12 de abril de 2012

'Star Wars: Halcón Milenario', de James Luceno

Halcón Milenario es la novena novela de Star Wars del escritor James Luceno, que nos ofrece aquí un rápido repaso de la historia del Halcón Milenario, desde el día de su accidentada fabricación 60 años antes de la batalla de Yavin, pasando por todos sus propietarios hasta acabar en manos del contrabandista Han Solo y su amigo Chewbacca.

Aparte de que el argumento suena tan emocionante como tomar té con las amigas de tu abuela, debo decir que para tratarse de la nave que a) hizo la carrera Kessel en menos de 12 parasegundos, b) sirvió indirectamente a la destrucción de la primera Estrella de la Muerte ("¡Ya estás libre, niño! ¡Acaba y vámonos a casa!") y c) voló la segunda por los aires, su crónica es sorprendentemente aburrida y confusa, y aunque no es el peor libro que he leído de La guerra de las galaxias, se le acerca lo suficiente como para que lo piense.

Os diré por qué.

Hasta la página 70 más o menos, en la que el libro empieza por fin a centrarse en el "presente", lo que nos sitúa 43 años después de que Luke volase por los aires la primera Estrella de la Muerte, hay que leer con mucha atención para enterarse de qué porras está pasando. En muy pocas páginas, nos presentan personajes nuevos y especies que apenas sí se describen (ni la pobre traductora se entera de que kadas'sa'nikto es una subespecie alienígena, no un nombre propio), y antes de que puedas siquiera quedarte con sus nombres o averiguar qué diablos te están contando, ya han desaparecido. Por otro lado, los flashbacks intermitentes al pasado del Halcón no hacen más que enmarañar la novela.

También hay algunas descripciones -por llamarlas de alguna manera- "técnicas" tan innecesarias como soporíferas. Si me compro una novela de Star Wars, es para evadirme con las aventuras de los personajes con los que me encariñé de niño y luego esconderla detrás de los libros de George McDonald Fraser para no verla nunca más y no tener que explicar a nadie por qué me he comprado algo que puede echar por tierra un posible casquete. Los detalles técnicos ayudan a crear ambiente, pero no deberían pasar de eso. No olvidemos que las dos trilogías de George Lucas, a diferencia de la serie original de Star Trek, no son ciencia-ficción, sino operetas espaciales basadas en el camino del héroe y todo ese rollo zen. Si me interesase la pseudo-ingeniería espacial que hay detrás de cada nave, me hubiera comprado Star Wars: The Essential Guide to FUCKING SPACESHIPS.

El Halcón Milenario en su fase adolescente rebelde. De ahí la pintura.

El libro solo se pone interesante cuando Han Solo, Leia y su nieta Allana se embarcan en un viaje estelar para investigar el origen de una misteriosa pieza del Halcón Milenario, que Allana encuentra gracias a sus incipientes poderes Jedi. Eso sí, no podemos engañarnos. Un Han Solo descamisado de setenta tacos tomando el sol en un yate con el bueno de Lando Calrissian no me dice Star Wars a gritos, sino que ya están tardando en meterlos en un asilo.

Y tampoco cuesta mucho imaginarlo.

A la imagen me remito.

El otro protagonista de la novela es Tobb Jadak, uno de los primeros pilotos del Halcón, que se despierta en un clínica de rejuvenecimiento con dos patas de palo futuristas y parte en busca de su antigua nave convencido de que es la clave para encontrar un tesoro de valor incalculable. El tesoro no se garantiza.

De este modo, mientras los Solo reconstruyen la historia del famoso YT-1300 hacia atrás en el tiempo, Jadak hace lo mismo hacia delante. Un concepto interesante, pero sin sustancia alguna y trasladado al papel de forma bastante triste. Triste de llorar, como aquella interesante película sobre un polizonte sin hogar que solo busca formar una familia. Se llamaba Alien, el octavo pasajero.

Otra nota curiosa es que el malo, porque siempre hay un malo, es abogado. Un abogado. Si esto fuera Ley y Orden, no me quejaría; pero estamos hablando de La guerra de las galaxias, una ópera espacial rica, emocionante y repleta de aventuras. Un abogado no pinta nada en este universo, no más que un inspector de suelos. Bastante mal funcionó ya todo ese rollo político de La amenaza fantasma, como para ahora meter a leguleyos.

En conclusión, la mezcla de referencias a la trilogía original, las precuelas y el Universo Expandido puede atraer a los seguidores de la saga; pero, a salvo de contados pasajes, esta es una novela muy prescindible y cansina. Dicho de otra forma: he leído historias más interesantes en las cajas de pastillas para el lavavajillas.

15 comentarios

  1. PUff, lo malo del universo expandido de Star Wars es que es demasiado grande y redibuja además toda la historia principal de las películas, que es lo que la mayoría de la gente conoce.

    Si a todo ello le sumas una novela en si vulgar hecha por encargo... pues mejor ni verlo.

    pd: ¿no resulta curioso que la nave insignia de la alianza fuera un cargero remodelado? Más en plena guerra, donde por muy buenos que fueran los mecánicos de los contrabandistas, el Imperio tenía que estar sacando una detrás de otra nuevas versiones de sus naves. Quiero decir, puede valer para la película, que no deja de ser un momento puntual del "universo star wars", pero no deberías poder extender esa nave a un periodo tan grande de años sin perder la coherencia histórica.

    pd2: si, habló de coherencia histórica de Star Wars... es lo bueno de internet.

    ResponderEliminar
  2. autos de 60 años tuneados? claro, los volgswagen escarabajo que corren en competencias que van mas rapido que algunos autos nuevos

    ResponderEliminar
  3. mmm hay sólo una palabra para describirlo.... innecesario...
    de hecho, cualquier novela de star wars cae en esa denominación....

    star wars fueron unas buenas peliculas (q tuvieron buenas adaptaciones en el super nintendo) pero no más q eso...

    ResponderEliminar
  4. No sólo en las del lavavajillas... como dice Lex Luthor, algunos pueden leer los ingredientes de una pastilla de chicle y desvelar los secretos del universo... ;-)

    ResponderEliminar
  5. Tenía usted que haberse pillado este otro:
    http://starfriki.blogspot.com.es/2012/02/halcon-milenario-guia-del-usuario-en-3d.html

    ResponderEliminar
  6. A mi me parece que LUCAS estafa a los fans publicando cosas como estas...

    ResponderEliminar
  7. Comparto tu dolor. Yo también se lo que es estar atrapado en una historia mala de un libro malo. Lees por obligación. Solo quieres saber como termina todo, y no sirve saltarte todas las paginas hasta la ultima porque después no vas a entender.

    No hay escape... ¡No lo hay!

    ResponderEliminar
  8. @TdlB: Cuando compras estas cosas... Lo haces porque las ves asi de casualidad o planeas en conseguirlas? Porque pues...

    ResponderEliminar
  9. eter: La palabra coherencia por sí sola ya chirría bastante en este universo. Si además le añades histórica, ya la hemos liado.

    Anónimo: Hombre, si nos ponemos así. ¿Qué novela es necesaria?

    Sereldotar: Esa frase era de la primera película, ¿no?

    Terminento: Lo hubiera preferido, sin duda.

    Carlos Alvarado: Y según creo yo, muy bien no le podía ir cuando ahora recurre a títulos como este, que hace referencia directamente a una nave conocida por todos.

    Carlitooxxx: Solo hay un libro que he sido capaz de dejar de leer. Creo que llevaba un escarabajo en el título.

    Gabriel: Coleccionismo. Desde que estaba en el colegio, ya he comprado más de 40 novelas de Star Wars. Es un horrror. Sí, con tres erres.

    ResponderEliminar
  10. La primera vez que me enteré de que existía el Universo expandido fue con los mangas de dibujó Adam Warren para después caer en las garras de Planeta DeAgostini y su edición de "La Historia Completa de Star Wars".
    Me he abstenido de hacerme con las novelas, pero creo que ya es hora de empezar.

    ResponderEliminar
  11. A mí es que el universo expandido de Star Wars siempre me ha dado PEREZAZA.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Buscando por ahí me he encontrado la vista previa de este otro librete bastante apañado. Qué quieren que les diga, a mí me van los libretes que traen un montón de dibujitos:

    http://images.bookdepository.co.uk/assets/images/content/blogs/1319544205/Haynes-Millennium-Falcon_extract.pdf

    ResponderEliminar
  14. Llevo años siguiendo asiduamente tus posts. Te mereces todos mis respetos y muchos más.
    Ante la nueva trilogía que se nos presenta, he empezado a curiosear en el Universo Expandido. Sólo conocía cosas de la Antigua República por los videojuegos. Me está gustando mucho Sombras del Imperio ¿Podrías recomendarme alguna otra novela? Muchas gracias, tanto por la respuesta como por todo tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heredero del Imperio, el primer volumen de la trilogía de Thrawn. Ese es el mejor lugar por el que empezar.

      ¡Gracias!

      Eliminar