26 de noviembre de 2012

Star Wars: The Clone Wars (2008)

Teniendo en cuenta la recapitulación que viene a continuación de estos párrafos, me parece importante abrir esta entrada diciendo que la serie de animación digital The Clone Wars le da mil vueltas a las precuelas. Solo he visto las tres primeras temporadas, pero cada una de ellas supera a la anterior y apuesto a que las siguientes serán aún mejores.

Aunque no todos los episodios son redondos y hay unos pocos mediocres, el equipo de Dave Filoni ha sabido recuperar el espíritu de la trilogía original mejor de lo que lo hizo su propio creador en 1999 con La amenaza fantasma. La serie consigue que conectes con los personajes, entiendas sus motivaciones y te involucres en lo que hacen. Actualmente es una de las pocas series que sigo… aunque sea a mi peculiar ritmo.

Dicho esto, lo cierto es que The Clone Wars tuvo un comienzo bastante flojo con la película del mismo título, estrenada en agosto de 2008. El filme pretendía generar expectación en torno a la nueva serie en la que Lucasfilm estaba trabajando y que comenzaría a emitirse en Cartoon Network en octubre de ese mismo año.

La crítica se cebó con la película, tanto por su animación, que algunos calificaron de prehistórica y acartonada, como por su argumento, demasiado infantil y simplón. Los fans tampoco se quedaron atrás, llegando a tacharla de la peor película de La guerra de las galaxias producida hasta la fecha. En general, no entiendo el porqué de las opiniones biliosas, y en este caso, parecían más que nada una reacción anticipada al hecho de que la película estuviera dirigida a los más jóvenes de la casa, como si esto de por sí fuera malo. Y con la reciente compra de LucasArts por Disney, vuelta a escuchar la misma cantinela.

Sin embargo, los ingresos de la película en taquilla fueron satisfactorios, lo que suponía que, a pesar de las duras críticas, la serie podía encontrar su audiencia. Cuatro años después y con la quinta temporada ya en antena, es un hecho constatado que lo hizo.

La película marca la diferencia nada más comenzar: cuando el logo de Lucasfilm aparece en pantalla, oímos voces de soldados en el curso de una batalla; luego pasamos al familiar "Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…", y a continuación, en lugar del habitual opening crawl, nos encontramos con el logo oficial de The Clone Wars e inmediatamente el narrador de George de la Jungla y Dos colgados en Chicago nos resume la situación mientras se suceden imágenes de lo que va contando a ritmo de vértigo.

En su día, recuerdo haber leído con atención los opening crawls de la trilogía original, pero igual que mi generación leía menos que la de mis padres, y la suya menos que la de mis abuelos, y Pedro Picapiedra solo leía The Bedrock News, la mayoría de los chavales de ahora leen menos que nosotros, y desde luego no quieren leer cuando encienden el televisor, salvo que sea para seguir la letra de una canción del DVD Karaoke Disney Volumen 1. Además, estos cambios no dejan de ser más que una actualización a mejor de los resúmenes de los viejos seriales de aventuras que inspiraron a George Lucas. No obstante, y por si sentís morriña, he preparado una posible introducción con el Star Wars Crawl Creator.

En sintesís: las cosas están muy mal en la galaxia, por todo ese asunto de las guerras clon y tal, y en medio del caos, una banda de piratas ha secuestrado al bebé de Jabba el Hutt. Sí, Jabba, la babosa mafiosa gigante de El retorno del Jedi, tenía un hijo. ¡Sorpresa! Y si la idea de criar a un niño en un ambiente dominado por la violencia, las drogas y la depravación sexual os parece terrible, es porque no habéis pensado todavía en que Jabba ha tenido que aparearse en algún momento de su vida.

Los hutts, como la mayoría de gasterópodos terrestres, son hermafroditas, lo que significa que tienen órganos tanto masculinos, como femeninos. No sé si alguna vez habéis visto a dos babosas dándose el palo, pero es tan fascinante como asqueroso. Vosotros solo imaginaos a dos hutts colgados de un hilo de mucosa y entrelazados en un abrazo de pasión viscosa hasta que, al cabo de una hora, les salen sendos penes enormes y translúcidos de la nuca y éstos se enredan hasta formar una especie de globo a través del cual intercambian su esperma, quedando ambos hutts fertilizados. Si esto no os quita el apetito, este vídeo lo hará. La otra posibilidad es que se fecunden a sí mismos, pero, científicamente hablando, estaría traído por los pelos y priva al fenómeno de todo romanticismo.

Jabba, el Vito Corleone del espacio.

El canciller supremo Palpatine pide a los Jedi que rescaten al hijo de Jabba, para que éste les permita hacer uso de las rutas espaciales que controla el Clan Hutt. O eso dice. En el fondo, creo que el canciller simplemente preferiría no pensar en que Jabba volverá a aparearse para reemplazar el vacío dejado por un hijo perdido.

Mace Windu, miembro del Consejo Jedi y firme defensor de la integración de la comunidad afroamericana en la galaxia, informa al canciller de que los únicos Jedi libres en este momento son Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. Y si por libres entiende librando una batalla a muerte en un planeta del Borde Exterior (léase, donde el viento da la vuelta) contra un ejército de droides de la Federación mientras esperan a que lleguen provisiones y tropas de refuerzo, vete tú a saber qué entenderá por estar ocupados.

Antes de continuar, y a la vista de las escenas anteriores, debo decir que soy un gran defensor del diseño y del estilo de animación escogido para la serie. Me da igual si se parece o no intencionadamente a Guardianes del espacio, como dijo George Lucas en su día; simplemente me gusta. Los personajes no me parecen menos expresivos que las marionetas del taller de Geppetto como dicen algunos, ni creo que sus movimientos sean ortopédicos. Es una cuestión de gustos, claro. Los del resto suelen estar equivocados.

¿Y los dos Jedis que tiene detrás están haciendo qué exactamente?, porque no parecen ocupados.

El planeta en cuestión es Christophsis, un destino turístico privilegiado (recuerde visitar nuestros tres cinturones de asteroides y no pierda la oportunidad de adquirir una de nuestras famosas obras de arte) en el que Obi-Wan, Anakin y los soldados clon mantienen una lucha encarnizada contra los droides y máquinas de guerra separatistas.

Después de cuatro minutos de intensa batalla (je, esto va a estar chupado de recapitular), las tropas enemigas se repliegan y una lanzadera de la República desciende sobre el puesto base. Obi-Wan y Anakin reciben la llegada de la lanzadera con ánimos renovados porque parece que por fin van a contar con los refuerzos que necesitaban.

Puede que incluso haya venido el nuevo padawan que Obi-Wan había solicitado, aunque debo admitir que el hecho de que los padawan se soliciten me sorprende. Siempre di por supuesto que los aprendices Jedi los asignaba el Consejo; no sabía que se pidieran como si fueran una vulgar pizza a domicilio. Pongamos que soy un caballero Jedi y necesito limpiar mi habitación o hacer la compra, ¿puedo solicitar que me envíen un padawan y devolverlo al día siguiente? Sería muy útil.

El caso es que mientras que Obi-Wan está deseando conocer a su nuevo aprendiz, Anakin dice que él no quiere uno, porque solo le entorpecería.

¿Un padawan? No, gracias, ya tengo una mano robótica.

Cuando una niña Jedi baja de la lanzadera, nuestros curtidos héroes se la quedan mirando como si tuviera monos en la cara, no sé muy bien por qué. ¿No acaba de decir Obi-Wan que estaba esperando un padawan? A menos que su petición fuera más detallada y pensara encontrarse con una twi'lek de 19 años, piel azul, ojos color avellana, medidas 100-65-100, cariñosa y sensual, no debería sorprenderse.

La niña se presenta como Ahsoka y les dice que el maestro Yoda la ha enviado a buscarlos para que regresen al Templo Jedi inmediatamente. Según parece, debido a dificultades en las comunicaciones ocasionadas por una tormenta solar, el reinicio del sistema de comunicaciones, o un retraso en el pago de las facturas, el Consejo Jedi no ha recibido las reiteradas peticiones de auxilio que Obi-Wan y Anakin les han estado enviando desde Christophsis. Por lo tanto, no les han mandado refuerzos y están jodidos.

Anakin, como el niñato que sabemos que es, empieza a quejarse. Que si tenemos una emergencia, que si no saben que estamos en apuros… Al menos no se echa a llorar como cada vez que tenía una rabieta en el Episodio II.

Ahsoka dice que por qué no prueban en llamar por medio del crucero en el que ella ha venido, lo que, en primer lugar, la hace quedar como una listilla, y, en segundo lugar, a NADIE le gustan los listillos.

¿Estás segura de que esa ropa es reglamentaria? ¿No estamos obligados a llevar togas de colores apagados?

Obi-Wan consigue hablar con Yoda el tiempo justo para que el maestro entienda lo espinoso de su situación, viole las normas sintácticas más elementales y se comprometa a ponerse las pilas con el envío de refuerzos. Las comunicaciones se cortan cuando las naves separatistas abren fuego sobre el crucero en el que vino Ahsoka, que se ve forzado a tomar las de Villadiego.

Arreglado este asunto, Obi-Wan se presenta formalmente como el maestro de la muchacha, a lo que ella replica lo siguiente:

"Por supuesto estoy a tu servicio, maestro Kenobi, pero me temo que me han asignado al maestro Skywalker".

Moi je m'appelle Lolita.

O sea que, al final, el tema de los padawans depende del Consejo Jedi, que básicamente se ha pasado la solicitud de Obi-Wan por el arco del triunfo. Está bien saberlo.

Anakin, la reina del melodrama, dice que debe de tratarse de un error; pero Ahsoka recalca, con mucho retintín, que las instrucciones de Yoda fueron muy claras.

El propósito de Yoda, como explica más adelante a Obi-Wan, es que Anakin aprenda a desprenderse de los lazos afectivos, ya que, según la filosofía Jedi, ese tipo de lazos pueden llevar al deseo y el deseo al odio, que lleva al sufrimiento, que lleva al miedo, que lleva a la ira, que lleva al, eeh, odio otra vez, que lleva a Montejos del Camino, que lleva al Lado Oscuro. Por eso, hay que evitar los lazos afectivos como la peste.

Pues bien, no veo cómo puede ayudar a Anakin el ponerle a cargo de una niña. A no ser que seáis uno de esos pirados con trastornos de la personalidad antisociales, lo normal es que sintáis algo hacia otras personas. En el mejor de los casos, esos sentimientos serán de afecto; en el peor, de odio. Por lo tanto, se me escapa cómo se supone que asignarle una aprendiza liberará a Anakin de esos lazos. ¿Cuál es el plan de Yoda exactamente?, ¿dejar que Ahsoka palme y ver si Anakin es capaz de asumir su muerte sin mosquearse y masacrar a una tribu entera de moradores de las arenas, las mujeres y los niños primero? "Vaya, no ha funcionado. Lo siento por el desastre. ¡Marchando otro padawan!".

Esta política anti-lazos afectivos, que es un refrito del budismo, me parece, junto con la brillante idea de entrenar a Anakin cuando su madre aún permanece esclavizada en Tatooine trabajando para un sucio estereotipo judío ("Caramba, me pregunto si esto causará algún tipo de trauma emocional permanente en el crío"), una de las mayores gilipolleces de las precuelas y, por ende, de la serie, no ya por lo ilógico de su planteamiento como decía más arriba, sino porque el simple hecho de querer convertir a los grandes héroes de tu película en autómatas hace imposible identificarse con ellos, y es muy raro que una película funcione si no consigue alcanzar alguna clase de conexión emocional con el espectador.

Fatal os oigo… Cortarse la llamada va a.

Y ahora, como vuestras tareas pendientes me importan un comino, voy a permitirme un segundo paréntesis para hablar de Ahsoka, un personaje creado ex profeso para la serie, y que, con el tiempo, se ha convertido en uno de los más populares del Universo Expandido.

La idea de darle a Anakin una aprendiza vino, según dicen, de George Lucas. Los co-creadores de The Clone Wars, Dave Filoni y Henry Gilroy, plantearon la posibilidad de introducir a una chica Jedi en la serie (probablemente porque escribir para Padme es un coñazo), y Lucas vio en ella un medio para que Anakin se viera obligado a ser más responsable, porque tener hijos te cambia la vida, y esto viene a ser parecido.

Por sorprendente que me parezca viniendo de quien viene, eso tiene mucho sentido, más sentido desde luego que esa bobada de los lazos afectivos. Además, salvo por el hecho de que Anakin es un psicópata megalómano infanticida, Ahsoka y él no son muy distintos. La chica es impulsiva y un poco chulita, pero no es una niñata insoportable, y su carácter obliga a Anakin a enseñarle a superar defectos que le son propios. Esto supone que maestro y alumna evolucionen en paralelo a lo largo de la serie, aprendiendo el uno del otro; una idea realmente buena y llena de posibilidades.

Otro aspecto interesante del personaje es que su futuro es una incógnita. En La venganza de los Sith, Ahsoka no aparece por ninguna parte ni tampoco se la menciona (aunque quizá la inserten digitalmente en la edición 25º aniversario de la película, un cambio odioso más), de modo que su historia en la serie tiene que encajar con esa premisa. Esto ha llevado a los warsies a devanarse los sesos planteándose distintas alternativas más allá del si sobrevive o espicha. Pensar en ello es entretenido.

Por último, y esto no lo reconocerá nadie que haya trabajado en la serie, Ahsoka es un reclamo para chavales pajilleros; de lo contrario, no la hubieran vestido con top, minifalda y mallas ajustadas. Y habrá incluso a quien le atraigan esos tentáculos bicolor que le cuelgan sobre los hombros. Además, viendo algunos de los primeros diseños de Ahsoka, mucho más recatados, está claro que en su proceso creativo intervino la sucia mano de los productores. Hay que vender este Poochie, caballeros.

Esto último tampoco es que sea nuevo. Casi todas las series de dibujos animados que recuerdo de mi infancia, si no todas, tenían algún reclamo femenino, solo que en algunas era más evidente que en otras: Daphne en Scooby-Doo, Cheetarah en Thundercats, April O'Neil en Las Tortugas Ninja… La diferencia es que la mayoría de estas series no recurría a una menor de edad para apelar a los violadores estatutarios en potencia. Espero que el código moral de los Jedi sea bastante estricto en lo que se refiere a la pedofilia.

Uno de los primeros diseños de Ahsoka. Aparentemente, le sobraba tela.

Guau. Más de 2.000 palabras y no llevamos ni diez minutos de película. Esto promete.

En el planeta-jungla Teth (en una galaxia en la que cada planeta tiene un único ecosistema, el clima es una ficción), Asajj Ventress, la pupila del conde Dooku con nombre de espumarajo, informa a su maestro de que tiene al bebé de Jabba retenido en un monasterio abandonado. (¿No decía el narrador que lo habían secuestrado los piratas? ¿Quiere esto decir que Asajj Ventress es una pirata? Imposible, Ventress ya mola bastante siendo una Jedi oscura, no puede ser también pirata. Qué lío.)

El holograma de Darth Sidious se suma a la conversación entre maestro y pupila usando el servicio de llamada a tres de Movistar ("porque hay cosas que necesitan hablarse entre tres"; solo 0,6 €/mes) y advierte a sus aliados de que pronto no solo los Jedi, sino también los Hutt se presentarán en su puerta. ¡No me digas! Y yo que pensaba que les dejarían confabular y hacer maldades con total impunidad...

Gracias por su siniestra y superflua aportación, Lord Sidious.

En Christophsis, el capitán Rex informa a Anakin de que los separatistas se preparan para otro asalto y luego le pregunta que quién es la niña. Ahsoka, que no se puede estar calladita, se presenta a sí misma pese a que Rex no se dirigía a ella. Según parece, a los Jedi no les enseñan normas básicas de educación.

Rex es el hombre de confianza de Anakin y forma parte de la Legión 501, el pelotón más belicosero de la compañía más belicosera del batallón más belicosero del ejército clon, que años más tarde se ganaría el apelativo del Puño de Vader, cuando Anakin se aficionó al cuero y al asesinato en masa. Se trata de otro personaje especialmente concebido para la serie y uno bastante recurrente, lo que significa que hay un montón de merchandising con su cara, desde muñecos a ropa de cama. Es un tipo duro y carismático, y si se lo cargan en algún episodio venidero, no tardarán en salir vídeos tributo en YouTube.

Rex pregunta a Anakin si no decía que nunca tendría un padawan, y él le contesta que se trata de una confusión y que la "niña" no está con él. Ahsoka replica inmediatamente diciendo que no la llame así y, con una sonrisa chulesca, añade:

"Cargarás conmigo, Skyguay".

Sky… guay. Chúpate esa. Es como si en tu primer día de trabajo le pones un mote a tu jefe y encima se lo sueltas tan contento. Pero supongo que no pasa nada, porque, poco después, Anakin empieza a llamarla Chulita. ¿Es o no esto peor que el patio de un jardín de infancia? Y a quién se le podía ocurrir la idea de los apodos si no a... ¡George Lucas! Es un genio adelantado a su tiempo.

La retahíla de réplicas impertinentes continúa, y Anakin, irritado, deja a su padawan a cargo de Rex, para que aprenda que "con respeto se puede llegar lejos". ¿Sabéis con qué se puede llegar más lejos todavía? Haciendo autostop. No, en serio, ¿hace falta que os recuerde el respeto con el que trataba Anakin a Obi-Wan en el Episodio II? Era más contestón que Joffrey en Juego de Tronos y solo la mitad de hostiable. Por suerte, el Anakin televisivo tiene muy poco en común con el de las películas, porque de lo contario, iba a seguir la serie Rita la Cantaora.

Aun así, permitidme una pequeña advertencia: gran parte de esta película se centra en la dinámica entre Anakin y Ahsoka y en cómo aprenden a trabajar juntos. Sus constantes rifirrafes os pueden parecer divertidos, cargantes… o daros igual. En mi opinión, cualquier novedad que aleje a Anakin de sus incesantes lloriqueos y rabietas es un cambio a mejor.

¿Los Jedi envían menores a la guerra? Ni siquiera los nazis eran tan directos.

Aceleremos esto un poco. Los separatistas tienen un escudo de energía deflectora que, por algún motivo que no me explico, no han utilizado antes y que les permite mover sus tropas bajo un paraguas impenetrable. Aunque ningún bando puede disparar a través del escudo, si los buenos no consiguen desactivarlo antes de que alcance sus cañones, están fritos. ¿Que por qué están fritos? No lo explican claramente, pero los clones están en inferioridad de número y supongo que si los ejércitos se enfrentasen cara a cara, los cañones que hasta ahora han permitido a los clones mantener a los droides a raya servirían de muy poco, ya que son armas de largo alcance. Uno puede encontrarle sentido a casi todo si se molesta en buscar las respuestas o, en su defecto, consultar a los espíritus.

¿Cuál es el plan entonces? Muy sencillo. Anakin y Ahsoka intentarán destruir el generador del escudo mientras Obi-Wan trata de contener al ejército separatista. Pan comido.

R2-D2 también sale en la película, pero como si no.

En Teth, dos exploradores clon informan a Mace Windu de que han seguido el rastro de unos cazarrecompensas contratados por Jabba hasta el monasterio en el que Ventress tiene prisionero al bebé hutt. El Maestro Jedi les pide que se mantengan al margen hasta que llegue alguien cuyo nombre aparezca en los títulos de crédito.

Se ve, sin embargo, que todos los caballeros Jedi siguen muy ocupados, porque Yoda dice que partirá con la flota hacia Christophsis para ayudar a Obi-Wan y Anakin antes de viajar a Teth en busca del pequeño hutt.

En este punto, me surgen tres grandes dudas.

Primera: ¿Debo entender por el hecho de que Yoda insista en que Obi-Wan y Anakin se encarguen del rescate del hijo de Jabba, que ellos dos son los Jedi menos ocupados de que disponen en este momento? Es decir, estando Obi-Wan y Anakin metidos de lleno en una batalla en la que llevan las de perder, ¿me tengo que tragar que hay otros Jedi que se encuentran en una situación más apremiante todavía? ¿Qué está haciendo, por ejemplo, Ki-Adi-Mundi?, ¡¿rodar la secuela de Los cabezaconos?!

Segunda: ¿Por qué Yoda no había enviado ya los refuerzos? Obi-Wan le dijo, y cito textualmente:

"Estamos bloqueados y el enemigo es más numeroso, no estamos en disposición de hacer nada ni de ir a ninguna parte, ¡han destruido nuestras naves de apoyo!".

Suena bastante mal, ¿no? ¿Es que Yoda tenía algo más urgente que hacer que ordenar que partiese la flota? Espero que la tardanza no se deba a que estuviera peleándose por una chocolatina con la máquina de vending

Tercera: Si rescatar al hijo de Jabba es prioritario para la República, ¿por qué no se ocupa Yoda personalmente del rescate al mando de un crucero (sabemos que no necesita ninguna nave más, porque es con lo que cuenta Anakin para cumplir la misión cuando finalmente se la asignan a él) y envía el resto de la flota a Christophsis? Nos quieren convencer de que Windu y Yoda son los maestros más poderosos y respetados de la Orden Jedi y, sin embargo, tengo que creerme que ninguno de los dos ve que la decisión de Yoda no tiene ni pies ni cabeza y que solo es una pérdida de recursos y tiempo. Vamos, hombre…

Cuando novecientos años tengas tú, no serán tus ideas tan buenas.

Volvamos ahora con Anakin y Ahsoka, que han conseguido cruzar el escudo y atravesar las líneas enemigas recurriendo a un ardid digno de la inteligencia de su autor: ocultos debajo de una caja. Alguien ha estado jugando mucho al Metal Gear Solid, me parece a mí.

Por suerte, todo el ejército droide pasa delante de ellos sin aplastarlos ni darse cuenta de que están ahí y ambos llegan a salvo hasta el generador de escudo. Imaginaos si no qué vergüenza; el titular del Coruscant Holo Net diría "Un caballero Jedi y su padawan mueren a manos del ejército separatista en Christophsis", el subtítulo añadiría "Las víctimas habían intentado pasar desapercibidas escondiéndose debajo de una caja", y el cuerpo del artículo apuntaría a los posibles antecedentes de salud mental del caballero Jedi Anakin Skywalker.

Los separatistas alcanzan la primera línea del ejército clon, y tras una corta refriega, Obi-Wan ordena a sus hombres que se replieguen para luego rendirse al enemigo e invitar a su general, un tal Loathsom, a discutir los términos de su rendición mientras toman té. No bromeo. Este es el plan de Obi-Wan para ganar tiempo. Y Loathsom no ve que es una treta ni siquiera cuando los soldados clon siguen defendiendo sus posiciones para que no alcancen los cañones. ¿Cómo de idiota se puede llegar a ser?

¿Ha leído algún buen libro últimamente, señor Loathsom?

Mientras Obi-Wan entretiene a los separatistas, Ahsoka se lanza corriendo hacia el generador de escudo desoyendo las órdenes de Anakin y, lo que es peor, sin fijarse en el montón de antenas notoriamente visibles que salen del suelo, con las que va golpeándose como una incauta de camino al generador. Si hubieran sido minas antipersona, ahora los restos de Ahsoka estarían repartidos en un radio de varios metros; pero resulta que no son minas, sino droides de combate diseñados para permanecer ocultos bajo tierra. ¿Por qué el ejército separatista no utiliza minas en lugar de robots? Porque eso tendría demasiado sentido, por eso.

Anakin se enfrenta a los droides mientras Ahsoka coloca las cargas alrededor del generador, pero los droides acaban superando a Anakin y éste dice que no le vendría mal un poco de ayuda.

En ese momento, Ahsoka deja lo que tiene entre manos y utiliza la Fuerza para derribar un muro que está ahí por exigencias del guión sobre su maestro y los droides. El muro, claro, tiene un boquete que queda justo encima de Anakin, por lo que éste se salva de una horrible muerte por aplastamiento. Habrá quien piense "¡Cuánta casualidad!", pero yo solo veo un homenaje a El héroe del río de Buster Keaton. O quizá a Los tesoros del mar de China de Jackie Chan, aunque supongo que esto es menos probable.

Anakin reprende a Ahoska y le dice que tenía todo bajo control. Disculpa, pero, ¿no le estabas pidiendo ayuda hace medio minuto? ¡Coherencia, por favor!

¿Alguien más ve estas referencias?

Resumiendo: el escudo cae, Obi-Wan toma como rehén al general Loathsom, los cañones derriban los tanques droides y Yoda llega con la flota, provocando que la armada separatista se retire.

Lo único realmente digno de atención más allá de que la acción es bastante entretenida es que cuando Anakin ve a Ahsoka cariacontecida por haber metido la pata, siente lástima por haberla echado la bronca y la alienta diciendo que, aunque imprudente, todavía puede llegar a ser una buena Jedi bajo su tutelaje; aceptación en la que se reafirma cuando Yoda le ofrece la oportunidad de que Obi-Wan se ocupe de enseñar a la chica y Anakin decide seguir siendo su maestro. Por eso, creo que quienes dicen que los personajes son tan expresivos como una vaca mirando pasar un tren deben de haber visto otra película, porque hay más química entre Anakin y Ahsoka en estos momentos que entre cualesquiera dos actores de las precuelas. No es que fuera un hito difícil de superar, porque hasta dos muñecos de plástico de Barbie y Ken tienen más química entre ellos que Hayden Christensen y Natalie Portman, pero ahí está.

Por cierto, Obi-Wan sabía desde el principio que Ahsoka sería la padawan de Anakin, lo que le convierte, una vez más, en un farsante de tomo y loco. Puntos de vista... ¡JA!

Nivel de ñoñería del blog… ascendiendo.

Retomando la trama principal, Yoda empieza a despachar marrones y ordena a Anakin que se dirija con Ahsoka a Teth para recuperar al bebé hutt, y a Obi-Wan que le haga una visita a Jabba para irle dorando la píldora.

Ahora que lo pienso, ¿no es un poco inapropiado que los Jedi le echen un cable a Jabba? Se supone que son los guardianes de la paz y de la justicia y que deben proteger al débil, respetar y preservar todas las formas de vida, parar en la señales de STOP, no hablar con la boca llena y todo ese rollo hippie. Sin embargo, desde el momento y hora en que algo es bueno para la República, no ponen ningún reparo en ayudar a uno de los jefes del crimen organizado más poderosos de la galaxia, a pesar de saber que está implicado en actividades que incluyen el contrabando, el tráfico de armas y la trata de personas. Es más, el propio canciller les llama "viles delincuentes". Qué suerte que el Código Jedi sea todo lo flexible que ellos quieran que sea, ¿verdad? Doble moral, amigos, doble moral.

Un paseo muy agradable me he dado. Ahora volver a Coruscant debo. Currar vosotros debéis.

Cortamos al palacio de Jabba en Tatooine, donde su excelencia ahoga la enorme pena que le aflige desde que secuestraron a su "bollito de grasa"… contemplando el sensual baile de una twi'lek con las mallas más ajustadas que permite su piel sin sentir celos. Sí, se le nota muy preocupado.

El androide de protocolo de Jabba anuncia que los cazarrecompensas que envió en busca de su hijo ya han regresado, pero cuando Jabba pide que entren, se los traen en bandeja. Y solo las cabezas. Esto es lo que ocurre cuando contratas mano de obra poco cualificada. De eso Skeletor sabe un rato.

Jabba llama al canciller Palpatine para recordarle que como los Jedi no se den prisa en solucionar este embrollo, ya se pueden ir olvidando de usar sus rutas comerciales para viajar libremente de un lado para otro, y no veáis lo que cobran algunos planetas por los gastos de envío.

Poco después, Obi-Wan se presenta ante Jabba y le asegura que "uno de nuestros mejores Jedi ya está en camino". Un momento... ¿Se refiere a Anakin? ¿El mismo Anakin que fue esclavo de los Hutts durante su infancia, y que no dejó ni un solo niño vivo cuando masacró a familias enteras de moradores de las arenas, y que tampoco tendrá reparos en matar a los críos del Templo Jedi cuando el Emperador se lo ordene en La venganza de los Sith? Umm... Me da la espina que un infanticida racista podría no ser el hombre más apropiado para este trabajo.

Tras una discusión bastante poco inquisitiva, Jabba añade una nueva condición al trato: los Jedi deben traer también al responsable del secuestro de su hijo, vivo o muerto. "Y ruega por que no cambie nada más".

¿No falta aquí una esclava con bikini dorado?

La escena del asalto de las tropas al monasterio de Teth, como la mayoría de secuencias de acción de la película, es bastante impresionante y se esfuerza por ser original. En este caso, tenemos un ataque aéreo frustrado seguido de un combate en el que los soldados clon, con Anakin y Ahsoka a la cabeza, escalan con sus AT-TE (los precursores de los caminantes imperiales) la pared de la montaña sobre la que se alza el monasterio mientras tratan de evitar el fuego separatista. Es una escena bien montada, emocionante, ágil y que transmite cierta sensación de riesgo sobre los protagonistas. La otra cara de la moneda son los droides de la Federación de Comercio, haciendo gracias estúpidas de las que solo pueden reírse los niños de tres años o los espectadores de El club del chiste.

Por otro lado, también hay que destacar el empeño por hacer de Anakin el "valiente soldado" del que hablaba Obi-Wan a Luke en La guerra de las galaxias, en lugar del psicópata engreído y llorón de las precuelas. Detalles como que Anakin diga a los exploradores que siguieron a los cazarrecompensas hasta el monasterio que se tomen un descanso, que ordene Rex que se ocupen de los heridos cuando por fin consiguen tomar el lugar, o verle enseñando a Ahsoka lecciones sobre la paciencia y la humildad en medio de ese constante tira y afloja que se traen entre manos, arrojan una imagen muy distinta sobre el personaje de la que muestra George Lucas en El ataque de los clones y La venganza de los Sith. Una imagen que no dan ganas de patear hasta que se te gaste el cuero del zapato.

Piu-piu.

Este es un buen momento para hablar también de la banda sonora. Total, superadas las 5.000 palabras, ¿por qué no llegar a las 10.000?

A diferencia de las dos trilogías cinematográficas, la música de esta película y de la serie no está compuesta por el grandísimo John Williams, sino por el casi desconocido Kevin Kiner. Sin embargo, la labor de Kiner, que dirige aquí a la Orquesta Filarmónica de Praga, no se queda atrás, y por mucho que a algunos les cueste desprenderse de lo bueno conocido, esta nueva banda sonora es más que notable.

Kiner se aleja del corte clásico de las composiciones de Williams incorporando instrumentos como sintetizadores o guitarras eléctricas, que no se habían utilizado antes en las películas de Lucas, y empleando ritmos más potentes y modernos, para dar a sus partituras un sonido distinto, nuevo y más juvenil, pero que tampoco es del todo extraño, aunque solo recurra a los temas originales en contadas ocasiones para apelar a la memoria y a la nostalgia del espectador. El caso más evidente de este tipo de guiños es el Title Theme de Williams, que suena al principio de cada episodio; pero generalmente se trata de unas pocas notas sueltas o compases insertados en momentos determinantes, como cuando a Anakin le da la vena oscura y suena el Imperial's March para recordarnos al amante del S&M en que se convertirá.

Algunas de mis piezas favoritas son precisamente las que suenan en Teth, con coros femeninos y un tono de Oriente Próximo que recuerda bastante al trabajo de Joseph LoDuca para series como Xena o Spartacus.

A quien no le guste la música de Kiner porque es distinta a la de Williams, que coja la banda sonora de la trilogía original y la escuche todas las veces que quiera. No va a desaparecer.


Mientras Rex y sus hombres se quedan en la entrada subiendo a Facebook las fotos de su reciente victoria, Anakin y Ahsoka se adentran en el templo y no tardan en encontrar al hijo de Jabba en una celda. Ahsoka dice que es muy mono (inclinándose y contoneando los hombros, para quedar todavía más cursi) y lo llama "Apestosito". Si los soldados clon de verdad tienen obligación de seguir sus órdenes, yo solicitaría un traspaso de unidad.

Por desgracia, el bebé hutt sufre la Misteriosa Enfermedad Que Hace Más Apremiante la MisiónTM, así que deben llevarlo a un médico sin tardanza.

Es como si a Jabba le hubieran cortado la cabeza y añadido unos brazos a los lados.

En Tatooine, Obi-Wan parte para reunirse con la flota en Teth, y el conde Dooku aprovecha para informar a Jabba de que los Jedi son quienes han secuestrado a su hijo y que, además, planean acabar con "su poderosa excelencia", y para demostrar sus acusaciones le enseña un vídeo grabado por un droide en el que Anakin y Ahsoka están metiendo a Apestosito en una mochila.

Jabba, encolerizado, exclama "¡Jedi poodoo!", lo que me obliga a afirmar que es un completo imbécil y no la brillante mente criminal que yo pensaba. ¿Hace falta que os recuerde que el propio Jabba había ordenado que los Jedi buscasen a su hijo? Pues ahí tiene la prueba de que están en ello. ¿Para qué iban a querer los Jedi secuestrar a su hijo? No es que quieran que Jabba les ponga trabas al uso de sus rutas comerciales.

Lo dicho: no tiene ni pies ni cabeza. Además, todo el mundo sabe que los Jedi son unos meapilas. Lo único que podría haber despistado a Jabba es que, en la grabación, Anakin dice que odia a los hutts; pero venía a cuento en ese contexto (no había forma de meter al bicho en la mochila), y todo el mundo odia a los hutts, incluso los propios hutts. Eso por no mencionar que la grabación podría haber estado trucada.

Digamos que el conde Dooku tiene mucha suerte de que el guionista no sea todo lo exigente que debería ser consigo mismo; de lo contrario, no podría ofrecerle su ayuda para rescatar al bebé hutt a cambio de que Jabba se plantee unirse a los separatistas.

Las personas mienten… Las pruebas no.

Cuando Anakin y Ahsoka se disponen a abandonar Teth con el bebé hutt, las tropas separatistas, lideradas por Ventress, les atacan por sorpresa, obligándoles a retroceder y refugiarse en el templo, mientras el capitán Rex y los hombres de la compañía Torrente (¿serán seguidores del Atlético de Madrid y del Fary?) intentan retrasar al ejército droide el tiempo suficiente para que los Jedi encuentren otra salida y escapen.

Resumiéndolo mucho a fin de que podáis volver a hacer lo que sea que estuvierais haciendo cuando empezasteis a leer esto el siglo pasado, Anakin y Ahsoka escapan de Ventress gracias a unas más que convenientes libélulas gigantes (porque sí, por eso), y el grupo de Rex consigue resistir, no sin muchas bajas, al ataque separatista hasta que Obi-Wan llega con el apoyo aéreo.

Mis momentos favoritos de la refriega son, por un lado, los tres segundos de batalla en los que la cámara pasa a una vista subjetiva, porque me recuerda al videojuego Dark Forces; y por otro lado, el momento en el que un soldado se queda sin munición y tiene la brillante idea de abandonar su cobertura para enfrentarse a un súper droide de batalla mano a mano, provocando que el droide lo levante en vilo y le dispare a bocajarro, dejándolo frito en el acto. ¿Qué tiene de especial este segundo momento? La contundente lección moral que conlleva: si te ataca un ejército droide y se te acaba la munición, ¡mantente a cubierto, cojones!

¿Qué coño estoy viendo?

Para rellenar un poco de metraje, y al tiempo que Anakin y Ahsoka tratan de huir con Apestosito en un carguero robado, Obi-Wan se enfrenta a Ventress en un duelo de sables láser con muchos saltos y piruetas, pero que no nos enseña nada que no hayamos visto antes ni tiene trasfondo emocional alguno. Ni importa que sean estos dos personajes los que se enfrentan, ni hay nada en juego. Ese es el motivo por el que, en mi opinión, ningún duelo ha superado todavía el de Luke y Vader al final del El retorno del Jedi.

En este sentido, incluso el breve choque entre Ahsoka y Ventress, que dura lo suficientemente poco como para que no lo haya mencionado más arriba, tiene más interés que el duelo con Obi-Wan, ya que sabemos que Ahsoka, por hábil que sea para una novata, no puede ganar a Ventress ni de coña, y por eso, nos ponemos de su parte y esperamos que, al menos, salga ilesa. Obi-Wan, en cambio, está de pitorreo el 80% del tiempo, y, por lo tanto, es imposible implicarse en el combate.

De todos modos, esta pequeña deficiencia no quita que me encante Asajj Ventress. En la miniserie de Tartakovsky, ya me parecía un personaje interesante, y desde que veo The Clone Wars, me gusta todavía más. Todo en esta mujer me cautiva. Es mala, su diseño parece sacado de la revista Heavy Metal, maneja dos sables láser que pueden unirse formando un sable doble como el de Darth Maul, y tanto la actriz de doblaje original, como la española, le aportan un toque siniestro y sexy adicional con una voz que es como un siseo sordo.

En cuanto a su origen, la creación de Asajj Ventress se remonta al arte conceptual de la película El ataque de los clones, para la que se concibió como una posible sustituta de Maul. Sin embargo, Lucas acabó escogiendo al conde Drácula como nuevo coleguilla de Darth Sidious, y los bocetos de esta Jedi oscura, entonces sin nombre, se quedaron durmiendo el sueño de los justos hasta que Tartakovsky y su equipo los rescataron para su miniserie en 2003. Sin embargo, su pasado y su personalidad no se han explorado debidamente hasta The Clone Wars, donde el personaje dejó de ser simplemente una hija de puta sádica y algo perturbada con un lado sensual y empezó a adquirir tonos de gris.

Pero estoy yéndome por las ramas. Otra vez.

También me recuerda a Daenerys en la portada de la edición rústica de Choque de reyes.

La batalla de Teth representa también un momento importante en la evolución de Anakin, ya que pone de manifiesto su dificultad para seguir la valiosa lección que nos enseñó Spock en Star Trek II: La ira de Kahn:

"El bienestar de la mayoría supera al bienestar de la minoría, o de uno solo".

Y si lo dice un extraterrestre con orejas puntiagudas y peinado tazón tiene que ser cierto.

Por lo tanto, aunque Anakin había prometido que volvería para ayudar a Rex y sus hombres, sigue el consejo de Ahsoka y, haciendo de tripas corazón, llama al capitán para decirle aquello de donde dije digo, digo Diego, a lo que éste le responde: "No se preocupe, señor, estaremos bien. ¡La misión es siempre lo primero!", y luego sigue pegando tiros, revienta a un droide-araña colándole un detonador termal en los bajos y, finalmente, posa para la cámara. Rex es el puto amo y me voy a comprar una camiseta suya.

Hail, Rex!

En cuanto Ventress percibe que Anakin ya ha puesto rumbo a Tatooine, abandona el combate con Obi-Wan y sale por patas del planeta. Poco después, le pega un holotelefonazo a Dooku, que sigue en el palacio de Jabba porque es donde tienen los mejores espectáculos eróticos de Tatooine y sirven los mejores cócteles, y, continuando con la farsa, le informa de que los Jedi mataron al bebé hutt antes de que ella pudiera evitarlo y que ahora se dirigen a Tatooine, a lo que Dooku añade que el plan de los Jedi está claro y que Skywalker pretende ahora matar a Jabba y acabar con todo el clan Hutt.

Ya no sé quién es más rematada e irremisiblemente idiota, si Jabba por creerse la patochada insostenible de una Jedi oscura que parece una prostituta adicta al crack sin tener prueba alguna de que sea cierta, o el conde Dooku por seguir adelante con un plan en el que lo más fácil es que le salga el tiro por la culata y le pillen con el culo al aire. ¿Lo dejamos en empate?

Estaba haciendo una donación al orfanato, cuando de pronto aparecieron los malvados Jedi y…

En el carguero, Ahsoka cura al bebé hutt con ayuda del holograma de un robot médico y… ¡la monda! ¡Apestosito ha eructado al tomarse su medicina!

No, en serio, es como si estuviera viendo a Jar-Jar Binks pisar un excremento otra vez. Si esto es a lo que hay que recurrir para hacer reír a los niños, no puedo depositar mi fe en ellos. Plan de pensiones privado, ¡allá voy!

En cuanto entran en la órbita de Tatooine, les atacan dos cazas pilotados por MagnaGuardias IG-100, que, para más señas y como no tenéis ni puta idea de qué os hablo, son los androides con capa y bastones de energía que servían de guardaespaldas al general Grievous en La venganza de los Sith.

Tras una corta persecución, Anakin consigue derribar ambos cazas con ayuda de R2-D2, pero no sin que dañen el carguero, lo que le obliga a realizar un aterrizaje forzoso en mitad del desierto.

Si Anakin fuera de verdad el mejor piloto de la galaxia como decía Obi-Wan, no tendría estos problemas tan a menudo. O estaría muerto.

Merece la pena mencionar también que en medio de todo el jaleo, Ahsoka dirige a Anakin una mirada con morritos que no sé a qué viene, pero que es de un descoco e impudicia de no te menees. Desde luego no es la clase de gesto que uno espera de una relación hermano mayor-hermana pequeña.

Me temo que son tiempos oscuros para la Orden Jedi y los jóvenes abandonan las sendas de la virtud, de la castidad y de la templanza. ¡Qué triste!

¿Es buen momento para enlazar otro videoclip de Alizée?

En Coruscant, la senadora Padmé Amidala se entera de lo torcidas que están las negociaciones a causa del engaño de Dooku y decide hablar con el tío de Jabba, Ziro el Hutt, que vive en la parte vieja de la ciudad, para convencerle de la inocencia de Anakin. Pero por urgente que sea la misión, antes pasa por su habitación para cambiarse de peinado y modelito, porque, claro, no puede una salir por ahí con esas pintas tan del minuto pasado.

Personalmente, aunque no creo que nadie fuera a echar a Padmé en falta y aquí no hay duda de que está metida con calzador, entiendo que la incluyeran en la película, ya que es la única mujer con protagonismo en las precuelas y ningún empleado de Lucasfilm tiene los cojones de decirle al viejo George que todos los personajes que ha creado desde 1999 son una basura. Y no digo desde 1983, porque los ewoks me hacen reír y llorar; si no, acordaos del pobre ewok al que mata un AT-ST, ese momento en el que su compañero le agarra y-y… disculpad, creo que se me ha metido algo en el ojo.

Seamos claros: a nadie que esté bien de la cabeza puede gustarle Padmé, ni siquiera aunque la interprete Natalie Portman. Es insulsa, deja a dos niños sin madre porque, al parecer, no son suficiente razón para querer vivir, y lo peor de todo es que su romance con Anakin, que es uno de los ejes fundamentales de las precuelas, no podría ser más artificioso. El guión dice que tiene que enamorarse de Anakin y se enamora sin más; y él ni siquiera tiene que esforzarse en conquistarla, sino que le basta con parecer uno de los modelos de la revista GQ. Está claro que Lucas no ha oído el refrán "Obras son amores y no buenas razones", porque entre estos dos tortolitos hay mucho blablablá, pero ni un solo acto que demuestre otra cosa que el egoísmo de ambos.

Ya que estamos, y como me da igual reteneros diez minutos más, repasemos qué hace Anakin en El ataque de los clones que le hace tan irresistible para Padmé: 1) se queja de que el Consejo Jedi le ningunea, 2) replica constantemente a su maestro y le critica a sus espaldas, 3) ignora o tergiversa en su beneficio las órdenes que recibe, 4) muestra tendencias totalitaristas y 5) comete genocidio.

Padmé sabe todo esto, y aun así, no contenta con guardar silencio acerca de sus crímenes (y recordemos que es senadora, imaginaos el escándalo si se descubre), también se casa con él. Y para más inri, cuando en La venganza de los Sith descubre que Anakin es un fascista homicida, le dice que ha cambiado. No, no lo ha hecho.

Por suerte, al igual que el Anakin de la serie no es el mismo personaje que el de las películas, Padmé tampoco lo es, y Dave Filoni y los guionistas de The Clone Wars la han convertido en una suerte de princesa Leia con menos carácter y un guardarropa más grande.

Cuénteme lo que sea, pero rápido. Me compré ayer este vestido y está a punto de pasarse de moda.

Padmé visita a Ziro el Hutt en su elegante club nocturno (donde suenan un par de piezas de jazz que harán las delicias de los amantes del cine negro) y... no os asustéis, pero Ziro es el Twinky-Winky de las babosas espaciales. Lleva plumas en la cabeza, se maquilla como la diva un espectáculo de travestis y suena amanerado. Aunque no tendría nada de malo. Y menos teniendo en cuenta que es hermafrodita. Recordemos que incluso Jabba fue mamá.

Después de que Ziro la despida abruptamente, Padmé regresa a escondidas y descubre que el hutt ayudó a Dooku a secuestrar al hijo de Jabba con la intención de que éste ordenase matar a los Jedi implicados y que el Consejo Jedi no tuviese más remedio que arrestarlo, dejando así vía libre a Ziro para ocupar su lugar como líder del Clan Hutt.

De nuevo, esto no tiene sentido. El plan inicial de Dooku era culpar a los Jedi del secuestro y luego recuperar el bebé para ganarse el favor de Jabba. De haberle salido bien las cosas, los separatistas podrían haber usado libremente las rutas comerciales controladas por el Clan Hutt, adquiriendo así una ventaja significativa en la guerra, así que, decidme, ¿qué habría ganado Ziro con eso? Nada, porque Jabba no habría matado a ningún Jedi, y éstos no lo habrían llevado ante la justicia. Esto significa que cuando Ziro hizo su trato con Dooku, no podía obtener nada a cambio. Parece mentira que se necesiten tres personas para escribir un guión con tantos agujeros.

Uno de los guardias de Ziro sorprende a Padmé espiando, la encierran en una celda, los droides meten la pata, Padmé consigue pedir ayuda a C-3PO, éste se presenta con un destacamento de soldados clon para rescatarla, Ziro es arrestado y nosotros regresamos a Tatooine, para el gran final. O final al menos.

Padmé a cuatro patas y Ziro el Hutt. Esta imagen no podría ser más depravada.

En el Mar de las Dunas, de camino al palacio de Jabba, Anakin percibe la presencia del Lado Oscuro, y decide que ha llegado el momento de separarse, lo cual tampoco es tan mala idea, porque esto no es una película de terror y no va a salir Jason de la nada para clavarles su machete. Ahsoka se muestra reticente, pero Anakin insiste en que confíe en él. Spoiler: le deja a ella el bebé hutt y hace creer a Dooku que lo tiene él. Como si no lo viera venir.

Anakin se enfrenta al conde Dooku, y Ahsoka, a tres MagnaGuardias. Estas peleas son bastante más interesantes que las anteriores y os diré por qué. De una parte, Anakin tiene que entretener a Dooku el tiempo suficiente para que su padawan llegue al palacio de Jabba y, a su vez, tiene una cuenta pendiente que saldar con él desde que le amputó un brazo, condenándolo a llevar una prótesis el resto de su vida (y no puede ser agradable sujetarse el pito por las mañanas con una mano fría). De otra parte, Ahsoka, sin apenas experiencia en combate, debe proteger al bebé Hutt de unos adversarios creados específicamente para matar Jedis y que la separan no solo del cumplimiento de su misión, sino también de poder demostrar su valía a Anakin, ya que su mayor preocupación es que éste la rechace como pupila.

Las acrobacias están bien, pero son lo de menos. El elemento personal es lo más importante. Tenedlo en cuenta por si algún día escribís ficción, o estaré allí para echároslo en cara. Llamadme si no me presento.

Duelos de sables láser sin muchos insultos.

Finalmente, Anakin y Ahsoka se las apañan para devolver a Jabba su bebé, poniendo la inocencia de la Orden Jedi fuera de toda duda y acabando con toda posibilidad de que Dooku y el Clan Hutt lleguen a un acuerdo en el futuro. No, esperad. Eso tiene sentido. Lo que ocurre es esto: Jabba, sin motivo aparente, amenaza con matar a los libertadores de su hijo a pesar de todo, y solo la oportuna llamada de Padmé informándole del complot tramado por Ziro y Dooku salva a los Jedi de un destino incierto. No voy a incidir en este punto. Estoy igual de perplejo que antes, pero demasiado cansado para quejarme.

Obi-Wan y Yoda llegan al palacio de Jabba a tiempo de hacerse una forzadísima foto de grupo.

Fin.

¡Salid de mi patio!

Seré muy breve con las conclusiones: aunque hay incoherencias como la copa de un pino y la película está muy lejos todavía de la calidad que llegaría a alcanzar la serie, también tiene muchos buenos momentos y me recuerda a la trilogía original más que las propias precuelas. En otras palabras: me gusta y creo que al menos se merece el beneficio de la duda.

17 comentarios

  1. Había leido tantas criticas negativas que no pensaba darle una oportunidad a la pelicula y por añadidura a la serie.
    Siguiendo tu recomendacion veré la pelicula y la serie.
    Y felicidades por el post, ha sido de los mejores que has publicado. Me he reido mucho. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. La mayor razón por la que me alegro de que Disney comprara Star Wars, fué precisamente porque estaba harto de que todo lo que sacaran últimamente era sobre la época de las guerras clon. No solo esta serie, absolutamente cualquier producto nuevo insistía en ese período temporal como si fuera relleno.

    ResponderEliminar
  3. ¡Interesante artículo! Dan ganas de ver la serie, la película no tanto. Respecto a las famosas Guerras Clón, ¿Que tal un artículo sobre la serie 2D del 2003, The Clone Wars, que enlazaba los episodios II y III? Si no la has visto y queda algo de fan de Star Wars en tí, te la recomiendo encarecidamente, especialmente los últimos 5 capítulos. Como tu dices al principio, mejores que la segunda trilogía -salvo tal vez algunas partes del Episodio III-

    ResponderEliminar
  4. Yo fui al cine a verla y la verdad fue un "meh". De hecho, por eso no me interesó en lo más mínimo la serie, porque pensé que por allí irían los tiros. Tu pequeña reseña me ha hecho reconsiderarlo, aunque he visto que la cosa va para más de 100 capítulos, y la verdad es que no me atrae que las series sean tan largas (no soy de ver series).
    Por otra parte, dices que no se sabe el futuro de Ahsoka, pero creo recordar nebulosamente que en el DVD del Episodio III, en una de las escenas eliminadas viene qué le pasa. De hecho, como lo vi antes de la película (aunque sin estar seguro de si era o no ella), fue una especie de "spoiler" muy a futuro. Igual me equivoco.
    Al final, aunque en principio no la colocaba por encima de las precuelas (la consideré más de lo mismo), tu breve entrada me hace ver que hay cosas que se pueden apreciar y que no había visto.

    ResponderEliminar
  5. Dicen que ne la nueva temporada sale Darth Maul seria bueno que Obi Wan pelease con el de nuevo

    ResponderEliminar
  6. Mixtli1984: No te olvides de volver aquí para quejarte cuando veas que tengo el gusto en el culo.

    Ryo Dragoon: Ojalá hubiéramos tenido en su día una serie como esta protagonizada por Luke, Han y Leia. No obstante, incluso sin contar con serie propia, añoro los tiempos que precedieron a las precuelas, cuando el Universo Expandido se componía básicamente de novelas. Qué malas eran, pero anda que no me gustaban

    Randal: La he visto y la tengo en DVD. Es una miserie muy peculiar, destacable por el estilo de dibujo y animación de Genndy Tartakovsky, pero que, en comparación con esta más reciente, tiene poco que contar.

    gt7h1: En la serie hay morralla, pero en conjunto, merece la pena. Por cierto, creo que confundes a Ahsoka con Shaak Ti, a la que finalmente no se cargaron en La venganza de los Sith (de ahí la escena eliminada) y acabaron quitándose de en medio en uno de los juegos de The Force Unleashed.

    Carlos Alvarado: No he llegado tan lejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hum, bueno; tenía el pálpito de que podía no ser el mismo personaje. Gracias por aclararlo. Y si bien todavía no me convence el ver la serie, si llego a animarme, no dudes que volveré por aquí para quejarme si tercia. :)

      Eliminar
  7. Hello barón de la brocha,tengo una pregunta que hacerte
    Que te pareció el trailer de La vida de Pi?
    El trailer hace gala de unos efectos especiales muy logrados
    Y me preguntaba si conoces la serie Colgados en Filadelfia

    ResponderEliminar
  8. No pretendía mirar The Clone Wars porque por mi edad me salía del target de la misma, pero por lo que dices creo que tendré que darle una oportunidad...
    En cuanto a cual será el destino de Ahsoka, hay que recordar que en una escena del Episodio III Anakin quejándose del Consejo Jedi en su versión space-opera del departamento de Mónica y Chandler, él dice que es una falta de respeto que Yoda y compañía quieran hacerlo miembro del consejo sin nombrarlo Maestro Jedi. Sin embargo aquí le asignan un aprendiz, no digo que eso lo haga automáticamente un Maestro, pero al menos demuestra que el Consejo considera que sería apto para serlo, así que si dentro de unos años le niegan la posibilidad de ser Maestro lo más probable es que se deba a que demostró que no era apto para tener aprendices (también porque ya estaba demasiado cerca del Lado Oscuro)... Y eso sumado al hecho de que en el Universo Expandido Darth Vader tuvo dos o tres aprendices y todos murieron cruelmente, pues me lleva a pensar que Ahsoka no va a terminar muy bien...
    Por último estaba seguro que en el Episodio I aparecía otro Hutt junto al padre de Jabba en plan pareja pero no se si realmente estaba allí o es sólo mi imaginación

    ResponderEliminar
  9. Anónimo: 1) Raro, no me atrajo en absoluto, aunque dará que hablar. 2) Creía que sí, pero he visto imágenes y no; debí confundirla con otra serie.

    Mario Angel Baracus: Los hutts que aparecen en el Episodio I son el propio Jabba y Gardulla la Vieja. No debería saber estas cosas, pero la sé.

    ResponderEliminar
  10. Articulazo!! tan solo le he visto una pequeña pega y es que yo suelo leer tuas articulos a la hora de comer, con lo que la pormenorizada descripcion de los posibles habitos reproductorios de los Hutt, bueno, digamos que puso a prueba la capacidad retentiva de mi estómago XD.
    No eres el único que ve cierta laxitud moral en el comportamiento Jedi, eso se muestra tb en la nueva trilogia cuando en la amenaza fantasma al ppio uno de los nemoidianos excala aterrado "¡¡Son los Jedi, no sobreviviremos a esto!!" o la falta de escrupulos al usar seres vivos, creados en masa clonicamente, tan solo como carne de cañon para la guerra, sin tan siquiera cuestionarselo un poquitín.

    ResponderEliminar
  11. Muerte a ti y a tu defensa de Clone Wars. Fuimos tres amigos a verla al cine y realmente no estábamos preparados para aquello. Ya el comienzo con ecos de George de la Jungla fue bastante duro, y el huttito, el Jabba Travesti y lo de Skayway nos dejó muertos. De la serie me he mantenido alejado, lo poco que he visto por accidente en neox me ha aburrido lo que no está en los escritos.

    Pero cómo me he reído con lo del batallón belicosero. Gran entrada, me lo he pasado pipa leyéndola.

    ResponderEliminar
  12. Sabiduría Inmunda: "Articulazo" podría ser una nueva etiqueta para estos monstruos interminables.

    Miguel Roselló: ¿Y viste la referencia a El nuevo cate? Pura coincidencia. Yo si fuera tú le daba una oportunidad a la serie. No todo es bueno, pero varios episodios tienen un algo. Y si no lo tienen, es que me dieron un golpe muy fuerte en la cabeza cuando era pequeño.

    ResponderEliminar
  13. Me he reido mucho con las partes en las que se señalaban los fallos de guion y la falta de inteligencia de Jabba, serian las hormonas... Tambien buenos puntos acerca del sinsentido de la prohibicion de que los Jedi establezcan lazos afectivos.

    Completamente de acuerdo en que los personajes en la serie le dan mil vueltas a sus contrapartidas de la trilogia.

    Me pregunto que sentiran los niños que vean la serie antes de ver el Episodio III y vean como matan a varios de los jedis con los que se habian encariñado y como Anakin se vuelve malvado.

    ResponderEliminar
  14. Venga, llego tarde, así que:

    1º Ha desaparecido su mensaje del Star Wars Crawl Creator.
    2º Me perturba sabar ahora la... la.... ya sabe... de los Hutts. Y el video...
    3º El apartado artístico me parece de lo mejor y me ha dejado con un buen sabor de boca.
    4º Nunca puede haber suficientes enlaces para ver a Ahsokalizée.
    5º Tal vez los Jedi la traían contra SkyGuay y Kenobi «Estamos... ¡ocupados! Si, ocupados y no podemos ir». Rencillas en el trabajo todos hemos sufrido.
    6º Los pie de foto de Yoda ¡LO MEJOR!

    Solamente he visto las series pero me encantaron y sí, uno se pregunta a cada instante ¿cómo este es Anakin de las películas? ¿CÓMO?

    Genial reseña. Ahora reseñe la serie. Porfaplis.

    ResponderEliminar
  15. .¡Ashoka! ¡No!
    -Anakyn... me muero...
    -¡No! ¡No puede ser! Tiene que haber algo que pueda hacer...
    -Si... quiero que... antes de que muera... me hagas una promesa...
    -Lo que sea, Ashoka
    -Prométeme... prométeme que nunca más volverás a expresarte
    -No... yo...
    -¡Prometemelo! Hazlo... hazlo por mi...
    -De... de acuerdo... ¿Ashoka? ¿Ashoka? ¡Noooooooooooooo!


    Ala, ahora todo nso queda aclarado XD

    Bueno, pues, siguiendo tu recomendacion, me he peusto a ver la serie, y solo he dedecirte que muchas gracias pro la recomendación. La serie merece la pena ser seguida. Aclaran algunos puntos ciegos de las trilogias, ahondan mas en la personalidad de los protas, e incluso hacen de algunso personajes una psicologia mas o menso compleja. De momento, tal vez la saga mas interesante haya sido la de Assaj Ventress, ya que en ningun momento sabes que va a acabar pasandola, al no ser una jedi y al no aparecer ni en el episodio III ni posteriormente.
    Aun así, para mi el personaje mas interesane de esta serie tal vez sea la madre Talzin. No se, es como una version capulla de los tópicos de madre americana. Yo todavia sigo sin saber que cojones planea.

    En fin, una reseña muy notable, graciosa y cumplidora. No sep eude pedir mas de una reseña. Enhorabuena

    ResponderEliminar