28 de marzo de 2013

Baldur's Gate (Enhanced Edition)

Antes de hablar sobre Baldur's Gate y recomendároslo hasta que os vomitéis encima, voy a empezar por lo más importante de todo, que es agradecerle a @arashhi, de La fortaleza de LeChuck, que me llamase la atención sobre la existencia de su edición mejorada. De lo contrario no hubiera sabido de él y ahora vosotros no estaríais leyendo esto, sino un artículo aburridísimo sobre la paradoja del nóumeno kantiano.

Dicho esto, debo añadir que jamás he jugado a Dungeons & Dragons ni a ningún juego de rol de tablero más complicado que el HeroQuest, del que ni siquiera llegué a completar una sola partida porque resulta que  matar a los monstruos derribándolos con los dados va contra las reglas. Nunca se me ha dado bien seguir las reglas.

Afortunadamente, no hace ninguna falta conocer las reglas del popular juego creado por Gary Gygax y Dave Arneson para jugar a Baldur's Gate. Lo digo porque es probable que a muchos de vosotros os pueda echar para atrás vuestra propia ignorancia. Yo mismo reconozco que después de probar durante apenas un par de horas el juego, me arrepentí de habérmelo comprado. Me atasqué en el tutorial, no entendía la mitad de los conceptos que se utilizaban en los menús y, a los cinco minutos de empezar el primer capítulo de la aventura, un oso acabó con todo mi grupo. Es difícil cagarla tanto en tan poco tiempo. Sin embargo, superado el susto inicial, todo fue como la seda. 

Confío, por lo tanto, en que esta entrada sirva para despejar las dudas de los indecisos y ayude a los novatos a afrontar algunos aspectos básicos del juego, porque perdérselo sería una lástima.

25 de marzo de 2013

Star Wars and Other Galactic Funk


¡Ah, los años setenta!, una década en la que salir el sábado noche era sinónimo de saltar a la pista de baile para señalar las imperfecciones del techo con el dedo, preparar cócteles invisibles, hacer el amor al aire, o ejecutar una danza tradicional rusa en su versión para pacientes de encefalopatía espongiforme bovina. Y todo ello con camisas de cuello aerodinámico, capaces de desplazarte a través del aire con la mínima resistencia posible.

Menuda horterada.

Sin embargo, y pese a todo lo malo que pueda achacarse a la moda de aquella década, la música disco supuso toda una revolución para la industria, una exaltación del carpe diem y la cultura pop warholiana que John Travolta inmortalizó con sus movimientos sobre una pista de luces. Y al que suscribe, lo creáis o no, le gusta la música disco. No me pone en marcha como el metal de los setenta y ochenta, ni me apasiona como la música barroca italiana, pero me gusta. Y ni siquiera es una de mis peores aficiones; también disfruto con las historietas de Snoopy y Carlitos, y eso que después de haber leído más de 6.500 tiras, aún no les he encontrado la gracia.

21 de marzo de 2013

Masters of the Universe #8 - She-Ra

Si el voto de los lectores contase para algo (digo en general, no solo hablando de tebeos), el capítulo 8 de Masters of the Universe sería el mejor cómic de la colección que DC ha sacado hasta la fecha. Desde que se publicó, he visto a los seguidores de la serie pedir a gritos una figura de Despara y a los fans más mañosos e impacientes fabricarse una ellos mismos; custom figures les llaman, figuraos...

Mike Costa ya demostró su capacidad para profundizar en los personajes con los números de Battle Cat y Randor en apenas unas pocas páginas, y aquí firma el que sin duda es su mejor trabajo en esta colección. Haciendo pareja con él tenemos a Drew Edward Johnson, que a juzgar por lo que he visto en este capítulo y en su página de devianART, es un artista de tomo y lomo, con un estilo que me recuerda al de grandes dibujantes como Frank Cho y Carlos Pacheco, pero con tetas más discretas. Y también debo destacar el trabajo de la colorista Kathryn Layno, que me ha parecido muy claro y limpito, aunque normalmente no sea un aspecto al que preste atención.

Realmente, las únicas pegas que puedo ponerle a este número después de darle dos lecturas es que se hace demasiado corto y que no consigue que me olvide de que tengo un hambre atroz y en mi frigorífico solo hay un cartón de leche vacío.

18 de marzo de 2013

'UnSweetined: Memorias de Jodie Sweetin', la hermana mediana de 'Padres forzosos'

Estoy enganchado a las biografías. No a las de grandes figuras históricas como Felipe II, Lenin o Abraham Lincoln (ya sabéis, el famoso cazador de vampiros), sino de la hez de la sociedad. Actores, cantantes y músicos, en su mayoría. Y cuanto más denigrante y perturbadora es su vida personal, más suele gustarme lo que cuentan.

Es lógico, porque ¿quién querría leer sobre un actor que después de un duro día de rodaje, vuelve a casa con su familia, cena, saca la basura, pasea al perro y le da un beso de buenas noches a su mujer? ¡Nadie! En cambio, si ese actor se levanta día sí, día también en un contenedor de basura en una ciudad que no conoce, con una resaca de narices y sin ropa interior ni recuerdos de lo que hizo la noche pasada, oyes la llamada del morbo.

¿Acaso es mi culpa que nos fascinen los aspectos más enfermizos de la naturaleza humana y disfrutemos del sufrimiento ajeno? El día en que la visión utópica de Gene Rodenberry de una sociedad pacífica, concentrada en la exploración de nuevos mundos y carente de malignidad, deje de ser ciencia ficción, el día en el que las mujeres siempre lleven minifalda y una máquina pueda prepararme un pollo chimichanga en medio segundo, ese día yo dejaré de leer biografías de mierda. Mientras tanto, esto es lo que hay.

Por eso, en cuanto me enteré de que Jodie Sweetin, la hermana mediana de Padres forzosos, había publicado su biografía, no dudé en hacerme con ella. Os aseguro que son los mejores 8,87 euros que he gastado en Amazon desde que me di de alta en este servicio.

11 de marzo de 2013

King Kong: Las películas


Monstruos gigantes. ¿Qué tendrán que los hace tan fascinantes? Cada vez que un pescador con el rostro curtido por una vida a la intemperie captura por accidente un calamar de diez metros, una docena de fotógrafos aparecen para plasmar el momento en imágenes y el suceso sube puestos rápidamente en la sección de noticias más leídas de los periódicos. ¿Por qué no se lo comen de buenas a primeras, en su tinta con arroz o en salsa de vinagre, en lugar de llamar a la prensa? ¿Por qué convertirlo en noticia? ¿Qué sentido evolutivo tiene que una amenaza evidente nos atraiga tanto? Pues por la misma razón por la que si dos monstruos gigantes se cruzan, acaban peleando en el lugar en el que más edificios y cables de alta tensión pueden derribar: porque mola.

En Japón, los monstruos gigantes cuentan incluso con su propio género televisivo y cinematográfico. Todos habéis oído hablar de series como Bioman o Power Rangers y, naturalmente, de Godzilla, uno de los "Cinco Grandes" monstruos de la Toho junto con Mothra, King Ghidorah, Mechagodzilla y Rodan; algunos incluso recordaréis a Godzooky, aquel sobrino canijo y retrasado de los dibujos de Hannah-Barbera.

Sin embargo, el monstruo gigante más famoso del cine no es japonés, sino norteamericano; quizá no de origen, pero sí de corazón, y aprovechando que este mes se cumplieron 80 años de su nacimiento, voy a hablaros de su paso por el celuloide. Pero antes permitid que me aclare la voz.

Era un rey en su mundo, un dios; sin embargo, ahora viene a nuestro blog como un esclavo. Damas y caballeros, les presento a ¡KING KONG, LA OCTAVA MARAVILLA DEL MUNDO!

4 de marzo de 2013

30 momentos memorables de Red Dead Redemption


Red Dead Redemption lo tiene todo para un fan de los westerns como yo: una buena historia, gran ambientación, personajes carismáticos, tiroteos, humor cáustico, sombreros y ponchos. De todos los títulos que he jugado de PlayStation 3, incluido el magnífico Skyrim, este es el único que me ha dejado con ese regusto a "Dentro de unos años, hablaré de él como si fuera un clásico". O no lo haré y aumentaré mis opciones de ser un miembro productivo de nuestra sociedad.

Como a estas alturas un análisis al uso no viene a cuento y tampoco es lo mío, repasaremos la friolera de 30 momentos que hacen de este juego uno de los grandes de su época. En principio, iba a escoger solo diez, pero la lista fue creciendo poco a poco a medida que refrescaba mi memoria con Pharmaton® Complex y acabó convirtiéndose en el abominable monstruo que es ahora.