11 de octubre de 2012

'En las montañas de la locura', de H.P. Lovecraft

Según Antonio Molina Foix, Howard Phillips Lovecraft, que tuvo la mala suerte de ser proclamado maestro de la novela de terror cuando ya estaba criando malvas, escribía para sí mismo, por su satisfacción personal, y no para complacer a sus lectores ni a las editoriales para las que trabajaba. En otras palabras, era un iluso con la visión comercial de un higo.

Pero por suerte para quien tuviera los derechos de publicación tras su muerte, el paso del tiempo lo ha convertido en un escritor de culto; expresión que viene a significar que lo que hizo en su día se consideraba basura, pero como hoy hay cuatro tipos a los que parece gustarle, tenemos que darle bombo hasta convencer al resto del mundo de que era un genio incomprendido.

En las montañas de la locura es el primer libro que he leído de H.P. Lovecraft y dudo que le siga un segundo, porque se supone que junto con La llamada de Cthulhu es una de las obras más representativas de su autor y, sin embargo, a mí me ha parecido una castaña. Sobresaliente como remedio para el insomnio y poco más.

Lovecraft escribió el libro en 1931, pero la editorial Weird Tales, con la que venía colaborando desde 1920, se negó a publicarlo porque, francamente, era un tostón, así que Lovecraft acabó vendiéndoselo años más tarde a Astounding Stories, otra revista pulp. Al final, la obra se publicó en tres entregas, entre febrero y abril de 1936, y Lovecraft cobró 315 dólares por su trabajo. Yo le hubiera pagado cinco y solo a cambio de que también me sacase la basura a la calle durante una semana..

No digo que el libro sea malo, solo que no es mi estilo. Os lo explicaré con tres estúpidos memes y algunos párrafos de más.


En primer lugar, los diálogos me parecen fundamentales en una novela, con independencia de su género y extensión. Aportan dinamismo a la lectura y si están bien escritos, insuflan vida a los personajes, enriquecen la prosa y hacen progresar la trama.

Este libro no tiene ni un solo diálogo. ¡Ni uno! En sus cerca de 160 páginas hay una suerte de monólogo interno perpetuo que no da ni una sola pausa al lector. Es como estar escuchando en tu cabeza a la Susanita de Quino, solo que en lugar de chismorreos, oyes hablar del terrorífico mundo de los minerales y la etnografía... Lo que me lleva directamente al siguiente punto.


Todos estamos de acuerdo en que, a la hora de leer un relato, las descripciones son esenciales para meterse en "escena". Ubican al lector y le ayudan a poner en marcha su imaginación cuando no tiene acceso fácil a un botiquín farmacéutico. Sin embargo, como escritor, a no ser que quieras que el lector esté pensando página tras página en cuándo leches va a suceder algo, no hace falta dedicar capítulos enteros a detallar lo que los personajes tienen delante de sus narices.

Y desde luego se puede crear ambiente sin especificar cuántos pies y pulgadas mide absolutamente todo, y por todo me refiero a TODO: perforaciones, cumbres, minerales, criaturas del espacio exterior, apéndices, capas glaciales, murallas, bloques, baluartes, ventanas, mamposterías, arcos, habitaciones, relieves murales... ¿Nos hemos vuelto locos o qué?

Lo diré más claro todavía: este no es un libro en el que pasen cosas. De hecho, toda la historia se resume en que una expedición científica llega al Polo Sur, encuentra una civilización muy antigua y huye de un monstruo. La mayoría de lo que escribe Lovecraft ocurrió hace millones de años y ahora uno de los miembros de la expedición nos lo cuenta de la manera más aburrida posible a medida que lo va descubriendo.

Generalmente, la narración en primera persona es el recurso más fácil para que el lector se identifique con el personaje principal y se meta en el meollo del asunto. Aquí sería algo estupendo si no fuera porque el narrador es un geólogo y Lovecraft se obsesionó con darle al texto un tono objetivo e impersonal, más propio de un científico que de un testigo del horror cósmico. Yo lo siento mucho, pero el único geólogo interesante es Pierce Brosnan en Dante's Peak, y eso es porque en la película explotaba un volcán. Los demás aburren hasta a las ovejas.


El anterior problema se ve potenciado por una cuestión de estilo. Lovecraft racanea sobremanera con los puntos y aparte, quizá por aquello de que era más pobre que las ratas.

Es obvio que leer párrafos de cuatro o cinco líneas es más cómodo y menos pesado que leer párrafos de veinticuatro o veinticinco líneas, y en este libro los hay que incluso ocupan una página. La editorial acabará ahorrando una fortuna en papel, pero, sinceramente, uno no sabe muy bien cómo enfrentarse a eso.

Cuando estás leyendo un párrafo interminable sobre fósiles y formaciones calcáreas y ves que detrás viene otro igual de largo en el que además disciernes palabras como ventriculites u oligoceno, te entran unas ganas terribles de hacer otra cosa. Como barrer la cocina, poner una lavadora o pegarte un tiro.

Ahora bien, algo bueno tendrá que tener Lovecraft para que ahora venden tanto peluche de Cthulhu, ¿no?

Pues, la verdad, después de haberme leído En las montañas de la locura, no sé qué deciros. Quizá toda esa ambientación que Lovecraft se curra a lo largo del libro hubiera merecido la pena si el clímax de la historia fuera espectacular o revelador; pero las monstruosidades antárticas se intuyen tanto tiempo y hacen tan poco, que cuando por fin se dignan en aparecer para poner la nota de peligro, se ha roto la tensión y nos importa un bledo todo lo que pueda suceder a continuación. Además, el hecho de que sepamos desde el principio que el protagonista sobrevive tampoco ayuda a crear tensión. Y no me digáis que os acabo de destripar la novela. Ya os dije que el protagonista es el narrador y los fantasmas no escriben libros. No los geólogos fantasmas al menos.

La triste realidad es que En las montañas de la locura apenas puede calificarse de novela de terror. Es más bien a un estudio científico sobre el nacimiento y la caída de los Antiguos, unos seres de otra galaxia que llegaron a la Tierra y crearon una civilización más avanzada que la nuestra siglos antes de que existieran los dinosaurios.

Lovecraft busca la plausibilidad científica y nos cuenta la historia de estas criaturas a través de la observación que realizan los personajes de diversas decoraciones murales. Y telita con los murales, porque, por mucho que me esfuerzo, no puedo entender cómo dos personas medio congeladas y muertas de miedo tardan apenas unas horas en descifrarlos hasta el punto de deducir que el gobierno de los Antiguos era probablemente socialista y que "en el mar comían alimentos de origen marino crudos, pero en tierra guisaban las viandas". Auténticos tebeos es lo que debían de ser...

Como apunte final, simplemente deciros que si sois seguidores de Lovecraft y consideráis que En las montañas de la locura no es ni mucho menos representativa del grueso de su obra y que debería darle otra oportunidad, vais listos. No quiero correr riesgos, y Lovecraft va a necesitar algo más que pingüinos albinos ciegos gigantes para volver a captar mi atención.

33 comentarios

  1. fue de los últimos que lei en mi ciclo de lecturas de Lovecraft y me decepcionó bastante... aunque solo sea por el bombo que se le ha dado por la posible adaptacion cinematográfica.

    Como dices, no es una novela en si, es más bien una disertación sobre una cultura antigua... y es ridicula por momentos porque se supone que los tios apenas miran murales y poco más, pero te cuentan hasta la organización política con detalle.

    Yo te habría recomendado "La sombra sobre Insbrought" o "el horror de Dumwitch"... terror mucho más tradicional y, a mi modo de ver, lecturas mucho más disfrutables que esta... que es bastante durilla.

    ResponderEliminar
  2. Como seguidor de Lovecraft podría decir que "En las montañas de la locura" no es, ni mucho menos, representativa del grueso de su obra. Pero para decirlo tendría que mentir como un bellaco, porque es totalmente representativa de su obra. Aunque para insomnes, tienes que probar los de sus ciclos oníricos (aunque en tu caso posiblemente pases del sueño y vayas directo al coma).

    Pues sí, soy forofo de Lovecraft, pero también reconozco que no le hubiese ido mal algunas lecciones sobre cómo escribir. Supongo que lo redime el universo que ayudó a crear y todo lo asociado que surgió después. Curiosamente, es la segunda vez en esta semana que veo una idea similar: la obra en sí (de su autoría) no parece justificar el revuelo actual. En ese caso era sobre Cthulhu y todo lo que actualmente hay alrededor, cuando en su obra, las pocas veces que sale o hace algo, es más bien menor y algo decepcionante.

    Por otro lado, creo que das en el clavo con lo de tratado cientificista. En su ¿defensa? Lovecraft nunca quiso que se le considerada un autor de terror. No creía que sus historias fuesen de terror. Si entiendo bien, era más bien algo así como qué pasaría si las leyes naturales se trastocaran con una improbabilidad. Y, aparentemente, para dar ese efecto necesitaba ese tedioso realismo, para asentar un mundo materialista (en el sentido epistemológico... oye, que tengo que demostrar que leo cuentos que ponen "oligoceno" en el texto). Así que al menos en eso creo que él te hubiera dado la razón.

    Finalmente, en aras de futuras torturas, te sugeriría que probaras algo como "La sombra sobre Innsmouth"... pero creo que seguirías encontrando los mismos problemas, quizás en menor medida. Supongo que como dices, simplemente no es lo tuyo.

    Ahora voy a ver si veo como invocar un innombrable para que te devore por no idolatrar a aquellos que idolatro.

    ResponderEliminar
  3. Yo no he leído nada de Lovecraft pero supongo que cierto tipo de narrativa al leer hoy en día debe ser pesada como mínimo.

    SI prefieres Lovecraft en otros formatos prueba la aventura gráfica Shadow of the COmet.

    O la de Sherlock Homes La Aventura (titulo español) publicada por FX y en la que Sherlock se enfreta a sectarios de Cthulhu, es un cross que solo puede molar.

    ResponderEliminar
  4. Bueno dos han comentado para "La sombra sobre Insbrought", así que empezare por esa...

    'En las montañas de la locura' será para un domingo sin nada que hacer.

    Buena entrada Sr. Brocha

    ResponderEliminar
  5. Yo no he leído mucho de Lovecraft (cuatro o cinco cuentos nomás) pero la verdad es que casi todos hay una ausencia de diálogos enorme (que funciona en un relato de pocas páginas pero para un libro largo no tanto)... La verdad te hubiese recomendado comenzar por "EL color que cayó del cielo" que no tiene referencias directas a los Mitos de Cthulhu y la verdad logra unos momentos bastante inquietantes (en mi opinión al menos)

    ResponderEliminar
  6. Es cuestión de gustos. A mí este tipo de relatos seudocientíficos me gustan mucho. "El Color que Cayó del Cielo" fue el primer relato que leí de Lovecraft y me fascinó, desde entonces se volvió uno de mis autores fetiche.

    Y no busques La Sombra Sobre Insbrought o el Horror de Dunwitch, porque no existe. Los que existen son "La Sombra sobre Insmouth" y "El Horror de Dunwich". Sí, soy un maldito nazi de la memoria... Por cierto que el segundo tiene una genial edición ilustrada en Libros del Zorro Rojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que seas un nazi de la memoria. Entonces no te importará que mencione que el pueblo se llama Innsmouth. :P

      Eliminar
    2. No, no me importará. Gracias por la corrección! (de veras lo digo, no crea Maese que lo digo con sarcasmo).

      Eliminar
    3. Que tu actitud nos sirva a todos de ejemplo, Jeral, es lo único que puedo desear.

      Eliminar
  7. eter: Si hay adaptación cinematográfica, espero que sea lo menos fiel posible al libro. Y sí, el ridículo de los murales tira abajo la pretensión científica; es una falta de equilibrio total.

    gt7h1: Tú invoca a ese innombrable y mándamelo, a ver quién tiene más hambre.

    Vladek: He estado viendo un vídeo del juego en YouTube y me da que es de esos que como no lo jugases en su día, ahora te parecerá insoportablemente tedioso. Al menos los juegos antiguos de Lucas tenían gracia.

    Øvn¥: Suicida. Masoquista.

    Mario Angel Baracus: El color que cayó del cielo me suena a novela de humor.

    Jeral: No me atrevo con otros libros de Lovecraft... de momento. Aunque con tanta insistencia, vais a conseguir que pique.

    ResponderEliminar
  8. A mi me gusta Lovecraft, pero reconozco que el tio era "especialito", por lo que se cuenta de él en sus biografias, tenia como todas las fobias existentes en el mundo, que luego, de una forma o otra fue plasmando en sus historias.
    Tras haberme leido una buena parte de su obra, se ve que el concepto principal de la mayoria de sus relatos era que frente a la grandeza e indiferencia del universo que nos rodea,encarnadas en los monstruos que creaba, los humanos somos pura bullshit y su literatura esta más orientada a crear un transfondo que ilustre ese concepto que en crear historias complejas y llenas de giros y matices.
    Por lo demás, yo tambien te enviare alguna abominación por blasfemar contra el maestro, quiza unos cariñosos Perros de Tíndalos, que vengan desde los recónditos angulos del tiempo y te abran la vista a espantosos abismos de locura primigenia, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Joder, lo que es no saber. Siempre creí que tenía algo que ver con In the Mouth of Madness, menudo chasco me he llevado. Y con esto muere la esperanza de algún día leer a don Lovecraft, aunque puede ser que el secreto radique en leerlo así.

    ResponderEliminar
  10. Sabiduría Inmunda: ¿Abominaciones a mí? Bah. Y para locura primigenia la que hay en mi cama.

    LacraESECEFE: La mejor clase que he visto en mi vida.

    ResponderEliminar
  11. Lovecraft esta bastante sobrevalorado, solo me he leido este y el de culthu (como tu xD) y aunque el del innombrable me gusto mil veces mas, ninguno de los dos llega a notable.

    PD: Espero que el señor brocha tenga alguna applecosa para poder jugar a esto http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=a4BkCnBGqU0

    ResponderEliminar
  12. No es posible, se inicia la colect para que el señor brocha se compre una applecosa, manden sus ahorros a la siguiente direccion de paypal estonoesuntimonoqueva@dametupasta.es

    RAPIDO INSENSATOS

    ResponderEliminar
  13. Hombre, que articulo mas aburrido te has currado tipo de la brocha...

    ResponderEliminar
  14. Del mismo tema, pero mucho más breve (e interesante en mi opinión) es "En la noche de los tiempos". De todas formas, si quieres leer algo más divertido de Lovecraft puedes leer "Herbert West, reanimador". No garantizo nada, pero si quieres darle otra oportunidad prueba con estas dos.

    ResponderEliminar
  15. De acuerdo con mucho de lo dicho en el artículo, Lovecraft es un autor bien difícil de leer. De hecho, yo nunca me he leído una novela suya, sólo relatos cortos y siempre he acabado empachada de sus historias. Sin embargo, tiene cosas sueltas muy chulas cuyo nombre, oh sorpresa, no recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no hay novelas de Lovecraft. Bueno, justamente este relato largo es considerado una Novella, pero novela novela no hay.

      Eliminar
  16. Tú por poner un par de memes de futurama y criticar la obra te auto-otorgas una superioridad moral e intelectual de la que careces totalmente.

    Si no sabes apreciar una obra así, pa qué te metes pichincha.

    Solaris de Stanislav Lem también te parecerá un zurullo siguiendo tus criterios artísticos.

    Ala, tú sigue viendo He-Man, más acorde a tus capacidades.

    ResponderEliminar
  17. Saturnino José: Parecen dos recomendaciones interesantes. Me gusta lo de la brevedad.

    Tempus Frangit: Empacho es una buena palabra. Describe con exactitud lo que sentía al terminar cada maldito párrafo.

    Anónimo: Qué apropiado. Tú peleas como una vaca.

    ResponderEliminar
  18. Hey! Hacía tiempo que no me pasaba por aquí. Y mira tú por donde, hablas acerca de un libro de Lovecraft. Todo lo que tiene que ver con Lovecraft mola, incluso las críticas-insulto.

    Me hace gracia que hables de él como de una celebridad irritante. Los peluches de Cthulhu son la punta del iceberg de una influencia que ha venido gestándose en los intestinos de la cultura pop y no-tan-pop desde los tiempos de las pulp magazines. La obra de Lovecraft ha teñido con tentáculos y extraterrestres buena parte de la ficción (y casi diría que el pensamiento) del siglo XX, incluida la inmensa mayoría de manifestaciones artísticas que veneras en tu blog, desde Dungeons&Dragons hasta el Maniac Mansion. Lo digo porque, joder, un respetico al menos, ¿no?.

    Con todo, lo que dices es bastante cierto. A mí también me costó una barbaridad leerme En las montañas de la locura. Lo de los párrafos kilométricos es muy auténtico. Y lo de los murales, una risa. Pero bueno, hay que tener un poco de perspectiva y entender que las gentes de hace un siglo no tenían una mentalidad tan incisiva como la nuestra. El mural es, a fin de cuentas, una excusa para poner de relieve (¡ja!) la comparativa entre la insignificante raza humana y la grandiosa civilización de los Antiguos. Si un detalle como ese ha echado por tierra toda tu experiencia lectora, es que te fijas demasiado en lo anecdótico.

    Si, por el contrario, ha sido culpa del desastroso ritmo y de las tediosas descripciones que no van a ningún lado, entonces estoy contigo. Lovecraft no era muy buen escritor, pero sí un excelente ideador. Me encantan los conceptos que maneja en sus historias: la locura, las tierras del sueño, los ángulos imposibles, los viajes dimensionales, los dioses metafísicamente estúpidos. La "deshumanización", la sugerencia de algo absolutamente ajeno (hola, ALIEN) al hombre. Todo esto está muy en consonancia con las inquietudes de su época... las vanguardias artísticas, la física cuántica, el psicoanálisis. Los mitos de Cthulhu son la pesadilla de la modernidad. El romanticismo hallado en el realismo.

    Difícilmente encontrarás un relato completamente redondo, súper bien escrito, en la obra de Lovecraft. Por eso no es tan famoso como Oscar Wilde o Edgar Alan Poe. Pero tiene perlas de genialidad repartidas por toda ella; un ideario profundo y sugerente, sobre todo si te tiran estos temas.

    No pensaba recomendarte nada por lo que has escrito al final del artículo, pero como luego has dicho que a lo mejor picas (y eso significa que puede que escribas de nuevo sobre Lovecraft) permíteme recomendarte La llamada de Cthulhu (muy diferente a En las montañas de la locura, más corto y compuesto además por tres historietas que se complementan) y El susurrador en la oscuridad. Por otro lado, y ya que te gustan las aventuras gráficas, el Shadow of the Comet, un juego espectacular (cuando te acostumbras al ortopédico control de teclado sin ratón). Otro juegazo, más reciente, es el Dark Corners of the Earth, el cual, a pesar de ser de acción, retrata bastante bien el universo lovecraftiano. Huye del Prisoner of ice, es muy malo.

    PD: Yo tengo uno de esos peluches :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TL;DR. Ja, bola, claro que lo leí. Menudo comentario se ha mandado Sr D, muy cierto en todo. Es notable como leyendo sobre Lovecraft muchos hablan de que era un buen escritor, en cambio aquí todos parecen reconocer a regañadientes que no es así. A mí es que sus parrafadas barrocas y su escritura enrevesante me encanta, pero de que es repetitivo de cojones en su temática, no hay quien lo discuta. Pero bueno, es lo que pasa con casi todos los escritores que medraron con el pulp. Lo exitoso pagaba y había poco lugar para la experimentación y variedad. ¿Se imaginan lo que podrían haber llegado a escribir Lovecraft o Howard si no hubieran muerto tan pronto y consiguieran evolucionar hasta llegar a la era de la explosión del fantástico?

      Eliminar
    2. Veis una crítica muy dura y no lo es tanto. Si hasta digo, literalmente, que el libro no es malo, sino, por resumir, que me parece aburrido.

      Además, estoy de acuerdo en una cosa, y es que Lovecraft era bueno en lo conceptual, en diseñar ambientes y crear una atmósfera determinada; pero como contador de historias, y juzgándolo por este libro... ¡BUF! Mucho mejor Clark Ashton Smith.

      Eliminar
    3. Ey, es que aquí vemos alguna cosa dura y nos ponemos como LOCAS! UY!

      Ah, no, con lo de Clark Ashton coincido. A comienzos de año me leí la edición de Zothique de Valdemar, lo primero que he leído de Ashton Smith y qué decir, me enamoré de su prosa. Como he dicho, se hace un poco repetitivo leer varios relatos de pulp, pero la calidad de todos es sobresaliente y no se siente.

      Eliminar
  19. Señor de la brocha no tenis ni un brillo porque solo eres un envidioso de mierda que apenas sabe escribir su propio nombre los lectores no necesitan criticoscada uno le da vida propia a lo que lee los criticos son unos envidiosos que no caben en este cuento muerete.......

    ResponderEliminar
  20. Coincido con tu crítica.

    El primer acto me parece notable; me recuerda a La Cosa (El Enigma de Otro Mundo) de John Carpenter, tampoco nada casual pues Carpenter años después realizó otra peli Lovecraftiana como En la Boca del Miedo.

    Pero a partir de la llegada a los interiores de la montaña, la historia de los antiguos, y la descripción de cada recoveco, el libro se vuelve letárgico... para no volver a despertar. Ni siquiera con ese final anticlimático.

    Enhorabuena por la crítica, y por plasmar tan bien lo que yo he mismo he pensado mientras lo he leído.

    ResponderEliminar
  21. De risa tu analisis sobre el Maestro EchPiEl.
    Te recomiendo el Principito que sin duda es mucho más facil de leer.

    ResponderEliminar
  22. Yo. Vivo de la brocha ,y llegue a lovecraft " ESCUCHANDO"a asimov por casualidad y que quieres que te diga. He leido cientos de comics de conan he visto cientos de peliculas ci fi y creo q lovecraft era un genio del q todos bebieron .para inspirarse y crear ¿q aburre?.a mi no . Q cansa su ausencia de dialogo? Creo q en su enfermizo universo sobran los dialogos pues el terror cosmico no tiene nada q decir ni q contar esta ahi ,siempre estuvo ahi.no hay justificacion,no hay .historia no hay aventura es simple es.lovecraft ,...

    ResponderEliminar
  23. Yo. Vivo de la brocha ,y llegue a lovecraft " ESCUCHANDO"a asimov por casualidad y que quieres que te diga. He leido cientos de comics de conan he visto cientos de peliculas ci fi y creo q lovecraft era un genio del q todos bebieron .para inspirarse y crear ¿q aburre?.a mi no . Q cansa su ausencia de dialogo? Creo q en su enfermizo universo sobran los dialogos pues el terror cosmico no tiene nada q decir ni q contar esta ahi ,siempre estuvo ahi.no hay justificacion,no hay .historia no hay aventura es simple es.lovecraft ,...

    ResponderEliminar