21 de julio de 2014

DC Universe vs. Masters of the Universe


En los cómics, el concepto de crossover atrae a los aficionados como la luz a las polillas, y en ambos casos corre uno el peligro de quemarse y acabar así: (@_@), on en el peor de los casos, así: X_X. Este cruce publicado en 2013 entre los superhéroes del Universo DC y los Masters del Universo es uno de los cómics más anodinos, absurdos, gratuitos y decepcionantes que he leído en mi vida. Y he leído cada bodrio que es para replantearse si me mataría a mí mismo en caso de retroceder en el tiempo.

En una serie limitada de seis números, lo mínimo que exijo es consistencia en el desarrollo y en el equipo creativo. Esta es una historia que debería estar más que definida desde la primera hasta la última viñeta y, sin embargo, va dando tumbos. En algunos números, la trama apenas avanza, y en otros, todo sucede muy rápido. Y es que no hay más que ver el número de diferentes autores que han pasado por sus páginas para descubrir la falta absoluta de planificación y dedicación al proyecto. ¿Cómo puede ser que la miniserie cambie de guionista a partir del tercer número, recupere a medio fuelle al guionista original en el último número, y que en total participen tres dibujantes distintos, cada uno con su propio estilo? Es la crónica de un desastre anunciado.

El resultado es tan malo que no sólo es imposible que la editorial consiga que los seguidores del Universo DC compren los cómics de los Masters y viceversa, sino que lo más probable es que logre que ninguno quiera leer ninguna de las dos colecciones nunca más.

Para colmo de males, aunque por su propia naturaleza esta miniserie debería haber estado fuera de la continuidad de la colección principal, el guionista Keith Giffen, artífice en gran parte del renacimiento de los Masters en las viñetas, opta por resolver aquí varios de los puntos que quedaron pendientes al final de la miniserie de lanzamiento. No se me ocurre peor lugar para atar cabos que en medio de un cómic cuyo leitmotiv es el fanservice.

Hecho este aviso a navegantes, empecemos a recapitular.


#1. ¡Choque de campeones! - Cruzando


La historia comienza en la Tierra, Nueva York, con una mujer corriendo por las calles de un área residencial al oeste de Manhattan. Si no fueran las tantas de la noche, no la persiguiera una jauría rabiosa de ratas fantasmagóricas y Friends no hubiese terminado en 2004, quizá la mujer podría pasarse por el Central Perk a saludar a Ross, Rachel y compañía.

La corredora, y aquí me adelanto un poco, es Marlena Glenn, ex astronauta, esposa del rey Randor y madre del príncipe Adam. Y ahora decidme qué estáis haciendo vosotros con vuestra vida.

-¿Por qué no lleva pantalones, Su Majestad?
-¿Pan-ta-lo-nes?
-Creo que me quedaré en este planeta.

Marlena pasa por encima de un sello mágico sin darse cuenta, y cuando los roedores lo alcanzan un instante después, ¡BOOM! ¡KABOOM!, vuelan en pedazos. (Un cráneo de rata fantasma golpeó la ventana de la vieja gruñona Agnes Barsky, despertándola y provocando que tirase de la mesita de noche el vaso de agua donde dejaba su dentadura antes de acostarse.)

Una morenaza gitana abre la puerta de la casa que había frente al sello e invita a Marlena a entrar. La miniserie no llega a mencionar su nombre hasta el cuarto número, porque los guionistas son así de considerados, pero os adelanto que se trata de Madame Xanadu. Como el centro comercial, sí. Es todo lo que sé de ella.

Marlena haciendo running. Antes le llamábamos correr. Y había más ratas.

Mientras toman un menta poleo, Marlena explica a Xanadu que Skeletor anda merodeando por la Tierra, una noticia que es mala por dos motivos: primero, porque parece poco probable que Skeletor haya viajado hasta la Tierra sólo para probar la tortilla de patata, y segundo, porque el cupo de supervillanos risibles ya estaba cubierto por la Legión del Mal.

Para evitar un desastre de proporciones cósmicas, Marlena solicita hablar con John Constantine, que todo este raro había estado escuchando la tertulia desde el umbral de la puerta mientras echaba caladas a su cigarro, en plan peliculero.

Antes de tener su propia colección, Constantine apareció por primera vez en los cómics de la Cosa del Pantano; en 2005, Keanu Reeves lo interpretó en una película mediocre que duraba cerca de dos horas y parecía que durase treinta y tres; y en octubre de este mismo año, Constantine protagonizará su propia serie de televisión. Nunca he tenido muy claro si el tipo es un perdonavidas con nociones de ocultismo, brujería y tropelías varias, o si tiene algún superpoder aparte de lucir estupendo con un cigarro y una gabardina; pero al menos le tengo localizado.

Constantine ensaya sus entradas en escena.

Marlena explica a sus anfitriones que Skeletor pretende absorber todo el poder mágico de la Tierra, porque, a diferencia de Eternia, aquí no hay un montón de chupópteros extrayendo su magia potagia cada dos por tres y, por lo tanto, rebosa puntos de maná. Constantine contesta de mala manera, y Marlena le arrea una guantada que lo levanta del asiento y lo estampa contra un mueble invisible (¿para qué dibujar fondos?), recordándole que se lave la boca cuando se dirija a "Marlena de Dos Mundos, esposa de Randor el Cuarto, Reina Guerrera de Eternia". Hay que ver cómo se las gasta la tía para ser una mantenida. Yo desde luego estaría más orgulloso de haber sido astronauta que de haber dado el braguetazo.

Constantine ya se está encendiendo otro piti, cuando las ratas infernales invaden la morada. ¿Estarán a tiempo de llamar al control de plagas?

Yo estaba más bien en He-Man y Superman arreándose sopapos, pero es un comienzo.

En Salem, Massachusetts, donde muchas mujeres fueron injustamente condenadas por brujería y los jueves sirven fusilli con guisantes, salchichas y albóndigas en el Food Market, Skeletor ha hecho una nueva amiga: Black Alice, la bruja adolescente de DC. Imaginaos a Sabrina, la de la serie de televisión, pero en gótica. Y ya sabéis lo que dicen de las góticas: que son unas cachondas. Por otro lado, para relacionaros con ellas antes tienen que gustaros el color negro, los tatuajes, las redecillas, los piercings, los corsés, las tachuelas y la música de Siouxsie & the Banshees. Yo por ahí no paso.

No obstante, cuando digo que Skeletor y ella son coleguillas me refiero a que el Señor de las Fuerzas del Mal sólo la está utilizando para colocar los doce sifones que extraerán la magia del planeta y que la tortura cruel y brutalmente en cuanto dice alguna bobada.

Ay, Skeletor, no cambiarás nun...


¡Cachis la mar! ¡Skeletor, ¿qué te han hecho?! ¿Es esta la idea que tienen los dibujantes de un villano amenazante? ¡Es como si se hubiera fusionado con Tuskador!

Oh, y para vuestra referencia, este es Tuskador:

En la versión europea se llamaba Insyzor. No es que mejore por eso.

Skeletor no debería dar canguelo por ir al mismo sastre que Juggernaut, sino por ser un malnacido, bastardo, hijo de una hiena, y para eso hace falta cometer animaladas de lunes a viernes, no batir récords de levantamiento de pesas.

Este cambio de look debemos "agradecérselo", por un lado, a la libertad que da DC a sus artistas (yo volvería a los tiempos del látigo y los tambores), y por otro, en lo que a la historia se refiere, al nuevo amo de Skeletor, presumiblemente Orko corrompido por el Cráneo del Poder, que, como vimos cuando repasamos los orígenes de Hordak, es la cabeza desollada de Horde Prime.

Orko, ha debido de inyectarle esteroides mágicas a Skeletor para ponerlo en forma, porque la última vez que vimos al viejo cara de hueso andaba por ahí cabizbajo después de que He-Man le arrancase la mandíbula de un galletazo. Yo cuando me siento así, me compro un pastelito de la Pantera Rosa, pero no me imagino al Señor de las Fuerzas del Mal entrando en una tienda de chucherías.

Hubiera ido al dentista, pero su última experiencia fue muy mala.

Skeletor pregunta a Black Alice si hay algún héroe destacable en el planeta, y ella le ilustra sobre los supergrupos de mamarrachos más poderosos que pululan por ahí: la Liga de la Justicia, la Liga de la Justicia de América, la Liga de la Justicia Oscura… "Brotan como franquicias de Sundollar", dice la brujita. Y eso por no mencionar todos los supergrupos que se deja en el tintero: los Jóvenes Titanes, la Legión de Superhéroes, los Nuevos Guardianes, los Linternas Verdes… o mis favoritos, los Hombres de Metal, una maravillosa creación de los años sesenta.

Según Alice, el grupo que más debería preocupar a Skeletor es la Liga de la Justicia Oscura, del que John Constantine es miembro. A Skeletor ya le sonaba el tal Constantine, aunque pensaba que era un mito (curiosamente Constantine pensaba lo mismo de Marlena, lo que no tiene sentido porque la pérdida de su nave espacial seguro que fue trending topic), y cree que un sarcástico detective de lo oculto podría servir mejor a sus oscuros propósitos que una bruja adolescente. Razón no te falta, majo, pero si no tuvieses cerca a una mujer, ya sea Evil-Lyn, Black Alice o Rita Repulsa, la gente empezaría otra vez a cuchichear sobre ya sabes qué. De todos modos, este comentario no es un punto relevante de la trama y no tiene desarrollo alguno, sólo es un desperdicio de viñetas.

Oye, Skelly, ¿has visto el vídeo 2 girls 1 cup?

En Eternia, la cosa está muy chunga desde que la Horda del Terror, capitaneada por la hermana de He-Man, invadió el planeta. No busquéis más información sobre lo ocurrido en el archivo del blog, porque no la vais a encontrar. Aún no he comentado esos cómics. Cuando lo haga, os aseguro que seréis los primeros en enteraros, y entonces os diré lo que pienso sobre la nueva armadura de He-Man. Desde luego habrá a quien le parezca que todo lo que implique llevar pantalones es una mejora; pero a mí me gusta que mis bárbaros vayan más sueltecitos.

He-Man y su grupo de rebeldes luchan contra los invasores para demostrarle a Hordak que una cosa es conquistar Eternia y otra mantener el poder. No son simples bandoleros, sino patriotas, como Curro Jímenez o Braveheart.

He-Man, Teela, Man-At-Arms y Stratos se disponen a atacar a un grupo de Horda Robots para sonsacarles información.

¿Robots con un botón de autodestrucción en el centro del pecho? ¿Cuánto hay que pagar?

Man-At-Arms pide a Teela que esta vez se contenga un poco, porque no puede extraer datos de un montón de chatarra. "Me estaba mirando el culo, el muy pervertido", contesta su hija. "Tener mal gusto con las mujeres no es un crimen", replica He-Man.

Y esa es la tónica habitual entre He-Man y Teela en los nuevos cómics de DC. ¿Os dais cuenta de lo que tengo que aguantar? Sé que sólo es mi opinión, y que para gustos los colores, pero ese tipo de cachondeo adolescente no va con los Masters del Universo. Imagino que los guionistas pretenden acercarse así al público más juvenil, que seguro que es la mar de enrollado; pero lo cierto es que los únicos que compramos estos cómics somos los aficionados de toda la vida y la mayoría somos unos carcas que preferimos leer diálogos más parecidos a los de los relatos pulp de espada y brujería. DC debería tomar ejemplo de los cómics de Conan publicados por Dark Horse.

"Valerosos amigos, es menester que nos empleemos inmediatamente contra la Horda, nuestro común enemigo". Vale, tampoco es eso.

Después de despachar a los Horda Robots, He-Man abre con sus manos desnudas el enorme contenedor de metal que estaban transportando. Dentro encuentran prisionera a Evil-Lyn, la Diosa Diabólica, que se une al grupo porque, como dice He-Man, "el enemigo de mi enemigo es mi amigo". Ay, He-Man, qué pronto olvidamos que Evil-Lyn te obligó a pelear a muerte contra Teela sobre un caldero de fuego. Yo la devolvería a la Horda por correo urgente. Lo malo es que Seur sólo acepta paquetes de un máximo de veinte kilos. Pero dejadme que consulte en Correos.

Al caer la noche, mientras comen malvaviscos tostados a la luz de la hoguera, Evil-Lyn les explica que la Horda la capturó porque sabe dónde está Skeletor, y Hordak teme que el regreso de su antiguo alumno incline la balanza de poder a favor de los héroes. A mí me preocuparía más que Skeletor viniera a verme y se le enganchasen las cortinas en esos colmillos de mamut que le salen del casco, pero cada uno piensa a su manera.

Las viejas rencillas son difíciles de olvidar. ¡Corre, que te pillo!

He-Man y Teela se reúnen con Evil-Lyn a espaldas del grupo, dispuestos a infringir el famoso acuerdo pan-dimensional del que nunca hemos oído hablar para buscar a Skeletor y traerlo de vuelta a Eternia. Me gustaría leer ese acuerdo, pero seguro que se lo han inventado.

Evil-Lyn les explica que necesita un vínculo de sangre para llevarles hasta Skeletor, porque hay una miríada de dimensiones y sin ese nexo podrían acabar más perdidos que los tripulantes del vuelo 815 de Oceanic. La Diosa Diabólica comenta que incluso hay un mundo en el que todos los héroes llevan los calzoncillos por fuera del pantalón. Menuda forma de romper la cuarta pared. ¿De verdad se cree DC que porque los superhéroes de los New 52 usen la ropa interior adecuadamente las mejorado sus historietas? Porque no es así. Son igual de buenas, malas o mediocres que siempre. Además, me gustaría saber qué sujeta el cinturón de Superman ahora.

He oído que hay una dimensión en la que los crossovers de DC merecen la pena.

Dado que He-Man y Skeletor son familia y por ambos corre la sangre del rey Miro (famoso por sus escarceos extramatrimoniales con mujeres de todas las razas), el vínculo no debería ser un problema. Sólo que ese no es el vínculo al que se refería Evil-Lyn.

El conjuro funciona y el trío dispar aparece de golpe en el salón de la casa de John Constantine, donde las ratas fantasmagóricas estaban a punto de darse un festín, qué postín, con Marlena y compañía. "¿Madre?", dice He-Man. "¿Adam?", dice Marlena. "Tenéis que estar de broma", dice Constantine.

Sí, eso mismo pienso yo. ¿Dónde están Superman y compañía? La Liga de la Justicia ya debería haber salido y, sin embargo, lo único que hemos visto de ella es a tres de sus miembros en blanco y negro en la pantalla del portátil de Black Alice. Lo mínimo que cabía esperar es que la última página del cómic fuera un cruce de los mismos personajes que salen en la puñetera portada. Mal comienzo.


#2. ¡Skeletor desatado! - Justicia denegada


Continuando la historia justo donde la acabamos de dejar, Evil-Lyn se arrima a Constantine como una borracha en una discoteca cualquiera y lanzan juntos un conjuro que extermina a todas las ratas. No pensemos que Evil-Lyn es una fresca sólo porque le guste el contacto físico y se acueste con el primero que pasa. La pobre debe de tener bastante frío con toda esa carne al descubierto, así que es normal que se pegue al único tipo que lleva gabardina.

Después de la tempestad, viene la calma, y en las siguientes viñetas nos enteramos de cómo Marlena llegó a Eternia (era astronauta, su nave espacial cruzó un portal entre dimensiones y se estrelló en el parterre del Castillo de Grayskull, nada especial) y descubrimos que ha estado atrapada en la Tierra desde que Skeletor utilizó la Calavera del Poder para modificar los recuerdos de nuestros héroes y hacérselas pasar canutas. Vamos completando el puzle, al menos.

Hola, guapetón, ¿me sacas a bailar? Están poniendo mi canción favorita: All my loving, de los Manolos.

Mientras tanto, en la órbita del planeta, Skeletor visita a la Liga de la Justicia en la Atalaya, a la que ahora llaman Satélite de la Liga de la Justicia, su base de operaciones y lugar de esparcimiento. ¡Incluso tienen gimnasio con piscina!

La alarma salta y el principal supergrupo de DC, encabezado por Superman, se abalanza sobre Skeletor como si fuera la peor amenaza que ha conocido la JSA desde que Flash se acabó el papel higiénico. El hecho de que no le ofrezcan unas aceitunitas para picar o al menos una cerveza demuestra que los defensores de la Tierra también pueden tener prejuicios, porque, a ver, ¿qué les hace pensar que una montaña de músculos de piel añil con media calavera biliosa por cabeza tiene que ser mala? Podría ser el inspector del contador de la luz, ¿no?

New 52: todos los miembros de la Liga de la Justicia pueden volar, menos Flash.

Skeletor se ocupa de bajarles los humos mandando al Hombre de Acero a buscar moras de un manotazo mágico. No olvidéis que Superman es débil a los Pokémon tipo fantasma y a la magia.

"No ha sido un gran comienzo", comenta Green Lantern en lugar de hacer algo útil con sus poderes casi ilimitados.

Skeletor invoca a una legión de Scareglows (Spectror se llamaba el muñeco en España) y les ordena atacar a la Liga de la Justicia. En los años ochenta, Scareglow era uno de los muñecos más chulos de la línea de Mattel; tenía capa, brillaba en la oscuridad y le rodeaba un aura de misterio. ¿Era el fantasma de Skeletor o un fantasma a las órdenes de Skeletor? Por lo tanto, me joroba que DC lo haya convertido en una vulgar masilla que grita "SKREEEEEE" sin parar.

Al ver que la situación escapa de su control y tras comprobar que no tiene ningún Bat-spray repelente de Scareglows en el cinturón, Batman solicita al ordenador transporte de emergencia. Ahí se va a quedar él enfrentándose a versiones nudistas y fluorescentes del Skeletor sólo con su superpoder de ser asquerosamente rico.

¿No os parece increíble que el villano con mayor índice de fracasos de los años ochenta sea capaz de poner contra las cuerdas a siete superhéroes hechos y derechos?

En la Tierra, He-Man, Constantine y compañía viajan hasta Gotham y visitan la Batcueva para ver si Batman puede echarles un cable buscando a Skeletor. La verdad es que no tengo nada claro qué esperan que Batman haga por ellos aparte de consultar las páginas blancas. Lo lógico sería pensar que, como Skeletor es un hechicero, quienes podrían encontrarlo más facilmente son Constantine y Madame Xanadu; pero, por si no os habíais enterado aún, a la lógica nadie le ha dado vela en este entierro.

Como curiosidad para aficionados, en la Batcueva hay dos de las versiones más conocidas del Batmóvil: la de las pelis de Tim Burton y el Tumbler de Nolan. No sé si es algo que el dibujante Dexter Soy se ha sacado de la manga para esta miniserie, o si es así en todos los cómics de la nueva etapa editorial de DC; pero este tipo de detalles son los que engrandecen las historietas. O, en este caso, distraen la atención de un guión pésimo.

Se han olvidado del Batmóvil más alucinante de todos. Incluso tiene línea de teléfono.

Otro detalle curioso es que cuando Teela ve las vitrinas en las que Batman expone los disfraces de los distintos Robin que ha habido, dice: "¡Larguémonos de aquí! Creo que mata niños". Y por curioso me refiero a que es un chiste forzado sin el menor sentido.

En ese preciso instante, Batman entra en escena transportado desde la Atalaya con un Scareglow pisándole los talones. He-Man no se anda con chiquitas y, con un tajo certero, cercena un brazo al espíritu malvado, que al parecer es todo lo que hace falta para matarlo. Batman se pregunta qué demonios hacen todos en su Batcueva. Yo echaría la culpa a Alfred, el mayordomo.

-¡Quítale tus sucias zarpas de encima, fantasma asqueroso!

Por desgracia, no hay tiempo para dar explicaciones ni para criticar decisiones de vestuario. La Liga de la Justicia, bajo la influencia de Skeletor, ataca al grupo y reduce rápidamente a los magos y a Marlena. También hace un agujero enorme en el jardín de la mansión del millonario filántropo Bruce Wayne que comunica directamente con la Batcueva. Me gustaría ver cómo explica Bruce esto a la prensa. "¿Batman vivía debajo de mi mansión? Qué cosas".

Teela consigue frenar a Aquaman disparándole a bocajarro (un tipo cuyo punto débil son las anillas de plástico de las latas de Coca-Cola no da mucho más de sí); pero antes de que la capitana de la guardia real pueda celebrar su triunfo, Wonder Woman la derriba propinándole un patadón en el espinazo que debería haberla partido en dos.

Teela debe tener una resistencia sobrehumana, porque si no, iba a pasar el resto de su vida combatiendo a las Fuerzas del Mal desde una silla de ruedas.

Y por fin llega el momento más esperado de todos, la mejor parte de toda esta miniserie y la única razón por la que puede merecer la pena comprarla si es que no preferís gastar vuestro dinero en algo más útil, como, por ejemplo, un cubo de Rubik monocolor: ¡el combate entre Superman y He-Man! Sorprendentemente, incluso está bien ilustrado y orquestado. Es como si de repente el dibujante hubiera descubierto una motivación artística en su trabajo, más allá del sueldo.

Después de que He-Man noqueé a Flash de un puñetazo (nadie pone la mano encima a su madre), le dejé la huella del pie plantada en el pecho a Superman y sostenga su insostenible visión calorífica, convierte al Hombre de Acero en un pincho moruno. Era difícil verlo venir, y aun viéndolo, sigue dejándote boquiabierto.

He-Man se ha cargado a Superman. Tanto freak discutiendo sobre quién vencería en una pelea, que si Superman o Hulk, que si Superman o Son Goku, que si Superman o el señor Spock, y aquí llegó He-Man de Eternia, el pelo rubio, los ojos azules, la espada en la mano, un campeón, un defensor, un guardián, de gigantescos músculos y gigantescos poderes, para pisotear con sus botas a los superhéroes confiados de la Tierra. La leche en polvo.

Como decía Optimus Prime: "Uno quedará en pie y el otro caerá".

Al ver morir al mayor de sus héroes, el resto de la Liga de la Justicia recupera la cordura. No del todo, por supuesto, o dejarían de ir así disfrazados.

¿Es un buen momento para recordar que He-Man y Superman ya se habían enfrentado en circunstancias muy parecidas? Eso sí, no con el mismo resultado. Ahora todo tiende a ser más serio y oscuro.


Y doy gracias por ello.


#3. ¡Se busca: Los Masters del Universo! - Orko Oscuro


La Liga de la Justicia no puede dar crédito a sus ojos, sobre todo Wonder Woman, que en los New 52 es la novieta del Hombre de Acero. No sé qué ha sido de la intrépida reportera Lois Lane en estos cómics porque las únicas colecciones que sigo de esta etapa editorial de DC son La Cosa del Pantano y Animal Man, pero oír a Wonder Woman hablando de Superman como "mi hombre" se me hace raro. ¿Os imagináis lo que pueden ser las sesiones de arrumacos y cucamonas entre dos de los seres más poderosos del Universo? Seguro que los vecinos de Clark Kent ya no concilian el sueño.

He-Man se lamenta de no haber caído antes en que Superman y compañía no eran más que títeres en manos de Skeletor, y rinde su espada a la Liga, revirtiendo a la forma de Adam, príncipe de Eternia. Yo culpo a Batman, que podría haber dicho algo antes de que empalasen a su amigo inmigrante. Supongo que estaba demasiado distraído viendo a Wonder Woman luchar contra Teela, como todos.

-Siento mucho haber matado a vuestro amigo con mi espada mágica. ¿Queréis guardarla como recuerdo?

Evil-Lyn, sin embargo, no está dispuesta a perder ni un minuto intentando razonar con la Liga de la Justicia cuando deberían estar buscando a Skeletor, y realiza un encantamiento para transportarse junto a Adam, Teela, Constantine y Xanadu lejos de allí, a Metropólis. Misteriosamente en estas viñetas sus tetas son el doble de grandes que en los números anteriores. Debe de ser magia también.

Mientras Adam, Teela y Evil-Lyn continúan la búsqueda del viejo cara de hueso por su cuenta, Constantine y Xanadu se reúnen con sus compañeros de la Liga de la Justicia Oscura en busca de ayuda. La Cosa del Pantano les será muy útil cuando quieran mandar un mensaje ecologista.

No son lo mismo dos tazas de té que dos... ya sabéis el resto.

En la mansión Wayne, la Liga de la Justicia se lamenta por el repentino bajón de calidad del dibujo en esta página, y planea ir a la caza de los asesinos de Superman. ¿Cómo se atreven a matar al protagonista de la... 11ª colección más vendida de DC? Vale, puedo entender que los cómics de Batman y de la Liga de la Justicia se vendan más que los de Superman, pero no sé si quiero seguir viviendo en un mundo en el que los lectores prefieren los cómics de Green Lantern a los del Hombre de Acero.

De repente, el cuerpo de Superman empieza a hacer algo más que atraer a las moscas y chisporrotea con rayos de energía. Luego se volatiliza sin más entre los brazos de Wonder Woman. "Debe ser una maldición en la espada mágica de He-Man", dice Aquaman. Para soltar estas sandeces mejor te quedas en tu casa debajo del mar, majo.

Batman intenta explicarles por activa y por pasiva que Skeletor les estaba controlando y que se equivocan de objetivo, pero el resto de héroes pasan de él, y cuando Green Lantern le pregunta si está con ellos o no, el Caballero Oscuro responde lacónico: "Salid de mi jardín". Debería ser comediante.

¿Cuánto tiempo tiene que pasar desde que abrazas un cadáver hasta que empieza a dar mal rollo?

Ajenos a todo lo sucedido, Man-At-Arms, Battle Cat, Stratos, Roboto y Moss Man llegan a la Tierra en busca de He-Man y compañía. Los rediseños de estos tres últimos personajes son espantosos. Stratos parece Spider-Man con plumas en los brazos, Roboto es un armatoste que podría haberse escapado de un tablero de Warhammer 40.000, y Moss Man lleva ahora un calzón de metal igualito al de Sting en Dune, sólo que en dorado. Consejor para dibujantes: si funciona, no lo cambies. Y si no funciona, cámbialo por una mujer.

¿Y cómo han conseguido los Masters viajar entre dimensiones sin ayuda de un mago? ¿Buscando el vuelo más barato en eDreams? No. Primero, Man-At-Arms ha utilizado la tecnología de la Horda del Terror para tunear a Roboto y convertirlo en un detector de rastros mágicos, localizando así el lugar desde el que Evil-Lyn se largó con He-Man y Teela, y luego los Masters se han transportado hasta la Tierra con un transpondedor dimensional que le han birlado también a la Horda.

Man-At-Arms podrá presumir todo lo que quiera de que es un gran inventor, pero copiar los productos de la Horda utilizando ingeniería inversa no es muy ingenioso que digamos. Quizá debería aprovechar que está en la Tierra para echar el currículo en Samsung.

-No temáis, amigos. Soy Tom Selleck. Estamos rodando una película.

Después de pedir direcciones a un chaval al que casi se le sale el corazón del pecho al ver a un tigre verde con máscara atravesar un portal dimensional, los Masters se cruzan con la Liga de la Justicia de América.

Al igual que en 1992, cuando Doomsday se ventiló a Superman y no había noticias más interesantes que contar en el telediario, todo el mundo se ha hecho eco de la muerte del Hombre de Acero. En particular, la JLA estaba haciendo los preparativos para salir a capturar a los responsables, y Man-At-Arms comete el error de preguntarles si han oído hablar de He-Man. "¡Están con los asesinos! ¡Cogedlos!", grita Steve Trevor, líder del supergrupo. ¿No sería mejor hablarlo?

Los emparejamientos para la double splash page a la que se reduce el combate son bastante aleatorios, porque sin contar a Hawkman y Stratos, que comparten una gran afición por la serie Downton Abbey, el resto de personajes son difíciles de equiparar. En cualquier caso, espero que Green Arrow no le arranque el mostacho a Man-At-Arms de un flechazo, porque es lo único de lo que el maestro de armas de Eternia puede sentirse orgulloso.

El Detective Marciano decide que la mejor forma de enfrentarse a Battle Cat es utilizando sus poderes metamórficos para que le crezcan orejas de gato.

En la Casa de los Secretos, Black Alice, que también ha sufrido un repentino aumento de pecho, lee a Skeletor las noticias que se están publicando en internet sobre la muerte de Superman. No sé cómo se ha podido enterar la prensa del suceso y menos aún cómo ha conseguido imágenes de la batalla. Lo único que se me ocurre es que Ciborg estuviera grabando todo el rato y haya subido el vídeo a YouTube.

A Skeletor no le sorprende ni una pizca que su sobrino haya dado matarile a Superman, porque He-Man es un guerrero y no se anda con chiquitas. ¿Qué pensaban que haría?, ¿arrojar al Hombre de Acero a un charco de barro como hacía con los malos en la serie de Filmation?

El amo de Skeletor interrumpe la conversación para preguntarle por qué tarda tanto en absorber la esencia mágica del planeta, confirmándose algo que nos veníamos oliendo desde antes del comienzo de esta miniserie, esto es, que la mente retorcida que hay detrás de este malévolo plan es la de Orko. No, Orko no, perdón. ¡ORKO OSCURO!

Risa malvada. ¡Risa malvada! ¡¡MWAHAHAHAHA!!

"Siempre se reían de mí, ¿sabes?", confiesa el mago de Trolla. "Dime, Skeletor, ¿quién se ríe AHORA?".

Yo, para empezar. Ja.

¿A quién se le ocurrió la idea de convertir al alivio cómico de la serie de Filmation, que "relaja a nuestros amigos de tanta tensión, siempre con juegos y con buen humor", en una ridícula atrocidad cornuda y flamígera?

No estoy en contra de la idea de volver a Orko malvado, aunque sin duda el impacto habría sido mayor si los autores se hubieran molestado en presentárnoslo tal y como era antes de pasarse a la Lado Oscuro en lugar de introducirlo como el maestro del mal definitivo; pero el rediseño peca de exagerado por los cuatro costados. En algún sitio leí que es como si Orko hubiera hecho un pacto con Mefisto y le hubiera poseído el demonio Zarathos para convertirse en el nuevo Motorista Fantasma. Yo no lo hubiese descrito mejor.


#4. ¡Orko, Maestro Oscuro del Universo! - Mundos en colisión


Pasado el ecuador de la miniserie, los primeros efectos del drenaje mágico por fin comienzan a dejarse sentir a lo largo del globo: terremotos, erupciones, tsunamis, lluvias de batracios, nacimiento de gatitos con dos cabezas... Pensaréis que me estoy inventando parte de esa enumeración para hacerme el gracioso. Pero no. Estamos a las puertas del apocalipsis y no tiene ni pizca de gracia. Aún no he conseguido terminar aquella colección de Érase una vez el cuerpo humano que empecé en 1986. ¡Arrepentíos!

El grupo del príncipe Adam consigue localizar uno de los sifones mágicos de Skeletor en Stonehenge, probablemente el monumento prehistórico más reconocible del mundo, porque no hay nada más digno de admiración que cien pedruscos grandes colocados en medio del campo. Lo que me joroba es que ninguno de los Masters ha pagado las 13,90 libras que cuesta la entrada. Menudo morro.

Teela propone destruir el sifón, porque tiene el gatillo fácil y ganas de matar algo; pero Evil-Lyn dice que eso sólo atraería la atención de Skeletor. Genial, ¿no?, porque para eso habían viajado a la Tierra, para encontrarlo. Pero eso sería demasiado fácil, así que Evil-Lyn decide rastrear la energía que absorbe el sifón hasta el lugar al que la está transmitiendo para así encontrar a Skeletor. Se ve que le gusta pasear.

Stonehenge, un lugar ancestral en el que sacrificaban a las mujeres feas cuando la cosecha era mala.

En la Casa de los Secretos, Black Alice se siente peor cuanta más magia absorben los sifones y empieza a darse cuenta de que quizá no sobreviva a la destrucción de la Tierra. "Tu muerte sirve a un propósito mayor, niña", le dice Orko presentándose en forma de muro de llamas con ojos furiosos. Ah, pues no se diga más, si mi muerte sirve a un propósito mayor, yo me quedo tranquila.

Skeletor también empieza a preocuparse. Aun en el caso de que Orko le permita vivir, cosa que duda, la intención del mago oscuro es reconstruir Eternia como ha hecho con Trolla, su planeta natal, donde el ex bufón de la corte ha convertido a todos sus congéneres en monstruitos colmilludos de ojos fulgurantes que viven esclavizados debajo de su túnica. Skeletor no quiera reinar debajo de la túnica de nadie. Él prefiere sentarse en un trono de huesos y ver cómo pegan latigazos a alguien.

-¡Corcho! ¿Es que no puedes usar Skype como el resto del mundo, Orko?

En Metrópolis, el combate entre el equipo de Man-At-Arms y la Liga de la Justicia de América se recrudece. Sin embargo, intuyo que en algún momento han debido hacer una pausa fuera de "cámara", porque el tal Trevor tenía barba de tres días en el número anterior y ahora está afeitado al ras. O probablemente sólo sea otra falta de consistencia entre los dibujos de Pop Mhan, que firma este número, y Dexter Soy, que firmó el anterior.

Centrándonos en la pelea, y teniendo en cuenta que al menos uno de los miembros de la JLA tiene una tercera parte de la fuerza necesaria para sacar el planeta Tierra de su órbita y que otro lleva un anillo con superpoderes cuyo único límite es la imaginación de su dueño, los Masters tienen las de perder. Comparad al Detective Marciano con Battle Cat. El primero tiene fuerza, resistencia y velocidad sobrehumanas; puede volar, atravesar objetos sólidos, volverse invisible, leer mentes y lanzar rayos caloríficos por los ojos. Battle Cat es un tigre verde.

Por suerte para los Masters, la Liga de la Justicia Oscura interviene antes de que nadie salga herido.

La Cosa del Pantano y Moss Man, ese sí que hubiera sido un combate interesante. O, en su defecto, cualquiera de ellos contra el Gigante Verde.

Para evitar que el dibujante tenga que empezar a esforzarse aunque sólo sea por el número de personajes en escena, Madame Xanadu transporta a los Masters junto con la Liga de la Justicia Oscura hasta Gotham, donde Batman suelta un discurso motivacional sobre la necesidad de trabajar en equipo y les explica que He-Man no empaló a Superman, sino a un impostor, y que el auténtico Hombre de Acero debe de estar atrapado en algún lugar por su enemigo.

Supongo que Batman ha deducido todo esto porque DC jamás mataría a su héroe insignia en un estúpido crossover con los Masters del Universo.


#5. ¡Atrapado por Skeletor! - Mundos en colisión


Adam, Teela, Marlena y Evil-Lyn llegan a la colina sobre la que se erige la Casa de los Secretos, desde donde Skeletor y Black Alice están sorbiendo toda la magia del planeta como si fuera un delicioso batido de Cookies & Cream. Nota mental: tengo que volver al Peggy Sue's.

"Madre, Teela, vosotras dos id por la puerta de atrás. Evil-Lyn y yo entraremos por delante", dice Adam. Qué raro. Hubiera jurado que Adam preferiría la puerta de atrás, pero qué sé yo de organizar ataques sorpresa.

Por desgracia, no hay sorpresa que valga, porque Orko, que está ojo avizor, advierte a Skeletor de la llegada de los intrusos. Habida cuenta de la complejidad del plan de Adam, un cordelito atravesado en la puerta y atado a unas latas también hubiera servido.

-¡Visitas! ¡Y yo con estos cuernos!

Para evitar intromisiones, Orko Oscuro lanza el mismo conjuro que ya utilizó Skeletor para controlar a la Liga de la Justicia en el segundo número de la miniserie. "Por supuesto, mi versión es mucho más grande", dice Orko. Con los hombres siempre es una cuestión de tamaño.

El conjuro afecta a la mayoría de los héroes y villanos del planeta, es decir, de América del Norte. Hmmm... ¿Tiene DC personajes canadienses? No lo sé y no sé si quiero saberlo. Me basta con los Alpha Flight de Marvel.

En las siguientes viñetas, vemos a algunos de los personajes afectados por el conjuro: Canario Negro, Killer Croc, Black Manta, Firestorm, Cheetah, Omac... Me gustaría saber cómo se las van a apañar algunos de ellos para llegar desde donde quiera que estén hasta Salem en las próximas diez páginas. No me imagino a Killer Croc cogiendo un avión.

En Gotham, Constantine protege a sus compañeros del conjuro con un contrahechizo. "Se sentía como control-mental, pero a una escala masiva", explica el detective de lo oculto. Yo creo que se sentía más como unos fuegos artificiales del año nuevo chino, pero no tengo su capacidad de percepción mística.

Imaginaos un ¿Quién es quién? con personajes de DC. ¿Es azul? ¿Le salen llamas de la cabeza?

Al entrar en la Casa de los Secretos, Evil-Lyn dirige su báculo contra Adam y le dispara un chorro de energía por la espalda. "¡Skeletor", exclama. "¡Te traigo un regalo!". Espero que sean bombones; a Skeletor le encantan los bombones, sobre todo los de coco. Esperad, se refiere al príncipe Adam, ¿verdad?

Para sorpresa de propios y extraños, Skeletor detiene el ataque de Evil-Lyn, salvando a Adam de un insoportable escozor en el lumbago. No es que ahora su sobrino le caiga bien y vaya a empezar a regalarle calcetines por Navidad (Adam aún le debe una mandíbula), pero el Señor de las Fuerzas del Mal quiere salir entero de esta aventura y toda ayuda es poca para derrotar a Orko.

Seamos todos buenos amigos.

Teela y Marlena se reúnen con ellos, y aprovechando que Orko ya no está tan pendiente de lo que sucede en la casa como hace cinco páginas (a lo mejor ha ido a hacer caca), Skeletor les explica algunas cosas que ya sabíamos o intuíamos, y luego suelta un bombazo. La razón por la que antes Orko era un insoportable alivio cómico y ahora, en cambio, todos los grupos de heavy metal se disputan sus derechos de imagen para las portadas de sus discos, es que Orko intentó desbaratar los planes de Skeletor cuando éste se hizo con la Calavera del Poder, pero fracasó en el intento de destruir el artefacto y acabó absorbiendo toda la maldad de Horde Prime, convirtiéndose así en un dios chalado.

Puede que esto redima a Orko de cara a los aficionados, pero no explica por qué en el número 6 de He-Man y los Masters del Universo, He-Man dijo: "Orko no está aquí para traicionarnos esta vez". Cualquiera pensaría que estaba hablando de algo concreto, y no simplemente de que Orko desapareciera de un día para otro. No sería tan quisquilloso si el guionista de ambos cómics no fuera el mismo. Estoy de estas incoherencias hasta las orejas.

Sólo quería ser guay por una vez en su vida. ¿Es eso malo?

En Trolla, Orko Oscuro mantiene aprisionado a Superman y se ríe de él y de sus esfuerzos por liberarse. "Yo no... me rindo", dice el Hombre de Acero con los dientes apretados. Sí, seguro, excepto en docenas de números de las Edades de Oro y Plata, así como en Superman #296, en Action Comics #368 y en la película Superman II. A mí no me la das con queso.

Orko le explica que no tiene nada que hacer contra él porque su poder en Trolla es absoluto. Incluso se permite mostrarle la Calavera del Poder, que guarda en el portal en llamas que hay donde antes estaba la letra "O" de su túnica. "Cielos, ¿acabo de revelar mi única debilidad?", se burla Orko antes de arrear un cantazo a Superman en todo el colodrillo. Me pregunto si esto se volverá en su contra más adelante.

Y sí, estoy siendo sarcástico. Claro que se volverá en su contra.

¿Guardará también ahí las fotos picantonas de Dree Elle?

La Liga de la Justicia Oscura, Batman, Man-At-Arms y el resto de los Masters llegan hasta la Casa de los Secretos y se reúnen con Adam y compañía. Todos se ponen al día, y Skeletor les explica que para detener a Orko deben destruir los doce sifones que hay repartidos por el mundo. La idea se le ocurrió viendo una película. Man-At-Arms pregunta por Adam ("Siempre que no esté en pantalla, los otros personajes tendrán que preguntar todo el tiempo: ¿Dónde está Poochie?"), y Skeletor le dice que lo ha transportado a Trolla para que libere a Superman.

"Entonces Superman vive", dice Batman. "En efecto", contesta Skeletor. "Su muerte fue un engaño. Pero parece que tú ya habías deducido eso". "Nadie puede engañarme; soy Batman", podría haber dicho Batman en un cómic más divertido.

Deadman interrumpe la conversación para decir que tienen visita. "¿Quién?", pregunta Batman. "Oh, ya sabes... prácticamente todos", contesta Deadman.

¿Todos? Creo que Deadman exagera, porque la siguiente viñeta muestra sólo a un puñado de héroes y villanos cargando contra la casa.

He tenido más gente metida en mi salón.


#6. ¡La batalla final! ¡Orko Oscuro, todos! - Rompiendo cráneos


Los héroes de dos mundos se reparten para destruir los sifones mientras Skeletor lidera al resto de héroes que no están bajo el poder de Orko contra el grueso del Universo DC.

En Grecia, Constantine y Evil-Lyn se preparan para enfrentarse a Wonder Woman, lo que significa que ambos deberían estar muertos en una décima de segundo. En Egipto, Man-At-Arms intenta impresionar a Madame Xanadu desafiando a Black Adam en solitario, porque ningún hombre de mediana edad armado con una pistola se amedrenta ante un supervillano imbuido del poder de los antiguos dioses egipcios. En Camboya, Stratos discute con Deadman (que, por alguna razón que se me escapa, ha poseído el cuerpo de Battle Cat), y como Indochina ya es bastante peligrosa por sí sola con sus mosquitos y sus serpientes venenosas, no hay ningún adversario esperándoles. Por último, en Francia, Frankenstein y Roboto luchan contra Ciborg en una pelea con más tornillos que un Leroy Merlin.

Hmmm... A mí me salen cuatro sifones. ¿No eran doce? Supongo que esto es todo lo que puedo esperar de un cómic de 2,99 dólares. A partir de ahora sólo compraré volúmenes encuadernados.

Turismo superheroico.

En Trolla, Adam busca alguna pista del paradero de Superman sin darse cuenta de que está caminando sobre el propio Orko Oscuro, que sorprende al príncipe y le dice que no tiene escapatoria. "¿Se olvidó Skeletor de contarte que aquí soy un dios?". Puede que Skeletor obviara ese detalle, pero seguro que le recomendó que se llevase un jersey por si refrescaba.

Adam salta entre los gelatinosos pliegues de la túnica de su viejo amigo, invoca el Poder de Grayskull para transformarse en He-Man y libera a Superman. ¿Cómo sabía dónde encontrarlo? Porque Orko guarda sus tesoros más preciados "cerca de su corazón". Se me ha subido la comida a la boca.

It's the power of love!

Orko no parece muy preocupado por la inesperada alianza entre los dos mayores héroes de dos mundos y envía a un "billón" de trollanos contra ellos. Eso son 1.000.000.000 de trollanos en inglés americano. Un uno seguido de nueve ceros, por si sois demasiado vagos para contarlos. He-Man y Superman luchan codo con codo contra la marea azulada en una secuencia de viñetas carentes de toda épica y emoción.

A medida que el combate se intensifica, Superman admite que él no es gran cosa contra la magia. Puede tumbar a un dinosaurio, pero ¿y a un dinosaurio mágico con ametralladoras por brazos? He-Man le presta su espada sin pensárselo dos veces. No sé, quizá debería habérselo pensado una segunda vez, porque, con espada o sin ella, el Hombre de Acero sigue teniendo un montón de superpoderes, mientras que He-Man sólo es un tipo muy cachas con un bronceado estupendo. Mirándolo desde el punto de vista del fanservice, supongo que esto es como cuando DC publica un crossover con los héroes de Marvel, y Superman acaba llevando el escudo del Capitán América y el martillo de Thor. El lector manda.

Repartiendo estopa a troche y moche.

De algún modo, que Superman coja la espada y la utilice para golpear a uno de los millones de trollanos cambia las tornas, porque Orko dice que esto es inaceptable y ordena a Skeletor que le mande inmediatamente todo el poder que han extraído del planeta. Lo que el mago oscuro no sabe es que Batman ha convencido a Black Alice para que libere a todo el mundo con sus poderes del conjuro de Orko, ni tampoco sabe que ya han destruido los sifones, aunque esto último no parece haber servido de nada, porque la magia que han absorbido de la Tierra sigue estando ahí. La verdad es que ni yo mismo entiendo gran cosa de lo que sucede, pero no voy a seguir quejándome cuando sólo quedan unas pocas páginas para acabar.

Skeletor desafía a Orko y reclama el poder para sí, arrastrando a su amo a la Tierra a través de uno de esos portales que son el terror de las compañías de transporte. Esto demuestra ser una estupidez como un piano porque lo que fácil viene fácil se va, y, con un simple gesto, Orko priva a Skeletor de los poderes que le otorgó, devolviéndole a su más esmirriada forma habitual. Incluso diría que ha perdido peso desde la última vez que lo vimos en Eternia. ¿Habrá pinchado en el anuncio ese de la dieta de Angelina Jolie?

Hasta la vista, Super Shredder.

Los Masters y los superhéroes del Universo DC atacan a Orko todos a una.

A estas alturas, lo mínimo que cabría esperar del cómic es un último dibujo que quite el hipo, con héroes y villanos ocupando cada centímetro de la página en una batalla sin parangón, como vimos en Crisis en Tierras Infinitas, de Marv Wolfman y George Pérez, o en Crisis Infinita, de Geoff Johns y Phil Jiménez; pero aquí incluso la splash page del combate final es una birria. Parece un boceto entintado y coloreado a toda prisa, como si el dibujante tuviera ganas de terminar cuanto antes para cenar pronto y ver un poco la tele.

¡Chachis la mar! ¡Otra vez esos petisos carambanales, que no me dejan en paz!

Sí, podría criticar ese dibujo de aquí al viernes que viene, pero una imagen vale más que mil palabras y yo ya me estoy extendiendo demasiado con esta entrada.


Gracias, doctor Malcolm.

Superman detecta con su visión de rayos X el punto débil de Orko (¿no lo había visto ya en persona en el número anterior?) y lanza la Espada del Poder contra él. La espada atraviesa el cráneo de lado a lado y He-Man invoca el Poder de Grayskull a distancia, reventando el artefacto como una piñata.

Orko comienza a encoger, privado de su fuente de energía, y Skeletor se abalanza sobre él reclamando no sé qué poder. Aprovechando la ocasión, Constantine lanza un hechizo y los hace desaparecer.

"¿Dónde están?", pregunta Batman.

"Se han ido", responde Constantine. "Para siempre, si lo he hecho bien". Aaah... No, no entiendo nada.

"Esperemos que así sea", comenta Man-At-Arms. "Pero si algo he aprendido sobre Skeletor, es que él siempre vuelve". Y a Orko que le den por saco, ¿no? Qué rastrero. En el fondo, Man-At-Arms siempre ha deseado vengarse de Orko por todos aquellos huevos rotos.

Su error fue no prever una incomprensible cadena de acontecimientos.

He-Man se despide de su madre y le dice que tan pronto como derroten a Hordak, no descansará hasta purgar el alma de Orko de toda maldad. Aunque para eso antes tendrán que encontrarlo, digo yo. Quizá deberían hablar con Constantine sobre su hechizo y... ¿No? Vale, pues no.

Batman pregunta a Marlena si no volverá con el resto de los Masters a Eternia, y ella le explica que no puede marcharse porque, al exiliarla a la Tierra, Skeletor también la maldijo para que nunca jamás pudiera regresar a Eternia. Menuda sandez. ¿No se rompió ya ese hechizo cuando Adam invocó el poder de Grayskull en la miniserie de lanzamiento? No importa. He-Man dice que encontrará la manera de que su madre pueda volver a casa para seguir preparándole su desayuno favorito a base de copos de avena, rodajas de plátano, arándanos, un poco de mantequilla y azúcar moreno, y leche. Pues nada, con calma, ya sólo tienen que derrotar a Hordak, salvar a Orko y devolver a Marlena a Eternia antes de que la colección se cancele. ¡Ánimo, chavales!

Los héroes de la Tierra se despiden de sus aliados de otro mundo, y como Superman y compañía son una panda de desagradecidos, ninguno se ofrece a ayudarles a derrotar a Hordak y su Horda del Terror. Con amigos así, ¿quién necesita enemigos?

No os molestéis en volver si no es con un nuevo equipo de guionistas y dibujantes, por favor.

Qué desperdicio de páginas y de tinta.

14 comentarios

  1. Ya lo he terminado, ufff. Es cierto que el crossover es una inconsistencia constante de guion y dibujos.

    Pero el momento de Superman vs He-Man sigue molando no se si estaras siguiendo la serie regular pero por donde voy yo los cabos sueltos de este cross aun no se han tocado.

    Y que jodidamente horrible es el rediseño de Skeletor menos mal que vuelve al status quo.

    Y ya para terminar lo que me he podido reir con esta frase: "Hubiera jurado que Adam preferiría la puerta de atrás, pero qué sé yo de organizar ataques sorpresa" Se me han saltado las lagrimas XD

    ResponderEliminar
  2. De plano ando muy desconectado de los MAsters o es bastante explícito que esto fue un rotundo fracaso. Los "hèroes" creados por la mercadotecnia V.S. los héroes "necesarios" para los patriotas.
    Omitieron rutinas y caracteristicas básicas y clásicas de ambas series: al menos también se llevaron la fastidiosa moraleja chaquetera del final de capitulos de He-Man.
    A ver si se esfuerzan al próximo, creo que estuvo mejor el crossover de Spawn y Batman o SpidermanVs. Batman...mescolanzas, una medida desesperada para no caer al abismo editorial.

    ResponderEliminar
  3. Adam busca a he-man en trolia? Wtf?


    Solo puedo decirte que este crossover es una obra maestra comparado con el último de LJA y Los Vengadores al que veo que también le dedicas un guiño en la entrada y aun así me he reído un montón, de las mejores entradas de este año.


    ResponderEliminar
  4. Me encantan estos análisis señalando todos los fallos de guión.

    A ver si en DC aprenden de esto y empiezan a hacer las series limitadas con el mismo dibujante y guionista, luego pasa lo que pasa.

    También deberían asegurarse de que dichos guionistas tengan un mínimo conocimiento de su universo de ficción, la trama de Skeletor intentando drenar la magia de la Tierra porque tiene poca gente que lo hace no tiene sentido, el Universo DC está hasta el culo de personajes y entidades mágicos.

    También que tendrían que asegurarse la coherencia con lo escrito anteriormente y sobre todo con las portadas. En la portada del nº 1 vemos a Roboto de tamaño normal, un Stratos que parece Stratos y a Teela llevando la reglamentaria armadura bikini de la fantasía heroica, nada de pantalones.

    ResponderEliminar
  5. Querido tipo, es la primera vez que me cuesta horrores terminar un artículo de usted, y si esto ha sido una carga pesada para el que suscribe, menudo plomazo ha tenido que soportar el administrador y accionista único de este blog. Mis condolencias.

    Creo que es tiempo de que regreses al Zoo a articular los cambios que hayan podido haber desde el año pasado, o quizás hacer un análisis más pormenorizado del Parque Warner o del Parque de Atracciones, o hace una confrontación entre el Zoo y Faunia... todas ellas ofertas de ocio al aire libre para oxigenar y desenvenenar tu mente tras leer semejante bodrio.

    Mis condolencias.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, con Juego de Tronos ya terminado, era inevitable que volvieses con He-Man. La verdad es que Masters del Universo nunca fue una serie que me provocase demasiada nostalgia, entre otras cosas porque no la vi. De hecho, lo supe de su existencia gracias a Padre de Familia!!! Luego, gracias a ti he ido conociendo poco a poco mas de este universo. Y bueno, enterarme por ejemplo, de que la madre del prota es una astronauta que acaba como Charlton Heston en El planeta de los simios es cuanto menos sorprendente (por decir algo).

    En cuanto al comic, la idea el crossover ya apesta. Un crossover solo tiene sentido si lo universos que se unen conectan bien. no es lo mismo coger a Alien y Predator, que pueden colar, que a He-Man y su peña con Superman, Batman y el resto de heroes de DC, lo cual lleva al invitable desastre que es esta obra. Pero bueno, peores hay, como uno de Batman con Scooby-Doo, u otro de el Castigador con.....Archie. Vamos, hay cosas que es mejor no saber que existen.

    Fantástico articulo, por cierto.

    ResponderEliminar
  7. Así como lo relata, suena al argumento de Mortal Kombat vs. DC Universe; que para lo que era (una excusa para arrearse a palos entre franquicias) BIEN, pero para otra cosa MAL.

    Estoy casi seguro que buena parte del universo DC es inmune al control mental. Y siento que desaprovecharon muchos otros títulos si querían inflar ventas, como Trigon contra Orko Oscuro, o un pleito entre Darkseid y Skeletor, es más, Zatanna del chongo con Evil-Lyn o Leech batallando con Swamp Thing por un pedazo de ciénega. Hubiera degenerado en títulos tan malos como los de Amalgam pero… creo que a DC no se le dan los crossovers.

    Gran reseña y creo que ese artículo que leyó de Mefisto y Orko era
    éste .

    ResponderEliminar
  8. Segun el autor de la note: "Orko ya no está tan pendiente de lo que sucede en la casa como hace cinco páginas (a lo mejor ha ido a hacer caca)"

    Aunque a mucha gente le gusta reirse, el ir de cuerpo (tanto en los Super Heroes como en los Super Enemigos) es un tema importante y no debe ser tomado a la ligera. Cada año miles de héroes y adversarios mueren por tapones fecales dado que no pueden salir de su disfraz con la suficiente facilidad o velocidad.

    La proxima vez que veas un Super Heroe (o ser despreciable en su defecto), regalale un chicle laxante.

    Este es un mensaje del grupo de prevencion ACAF (Ayuda contra la acumulación fecal).

    Con tu ayuda, todos tendremos una vida mas liviana. Sumate!

    ResponderEliminar
  9. En 5 segundos me invento un crossover mejor que este.....ya está
    Ghost Rider VS He-man
    hasta me sale el argumento
    Mefiesto idea un plan para acabar por fin con el motorista y lo teletransporta a Eternia
    Allí claramente se mete en líos porque la gente no esté acostumbrada a ver a esqueletos en llamas montando harleys davison,típica pelea con He-Man con connotaciones homoeroticas.Mientras tanto Skeletor ve la pelea con el orbe mágico de Evil-Lynn mientras apuesta con Mefisto sobre quien casca al otro primero.Después de un rato He-Man y el motorista se hacen amigos y Orko usa su magia para intentar llevar al Ghost Rider a casa
    Pero como es típico de okro este la caga y lo envía al mundo. De Howard el pato.....lo que da pie a otro crossover....
    y esto me lo he inventado en 5 minutos....Me compraría la idea Marvel? XD

    ResponderEliminar
  10. Apunte 1: Adam buscando a He-Man me ha sonado a Edward Norton buscando a Brad Pitt en El club de la lucha (como ya ha mencionado alguien).

    Apunte 2: Un billón americano = 10^9, un billón español es el que sí que es 10^12.

    En cuanto a la entrada en sí misma. Me he reído un par de veces mucho y media docena un poco, pese a todo, excesivamente larga, supongo que porque el tema de los Master of puppets me interesa tanto como la vida del liendre salvaje en la entrepierna del ministro de fomento sueco.

    Pero vamos, que no soy yo, es que He-Man importa menos que una mierda y a los hechos me remito:
    http://www.google.es/trends/explore#q=mierda%2C%20He-Man&cmpt=q

    Hasta la próxima!

    ResponderEliminar
  11. Vladek: Te dedico el artículo, que sé que lo estabas esperando. Sigo la serie regular al día, pero cada vez se me acumulan más números y ya no estoy seguro de si los comentaré o no.

    M@nchitas: "Esfuerzo" es una palabra que no entra en el vocabulario de muchos, salvo que sea poco y vaya acompañado de grandes sumas de dinero.

    Anónimo: Se me coló He-Man, debería decir Superman. Pero ha quedado muy metafísico, ¿no? La búsqueda del super-ego. Creo que hemos encontrado un filón.

    Anonimatus: Las portadas son una estafa. Si alguien se guía por ellas para intuir el contenido de cada número, va listo. ¡A la horca con DC!


    Doctor Müller: Lamento que te haya costado terminar el artículo. Es más largo que muchos relatos cortos, pero también sois muy cafres leyéndooslo del tirón. ¡Yo me he tomado meses para escribirlo!

    JoakinMar: La inevitabilidad del He-Man, le llamo yo. Pero no será por variedad. ¡Si hasta he hablado de la Pizzalada!

    El Batman de los 60 encaja a la perfección con Scooby-Doo, te lo digo yo.

    LacraESECEFE: Sí, ha sido una ocasión desaprovechada para hacer algo memorable. Todas tus sugerencias me parecen buenas.

    Bizarro: Jamás me tomo la caca a la ligera. Ni los gases, que son de todo menos ligeros.

    Anónimo:Marvel no sé, pero llama a DC.

    Yyrkoon: Buscando a Superman, claro; no a He-Man. Qué tontería he escrito. :P

    Lo del billón es porque al principio puse el americano, luego el español, y al final la he liado. Ya está corregido. Muchas gracias.

    La entrada es larga porque he recapitulado seis números. Sin embargo, si atiendes a cada uno de esos números por separado, el texto es bastante más corto que el de los artículos que he dedicado en otros casos a números sueltos. Y tampoco hace falta leerse toda la entrada de una sentada. Pero sí, probablemente me haya pasado en extensión. Con todo, si te has reído aunque sólo sea una vez, yo me doy por satisfecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haberlo hecho por entregas... da igual, mi admiración por su obra sigue siendo sincera

      Eliminar
  12. Y por que no probar con algo más sencillo? Lo que muchos ansían ver. Hordak derrotando a skeletor, quedarse con el castillo de la serpiente, inmovilizar al poder de grayskull y hacer una batalla épica magia_arma en alguna montaña apartada con extraños poderes o asi, con alguna alineación planetaria. Vamos,lo típico pero k no se a echó aún. Bueno eso creo

    ResponderEliminar