22 de junio de 2015

Juego de Tronos: Nunca doblegado, nunca roto

Lo sé, lo sé. A estas alturas, muchos habréis terminado de ver la quinta temporada de Juego de Tronos. Yo también. Pero sí leéis estas entradas, debo suponer que no es por masoquismo (aunque no tendría nada de malo, todas las visitas cuentan), sino porque os aportan algo que la serie no os aporta, ya sea humor, una reflexión sobre los acontecimientos en curso, o simplemente veinte minutos de lectura con los que matar el tiempo cuando deberíais estar trabajando. Es un fastidio que sea tan difícil arrancar el Yoda Stories en un sistema operativo moderno.

Por lo tanto, no debería importaros que termine de publicar estas entradas a finales de julio. Creo que es preferible eso a publicarlas todas de golpe sin tocar otros temas entre medias. Además, no quiero ponérselo tan fácil al comentarista del año, ese anónimo recurrente que solo sabe escribir variaciones de la frase "Otra mierda de tronos".

Lo que sí os voy a pedir es que no destripéis a otros lectores lo que sucederá en próximos episodios, porque habrá quien sea menos cagaprisas que nosotros y vea la serie con calma. No hay necesidad de hinchar las narices a nadie.


En Braavos


Frita ya de frotar cadáveres con una esponja, porque quizá esperaba que su entrenamiento fuera más Ninja Assassin y menos A dos metros bajo tierra, Arya Stark pregunta a la Niña Abandonada qué es lo que hacen con los cuerpos después de lavarlos. Su compañera le dice que lo sabrá cuando llegue el momento, y ese momento llegará en su última escena del episodio.

Si la respuesta empieza por "¿Te acuerdas de aquel episodio de la hamburguesería de Buffy Cazavampiros?", lo interpretaré como una señal y no volveré a pedir comida a Burger King en un mes.

Decir que sirven carne de rata sería la aproximación más optimista.

Arya desafía a la Niña Abandonada a un segundo round del juego de los rostros. Por si resulta que al otro lado de la pantalla no sois más que peces de colores con una memoria de tres segundos, el juego consiste en que una persona te hace una pregunta y si averigua que mientes al responder, te arrea con un palo. Sigue siendo más divertido que jugar al Risk.

"¿Quién eres tú?", pregunta la Niña Abandonada.

"Nadie", responde Arya con la convicción de mi última declaración de IRPF.

2-0, gana el equipo local.

Arya le devuelve la pregunta y la Niña Abandonada le cuenta que era hija única de un señor de Poniente y que su madrastra, siguiendo la tradición de las madrastras malvadas de los cuentos, intentó envenenarla. La Niña Abandonada contrató los servicios de los hombres sin rostro aprovechando un cupón de descuento de Groupon. Poco después, su padre enviudó y ella entró a servir en la Casa de Negro y Blanco. Arya sonríe con tristeza, creyendo que tal vez aquí, tan lejos de su hogar, por fin haya encontrado un alma gemela.

"¿Era verdad o mentira?", pregunta la Niña Abandonada de repente.

"¿Qué?", pregunta Arya con cara de pasmarote.

3-0.

-Soy guay y lo sabes.

Por la noche, Jaqen H'ghar levanta a Arya de la cama para jugar al juego de los rostros. ¡Menudas horas son estas para jugar! ¿Es que no puede ver la teletienda como cualquier borracho normal? Si no respetan las horas de sueño de Arya, nunca va a dar el estirón.

Sin embargo, la chica se lo toma con filosofía y empieza a contarle la película Arya: Los orígenes. Jaqen la arrea con un palo cada vez que detecta que ha mentido, lo cual ocurre más a menudo de lo que a ella le gustaría.

Cuando Arya, que tiene muy mal perder y peor pronto, insiste en que odiaba al Perro y que eso es verdad, Jaqen le da más palos que a una estera. "Una chica me miente a mí, al Dios de Muchos Rostros, a sí misma", dice.

4-0. Señora goleada.

-Si seguimos así, voy a acabar teniendo codo de tenista.

Al día siguiente, o cuando sea, un hombre llega al templo con su hija enferma, Ghita, y pide a Arya que la ayude. "Sufre cada día de su vida", dice el hombre. "Solo quiero que acabe". ¿Y de verdad cree que la persona que está fregando el suelo es la más indicada para echarle un cable con la eutanasia? Es como si yo entro en un hospital y le digo a la señora de la limpieza que quiero que me extirpe un lunar con la forma de la cara de Camilo Sesto que me ha salido en la nalga. Es gracioso, pero no tiene ningún sentido.

Arya se acerca a Ghita y le dice que ella también estaba mortalmente enferma, pero que bebió de la fuente del templo y se curó. La niña se traga la trola y bebe agua de la fuente.

Jaqen contempla la escena desde un rincón sombrío, porque para hacerlo desde un rincón bien iluminado primero tendría que ponerse de acuerdo con el director de fotografía del episodio y comprar unos cuantos cientos de bombillas. No recuerdo haber visto una serie más oscura que esta.

El maestro del disfraz parece satisfecho. Quizá la alumna más reciente del templo no sepa mentir sobre sí misma, pero menuda bola acaba de lanzarle a una pobre niña enferma. Eso es un strike. 4-1.

-Y así fue como Arcee, Cheetara, Rainbow Brite y yo derrotamos a Madre Cerebro y salvamos el mundo de Fantasía y a la Emperatriz Infantil.

Más tarde, Arya está lavando el cadáver de Ghita cuando llega Jaqen y la conduce a la Sala de los Rostros, una inmensa galería subterránea que se extiende bajo la Casa de Negro y Blanco y cuyas paredes y columnas están repletas de nichos con rostros de cadáveres. El sitio sería ideal para colocar todos mis muñecos de He-Man y Caballeros del Zodíaco, aunque necesitaría una escalera muy alta para llegar a las hileras de arriba. Imagino que esas caras no las cogen nunca.

"Una chica no está lista para ser nadie", dice Jaqen. "Pero está lista para ser otra chica". ¿Se refiere a Debby Ryan o otra joven estrella Disney tal vez? Ah, no, que tienen que ser rostros de gente muerta, que es muy distinto de gente cuya carrera pronto estará muerta.

-Guau... No veo tres en un burro.


En algún punto de la costa del Mar del Verano


Aún de camino a Meereen, Tyrion Lannister y Jorah Mormont hacen una pausa junto a un arroyo para que no les salgan ampollas del tamaño de Badajoz. El Gnomo dice que el caballero es un compañero de viaje pésimo y que de todos los dúos de los que ha formado parte en la serie el suyo es, con diferencia, el peor. Si siguen así, jamás se pondrán por delante de Arya y el Perro en las encuestas, ¡ni siquiera de Jaime y Brienne!

Cambiando de tema, como Jorah lleva algún tiempo sin meterse en Facebook ni Twitter, no sabía que su padre, Jeor Mormont, 997º Lord Comandante de la Guardia de la Noche, está más muerto que la mamá de Bambi. Tyrion le pasa los enlaces a los episodios 3x04 y 4x10 para que se ponga al día.

"Más nos vale seguir", dice Jorah. Y esa es toda la reacción que tiene cuando se entera de la noticia. Me gusta que no viva en el pasado.

Entre huerfanitos seguro que se entienden.

De nuevo en marcha, Tyrion y Jorah discuten sobre si Daenerys es la mejor candidata para apoltronarse en el Trono de Hierro. El ándalo es el fan número uno de la Madre de Dragones desde que la vio entrar en una pira funeraria con tres huevos de dragón y salir vestida con traje de flamenca y acompañada de Camarón de la Isla, Terremoto de Jerez y Sernita de Jerez, así que no hay duda de a quién apoyará el día que por fin cruce el mar Angosto; pero Tyrion no está convencido de que Dany sea la elección más acertada.

"¿Una mujer que no ha pasado un solo día de su vida adulta en Poniente se convierte en su gobernadora?", pregunta. "¿Eso es justicia?". Incluso Arnold Schwarzenegger vivió varios años en California antes de presentarse a gobernador.

Unos esclavistas que habían anclado en la costa para repostar gasolina y comprar zumo de fruta y bolsas de Cheetos sorprende y apresa a la pareja. El señor Eko es el cabecilla de los esclavistas y cree que podrán vender a Jorah a buen precio para que reme en alguna galera o pique piedra en Almería. En cambio, Tyrion solo le parece útil muerto y separado de sus partes, que podrán vender a un "mercader de pollas", porque, según dicen, en Juego de Tronos las pollas de enano tienen poderes mágicos.

Imaginaos cómo serán los puestos de pollas de los supermercados. Pollas y más pollas distribuidas en cajas según su tamaño y tipología con cartelitos indicando el precio. "Niña, ponme un cuarto de negro". La monda.

El señor Eko está de buen año.

La perspectiva de una muerte inminente agudiza el ingenio de Tyrion, que pregunta a los esclavistas cómo sabrá el mercader de pollas que le están dando una polla de enano si no llevan al enano en cuestión para que lo vea.

"Será una polla de tamaño enano", responde uno de los esclavistas, poniéndole un cuchillo al cuello.

"Te equivocas", replica Tyrion muy serio, y el público le hace la ola. Lástima que no tenga a nadie a mi lado para chocar los cinco. ¿Os importaría pegar la palma de la mano a vuestro monitor?


Al enterarse de que los esclavistas van a llevarlos de vuelta a Volantis, el Gnomo se anota otro tanto convenciéndolos de que Jorah es el guerrero definitivo de los Siete Reinos, el mismísimo Randy Savage reencarnado, una auténtica máquina de matar, y que, por tanto, no deberían desaprovechar su talento en la regata Sevilla-Betis, sino llevarlo a Meereen para que se parta la cara con otros esclavos en los reñideros.

El señor Eko no parece muy convencido de que un tipo al que echa sesenta tacos vaya a hacerle rico combatiendo, pero pica el anzuelo cuando Jorah dice que despachó a uno de los jinetes de sangre de Aquaman.


La buena noticia es que no habrá cambios en la ruta de Tyrion y Jorah. La mala, que no han comprado suficientes bolsas de Cheetos para ellos.


En Desembarco del Rey


Desafiando las leyes del tiempo y del espacio (que preocupan bastante menos a los guionistas de la serie que a George R. R. Martin los nudos meereenos), Petyr Baelish cruza las quinientas leguas que separan Invernalia de Desembarco del Rey en el lapso de dos episodios.

El método de transporte favorito de Meñique.

En las calles de la capital, el "hermano" Lancel, ya no más Lancel Lannister (los gorriones, al igual que mi grupo de alcohólicos anónimos, no usan apellidos), reconoce a Meñique y le dice que la ciudad ha cambiado a mejor y que se ande con ojo, porque la tolerancia para los "vendedores de carne" no era tan baja desde que Ikea vendió albóndigas de caballo.

"Ambos vendemos fantasías, hermano Lancel", replica el señor del Valle. "Las mías resultan ser más entretenidas".

Supongo que Meñique jamás perdería una pelea de insultos, pero no sé cómo de inteligente puede considerarse vacilar a un fanático religioso cuando su grupo te supera en proporción cuatro a uno. Esto no es Westeros Side Story. Aquí las riñas se resuelven a porrazos, no bailando.

Tatuarse una estrella en la frente es algo de lo que se arrepentirá cuando cumpla cuarenta.

Meñique se reúne con Cersei y le plantea si no es un poco de lechuguino y merluzo por su parte haber arrestado a Loras Tyrell, heredero de la Casa Tyrell, cuando resulta que Altojardín ha mantenido a salvo Desembarco del Rey de los pretendientes al trono y de las revueltas internas desde hace tres temporadas.

Cersei no da su brazo a torcer y dice que ella es la que debe sentirse ofendida por el hecho de que Loras, su prometido, prefiera hacerse la pedicura que ver una competición de camiones monstruo. Apoyar la homofobia religiosa es lo que le faltaba a esta mujer para ser más indeseable todavía.

En cualquier caso, Meñique le asegura que los caballeros del Valle lucharán del lado del trono si la guerra llega hasta Desembarco del Rey, y luego le da la primicia de la temporada: Sansa Stark está a salvo en Invernalia y se va a casar con Ramsay Bolton. Los paparazzi ya van de camino al Norte.

La reina madre, que sigue culpando a Sansa y Tyrion del envenenamiento de Joffrey porque no vio el episodio 4x04 y se le da fatal jugar al Cluedo, se cabrea como una mona al enterarse de la traición de Roose Bolton; pero Meñique le dice que "tranqui", que espere a que Stannis Baratheon y los Bolton se hayan partido la cara entre ellos, porque así será más fácil recuperar Invernalia de las manos del ganador.

Lo importante es que su plan le sale a pedir de boca, porque Cersei le promete que si los caballeros del Valle consiguen conquistar Invernalia, le nombrará Guardián del Norte. Si para entonces Sansa sigue viva, Meñique habrá hecho el agosto. Espero que él esté tomando notas, porque el entramado que tiene montado es tan complicado que le debe costar seguir qué mentira ha contado a quién.

-¿Os mentiría yo?

-¿Era eso una pregunta?

Olenna Tyrell, recién regresada a Desembarco del Rey para disgusto de su sentido del olfato, tranquiliza a su nieta Margaery sobre el destino de Loras. Ella se ocupará de lidiar con Cersei. Nadie se la juega a la vengadora Emma Peele y se va de rositas.

Las dos mujeres se reúnen, y Olenna no se anda con rodeos: o Cersei ordena que la Fe libere a Loras o se acabaron las subvenciones. (Recordemos que, en la serie, a diferencia de los libros, Loras es una pieza fundamental de la Casa Tyrell, porque no ha ingresado en la Guardia Real ni tiene hermanos mayores, así que representa el futuro de Altojardín y aún puede aspirar a tener un chalé en la sierra, esposa, hijos y un coche monovolumen.)

Olenna dice que Tywin no era tan ignorante como para pensar que destruir a los rivales era siempre la mejor opción, y Cersei le contesta que la Casa Lannister "no tiene rival". Justo cuando creía que ya no podía ser más tonta, va y me sorprende.

De todos modos, Cersei dice que el nuevo Septón Supremo solo ha solicitado una investigación, no un juicio, y que seguro que Loras sale libre de todos los cargos. A lo mejor incluso le regalan un cirio perfumado por las molestias. Sí, claro, y también le nombrarán editor jefe de la revista Man's Life.

Cada vez que veo a Olenna Tyrell pienso que va a decir "croac". Esto es así.

Durante la audiencia, Loras, que luce un nuevo look grunge acorde con su estancia entre rejas, opta por la estrategia Bill Clinton: negar la mayor. También aprovecha su declaración para recordar a todos que luchó por Joffrey en la batalla del Aguasnegras. Que en aquel momento llevara puestos los calzoncillos de Renly Baratheon es irrelevante.

A continuación, el Gorrión Supremo llama a declarar a Margaery. "Soy la reina", dice ella, ofendida, que es la frase que pronuncian todas las mujeres en esta serie cuando quieren parecer unas cretinas. Al Gorrión Supremo le trae sin cuidado que sea reina o que trabaje como dependienta en Zara, porque según la ley de los Siete, "ni reyes ni reinas están exentos de prestar testimonio en una investigación sagrada". Verdes las han segado.

Bajo juramento, Margaery asegura que su hermano es más inocente que el corderito de Norit.

Esto es lo más escandaloso que vio Margaery el día de autos.

Pues todo solucionado, ¿no? Ale, vámonos a ver un episodio de The Good Wife. ¡Pero no!, porque el Gorrión Supremo llama a un testigo sorpresa: el escudero y prostituto a tiempo parcial favorito del difunto Oberyn Martell, ¡Olyvar!, que declara que Loras y él le dieron al fornicio y la sodomía cosa fina y que la reina Margaery lo sabía de buena tinta. El tipo incluso saca a colación la mancha con forma de nave Enterprise que tiene Loras en la ingle y que vimos en el primer episodio de la temporada.

Loras, en lugar de hacerse el loco, salta de su silla gritando como un poseso: "¡No! ¡Mentira!", así que visto lo tonto que es, lo mismo daría ya que firmase una confesión. Los gorriones lo detienen y también apresan a Margaery por perjurio. El rey Tommen contempla la escena alelado sin atreverse a decir a sus guardias que intervengan. Olenna y Cersei intercambian miradas muy significativas.

El juicio de Tyrion fue más sonado, pero no tenía tanto morbo como este, eso se lo concedo.

-Olyvar, ¿quieres repetir la confesión que hiciste anoche de que tú y tu cómplice, Loras Tyrell, habíais sido herejes dulcinistas?


En los Jardines del Agua


En ese precioso lugar que son los jardines del Real Alcázar de Sevilla (visita nocturna desde 13 €), Trystane Martell y Myrcella Baratheon se ponen melosones y cuchichean sobre su inminente matrimonio, un tema del que jamás oiríais hablar a dos chavales de su edad en la vida real, salvo en países del tercer mundo países subdesarrollados países en vías de desarrollo. O, tal vez, en Utah.

Observando a la adorable pareja desde un balcón tan indiscreto como la ventana de James Stewart, Doran Martell le dice a su guardaespaldas Areo Hotah que deben proteger a los tortolitos a toda costa, preguntándole si recuerda cómo realizar combos y movimientos especiales con su enorme hacha de decapitación y desmembramiento. ¿Foreshadowing?

Swag.

Las Tortugas Ninja de Dorne, también conocidas como las Serpientes de Arena, se conciencian para secuestrar a Myrcella recitando el eslogan local ("Nunca doblegado, nunca roto, dos años de garantía") mientras Jaime y Bronn se cuelan en los Jardines del Agua disfrazados de soldados dornienses. A Doran Martell debe de preocuparle poco la seguridad de su familia, porque no hay ni un solo guardia vigilando la entrada. Es más, ni siquiera veo un triste cartel de prohibido el paso. Y lo peor es que no sé cómo conciliar esa brecha de seguridad con la patrulla aleatoria que pidió los papeles a Jaime y Bronn en la playa hace un par de episodios. Ni tanto ni tan poco, ¿no?

La pareja de Poniente no tarda en encontrar a la princesa Myrcella, que en ese preciso instante tiene a Trystanne pegado como una lapa y tañéndole la campanilla con la lengua.

"¿Tío Jaime?", pregunta la chiquilla al reconocer al hombre que en realidad es su padre.


Trystanne es más desconfiado que Catelyn Stark en un banquete de boda celebrado por Walder Frey, y cuando ve rastros de sangre en la ropa de Bronn, se da cuenta de que aquí hay gato encerrado.

Solo quiero que sepáis que si Bronn hubiera lavado la ropa con Ariel, esto no le hubiera pasado. Ariel elimina de un plumazo las manchas naturales, ya sean de hierba, barro, orina, vómito o sangre. Lo limpia todo... menos tu bolsillo.

"No cometamos ninguna estupidez", dice Bronn, que detesta los blogs con publicidad. Pero Trystanne comete una estupidez y el mercenario no tiene más remedio que tumbarlo con una técnica de CQC.

-Venimos de incógnito poco convincente para despistar.

Myrcella se resiste a marcharse, y menos cuando su noviete está espatarrado en el suelo con espirales en los ojos y la lengua colgándole entre los labios, pero la cosa se complica todavía más cuando llegan las Tortugas Ninja de Dorne dispuestas a dar guerra con sus armas de diseño y sus armaduras broncíneas de pezones esculpidos.

El espectador que tenga la vista puesta en la pantalla y no en su cena verá que, en la pelea que se desencadena a continuación (probablemente la peor coreografiada y editada de toda la serie), Ellaria consigue hacer un corte a Bronn en el brazo. Y si ese espectador es medianamente perspicaz, debería preguntarse si el arma estará embadurnada en veneno como lo estaba la lanza de Oberyn cuando se enfrentó a la Montaña la temporada pasada. Yo espero que no. Primero, porque Bronn me cae bien; y segundo, porque si las Serpientes de Arena esperaban encontrar resistencia, sus contrincantes más probables hubieran sido soldados dornienses, no Jaime y Bronn, y estaría feo andar envenenando a unos paisanos. Por otro lado, esto es Juego de Tronos, y ya ni siquiera los lectores de los libros saben quién va a espichar cuándo.

Made in Spain.

Areo y sus hombres interrumpen la decepcionante pelea antes de que ningún equipo se declare ganador o el público cambie de canal y apresan a todos los contendientes.

"Si aún estuvierais entero, habría sido una buena lucha", dice Areo a Jaime, poniéndole el filo del hacha en el cuello. Este comentario es solo un poco menos ofensivo que, ¿yo qué sé?, un candidato del PSOE pidiendo un aplauso para un chaval con síndrome de Down que sabe leer.

No lejos de allí, otro grupo de guardias captura a Ellaria Arena, que ya nunca podrá fumarse un puro y decir aquello de "Me encanta que los planes salgan bien".

-No, gracias. Ya me he afeitado esta mañana.


En Invernalia


¿Qué hacen dos mujeres cuando van juntas al baño? Mi abogado dice que yo no lo sé, pero los guionistas de Juego de Tronos sí lo saben, o al menos lo intuyen en el contexto de una sociedad estamental.

Myranda, hija del perrero, amante de Ramsay Bolton y mujer de cadera escuálida, atiende a Darth Sansa en el baño, dándole palique y ayudándola a desteñirse el pelo para que recupere su tono rojo cobrizo "natural" y se parezca más a Cassandra Peterson y menos a  Elvira, Reina de las Tinieblas. Muy en su línea de "así como quien no quiere la cosa", recomienda a Sansa que mantenga a Ramsay contento, porque todas las exnovias que lo aburrieron acabaron muertas o convirtiéndose en comida no-lo-suficientemente-rápida para perros.

Darth Sansa, sumergiéndose en el reverso tenebroso de la Fuerza, percibe que Myranda la está troleando porque está enamorada de Ramsay y la pone en su sitio.

"Soy Sansa Stark de Invernalia. Este es mi hogar", dice. "Y no puedes asustarme".

Y entonces alza sus brazos en dirección a Myranda y rayos de energía azulada brotan de sus dedos, cruzando la habitación y envolviendo a la hija del perrero, que se convulsiona en el suelo, doblada por el dolor.

-Disculpa, creo que estaba soñando despierta.

Theon Greyjoy (nombre en clave: Hediondo) se presenta poco después en el dormitorio de Sansa hecho un pincel para conducirla al bosque de dioses. Pese a que siempre he dicho que Alfie Allen tiene cara de comadreja en remojo y los dientes más asimétricos de todo Poniente, reconozco que gana bastante una vez se ha peinado, recortado la barba, lavado y vestido como un dandi, sobre todo en la oscuridad. Casi parece un ser humano otra vez.

Sansa se deja acompañar porque no le queda otra, pero no accede a que Theon la lleve del brazo como manda la tradición y le importa un pito que Ramsay pueda castigarlo por eso. Un pito es precisamente lo único que dejó de importarle a Theon.

El matrimonio se celebra sin incidencias, objeciones o muertes sorpresa. Las bodas de Juego de Tronos ya no son lo que eran.

Procesión del Santo Entierro.

De vuelta al interior de la fortaleza, Theon acompaña a los recién casados a la suite nupcial y se queda junto a la puerta, esperando quizá a que le den una propina. Yo esperaría sentado.

Ramsay pregunta a Sansa si de verdad de la buena, júramelo por Snoopy, sigue siendo virgen o es un bulo como cuando Miley Cyrus dijo que se mantendría virgen hasta el matrimonio porque se había criado en una familia cristiana. Sansa, visiblemente incómoda por la presencia del también incómodo Theon, confirma que su madriguera está sin explorar.

"Lord Tyrion era amable. Era gentil. Nunca me tocó", asegura. Sí, Tyrion es un tío con clase y ella lo trató como si fuera un despojo. Espero que Sansa haya aprendido la lección: más vale enano en matrimonio que psicópata del demonio.

-Decidme, mi señora, ¿tengo algo entre los dientes?

Aclarado este punto y para aprovechar el ambiente romántico que brindan docenas de velas encendidas en contravención de la normativa antiincendios, Ramsay ordena a Sansa que se vaya despelotando, que se va haciendo tarde y hay que encamar antes de que les entre sueño.

Theon considera que ha llegado la hora de darse la vuelta y marcharse. Pero se equivoca.

"Oh, no, no, no", dice Ramsay. "Quédate, Hediondo. A mirar". Y pese a lo espeluznante que suena esto, os aseguro que es mucho menos espeluznante de lo que ordena a Theon en los libros durante la noche de bodas de Jeyne Poole. Si no habéis leído Danza de dragones, no preguntéis. Todos los que lo hemos leído hemos hecho un pacto para no contarlo jamás.

"Conoces a Sansa desde que era niña", añade Ramsay, saboreando cada instante como si fuera un delicioso pato a la pekinesa. "Mírala mientras se hace mujer".


Y como su paciencia solo se manifiesta cuando tortura a sus enemigos, Ramsay desgarra el vestido de Sansa y la tira boca abajo sobre la cama para atacar su baluarte desde la retaguardia. Los prolegómenos son para la gente que se quiere o se puede permitir perder el tiempo porque no tiene que terminar de escribir un artículo sobre la única serie de actualidad que sigue.

Theon contempla la escena temblando y al borde del llanto mientras oímos los sollozos de Sansa.

Esa cara tengo yo cuando veo La tumba de las luciérnagas.


Conclusión


Los chascarrillos de Tyrion, la sala de los rostros y la boda de Sansa salvan un episodio en el que la parte de Dorne es de lo más desaborida, con mucho ruido y pocas nueces, y las distintas tramas siguen progresando a paso de tortuga y distanciándose de los libros. Si os da la impresión de que cuanta más tierra pone la serie de por medio, peor escrita está, comparto vuestra opinión; pero el que quiera tramas más elaboradas, complejas y con sentido ahí tiene las novelas. Ah, no, que Martin aún no ha terminado de escribirlas. Pues ajo y agua, ¿qué le vamos a hacer?

La escena más dura del episodio, y de lo que llevamos de temporada, es sin duda la violación de Sansa, que algunos medios estadounidenses calificaron de polémica porque son idiotas y no entienden el término ficción. En cualquier caso, sí es verdad que resulta doloroso ver a un personaje al que conocemos desde hace cinco años pasar por ese mal trago, y el impacto, al menos para mí, ha sido mucho más fuerte que cuando, digamos, Khal Drogo puso a Dany mirando para Cuenca en el primer episodio de la serie.

Por eso, espero que Theon y Sansa se alíen para castigar con gran venganza y furiosa cólera a Ramsay Bolton, aunque si la trama sigue los derroteros de los libros, donde la afectada fue Jeyne Poole, es poco probable que ocurra. Además, si eso sucediese, ¿qué villano nos quedaría por odiar con saña? La serie se quedaría paticoja sin Ramsay.

10 comentarios

  1. Pues te voy a hacer la maldad, voy a comentar el final de la serie: el asesino es el mayordomo.
    Muy buenas reseñas, sobre todo ahora que la serie va por su camino y el libro bien gracias. ¿hamburguesas de placenta? me recuerdan las de "Burguerboy de los ochentas en México.
    El Septón ó gorrión Supremo se retorcería en "la ciudad de la esperanza" (México D.F.) donde se fomenta y se solapan los actos depravados, la homosexualidad y violaciones a menores de edad bajo la cortina de "libertad de género"...hasta los taxis deben de estar pintados de rosita o les quitan el permiso de circulación.
    Qué horrible destino de "hediondo", que aparte de no tener que cascar lo obligan a ver las violaciones de Sansa.
    Me parece muy bien el agendamiento de entradas, intermedias y variadas(jajaja, como si necesitaras mi opinión para seguir adelante); spoilers los hallarán en cualquier página...Me falta ver el último capítulo que dicen que se voló la barda, lo reservo para el próximo sábado...Mientra a seguir disfrutando el día del padre.

    ResponderEliminar
  2. Otra mierda de tron-kos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ánimo tipo de la brocha!
    "¿Qué hacen dos mujeres cuando van juntas al baño?" Normalmente, meamos. Sujetamos puertas, bolsos. Los rituales satánicos los dejamos para cuando hay luna llena.
    NO NOS RECUERDES LO DE JEYNE POOLE. NI LO MENCIONES. Ay...

    ResponderEliminar
  4. Otra fantastica recapitulacion por tu parte. A estas alturas todos nos hemos visto ya la serie, asi que tomate tu tiempo. Lo veo hasta mejor, si te digo la verdad.

    En fin, por no extenderme demasiado, la trama de Arya por fin se pone. Un poquito tan solo. Tyrion y Jorah no pueden tener mas mala suerte. Primero hombres de piedra y ahora, esclavistas. Al menos, de momento se han tragado la trola de Tyrion. Y Cersei puede sonreír triunfal cuanto pueda, porque si de pecados hablamos, ella se lleva el premio a la mas hereje.

    Eso si, me ha decepcionado Dath Sansa. Tanto pasarse al Lado Oscuro que no es capaz de lanzar unos miseros rayos a Ramsay o estrangularlo. Pero igual el también es un Sith de categoría Maestro. Eso lo explicaría todo. Y la Serpientes de la Arena, mucho decir que eran letales y peligrosas pero pelean peor que Los Hijos de la Arpía. Mucho prometer.... Y lo del veneno, esperemos que no. Bronn mola mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde hablaba de Arya, quería decir que se pone interesante. Me he comido la palabra (y no sabe muy bien, la verdad).

      Eliminar
  5. Tengo que señalar que lo de Tyrion no es ninguna trola, lo único que tienen pequeño los enanos son los huesos, el resto de órganos del cuerpo son del mismo tamaño que en los adultos normales, de ahí que los enanos tengan esas barrigas, tienen los órganos apretujados.

    Así que el testimonio de un escudero tiene más validez que el de la propioa reina, si Joffrey fuera más rey y menos pelele ordenaría la suspensión del juicio, acusaría al escudero de perjurio y le haría torturar hasta que obtuviera una confesión correcta. Cersei debería tomar nota del refrán que dice "Si las barbas del vecino ves cortar..."

    ResponderEliminar
  6. Esta reseña ha sido muy sexy xDU, en todo de acuerdo, y lord de los broches no alenteis a ese anonimo es de malotes dar esperanzas jajaja.

    Cuidese y choquemos los cinco.

    ResponderEliminar
  7. la parte de Braavos se intuye por que verse poco se ve , me ha encantado la estética de la boda de Sansa, la parte que Ramsay toma a sansa fue terrible por que tenían a un mirón je,je,je

    ResponderEliminar
  8. M@nchitas: El mayordomo SIEMPRE es el asesino.

    Anónimo: Te estás poniendo morado, trolete.

    Anónimo: ¿Por qué no me invitáis nunca? ¡Hacedlo por la ciencia! y sed naturales, por favor. Todos sabemos que vuestras deposiciones no huelen a lavanda.

    JoakinMar: La trama de Arya se pone. Me gusta así.

    Anonimatus: ¿Por qué investigas sobre las pichas de enano? Peor aun, ¿por qué me provocas la necesidad de investigar yo sobre el asunto?

    jin jack: ¿"Sexy"? Eso tienes que explicármelo.

    Alberto Blanco: Yo es que no he visto serie más oscura. ¿"No he visto"? ¿Lo pillas? ¡Ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso lo descubrí en un artículo de Cracked en en el que un enano explica algunas cosas de lo que es ser enano, aquí lo tienes:

      http://www.cracked.com/personal-experiences-1460-5-insane-realities-my-life-as-dwarf.html

      Eliminar