2 de enero de 2014

Top 5: juguetes del catálogo de Toys 'R' Us


Las Navidades pasadas me salté a la torera mi particular costumbre de comentar un catálogo de juguetes para el especial navideño del blog, pero como en esta época tan festiva y comercial no puede uno dejar de hablar de lo que más entretiene a los niños cuando no están echando Bob Esponja en la tele, reemplacé ese artículo por otro sobre los regalos que me trajeron los Reyes Magos en 1990.

Este año, para evitar ridiculizarme con fotografías viejas en las que salgo achuchando a un perro de peluche que dice "Te quiero", he decidido retomar los catálogos de juguetes. Siempre me sorprende lo grandes que son. El de Toys 'R' Us de estas Navidades, que es el catálogo que he escogido este año, tiene 148 páginas. ¡148! Los libros de la edición blanca de Barco de Vapor no llegan ni a la mitad de páginas usando fuentes de tamaño descomunal.

A continuación, tenéis mi top 5 de juguetes del catálogo en curso. Aún estáis a tiempo de pedirlos para Reyes.


#5. Dinosario interactivo Boris



Ya me vais conociendo y sabéis que si no mencionase por lo menos un dinosaurio en este artículo, mi esqueleto se abriría camino dolorosamente a través de mis músculos, desgarraría mi piel y se largaría corriendo para sembrar el pánico entre la población, como sucedía al principio de aquella película de Wes Craven. La boda de mi mejor amigo creo que se llamaba.

Boris es un alegre tiranosaurio de plástico cuyo aliento no huele a los restos putrefactos de su última presa, porque los niños necesitan que les protejamos de la cruda realidad, aunque esa realidad se remonte a millones de años atrás, antes de que estallase la burbuja inmobiliaria.

El juguete es interactivo y tiene grabados ¡setenta sonidos distintos! Eso son un montón de sonidos. Si presionas su cola, ruge; sin presionas su boca, mastica; si lo mueves arriba y abajo, le oyes caminar; y si presionas su espalda suelta frases ingeniosas como "Vamos a pasear", "Veamos qué tan fuerte puedes rugir" o "Creo que ayer me comí a tu madre, lo siento". Además, si le tocas los cojones, te arranca el esternón de una dentellada y se come tus entrañas. O tal vez no.

Boris puede reconocer la presencia y dialogar con sus amigos dinosaurios, como Morris el estegosaurio, Ned el braquiosaurio, o Berta la pilinguisauria. Lamentablemente la mayoría de sus amigos también forman parte de su pirámide alimenticia. Nadie dijo que la amistad fuera fácil a finales del periodo Cretácico.


#4. Kor Keomag



Me chiflan los juegos de construcción tipo Lego. De crío me tiraba horas y horas tirado entre dos sacos abiertos de Lego rebuscando y eligiendo las piezas apropiadas para crear mis propios vehículos, robots y fortalezas del mal. Puede que lo haya dicho antes, pero en su día incluso conseguí construir un Optimus Prime y un Optimus Primal articulados y transformables. A fecha de hoy, son el mayor logro de mi vida, lo cual es tan triste como suena.

Por eso, y porque elegir como favorito el Castillo del Vampiro de los Lego Monster Fighters hubiera sido demasiado obvio, estos juguetes de la marca Geomag ocupan un puesto en esta lista. Puede que pasen fácilmente desapercibidos entre telecospios, microscopios, un kit de anatomía y un laboratorio de química; pero si yo he sido capaz de ver su potencial más allá de su pésima ubicación en el catálogo, cualquiera que no tenga glaucoma o cataratas también puede hacerlo.

La historia que acompaña a estos juguetes es muy básica, se trata de unos seres llegados del espacio exterior que se enfrentan en combate mortal por la evolución. ¿La evolución de quién? Ni idea, pero eso es lo de menos. No todos los juguetes necesitan su propia serie de animación para venderse. A veces basta con que ocupen un buen lugar en las estanterías de los centros comerciales, o que alguien como yo les haga un poco de publicidad en un blog con cien mil visitas más que el mío.

Los Proteon están compuestos de unas 100 piezas que se unen mediante imanes y que uno puede configurar como le venga gana, creando extraordinarias bestias de batalla o aberraciones de la naturaleza incapaces de sostenerse en pie. El único límite es tu creatividad. (Advertencia: no todos los niños son un Ole Kirk Christiansen en potencia, así que puede que descubras que tu hijo es un cero a la izquierda antes de tiempo. Ea, ea. Ea, ea.)


#3. Tiburón Air Swimmer



No me gusta el mar. Es grande, sucio y huele a pescado. Esta aversión, que suele suponer un problema cuando mis amigos o mi novia te proponen ir de vacaciones a la playa, me mantiene a salvo de riesgos como los tifones, los piratas o los tiburones tan idiotas como para confundirte con una foca mientras chapoteas feliz en el agua. Hasta hace poco, los tiburones eran la menor de mis preocupaciones, algo que sólo veía en documentales o películas; pero ahora, por culpa de la compañía William Mark, sé que ni siquiera en tierra estoy a salvo de este feroz predador.

Aunque no sea fácil de averiguar por la caja, lo que estáis viendo en la imagen superior es un tiburón volador, el terror definitivo de la naturaleza. Su vientre está lleno de helio y se maneja por control remoto, acechando a los inocentes desde el techo de cualquier habitación y plagando los sueños de los impúberes de pesadillas recurrentes en las que ningún lugar es seguro.

A la vista está que el equipo de marketing de William Mark no se esforzó en dar a este juguete un aspecto acorde con la edad del público al que supuestamente va dirigido (niños de 3 a 8 años, según la página web de Toys 'R' Us). El tiburón volador no sonríe como un idiota ni tiene los ojos de un dibujo animado. Sus ojos son negros... "ojos sin vida, de muñeca, ojos negros y quietos".

Estoy entusiasmado y aterrado al mismo tiempo.


#2. Cazafantasmas de IMC



Cuando yo era un crío, te hacían falta imaginación y un par de huevos para atrapar fantasmas en tu casa o en la de tus amigos; pero esto dejó de ser así en 2011, cuando IMC Toys sacó al mercado ¡Cazafantasmas! (no confundir con la famosa franquicia cinematográfica).

Cazafantasmas es un juego de habilidad en el que los jugadores tienen que disparar en la oscuridad contra los fantasmas que proyecta sobre las paredes una calavera-proyector. Los fantasmas se asustan y gimen cuando los tienes a tiro, y si les aciertas antes de que se desvanezcan, la calavera suelta una risotada malvada. ¿Por qué se ríe la calavera de los fantasmas? No lo sé, a lo mejor le deben dinero.

La caja incluye dos pistolas de rayos infrarrojos con su propio contador para que, al final de la partida, sepamos quién es el perdedor al que hay que ofrecer como sacrificio a los espíritus.

Si tuviera que elegir un juguete que regalar a un niño en Halloween, este sería el primero la lista. Sólo que luego probablemente no se lo regalaría, sino que me lo quedaría para jugar yo mismo. Al niño le compraría alguna chuchería o una careta de monstruo de los chinos.



#1. La alcantarilla secreta de las Tortugas Ninja



Más de un padre se lo pensaría dos veces antes de comprarle este armatoste a su hijo, porque cuesta la friolera de 140 euros y casi necesita una plaza de garaje entera para guardarlo; pero es lo más alucinante que he visto en cuestión de playsets desde el Castillo de la Serpiente de los Masters del Universo. Además, es de las Tortugas Ninja. ¡Las Tortugas Ninja! No sé si siguen siendo igual de molonas como cuando yo era un crío, o si los niños de ahora prefieren a los Gormiti o a los Power Rangers Megaforce; pero está claro que sus juguetes jamás alcanzarán la misma popularidad que tuvieron en los noventa porque el mercado se ha masificado hasta tal punto que es imposible. Ya no me imagino a nadie comprando caramelos con forma de huevo de tortuga (¡devora a los vástagos de tus héroes favoritos antes de que rompan el cascarón!), cereales con tortuguitas de malvavisco, o moldes para preparar queso cheddar con forma de Tortuga Ninja.

Volviendo al playset, salta a la vista que montarlo requiere paciencia. Tal vez me equivoque, pero tiene pinta de que la base secreta de las Tortugas está formada por un quintillón de piezas, y juraría que muchas de esas piezas llevan pegatinas. De pequeño odiaba las pegatinas de mis juguetes porque jamás conseguía ponerlas a la primera en su sitio, y como el pegamento se desgastaba a medida que demostraba mi ineptitud, a la larga las pegatinas acabaran despegándose solas y mis vehículos de combate parecían de segunda mano. Supongo que la razón por la que los juguetes no llevan las pegatinas directamente puestas es porque cualquier tipo al que contratasen para realizar esa tarea se suicidaría antes de terminar la jornada.

Sé que el juguete está relacionado con la nueva serie de televisión que emite Nickelodeon desde 2012, pero sólo he visto un episodio de esta serie y, la verdad, me pareció un cagarro. La trama era simplona y el estilo de animación tercermundista. Tuve que abrazar mi peluche de Donatello de 1989 durante diez minutos para recuperar mi fe en la franquicia.

Por suerte, los niños son muy libres de inventarse sus propias historias, e incluso de enfrentar a sus Tortugas Ninja a figuras de otras marcas en épicas y absurdas batallas que, de otra forma, desatarían un complejo entramado de contratos de licencia. Y no hay lugar más indicado para desatar esas increíbles batallas que esta alcantarilla secreta. Con sus trampillas ocultas, tuberías de légamo, lanzamisiles y una tirolina completamente funcional, este playset ofrece a los pequeños de la casa cientos de posibilidades para desarrollar su imaginación y no dejarte ver la tele tranquilo en todo el fin de semana.

16 comentarios

  1. En la segunda temporada de la serie actual sale Casey Jones adolescente...y además creo que en esta serie sale el Rey Rata que me parece que no salia en las anteriores

    Feliz 2014 Tio de la Brocha!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz año al Tipo de la Brocha y sus lectores! Bueno, basta de cursilerías.
      En mis tiempos la plastilina y los muñecos de plástico rígidos eran toda la diversión con la imaginación y el terreno adecuado. Los catálogos de juguetes que llegabamos a leer eran los de playmobil y los de He-Man que quien sabe como los conseguía mi vecina que vendía juguetes.
      Muy buena entrada previa a los Reyes Magos, mi hija se bota de la risa cuando le cuento como eran mis días de Reyes, ahora los niños pueden ver y comparar el juguete en internet y se vuelven más optimizadores y exigentes que dá miedo. Yo me fiaba de la publicidad en la tv y de las vitrinas de las jugueterías en paseo nocturno y más la noche dle 5. Ya le tocará a mis hijas ser vistas como bichos raros o algo pasado de moda cuando tengan a sus hijos y les toque el día de Reyes jejeje, ya lo hice con mis padres, ahora me toca.
      El de cazafantasmas se ve prometedor, al rato cambiaran por versiones de soldados o zombies, habrá que esperar.

      Eliminar
  3. Me quedo sin lugar a dudas con Boris el dinosaurio. Adoro los dinosaurios, y si se dejan tocar las pelotas mas

    ResponderEliminar
  4. ESTO ES MIERDA, QUEREMOS LOS DRONES VOLADORES A RADIOCONTROL

    ResponderEliminar
  5. Anónimo: ¿Casey Jones adolescente? Apaga y vámonos.

    M@nchitas: Son formas diferentes de vivir estas fechas. Yo me quedo con los catálogos en papel de siempre y las visitas a las jugueterías.

    DGrumpy: Te van a faltar manos. ¿O no lo decías en sentido literal?

    Anónimo: Y yo preferiría que evitases el uso de las mayúsculas, pero ¿qué le vamos a hacer?, vivimos en un mundo imperfecto.

    ResponderEliminar
  6. Berta la pilinguisauria, qué risas con semejante nombre.
    Propongo a MonEsVol como sustituto para el tiburón, y ojalá que ningún niño lo acerque a una vela encendida.
    Recupere la fe un la franquicia con este vídeo.

    ResponderEliminar
  7. Joder con el playset yo no se si querria tanto a mis futuros hijos XDDD

    PD: Yo teno un peluche de Michelangelo y es bastante grande, igual son de la misma coleccion.

    ResponderEliminar
  8. Buena selección, como tu has dicho, son 148 páginas con unos 10-20 artículos en cada página y has escogido unos juguetes muy llamativos, si te hubiese conocido en los 80, me habría quedado a dormir en tu armario por jugar a tus juguetes, a mi los reyes no me traian ni carbon, porque sabían que acabaría descalabrando a alguien con él.

    ResponderEliminar
  9. Sabiduría Inmunda2 de enero de 2014, 21:47

    No te preocupes por los ojos del tiburón, en cuanto te muerda, volverán a cobrar vida, aunque sea para contemplar tu espantosa agonía, XD

    ResponderEliminar
  10. Tiburon: All batteries included, Just add hellium.

    Menos mal, en el kiosco de mi calle pilas no tienen pero venden bolitas de helio bien baratas

    ResponderEliminar
  11. Lo que hubiera deseado tener alguno de esos juguetes durante mi infancia, sobre todo el tiburón volador aunque está el problema de conseguir el helio, habría que ver si el fabricante tiene un servicio post venta para tal efecto.

    El juego de cazar fantasmas tiene el problema de que la mayoría de las madres no dejarían jugar a sus hijos con la luz apagada por miedo a que se hagan daño o rompan algo.

    El dinosaurio no me impresiona, molaban muchísimo más los Dino-Riders con su aspecto realista y su equipo de batalla futurista que además tenían el mérito de aparecer varios años antes de que los dinosaurios se pusieran de moda con Parque Jurásico.

    El Kor Keomag mola un monton, no se por qué me recuerda a los Robots de Tente, seguro que los Bionicle de Lego no durarían ni tres asaltos contra ese bicho.

    La Alcantarilla Secreta de las Tortugas Ninja es ese juguete deseado que sólo consiguen los niños ricos porque sus padres son los únicos dispuestos a comprar un juguete tan caro y que ocupe tanto espacio. Debido a su tamaño me recuerda al portaavianes de los Gi Joe, era irónico que unas figuras de acción tan pequeñas y relativamente baratas tuvieran un vehículo/playset tan grande y caro. Aquí hay una imagen del monstrenco:

    http://nuevadominion.com/casaslaughter/imagenes/usuarios/39.JPG

    ResponderEliminar
  12. LacraESECEFE: Esa serie rara de las Tortugas es un poco gayer, ¿no?

    Vladek: Si es grande, no creo que hablemos de los mismos peluches. Eso sí, no me sorprende que hubiera varios distintos.

    krol con k: Voy a mirar bien en mi armario antes de acostarme.

    Sabiduría Inmunda: Yo no agonizo nunca, soy muy estoico.

    Anónimo: El helio hay que sacárselo a los globos que venden en las tiendas de regalos, ingenuo.

    Anonimatus: ¡Cuánto me alegra que tengas un comentario para todo! Pero hay una cosa que no te paso: "Dino-Riders" y "realista" no pueden ir en la misma frase. Y me queda una duda: ¿El portaviones de G.I. Joe flotaba en el agua?

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su época los dinosaurios de Dino-Riders sin la armadura fueron considerados unas de las figuras más realistas de dinosaurios, de hecho cuando dejaron de distribuirlos esas mismas figuras sin armadura fueron vendidas en la tienda del Museo Smithsonian de Historia Natural de Washington, dejo un enlace:

      http://www.toyarchive.com/DinoRiders/Smithsonian/Smithsonian.html

      No, el portaaviones no flotaba en el agua, tampoco es que pudieras llevártelo a la bañera, tenía casi dos metros de largo, simplemente no cabía dentro.

      http://latimesherocomplex.files.wordpress.com/2010/05/6a00d8341c630a53ef0133ed626e64970b-600wi.jpg

      Eliminar
  14. Bueno, sólo quise dejar un breve comentario en tu lugar para que veas que si hay gente que
    lee. Por lo menos es lo que he visto. Espero que sigas escribiendo como lo has hecho hasta el instante y que si en algo podemos colaborar en un futuro, me digas.
    Esto verdaderamente me gustaría.

    También visita mi sitio web :: click para investigar más

    ResponderEliminar