13 de abril de 2015

Masters of the Universe: The Clash of Arms


Los que seguís el blog desde hace tiempo sabéis de sobra que de pequeño besaba el suelo que He-Man pisaba con sus botas de pelo de conejo. Pero reconozco que no todo lo relacionado con los Masters del Universo era bueno, aunque a mí me lo pareciera. Los muñecos desde luego lo eran; tenían diseños muy originales que fusionaban lo mejor de Conan el Bárbaro y Flash Gordon, así como gimmicks variados y chulos: unos Masters lanzaban agua, otros se partían por la mitad, otros olían mal...

La serie de dibujos animados, en cambio, era un insulto a la inteligencia, algo que deberíais tener bastante claro después de todos los episodios que hemos repasado juntos (ejemplo 1 y ejemplo 2). Es cierto que la biblia de la serie era sobresaliente, con una mitología compleja y fascinante, pero la censura y las constricciones de la animación resultaron fatales para ella.

En cuanto a los cómics, había de todo, desde historietas con gran carga dramática hasta mediocridades infantiles, aunque a su favor diré que la mayoría eran bastante entretenidos. A los mini-cómics que acompañaban a los muñecos no podía exigírseles más que eso, e incluso los peores tenían la virtud de hacer que los muñecos que aparecían en él te parecieran populares y quisieras tenerlos todos. El mini-cómic que comentaré hoy, por ejemplo, incluía juguetes por el precio aproximado de 15.000 pesetas.

The Clash of Arms se publicó con la serie 3 de juguetes de Mattel, en 1983, y es el mini-cómic que mejor recuerdo de todos los que llegué a leer alguna vez. Si me preguntáis por mi favorito, aseguraré que es este.

La prueba definitiva de lo bueno que es este mini-cómic es que su autor no quiso firmarlo, porque en el fondo sabía que jamás podría superar este trabajo y temía que el resto de su vida le dijeran: "Sí, este nuevo cómic tuyo no está mal... Pero no es tan bueno como aquel mini-cómic que dibujaste para los muñecos de los Masters del Universo".

Vale, lo admito, quizá no sea una obra maestra. La trama es tan sofisticada como la ropa interior de He-Man y los dibujos, sin ser una castaña, tampoco son para tirar cohetes. Algunos incluso dirán que es un bodrio de historieta. ¡Pero es un bodrio cargado de acción! Y su protagonista, Fisto, era uno de mis Masters favoritos.

A Fisto le priva el morado.

Ese hombretón que veis en la imagen de arriba es Fisto y no creo que haya nada en él que no pueda gustarme. No solo es la barba, epítome de la virilidad que abriga el rostro en invierno y puede transformar un semblante serio en duro, sino también el enorme guantelete de lamas de metal.

"Golpea con su poderoso puño, experto en la lucha sin armas", decían los catálogos. Sí, Fisto era la clase de hombre que se enfrentaba al mal con nudillos de acero, no con espadas mágicas ni armas láser.

Antes de convertirse en el hermano mayor de Man-At-Arms en la serie de Mike Young de 2002, Fisto también tenía cierta aura de misterio. ¿Era su mano derecha así de nacimiento, una mutación de tantas que proliferaban entre las gentes de Eternia, o es que Fisto compró el guantelete en las rebajas y no había ninguno de su talla? ¿Se trataría de un trofeo ganado a un adversario mucho más grande que él y, si es así, de qué tamaño sería su carajera? ¿Con qué mano le daba Fisto al candelabro? ¿Necesitaba mantenimiento?... Pero no haré más preguntas. Llevo escritas casi novecientas palabras y aún no he comenzado a hablar del cómic en cuestión.


Ahí tenemos a Fisto, pronunciando palabras en negrita y patrullando a lomos de su caballo Stridor la Gran Muralla para asegurarse de que ningún malvado cruza la frontera del reino. Esta es una parte oscura de la historia de Eternia, pero es cierto que las leyes anti-inmigrantes del rey Randor son más duras que las texanas. De hecho, a Skeletor lo deportaron al Hemisferio Oscuro por ser demasiado sexy. En cierta medida, lo entiendo. Llevar las piernas e incluso el ombligo al aire forma parte de la tradición de Eternia, pero ir enseñando el cráneo es de un descoco y una impudicia imperdonables.

Por otro lado, es admirable que Fisto decida posar para la portada de Muscle & Fitness en lugar de sujetar las bridas incluso cuando su montura se yergue sobre los cuartos traseros. Mirando mejor la viñeta, también es verdad que no parece que Stridor tenga bridas por ninguna parte. Pero si tuvieron que elegir entre ponerle bridas o armas láser montadas en la espalda y la grupa, tomaron la decisión correcta. Stridor es mitad caballo, mitad máquina, todo montura heroica. Eso sí, el juguete era una castaña porque apenas sí movía las patas.


Si grandes guerreros como Fisto tienen que dedicar su tiempo a quitar hierbas muertas, quizá el rey Randor debería replantearse esas políticas fronterizas suyas de las que hablábamos antes. Eternos necesita más mano de obra barata y menos héroes pluriempleados.

Cuatro guerreros diabólicos salen de entre unos matojos anunciando su ataque a grito pelado desde al menos una decena de metros de distancia. Es triste, pero nadie les ha enseñado en qué consiste una emboscada. Por suerte para ellos, Fisto carece de reflejos y no huye al galope.

Clawful, el hombre cangrejo, da órdenes a sus compañeros: Jitsu y Webstor se ocuparán de Fisto, y Clawful y Triklops de Stridor. Sin embargo, tan pronto como Jitsu derriba a Fisto del jumento mecánico con un golpe de karate, Webstor decide ir a su bola y utilizar su arpeo para atar las patas de Stridor. Yo tampoco sería partidario de obedecer a un tipo que huele a langosta fresca.

Fisto, inmovilizado por el único asiático de Eternia, se da cuenta de que sus enemigos los superan en número y apremia a Stridor para que huya y busque ayuda. ¡Corre, Lassie, corre!


Stridor derriba a Clawful, Triklops y Stridor a coces y se marcha al trote. ¿De verdad es necesario que pida ayuda? ¡Si ni siquiera ha utilizado sus armas láser y el 75% de las fuerzas del mal están despatarradas en el suelo con menos dientes de los que tenían cuando comenzó esta historieta!

Los guerreros diabólicos llevan a su prisionero a la Montaña de la Serpiente, que, curiosamente, no es la siniestra guarida de juguete que venía con aquel micrófono con forma de cabeza de lobo que modulaba tu voz para que sonara ininteligible terrorífica, sino el pico con la serpiente gigante enroscada de los dibujos animados de Filmation. Apuesto a que este mini-cómic no pasó por las manos del departamento de marketing de Mattel.

Skeletor pregunta a sus sicarios qué premio le han traído, ja, ja, ja, lo cual no tiene mucho sentido porque Fisto está justo delante de sus narices, arrodillado y atado de brazos. Es bueno saber que uno puede padecer miopía sin tener globos oculares. Y quizá no debería haber utilizado la expresión "delante de sus narices". Skeletor es muy sensible con este tema.

El líder diabólico se dirige a Evil-Lyn, de pie a su lado (comprendo que Skeletor no comparta el trono, pero podría ponerle un taburete al menos), y le pregunta qué le place hacer con su prisionero. Todos somos adultos y sabemos que una mujer tiene necesidades, igual que cualquier hombre, y dado que Fisto está dotado de un puño enorme...


¡Que luche por su vida en el Círculo de la Muerte!, dictamina la diosa diabólica. Honestamente no entiendo la obsesión de Evil-Lyn por las formas circulares de la muerte. Aquí es el Círculo de la Muerte; en la reciente colección de cómics de DC, el Caldero de la Muerte... Debería buscarse algún hobby, como cocinar o bailar salsa.

Skeletor demuestra que él también ha leído la descripción que venía en la caja del muñeco al reconocer a Fisto como el maestro heroico en el combate cuerpo a cuerpo (hand to hand combat en el original en inglés, que tiene el doble de gracia) y le invita a probar su maestría enfrentándose al "terrible Clawful". Aunque para terribles de verdad, las rimas de Skeletor. ¿The awful Clawful? Por favor, que es el líder diabólico de Eternia, me esperaba algo más de él, una copla o una tercetilla al menos.


Fisto no consigue esquivar dos veces la monstruosa pinza de su rival, que le desgarra el peto dejando al descubierto un torso y un abdomen depilados. De un guerrero recio y garañón, de semblante tan adusto y varonil, me hubiera esperado que fuera un auténtico oso, como Zangief o el Superman de Byrne; pero si hay algo que he aprendido de los Masters del Universo es a mantener las expectativas bajas. Muy bajas. Bajísimas. Subterráneas.

Desde el suelo, Fisto ve a Clawful alzar su pinza monstruosa, preparándose para partirle el cráneo como parten los caparazones de los cangrejos más pequeños en las marisquerías. ¡Venganza crustácea! El guerrero heroico teme que haya llegado su hora, pero sus ojos se iluminan cuando ve un garrote tirado en la arena. Es una suerte que el servicio de limpieza del Círculo de la Muerte esté en huelga por recortes.

Fisto coge el garrote y, con un poderoso giro de brazo, arrea con él a Clawful. ¿Podría hacerle más daño atizándolo con su gran puño metálico? Tal vez, pero, como suele decirse en estos casos, ¡WHAM!


Clawful se lleva la pinza al morro dolorido y Skeletor, impaciente, clama que acabe con su rival. ¿Tan pronto?, si apenas hemos disfrutado del combate. Seguro que hay gente fuera que todavía está buscando plaza para su Roton o su Tiburón de Ataque en el aparcamiento.

Fisto mantiene la calma y aguarda a que sea su adversario quien cargue contra él, esperando al último instante para bloquear su pinza con el garrote. Alguien aprendió todo lo que sabe de lucha viendo a Luke sobrevivir al rancor en El retorno del Jedi.

"¡No puedo cerrar mi pinza de aplastar!", exclama Clawful.

¿No os parece adorable que haya bautizado a su pinza como "pinza de aplastar"? Bendito crustáceo.

A Fisto le traen sin cuidado los problemas logísticos de su rival y lo manda a paseo de un mamporro tan demoledor que rompe la barrera del sonido. Por eso no veis ninguna onomatopeya.


Evil-Lyn dice que los problemas de su prisionero no han hecho más que empezar, y Fisto se vuelve justo a tiempo para detener un ataque a traición de Jitsu. Un estúpido ataque a traición, añadiría yo. ¿En qué momento decidió Jitsu que sería buena idea golpear a su contrincante con su mano desnuda pudiendo hacerlo con su guantelete de lamas doradas? "Thwaackkk" es sin duda el sonido de los huesecillos de la muñeca y los tendones del antebrazo de Jitsu destrozándose contra el gran puño metálico de Fisto. Por otro lado, tampoco creo que averigüemos por qué Mattel sacó dos muñecos prácticamente idénticos y decidió que el asiático fuera el malo. ¿Me quita eso el sueño? No.

Fisto no se deja sorprender una segunda vez y envía a Jitsu a por uvas de un guantazo. ¡POW!


Por favor, Jitsu, deja de humillarte o nadie querrá comprar tu muñeco.

La incompetencia de sus sicarios pone a Skeletor y Evil-Lyn de los nervios, y un nuevo rival salta al ruedo: ¡Whiplash!, el guerrero diabólico que lucha agitando la cola.

"¡Skeletor enfadado! ¡Yo poner fin a ti!", dice, demostrando una inteligencia a la par de las setas silvestres y los hongos unicelulares.

Perdón, sé que no debería burlarme de Whiplash, sobre todo habida cuenta de su... condición. Y es que si esta no es la cara de un subnormal, no sé qué es:

Mamá siempre decía...

Todos deberíamos aprender de Skeletor y felicitarle por defender su plan de igualdad de oportunidades y garantizar el derecho al trabajo de los monstruos discapacitados.

Fisto, que hasta ahora había mostrado un temple envidiable, se encoge sobre sí mismo y empieza a dar vergüenza ajena. ¿A estas alturas tenemos que creernos que le da más miedo un hombre lagarto que un hombre cangrejo? ¡¿Pero qué diferencia hay?! Si incluso los mejores amigos de Fisto son aberraciones de la naturaleza: Buzz-Off, el hombre abeja; Trompo, el hombre elefante; Moss Man, el hombre ambientador; Mario Vaquerizo...


La tunda es de antología. En la primera viñeta a Fisto le desaparecen las piernas, en la segunda le cambia el guantelete de mano, y en la cuarta no lleva guantelete alguno.

Las leyes de la física suelen pasar Eternia de largo, pero nunca había visto una paliza que alterase la realidad de ese modo. He visto otras alteraciones de la realidad, pero no provocadas por una pelea.


Después de sacudirse la morrada padre, Fisto no tiene fuerzas ni para levantarse, pero sí para soliloquiar sobre su situación. ¿Desde cuándo unas costillas desmigajadas y unas vertebras trituradas han impedido a un héroe de Eternia seguir luchando? ¿Dónde queda ahora todo el desprecio de esta franquicia por el sentido común?

Fisto me ha defraudado, pero ¿será este su fin? ¡No!, porque mientras Skeletor y Evil-Lyn se teletransportan entre la base y lo alto del muro y se regodean riendo y agitando los brazos en alto, He-Man llega al Círculo de la Muerte a lomos del fiel Stridor, que ha avisado al campeón de Eternia del brete en el que se encontraba su heroico compañero.

La cuestión de cómo sabía Stridor dónde se habían llevado los guerreros diabólicos a Fisto es uno de esos misterios que nunca resolveremos, pero desde luego es una suerte que Stridor no sea solo un caballo robótico con armas láser montadas en la espalda y la grupa, sino un caballo robótico y parlante con armas láser montadas en la espalda y la grupa, porque de lo contrario He-Man hubiera tenido que interpretar sus relinchos. El animal aún tiene cierto deje caballuno en la voz, pero, a diferencia de Whiplash, sabe conjugar los verbos.

Cambiando de tema, es extraño que He-Man no lleve su Espada del Poder, el arma mística que le permite convertirse en el rubio nudista más poderoso del universo. Y no es que el hombretón sea tan confiado como para acudir desarmado al Círculo de la Muerte, ni este es uno de esos cómics en los que la Espada del Poder aparece y desaparece según se acuerde el artista de dibujarla, sino que...


¡Zapateta! ¡He-Man lleva una pistola láser (accesorio no incluido con el muñeco)! Sea quien fuere el autor, tenía muy claro que los héroes que desprecian el uso de armas de fuego son unos mariconchis.

Por cierto, es todo un detalle que el Círculo de la Muerte tenga una puerta gigantesca que comunica directamente con el exterior, sin vigilancia alguna, y por la que cualquier luchador puede salir caminando en caso de no querer seguir combatiendo.

Viendo que solo quedan cuatro páginas para que acabe la historieta, He-Man no se anda con rodeos.

"¡Suelta a ese hombre, Whiplash!", ordena el campeón de Eternia .

Antes de que Whiplash pueda plantearse sus alternativas, He-Man efectúa un disparo de advertencia, que, casualmente, acierta al guerrero diabólico en el centro del pecho. ¡ZAPPPP! Ale, ahora ya está advertido.

Skeletor dice una soplagaitez que leyó en la segunda edición del manual para señores del mal ("¡Has sellado tu propio destino, He-Man!") y ordena a sus soldados masilla que ataquen.



No suele haber muchos voluntarios cuando llega la hora de luchar contra un hombre que puede detener cometas en pleno vuelo con las manos desnudas, pero los soldados masilla de Skeletor ni siquiera tienen ocasión de bajar a la arena a recibir una somanta de palos. Este He-Man es más parecido a Harry el Sucio que al héroe moralista de la serie de Filmation, así que el primer soldado masilla cae de un disparo antes de moverse de su sitio. El hombre más poderoso del universo pregunta a Skeletor si tiene alguna idea más. Eso, cara de hueso, alégrale el día.

A Skeletor se le da bien maquinar, pero no tanto improvisar, y He-Man aprovecha su desconcierto para reventar a ráfagas láser el muro sobre el que se encuentra el palco de su archienemigo. Esta es la solución de He-Man para cualquier problema: golpearlo hasta que desaparece. ¿Quién dijo que los cómics no eran educativos?


Skeletor jura venganza (al Círculo de la Muerte aún le quedaban un par de buenos años para amortizarse del todo) y Stridor comienza a arrear coces a diestro y siniestro cual asno zamorano, tirando los muros abajo y causando gran estruendo y barahúnda. Echando la vista algunas páginas atrás, Webstor, Clawful y Triklops deben de tener unas mandíbulas de acero si sobrevivieron a las mismas coces que ahora están derribando una pared de piedra de un metro de espesor.

He-Man ayuda a su heroico amigo Fisto a levantarse y ambos aprovechan para hacer manitas. ¡No creáis que no lo he visto! Ahora no seáis tontos y besaos.

"¡Llegaste justo a tiempo!", le dice Fisto.

"¡Puedes dar las gracias a tu buen corcel, Stridor, por eso!", contesta He-Man. "Y ahora, niño, termina de leer este cómic y pide a tus padres que te compren a Stridor", podría añadir si quisiera vendernos el juguete de forma aun más evidente.


Del infame Círculo de la Muerte solo quedan los escombros y... un momento... ¡Esa estructura verde que se ve allí al fondo es el Castillo de Grayskull!

¿Cómo puede estar el Círculo de la Muerte al lado de la fortaleza de las fuerzas del bien, el hogar de la mismísima Hechicera, y que nadie haya movido un dedo hasta ahora para poner fin a los juegos mortales de Skeletor? Ya sé que casi nunca echan nada bueno en la tele y que el trabajo de la Hechicera no es de los que dejan salir a menudo de casa (salvo en forma de halcón, y luego la pobre se tira una semana con antojo de alpiste), así que todo entretenimiento que esté a su alcance es bienvenido; pero de ahí a permitir que se celebren combates a muerte en su mismo patio... ¡es un despropósito! ¡una infamia!

Mi mini-cómic favorito, señores. No sé por qué.

15 comentarios

  1. ¡¡Bien!! Vuelven los Masters del Universo al blog!
    Siempre me sorprende toda la mitología que creaban en MoU y vale, algunas cosas eran cutres pero mira, al menos se interesaban por su producto no como hacen ahora las empresas.
    A todo esto, ¿siguen vendiendo muñecos de las nuevas historias?

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja Mario Vaquerizo jajaja excelente entrada.

    ResponderEliminar
  3. No he podido encontrar de nuevo el primero de todos los minicómics, el de "He-Man y la Espada del Poder", pero en español, que en vez de estar narrado en pasado lo estaba en presente y con una traducción bastante libre y poética (con ella aprendí la palabra "esbirro") ¿Se llegaron a traducir más minicómics de MotU al español?

    ResponderEliminar
  4. Este mini-cómic también era uno de mis favoritos, vino de regalo con Whiplash, tras leerlo siempre me pregunté porque en el cómic tenía pantalones con los calzoncillos por encima y por qué Mattel no sacó un He-man Pistola Láser con frases de tipo duro.

    Creo que es bastante fácil explicar por qué Stridor pudo encontrar a Fisto, sólo tuvo que seguir el olor a langosta y taparrabos de piel o simplemente recibieron un mensaje de la Hechicera diciéndoles que Skeletor y los suyos estaban a unos cuantos metros del Castillo Grayskull.

    Stridor molaba mucho, le daba mil vueltas a Battle-Cat, no sólo corria más y podía cargarse edificios a coces, tenía lasers por delante y por detrás y no necesitaba mendigarle sus poderes a He-man.

    ResponderEliminar
  5. Yo tenía el muñeco de Whiplash pero como no salía en la serie, al menos hasta donde yo recuerdo (que no es mucho) no tenía ni idea de quién era.

    ResponderEliminar
  6. 900 palabras para un minicómic de 14 páginas, no está mal, poco a poco te irás pareciendo a Stephen King que cobra por cada palabra que emplea en sus obras pero sin cobrar.

    ¿Acaso soy el único que se de da cuenta de la relación homosexual entre Fisto y He-Man? ¿Qué es eso de cogerle por la cintura montado a la grupa de Stridor como si fuera su novio? Pues porque será SU novio (tórax depilado, barba arreglada, musculado.... todo encaja...).

    Un machote que se precie se agarraría a las armas láser montadas en la grupa de Stridor en lugar de agarrar con cariño al piloto/jinete por el regazo.

    Fisto salió del armario en el año 83 y yo tuve que esperar a los años 90 para que Estrella del Norte lo hiciera en Alpha Flight.

    Queremos más MotU´s señor Brocha.

    ResponderEliminar
  7. Enorme reseña. Lo que me he podido reir con tus comentarios. Está claro que los Masters del Universo son de las mejores entradas, que las haces con más mimo.
    Por cierto, la expresión de Skeletor (iba a poner careto, pero de eso él no gasta...) cuando el masilla de su lado recibe el rayado de He-Man suena a: "Hoy toca limpieza de taparrabos urgente"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Se me ha pasado responderte! Me alegra que te gusten estas entradas, pero que conste que hay muchas otras que hago con mimo. Estas sencillamente me resultan más fáciles de escribir.

      Eliminar
  8. A mi me vino ese cómic con Clawful, al que me gustaba morder la cabeza porque estaba blandita, como la de Stratos, e hizo que comprara a Jitsu y a Stridor (aunque mis padres se equivocaron y me compraron a Stalker, cosa que al principio me molestó y luego agradecí porque molaba mucho más). Además quería conseguir a Whiplash porque me parecía el más fuerte de los malos, pero nunca lo encontré :S

    Si este es tu mini cómic favorito seguro que es porque no has leído o no recuerdas el del Horda-Robot (que gran reseña podrías hacer de ese personaje) o el de Mosquitor, el cual, si no recuerdo mal, podía con He-Man y todo...

    ResponderEliminar
  9. Mixtli: Los Masters siempre volverán a este blog. Si por nuevas historias te refieres a los cómics de DC, creo que no hay muñecos de las nuevas historias. Pero sí hay nuevos muñecos con nuevos mini-cómics.

    ROKUROSS: Gracias.

    Domingo: Juraría que todos llegaron a traducirse al español, pero no sabría decírtelo con seguridad.

    Anonimatus: Me declaro fan incondicional de los pantalones naranjas de Whiplash. Yo siempre he sido más de Battle Cat, es uno de mis personajes favoritos.

    Juan Mendez: Whiplash salía bastante a menudo en la serie de dibujos de Filmation, incluso con un papel relevante en la "trama" y no solo como malo al fondo.

    Doctor Müller: Esos dos serán lo que sean, pero a ver quién se resiste a tocar los abdominales de He-Man.

    Aco: Estoy casi seguro de que he leído todos los mini-cómics. Y no me siento orgulloso. Esos en concreto los recuerdo bien, especialmente a los Horda Robots proclamando su invencibilidad para que luego su punto débil sea un botón rojo enorme en mitad del pecho y a Hordak volviéndose majete a más no poder por la influencia de las Torres de Eternia. La monda.

    ResponderEliminar
  10. Te tengo un secreto sobre Fisto: No lleva calzoncillos, esa es su "barba inferior". El pecho se lo depila por cosas de moda en eternia

    ResponderEliminar
  11. Una entrada de He-man y yo sin comentar, pardiez. Esto de tener el brazo roto me hace mas vago XD

    Me encanta que He-Man a su homologo de la película y vaya pistola láser en mano, lo de la hechicera ya la vale que tiene el coliseo al lado y si no recuerdo mal el castillo venia con torretas laser podia haberlas usado.

    Finalmente yo tenia a Jitsy y siempre quise a Fisto.

    ResponderEliminar
  12. buenas tipo , a la espera con ansias de que empiezes a comentar la nueva temporada de GOT

    ResponderEliminar
  13. Anónimo: True fact.

    Vladek: Espero que tu brazo se arregle pronto o que te lo cambien por un brazo de metal como el de Fisto. Muchas gracias por el esfuerzo extra.

    Alberto Blanco: Tendrás que esperar un poco más.

    ResponderEliminar
  14. También es mi mini cómic favorito!Venía con la figura de Jitsu.La verdad es que yo pedí a Fisto..pero ya se sabe..los padres no eran tan frikis como los de ahora.De todas formas disfruté mucho con esa figura..aunque me parecía más a un primo de M.R. T que a un japonés.También tuve a STRIDOR (los reyes de los 80 eran lo más) pero era la montura de HE-MAN.Por desgracia nunca tuve a Battle Cat...algo que todavía no he superado...GRAN ENTRADA BROCHAS!

    ResponderEliminar