14 de febrero de 2014

Marmalade Boy: Ginta se declara. ¡Eres mía, Miki!

¿Sabéis qué es lo mejor de escribir sobre Marmalade Boy una vez al año? Que no son dos.

La última vez que vimos a nuestra protagonista de largas piernas y cortas entendederas, la pobrecilla estaba muy disgustada porque Ginta (un antiguo noviete que le destrozó el corazón) la había besado por sorpresa con el pretexto de comprobar si la publicidad sobre los Besos Muscat era cierta. La lección que aprendimos entonces fue que está mal besar a una chica que no quiere, salvo que finja estar dormida y seas su hermanastro. Con todo lo que estoy aprendiendo, pronto podré escribir mi propio libro de ética.

Por si lo anterior fuera poco, Miki también había descubierto que Yuu estuvo saliendo en primaria con una chica de pelo turquesa llamada Arimi, que ha surgido cual amorfa monstruosidad reptante de entre las nieblas de los amores pasados para crear conflictos románticos de gran interés. Y aunque Yuu ya confesó que le gusta Miki, vamos a ignorar este hecho, porque eso es lo que hace el episodio de hoy, el cuarto de la serie.

¿Estáis preparados? Yo apenas.

En casa de los Koishikawa-Matsuura, Miki permanece despierta a altas horas de la noche llenando su diario de sandeces sobre el beso de Ginta. "Los besos son para los enamorados. Y, sin embargo, Ginta no siente nada por mí", escribe.

Nuestra protagonista se equivoca de cabo a rabo, porque yo no descartaría cierta atracción sexual enfermiza. De hecho, se rumorea que el chaval estuvo dándose el palo con el rastrillo del jardinero del instituto en el cobertizo. Le gustan las cosas inanimadas, delgadas y sin curvas.

Miki promete que Ginta se arrepentirá. En términos televisivos, es evidente que poner la otra mejilla no es tan interesante como atravesarla con un punzón candente, así que estoy a favor de la venganza. La pregunta es si Miki irá a saco en plan Charles Bronson en El justiciero de la ciudad, o si se lo tomará con más calma, como el conde de Montecristo. ¡Estoy emocionado!

Ha llegado la hora de llamar a la yakuza.

A la mañana siguiente, los planes de venganza de Miki ya han cuajado: evitará a Ginta a toda costa, aunque sea a costa de llegar tarde a clase siendo la delegada.

¿Y ya está? ¿Eso es todo? ¿Le va a hacer el vacío y Santas Pascuas? Si la imaginación es el ojo del alma, el alma de Miki está tuerta.

Los planes de nuestra chica, sin embargo, chocan con los de Yuu, que no está dispuesto a que su hermanastra se quedé en la cama tocándose el papo mientras él se quema las cejas estudiando en el instituto. Yuu le quita la colcha de golpe y, con el dedo índice, le presiona la frente.

Miki se prepara para salir.


Un momento... Yo he visto eso antes...

¡Toma, claro! Es el Hokuto Shinken, el arte marcial que utiliza Kenshiro en El Puño de la Estrella del Norte para convertir a sus rivales en un amasijo de pulpa sanguinolenta presionando sus puntos vitales.

No sabía que Yuu conociese esa técnica. Puede que todavía no la domine, porque los sesos reblandecidos de Miki no acaban desparramados por el suelo, pero ya empieza a caerme mejor este chico.


Al llegar al instituto, Miki y Yuu y se cruzan con Meiko y Ginta. Miki no quiere hablar con Ginta, así que entrega a Meiko su diario para ponerla al tanto de los últimos acontecimientos y abrirle una puerta a su locura, y pasa al lado de Ginta corriendo a cámara lenta sin decirle ni pío.

Ginta aprieta los dientes, furioso.

¿Oís ese pitido? Es mi detector de maltratadores en potencia, que no para de sonar.

Cámara partida. ¡Chúpate esa, Ang Lee!

En los jardines del instituto, donde siempre brilla el sol y los pájaros silban La primavera de Vivaldi, Meiko se pone al día leyendo el diario de su amiga.

Sé que insisto mucho en lo impresionante que es el lugar donde estudian nuestros protagonistas, pero no puedo evitarlo. Yo fui a una escuela donde podría haberse alojado la madre de Norman Bates, y no deja de sorprenderme que un instituto tenga jardines, fuentes de esquisto e incluso un templete con cuatro columnas de capitel toscano y coronado con una cúpula radial. El suelo del cuarto de baño de mi escuela estaba tan encharcado de meados que había que llegar hasta la taza del váter en piragua.

Parque del Laberinto de Horta.

Jardines del Palacio de Versalles.

Jardín Botánico de Curitiba.

Al terminar las clases, Ginta dice a Miki que quiere hablar con ella, a lo que ella le contesta que no quiere saber nada de él y que la deje en paz. Luego sale corriendo. Misión cumplida, soldado Koishikawa, regrese a la base.

De vuelta a casa, Miki se abraza a su contrarrecursialmohada de ositos y corazoncitos y recuerda una vez más el beso que le dio Ginta, porque un buen episodio de anime nunca tiene más de cinco minutos de animación original. Por cierto, la música que suena durante el flashback no sería más ominosa si la hubiese compuesto Mussorgsky.

No ha cambiado las sábanas desde que se mudaron en el primer episodio. Imaginaos el tufo.

Como los llantos y la música del aquelarre que se celebra sobre el Monte Pelado deben de oírse desde Pekín, Yuu supone que Miki está algo deprimida, así que la coge por banda y se la lleva en bicicleta hasta la orilla del río para ver el atardecer juntos.

Estas fantásticas vistas inspiran a Miki, que deja escapar un poema de sus labios. "Qué guay", dice. Emily Dickinson se moriría de envida al escucharla si no llevara muerta desde 1886.

Yuu, que encuentra la conversación fascinante, coge una piedra y la hace rebotar en la superficie del agua. Tratando de imitarle, Miki también lo intenta, pero es tan mostrenca que la piedra se hunde inmediatamente, cayendo a plomo hasta el fondo del río para hacer compañía a los peces y a los cadáveres abotargados de los cien japoneses que se suicidan cada año tirándose de un puente.

Frustrada, Miki coge un montón de piedrecitas, hace arder su Cosmos, y comienza a arrojarlas al río a velocidad supersónica, fallando todas y cada una de las veces. Es un momento crucial en la serie porque se trata de la primera vez que las leyes de la física funcionan.

Más o menos, quiero decir.

¡Meteoros de Pegaso!

Antes de que Miki despierte a Godzilla de su letargo, Yuu, que probablemente haya trabajado con chimpancés en el zoo porque parece muy acostumbrado a tratar con mentes primitivas, le enseña cómo debe lanzar las piedras para que salten como ranas. A Miki se le enciende la bombilla y comprende que Yuu la ha traído hasta allí porque quería animarla. La perspicacia de la mente femenina me asombra. Seguro que ya puede resolver ella sola los misterios de los libros de Bat Pat, el murciélago detective.

De vuelta a casa, mientras los padres de ambos ven un programa incomprensible en la tele en el que un tipo disfrazado de mano gigante golpea a otro tipo disfrazado de mano gigante, Miki utiliza su robot de juguete para dejar un mensaje a Yuu: "Gracias, Yuu". Él le responde por el mismo medio con un mensaje que dice: "Este será nuestro secreto".

¿Y cuál es ese secreto exactamente? ¿La técnica de lanzamiento de rocas en el agua? ¿Que el color rojizo del cielo de atardecer se refleja en el río? ¿Que Adam y He-Man son la misma persona? ¡Ojalá lo aclarasen! ¡No sé si podré vivir con ese vacío!

Uy, mira, pues parece que sí puedo.

¿Humor amarillo?

Al día siguiente, Miki no puede soportar la idea de hablar con Ginta y, en cuanto terminan las clases, sale de nuevo escopetada del aula. Ginta, acosador de nivel 6 con 20 puntos asignados a la destreza, la sigue.

Después de atravesar un camino de tierra flanqueado por setos y cipreses, Miki llega hasta la salida del centro, menos impresionante que el resto de las instalaciones, todo hay que decirlo, porque todavía no han instalado el arco de cuatro centros estilo Tudor que encargaron. Allí se cruza con Arimi, la ex novia de Yuu, a la que reconoce en el acto tras su breve encuentro en el El Perro Fantástico porque aún guarda su foto para hacerle vudú.

Miki no se lo piensa dos veces y agarra a Arimi del brazo como si hubieran quedado y se aleja con ella ante la sorprendida mirada de Ginta, que, al igual que el espectador medio de esta serie, no entiende qué puñetas está pasando.

No me toques, Miki. Me das miedo.

Con las prisas, nuestra atolondrada protagonista no se da cuenta de que su robot de juguete se le cae de la cartera. Tampoco sé para qué porras se lo había llevado a clase. ¿Para contemplarlo con mirada soñadora superponiendo imágenes de Yuu? Tal vez.

Ginta se topa con el robot y, contento de tener una excusa para iniciar una conversación con Miki, lo recoge. El chico se las ve muy felices hasta que escucha por accidente los mensajes que intercambiaron Miki y Yuu la noche pasada. Entonces comienzan los efectos especiales y la música dramática, y el mundo colapsa a su alrededor.

Os oléis el drama, ¿verdad? Anda, aseguraos de que sea eso y que no se os esté quemando algo en la cocina.

Doctor Infierno: Orígenes.

Alegando que el secuestro es una cosa muy fea, Arimi pide a Miki que al menos la invite a un helado, que es lo único que come la gente en esta serie. ¿No hay un McDonald's o un Taco Bell en Japón? ¿Es que la autora del manga recibía comisiones de las heladerías?

Mientras consumen un quintal de calorías congeladas, Arimi cuenta a Miki cómo empezaron a salir Yuu y ella. Os lo resumo mucho para que no me dé un síncope: Arimi se humilló, rebajó y arrastró como un gusano por el suelo hasta que consiguió que Yuu le concediera un periodo de prueba de tres meses. Leéis bien: un periodo de prueba como novia. Pasado el plazo, Yuu la mandó a cagar.

Dado que en la escena de la ruptura está nevando y en el episodio anterior dijeron que Arimi y Yuu pasaron todas las fiestas importantes juntos (Navidad, Año Nuevo y San Valentín), es fácil suponer que Yuu cortó con ella en febrero, poco después de San Valentín; el momento más apropiado para conseguir que tu ex se suicide.

Hay mucho que aprender del respeto mutuo, la dignidad humana y las relaciones de pareja en esta serie.

Por favor, Arimi, no salgas disparada de manera melodramática.

¡Eres odioso! ¡Nunca has querido ni querrás a nadie!

Sigh... Tarde.

Arimi dice a Miki que sigue loquita por Yuu, porque la trató como a una perra supongo, y que no piensa dejarle escapar. ¡Por fin un indicio de rivalidad! De aquí a que se tiren del pelo en una piscina de barro no queda nada. Cruzaré los dedos.

Las chicas se despiden, y Miki camina hacia su casa pensando en si lo que ella siente por Yuu es amor o ganas de morder almohada. Yo no sé si es amor, pero... no voy a citar más de un verso de una canción de Roxette.

En la puerta de casa, Miki se topa con Ginta, que le revela que la razón por la que rio a su costa leyendo la carta de amor con sus amigotes en el flashback del segundo episodio fue porque ella dejó la carta dentro de una revista que habían prestado a Ginta, y cuando el dueño de la revista encontró la carta y empezó a troncharse de risa, no tuvo más remedio que seguirle la corriente para no confesar sus sentimientos en público; cosa que ningún hombre con sentido común haría.

Imagino que si la carta la hubiera encontrado Ginta directamente, la hubiera leído a solas y todo hubiese sido distinto. A solas en el sótano donde fabrica muñecas con cabello humano auténtico que recoge del vestuario femenino.

Ginta confiesa que estaba tan desesperado y se sentía tan mal después del incidente que se rapó el pelo. Esto ya no lo entiendo, pero será una de esas cosas raras que hacen en Japón. Lo japonés es una explicación en sí mismo.

A ver, ayer fue martes y el domingo llovió en Nagoya. Tenía que cortarse el pelo.

No contento con esto, Ginta confiesa a Miki que ella le sigue gustando "muchísimo" y, para darle mayor dramatismo a su declaración, saca el robot de juguete y proclama que Matsura (Yuu, vamos) es un "niñato" y que no va a dejar que se interponga entre ellos.

¡Ginta se declara! Apenas me lo esperaba porque ese es el título del episodio.

Manual para acosadores, nivel avanzado, vol. 2: Las ventajas de la hipnosis.

Aquí terminan nuestras desventuras amorosas del año y, como siempre, las incógnitas flotan en el aire como un hedor pestilente que hace pensar que algo está podrido.

¿Qué contestará Miki a Ginta? ¿Cómo afectará esto a su relación con Yuu? ¿Comerán más helado? ¿Llegará el arco estilo Tudor al instituto antes de las elecciones a la escuela más asquerosamente pija del país?

Lo sabremos en febrero del año que viene, el mismo día y en el mismo blog. Para que luego os quejéis de lo mucho que tardan en emitir la siguiente temporada de Juego de Tronos.

19 comentarios

  1. Uno: La técnica del dedo para que te obedezcan me suena más a lo que hace César Millán con los perros. Es algo menos violenta y también efectiva.
    Dos: En la foto de los meteoros, ¿yuu lleva puesto el famoso chandal yonki? Porque los colores son muy parecidos, aunque uno no se puede fiar de los colores de esta serie y sus fumadas psicotrópicas.
    Por lo demás, lágrimas me han caído, y no de pena, precisamente. Estos especiales de San Valentín son geniales para levantar el ánimo.

    ResponderEliminar
  2. por diox que bueno me parto el ojete:"Yuu, que no está dispuesto a que su hermanastra se quedé en la cama tocándose el papo mientras él se quema las cejas estudiando en el instituto."
    EXCELENTE ,SR SMITHERS.
    no se si podre esperar un año mas...(tengo el manga,pero esta sinopsis me atrae mucho mas)

    ResponderEliminar
  3. "¿Es que la autora del manga recibía comisiones de las heladerías?" No me sorprendería que lo hiciera, después de todo, en Dragon Ball había product placement y eso que estaba ambientado en una especie de universo paralelo con dinosaurios y autos voladores.
    ¡Fue una reseña de San Valentín grandiosa!

    ResponderEliminar
  4. El Hokuto Shinken es un conjunto de técnicas que tiene su exponente en cada caricatura japonesa.

    Nada más para hacer el comentario de que eso que hacen los «hombres manoplas» se llama Manzai.

    Sabemos que en el fondo usted quiere terminar de reseñar esta serie. No se resista, que si lo hace de a 12 capítulos por año termina en 6 años y dos meses. ¡CON TODO Y PELÍCULA!

    ResponderEliminar
  5. Victor: César Millán... ¡Bah! ¡Paparruchas! Sí, Yuu lleva el chandal yonki, es su principal patrocinador.

    Anónimo: ¿Tienes el manga? ¡Largo de aquí! Y nada de spoilers.

    Mario Angel Baracus: ¿Emplazamiento de producto en Bola de Dragón? Eso es nuevo para mí.

    LacraESECEFE: Eres una fuente inagotable de sabiduría, pero te confundes pensando que voy a escribir doce entradas al año sobre esta serie, aunque, a mi pesar, tienes razón en eso de que me gustaría terminarla.

    ResponderEliminar
  6. Venga Brocha!!! Anda... haz las reseñas... por fi...por fi... por fi!! Son pocos capitulos!! Por fi!!! Por fi!!! Puedes hacer reseñas más cortas!! Por fi... anda.... XDD

    Creo que se me esta pegando la tontería de los capitulos estos XDD
    Pero mi excusa es que son las entradas con las que más me he reido.

    ResponderEliminar
  7. Maldita sea!!!! Yo veia esta serie de pequeño y aun sabiendo lo mala que era, me la tragaba sin dudarlo, tarde si y tarde tambien. Con tu reseña he llegado a tres poderosas conclusiones: Ginta tiene futuro como psicopata secuestrador de mujeres, la foto de Yuu sosteniendo a Arimi parece sacado de un hentai y que los efectos de las bombas nucleares que Estado Unidos lanzo sobre Japon durante la 2ª Guerra Mundial, siguen latentes y con resultados terribles.

    Fantastica reseña, y tranquilo, que si sobrevives a la reseña de esta serie, seras un heroe!!!

    ResponderEliminar
  8. Los comentarios bajo las imágenes son impagables.

    Lo de los japoneses cortándose el pelo como disculpa creo que se basa en los monjes budista para expresar penitencia o algo así.

    ¿Novia en periodo de prueba? Menudo capullo está hecho Yuu y lo peor es que a las chicas les gusta. Recuerdo que cuando emitieron la serie en la 2 varias asociaciones querían que la retirasen, pensé que eran los típicos padres ñoños pero viendo esto me hace pensar que no iban tan desencaminados.

    Lo más parecido que he visto al colegio de Miki en la vida real es el Eton College pero sin chicas, con menos árboles y peor clima.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el especial de San Valentín. Todos sabemos que con el paso del tiempo acabarás por comentar todos lo capítulos de la serie.

    ResponderEliminar
  10. Buf, no sé si es porque la historia no me llama como que son las 15:45 y un cocido habita en estos momentos en mi estómago que no me he enterado de la misa la mitad... ¿Ken Shiro participa en un anime de enamoramientos? Really?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad la serie de Kenshiro es un un anime de enamoramientos, es lo que motiva a los personajes principales, la mayoría de los cuales estan enamorados de la misma mujer.

      Eliminar
  11. Dani "Chubasco": También se están convirtiendo en algunas de mis entradas favoritas, pero prefiero no quemar el tema. Uno al año no hace daño.

    JoakinMar: Nota mental: hacer chistes sobre los efectos de las bombas atómicas.

    Anonimatus: De criticar la serie a pedir que la retiren hay un trecho. No a la censura.

    DGrumpy: Es imposible que llegue tan lejos. ¡Son 76 episodios! Ni siquiera viviré tanto tiempo.

    Doctor Müller: Debe de ser el cocido.

    ResponderEliminar
  12. La mejor entrada de cada año en este blog xDDD.

    Debería ser semanal. O mensual. O algo que sea más que una vez al año.

    ResponderEliminar
  13. Hola,

    Yo también creo que debería ser, por lo menos, mensual!!..es que me parto!! Jijiji…

    Muy bueno, gracias Brocha!

    ¿Por qué no te planteas incluir alguna reseña manga más? (además de porque no te da la gana, digo)…por ejemplo, así al azar,…no es que tuviese un vídeo preparado, ni nada de eso (ni que fuese yo una friki) de…pufs..no sé… Naruto?

    http://www.youtube.com/watch?v=znQaKaQXZUM

    No porque sea una serie cojonuda (que lo es), con mucha acción (que también), hostias como panes (hasta diría que como croasanes) y erótico resultado…..sino por el número de almas cándidas que inocentemente teclearían esas seis letras (venga todos, a contar las letras!) y que acabarían en las redes de tu blog!! Es el anime más buscado (aviso: dato totalmente inventado)....yo llegué aquí buscando Dragon Ball!!! Y de eso hace más de un año!!..no digo más!!

    ResponderEliminar
  14. Madre mía, ¡¿¡¿y yo veía esta serie cuando la emitieron por primera vez?!?!
    Eso sí, desde tu punto de vista, la serie es mucho mejor

    ResponderEliminar
  15. Jerometa: Me lo estoy planteando, es todo lo que puedo decir. Pero hay entradas igual de buenas y mejores, lo que ocurre es que no os las leéis.

    Helena Niño: Un día, hace mucho, mucho tiempo, empecé a leer el manga de Naruto. Tuve que dejarlo por lo innecesariamente enrevesado que se estaba volviendo. Me atrae, no obstante, eso de las almas cándidas. Tengo que darle una vuelta.

    dececon: La serie entretiene, eso es lo que más me sorprende.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado la entrada, se aprecia el sufrimiento del visionado del capítulo para traernos este resumen anual PERO el spoiler de He-man era totalmente evitable, ya no volveré a verlo igual!

    ResponderEliminar
  17. Vamos, a este paso terminará la reseña de la serie El Tipo de la Brocha III (en The new Adventures of El Tipo de la Brocha (in Technicolor)). Excelente reseña pero una vez al año es muy poco

    ResponderEliminar
  18. Otro año más grand artículo señor brocha.

    ResponderEliminar