10 de noviembre de 2014

He-Man y los Masters del Universo: El Cometa Cósmico

A lo largo de los años, he invertido gran parte de mis ahorros en algo que no me genera rédito alguno: los Masters del Universo. Sólo con lo que he gastado en los últimos cuatro o cinco años en la nueva colección de cómics de DC y en los muñecos de la línea Masters of the Universe Classics podría haber pagado a dos mendigos para que luchasen a muerte entre ellos, o a una súper-modelo brasileña para que me cantase y bailase La danza de Xuxa. Claro que entonces no tendría una vitrina tan bien abastecida de juguetes figuras de acción articuladas para coleccionistas adultos.

El episodio que voy a recapitular hoy es el segundo de la serie de Filmation y, como gran freak que soy, aparte de en DVD, lo tengo también en VHS. Al final del artículo, encontraréis una fotografía que demuestra que realmente guardo este tipo de cosas. Podéis imaginaros mi casa como un enorme trastero custodiado por pelusas gigantes y una bolsa de basura que ha desarrollado su propio aparato digestivo.

Si no vi este episodio una veintena veces cuando era un crío, no lo vi ninguna. Los que seáis padres lo entenderéis perfectamente. Cuando a un niño le gusta una película, puede verla una y otra vez y no aburrirse nunca, aunque se la sepa de memoria. Es un coñazo, sí; pero, junto a la penosa programación televisiva, es la principal causa de que existan blogs como este. ¿Quién sabe?, puede que dentro de veinte años, si es que la raza de hombres-topo que habita en el subsuelo no nos ha esclavizado antes, alguien escriba memeces sobre Ben 10 o Dora, la exploradora.

El episodio comienza con Evil-Lyn, la diosa diabólica, y Beast Man, el brutal siervo de Skeletor, diciendo tonterías astronómicas a las puertas del Castillo de Grayskull, la fortaleza inexpugnable en la que Skeletor y su troupe de gañanes llevan años intentando colarse para robar sus fabulosísimos secretos.

Aunque en algunos cómics y en la serie de Mike Young los secretos de Grayskull llegan a conocerse, en los dibujos de Filmation no queda muy claro en qué consisten exactamente. Podrían ser documentos que demostrasen que He-Man lleva implantes de silicona en las nalgas, o quizá algo de naturaleza más mística, como la fórmula de la Coca-Cola. Esta incógnita hace que la cruzada de Skeletor parezca más absurda de lo que ya es, y eso es decir mucho en una serie en la que nadie usa pantalones.

-Las estrellas están en la posición correcta, Beast Man. ¡Mira!
-Ya miro, sí. Menudo par de... estrellas.

Evil-Lyn explica a la audiencia que Beast Man y ella están esperando la llegada del redoble de timbales, por favor ¡COMETA CÓSMICO! Sí, el Cometa Cósmico. Cósmico de cosmos, para distinguirlo de, no sé, ¿los cometas que viajan en autobús? Supongo que los guionistas añadieron el adjetivo "cósmico" para impresionar. Funciona con cuaqluier cosa. Probadlo. Poder cósmico, terror cósmico, destornillador cósmico, diarrea cósmica...

El caso es que gracias a la influencia de la confluencia y a la inconsistencia de la plurivalencia del Cometa Cósmico, Evil-Lyn podrá abrir las puertas de Grayskull con facilidad. Todo claro, ¿no?

"¡El Cometa Cósmico!", exclama Beast Man, ahora cronista oficial de la aventura, al ver el incandescente astro.

Evil-Lyn no desaprovecha la ocasión y hace su ju-ju-vudú poniendo los ojos como linternas para que las puertas del castillo caigan.

¿Y adivináis quién les espera tras la puerta número 1? ¡He-Man montado a lomos de Battle Cat! Y Man-At-Arms también está presente, pero lo suyo es más que nada para hacer bulto. El caso es que sabían que los villanos venían y estaban preparados para recibirlos. Eso sí, imaginaos la cara de idiotas que se les hubiera quedado después de estar cuatro horas esperando al otro lado de la puerta si Evil-Lyn y Beast Man no llegan a presentarse.

-¡Cachis la mar! ¿Otra vez el cartero comercial? Volvamos adentro, Battle Cat.

Repitiendo algunos planos del episodio anterior, He-Man arroja a Beast Man al fango, y luego utiliza la Espada del Poder para devolver a Evil-Lyn uno de sus hechizos, enviándola también al fango. Fango, fango, fango. Esta serie tiene el monopolio de arrojar a los malos al fango.

"¡Muy pronto volveremos, He-man!", exclama Evil-Lyn, furiosa.

"Pero, por favor, báñense antes", responde He-Man, que está plantéandose si cambiarse el nombre por Hu-Morr y convertirse en monologuista.

Y luego a los guerreros heroicos les extraña que los villanos sigan dando la lata. Quizá si He-Man probase en tronchar la columna vertebral a sus enemigos de vez en cuando, no volverían a por más.

Los héroes se preparan para un merecido descanso, creyendo que ya han cumplido por hoy, cuando la Hechicera se presenta en forma de enorme cabeza flotante (se ve que incluso bajar hasta el portal de su castillo le da pereza) y les chafa la fiesta revelándoles que Skeletor planea utilizar el Cometa Cósmico para conquistar Eternia. Supongo que ella lo sabe porque comparte un calendario de Google con Skeletor.

El caso es que para detener al viejo cabeza de hueso necesitarán la ayuda de Zagraz, el Guardián de los Cometas.

Como nunca salga del castillo, acabará echando culo.

Si pensáis que lo siguiente que hacen nuestros héroes es visitar a Zagraz, estáis siguiendo un proceso de pensamiento basado en la lógica y, por tanto, ajeno a los fundamentos de esta serie. Como Eternia corre peligro, lo primero que hace He-Man es devolver el poder de Grayskull a su fuente y retomar la identidad del príncipe Adam, con su chaleco rosa y sus medias fucsias a juego, dos armas fabulosas con las que combate la maldad y el buen gusto allá donde va. Luego, Adam y Man-At-Arms regresan al palacio de Eternos y se presentan ante el rey Randor para informarle de que van a emprender una misión de suma importancia para Eternia. Desde luego espero que el factor tiempo no sea vital para llevarla a cabo.

El monarca les pregunta de qué se trata, y Man-At-Arms responde que prefieren mantenerlo en secreto, poniendo de manifiesto no sólo que haber ido a palacio ha sido una absoluta pérdida de tiempo, sino que considera que el propio rey no es digno de confianza. ¡Que les corten la cabeza!

Randor les dice que, por el bien de Eternia y para evitar comentarios acerca de sus frecuentes escapadas juntos, se lleven con ellos a Teela, capitana de la guardia, lo que provoca un significativo intercambio de miradas entre Man-At-Arms y Adam. Sí, mucho me temo que se acabó la sodomía a la luz de la luna.

Orko también quiere ir con ellos, pero el rey se lo prohíbe. El pequeño mago dice que entonces se quedará practicando sus trucos en el palacio, y Randor, que, para ser rey, tampoco es tan tonto, cambia de opinión. Con tal de no soportar al bufón de la corte, que Eternia se vaya al cuerno, ¿no? Muy bonito, sí.

Nuestros valientes héroes. Sí, también el del orinal en la cabeza.

Mientras tanto, en la Montaña de la Serpiente, Skeletor se reúne con Evil-Lyn y Beast Man, y les ordena que junten sus manos. No van a jugar al corro de la patata, comeremos ensalada, como comen los señores naranjitas y limones, sino que pretenden transmitir su maldad al Cometa Cósmico, de tal forma que quede sometido a la voluntad del Lord de la Destrucción. El Lord de la Destrucción es Skeletor, por cierto.

"¡El Cometa Cósmico está ahora en mi poder!", exclama Skeletor. "¡JAJAJAJAJAJAJA!".

La de cosas que puede uno conseguir cuando nada tiene ni pies ni cabeza, ¿verdad?

-Beast Man, ¿te has lavado las manos?
-Claro, Skeletor. Siempre me lavo las manos antes de limpiarme el culo con ellas.

Nuestros intrépidos héroes se encuentran ya de camino a la Montaña Zagraz, donde vive el tal Zagraz. Definitivamente, a los geógrafos de Eternia les falta imaginación. Os resumiré el proceso creativo: "Ummm... Un castillo gris con una calavera esculpida en el muro frontal... ¡Ya está! Lo llamaremos Castillo de Grayskull". "Ummm... Una montaña con una gigantesca serpiente de piedra enroscada alrededor... ¿Qué os parece Montaña de la Serpiente?". "Ummm... Esa es la montaña en la que vive el mago Zagraz, ¿no? Podemos llamarla Montaña Zagraz".

El medio de transporte escogido por nuestros héroes para llegar a la montaña, y también el nuevo juguete más solicitado por los críos nacidos en los años ochenta, es el Attak Trak, un vehículo oruga que habla con voz de robot borderline. Man-At-Arms pronuncia el nombre del flamante todoterreno bien clarito para que los niños puedan pedírselo a sus padres por Navidad.

Attak Trak. Cómpralo si quieres que He-Man sea tu amigo.

El mago Zagraz les recibe emocionado, porque los viejos chalados como él, a los que les llega la barba hasta los pies, rara vez reciben visitas. De hecho, según cuenta, ¡la última visita fue hace 200 años! Menudo carcamal estás hecho, Zagraz. Man-At-Arms y Adam le explican su problema para que se deje de rollos. Nadie les ha contratado para realizar servicios sociales dirigidos a la tercera edad.

Zagraz les cuenta que al principio había dos cometas que viajaban juntos por la galaxia, en plan amigos, sin ser novios ni nada. Zagraz quiso controlarlos como hacía con los demás cometas, pero ese día se había pasado un poco con el orujo, quería fardar delante de los amigotes y reventó sin querer a uno de ellos, dejando al otro cometa solo y con el corazón partido, como en aquella canción de Alejandro Sanz. Por eso, ahora Zagraz piensa que es un viejo incompetente y ha perdido toda la confianza que tenía en sus poderes. Si este episodio se convirtiese en un anuncio de Viagra®, no me sorprendería.

Sea como fuere, alguien debería recomendar a Zagraz algunos libros de autoayuda, como Autoboicot: las trampas mentales que me impiden creer en mí, de Bernardo Stamateas; El poder infinito de tu mente: creer es crear, de Lauro Trevisan; o Mátalos a todos: existen razones para escuchar las voces de tu cabeza, del Tipo de la Brocha. ¡Aprende a ayudarte a ti mismo!

-¿Tú no preparabas la poción mágica de los galos invencibles?

Desde la Montaña de la Serpiente, Skeletor consigue hacer un hueco entre dos carcajadas malvadas parar ordenar al Cometa Cósmico que envíe a "las criaturas" a capturar a Zagraz, ya que es el único que podría inferferir en sus planes y, por lo tanto, es más lógico capturarlo que sencillamente matarlo.

Obediente, el Cometa lanza unos gargajos cósmicos contra la Montaña Zagraz y, al estrellarse, los lapos meteóricos toman forma y se convierten en humanoides azules sin rostro.

Empieza la música dramática. ¡El peligro se cierne sobre los Masters del Universo!

Los de rotoscopia ya ni se esfuerzan.

En cuanto Zagraz aclara que las criaturas son como robots para que los censores no se mosqueen cuando He-Man los pulverice de un puñetazo, comienza el combate.

El príncipe Adam huye con Cringer para poder transformarse en bronceado álter ego sin que nadie le vea cambiar de taparrabos, y Teela trata de frenar a las "criaturas monstruosas vivientes" con su recién patentado rayo congelante, que no les hace ningún daño.

"¡Vaya, esa cosa se tragó el rayo congelante de Teela como si se tratara de un mantecado!", comenta Orko para aliviar la tensión. Un emparedado también hubiera servido.

Al ver a su hija en apuros, Man-At-Arms saca un arma más grande que su mostacho y dispara contra el agresor. Por supuesto, tratándose de Man-At-Arms, le sale el tiro por la culata, y la criatura no sólo detiene el rayo, sino que se lo devuelve, noqueando al mismo tiempo a Teela y al pazguato bigotudo. ¿Qué decía el acervo popular? Ah, sí. Rebota, rebota, y en tu culo explota.

Esto es un EPIC FAIL como mi po**a trollana de grande.

Un "¡Yo tengo el Poder!" más tarde, He-Man y Battle Cat regresan al lugar del combate y, como de costumbre, el cachitas bronceado destruye a las criaturas cósmicas con una facilidad insultante. Orko, que debe de haberse leído el guión, utiliza la manga de su túnica a modo de aspirador y recoge los pedazos de cometa que quedan tras la lucha. Algo me dice que podrían ser útiles más adelante.

Zagraz, que también trató de detener a las criaturas, está muy débil, así que He-Man decide llevarlo al Castillo de Grayskull con la esperanza de que la Hechicera pueda curarlo. Sí, He-Man, ¿para qué buscar un médico cuando puedes pedir ayuda a una mujer disfrazada de pájaro que vive sola en un siniestro castillo con forma de calavera? ¿Para qué?

Mientras la Hechicera y Orko cuidan de Zagraz, el resto del grupo se dirige a la Montaña de la Serpiente para, una de dos, poner freno al diabólico complot de Skeletor, o hacerle calvos desde la entrada. Lo decidirán cuando lleguen.

Las camas de piedra son buenísimas para el reúma.

Cerca de la guarida de Skeletor, el Attak Trak alerta a sus ocupantes: "¡Alerta, alerta! Vehículo aéreo se acerca para atacar por vector 5-8-1". ¿Vector 5-8-1? ¿Qué porras significa eso? Para cuando calculen desde dónde viene el ataque, ya estarán fritos.

Beast Man dispara desde su vehículo volador sin marca registrada (no siempre había un juguete detrás de cada aparato, sólo el 99% de las veces) y provoca un derrumbamiento para impedir el paso a nuestros héroes. ¡Pero nada detiene al todoterreno parlante! Salvo la llave de contacto, claro. El Attak Trak dispara contra la nave de Beast Man y el bestial siervo de Skeletor acaba dando de nuevo con su culo velludo en el fango. Forever and ever, you'll stay in the mud.

Sin embargo, no todos los guerreros diabólicos son igual de lelos. Skeletor y Evil-Lyn toman prestado el poder del Cometa Cósmico y, en un giro inesperado de los acontecimientos, ¡consiguen noquear a He-Man y a sus aliados! Por supuesto, en lugar de rematarlos inmediatamente, Skeletor se toma su tiempo para decir un montón de majaderías, dando ocasión a la Hechicera de transportar a los Masters del Bien de vuelta al Castillo de Grayskull.

¿Gossip Girl, Evil-Lyn? ¡JA! Ninguna serie superará jamás a Sexo en Nueva York.

Después de recuperar la consciencia, Zagraz propone un plan: crear un nuevo cometa imbuido de bondad para contrarrestar la maldad del Cometa Cósmico. La ciencia cósmica funciona así.

La Hechicera une con pegamento instantáneo los pedazos de cometa que recogió Orko en la montaña,  y nuestros héroes apoyan sus manos sobre la roca para transmitirle "la nobleza de sus corazones". Qué asco me dais, hippies.

De este modo, nace un segundo Cometa Cósmico, que agradece a sus amigos haberle otorgado vida. Sí, de nada, pero... ¡¿A NADIE LE EXTRAÑA QUE UNA ROCA HABLE?! No, imagino que no. Qué preguntas más tontas hago.

-¿Os sorprende que hable? ¡Eso no es nada! ¡También puedo cantar!

Ante el inminente ataque de Skeletor, y para dar tiempo a Zagraz a poner en órbita al segundo cometa, la Hechicera lanza a He-Man por arte de birlibirloque contra el Cometa Cósmico. ¡Hasta el infinito y más allá!

De este modo, desafiando la gravedad y el sentido común, He-Man frena en seco al astro infame ¡en medio del aire! Y ahí que se quedan los dos flotando. No hay palabras para describir la grandeza de esta imagen.

-No... aguantaré... mucho más... Esta... escena... es... demasiado... estúpida.

Zagraz, que tiene mucho palique y ha estudiado coaching con los mejores farsantes y vendedores de humo del mercado, consigue que el segundo Cometa Cósmico alce el vuelo, y ambos cometas colisionan en el cielo.

A lo mejor es cosa mía, pero si eso era lo que pretendían desde un primer momento, ¿por qué no lanzó el cometa la Hechicera igual que hizo con He-Man en lugar de esperar a que Zagraz lo hiciera? Ah, no, qué tontería he dicho. Eso casi hubiera tenido sentido.

Tras el impacto, el Cometa Cósmico original se libera de su maldad y se aleja felizmente con su nuevo compañero hacia el espacio para hacer guarreridas cósmicas, mandando a Skeletor a freír espárragos silvestres con aceite de girasol.

Así, un día más, el bien triunfa sobre el mal en Eternia. No se admiten devoluciones.

-Eh, muñeca, ¿dónde has estado toda mi vida?

En la moraleja del episodio, Man-At-Arms nos habla de lo importante que es confiar en uno mismo:

"En la historia de hoy, Zagraz tuvo problemas. Perdió la confianza en sí mismo por haber fallado una vez. Todos podemos fallar en ocasiones, pero no hay que temer volver a intentarlo. Si no, a estas alturas, yo ya debería haberme volado la tapa de los sesos media docena de veces".

Y aquí, la fotografía que os prometí:


Como es de esperar, el dibujo de la carátula tiene poco o nada que ver con los episodios que contiene la cinta. En pocas palabras: Masters del Universo.

8 comentarios

  1. Tus artículos de los Masters, como siempre, están entre los mejores de esta web.

    Me pregunto si se inspirarían en los cometas para crear a Stonedar y a Rokkon, los dos personajes que se convierten en meteoros. Por lo que se ha visto en el episodio los dos cometas podrían ser esos personajes antes de que adquiriesen la capacidad de adoptar forma humana, de hecho en la descripción de los personajes se les llama guerreros cometa.

    ResponderEliminar
  2. 1- Diarrea cósmica: me suena a un vídeo de esos japos tan bizarros que te ponen para fastidarte y que tuve la desgracia de ver...
    2- Lo de tirar a Evil-Lyn al fango quizás se deba a que quiere ver una pelea de chicas en el barro. Ya sabes, en lugar de tanto abortagao a su lado.
    3- Si pones la foto el supervehículo oruga ese y te fijas en el texto de arriba en lugar de la foto, al verlo en plan "por el rabillo del ojo" se parece a la furgoneta hippi de scooby- Doo.
    4- Pose/abrazo demasiado gayer la de He-Man con el cometa cósmico...
    5- Viendo los dvd`s de fondo en la útlima foto, tenemos varios en común, como el de "granujas a todo ritmo" y "el clb de la lucha"

    ResponderEliminar
  3. Creo que es el encanto de estas series y caricaturas ochenteras---que nada tenga sentido común y todo se lo saquen de la manga: ¿has visto la micro serie de SpiderWoman? con esa te acabas el hígado, ya ni que decir de las cámaras y monitoreo de la Marvel, que puede ver a los enemigos desde cualquier parte y en cualquier momento.
    Yo creo que hacer drama es parte de la aventura, imagina que un malvado no cuente sus planes antes de intentar ejecutar a los protagonistas...o si batman no se salvara en el próximo baticapitulo en el mismo baticanal; se convertiría en Juego de Tronos jajaja.
    ¿extrañarle que una roca hable? supongo que le extrañará a la mujer que se convierte en pájaro, a skeletor que puede hablar sin lengua ni músculos faciales, el tigre cobarde habla también...eso es lo bonito de la fantasía.

    ResponderEliminar
  4. Que decir que no quede. Sus artículos son geniales y a falta de Juegos de Tronos, bienvenido sea He-Man (sin connotaciones homoeroticas claro). Yo el capítulo con el plan final de usar un cometa para contrarrestar a otro no he podido evitar acordarme del mítico capitulo de Futurama con la descomunal bola de basura a punto de estrellarse contra Nueva Nueva York y creando una nueva para repelerla. He pensado en plagio pero tras ver a He-Man siendo enviado para contrarrestar el cometa, he concluido que Matt Groening tiene mejores sitios donde plagiar.

    La Attak Trak me ha recordado a esas furgonetas que llevan los típicos grupos de música rock amateur para ir de pueblo en pueblo a tocar. No se, pero se me da un aire (y no me apetece ofender a nadie con chistes de gitanos).

    Por cierto Tipo de la Brocha, ya que es todo un experto en He-Man, por que se llaman Masters del Universo?? Que enseñan?? Como hacer planes sin lógica?? Como pillar un buen bronceado?? No se, me parece un titulo un poco raro para no ejercer la docencia.

    ResponderEliminar
  5. Mátalos a todos: existen razones para escuchar las voces de tu cabeza.

    Genial!!
    Quiero dos para las fiestas!

    ResponderEliminar
  6. Anonimatus: Qué bien que sepas apreciar lo bueno, no hay muchos como tú. No se me había pasado por la cabeza la conexión con Rokkon y Stonedar, ¡pero podrían ser ellos perfectamente! Esto significaría que serían la primera pareja gay oficial de Eternia. ¡Qué bombazo!

    Anónimo: Tenía la furgoneta de Scooby-Doo en el subconsciente, fíjate tú qué cosas.

    M@nchitas: ¿Una serie de Spiderwoman? Ni me suena. Tendré que investigar.

    JoakinMar: Juego de Tronos ya llegará, como el invierno. Se llaman Masters del Universo porque parten el bacalao a nivel cósmico. ¡Ja!

    Martin en el Mundo: En breve se publicará la próxima edición, que incluye un prólogo de un jefe zulú.

    ResponderEliminar
  7. Querido sr Brocha,
    La verdad que la descripción del episodio es un calco de las series ochenteras sobre juguetes con las que crecimos y con las que aprendimos que el Bien triunfa sobre el Mal porque no nos dan tiempo a analizar metodológicamente los planes tan bien hilvanados de los malotes, ya sea el Comandante Cobra (pssss psssss) o el grandioso Megatrón,
    Todos tenían unos planes buenísimos que derivaban en el dominio (de Eternia en el caso de Skeletor, de los USA en el caso de GiJoe o de la Tierra y por ende Cybertron en el caso de Transformers) pero justo cuando explicaban el como venían los buenos y se los chafaban.
    Por eso somos buenas personas... ¿o no?

    ResponderEliminar
  8. La escena de He-Man parando el cometa en el aire es gloriosa jajajaja

    ResponderEliminar