31 de octubre de 2011

Buffy Cazavampiros contra Drácula


Si sois lectores asiduos del blog o, mejor dicho, lo fuisteis de ion litio (si no, poneos al día), ya sabréis que me gusta escribir artículos seriados. Escojo un tema y lo exprimo poco a poco. El Coche Fantástico, Masters del Universo, Star Trek, Star Wars... y no hace mucho empecé con Hércules y Xena.

Pues bien, hoy añadiré una nueva entrada a la lista: Buffy Cazavampiros. Y qué mejor manera de empezar que con un crossover tan sonado como inevitable: ¡Buffy contra Drácula!, que, según datos no contrastados de la Wikipedia, alcanzó la impresionante audiencia de 5.800.000 espectadores el día de su emisión. Ahí es nada.

27 de octubre de 2011

Amnesia: The Dark Descent

Cuando digo que soy un fan confeso de los juegos de terror, no hablo necesariamente de videojuegos. De niño, por ejemplo, me fascinaba jugar a tinieblas. Podías pellizcar nalgas e incluso sobar alguna teta, y nadie protestaba porque esa era precisamente la gracia del juego. Puede que cuando se encendiera la luz, descubrieras que el culo era el de tu mejor amigo, y la teta, la del chico gordo de la clase (antes solo tocábamos a un gordo por aula); pero lo que contaba era la ilusión del momento y lo que tú te inventases después. Sin embargo, si analizamos el tinieblas a fondo, terror, lo que se dice terror, no sentías. La verdad es que solo quería estar seguro de que el primer párrafo de esta entrada incluyese las palabras "teta" y "culo".

Los videojuegos de miedo ya son otra historia, porque si están bien diseñados, pueden dejarte los calzoncillos mucho más sucios que cualquier película del género.

Conozco personas demasiado miedosas como para soportar este tipo de aventuras, algunas entre los lectores de este blog; pero, por suerte para mí, muy pocas cosas me asustan. Cuando tienes un trabajo en el que todo es para ayer y los marrones son el pan nuestro de cada día, no dedicas tu tiempo a pensar en monstruos lovecraftianos. A lo máximo que llegas es a rogar por que uno entre por la puerta de tu dormitorio mientras duermes y te libre de tu agonía. Anda que no habré bailado yo veces unas sevillanas delante del espejo a medianoche con la esperanza de que el espíritu de Lola Flores me arrastrase a un tablao en el Infierno...

Todo lo anterior nos lleva a mi última adquisición para PC: Amnesia: The Dark Descent, un videojuego a caballo entre la aventura gráfica y el survival horror desarrollado por Frictional Games y que salió allá por 2010. Probé la demo siguiendo la recomendación de uno de mis seguidores de Twitter (no recuerdo tu nombre, pero si estás ahí, tío, tú sí que sabes) y me gustó tanto que acabé comprándome el juego en Steam.

24 de octubre de 2011

Masters del Universo: La Masa Siniestra


Mi afición por los Masters del Universo es tan evidente como el peluquín de Sean Connery en Nunca digas nunca jamás. No solo he escrito varios artículos sobre el tema, sino que he incluido referencias a los Masters en un 73% de las entradas de este blog. Puede que dentro de algunos años, esto degenere en una obsesión que requiera tratamiento médico. O puede que ya lo haya hecho y prefiera negar mi afección hasta que alguna mujer desafortunada vea mi cama cubierta con una sábana oficial de los Masters del Universo de 1983 y huya despavorida.

Hasta que necesite más ayuda psicológica de la que pueden ofrecerme las galletitas de la fortuna, supongo que seguiré alimentando mi afición y recordando lo mejor y lo peor de esta gran franquicia.

Y ya sin más preámbulos, paso a comentaros algunos detalles y curiosidades de la Masa Siniestra, la trampa con la que Hordak esclavizaba a sus rivales cuando necesitaba que alguien se ocupara de limpiar de excrementos y restos humanos el cubil del dragón, y su malvada horda se había tomado unos días libres.

20 de octubre de 2011

El ciclo del hombre lobo, de Stephen King

Todo el mundo ha leído algún libro de Stephen King o al menos sabe quién es, ya sea por culturilla general o por los chistes que hacen a costa de él en series como Los Simpsons o Padre de familia. Sus editores le llaman "el maestro indiscutible de la narrativa de terror contemporánea". Yo no lo discuto, porque eso lleva tiempo y estoy deseando meterme en la cama; pero lo cierto es que cuando escribes tantos libros como Stephen King, es imposible que todos sean buenos.

Entre sus novelas, las hay que consiguen crear todo un microcosmos (It y La Torre Oscura son buenos ejemplos) y las hay que causan desasosiego (entre las más recientes, Duma Key); pero la vasta mayoría solo da cosica porque viene la foto de Stephen King en la contraportada.

En cualquier caso, está claro que este autor afincado en Maine domina el arte de crear imágenes evocadoras en un medio en el que dar canguelo depende de lo fértil que sea la imaginación del lector y de su credulidad. Para mí, por ejemplo, la idea de tener que leventarme para ir a trabajar cada día es mucho más espantosa que cualquier cuento sobre fantasmas. Y eso por no hablar de las terroríficas empanadas de atún de la máquina de vending. Yuk.

17 de octubre de 2011

Project Zero III: The Tormented

Un día, hace ya la tira años, se apoderó de mí la fiebre del terror japonés. Con el tiempo, me daría cuenta de que este subgénero no era para tanto y me aficionaría a las comedias dramáticas húngaras; pero, en aquel momento, el cine de miedo oriental me parecía el no va más.

La película que me abrió las puertas a este mundillo fue The Ring. La vi a las tantas de la madrugada estando solo en casa y me cagué de miedo. No me importa reconocer que esa noche la pasé con el televisor encerrado en el armario bajo llave, la cama atrancando la puerta de mi dormitorio, y un cuchillo debajo de la almohada (porque un cuchillo, tal y como demuestra la experiencia, es muy útil contra entidades sobrenaturales).

Vale, la mayor parte del párrafo anterior es mentira. Ni siquiera puedo imaginarme haciendo el esfuerzo de desconectar el televisor o de mover mi cama, y, de hecho, es probable que le hubiera tirado los trastos a Sadako de haberla visto salir del televisor. Con diecisiete o dieciocho años, mi lema era que no había mujer fea, sino copa de menos.

Después de The Ring, me tragué muchas otras películas de terror orientales, como Llamada perdida o El grito, y también todas sus secuelas y remakes.

El caso es que era cuestión de tiempo que acabase comprándome algún videojuego que inspirase la misma clase de terror psicológico que tanto me había gustado del filme de Hideo Nakata. El primero que añadí a mi colección personal fue Project Zero 3: The Tormented, para PlayStation 2; y no me defraudó en lo más mínimo.

16 de octubre de 2011

¡Nuevo sistema de comentarios!

Por cortesía de un tipo con boina e IntenseDebate, estrenamos nuevo sistema de comentarios. Debería ser más completo que el que viene por defecto con Blogger y, entre cosas, permitirnos anidar las tonterías que decimos; pero como no estaré seguro de eso hasta haberlo visto en funcionamiento, vamos a probarlo y experimentar con él antes de que publique mi próximo artículo. Sé que va a darme problemas, porque soy un desastre para estas cosas y, además, hoy me he levantado con el pie izquierdo (llevo tres horas con la camiseta puesta del revés y acabo de darme cuenta); pero espero que, en el medio plazo, el cambio merezca la pena. Ya me diréis qué os parece.

Por otro lado, y con independencia del resultado de este experimento, aprovecho la ocasión para anunciar una nueva encuesta que he incluido en la columna de la derecha del blog. Tengo interés en saber qué tipo de entradas os gustan más, si mis resúmenes interminables (Deathstalker, Los 4 Fantásticos de John Byrne), las reseñas y análisis (En costas extrañas, Duke Nukem Forever), o las listas (Top 5: Videojuegos cooperativos, Star Wars: Los 11 peores cambios introducidos en la trilogía original). Vuestro voto es importante.

13 de octubre de 2011

'La Cosa del Pantano', de Alan Moore

Los más jóvenes no sabéis qué suerte tenemos los lectores de cómics hoy día. Cuando yo era un chaval, las películas en 3D eran horrendas, las hombreras estaban de moda y los cómics de superhéroes, incluso los más serios como Caballero Luna o Conan el Bárbaro, recibían el mismo trato que los tebeos, que el diccionario define como "revistas infantiles de historietas". Esto hacía que adquirir una edición cuidada y completa de las mejores aventuras de tus personajes favoritos era una misión imposible.

Ahora, en cambio, nos lo ponen más fácil que a un zombi en una convención de intelectuales parapléjicos, y podemos encontrar sin problema obras maestras del cómic internacional en ediciones de lujo. Ya sabéis: con tapas duras, prólogos, fanfarrias y luces de neón.

Ese es precisamente el caso del primer volumen de La Cosa del Pantano publicado por Planeta DeAgostini, que recopila la primera etapa del escritor británico Alan Moore al timón de la colección, concretamente los números 20 al 34 de The Saga of the Swamp Thing y el Annual #2 (desde enero de 1984 hasta marzo de 1985).

10 de octubre de 2011

Capitán Trueno y el Santo Grial (2011)

El Capitán Trueno es uno de mis héroes de tebeo favoritos. Hace muchos años que no repaso la colección de mi padre, pero cuando era un crío, me la leía todos los veranos sin falta, sus más de 600 cuadernos apaisados y la serie roja de la revista Aventuras bizarras.Y después seguía con El Jabato.

En otras palabras: crecí con las historietas de Ambrós y Víctor Mora. Mi imaginación volaba cuando acompañaba a Trueno, Goliath y Crispín en sus viajes más allá de los confines del mundo, llevando la justicia y luchando contra la opresión allí donde iban. Les animaba cuando se enfrentaban a villanos y bestias salvajes, sufría cuando se metían en un aprieto, y reía con sus chanzas y ocurrencias. Quizá sea la nostalgia de tiempos mejores o la combinación de paracetamol y amoxicilina que corre por mis venas; pero ahora mismo no recuerdo ningún otro tebeo que viviese con tanta intensidad.

¿Cómo recibe entonces un fan de El Capitán Trueno la noticia de su adaptación cinematográfica? Pues si acaba de terminar de hacer el amor con su media naranja o le ha tocado la lotería, con mucho escepticismo. En los demás casos, sabe de antemano que va a ser una patata.

6 de octubre de 2011

Elvira: Mistress of the Dark


Tras haber escrito sobre vampiros, hombres lobo y otras criaturas de la noche, hoy hablaré de un personaje de carne y hueso íntimamente ligado al mundo del horror: Elvira, la Reina de las Tinieblas, cuyo éxito solo puede compararse con el tamaño de sus encantos.

Es cierto que Elvira no tuvo el mismo impacto en el pop-horror español que en el norteamericano, pero, quien más quien menos, todo el mundo ha oído hablar de ella. Y aunque la actriz detrás de las curvas de Elvira tiene ahora 60 tacos y ya no es el exuberante mito erótico que era en los ochenta, si sois de mi quinta y la visteis en su momento de máximo esplendor, es imposible que os hayáis olvidado de ella.

3 de octubre de 2011

A Vampyre Story

Si dijera que A Vampyre Story es una aventura gráfica en tercera persona tipo point 'n' click, supongo que me darían el primer premio a la frase menos original con la que comenzar una reseña. De todos modos, os alegrará saber que mi otra opción era hablaros otra vez de vampiros mutantes. Daos con un canto en los dientes.

El título, distribuido en España por Friendware, debe su creación al artista y ex LucasArts Bill Tiller, fan declarado de los largometrajes de Disney, de Dragones y Mazmorras y de las viejas aventuras gráficas para ordenador, como Zork o Cristal Oscuro. Tiller fue el dibujante, entre otros, de los fondos de The Curse of Monkey Island, perfectamente reconocibles por sus estructuras combadas y sus nubes tan rizadas como improbables.

En 2004, después de curtirse durante ocho años y medio en LucasArts y de vivir el final de la era SCUMM, Tiller fundó su propia desarrolladora, Autumn Moon Entertainment, cuyo primer juego fue este A Vampyre Story. Su propio autor se refiere a él como "un cruce entre Monkey Island y El jovencito Frankenstein". Palabras mayores, pero, creedme, está a la altura.

Halloween 2011


¡Sí! Una vez más se acerca Halloween, mi época favorita del año. ¿Y por qué es mi favorita? Vedlo del siguiente modo: maratones de películas de miedo, atracones de caramelos y chavalas disfrazadas. Además, es el momento perfecto para sacar todos esos pies amputados de la nevera y arrojarlos en un contenedor de basura sin llamar la atención.

Mi entusiasmo por esta festividad se traduce, por supuesto, en que los artículos del blog se acomodarán a la temática propia de estas fechas. Mis lectores más fieles recordarán que inicié esta tradición en ion litio en 2008 y conseguí mantenerla contra viento y marea durante tres años seguidos, así que, ¿cómo no iba a seguirla en mi propio blog? Pero lo que allí duraba solo una semana, me propongo extenderlo aquí a todo el mes de octubre.

Sí, habéis leído bien, un mes entero de artículos terroríficos. Da igual que escriba sobre cine, libros, cómics o videojuegos... El terror palpitante será el punto de partida y destino de cada uno de ellos. Y ya os adelanto que no pienso escribir sobre música. Si queréis canciones que os hielen la sangre, ya reseñé el disco The very best of David Hasselhoff, pista por pista, en agosto. Empezad por ahí para entrar en ambiente.