21 de abril de 2014

Juego de Tronos: El león y la rosa

En el verano de 1741, el músico alemán Georg Friedrich Händel se encerró en su casa de Londres, sita en el número 25 de Brook Street, y en el transcurso de apenas unas semanas, compuso El Mesías, un oratorio sobre la vida de Jesús de Nazaret. El Aleluya es la última parte del segundo acto de esta obra cumbre de la música sacra y, sin duda, su fragmento más conocido. Se trata de una fantástica pieza coral, propia de los conciertos de Pascua y Navidad, que simboliza el júbilo y eleva a quien la escucha más allá de sus condición humana

Algunos dicen que Händel compuso el Aleluya inspirado por el mismo Dios y que, mientras escribía la partitura, vio el Cielo abierta ante él. Otros piensan que la inspiración le vino al recibir una caja repleta de delicioso Schokolade desde Halle, Alemania. Yo creo que compuso este fragmento previendo el final del cuadragésimo segundo episodio de Juego de Tronos.

Pero estoy adelantando acontecimientos por celebrar y hay mucho terreno que cubrir antes, empezando por los grandes olvidados del episodio anterior.


En Fuerte Terror


¿Cuánto echabais de menos a Ramsay Nieve? Imagino que no mucho, porque casi nadie siente debilidad por los bastardos psicópatas con un sentido del humor macabro. Es un nicho para el que ni siquiera se realizan estudios de mercado.

Theon Greyjoy, que está hecho un guiñapo desde que le cortaron su Bratwurst y da bastante pena, corretea detrás de Ramsay y de una tal Myranda por el bosque aledaño a Fuerte Terror rastreando con ayuda de una jauría de perros a una chica histérica. La escena me recuerda a El malvado Zaroff, o a Esclavas en el espacio, que es la versión cutre y con más tetas de El malvado Zaroff.

Cuando por fin consiguen dar caza a la chica, Myranda, que está tan chiflada como el bastardo, dice que está celosa de ella, y Ramsay permite que los perros que se la coman para solucionar el problema. Los canes no deben de ser muy melindrosos, porque no hacen ascos al menú del día a pesar de que la carne de la chica seguramente esté correosa debido a la tensión de la persecución. Me pregunto si no preferirían un bol de Friskies. Las croquetas de pollo y verdura están bastante buenas.

Dos locos muy locos.

De regreso a Fuerte Terror, Ramsay recibe a su padre, Roose Bolton, nuevo Guardián del Norte, que le presenta a su nueva esposa Walda. O bien la mujer es una de las hijas de Walder Frey, o bien un cachalote que escapó del mar Angosto y aprendió a caminar.

Roose se enfada con su hijo bastardo cuando ve el estado en el que se encuentra Theon. Después de someterlo a las peores torturas, el valor de Theon como rehén se ha reducido en un 70%. Y más de la mitad de ese porcentaje le llegó a Balon Greyjoy por correspondencia al final de la temporada anterior.

Para demostrar a su padre que Theon, apodado como recordaréis Hediondo, es tan dócil como útil, Ramsay le ordena que le afeite con una navaja barbera de higiene discutible, jugándose literalmente el cuello. Aunque la tensión se palpa con cada pasada del acero templado, Theon corta la barba de su amo con sumo cuidado y responde a sus preguntas sin poner pegas. De este modo, Roose descubre que Bran y Rickon no son un churrasco, sino que siguen vivos y probablemente hayan ido al Castillo Negro en busca de Jon Nieve.

Roose ordena a Locke, el hombre que cortó la mano a Jaime Lannister, que se dirija al Castillo Negro para encontrar a los chicos, y a Ramsay que se sirva de Hediondo para conquistar el Foso Cailin. Esta es la oportunidad que el bastardo esperaba para ganarse el apellido Bolton y formar parte de una familia que se enorgullece de todos sus miembros. Menos de Michael Bolton.

Por favor, guarde su navaja lejos de niños y de personas a las que haya torturado.


En Rocadragón


En la playa de la isla donde se erige la fortaleza de Stannis, Melisandre y los devotos seguidores del Señor de la Luz están celebrando una barbacoa. Supongo que como no hicieron nada de provecho en la tercera temporada, al menos en esta van a pasarlo en grande. Un momento, eso no es una barbacoa. Están quemando vivos en la hoguera a tres traidores, incluido el cuñado de Stannis Baratheon. Un holocausto para tener contento a R'hllor. El pecado que cometieron estos hombres, según dicen, es que no quisieron tirar a la basura los ídolos de los Antiguos Dioses y pasarse al club del Señor de la Luz. Melonadas.

Esto significa que Stannis aún sigue los consejos de la Sacerdotisa Roja aunque le desagrade. Selyse, su propia esposa, que está más sonada que unas maracas, acepta con alegría que su hermano se convierta en cenizas. Total, tampoco le importaba que su marido se tirase a Melisandre sobre la mesa de la sala de guerra. Ni siquiera Davos, a pesar de su parecido con el simpático Jean Reno, consigue disuadir a su rey de quemar a su familia política.

-Se ha quedado buena noche, ¿verdad?

El olor a carne asada abre el apetito y Stannis regresa a la fortaleza para cenar con su esposa y Melisandre. Mientras comen, Selyse rememora los viejos tiempos, cuando ambos pasaban hambre y Stannis le preparó una sopa de libros. En El Tipo de la Brocha hemos tenido acceso exclusivo a la receta:

Ingredientes (2 personas):

- 2 litros de agua
- 1 libro (a ser posible, con las hojas pegadas al lomo con adhesivo de caballo para darle más sabor)

Elaboración:

Vierte a la cazuela 2 litros de agua. Deja que hierva a fuego no muy fuerte durante 20 minutos aproximadamente.

Añade el libro a la cazuela y cuece todo durante 12-15 minutos a fuego suave.

¡La sopa ya está lista para servir!


¡Qué fácil y sabroso es cocinar sin alimentos!

Selyse cree que su hija Shireen es una oveja descarriada y que deberían castigarla para que abrace la fe del Señor de la Luz. Ya sabíamos que la mujer estaba mal de la azotea, así que no sé de qué os sorprendéis. Desde que empezó a guardar sus abortos en formol, dejó de aspirar a ser la madre del año.

Ahora bien, aunque Stannis matase a su hermano pequeño, secuestrase al hijo bastardo de Robert para llenarlo de sanguijuelas y quemase a su cuñado en la playa, a la niña de sus ojos no la toca ni R'hllor y le dice a su esposa que no se acerque a su hija. ¡Y no hay más que hablar!

De todos modos, para tener contenta a Selyse, Melisandre se compromete a hablar con la niña sobre la fe verdadera. Sí, no hay nada que atraiga más a los niños que hablar de religión. Aún recuerdo el día en el que hicimos huir llorando al profesor de catequesis.

Matrimonio con hijos. Hijos muertos.

Melisandre visita a Shireen, que es la única persona que parece tener dos dedos de frente en la isla aparte de Davos, e intenta convencerla de que quemar a su tío ha sido una idea estupenda. La niña no está para nada persuadida y además tiene respuesta para todo. Tampoco es que haga falta ser muy espabilado para darse cuenta de que arder en la hoguera no le hace a uno feliz.

La Sacerdotisa Roja intenta empatizar con la niña y le explica que los Antiguos Dioses son un camelo y que sólo existen el dios de la luz y el dios de la oscuridad, que siempre están a la gresca. Por desgracia, no lo explica con marionetas.

Shireen le pregunta por el infierno, y Melisandre le responde que el único infierno que hay es el que están viviendo ahora. Creo que se refiere a la cena. Fue bastante violenta, la verdad.

No me creo nada.


Al norte del Muro


¿Otra vez la vista en primera persona? Ya sabemos lo que eso significa: Bran Stark está utilizando sus poderes de cambiapieles para introducirse en la mente de su lobo huargo y pasar el rato. Claro, como aún no se han inventado los videojuegos para móviles...

Hodor despierta a Bran cuando está a punto de pegar un bocado a un ciervo, y los hermanos Reed le advierten que si pasa mucho tiempo en la cabeza de Verano, acabará olvidando quién es él mismo. Que digan lo que quieran. Entre ser un tullido con las cejas de Groucho Marx y un lobo alucinante, yo lo tendría claro meridiano.

El grupo encuentra un árbol con un rostro tallado en el tronco, similar al del Bosque de Dioses de Invernalia, pero sin un corazón tallado con los nombres de Ned y Cat. Bran, que no puede estarse quieto (perdón por el chiste), toca el careto de madera y experimenta una serie de visiones en las que ve a su propio padre, la cripta de Invernalia, un dragón sobrevolando una ciudad, la sala del Trono de Hierro cubierta por la nieve y otros spoilers de próximos episodios.

Bran dice a sus compañeros que ya sabe dónde tienen que ir, pero no continúa la frase, por lo que su destino lo averiguaremos próximamente. Dejadme adivinar... ¿más al Norte?

Ale, Pocahontas, habla con la Abuela Sauce.


En Desembarco del Rey


Jaime visita a Tyrion en sus aposentos para charlar de cosas de hermanos que no tienen nada que ver con quemar a uno de ellos en la hoguera. De vez en cuando, da gusto ver interactuar a personas que se aprecian de verdad

El jabalí y el vino están servidos, pero Jaime se encuentra de bajón desde que su hermana le dio calabazas y no tiene apetito. Y todavía se siente peor cuando tira la copa con su mano de oro. Debería haber insistido en que le pusieran un garfio. Yo sé que lo habría hecho. Tyrion dice que es sólo vino y derrama su copa para restarle importancia al accidente. Luego pide a Podrick que les deje a solas.

En petit comité, y no lo digo por Tyrion, Jaime admite que es un manta manejando la espada con la mano zurda. Su hermano le recomienda que entrene con Bronn, porque es un tío discreto y no irá por ahí diciendo que el Matarreyes es un n00b. Yo hubiera llamado a Ilyn Paine, el verdugo, que aparte de discreto, es mudo.

Bronn lleva a Jaime hasta un rincón junto a la bahía, y después de verle manejar la espada, nos queda muy claro que le van a hacer falta muuuchas horas de entrenamiento. Si esto fuera el Minecraft, le recomendaría que utilizase un spawner de monstruos; como no lo es, haré una referencia a Monkey Island.

-¡Luchas como un granjero!
-Qué apropiado. Tú peleas como una vaca.

En los jardines de la Fortaleza Roja, el rey Joffrey recibe sus regalos de boda. El padre de Margaery le regala una copa y, en contra de todo pronóstico, Joffrey no ordena que le corten la cabeza y la claven en una pica. Incluso yo me hubiera planteado dar la orden al ver un regalo tan cutre. Es casi tan malo como el que le regaló Ser Jorah a Daenerys cuando se casó con Drogo.

Tyrion regala a Joffrey un libro de edición muy limitada con la aburrida historia de cuatro grandes reyes y se queda atónito cuando su abominable sobrino se lo agradece diciendo que en tiempos de paz todos deben buscar sabiduría. Salta a la vista que Tywin está controlando a su nieto.

La marioneta de la Mano del Rey funciona a pedir de boca hasta que el propio Tywin le regala la segunda espada de acero valyrio construida a partir de Hielo. Joffrey decide estrenar su nueva espada haciendo trizas el libro de Tyrion con ella. Lástima, porque hubiera servido para hacer una gran sopa.

A sugerencia de los invitados, Joffrey bautiza a su espada Lamento de Viuda, que también sería un nombre genial para un grupo de hard rock o heavy metal. Alguna vez llegaré a distinguirlos.

Esto es lo que yo haría con los nuevos cómics del Capitán Trueno.

Varys revela a Tyrion que Cersei está al loro de su relación con Shae y le dice que no piensa ayudarle porque eso supondría jugarse el cuello, si es que se lo encuentran debajo de esa papada que tiene. Por lo tanto, a Tyrion no le queda más remedio que hacer de tripas corazón y mandar a Shae al cuerno. O a Pentos, que también está bastante lejos y tiene vistas al mar. Dany estuvo viviendo allí un año antes de casarse con Khal Drogo y sólo tardó tres temporadas en tener su propio ejército. Puede irle bien.

Shae no acaba de asumir la ruptura y Tyrion la pone firme recordándole que no es más que una puta. Ramera o furcia, si lo preferís. Shae se echa a llorar a moco tendido. ¡Bravo y olé!

Perdonad si aplaudo, pero es que no veía el momento de librarnos de Shae. No hay episodio en el que no se queje o lloriquee, y ya me tenía frito. De hecho, espero que su barco choque con un arrecife o, mejor aún, que un kraken lo arrastre hasta el fondo del mar. Sería una lástima que la mujer abandonase Desembarco del Rey para encontrárnosla luego en otro lugar.

Sin embargo, no caerá esa breva, porque más tarde Bronn asegura a Tyrion que Shae ya se ha marchado, lo que para mí significa obviamente que aún no hemos oído la última palabra acerca de ella. Así es como funcionan las series.

Sus lágrimas me hacen feliz.

Joffrey y Margaery se casan en una ceremonia bastante discreta, sin prensa rosa ni famosetes, y luego empieza el banquete, lo que da pie a varios pequeños momentos "mágicos" entre los protagonistas de este drama palaciego. Lo resumiré mucho para no aburriros.

Tywin habla con Lady Olenna sobre los gastos de la boda; Jaime mantiene un tira y afloja con Loras Tyrell acerca de la próxima boda de éste; Cersei se interesa por lo que siente Brienne por Jaime, y ordena al maestre Pycell que dé las sobras del banquete a los perros, contraviniendo la orden de Margaery de llevárselas a los pobres; Oberyn Martell recuerda a Tywin y Cersei el asesinato de su hermana, aprovechando también para meter el dedo en la llaga a la ex reina regente; y Podrick se queda embobado mirando a una contorsionista semidesnuda.

Los detalles interesantes me los dejo para luego.

Joffrey pide silencio a los invitados y presenta un espectáculo bélico interpretado por cinco enanos disfrazados de Joffrey, Stannis, Renly, Balon Greyjoy y Robb Stark. Hasta yo me siento ofendido y mido casi 1,80.

Esto está mal a tantos niveles...

Al terminar el show, Joffrey sugiere a Tyrion que se una a la lucha. Tyrion rechaza la oferta y contesta recordando a Joffrey su "gran" participación en la batalla de la bahía del Aguasnegras. El rey responde vertiendo su copa de vino sobre la cabeza de su tío y exige que sea su copero, mandándole a buscar la copa debajo de la mesa para humillarle en mayor medida. Luego le exige que le sirva de rodillas.

La tensión podría cortarse con un cuchillo, así que todos respiramos más tranquilos cuando Margaery rompe el momento gritando emocionada que ya llega la tarta. Es una suerte que la chica sea tan espabilada, porque ya me veía recurriendo a algún montaje de todas las bofetadas que se ha llevado Joffrey desde que empezó la serie para relajarme de tanta tensión.

Joffrey empuña a Lamento de Viuda y parte la tarta con un mandoble, dejando escapar las palomas que había dentro del pastel. Bueno, algunas palomas escapan y otras se quedan dentro componiendo un bulto informe de plumas y sangre. Me recuerda a aquel chiste de Padre de familia en el que Peter mata por accidente a una bailarina exótica escondida en una tarta.

-¡Ay, Dios! Es de coco.

Mientras los criados reparten la tarta entre los invitados, Margaery utiliza la cuchara a modo de avión para dársela a probar a su esposo. Como el pastel está un poco seco, Joffrey bebe vino para que baje mejor. Y entonces es cuando se arma la gorda.

Joffrey empieza a toser como si se le hubiera atragantado un hueso de aceituna y se pone de un color muy poco sano. Algo no anda bien... ¡Anda, claro! La tarta no tenía una figura de los novios! Qué lástima.

Cersei y Jaime corren para atender a Joffrey, pero ya es tarde para intentar recordar aquella clase de media hora sobre primeros auxilios. En cuestión de segundos, al rey se le pone una cara espantosa, con los ojos inyectados en sangre, hilillos rojos descendiendo de su nariz y mezclándose con los regueros de vómito que resbalan por sus mejillas, y la piel tan morada que parece uno de las California Raisins. Es una muerte horrible, dolorosa y repugnante. ¡Me encanta!

Antes de exhalar su último aliento (¡aleluya!), Joffrey levanta la mano apuntando hacia su tío. Supongo que este es su último acto de perversidad en este mundo. ¿Nadie le ha dicho que señalar con el dedo es de mala educación?

Cersei, trastornada, ordena a la Guardia Real que arreste a Tyrion. Mientras tanto, Dontos dice a Sansa que es la hora de poner pies en polvorosa y abandonar Desembarco del Rey.

La Boda Púrpura. Ahora lo pillo.

Se ha escrito un crimen y yo voy a resolverlo.


El juego de la sospecha


Si uno se pregunta quién podría querer asesinar a Joffrey, no tiene más remedio que responder que cualquiera, porque cada cual tiene su lista de "101 motivos por los que mataría al rey Joffrey... hoy". Sin embargo, dudo que en este crimen hayan ensuciado muchas manos, porque no hay necesidad de ello cuando se trata de algo tan sencillo como envenenar a alguien, y si no que se lo digan a los godos. Incluso entre criminales, para trabajar en equipo hace falta confiar en los demás, y Juego de Tronos es la serie en la que la gente no se fía ni de su madre. Esto me lleva a pensar que se trata de un trabajo individual o, a lo sumo, planeado por dos o tres confabuladores. Si a Joffrey le hubieran apuñalado mientras dormía en el Orient Express, ya sería otra historia.

Seguidme mientras saco conclusiones.


En primer lugar, voy a descartar a Tyrion y a Sansa, a pesar de ser las dos personas que más oportunidades tuvieron de manipular la copa. Que el culpable sea Tyrion es una solución lo suficientemente evidente como para que la alcancen Cersei y Joffrey, dos de las personas con menos luces de la Fortaleza Roja, y si es algo tan evidente, no puede funcionar en televisión. Además, Tyrion tenía otra preocupación en la cabeza durante el banquete, concretamente si Shae compraría un pequeño muñeco vudú nada más llegar a Pentos. Y tampoco debemos olvidar que el Gnomo no es ningún asesino, sólo un enano muy listo.

Como os decía, también descarto a Sansa, porque, por muy mal que Joffrey la haya tratado, la pobre es tonta del capirote. ¿Y a quién iba a pedir ayuda para preparar el veneno si no tiene ni un solo amigo en el palacio?

Eliminados los sospechosos más evidentes, he reducido mi lista a tres personas: Oberyn Martell, Lady Olenna y Meñique.

Oberyn ha venido a Desembarco del Rey desde el quinto pino para vengarse de los Lannister y le importa un pimiento que todos lo sepan, por lo que sin duda es un candidato lógico; suicida, pero lógico. Sin embargo, repasando sus diálogos, me cuadraría más que Oberyn hubiese asesinado a Tywin que a su nieto. Además, ni él ni su amante han estado tan cerca de la mesa de los novios como para echar matarratas en la copa de Joffrey.

Por lo tanto, y teniendo en cuenta un par de planos en particular, me inclino por culpar a Lady Olenna, que lanza una mirada muy sospechosa a la copa del rey cuando Tyrion va a cogerla y también sigue a Joffrey con la mirada mientras se echa el vino al coleto. La Reina de las Espinas tiene los medios a su alcance para conseguir el veneno porque está forrada y también tiene un móvil clarísimo. Una cosa es querer colocar a tu nieta en el trono, y otra dejarla en manos de un psicópata malcriado. ¿Qué clase de abuela sería si no? La clase de abuela que no hace "cocretas" a sus nietos, esa clase.

Sólo le falta juntar las manos como el señor Burns.

Por otro lado, mis capacidades deductivas, potenciadas por el consumo de pegamento de barra, me dicen que Meñique también podría estar implicado en alguna medida en el asesinato, a pesar de que hace la tira de tiempo que no lo vemos. Creo que Dontos trabaja para Meñique y que sus órdenes son llevarle a Sansa. No olvidemos que el nuevo señor del Nido de Águilas se encaprichó de la chica Stark a su extraña y perversa manera, y desde luego no es un hombre que se dé por vencido. Lo anterior explicaría que Dontos estuviese listo para avisar a Sansa de que había llegado el momento de hacer mutis por el foro. No veo a un bufón borrachín improvisando una fuga sobre la marcha.

Pero aquí no acaba la cosa. He llegado más lejos.

Después de ver el episodio una segunda vez, he encontrado un indicio de la posible complicidad entre Meñique y Lady Olenna.

En el episodio anterior, los guionistas recuperaron al personaje de Dontos sólo para que diera las gracias a Sansa y le regalase un colgante. Como dije al recapitular ese episodio, uno tiene que pensar que toda escena obedece a un motivo. Pues bien, después de pasarme media hora pensando en el cuarto de baño y de repasar la escena en cuestión, concluí que la clave debía estar en el colgante. Si no, no se molestarían en sacarle un nada sutil primer plano.

El arma del crimen.

Una vez reparé en el detalle del colgante, me di cuenta de que Sansa lo lleva la durante el banquete, y, mirad por dónde, Lady Olenna juega con esta baratija distraídamente cuando se acerca a hablar con la chica, y, acto seguido, una de las piedrecitas del colgante ha volado. Por lo tanto, o bien la piedrecita es en realidad un vial con veneno, o bien la Reina de las Espinas está tratando de recuperar la inversión realizada en la boda desvalijando a los invitados.

También hay por lo menos una toma en la que la abuelita pasa por delante de la copa de Joffrey y otra en la que tiene la copa relativamente cerca.

Sólo el tiempo (o algún comentarista tocanarices) dirá si mis deducciones son acertadas o no valen un higo. No me jorobéis la serie, malditos.

-Bonito colgante. ¿Te importa que lo manosee como quien no quiere la cosa?


Conclusión


Gran episodio. No esperaríais que dijera nada diferente, ¿verdad? La serie sólo se centra mucho tiempo en un mismo escenario cuando la ocasión lo merece, y cada vez que lo hace, el ritmo mejora una barbaridad. El diseño de producción también es fantástico, y entre los decorados y los figurantes, la HBO se habrá gastado una pasta gansa. Pero, por supuesto, lo mejor de todo es su impactante desenlace.

La muerte de Joffrey era la más esperada por los seguidores de la serie. El crío era un consentido y un sádico, y medio mundo estaba deseando que llegase su hora (el otro medio no ve Juego de Tronos). Incluso Cersei sabía que su hijo era un monstruito al que había que atar en corto. O, mejor aún, atar a un bloque de cemento y arrojarlo al Aguasnegras.

Con todo, no puedo dejar de sentir pena por la pérdida de un personaje tan deliciosamente detestable. Lo que ha conseguido Jack Gleeson con su interpretación no es nada fácil. El propio George R. R. Martin felicitó al actor por lograr que todo el mundo le odiase, y yo me uno a sus congratulaciones. Cada vez que alguien le daba un sopapo, aplaudía.

Además, Joffrey ha dejado un hueco enorme que parece difícil de llenar. ¿A quién le vamos a desear ahora que le entre urticaria detrás del ojo? Cersei es odiosa, pero no está a la altura de su retoño. ¿Ramsay Nieve? Meh.

Hemos alcanzado un punto de inflexión en la serie y habrá que ver cómo se desenvuelve la trama a partir de ahora. Desde luego pinta muy mal para Tyrion.

Posdata: Si no os habéis cansado aún de leer, he convertido las críticas del primer y segundo episodio de la primera temporada de la serie en recapitulaciones como la que acabáis de leer. De nada.

18 comentarios

  1. Que Dontos se preocupara en sacar de ahí a Sansa diría que confirma tu teoría del colgante, parece que quieran echarle el muerto a Sansa de alguna manera.

    ResponderEliminar
  2. Pues la niña Sansa fue muy sospechosa al devolver la copa a su medio esposo.
    Creo que todos coincidimos en que George nos convirtió en unos segundos en unos mounstruos sádicos que gozaban el sufrimiento del "Rey idiota". A mí me hervía la sangre cuando humillaba al simpático e inteligente enano, pero finalmente recibió su merecido, no me esperaba tan abrumador final.
    valió la pena la espera a tu reseña, bastante elocuente y elaborada.
    Una pena lo que fue de "Hediondo", eso le pasa por no leerse siquiera los titulos de "las 48 leyes del poder", a menos que después se escabeche a dos reyes mientras navega con bandera de pendejo.

    ResponderEliminar
  3. Lo envenena Ned stark que en realidad no murió, le cortaron la cabeza a drogo disfrazado de Ned y drogo era en realidad un eunuco disfrazado con un strap on

    ResponderEliminar
  4. Magnífica reseña! Tenía ganas de leer la reseña de este episodio. El montaje de Stannis ha sido genial, felicidades al creador.
    Yo me leí todos los libros, hace unos años ya y no me acuerdo quien es el que mata a Jofrey pero diré que lo que dices me suena a que pasó así pero se te ha pasado otro detalle que no sé si sólo salía en los libros y es que Melisandre la primera vez que sale lleva el collar que ahora tiene Sansa... Zasca!!
    Un sospechoso más!

    Otra cosa, esta temporada pinta mejor que la anterior y eso es mucho. O vamos a pasar en grande.

    ResponderEliminar
  5. Todo el mundo sabe que quien envenenó a Joffrey (J para los amigos) es el alma errante de Robert Baratheon al enterarse en el otro mundo que su pequeño J no era su pequeño sino un monumental engaño, se reencarnó en espíritu santo y se cagó en la copa de J cuando todo el mundo se descojonaba con el teatro de guiñoles... ¿cómo? ¿que no son guiñoles? si en el Retiro los he visto más grandes incluso...

    ResponderEliminar
  6. PD: Por supuesto que he leído los libros y no pienso decir ni palabra, solo que aunque Joffrey desaparezca de los libros éstos siguen teniendo algo que lo suple con creces y que ha sido común en las 3 primeras temporadas, y hasta ahí puedo leer XD

    ResponderEliminar
  7. Pufff!!!! Pedazo de capítulo. No esperaba que fuesen a despacharlo tan pronto, pero creo que eso va a dar mas juego en esta temporada. Aunque bueno, yo hubiese preferido una muerte mas horrible y violenta a manos de los tres dragones de Daenerys, pero muy lejos están para ello. En cuanto a posibles sospechosos, mosquea ver por ahí a Dontos revoloteando y que la agradable anciana tiene pinta quien las mata callando. Habra que estar atentos, aunque cierta persona me revelo información de los libros y creo ver por donde podrían ir las cosas, con un sospechoso que no has mencionado en tu teoría. Una lastima eso si no volver a ver a Joffrey. ¿En quien volcaremos ahora todo nuestro odio y repulsa? Ramsay Nieve podría ser un buen candidato, pero el actor es el mismo que hizo de Simon en Misfits y ahí me caía bien. Aquí no mucho claro, pero me acuerdo de su anterior papel...

    Genial reseña. Y la receta de los libros me la apunto, que a este paso con la crisis, falta nos va a hacer.

    ResponderEliminar
  8. Tras esto todas mi repulsas pasan a estar dirigidas a los Tully por ser unos bastardos traicioneros.

    Es una pena que el actor que hacía de Joffrey haya decidido retirarse debido al odio que generaba su personaje.

    ResponderEliminar
  9. Magnífico comentario. Quizá el mejor que has escrito (y el nivel era muy bueno). Los montajes fotográficos geniales (el libro de recetas tiene muchos detalles geniales).

    En cuanto a las deducciones... ya veremos :-P

    Sólo una cosa que no es spoiler. Efectívamente, en el libro el maestro de Jaimie es Ilyn Paine, pero aquí lo han cambiado ya que el actor que lo encarna está con un cancer bastante avanzado. A parte Bronn es mucho más protagonista y un buen reemplazo, claro...

    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  10. Je, esperaba ver esta reseña, y no me ha decepcionado. Me sumo a las felicitaciones a tu hermano, el libro de Stanis es impagable XD.

    La boda púrpura me ha decepcionado algo... supongo que porque cuando la leí por primera vez fue un gustazo demasiado grande. Diría que mi escena favorita del capítulo es la de Theon con Ramsay.

    Lo peor de este episodio es que nos despedimos de Jack Gleeson, me encantó desde el primer episodio y creo que ha bordado el capítulo.

    pd: felicidades por contenerte para comentar la altura de Bran XD

    pd2: No puedo contenerme, la ví precisamente este finde ¿hay posibilidades de una reseña de True Detective? (Woody Harelson se tira a la tia de Percy Jackson y el ladrón del rayo y creo que sólo tu puedes resumir en palabras algo tan simbólico)

    ResponderEliminar
  11. ¿No fue Vargo Hoat quien le cortó la mano al Matareyes?

    ResponderEliminar
  12. Makk: Yo pensaría lo mismo, pero no me cuadra que Meñique y la Reina de las Espinas quieran hacer la puñeta a Sansa de esa manera.

    M@nchitas: Espero que Sansa haya aprendido una valiosa lección de toda esta experiencia, como jamás salgas de casa, o nunca aceptes regalos de conocidos o desconocidos.

    Anónimo: Probablemente sí.

    Mixtli1984: No sé si Melisandre llevaría o no el collar, pero ¿con qué intentó matar el maestre de Rocadragón a Melisandre? ¿Puede que fuera con una cuenta como las del collar de Sansa? No me acuerdo.

    Doctor Müller: No hay nadie como Joffrey. En él la maldad no obedecía a motivos. El resto los tiene.

    JoakinMar: Un sospechoso que no he mencionado, dices... ¿Tywin tal vez? No le veo matando a miembros de su propia familia. Ni siquiera tiró a Tyrion por el retrete cuando nació.

    Anonimatus: ¿Tully? ¿No te referirás a los Frey? Los Tully son buena gente.

    Juan Germán Socías Segura: ¿El mejor comentario que he hecho? No lo sé, pero ¡gracias!

    No sabía que en los libros Payne entrenaba a Jaime. Se me ocurrió escribirlo porque estoy volviendo a ver la primera temporada, y como al verdugo le comió la lengua el gato...

    eter: A este ritmo, Bran acabará siendo más grande que Hodor. En la primera temporada era un crío y ahora está hecho un esperpento adolescente.

    Para ser sincero, todavía no he visto True Detective, pero le tengo muchas ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso los Frey, con tanta familia me hago un lío.

      Eliminar
  13. No me extraña que Dontos acabara como bufon despues de que su colega Ali G le hiciera lo que le hizo a Yayo Lannister. Cero Rescepto

    http://i1.ytimg.com/vi/QyCMxDBGqF4/maxresdefault.jpg

    http://media.melty.es/article-2506751-ajust_930-f205249/tywin-lannister-travestido-en-ali-g.jpg

    (nunca me cansare de esa peli y menos de esa escena, reseña ya)


    ResponderEliminar
  14. Una reseña muy dulce como un trozo de pastel caramelizado con frutos diversos.

    Se os ha olvidado algo magister del broche, Lady Olenna en el primer episodio tira un collar al bosque que sospechosamente se parace al que Dontos regalo a Sansa, creo que es una prueba muy incriminatoria.

    ResponderEliminar
  15. Lo siento pero sigue sin gustarme... Así cogeré con más ganas tu próxima publicación habitual

    ResponderEliminar
  16. X453R21: Espantosas imágenes. ¡Largo de aquí!

    John Smith: Tendría que comprobar lo del collar, pero no será hoy.

    Anónimo: Lástima.

    ResponderEliminar
  17. No té diré quien es el asesino, aunque creo que a estas alturas de la série a lo mejor ya se ha resulto, pero tus razonamientos sobre el autor del asesinato de Jeofry tienen mucha lógica, lástima que el señor Martin utilice una lógica a parte... o no xD Pero tus tres principales sospechosos me gustan mucho, buen trabajo.

    ResponderEliminar