

Así pues, sin más dilación, os presento... ¡El Rayo Desaparecedor de Diamante!

El título es excepcional. No sólo incluye una palabra que ni siquiera viene en el diccionario, sino que, además, Skeletor y sus esbirros consiguen que jamás podamos olvidarlo repitiéndolo 1.425 veces en menos de tres minutos. La repetición, claro está, era un concepto clave en la serie: repetición de animaciones, repetición de fondos, repetición de absurdos planes diabólicos... Y Skeletor siempre se traía uno de éstos entre manos.

Esta vez se trata de un diamante que hace desaparecer a la gente, atrapando en otra dimensión a cualquiera que lo mire. Por algo se llama el Rayo Desaparecedor de Diamante. Descriptivo, pero poco comercial.

No hace falta que os diga que si en el primer capítulo Skeletor cuenta con un artilugio tan práctico y, a pesar de ello, como podemos ir adelantando, fracasa estrepitosamente, sus expectativas de éxito en próximas aventuras serán tan reducidas como la esperanza de vida de un camarón criado en cautividad. Por cierto, hace tiempo que mi ecosfera es un pisapapeles muy caro.

-¿Sabes lo que tengo en esta cajita, Hombre Bestia?
-Oh, Skeletor, no sé si estoy preparado, pero... ¡Sí! Sí quiero.
-¡No es eso, idiota!

Volviendo a nuestra historia, como este es el primer episodio y Mattel quería vender muchos muñecos, la idea era presentar cuantos más personajes mejor, así que, después de regodearse de su propia villanía con una carcajada descacharrante, Skeletor ordena al Hombre Bestia que active el Aparato TransportadorTM para traer a sus restantes guerreros diabólicos a la Montaña de la Serpiente. Y no creo que sea para invitarles a café y pastitas.

El primero en recibir el mensaje es Mer-Man, señor de las aguas y de los peces, al que Skeletor sorprende en plena sesión de Pressing Catch con un esturión enorme que no le había pagado el alquiler.

Luego nos presentan a la hechicera de la noche, Evil-Lyn, que pasa las tardes aburrida imitando a Súper Coco frente a un despeñadero mientras una oportuna tormenta se desata a su espalda.

En tercer lugar, llega Tri-Klops, el amo de la visión, que puede ver a través de objetos sólidos y encontrar el mando del televisor cuando lleva días extraviado.

Por último, teletransportan a Trap-Jaw, el mago de las armas, un tullido con quijadas de acero al que Skeletor contrató para beneficiarse de los incentivos fiscales por razón de discapacidad.

Si Skeletor los reemplazara por posavasos, tendría más posibilidades de conquistar Eternia.

Mientras los guerreros diabólicos traman cándidas perfidias y deciden a quién le toca hoy sacar la basura, en el palacio de la ciudad de Eternos, Orko, el travieso mago de Trolla, realiza un número de magia que acaba con Man-At-Arms cubierto de yemas de huevo para hilaridad del público infantil y con retraso mental severo.

¡Te daba una colleja que te iban a aplaudir las orejas!

"Y ahora, como siguiente truco...", comienza a decir Orko. "El único truco que deseamos ver es tu desaparición", le interrumpe Man-At-Arms. Duras palabras, pero el príncipe Adam se parte la caja como si fuera el mejor chiste que ha oído en su vida.

Estoy de acuerdo en que cualquier cosa que diga un tipo que lleva por sombrero un bol de ensalada tiene cierta gracia, pero la reacción de Adam es desorbitada. Creo que los panties le aprietan demasiado.

No quiero saber qué está pasando ahí abajo.

En ese momento, Trap-Jaw aparece sobrevolando la ciudad a lomos de una Vespa voladora y dispara contra el palacio riéndose a quijada batiente. No sé si habréis notado ya cuánto me gusta la palabra quijada.

Teela, capitana de la guardia e hija adoptiva de Man-At-Arms (un culebrón del montón), pide permiso al rey Randor para salir en persecución del guerrero diabólico al frente de sus tropas en lugar de hacerlo directamente y evitar algunas bajas.

Vale, Teela, pero no arméis mucho jaleo, que están a punto de pasar por la tele el programa favorito de la reina: "Sexo en Eternos".

Sí, Teela, ya te he dicho que puedes ir al baño. Baja la mano.

En el interín, el príncipe Adam sale de palacio acompañado de su tigre Cringer y, casualmente, sólo unos instantes después, He-Man, el hombre más poderoso y bronceado del Universo, se lanza a la batalla montado en el fiero Tigre de Combate.

En fin, que nadie note que Adam y He-Man son la misma persona tiene un pase, ya que las mujeres sólo se fijan en su culo perfectamente tonificado y ningún hombre quiere que le pillen mirando a un tío musculoso semidesnudo; pero, ¿cuántos tigres verdes con franjas anaranjadas hay en Eternia? Por favor...

De pequeño, incluso lo imitaba. Aún me sorprende que consiguiera trabajo.

Con todo, Teela se las apaña bastante bien sin ayuda de nuestro héroe y, después de una breve persecución, consigue derribar a Trap-Jaw de su moto. Skeletor, que lo observa todo desde su bola de cristal, se desternilla de risa. Aunque no puedo evitar pensar que Trap-Jaw es tan imbécil como para contratar un seguro de accidentes poniendo a su jefe como beneficiario, Skeletor se carcajea porque la primera fase de su plan consistía precisamente en alejar a Teela y a los guardias de palacio. Además, es un tipo muy alegre.

Pese a que Trap-Jaw come espadas a la hora del almuerzo y tiene un lasatrón por brazo, Teela comete el error de bajar de su vehículo y enfrentarse a él cara a cara. Y no, yo tampoco sé lo que es un lasatrón, pero suena muy potente, como algo que te sorprende por detrás, rasga y duele.

Cani en su amoto ligando con una choni.

Por suerte para nuestra pelirroja favorita, aunque sus tropas han desaparecido para ahorrar trabajo a los animadores del estudio, He-Man llega a tiempo de rescatarla. Sayonara, Trap-Jaw.

Cualquiera pensaría que el romance está en el aire, porque Teela tiene un tipo estupendo y hasta le ríe los chistes a nuestro héroe, pero He-Man se apresura a subir a su montura con la excusa de que Skeletor puede estar atacando el palacio. Y si esa evasiva hubiera fallado, habría utilizado otra, como "Estoy esperando que me traigan un pantalón de la tintorería" o "Tengo el tigre en zona azul". A He-Man juega en el otro equipo, no sé si me entendéis... 


Mientras tanto, Skeletor ha tenido tiempo de sobra para entrar en el palacio, mofarse de todo el mundo y utilizar el diamante para librarse de los reyes, del incompetente Man-At-Arms e incluso de la todopoderosa Hechicera, que se había acercado hasta allí en su forma de halcón para advertir a los Masters del peligro. En próximos episodios, curiosamente, la Hechicera no tendrá problemas en comunicarse telepáticamente con nuestros héroes desde su tocador mientras se pinta las uñas o se arregla las plumas del vestido. Pero, ¿a quién le preocupa la continuidad a estas alturas?

Cuando He-Man regresa a palacio y ve que los robots de Skeletor rodean las murallas, llega a la brillante conclusión de que Skeletor ha atacado el palacio. No en vano tiene un... ¡máster del Universo! ¡Badabum-dish!

Con un espejo, espejito que hay en el Castillo Grayskull, He-Man contacta con la Hechicera, que le explica que la única manera de salvarla a ella y a los demás prisioneros del diamante es haciéndolo pedazos. Menos mal, porque si la solución llega a ser echarle un polvo a Teela, estarían todos perdidos.

¿Hechicera, quieres ver cómo muevo mis pectorales? Taaa, tatatatatá...

Finalmente, Skeletor llega a Grayskull a lomos de su pantera morada Panthor, la estrella de los primeros planos del show. Detrás de su fiel montura, caminan las Fuerzas del Mal, que han tenido que acercarse a pata porque no ganan ni para el billete de autobús.

Pero está claro que hoy no es su día, porque cuando por fin consiguen abrir la puerta del castillo, He-Man está esperándolos al otro lado. Y no está solo. ¡Más muñecos, perdón, más Masters del Bien se unen a la batalla!

Mucho me temo que los guerreros diabólicos tienen tantas posibilidades de ganar como yo de incorporarme como primer bailarín al Ballet Imperial Ruso.

-¡Huelo a victoria!
-Eeh... Skeletor, creo que ha sido la pantera.

Os resumo el combate: He-Man lanza al Hombre Bestia a un saliente de piedra como quien arroja una cazadora al perchero y catapulta a Mer-Man hasta un enorme charco de lodo; Stratos envuelve a Evil-Lyn con su propia capa; el Tigre de Combate espanta a Panthor rugiendo; Ram Man utiliza sus gadgeto-piernas para destrozar los robots de Skeletor; Orko ciega temporalmente a Tri-Klops; y Teela... pasea su tipito por ahí y admira la labor de sus compañeros varones. Espero que reserve energías para prepararles la cena y plancharles los taparrabos.

Con el jaleo, Skeletor pierde el diamante y, en un último y desesperado intento por detener a He-Man, utiliza un hechizo para crear un enorme Monstruo de RocaTM.

Podría haber salido en los dibujos de Hanna-Barbera.

¡No puede ser! He-Man parece preocupado por primera vez en todo el episodio. ¿Miedo tal vez? No, lo que ocurre es que acaba de recordar que se ha dejado la cena en el horno. El monstruo resiste frente a He-Man un segundo y medio, que es el tiempo que tarda en acercarse a nuestro héroe y recibir un puñetazo. Siento verdadera lástima por Skeletor. Si fuera él, preferiría vender periódicos a la salida del metro.

He-Man recupera el diamante, lo pulveriza entre sus manos y sus amigos regresan de la dimensión desconocida mientras Skeletor huye para perder otro día. Pero no nos olvidemos de la moraleja:

En la historia de hoy, Skeletor buscó un atajo, una forma fácil de alcanzar el poder; pero la gente que tiene éxito es aquella que lucha por lo que quiere. Por eso, a mí me basta con levantar mi espada y decir unas palabras mágicas para volverme invencible, y Skeletor sólo cuenta con el apoyo de cinco tarados.

Así termina el primer episodio de esta magníf... estúp... de esta serie. ¿Recordáis algún otro? ¿Queréis hacerlo?

20 comentarios

  1. Genial, como siempre Tipo de la Brocha.
    He-man es un clásico al cual no nos dimos cuenta de lo homos.. tímido que era sino cuando ya teníamos uso de razón.
    Lo mismo me paso con Ultraman, que de niño nunca le vi el cierre que tenia detrás de su espalda, hasta entrado los 20 años cuando volví a ver la serie... se arruinan los sueños de esta manera.

    ResponderEliminar
  2. Esta serie ha sido uno de los mitos que mas me ha dolido que se me caigan. A diferencia de la de Las Tortugas Ninja, que puedo verla hoy en día y me sigue encantando, con esta simplemente no puedo.

    Durante mucho tiempo fue mi serie favorita y yo solo vivía por y para los Masters del Universo, pero comprar la serie en dvd fue uno de los mayores errores de mi vida al percatarme de cosas que antes psaba por alto, como la pronunciada homsexualidad de He-Man o el hecho de que cada episodio suponga siempre la misma puñetera repetición de planos de animación. No fuí capaz de volver a verme una sola temporada completa, ni dudo que vaya a hacerlo en lo que me queda de vida.

    Muy buen artículo :D

    ResponderEliminar
  3. Yo planeaba pillar el primer dvd que lo vi de oferta para echarme unas risas con los amigos.

    Mi episodio favorito hasta la fecha sigue siendo uno en que aparece un villano nuevo que obliga a aliarse a He-man y Skeletor.

    Se llamaba Evil Seed el capitulo y creo que ademas eran 2 partes. El momento en que Skeletor decide pedir ayuda es buenísimo:
    -He-man ¿estas ahí? Quiero que seamos amigos.

    Gran articulo.

    ResponderEliminar
  4. Los cómics de ediciones zinco eran mucho más digeribles, supongo, aunque hace años que no me los leo, pero ya en su día los tenía por mejores que la serie...

    ResponderEliminar
  5. En serio, me he partido con lo del espejo y los pectorales xD ya sabrás por qué.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, Me parto la quijada!!!

    Pro cierto, creo que Skeletor odia a Heeman porque este último sacó mejores notas que el en el máster de universo.

    ResponderEliminar
  7. @El puta Lock La repetición de planos es lo más duro, pero diálogos como el que cita Vladek hacen que el esfuerzo merezca la pena.

    @Terminento Tengo varios cómics y le dan mil vueltas a la serie. Había uno que me parecía buenísimo en el que Adam viajaba al futuro y se encontraba un mundo gobernado por Skeletor, que se había aprovechado de la ausencia de He-Man.

    @Ínfila Las cazáis al vuelo: http://www.youtube.com/watch?v=rh_OWFTa5VQ.

    ResponderEliminar
  8. Como odio a toda la gente que como tu, tipo de la brocha, habeis hundido uno de mis grandes mitos de la infancia xDDDD. Pero como nos tragábamos estos??????? Se ve a la legua que solo nos intentaban colocar los muñecos!!! ... y lo que molaban y lo bien que lo pasábamos... Una serie que a dia de hoy deja mucho que desear, pero que en su día me dio muchos grandes ratos!

    ResponderEliminar
  9. Grandísimo artículo Tipo de la Brocha. Si quieres saber algo más del príncipe Adam puedes verlo en mi último artículo, que por cierto tiene cojones que hallamos escrito los dos de lo mismo. Suerte que tratamos temas distintos.XD
    Por cierto ayer estuve viendo por encima la película que hicieron de He-man. Deberías de tratarla en el blog. Ahí tienes para explayarte hasta infinito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. @Luis Jurado La película la comenté en ion litio: http://www.ionlitio.com/masters-del-universo-la-pelicula/. No sé cuánto más podría exprimirla.

    ResponderEliminar
  11. Ja ja ja, vaya pedazo de artículo, Don Tipo, y veo que está llegando al diseño de la página, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  12. Uau!! parece que el primer episodio es mucho mejor que el resto de la serie xDxD

    Recuerdo muy bien las repeticiones de planos durante toda la serie, y que a veces para montar una escena cogian un fragmento de He-Man corriendo, un rayo láser disparado por una mano cualquiera, una explosion, primer plano de He-Man con una de sus caras y ya tenían montada la escena de lucha del episodio!

    ResponderEliminar
  13. yo tengo el soundtrack en español, lo compre o mas bien mis papas me lo compraron en los 80tas, y aun sirve, bueno lo ripie en MP3 y el lado "A" es este episodio narrado, el lado "B" es todo el soundtrack!!!! que buen post!!! que buen blog!!!

    ResponderEliminar
  14. Tengo por ahí perdida la cinta VHS con los 2 primeros episodios de la serie. Me acuerdo que hasta llegué a ser del "Club Heman", tenía una tarjeta de socio y me mandaban una revista todos los meses a mi casa, me acuerdo que mi padre hizo el teatrillo para que creyese que me lo mandaba el propio Heman y que había sido cosa suya hacerme socio. Supongo que la suscripción era cara porque a los 3 meses me dejaron de mandar cosas. Cómics de Heman nunca he tenido pero sí que tengo el vago recuerdo de haber leído uno que era "Superman Vs Heman", crossover sólo superado por "Superman Vs Muhammad Ali".

    ResponderEliminar
  15. ¿Qué es "¡Badabum-dish!"?

    ResponderEliminar
  16. En la historia de hoy, Skeletor buscó un atajo, una forma fácil de alcanzar el poder; pero la gente que tiene éxito es aquella que lucha por lo que quiere. Así que confío en que Skeletor venga, trabaje en Eternia el tiempo necesario y se postule para rey; llene las formas rosas y amarilla, traiga una copia de su credencial de elector, cuatro referencias firmadas y una fotocopia de su último recibo de pago del servicio de luz como comprobante.

    No sé, He-Man, elegir al villano como ejemplo de una falta menor es un pelín raruno. Intentó matarnos pero lo peor es que no se limpia los pies al entrar en una casa. ¡Qué pillo!

    ResponderEliminar
  17. Pues a mi me sigue pareciendo una buena serie que marcó un antes y un después en las series de animación. Respecto al tema de la repetición de planos, yo ya me daba cuenta cuando era un niño pero no me importaba.... FILMATION hacía lo que podía con los presupuestos que se manejaban, ademas el dibujo era bastante bueno. En cuanto a los guiones, todos tenían su moraleja... pero claro, la serie estaba enfocada a "los niños", porque en aquel entonces la censura televisiva no permitía mas. Y eso de que el principe Adam era "homosexual" es la "GILIPOLLEZ" mas grande que he leído desde que escuche lo mismo sobre Timon y Pumba o de Batman y Robin... en fin. Lo que teneis que asimilar es que se trataba de una serie hecha y pensada para los niños, pero eso no significa que fuera "mala" ni mucho menos, mas inaguantables son estas series de dibujos animados que comenzaron a raiz de los Simpson, las cuales van de "adultas" pero yo todavía les estoy buscando la "gracia", eso por no hablar del pésimo dibujo que tienen.

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, en otro comentario de mas arriba decía algo sobre que Las Tortugas Ninja se mantiene mejor...... ¡¡¡pero si esa era "malísima"!!!, solo estaban bien los primeros capítulos, después era inaguantable y encima el dibujo cada vez era mas pésimo....

    ResponderEliminar
  19. Me sigue sorprendiendo como nunca presentaron al "Hèroe".. todo el mundo tenia que saber desde el primer capitulo quien era heman, como se dio cuenta de la espada magica y donde comprar la ropa para cambiarse

    ResponderEliminar
  20. Acabo de descubrir este blog. Descacharrante es poco para describirlo...

    Precisamente hoy, llevada por la nostalgia, me ha dado por ver un capítulo de la serie ésa de Filmation, que seguía asiduamente en mi niñez. Virgen Santa, qué horror. No la recordaba tan cutre. Ni tan gayer. Con decir que no la he aguantado ni tres minutos...

    ResponderEliminar