10 de abril de 2011

Batgirl: El episodio piloto que jamás vio la luz

Finales de 1967. La segunda temporada de la teleserie Batman está terminando y los índices de audiencia son cada vez más bajos. Según parece, los niños adoran a sus héroes, pero los adultos comienzan a cansarse de esta sátira psicodélica sacada de las páginas de un cómic. Así pues, el estudio se enfrenta a una terrible disyuntiva: o bien encuentran ideas frescas para la tercera temporada, o bien la cadena cancelará la serie.

¿La solución? ¡BATGIRL!

Con ella, el estudio pretendía atraer a las televidentes más jóvenes y, de paso, recuperar al público masculino. Al menos en lo que se refiere al segundo grupo, era difícil equivocarse con la curvilínea y sensual Yvonne Craig.

Tras el salto, comentamos el piloto de siete minutos y medio en el que debutó la Chica Murciélago y que convenció a la ABC para aprobar la tercera temporada de Batman. El vídeo jamás se emitió, porque era para promoción interna; pero, gracias a la magia de Internet, nosotros podemos verlo hoy, cuarenta y cuatro años después.


Presentando a Batgirl


El comienzo del episodio, aunque políticamente incorrecto, consigue trasladarnos a los años sesenta en un tiempo récord:

"En la ciudad de Gotham, como en cualquier otra gran metrópolis, abundan las mujeres de todas las formas y tamaños: debutantes, enfermeras, taquígrafas y bibliotecarias".

Sí, sin duda esos trabajos son los más apropiados para una mujer. O al menos los que son realmente un trabajo, porque una "debutante" es una chica que se presenta en sociedad. Eso no cuenta, ¿verdad? Insertad aquí mi risa pomposa, por favor.

Ahora bien, ¿puede nuestra sexy protagonista aspirar a trabajos tan estereotipados como los enumerados por el narrador, o debería buscar un marido que la mantenga y le dé muchos hijos antes de que se le pase el arroz? Bueno, con solo verla, está claro que Barbara Gordon es una mujer moderna y segura de sí misma, así que puede ser lo que ella quiera. Por ejemplo, bibliotecaria.

El estirado distinguido cliente que está junto a ella en el mostrador es el multimillonario Bruce Wayne, el álter ego de Batman, que busca un libro sobre mariposas para probarle Dios sabe qué a su amigo millonario Roger Montrose. Si fuerais ricos, no os parecería raro.


Ahora detengámonos un instante para observar quién más está hoy en la biblioteca. Tenemos a la jefa de Bárbara, a Dick Grayson (alias Robin), al amigo millonario de Bruce y, por último, a cuatro tipos con monos verdes y un sombrero negro con antenas. Lo reconozco: no frecuento bibliotecas públicas ni de ninguna otra clase, por lo que os agradecería que me aclaraseis si suelen estar abarrotadas de millonarios y enfermos mentales.

Si nos fijamos un poco más, también observaremos que entre el cuarteto de bufones hay uno que destaca entre los demás porque lleva una capa amarilla de dos piezas. Se llama Polilla Asesina y, a pesar de que mi abuela me cosía disfraces de carnaval mucho mejores que el suyo, es un súper villano. ¿Y cuál es su malvado plan del día? Secuestrar a un millonario. Al menos esto explica su presencia en la biblioteca, el epicentro de riqueza y glamour de cualquier país desarrollado.


Sin embargo, no somos los únicos que nos hemos fijado en el discreto grupo. Bruce y Dick, que tienen ojo clínico para los pequeños detalles, también han reparado en su casi imperceptible presencia, y deciden que ha llegado el momento de "llamar" al Dúo Invencible. Sinceramente, no se me ocurre un solo problema que dos adultos disfrazados de espantajos no puedan solucionar.

Mientras nuestros héroes se calzan las mallas, la bibliotecaria jefa se marcha a su casa y los villanos entran en acción. Rápidamente, noquean al amigo rico de Bruce y luego encierran a Barbara en otra habitación para continuar con sus fechorías.

Nuestra joven amiga, sin embargo, no parece preocupada por este percance. Extraño, ¿verdad? A no ser que... ¡Por el fantasma del gran César! ¡Un ropero secreto! ¡En un edificio público! ¡Y precisamente en ese cuarto! Bastante conveniente, sí.


Volvamos con Batman y Robin, que tras hacer una entrada triunfal y darle su ración de onomatopeyas sobreimpresas a los sicarios de Polilla Asesina, tienen la mala suerte de acabar atrapados en un capullo gigante.

¿Quién los salvará de esta diabólica prisión antes de que acabe el episodio? ¿Barbara quizá? Pues teniendo en cuenta el tiempo que le lleva cambiarse, no lo tengo muy claro. Tú tranquila, mujer, que no hay prisa, solo están en juego las vidas de los únicos heróes de Gotham (mal que nos pese) y tú todavía tienes que aplicarte el rimel y pintarte los labios.


Después de que el narrador nos desvele que el ropero secreto es también una salida secreta (menudas obras discretas debió de organizar la chica mientras su jefa no miraba), Batgirl entra en escena. Y qué entrada, señores: atravesando la ventana y posando para la cámara en su máximo esplendor, con sus mallas radiantes y ajustadas, su peluca pelirroja y una capa tan pequeña que podría servirle de babero.

"¡Santa aparición!", exclama Robin. "No, Pequeño Prodigio, ¡soy Batgirl!", le responde la recién llegada. Y sin más dilación, se enfrenta a los villanos lanzándoles todo lo que no está clavado al suelo. Supongo que el estropicio lo cubrirá el seguro.


Con sus enemigos momentáneamente fuera de juego, Batgirl aprovecha para liberar al Dúo Invencible de su prisión de seda con el rayo láser de su Compacto Electrónico (fuck yeah!), que, según dice, puede destruirlo todo. ¿Y también te unta la mantequilla en las tostadas o eso sería pedir demasiado?

El heroico trío acaba con los malparados hombres polilla en un santiamén, y Batgirl se marcha a la francesa para darse un garbeo en su discreta Batmotocicleta por las (proyectadas) calles de Gotham. Afortunadamente, no sería la última aventura de esta "deslumbrante y temeraria muñeca".


¿Ridículo? Sin duda. ¿Divertido, espectacular y con un enorme potencial? Yo diría que también, y lo mismo debieron de pensar los jefazos de la ABC, porque de lo contrario no hubieran dado luz verde a la tercera temporada de la serie. Y lo mejor de todo es que viendo a esta Batgirl tan risueña, puedo olvidarme de cómics como La broma asesina e irme a la cama más feliz.

Y ahora, como prometí, os dejo el vídeo del episodio:


Y de propina, el tema musical de Batgirl:


Si sois observadores, notaréis varios cambios en el disfraz y en la motocicleta respecto del piloto.


Extra: ¡Bat-Curiosidades!


- Yvonne Craig se educó para ser profesora de ballet y fue la integrante más joven del Ballet Ruso de Monte Carlo. Además, sabía conducir una motocicleta. Estas habilidades, según se dice, le sirvieron para su papel de Batgirl. (Comprendo lo del baile por aquello de las coreografías en las peleas; pero en cuanto a la motocicleta..., ¿no utilizaban siempre la misma toma? Con que no se estampara la primera vez, habría bastado, ¿no?)

- Polilla Asesina y el Compacto Electrónico de Batgirl nunca salieron en la serie. ¿A alguien le extraña?

- Yvonne Craig no utilizaba dobles en las peleas, porque, a diferencia de lo que ocurría con sus compañeros enmascarados, a ella los villanos y sus sicarios no intentaban golpearla, sino "agarrarla", lo que conllevaba un riesgo menor para su integridad física y mayor satisfacción para los chicos malos.

- El origen canónico de la Batgirl de las viñetas se produjo en el número 359 de Detective Comics, publicado en 1967. Sin embargo, la creación del personaje no se la debemos únicamente a la editorial DC Cómics, sino también a William Dozier, productor de la serie televisiva Batman. Él fue quien impulsó su desarrollo para luego poder utilizarla en la tercera temporada de la serie.

¡El debut de un millón de dólares por 12 centavos!

- En su primera aparición como Batgirl en los cómics, Barbara Gordon también se enfrentó a Polilla Asesina, que quería secuestrar al millonario Bruce Wayne. Los hechos sucedieron, eso sí, en un baile de disfraces, no en una biblioteca.

- Después de cancelarse la serie, Yvonne Craig hizo una última aparición televisiva como Batgirl junto con sus compañeros Adam West y Burt Ward en este delirante anuncio sobre la igualdad salarial:


Fuentes: Bat-Mania UK; The Official Yvonne Craig Website.

11 comentarios

  1. La imagen de Batman y Robin atrapados en el capullo de seda no tiene precio.

    Si, ya conocía este show de Batman de antes, pero es que es demasiado bueno como para verlo una vez. (Aún no entiendo como aguantaban la risa los actores cuando salia algún sujeto infundado en mallas...)

    ResponderEliminar
  2. Creo q los tripis estaban a la orden del dia para los guionistas xD

    Buen articulo, ahora falta uno d la familia crecr :p

    ResponderEliminar
  3. Que grande la canción de Batgirl.

    Es la unica persona a la que no le queda mal hacer el Batusi:

    http://img59.imageshack.us/img59/9578/batusi2.jpg

    Y gracias a ese piloto en la tercera temporada pudimos ver esta maravilla:

    http://www.youtube.com/watch?v=k5yROkodmy0

    ResponderEliminar
  4. @Galbix: Estoicismo elevado a la enésima potencia. Estaban hechos unos campeones.

    @DarkDrago: Sí, sí. No me lo recuerdes.

    @Vladek: Necesito hacerme con esta serie ya y empezar a recapitular episodios como loco. Lástima que no la vendan.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué problema tenían con los sujetadores en los 60? ¡Podrían sacarte un ojo con eso!

    Muy bueno el post.

    ResponderEliminar
  6. Me encantaba Batgirl. De pequeño estaba loquísimo por ella. En general, me emocionaba mucho con la serie, supongo que porque no la veía con los mismos ojos que ahora.

    Genial el vídeo de Vladek. Me pregunto cómo se sentiría la actriz en ese momento.

    ResponderEliminar
  7. Qué grande!!

    Quiero más posts de Batman, pleeeease!!!

    ResponderEliminar
  8. Hubieran hecho una serie completa de ella, si tuviesen como 30 escenas de estas por episodio:

    http://25.media.tumblr.com/tumblr_lgu50blxO51qdqhl3o1_500.jpg

    ResponderEliminar
  9. @Eeeey: De hecho, los sujetadores fueron la principal causa de ceguera en el año 67.

    @BC: Alguno más caerá.

    @LacraESECEFE: Aullaría, pero se me da fatal.

    ResponderEliminar
  10. Y con lo que me gustaba a mí esta serie de pequeña...
    Ahara, verla en la actualidad con unos colegas y unas cuantas birras debe de ser una experiencia impagable.

    ResponderEliminar
  11. Oye pues no está mal para la época.... xD Quiero decir que tampoco desentona tanto con la serie original. Siempre que veo algun fragmento me parto de risa. Una pena que cancelaran la serie, yo veo que hubiese tenido futuro

    ResponderEliminar