27 de abril de 2015

Juego de Tronos: Las guerras venideras

¡Bienvenidos a la primera de diez recapitulaciones sobre la serie de televisión de moda! ¡El Ministerio del Tiempo!

Ah, no, que yo venía a hablaros de Juego de Tronos. Qué despiste. Es que Alonso de Entrerríos mola tanto…

Pues bien, la quinta temporada de Juego de Tronos se estrenó en Canal+ la madrugada del lunes 12 de abril y, como fan declarado y cronista no oficial ni remunerado de la serie que soy, ahí estaba yo para ver el primer episodio. A las tres de la madrugada. Y, como era de esperar, me quedé dormido. A los cinco minutos. Me levanté al cabo de dos horas con un dolor de cuello espantoso para meterme en la cama hora y media y luego ir a trabajar. Pero no pasa nada, porque vi el episodio entero en VOSE al día siguiente, después de haber dado una cabezada de camino al trabajo provocando daños materiales por valor de siete mil euros.

Para variar, este año he hecho algo que no hice los anteriores: leerme los libros del señor Martin antes de empezar a ver la serie. Hasta ahora, lo máximo que había hecho era irle a la zaga, sin arriesgarme a pisarle el terreno; pero esta vez incluso me he adelantado a los eventos que cabe esperar que veamos este año. Esto significa que me he leído tanto Festín de cuervos como Danza de dragones, saltando cual rana patilarga entre uno y otro conforme al índice cronológico publicado por uno de los redactores de la revista Rolling Stone; cosa que recomiendo hacer a cualquiera que esté pensando en abordar estas monstruosas novelas.

Esto no significa que conozca cada detalle de lo que va a suceder esta temporada, porque los libros y la serie de televisión, aunque coinciden en lo fundamental, también tienen muchas diferencias, desde personajes que en la serie no aparecen en absoluto o son un cóctel de distintos personajes de los libros, a personajes que en la serie están caput y en los libros vivitos y colendo, o viceversa. En la temporada anterior incluso llegamos a ver al gerifalte de los caminante blancos, un Darth Maul albino con poderes chipiriflásticos al que en los libros solo se menciona de pasada. Y esta temporada, a juzgar por los avances y el primer episodio, promete traer muchos más cambios.

Dicho esto, solo me queda esperar que queráis acompañarme una vez más en esta cruzada televisiva y que podamos intercambiar opiniones para que se mitigue ese deseo que siento de dejarme picotear la cabeza por un avestruz cada vez que tengo que escribir otras cuatro mil palabras sobre Juego de Tronos.


En algún bosque cerca de Roca Casterly


Dos niñas la mar de monas, repeinaditas y bien vestidas, caminan solas por un bosque lúgubre y enfangado en una escena que podría estar sacada de un cuento de hadas de los hermanos Grimm, de esos en los que hay lobos que se comen a la gente y padres que amputan las manos a sus hijas tras hacer un pacto con el diablo.

Una de las niñas es rubia y malcriada, y la otra, morena y asustadiza. Gracias a mis extraordinarios poderes mentales, envidia de detectives holmesianos y psicólogos freudianos, deduzco que la niña rubia que se peina y viste igual que Cersei Lannister y tiene su misma actitud insoportable es... ¡Cersei Lannister! Lo sé, os he dejado boquiabiertos.

Supongo, por los libros, que la otra niña es su amiga Melara, pero en la sinopsis oficial ni siquiera mencionan su nombre, así que a mí ni plim.

El maestro Yoda no puede estar muy lejos.

La pequeña Cersei sin miedo arrastra a su amiguita a la choza de una bruja piruja llamada Maggy la Rana, porque un buen mote lo es todo en el mundillo. Como la serie la produce la HBO, la bruja, lejos de ser una vieja desdentada con verrugas a la que uno no tocaría ni con un palo, está de buen ver, aunque probablemente lleve un tiempo sin bañarse y apeste a gases de pantano.

Cersei desprecia a la bruja, amenaza con echarla de las tierras de su padre y sacarle los ojos, y luego le dice que le lea su futuro. Siempre ha tenido esa facilidad para agradar a la gente.

Maggy la Rana le dice que para poder predecir su futuro antes debe darle a probar su sangre, lo que en mi cabeza suena al pistoletazo de salida para atravesar la pared de la choza dejando en ella mi silueta y no parar de correr hasta llegar a Groenlandia.

Sin embargo, la pequeña Cersei no se lo piensa dos veces y se hace un corte en el dedo con un cuchillo con el que lo menos que puede pillar es el tétanos. Maggy la Rana le chuperretea la sangre a lo cena de La matanza de Texas y le dice: "Puedes hacer tres preguntas, no te gustarán mis respuestas".

Que no se moleste en preguntar cuándo terminará George R. R. Martin de escribir el sexto libro ni quién filtró los cuatro primeros episodios de la temporada, porque eso no lo sabe ni Sandro Rey.

Imagen promocional de la nueva temporada de Black Sails.

La primera pregunta que hace Cersei es si se casará con el príncipe, y, por si hay algún despistado leyendo esta entrada, añadiré que no se refiere a Felipe, "el príncipe azul que yo soñé", sino a Rhaegar Targaryen, el hermano de Daenerys. No, no el hermano que acabó con un caldero de oro por sombrero, sino el que raptó a la hermana de Ned Stark y espichó combatiendo contra Robert Baratheon en el Tridente.

Maggy le responde que no se casará con el príncipe, sino con el rey, respuesta con la que me extraña que Cersei no ponga cara de repelús, porque por aquellos tiempos quien reinaba en Poniente era el rey Aerys II, un viejo chiflado y paranoico con necesidad acuciante de un barbero y una manicura.

La segunda pregunta es si será reina. Maggy le dice que sí, por un tiempo; pero que acabará llegando otra reina que no usará ni crema antiarrugas ni sujetadores push-up y se lo arrebatará todo. Voy a apostar a que el relevo inmediato será Margaery Tyrell y no Daenerys. Ahora no me extraña la tirria que Cersei le tiene.

La tercera y última pregunta es si el rey y ella tendrán hijos. Maggy le contesta que él tendrá veinte y ella tres (benditos bastardos), y que "de oro serán sus coronas, y de oro sus mortajas". Y la bruja se troncha porque, aunque no sea fea, sigue siendo una bruja y tiene que respetar algunos tópicos si quiere que la sigan admitiendo en los aquelarres. ¿Morirán Tommen y Myrcella como ocurrió con Joffrey? Las estadísticas y la ley de la probabilidad me dicen que sí.

Muertes en la saga de Canción de hielo y fuego hasta la fecha.


En Desembarco del Rey


En el presente, Cersei se une a su hermano Jaime en el Septo de Baelor para presentar sus respetos al difunto Tywin Lannister, al que, como recordaréis, Tyrion aplicó un remedio infalible contra el estreñimiento.

¿Qué se puede decir del finado? Era un intrigante desalmado, trataba con desprecio a sus hijos, le gustaban los discos de Mariah Carey... pero desde luego sabía cómo gobernar un reino. Y también era capaz de mantener el porte y la dignidad mientras usaba el escusado; cosa nada fácil, como sabrá cualquiera al que hayan pillado leyendo un tebeo de Garfield mientras estaba en el baño.

Eso sí, las piedras sobre los ojos son demasiado ridículas incluso para su cadáver y, al verlo con ellas, por muy Charles Dance que sea, no puedo evitar que se me escape una risita pulgosa. ¿Acaso es mi culpa que los ritos funerarios de Poniente sean la monda?

Al menos, y diferencia del libro, su cadáver no apesta a hamburguesa putrefacta.

Cersei y Jaime discuten sobre su legado y el futuro de la Casa Lannister mientras el espectador pone una vela a San Continencio para que no vuelva a pasar lo mismo que en la temporada pasada, cuando Joffrey ocupaba el lugar de su abuelo. Espero que no hayan cenado ostras.

Por desgracia para los leones de Poniente, el imperio que Tywin había construido se tambalea, y Cersei culpa de ello a sus hermanos, aunque, al menos, añade, Tyrion mató a su padre adrede, y es que no se necesita haber visto Fuga de Alcatraz nueve veces para imaginar quién liberó al Gnomo de las Celdas Negras.

"Tyrion puede que sea un monstruo, pero al menos tuvo el coraje de matar a nuestro padre. Tú lo mataste por error, por tu estupidez", dice Cersei, y casi puedo oír el restallido del látigo cuando termina la frase.

-¿O sea que de acostarnos ni hablamos?

En el velatorio, Cersei pone cara de asco a todo menos al vino. ¿Que ve a Margaery consolando a su hijo Tommen? Cara de asco. ¿Que Ser Loras le da el pésame? Cara de asco. ¿Que el Gran Maestre Pycelle le expresa sus condolencias? Cara de asco.

Y cara de asco tiene hasta que este se muda en sorpresa con el regreso de su sobrino Lancel, el rubiales medio lelo, escudero del rey Robert, al que se zumbaba mientras Jaime estaba por ahí de picos pardos y que le ayudó a asesinar a su esposo. Lancel se ha pegado un corte de pelo radical y ya no luce su melena lacia de estrella pop adolescente, ni tampoco viste ropas de niño rico, sino que lleva una túnica andrajosa que es el último grito entre los fanáticos religiosos.

Kevan Lannister, su padre, dice a Cersei que el chico se ha unido a los gorriones, un grupo de fieles que predican la Fe de los Siete y hacen voto de pobreza, algo así como los jesuitas, pero con un extra de lavado de cerebro.

Lancel pide perdón a Cersei por los pecadillos que cometieron en el pasado ("Ya igual que quede en familia", que decía Honey Wilder en Private Teacher) e intenta animar a su tía para que se una a su club de tragaavemarías. Cersei se ríe. No es fácil imaginársela interesándose en la religión si no es por el vino que guardan los curas en la sacristía, pero yo me andaría con ojo. Un fanático religioso que conoce tus mayores secretos no es algo que deba tomarse a la ligera.

No podía haberse unido a una de esas órdenes religiosas que destilan cerveza, ¿eh?

En la intimidad de sus aposentos, el Caballero de las Flores juguetea en la cama con Olyvar, el escort de lujo al que Meñique dejó a cargo de su negocio y cuyo culo esculpido nos acompaña desde la tercera temporada.

Loras muestra a su nuevo cher ami una curiosa marca de nacimiento que tiene en el muslo y que, en opinión de Olyvar, tiene forma de Dorne, aunque a mí se me parece más a la nave estelar Enterprise ocultándose de los borg en la nebulosa Paulson. De todos modos, si yo tuviera esa marca, al primero que se la enseñaría es a un médico para que la examinara, no a ningún amante. Tiene pinta de ser cancerosa.

Una imagen mucho más agradable que la que podría haber escogido.

Margaery entra en el dormitorio justo cuando la pareja se mete en faena, y su cara es un poema que pasa de la sorpresa a la indignación a, tal vez, el interés. Sin embargo, parece ser que un trío adúltero incestuoso es el límite que la serie no se atreve a sobrepasar, y Margaery se limita a echar a Olyvar del dormitorio y reñir a su hermano por su falta de discreción. Loras no está preocupado porque en la Fortaleza Roja todo el mundo sabe que pierde más aceite que la furgoneta de Locomía y, además, con Tywin criando malvas, su compromiso con Cersei puede considerarse anulado.

Sí, la cosa pinta bien para la familia Tyrell, tanto que es hora de que comience la fase 2 del plan de Margaery: echar a su futura suegra de Desembarco del Rey. Para ello necesitará el reloj del abuelo, un pollo de goma, una piedra lunar...

Esto debería ser muy violento, pero no lo es.


En el Valle de Arryn


Petyr "Meñique" Baelish y Sansa Stark, luciendo su recién estrenado look gótico y aún haciéndose pasar por la hija bastarda del nuevo señor del Nido de Águilas, dejan al lechuguino Robin Arryn a cargo de Lord Royce (uno de los nobles a los que conocimos en este episodio) para que haga de él un Hombre de VerdadTM, aunque a la vista de las habilidades como espadachín del recién destetado, la tarea va a ser tan fácil como replicar el David de Miguel Ángel con plastilina Jovi.

Con un peso menos encima, Petyr y Sansa abandonan el Valle en dirección oeste escoltados por una decena de soldados. ¿A dónde van? Nadie lo sabe. Las novelas no han llegado tan lejos y cualquiera que eche un vistazo a un mapa de Poniente se dará cuenta de que decir que van al oeste es tanto como decir que no van a mudarse de continente. La única pista que tenemos es que Meñique dice que el lugar está tan lejos que ni siquiera Cersei podrá poner a Sansa las manos encima. ¿Australia tal vez?

Fans de Ann Rice.

No muy lejos de allí, Brienne está de un humor de perros porque Arya prefirió seguir viajando por su cuenta y convertirse en una máquina de matar a dejarse proteger por ella, y así no hay forma de guardar un juramento. Si la cosa sigue así, al final tendrá que cambiarle el nombre a la espada que le regaló Jaime por Deverdadqueintentoguardarmisjuramentos.

Pod, que es un optimista sin remedio, le recuerda que aún pueden encontrar a Sansa Stark. ¿La misma Sansa Stark que acaba de pasar de largo en un carro acompañada de uno de los mayores judas de los Siete Reinos? Claro, ¿por qué no?

-Alégrese, mi señora.
-¿Por qué?
-¿Os suena Lady Corazón de Piedra?
-No.
-Por eso.


En Pentos


En una mansión con vistas a la playa en la que no me importaría pasar mis próximas vacaciones y a la que incluso me mudaría ahora mismo a ver si con el sol se me pasa este estúpido resfriado, Varys la Araña saca a Tyrion Lannister del "p*** cajón" en el que ha cruzado el Mar Angosto, liberando así la barba más épica de los Siete Reinos, una barba hirsuta y descuidada, tan viril que incluso Fisto la envidiaría.

Unboxing: Tyrion Lannister.

Tyrion está hundido y asqueado de la vida como nunca lo había estado antes, incluso más que aquella vez que le picaron un millar de mosquitos y se cayó a un río, y no me sorprende. Nadie estaría de buen humor después de haber estrangulado a su media naranja, matado a su padre y haberse convertido en un fugitivo de la justicia al que su propia hermana quiere cortar cabeza. Y tampoco creo que haber tenido que sacar su mierda por los respiraderos del "p*** cajón" haya ayudado a mejorar su ánimo.

Varys dice a Tyrion que están en la casa de Illyrio Mopatis, el mercader ricachón con el que la Araña lleva conspirando desde la primera temporada para reinstaurar a los Targaryen en el Trono de Hierro. "Poniente necesita ser salvado de sí mismo", dice el eunuco. La gestión de Robert Baratheon no fue todo lo justa y sabia que cabría desear y cuanto menos se diga del breve reinado de Joffrey mejor, así que el eunuco aspira a sentar en el trono a un rey que traiga paz y prosperidad a los Siete Reinos por primera vez en muchos años.

Tyrion responde bebiendo vino, potando y bebiendo más vino. Yo tampoco estaría muy parlanchín después de un viaje tan largo en clase turista, sobre todo si no me han dejado llevar mi pasta de dientes.

Al menos ya tiene algo en común con su hermana.

A pesar de todo, Varys aún cree que Tyrion reúne las cualidades necesarias para ser un gran gobernante: instinto político y compasión. Pero como nadie respetaría a un monarca que necesitase un taburete para alcanzar el trono, le ofrece una alternativa: acompañarle a Meereen para ofrecer sus servicios como consejero a Daenerys Targaryen. Eso, o puede emborracharse hasta morir.

El Gnomo solo hace una pregunta: "¿Creéis que puedo matarme bebiendo camino de Meereen?".

Sea o no Tyrion uno de vuestros personajes favoritos de la serie (lo es en mi caso), lo cierto es que el pequeñín tiene mucho sentido común y conocimiento que aportar al equipo de la Madre de Dragones, y no puedo esperar a que llegue el momento en que ambos se encuentren. Ojalá el hígado le aguante hasta Meereen.


En Meereen


Un grupo de inmaculados derriba la estatua dorada de la arpía que coronaba la cúspide de la Gran Pirámide, incumpliendo unas veinte de normas de seguridad y salud en el proceso. Apuesto a que si no fueran todo efectos digitales, jamás habrían dejado a los actores colocarse tan cerca de donde cae la estatua, por poner un ejemplo.

Concluido el trabajo, el doble cachas de Gusano Gris abandona a sus compañeros y se dirige a un burdel. Por un momento, pensé que nos habían dado el cambiazo como ocurrió con Daario, pero Rata Blanca solo es un inmaculado más con nombre de grupo de heavy metal argentino.

Una prostituta morena con el pelazo cardado a lo Mel B acuna al inmaculado y le canta una nana, que es todo el placer al que un guerrero puede aspirar cuando carece de "membresía" de cintura para abajo.

La verdad es que si uno deja de prestar atención a los cuerpos esculturales que hay en pantalla y se detiene a pensar un momento, la vida de los inmaculados es bastante triste. Niños arrancados de sus familias, mutilados, convertidos en guerreros... Casi me entran ganas de asociarme a UNICEF. Por suerte, mi corazón es negro como la brea y me puedo conformar con haberlo pensado sin sentir remordimientos.

-Din dan, din don dan, campanitas sonarán...

Y ahora que ya nos hemos conmovido un poco, es momento de cortar por lo sano y despachar a nuestro nuevo amigo Rata Blanca.

Tan pronto como el inmaculado se relaja en brazos de su amiga de moral laxa, un asesino con máscara de arpía le rebana el pescuezo como a un gorrino.

¡Pechotes y sangre en menos de dos minutos: el pack definitivo de Juego de Tronos!

Selfie.

El consejo privado de Daenerys se reúne para discutir sobre el despiadado asesinato. La incorporación al equipo de un liberto llamado Mossador no consigue hacerme olvidar que ahora Ser Jorah no forma parte de él. La temporada acaba de empezar y ya echo de menos su patetismo servil. Quiero que vuelva el rey de la Friend Zone.

Dany ordena que Rata Blanca sea enterrado con honores y públicamente (aunque tampoco pasa nada si su nombre no figura en la lápida) y que se dé caza a los culpables, un grupo de insurgentes enmascarados que no están de acuerdo con la política antiesclavista de la nueva reina y que se hacen llamar los Hijos de la Arpía. Y es que Danny ya debería saber que una cosa es conquistar una ciudad y otra muy diferente gobernarla. Por eso, los expertos en el arte de la guerra pensamos que lo mejor en estos casos es ganar, tomar todo lo que haya de valor, matar hasta al apuntador, arrasar la ciudad hasta los cimientos y volver a casa, porque no suele haber represalias cuando no queda nadie para vengarse.

¿Asesinos enmascarados? ¿Qué es esto?, ¿un slasher de los años ochenta?

Mientras los inmaculados se pertrechan para patrullar las calles, Missandei, recién llegada de su "creíble" papel como hacker informática en A todo gas 7, pregunta a Gusano Gris por qué razón frecuentan los inmaculados los burdeles si es evidente que, y no hay forma de expresar esto educadamente, nunca van a poder disfrutar del servicio completo.

Gusano Gris, en su línea habitual, marca la casilla de no sabe/no contesta y se marcha.

Me gustaría entender qué ve una chica soltera, guapa y con idiomas como Missandei en Gusano Gris. No es que el chaval me caiga mal, pero tiene un nombre espantoso, es más soso que Iniesta anunciando helados Kalise y no va precisamente bien equipado para determinados trabajos. Debe de ser por el uniforme.

A veces los perfiles de Meetic engañan.

Daario Naharis y Hizdahr zo Loraq (no sabéis cuánto me gustan estos nombres tan sencillos de recordar y escribir) regresan de Meereen tras haber restablecido el orden a Yunkai. No me acordaba ni de que estaban en ello, pero, eh, ¡enhorabuena! ¡Misión cumplida! Yuju.

Después de reportar sobre su triunfo, Hizdahr pide a Daenerys que considere la posibilidad de reabrir los reñideros, "donde los esclavos luchaban a muerte", para contentar a los antiguos amos de Meereen; pero ella rechaza la petición porque nunca fue muy fan del Pressing Catch.

"La política es el arte del compromiso, majestad", dice Hizdahr.

"No soy política, soy reina", contesta Dany con una ridícula sonrisa de autocomplacencia.

Al principio de la serie no me imaginaba una candidata mejor que la khaleesi para ocupar el Trono de Hierro. Valiente, bondadosa, inspiradora... Pero hay que decir que la chica se está cubriendo de gloria desde hace ya bastante tiempo. Y es que por estúpida o bárbara que le parezca una tradición, sigue siendo una tradición, y uno no puede ocupar un país extranjero, apoltronarse en el trono y cambiar la cultura y los hábitos de la gente de la mañana a la noche y esperar que encima le aplaudan. Eso es lo que haría Estados Unidos.

Además, yo quiero ver las peleas a muerte de los reñideros.

-Ya he visto Spartacus, gracias.

Por la noche, después de darse un revolcón con Daario, Dany, que ahora se cubre los pechos con recato porque Emilia Clarke ya no quiere salir en cueros en la tele, se queda descolocada cuando su amante bandido le dice que debería reconsiderar la petición de Hizdahr. Daario le cuenta que él mismo ganó su libertad luchando en los reñideros, labrándose un futuro prometedor al tiempo que esculpía su culo de atleta, y que gracias a ello llegó a donde está ahora: en la cama con la 11ª mujer más sexy del planeta según la revista FHM.

Daario dice que si Dany quiere demostrar su fuerza a sus enemigos y, de paso, el presupuesto holgado de la serie, debería sacar a pasear sus dragones. Daenerys, muy a su pesar, admite que no puede controlarlos. Daario le contesta que una reina de dragones sin dragones es una reina de chichinabo.

-Agradezco tu sinceridad, Daario. Hoy puedes dormir en el sofá.

Incitada por la conversación con Daario, la khaleesi visita las catacumbas donde encerró a Viserion y Rhaegal al final de la temporada anterior. Si esto fuera una peli de terror, en este instante Dany sería la tía buena que baja al sótano oscuro y repleto de instrumentos de tortura y se olvida de encender la luz mientras el público se lleva las manos a la cabeza.

Los dragones le dan un susto de muerte y a Viserion le falta un pelo para arrancarle la cara de una dentellada. Ella intenta apaciguar a los airados lagartijos, pero sus dragones no están de humor para carantoñas y amenazan con convertirla en un filete muy pasado. Dany decide que no es el el mejor momento para comprobar si su piel sigue siendo ignífuga y sale por patas.

Si esperaba castigar a los críos en su cuarto sin motivo y que la recibieran con los brazos abiertos, es más idiota de lo que pensaba.

Me sé de dos que se van a quedar sin merienda.


En el Castillo Negro


En el patio, mientras Fantasma remolonea sin despilfarrar el presupuesto para efectos especiales y Jon Nieve entrena al crío huérfano que mató a Ygritte (sin rencores, eh), Sam habla con su novia Elí sobre las próximas elecciones a Lord Comandante de la Guardia de la Noche.

Al parecer, Alliser Thorne, que sobrevivió al ataque al Muro, es el candidato con más posibilidades de llevarse el gato al agua y, dado que odia a los salvajes, su victoria pondría a Elí y a su bebé en una posición muy incómoda. Incómoda en plan colgada de un árbol, o con la cabeza a varios metros del cuello.

Quizá Sam debería hacer campaña por su propio candidato.


Melisandre interrumpe la instrucción apareciendo de la nada y dice a Jon que el rey Stannis lo espera en lo alto del Muro. Si yo fuera Stannis, preferiría reunirme en un sitio que tuviera cuatro paredes, asientos y una chimenea; pero, desde el punto de vista del director de fotografía, el Muro es un enclave mucho más dramático y espectacular para rodar una escena. Por cierto, según mi hermano, técnicamente el nombre apropiado es muralla, no muro. Arquitectos...

Durante el ascenso, Melisandre utiliza el viejo truco de "siempre estoy caliente porque soy una sierva del fuego y el Señor de la Luz vive en mí" para engatusar a Jon, visiblemente incómodo, y luego le pregunta a bocajarro si es virgen, que no es la clase de tema de conversación que uno espera que surja en un ascensor. Tampoco es que puedan hablar del tiempo, claro, porque en el Muro siempre hace el mismo frío de mil demonios. Jon, monosilábico, responde que no, y a Melisandre le alegra saberlo. Esta mujer es una devorahombres y cuando ocurra lo que tiene que ocurrir, diré que se veía venir.

Este ascensor soporta el peso de hasta siete personas, pero no la libido de una sacerdotisa roja.

Al llegar a lo alto del Muro, Stannis recuerda a Jon que los traicioneros Bolton son ahora los señores de Invernalia, preparando el anzuelo para próximos episodios, y luego le dice que planea ofrecer a los salvajes que se unan a su ejército para reconquistar el Norte. A cambio les ofrecerá libertad y tierras en las que asentarse, tener hijos y vivir una vida anodina sin mamuts ni gigantes.

No obstante, antes de eso, Stannis quiere que el Rey-más-allá-del-Muro se arrodille ante él, porque de este modo entiende que afianzará la fidelidad del pueblo libre. Y ahí es precisamente donde entra Jon Nieve, que tendrá que convencer a Mance Rayder de que se baje los pantalones antes del ocaso. ¿Por qué antes del ocaso? Oh, por nada en particular, solo que así es más emocionante.

-Me gusta reunirme aquí arriba porque así no se sabe si tengo caspa o solo es nieve.

Jon visita a Mance en su celda y le advierte que si no se postra ante Stannis, lo quemarán vivo. El Rey-más-allá-del-Muro dice que respeta al autoproclamado rey del sur (igual que Jon a él, él a Jon, y Stannis a ambos, porque todos andan sobrados de respeto), pero que agachar el lomo iría en contra de sus principios y, aunque le horroriza formar parte tan activa de una barbacoa, se niega a arrodillarse y perder el respeto de sus hombres. Además, le duelen las rodillas.

Sin embargo, y por el mismo motivo, a Mance le preocupa que sus hombres lo recuerden por sus últimos alaridos de agonía en lugar de como el gran líder que fue. ¿Habéis oído a una langosta gritar al sumergirla en agua hirviendo? No, ¿verdad? Pues Mance no es una langosta. Y los principios están muy bien hasta que uno empieza a arder con ellos.

Es difícil mantener la cabeza alta con esa papada.

Al ocaso, los hombres de Stannis, sus prisioneros y la Guardia de la Noche se congregan en el patio alrededor de una pira para celebrar la que promete ser la barbacoa más deprimente de la historia de Poniente. Stannis ofrece a Mance una última oportunidad de salvar su vida, pero el Rey-más-allá-del-Muro no da su brazo a torcer. Su contrato con HBO ha terminado.

Melisandre suelta un discurso sobre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, bla-bla-bla, rollo-rollo, y enciende la pira. Jon, que aparentemente es un blando y no soporta el espectáculo, se marcha.

El fuego se extiende y Mance está a punto de soltar un berrido a lo Bruce Dickinson, quedando como un cobarde delante del pueblo libre (porque un hombre de verdad no grita ni aunque se le derritan los globos oculares), cuando de pronto, ¡ZING!, una flecha se le clava en el corazón y le libera del martirio.

¿Green Arrow al rescate? No. ¿Ojo de Halcón tal vez? Tampoco. ¿Legolas? ¡Que no, leñe! Su salvador es Jon Nieve en el papel de héroe misericordioso.

-Gracias, supongo.


Conclusión


Típico, pero disfrutable comienzo de temporada, sin grandes sobresaltos ni sorpresas. La producción mantiene su grandísimo nivel mientras los personajes de siempre se colocan sobre el tablero para afrontar nuevos conflictos en una temporada que promete distanciarse más que nunca de los libros.

11 comentarios

  1. La serie empieza de forma tranquila, no sé si el flashback de Cersei servirá como ejemplo y a partir de ahí, darán, se inventarán más flashback, sería una buena idea mientras Martin termina de una puñetera vez el libro.
    Espero que el viaje de Tyrion no sea tan largo y anodino como en los libros y Dani deje de meter la pata una y otra vez, y esperemos que les den mucho protagonismo a las hijas de la Víbora.

    En el caso de Gusano Gris y Misandei puede ser que a ella le vaya el rollo exótico y quiera probar cosas, o puede que le gusten eunucos y musculosos.

    ResponderEliminar
  2. No me esperaba que la escena de la bruja tuviera spoilers.

    En cuanto lo de Gusano Gris y Misandei... ¿como de castrado está el primero? Oí un rumor que decía que sólo le cortaron las joyas, que conservó el pajarito debido a que tenía un color inusual y que por eso le llaman Gusano Gris.

    ResponderEliminar
  3. Medio guango, pero concatenante inicio.
    La dosis de tetas para el éxito(vaya prostitutas de esas épocas, se tomaban a pecho su trabajo poniéndose en forma).
    Los inmaculados después de todo son "masculinos" y tienen su corazoncito.
    A gusano gris lo quieren las mujeres porque supongo que no habla, sabe escuchar, no piensa sólo en sexo, la protege y está cachas.
    Ya están sembradas las semillas con cada personaje, listos para desarrollar su historia en los capítulos venideros...esperando le den reflectores a los otros hermanos Stark y demás personajes, todo a su tiempo.
    Pues se ve prometedora la temporada; estupenda entrada Guybrush.

    ResponderEliminar
  4. No está mal el comienzo, como hace ya año y medio que me terminé los libros tengo recuerdos vagos pero por supuesto que no me los volveré a leer y me quedo con la serie.
    Si tengo que elegir sobre la última visión de gran Tywin Lannister, sin duda le prefiero yacente con esas piedra ridículas por ojos en lugar de en el cagadero echando mierda y sangre a partes iguales, así que no deberías ser tan crítico con los rituales funerarios de desembarco del rey.

    A mi lo que más me gustaba de los libros eran los flashbacks de los últimos años de reinado de los Targaryen y cómo lo vivieron los personajes, me ha molado lo de Cersei niña hablando con la bruja.

    Me ha sabido a poco, la semana que viene 40.000 palabras en lugar de las 4.000 de siempre.

    ResponderEliminar
  5. Hola Brocha,

    Qué alegría volver a ver tus reseñas de GOT! No tenía claro si ibas a comentar capítulo a capítulo, o ibas a hacer un refrito, o simplemente pasar….lo digo por lo de que filtraron los 4 primeros....pero me alegro de que vayas uno a uno, comentando la chicha…

    En fin, al lío...cada día me cae peor Daenerys, por favor, ¿pero cuántos asesores necesita esta muchacha para atarse las sandalias? Cada vez que dice algo hay 5 ó 6 personas que le tienen que explicar por qué lo que ha dicho no está bien, así, despacito, para que lo digiera, dentro de poco le van a poner un teatro de marionetas. Si no es capaz de gobernar una ciudad, cómo se plantea gobernar los 7 reinos? Ah, sí, porque no le va a hacer falta, Varys lo hará por ella…un trono de hierro con una reina de paja, mala mezcla.

    Si tienes 3 dragones ¿cómo no es tu prioridad entrenarlos? de verdad, ¿encadenarlos en una mazmorra era una opción?…ZOPENCAAAAAA!!!

    Meñique será un Judas pero si tuviese 3 dragones el libro sería un folletín de un solo libro…

    En fin, que esta temporada promete un montón…..y que da gusto leer tus reseñas, aunque no estemos en el mismo lado del tablero (Tyrion, sirviendo a la rubia..puff..me esperaba más de él, ale, ya lo he dicho! Je).

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Vaya, pensaba que no ibas a ponerte con Juego de Tronos pero veo que al final no has defraudado con tu cita ineludible. Durante mas de un mes vas a estar hipotecado con un único tipo de articulo, me temo!!!

    Respecto al capitulo, como tu bien indicas ha sido todo calmado, mas para ir situando cada trama que otra cosa. Ha estado interesante sobre todo por ver como se halla cada personaje tras los acontecimientos gordos acaecidos.

    Respecto de lo que me ha llamado la atención: esa bruja tan buenorra no me la esperaba, se ve que la política de pibones en la HBO hay que cumplirla a rajatabla, en -desembarco del Rey nos espera pelea de lagartas entre Cersei y Margarye, Daenerys y el politiqueo de Meeren empiezan ya a cansar (hasta es mas entretenido el romance entre Gusano Gris y Missandei), me ha dado pena la muerte de Mance Ryder, otro para la pila de muertos y ya veremos cuanto tarda Tyrion en llegar ante la Khaleesi, esperemos que no mucho.

    Pues eso, buen resumen. Ganas de leer el siguiente. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Ya he llegao a un punto en el que prefiero seguir la serie por los artículos de brocha.
    Haz lo mismo con Black Sails !

    ResponderEliminar
  8. El capitulo estubo bien sin más , la serie y los libros se han distanciado desde la anterior temporada y todo indica que ira ha peor , lo siento por los fans de los libros pero mientras la serie sea entretenida a mi me vale

    ResponderEliminar
  9. Bueno, el clásico capítulo de recolocación de personajes.

    Los cambios con el libro comienzan, y no puedo decir que me apene mucho porque en el cuarto y el quinto hay algunos personajes que andan más que los protagonistas de El señor de los anillos.

    Eso si, me resulta curioso que en el flashback de Cersei no hayan metido cierta frase que la obsesiona por completo y que ayudaría a entender su odio hacia Tyrion (pero bueno, después de que no mencionaran a Tysha al final de la cuarta ya no doy estas cosas por sentado)

    pd: Cuidado con los spoilers, que yo no pierdo la fé de ver el epílogo de Tormenta.

    ResponderEliminar
  10. Mixtli: Podrían incluir unos cuantos flashbacks habida cuenta de cuánto material para escoger hay en los libros, pero dudo que sea un recurso del que vayan a abusar. El flashback de Cersei es importante para justificar sus acciones en esta temporada. Más allá de eso solo podemos especular.

    Anonimatus: Tu historia sobre el pajarito de Gusano Gris me horroriza. ¿"Color inusual"? Brrrr... Siento escalofríos.

    M@nchitas: ¿Las mujeres quieren hombres silenciosos? Eso es nuevo. Tendré que ponerme al día.

    Doctor Müller: 40.000 palabras son muchas palabras. ¿Qué tal 5.000? Podría regatear hasta el fin de los tiempos.

    Helena Niño: Me parto con tu comentario de las sandalias, qué razón tienes. En cuanto a Meñique, creo que no sabría qué hacer con un solo dragón, mucho menos con tres; no todo el mundo puede domarlos.

    JoakinMar: Me he puesto, y de momento con mucho ánimo. La muerte de Mance me habría dado más pena si el personaje hubiera aparecido más en la serie, pero ha tenido poca presencia. Lo recuerdo más incluso por su papel de Julio César en Roma, y ha llovido desde que vi esta serie.

    ruben fernandez: Ya hago más recapitulaciones de las saludables. Si pudiera multiplicarme, haría más, pero no puedo. Aún.

    Alberto Blanco: No comparto que por distanciarse de los libros la serie vaya a peor. Va. Y ya veremos a dónde.

    eter: Ojo con la profecía, que Tyrion no es el único hermano pequeño.

    ResponderEliminar
  11. Que bien! Ya echábamos de menos las sangrantes reviews de GoT! Gracias por los articulacos. Tendrías que editar un libro, aunque con tu prosa fluida sería como las páginas amarillas de China!

    ResponderEliminar