8 de junio de 2015

Juego de Tronos: Matad al chico

Escribir sobre una serie de televisión en la que el invierno cada vez está más cerca cuando ahí fuera estamos a más de 30º C y la temperatura no deja de subir me resulta tan extraño como ver una película navideña a dos semanas del inicio del verano (¿quién es el genio de Neox que programó Cuento de Navidad el 7 de agosto?). Los hombres de la Guardia de la Noche parecen bueyes almizcleros con ese montón de pieles que llevan encima, y yo ando por casa en camiseta y calzoncillos y me sudan los muslos si cruzo las piernas. Quizá si me quitase los calzoncillos...

Ahora que lo pienso, Melisandre tampoco lleva ropa interior y aún no la he visto sudar ni pasar frío. ¿Será esa la clave para mantener una temperatura ideal con independencia del clima? Merece la pena estudiarlo.

¿Aún seguís aquí? Yo me hubiera marchado en la parte de los muslos. Supongo que os habéis ganado una entrada más sobre Juego de Tronos. Espero que os haga tanta ilusión como a ese anónimo machacón que, por algún motivo fuera del alcance de lo racional, cree que dejaré de escribir sobre la serie si sigue insultándome. ¡Ya solo queda la mitad!


En Invernalia


No exactamente en Invernalia, pero sí muy cerca, en la posada del típico pueblo gris y tiñoso de Poniente, Mugrevilla si queréis, Brienne de Tarth contempla la ancestral fortaleza de la Casa Stark desde la ventana de su habitación, en un vano intento de encontrar a Sansa con su inexistente visión de rayos X.

Pod, su fiel escudero, le dice que probablemente Sansa esté mejor aquí, lejos de los Lannister, que donde sea que su señora quiera llevarla, salvo en las Seychelles tal vez. Pero a Brienne la idea no le convence. Que los Bolton traicionaran y mataran a sangre fría a Robb y Catelyn Stark le hace sospechar que tal vez no sean trigo limpio. Además se rumorea que tienen la discografía completa de Paulina Rubio. Monstruos...

Un viejo entra en la habitación para dejar a) comida o b) una palangana (la fotografía de esta serie es demasiado oscura) y Brienne le pregunta si lleva mucho tiempo haciendo de figurante por aquí. El viejo responde que conocía a Ned Stark y también a su padre, y lamenta que ya no queden Stark en Invernalia. Su afiliación no sería más evidente si llevase un par de chapas en la camisa que dijesen "The North Remembers" y "Winter is coming", de modo que Brienne decide confiar en él para que haga llegar un mensaje a Sansa.

Más tarde, la vieja sirvienta del club de fans de la Casa Stark entrega a Darth Sansa el mensaje de Brienne: si alguna vez está en problemas, solo tiene que encender una vela en lo alto de la torre rota. ¡La Brienne-señal!

♪ All by myself... ♪

♪ Don't wanna be
all by myself... ♪

En Invernalia, Myranda, la compañera de cacerías humanas de Ramsay del episodio 4x02, le dice que no le hace ni pizca de gracia que vaya a casarse con Sansa. No me extraña que esté de mal humor. ¡Esta chica tiene menos chicha que el tobillo de un canario! Seguro que sería mucho más feliz si se comiera un buen bocata de chorizo zamorano. ¿Cuántos gordos infelices conocéis? Menos que tipos delgados, estoy seguro.

La última vez que Myranda le dijo que estaba celosa, Ramsay lo solucionó dejando que sus perros se zamparan a la otra chica, pero esa otra chica era pienso con patas, no la heredera de Invernalia, y por aquel entonces él solo era un bastardo, no el hijo legítimo de Roose Bolton, así que ahora la situación es diferente y Ramsay responde con una amenaza lanzada con la sutileza de un misil MIM-104 Patriot.

"Los celos me aburren y recuerda lo que le pasa a la gente que me aburre", dice, arrimando cebolleta.

Lo que le pasa a esa gente es que luego tiene que llevarle al circo para compensar.

Myranda le muerde el labio hasta hacerlo sangrar, lo cual, coincideréis conmigo, no resulta nada aburrido. And they do it.

Cada vez es más evidente que en su casa no le dan de comer.

Darth Sansa está contemplando la torre rota, recordando probablemente la morrada de antología que se pegó su hermano Bran en tiempos mejores, cuando Myranda se acerca para darle palique. "¿Y tú madre muerta qué tal está?" sería un buen resumen de esta conversación.

Myranda también se ofrece a enseñarle algo que la ayudará a recordar su pasado y acompaña a Sansa hasta la entrada de la perrera, un pasadizo oscuro como todo en esta serie, separado del patio por una puerta de metal cerrada a cal y canto, y en el que resuenan ladridos rabiosos. De forma muy casual y poco sospechosa, Myranda la invita a a entrar y caminar hasta el fondo. Sola.

"Adelante, no hay peligro", le asegura.

Sansa se adentra en la perrera mientras le grito lo idiota que es y arrojo palomitas a la pantalla del televisor.

-¿Qué significa Achtung?
-Bienvenida.
-¿Y esa calavera con las tibias cruzadas?
-Es un smiley. Significa que estamos contentos de verla, Lady Stark.

Pero si creíamos que un can infernal la acechaba al final del camino, o que sus fieles vasallos la sorprenderían con globos, confeti y una pancarta de bienvenida, nos equivocábamos, porque en la última celda, hecho un ovillo sobre un montón de paja, está Hediondo, que rima con taekwondo.

"¡Theon!", exclama Darth Sansa al reconocerlo. Tampoco estaría mal un "¿Cómo estás?" o "¿Qué has hecho últimamente?". La verdad, esperaba algo más de interés por su parte después de haber pasado cinco años sin verlo. Estoy muy decepcionado con sus modales.

La estupefacción se convierte en ira, que conduce al odio, y el odio al Lado Oscuro, y de pronto, Sansa tiene un objeto afilado en la mano.

  > _

  > usar objeto afiliado con Hediondo

  En realidad no quieres hacer eso.

El cerebro de Sansa es incapaz de procesar tantas emociones y sale disparada de allí envuelta en un torbellino de oscuridad. Nadie dijo que servir al Lado Oscuro fuera fácil. Excepto Yoda. Pero tenía 900 años y chocheaba un poco.

-Hola.

-Hey.

Mientras se preparan para cenar, Theon canta como un jilguero y le cuenta a Ramsay su breve encuentro con Sansa, implorándole perdón. ¿Perdón por qué? Excusatio non petita, acusatio manifiesta. O, lo que es lo mismo, a la culpa sigue la disculpa.

Ramsay le ordena que se arrodille y le dé la mano. Theon, lloroso, obedece sin rechistar y ofrece su mano, arrepintiéndose de haberse quedado levantado anoche viendo Infiltrados, de Martin Scorcese.

"Te perdono", dice Ramsay tras unos instantes de insoportable tensión.

¡Buf!... Por los pelos. Espero que Theon siga teniendo tanta suerte en lo que resta de temporada, porque Ramsay aún puede seguir cortándolo y despellejándolo, y haberme leído Cincuenta sombras de Grey es toda la tortura que puedo soportar en esta vida.

-El amo es mi amigo.

-Eso pensaba yo.

En la cena, Ramsay propone un brindis sin que su padre le quite ojo de encima, temiéndose probablemente que hable de animales vueltos del revés, fundas de almohada confeccionadas con piel humana o cine coreano. Pero Ramsay solo quiere brindar por su boda. De tan normal resulta horripilante.

Darth Sansa aparta su copa, sin probar el vino. Tsk, tsk... otra vez esos modales. Voy a tener que comprarle una guía de buenas maneras para adolescentes. Poniente necesita más pedagogía social y menos rencor bilioso.

Walda la Gorda, esposa de Roose, intenta ser amable con Sansa y le dice que debe resultarle difícil estar en un lugar extraño.

"Este es mi hogar", contesta Darth Sansa. "Lo extraño es la gente".

La verdad es que hay que admirar su valor imprudente. Ni siquiera estando rodeada de enemigos se corta un pelo. Me recuerda a mi última cena de empresa.

Ramsay hace entrar a Theon para que sirva más vino, y pregunta a Sansa si sigue enfadada con el servicial Hediondo por matar a sus dos hermanos pequeños, decidiendo ignorar que en la mesa hay una persona que dejó el estómago de Robb Stark como una escurridera.

Sin ánimo de señalar a nadie.

"Tranquila. El Norte no olvida", dice Ramsay, burlándose del lema de los Stark. "Lo castigué por ello. Ahora ya no es Theon Greyjoy. Es un hombre nuevo. Un nuevo ser, mejor dicho [guiño, guiño]. ¿A que sí, Hediondo?".

Recordarnos que Theon mea sentado ya es de muy mal gusto, porque, seamos claros, ¿quién va a querer comerse ahora esas salchichas? Pero Ramsay, que se lo está pasando en grande, además le obliga a disculparse y, no contento con eso, para rizar el rizo, propone que sea Hediondo quien le entregue a Sansa en matrimonio el día de la boda. Por favor, que alguien lo detenga antes de que esto acabe en una escabechina como la de la boda de la Novia en Kill Bill.

Roose sonríe y dice que él también tienen algo que contar: Walda la Gorda está embarazada de un hijo varón. La sonrisa de Ramsay se congela al instante. Sansa sonríe por primera vez en toda la cena. Mucho me parece a mí que han avanzado la ginecología y obstetricia en Invernalia como para saber si el bebé será niño o niña, ¿no? ¿O es que tienen por ahí escondida la ecografía de la semana veinte? ¡Si ni siquiera han inventado la imprenta ni el clavicordio!

Nota mental: volver a Segovia a comer cochinillo asado.

Padre e hijo se reúnen después en privado y Ramsay manifiesta su inquietud: "Soy tu hijo hasta que encuentres una alternativa mejor", donde mejor significa cualquier persona que no desolle a los contribuyentes cuando dejan de pagar impuestos.

Roose le cuenta entonces que la madre de Ramsay era la mujer de un molinero al que ahorcó por casarse sin su permiso. A ella la violó "bajo el árbol donde él se balanceaba", porque, mientras que la mayoría de parejas se conforma con viajar a París en su luna de miel, los Bolton prefieren crear sus propios momentos románticos, felices e imperecederos. La mujer vino a verlo un año después con un bebé. Él estuvo a punto de tirarlo al río. Pero era su hijo y no lo hizo.

Enternecedor.

Momento patrocinado por Disney.

El ejército de Stannis Baratheon pasará por Invernalia de camino a Desembarco del Rey y querrá conquistar el Norte, explica Roose. "Pero el Norte es nuestro. Es tuyo y mío", dice. "¿Me ayudarás a derrotarlo?".

"Sí", contesta Ramsay sin dudarlo ni un instante, conmovido por la hermosa historia de amor paternofilial que acaba de escuchar.

-Todo esto explica por qué mamá nunca me enviaba regalos por mi cumpleaños.


En el Castillo Negro


En la biblioteca, Samwell Tarly pone al día al maestre Aemon sobre las noticias que llegan desde el otro lado del charco.


En el preciso momento en el que Aemon se lamenta de que una Targaryen esté sola en el mundo, sin más ayuda que tres dragones escupefuego y un numeroso ejército de mercenarios e inmaculados, Jon Nieve entra en el cuarto. ¿Casualidad o es que por las venas de Jon también corre sangre de Targaryen? Lo sabremos... cuando lo sepamos.

El nuevo Lord Comandante viene en busca de consejo, ya que está dándole vueltas a una decisión que, en el mejor de los casos, dividirá a la Guardia de la Noche y, en el peor, acabará como los idus de marzo. Intuyo que está pensando en incluir pizza con anchoas en el menú.

El maestre se siente "como un hombre centenario que muere lentamente congelado", así que haceos una idea de lo que le preocupan estos asuntos. Entre un pimiento y un carajo, diría yo. No obstante, recomienda a Jon que haga lo que sea que cree que tiene que hacer, porque, total, la mitad de los hombres ya lo odian igualmente.

"Matad al chico, Jon Nieve", dice. "Y dejad que nazca el hombre".

Cuando un vejestorio invidente pone en duda tu hombría es para preocuparse.

-¿Creéis que seré un buen Lord Comandante, maestre Aemon?
-Eso está por ver. Je, je.

Jon se reúne en privado con Tormund Matagigantes, Puño de Trueno y Marido de Osas (es la misma persona, no tres), y le hace una propuesta que no podrá rechazar: si convence al pueblo libre de que mueva el culo hasta el Muro, Jon les permitirá que se asienten en villorrios abandonados; eso sí, a cambio tendrán que luchar a su lado cuando lleguen los caminantes blancos, que se están tomando con mucha calma esa larga marcha que iniciaron al final de la segunda temporada (en serio, ¿cómo es posible que incluso Sam, que nunca saldrá en la portada de la revista Runners, les lleve dos años de ventaja? ¿Es que se han perdido por el camino? ¿Tan difícil es avanzar en dirección al gigantesco muro de hielo?).

"El día que pida a mi pueblo que luche con los cuervos será el día en que mi pueblo me saque las tripas y me haga comérmelas", dice Tormund, recordándonos algunas de las tradiciones gastronómicas del pueblo libre. Y si lo dice el mago de las tortitas será porque es verdad.


Jon insinúa que quizá lo que le impide enterrar el hacha de guerra no es el orgullo, sino el miedo, y luego se pone a dar vueltas a su alrededor imitando a una gallina clueca. Co-co-co-co.... (Esto último puede que me lo haya inventado.)

"Es fácil decírselo a un hombre encadenado", masculla Tormund.

Pese a su uno setenta y poco de estatura, Jon no se amilana ante el pelirrojo furibundo. Cuando has tenido una novia pelirroja que mina tu moral llamándote ignorante siempre que puede y que se despide de ti disparándote flechas, pocas cosas te asustan.

"Firma la paz para salvar a tu pueblo", dice, quitándole los grilletes.

Tormund acepta viajar hasta Casa Austera, donde se refugia la mayoría del pueblo libre, pero exige que Jon le acompañe para presentar su propuesta en persona, acompañada, si puede ser, de diapositivas en PowerPoint para facilitar su comprensión. Yo tampoco querría estar solo si la parte de que se comen tus tripas es cierta.

Barba Épica ha hablado.

En el comedor, Jon comparte el plan con sus hombres, que reciben la noticia peor que aquella vez que abolieron los casual Fridays.

"Podemos aprender a vivir con lo salvajes o añadirlos al ejército de los muertos", dice Jon, que es un buen argumento, pero no funciona demasiado bien ante un público formado por tipos duros y rencorosos que han visto a amigos y familiares masacrados por los susodichos salvajes.

Olly el mayordomo está especialmente escamado, ya que los thenitas se jamaron a sus padres, y más tarde pregunta a Jon si lo de aliarse con ellos es un truco, que es lo que siempre decía Mr. Satán.

"No es un truco", asegura Jon. "Se acerca el invierno y sabemos lo que llega con él".

A Olly no le convence la respuesta. Primero, porque él se alistó en la Guardia para matar salvajes. Y segundo, porque lo que llega con el invierno no es la Navidad, sino el Ejército de las Tinieblas, y esto es horroroso y deprimente.

Si yo fuera Jon, no dormiría tranquilo sabiendo que el chaval que me sirve la comida y me hace la cama me la tiene jurada. El día menos pensado podría levantarse con escorpiones entre las sábanas y cianuro en el café.

Pronto.

De vuelta a la biblioteca, Sam confiesa a Elí que, antes de alistarse, su sueño era ir a la Ciudadela y convertirse en maestre. En los libros, Sam viaja a la Ciudadela y se ve envuelto en una extraña trama de conspiraciones, pero no sé qué encaje tendrá esa historia en la serie, si es que tiene alguno. Si no, ahí tenéis un guiño. Regocijaos.

Stannis entra en la biblioteca para coger prestada una novela de Tom Clancy y reconoce a Sam.

"Tu padre es Randyll Tarly", dice, comentando a continuación que el padre de Sam fue el único hombre que derrotó a Robert en batalla. "Buen soldado tu padre. Tú no pareces un soldado, pero he leído la recapitulación del episodio 3x08 que escribió Tipo de la Brocha y sé que mataste a un caminante blanco".

Sam le dice que lo hizo con un puñal de vidriagón. ¡Anda, qué casualidad! En Rocadragón tienen un montón de vidriagón. Me pregunto si esto tendrá alguna relevancia en próximas temporadas...

"Sigue leyendo, Samwell Tarly", dice Stannis, que sabe que tienen que estar preparados cuando llegue el Ejército de las Tinieblas. Y luego se marcha sin haber cogido ningún libro ni haber hecho nada de provecho en la biblioteca. ¿A qué porras había entrado entonces?

-Eres mucho más hombre de lo que jamás será tu padre, Samwell Tarly. El triple, diría yo.

A la mañana siguiente, el rey Stannis y su tropa abandonan el Castillo Negro de camino a Invernalia. Esto significa que Melisandre ya no podrá seguir acosando a Jon como Demi Moore a Michael Douglas en aquella película de 1994 que no he visto basada en una novela de Michael Crichton que no he leído.


En Meereen


Mientras el cuerpo de Ser Barristan se pudre lentamente sobre un altar, Daenerys Targaryen lamenta las decisiones que les han conducido hasta este punto y reflexiona sobre la vida, la muerte y el turismo intercontinental.

"Barristan el Bravo, lo llamaban", dice. "Cruzó un continente para servirme. Era un amigo leal".

Sí, y ahora es un trozo de carne devorado desde dentro por sus propias bacterias intestinales que en unos pocos días apestará a putrescina y cadaverina y atraerá a un montón de moscas que convertirán cada orificio de su cuerpo en un nido. ¡La de vueltas da la vida!

Para solucionar el conflicto con los Hijos de la Arpía, Daario sugiere replegarse primero al distrito de la Gran Pirámide y desde allí construir el ataque: desplegarse barrio por barrio, sobrepasar al equipo rival con desmarques, y abrir el juego a las bandas hasta alcanzar el área para crear una ocasión de gol.

Dany tiene una idea mejor: arrestar a los cabezas de las grandes familias de Meereen, incluido su consejero Hizdahr zo Loraq, y llevarlos de visita al zoo.

¡Bieeen! ¿Veremos a los dragones, mamá, sí?

Quizá la Rompedora de Cadenas debería dedicar menos tiempo a trenzarse el pelo y  leer algunos ensayos sobre política.

Los antiguos amos, motivados a punta de lanza por media docena de inmaculados, siguen a Dany hasta las catacumbas donde Viserion y Rhaegal hacen sus cosas de dragones: dormir a pierna suelta, acumular montañas de oro, trabar amistad con un niño huérfano al que de vez en cuando le da por cantar, conceder deseos, supeditar su existencia al pensamiento ajeno...

Me parece sorprendente que Dany sea capaz de mantener la calma cuando hay dos dragones adolescentes y desmandados acechando en la oscuridad, y si no fuera porque sabemos que la última vez que bajó aquí acabó saliendo por patas, cualquiera juraría que tiene la situación controlada. La habitual interpretación acartonada de Emilia Clarke ayuda a crear esa sensación, claro.

Daario empuja a uno de los antiguos amos a la oscuridad y este se topa con una bocanada de fuego. Viserion y Rhaegal, a los que deben de haber estado alimentando con yogures desnatados desde hace semanas, se lanzan sobre el cuerpo cuando aún está en llamas, lo enganchan con sus mandíbulas y tiran de él hasta troncharlo. Compartir es de buenos hermanos.

"¿Quién es inocente? Quizá lo seáis todos, quizá no lo seáis ninguno". Dany posa una mano en la espalda de Hizdahr. "Quizá deba dejar que decidan los dragones".

Sí, definitivamente está como una chota. ¿De verdad los creadores de la serie pretenden que me trague que Dany es más comedida y cuerda que su padre? Es cierto que el Rey Loco quemaba vivo a cualquiera que lo mirase raro o sugiriese que debía cortarse las uñas, pero la khaleesi tampoco es moco de pavo, y no solo quema a presuntos culpables sin pestañear, sino que además los incluye en el menú del día de sus dragones. ¿Quién es el loco aquí?

Dany perdona la vida al resto de antiguos amos por el momento, no vaya a ser que Viserion y Rhaegal se pongan gordacos y no puedan remontar el vuelo cuando llegue la hora de llevar la guerra a Poniente, allá por la temporada treinta y seis.

Los dragones se pirran por la carne flambeada.

Después de que los Hijos de la Arpía decidiesen hacerle una demostración de técnicas de acupuntura clavándole espadas en el espinazo, Gusano Gris está hecho tal birria que se pasa tres días de baja y tarda dos escenas en recobrar el conocimiento. Cuando por fin lo hace, encuentra el mejor regalo que un hombre aún convaleciente puede imaginarse junto a la cama: una cerveza fría, cortezas de cerdo y el último número de Auto Bild.

¡Ja! Ojalá. En realidad se trata de Missandei, que no se ha separado de su lado en ningún momento porque, según se ve, no tenía nada mejor que hacer. La chica es la intérprete oficial de la reina, pero decidme vosotros hace cuántos episodios que no hace otra cosa que posar de pie. Podrían sustituirla por una maceta o un póster de Adriana Lima. Si yo fuera ella, y teniendo en cuenta la facilidad que tiene la gente en esta serie para aprender idiomas inventados, procuraría especializarme en algún otro campo, probablemente moda. Bañadores.

Gusano Gris está rezongón y avergonzado, no tanto por su derrota (que Missandei procura justificar en que les tendieran una emboscada, porque todos sabemos que los inmaculados no deberían haber perdido contra unos piltrafillas que no aguantan ni un asalto contra un viejo septuagenario), sino porque tenía miedo de no volver nunca a Missandei.

Las palabras son las acertadas y la morena se lanza a la cama para darle un beso de tornillo. Así dicho suena menos romántico de lo que pretende ser esta escena, pero os hacéis a la idea, ¿no?

Gusano Gris está extasiado. O aburrido. Qué sé yo, si nunca cambia de cara.

Dany aún no tiene claro si debería escarmentar a los antiguos amos por su más que segura vinculación con los Hijos de la Arpía, o ser aburrida y piadosa, así que pregunta a Missandei qué haría ella, porque sin duda una intérprete es la persona más indicada del mundo para tomar este tipo de decisiones. También podría preguntárselo al perchero.

Missandei se sale por la tangente y le dice que quizá debería ignorar los consejos de su equipo de asesores y escoger esa opción que solo ella sabe ver.

¿Qué?


Aunque me gustaría que Dany interpretase las crípticas palabras de Missandei como que ha llegado la hora de protagonizar otro momento "Dracarys", lo que hace la Madre de Dragones es plantarse en la celda de Hizdahr y, después de que este implore que le perdone porque no quiere morir sin haber probado las rosquillas de trancalapuerta, admite que metió la pata y dice que permitirá que se reabran los reñideros. ¡Vuelve Pressing Catch! ¡Bien!

Pero aún hay más sorpresas. Para fortalecer el vínculo con Meereen y aupar las ventas de las revistas del corazón, Dany se casará con el cabeza de una de las grandes familias de la ciudad: el propio Hizdahr.

-¿Sabes, tigre? ¡Te acaba de tocar la lotería!


En Valyria


Había una vez un barquito chiquitito en el que Tyrion Lannister viajaba hacia Meereen en compañía de Jorah Mormont, disfrutando de un crucero inolvidable por el mar del Verano. El precio incluía miradas hoscas, silencios tensos y vistas al mar, y excluía bebidas alcohólicas, comida, lavandería, excursiones y masajes.

Al rato, la barquichuela llega a las ruinas de Valyria, probablemente el lugar más fantástico que hemos visto hasta ahora en la serie si descontamos la cueva del Cuervo de Tres Ojos y el cuarto del conserje de la Casa de Negro y Blanco, donde se guardan todas las fantásticas escobas de los hombres sin rostro.

Para evitar a los piratas, Jorah conduce la embarcación por el mar Humeante, un estrecho que se abre entre las ruinas de la vieja ciudad y que recomiendan evitar en todas las guías de viaje. Supongo que habrá que pagar peaje.

-A qué sitios más bonitos me traes, Mormont, canalla.

Valyria era el hogar ancestral de los Targaryen, y hace siglos fue una de las mejores ciudades para vivir según The Economist. En cambio, ahora es un lugar vacío y derruido en el que se dice que habitan hombres de piedra, demonios e inspectores de la administración tributaria. Habría que expropiar, recalificar toda la zona y construir edificios nuevos para arreglar las cosas, pero nadie está por la labor de hacerlo.

¿Qué destruyó esta antaño grandiosa ciudad y borró de un plumazo casi todo rastro de civilización? No fue la mala gestión del ayuntamiento de turno, sino un cataclismo de proporciones pompéyicas. Terremotos. Lluvias de fuego y azufre. Lagos hirvientes. Una nueva edición de Supervivientes... ¡La MaldiciónTM de Valyria! Y ya sabéis lo que dicen: "La MaldiciónTM sigue imperando en Valyria".

Y si no lo sabíais, da igual. Ahora lo sabéis.


Drogon pasa volando sobre la barquichuela, muy majestuoso en su escamosa negrura y sin prestar la más mínima atención a los navegantes. Debe de llegar tarde a su clase de pilates.

Tyrion y Jorah se quedan mirando al dragón entontecidos. Para el Gnomo, escéptico por naturaleza, es un momento de gran importancia. Quizá ahora pueda empezar a creer en grumkins, snarks y otros seres fantásticos, como los ebooks de menos de cinco euros.

-Hala.

-Guau.


La pareja aún está empanada mirando al cielo, sin saber el riesgo que corren sus cervicales, cuando atacan los hombres de piedra, unos fulanos desterrados a causa de su muy contagiosa enfermedad que parecen versiones grises de la adorable Cosa de ojos azules (eso, o Arnold Schwarzenegger cuando se embadurna en barro para enfrentarse al Depredador en... Depredador) y a los que la psoriagrís ha vuelto tarambanas y muy violentos. Si creíais que la mención a Valyria y a los hombres de piedra en el episodio anterior era aleatoria, no sabéis nada. Los guionistas lo tienen todo pensado.

"¡Que no os toquen!", advierte Jorah, lo cual solo podría ser más complicado si todos estuvieran encerrados en un armario.

La música de batalla suena como si estuviera sacada de El planeta de los simios. Jorah se las apaña bastante bien contra sus adversarios, pero Tyrion, atado de pies y manos, corre peor suerte y acaba cayendo por la borda. No diré que no le viniera bien un baño, pero no hacía falta que hiciera submarinismo.

Un hombre de piedra con complejo de besugo engancha al Gnomo por la bota y lo arrastra al fondo del mar como unos zapatos de cemento a un gánster soplón.

Su madre le dijo que no se rascara y no le hizo caso.

Después de un fundido en negro que se hace eterno, vemos que Jorah ha conseguido rescatar a Tyrion de alguna manera y llevarlo hasta la costa, donde consigue reanimarlo sin necesidad de hacerle la respiración boca a boca. Nadie querría acerca los morros a esa barba piojosa.

La pareja hace más o menos las paces, y Jorah se preocupa por saber si los hombres de piedra han llegado o no a tocar a su compañero. Tyrion asegura que no. "¿Y a vos?", pregunta el Gnomo. El caballero niega con la cabeza, pero si estuvieran jugando al juego de los rostros, Tyrion debería arrearle un bastonazo que le volviera la cara del revés.

Jorah dice que continuarán a pie y, cuando su pequeño compañero no mira, examina su antebrazo, donde han aparecido ya los primeros síntomas de la psoriagrís. ¡Fenomenal! Ahora, a no ser que encuentren a un vendedor de medicinas milagrosas en mitad de ninguna parte, otro de mis personajes secundarios favoritos tiene los días contados.

A veces esta serie me da las mismas alegrías que las páginas de sucesos.

Debería echarse crema hidratante.


Conclusión


¿Dragones? Bien. ¿Valyria y los hombres piedra? Muy bien. ¿El resto del episodio? Pichi, picha. Jon ha tardado poco en demostrar que él también puede tomar decisiones que traerán cola, y creo que no es mala idea que se aleje una temporadita del Castillo Negro para que los ánimos se enfríen. En cuanto a lo que ocurre en Invernalia, Ramsay es siempre entretenido, pero Sansa sigue siendo sosa incluso en su versión cínica y entintada de negro. Y supongo que todos estamos deseando que Theon haga algo para variar.

Por lo demás, no me sorprende en lo más mínimo que Benioff y Weiss hayan prescindido de la trama de Griff el Joven de Danza de dragones para centrarse en un grupo más reducido de personajes, aunque también me parece un acierto que hayan tomado prestados algunos elementos de esa trama para dar vidilla a las andanzas de Tyrion por Essos. Lo malo es que, a no ser que se estén reservando la presentación de ciertos personajes para próximas temporadas con menos chicha que esta, la ausencia en la serie de Griff, Euron Greyjoy y otros personajes de los libros podría ser un indicio de que ninguno de ellos tendrá mucha importancia en el desenlace de la serie o de los novelas, si es que es cierto que George R. R. Martin ha compartido información sobre el final de la saga con Benioff y Weiss. La alternativa es que serie y novelas empiecen a ser muy, pero que muy diferentes en aspectos esenciales; cosa que dudo.

En fin, espero que al menos Vientos de invierno se publique antes del estreno de la sexta temporada.

13 comentarios

  1. Otra mierdaca de tronos...

    ResponderEliminar
  2. Otro capitulillo decente pero sin mucha chica, la verdad. Al menos hemos visto dragones y el momento en Valirya ha estado chulo.

    Respecto a Jorah, el pobre no podía tener mas mala suerte. Palmara antes de conseguir escapar de la friend zone? Que lastima. En cuanto a Valirya, creía que era una gran isla que desapareció a causa de un gran cataclismo pero de forma literal. Se suponía que no había vestigios de esta. Se ve que no es asi.

    Y usar dragones para juzgar a gente a mi me parece una buena idea. Me se de cierto país al que le vendrían de perlas para sus políticos corruptos. You know what I mean....

    En fin, veremos como acaba Sansa en casa de los Bolton, donde me parece raro que coleccionen discos de Paulina Rubio cuando tienen un familiar que es cantante!!! Aunque no muy bueno, claro.

    Y poco mas, Hail Lannisters y poco mas.

    ResponderEliminar
  3. Una lástima lo de la trama de Griff, Jon Connington era de mis secundarios (Erm... Vale, terciarios) favoritos.
    Y el 173cm de Kit no es TAN poco. De hecho, creo que es justo la media de hombres, al menos en España. Lo que pasa es que Jon siempre está rodeado de gigantes.
    ...Ahora quiero verlo al lado de Brienne y su 190.

    ResponderEliminar
  4. Una excelente idea escarmentar con tiranos fritos a la dragonesa.
    Sansa en un principio hasta parecía colegiala enamorada por su modos caprichosos de actuar...pero después de 3 relaciones casi matrinoniales fallidas(un sádico, un enano putero y otro sádico) cualquiera perdería el sentido de las buenas costumbres; Carreño se ha de estar revolcando en su tumba con su manual de buenas prácticas.
    Pierde mucho sentido en la serie la manera en que Danny solicita matrimonio por conveniencia al lider esclavista, en el libro te dá mucho más argumento.(jajaja, bendito gif).
    Llorá(sniff, sniff, sob), perdón, Jorah la trae chueca. Ahora que tiene Lepre...sid... el mal de los hombres de piedra; poco le importará la muerte.
    Juanito Nieve ya se está ganando su estrella, ahora sí se está convirtiendo en un guerrero y ya no aburrirán tanto sus segmentos.

    ResponderEliminar
  5. Lo de Griff lo veo normal... tiene pinta de que Martin no sabía que escribir y comenzó a meter personajes y personajes en Festin y Danza, porque este o Quentyn son autentico relleno que no lleva a ninguna parte... y casi se puede decir lo mismo de toda la trama de las islas de Hierro (aunque al parece Asha esta confirmada para los capítulos 9 y 10, así que supongo que algo retomaran).

    A mi en general los cambios que estan haciendo no me parecen malos, y hasta los veo lógicos... con la excepción de Sansa, claro, que es un disparate lo que han hecho con ella.

    pd: Muy fan del gif del mono y de la imagen de la maqueta XD

    ResponderEliminar
  6. Qué ironía la de Sansa, sus principales aliados parece que van a ser un hombre sin pelotas y la mujer con más pelotas de todo Poniente.

    Pobre Jorah, la mujer que ama se va a casar con un hombre mucho peor que él y encima contrae una enfermedad horrible cuando iba a traerle un regalo para reconciliarse con ella, se está convirtiendo en el arquetipo del pagafantas.

    ResponderEliminar
  7. Cuéntanos esa cena de empresa, me tienes intrigadísimo (͠◉_◉᷅ )

    ResponderEliminar
  8. JoakinMar: El final de la trama de Sansa puede ser el que más me interese ahora mismo. Los de las tramas de Jon y Dany ya me los sé por los libros y dudo mucho que los cambien.

    Anónimo: Es que el señor Hivju saca sus buenos diez centímetros al señor Harington. Y yo también soy más alto que Juanito Nieve, como le llama el amigo M@nchitas.

    M@nchitas: Los libros razonan mucho mejor todo lo que sucede, esa es una gran verdad. Pero también es lógico. Son medios diferentes.

    eter: Yo sí que tengo la esperanza de que la trama de Griff lleve a alguna parte. No creo que sea gratuita. Martin hila fino.

    El gif del mono se verá a menudo. Es mi aporte a internet.

    Anonimatus: La mujer con más pelotas de todo Poniente está teniendo una temporada bien sosa. A ver si espabila de una vez.

    jin jack: Es un chiste. Permanece intrigado.

    ResponderEliminar
  9. Solo pasaba por aquí a hacerte un poco la pelota. Muy buen resumen muy divertido y todo eso. Especial mención en "Valyria, probablemente el lugar más fantástico que hemos visto hasta ahora en la serie si descontamos la cueva del Cuervo de Tres Ojos y el cuarto del conserje de la Casa de Negro y Blanco, donde se guardan todas las fantásticas escobas de los hombres sin rostro."
    Podría haber visto más capítulos de esta temporada pero no lo haré hasta que los reseñes. Es una indirecta para que te des prisa? No, porqué prefiero que te tomes tu tiempo y sean reseñas largas y trabajadas como las que has hecho hasta ahora. Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  10. Este fue un capitulo que me dejo bastante indiferente , se podía titular perfectamente , "la calma antes de la tempestad", solo ha destacar la pequeña excursión por Valyria y que Sir Loras ha sido contagiado por el mal de los hombres de piedra

    ResponderEliminar
  11. Acabo de dar con tu blog y me parece muy interesante. Muy recomendable! Me he reido mucho con la crónica del episodio de Juego de tronos. Leeré las cronicas anteriores, y las que estén por venir!

    ResponderEliminar
  12. Lo de Dumbo fue épico!

    ResponderEliminar