12 de julio de 2015

Juego de Tronos: Casa Austera

Un mes después de haber acabado la quinta temporada de Juego de Tronos y aquí sigo yo, escribiendo aún recapitulaciones de la serie. ¿Por qué? Porque alguien tiene que rematar el trabajo, por eso.

¿Preferiría estar hablando de temas de rigurosa actualidad, como el tráiler de Ash vs. Evil Dead o la nueva película de Terminator? Quizá, pero nadie dirá que no termino lo que empiezo..., no con Juego de Tronos. Y menos ahora que vienen los tres mejores episodios de la temporada.

Solo os pido que seáis pacientes e intentéis aguantar conmigo unas pocas semanas más. Luego ya seguiré escribiendo sobre lo que sea que escribo el resto del año.


En Meereen


En la sala de audiencias de la Gran Pirámide, Tyrion Lannister y Jorah Mormont sostienen la insostenible mirada de Daenerys Targaryen, debatiéndose en una lucha mental sin parangón para que no se les vayan los ojos al ombligo de Missandei, que hoy se ha puesto un vestidito la mar de sexy que deja su espectacular vientre de bailarina mora al aire. Siempre he pesando que vestir según el tipo de acto al que se acude está sobrevalorado.

Daenerys pregunta a Tyrion cómo puede saber que es realmente quien dice ser si todavía no han inventado los carnés de identidad. Es más, incluso si lo es, ¿por qué no debería servirlo como tentempié a sus dragones? ¡Sería un almuerzo acondroplasiástico!

Tyrion le dice que si no ha visto todavía el Emmy y el Globo de Oro que le dieron por mejor actor de reparto, y alardea de ser el mayor matador de "Lannisters" que el mundo ha conocido. Sin embargo, este último argumento no convence a la reina, así que el Gnomo prueba otra estrategia.

"Majestad, acabamos de conocernos", dice. "Es pronto para saber si merecéis mis servicios".

La psicología inversa tampoco le sirve de mucho y Dany le dice que puede volver a los reñideros cuando quiera a pelear a lomos de una puerca llamada Bonita. Tyrion, por suerte, aún no ha agotado sus opciones y, en un ejercicio de pelotismo sin parangón, recapitula la historia de la Madre de Dragones desde antes incluso de la primera temporada, admitiendo que es impresionante lo lejos que ha llegado en tan poco tiempo y que Varys y él la consideran su última oportunidad para erigir un mundo mejor. "Pensé que valía la pena conoceros".

¿Y qué puede ofrecerle él? Su conocimiento de Poniente y su experiencia como Mano del Rey, por no mencionar su evidente carisma y un pronunciado sentido de la ironía. ¿No odiáis ir a una entrevista de trabajo y que el entrevistador no se haya molestado en leerse vuestro currículo?

-Mírala a los ojos, mírala a los ojos...

-No me gusta cómo me mira el bajito.

Dany pone a Tyrion a prueba, preguntándole qué hacer con Jorah, que al parecer no acaba de pillar el concepto de exilio. El Gnomo habla a favor del caballero, diciendo que incluso cree que está enamorado de ella (you don't say?), y advierte que "una reina que mata a sus devotos no es una reina que inspire devoción".

Teniendo en cuenta que hace seis episodios, Dany ejecutó a uno de sus consejeros y se llevó un fuerte abucheo del público, seguro que ese comentario le toca la fibra sensible.

Siempre te recordaremos, eh... tú.

Sin embargo, Tyrion no piensa que sea muy inteligente mantener a Jorah cerca, porque ya ha traicionado a su reina una vez.

Apuesto a que si se diera la vuelta y viera los ojos de cachorrito desamparado del que fue su compañero de viaje, no sería capaz de decirlo dos veces. Yo no podría.

Esos malditos ojos de cachorrillo... <3

Con un nudo en la garganta, Dany ordena que expulsen a Jorah de la ciudad.

Otra vez.


El caballero, que sabe que tiene los días contados a causa de la psoriagrís, regresa al reñidero del esclavista que le compró en la subasta del señor Eko y se ofrece a sí mismo a cambio de poder luchar por la khaalesi en los grandes juegos. No lleva IVA.

En los aposentos de Dany, donde imagino que habrán subido a Tyrion a cuestas, porque no hay enano que suba treinta y tres pisos de escaleras sin desfallecer en el intento (salvo tal vez los miembros de la Dwarf Athletic Association of America), el Gnomo y la Madre de Dragones hablan de las cosas que tienen en común ("¿Tu padre era un déspota despiadado? ¡El mío también!") mientras comparten una jarra de vino tinto Don Simón.

"Y ahora, aquí estamos", dice Tyrion. "Dos hijos terribles, hijos de dos padres terribles".

El Gnomo se pregunta si Dany es "la clase idónea de terrible", esto es, la que evita que su pueblo sea aun más terrible y vea programas como Sálvame o Hay una cosa que te quiero decir. También le dice que confía en Varys, aunque sea calvo y trabajase como jefe de los espías del rey Robert, y que seguramente él sea la razón de que ella siga vivita y coleando.

Dany decide contratar a Tyrion como asesor a jornada completa en lugar de matarlo, lo cual, coincidiréis conmigo, es una sutil mejora. "Mientras podáis formular frases completas", añade Dany quitándole la copa de vino de la mano.

-Pero necesito el vino. Es mi fuente de poder.

Tyrion le dice que quizá debería abandonar la idea de apoltronarse en el Trono de Hierro y quedarse el resto de su vida en Essos, liberando más esclavos e inaugurando restaurantes de comida especiada. Eso lo dice porque él no ha tenido que tragarse cinco temporadas de serie que se resumen en Dany deambulando por el desierto hasta conquistar una ciudad y convertirse en reina...

La Madre de Dragones contesta que planea algo más que hacerse con el trono, quiere romper el círculo vicioso de luchas por el poder. "No voy a detener la rueda. Voy a romper la rueda", afirma.

¿Sabéis lo que le falta a esta escena? Un "media hora después" en el que los dos estuvieran borrachos como cubas y pasándolo en grande. Tyrion cantaría Suspicious Minds encima de la mesa y ella le animaría dando palmas. HBO, llámame.

-Voy a partir el bacalao.


En Desembarco del Rey


Los que no hayáis tenido ganas, tiempo o paciencia para leer las novelas de Canción de hielo y fuego (no me extraña, menudos mamotretos) quizá no sepáis que los personajes en la serie son más mayores que en los libros. Así, por ejemplo, mientras que la Cersei Lannister literaria está en los treintaitantos, la de la serie pasa ya de los cuarenta.

Ahora bien, si en los libros la reina madre acaba poniéndose rubenesca por darle a la botella y prefiere pensar que la ropa le ha encogido a aceptar que debería pasarse a las tallas grandes, en la superproducción de HBO nunca ha dejado de ser una mujer en forma y con estilo. ¿Cuál es su secreto? El mismo que el de cualquier MILF: ir a clase de spinning y copiar lo que visten mujeres el doble de jóvenes que ella. En el episodio anterior, Cersei vio a Margaery luciendo una piojosa y raída túnica de arpillera, probablemente de Rag & Bone, y ahora ella también la lleva. En la gran ciudad siempre tienes que ir a la última si quieres que la inviten a los mejores saraos.

Qué cómodo es ir sin corsé.

La septa Unella, a la que me gusta llamar la Monja del Infierno por su sonrisa deslumbrante y su simpatía sin parangón, pasa revista a la prisionera y le ofrece agua a cambio de que confiese sus pecados. Cersei prefiere morirse de sed a darle esa satisfacción; pero, parafraseando el lema de la Casa Martell, empieza a mostrar signos de doblegarse y romperse. Y estas galletitas me están dando una sed...

A primera vista, la septa puede parecer muy estricta, pero se sabe un juego muy divertido, parecido al juego de los rostros de la Casa de Negro y Blanco, solo que adaptado al dogma de la Fe Militante: si Cersei no confiesa, la zurra con el cazo; si confiesa..., imagino que le dará de beber, pero eso aún está por ver.

Cersei gimotea, grita desesperada y acaba sorbiendo incluso el agua que la septa derrama en el suelo de su celda, lo cual me parece bastante antihigiénico. La única manera de que caiga más bajo es cavando. Y desde luego no volverá a ver Sister Act con los mismos ojos.

¿Alan Rickman?

Entre una partida de "dale con el cazo" y la siguiente, Qyburn visita a la reina madre y le dice que el Gorrión Supremo ha preparado un caso bastante sólido contra ella por fornicio, traición, incesto y asesinato. Al menos no la acusan de conducir el reino en estado de embriaguez.

En la celda no hay WiFi y Cersei ha dejado de recibir el resumen de prensa diario, así que Qyburn también la pone al día: no se sabe nadade Jaime, el Gran Maestre Pycelle ha hecho venir a su tío Kevan de Roca Casterly para que presida el consejo privado, Tommen se ha encerrado en su cuarto y se niega a probar bocado, y la deuda de Grecia trae a Europa de cabeza.

El nigromante sugiere a "su alteza" que desembuche para librarse del juicio, pero Cersei rechaza esta posibilidad, porque fue ella quien colocó al Gorrión Supremo donde está ahora y aún conserva su orgullo. Por supuesto, conservar el orgullo es tan inteligente como querer aferrarse a una enfermedad venérea. Nuestro carácter nos mete en líos, pero es el orgullo lo que nos mantiene en ellos. Lo dijo no sé qué filósofo griego. Isótopo creo que se llamaba.

"El trabajo continúa", dice Qyburn antes de marcharse, haciendo referencia al proyecto Frankengregor. A ver si es verdad y vemos el resultado de ese trabajo antes del fin de temporada. Nunca hay bastantes abominaciones en una serie de fantasía épica.

-Confesad ahora, majestad, y os llevaréis un kit de cepillado de regalo.


En Braavos


En la sociedad machista de los años ochenta y noventa, mientras los niños hacíamos el burro con el balón, las niñas jugaban a "palmas, palmitas, higos y castañitas" y a la rayuela. En esta sociedad moderna y menos sexista, Arya Stark juega al juego de los rostros con Jaqen H'ghar, en el que si te pillan mintiendo, te arrean con un palo.

Por suerte, la pequeña saltamontes ya le ha cogido el tranquillo al asunto y es capaz de relatar su día a día como Lanna, vendedora de ostras, almejas y berberechos, sin que Jaqen la golpee más que una vez y muy flojito. Bastante sufre "una chica" con apestar a pescadería y llevar esas microensaimadas a lo princesa Leia en el pelo.

Ninjas a los que se huele a cien metros de distancia.

Satisfecho con sus avances, Jaqen encarga a Arya su primera misión para del Dios de Muchos Rostros: envenenar al Hombre Delgado, un vendedor de seguros que hace fortuna estafando a sus clientes. ¿No lo hacen todos?

La Niña Abandonada opina que Arya aún no está lista para jugar al Assassin's Creed: Braavos Edition, pero Jaqen dice que "eso es indiferente para el Dios de Muchos Rostros". Pierda quien pierda, él siempre gana. Es como el casino.

¡Arya obtuvo Veneno x1!


En Invernalia


Cuando Hediondo entra en los aposentos de Sansa Stark para servirle el desayuno como cada día, la chica le pone firme, acusándole de fastidiar su plan de fuga. ¡Ella quería ser como la protagonista de una de esas exploitation films del subgénero mujeres en prisión! Pero sin desnudos integrales. O sea, las que nadie ve.

Hediondo le responde que lo hizo por ella, porque "el amo" lo sabe todo y les habría pillado y torturado, como ya le pasó a él (si os acordáis de cuándo ocurrió esto, ¿podríais por favor decírmelo para que pueda incluir el enlace correspondiente?).

Darth Sansa no siente lástima por esta pobre alma en desgracia y dice que si pudiera, le haría lo mismo que le hizo Ramsay. Una cosa le digo: salvo que el pito de Theon sea como la cola de las lagartijas, dudo que pueda.

Hediondo admite que se merece ser quien es porque hizo cosas horribles, revelando sin querer que no mató a Bran y Rickon, sino a un par de campesinos. Total, ¿qué importancia tienen dos críos sin apellido en el gran esquema de las cosas? Nadie es imprescindible cuando se trata de ordeñar vacas o arar con vertedera.

Sansa se queda en estado de shock al descubrir que sus hermanos pequeños siguen vivos y Theon aprovecha para escaquearse insistiendo en que él es Hediondo, no Theon.

-Te estás quedando muy flaco, Theon. ¿Comes bien?

En el salón, Roose y Ramsay Bolton discuten sobre el frente tormentoso que se avecina. Stannis Baratheon está a un tris de echárseles encima con toda su tropa, y Roose dice que lo mejor que pueden hacer en armarse de paciencia y aguantar el asedio aprovechando que están mejor pertrechados que Stannis. De esta forma, su enemigo se enfrentará al hambre y la sedición mientras ellos le saludan desde las almenas tomándose una taza de chocolate caliente.

Sin embargo, el plan tiene poco degüello y desollamiento para el gusto de Ramsay, y se ofrece a atacar primero con veinte buenos hombres. "Ataquemos antes y ataquemos fuerte... y dejemos un festín para los cuervos", dice. Guiño, guiño.

El truco para ganar está en tener sobre la mesa más figuritas que el contrario.


En el Castillo Negro


Olly lleva un refrigerio a Sam, que aún está recibiendo los cuidados de Elí tras fracasar como héroe de acción en el episodio anterior, y le dice que quiere preguntarle algo, pero claramente no delante de la chica salvaje, a la que mira de reojo y con ojeriza.

Elí capta la indirecta y se marcha a cuidar a su bebé, al que voy a suponer que ha dejado solo o con Fantasma, un lobo huargo al que probablemente no le estén dando todas las galletas de perro que querría. La responsabilidad materna y su valor en esta sociedad son de guasa.

Ya a solas los dos, el minimayordomo pregunta a Sam por qué Jon está ayudando a los salvajes si los salvajes han escabechado a tanta gente al sur del Muro, incluyendo a su familia de labriegos palurdos.

A ver, alevín tontín, ¿qué es lo que no entiendes? Los caminantes blancos y su ejército de muertos vivientes vienen a arrasar el reino y masacraros a todos. Cuanta más gente luche contra ellos, más posibilidades tendréis de ganar. ¡Es pura matemática! Quizá si se lo explicasen con marionetas...

"A veces, un hombre debe tomar decisiones difíciles, que pueden parecer erróneas para otros, pero que sabe que son acertadas a la larga", le dice Sam.

Esperemos a ver cómo interpreta Olly esa frase. Me abstengo de hacer más comentarios.

-Tranquilo, Olly. A Jon no le pasará nada.

-Nada... sí.


En Casa Austera


El Lord Comandante Jon Nieve, Tormund Matagigantes y Edd el Penas desembarcan en Casa Austera, dejando los barcos que Stannis les prestó a una distancia prudente de la costa, lo suficiente para que no se note mucho que son de pega y están generados por ordenador.

El pueblecito, visto en pantalla panorámica, es bastante cuco, sobre todo para quien le guste helarse los cataplines y permanecer a veinte mil leguas de la civilización en una casucha miserable. Yo prefiero los sitios como South Beach, Miami, donde uno puede toma el sol, beber mojitos hasta no encontrarse los pies y departir sobre la obra de Heidegger con gachís recauchutadas en bikini.

El Señor de los Huesos, al que recordaréis por su inconfundible aspecto (lleva un cráneo en la cabeza y huesos colgando de la ropa), sale a recibir a los turistas y acusa a Tormund de traición por haberse aliado con la Guardia de la Noche.

"¿Tú y el cuervo guapo habláis mucho, Tormund?", pregunta, dándole un toquecito con su bastón de huesos. "Y cuando termináis de hablar, ¿te arrodillas a chuparle la ver...?".

Tormund se lo toma con filosofía y apalea al Señor de los Huesos allí mismo hasta que se queda bien quietecito y listo para servir de abono o cebo para gusanos. Esta era la parte fácil de la negociación.

-Estate quieto con el bastoncito, concho.

-No.

Los ancianos del pueblo libre, incluyendo al gigante Wun Wun, un líder thenita y una mujer llamada Karsi (ninguno de los cuales parece muy anciano, a decir verdad), se reúnen en una de las cabañas alrededor del fuego para escuchar la oferta de Jon: vidriagón y tierras al sur del Muro a cambio de que luchen a su lado contra los caminantes blancos cuando la verdadera guerra comience.

A Jon no se le da mal la cosa hasta que el thenita pregunta cómo murió Mance Rayder y no se le ocurre otra cosa que contestar: "Le clavé una flecha en la rodilla el corazón".

¡Contexto, Jon! ¡Contexto!

-Creo que lo estoy haciendo bastante bien.

Tormund da las explicaciones pertinentes para que Jon no regrese al Castillo Negro con los ojos en los bolsillos, y el Lord Comandante consigue juntar las suficientes palabras para dar un argumento convincente sin necesidad de que lo linchen. "Se acerca la larga noche... y los muertos vienen con ella" es sin duda una frase digna de la mejor literatura fantástica. O del cine de zombis de serie Z.

"Mis ancestros me escupirían en la cara si partiese el pan con un cuervo", dice el thenita.

"Y los míos", dice Karsi. "Pero qué más da, están muertos".

La mayoría del consejo de "ancianos" comparte la opinión del thenita y rehúsa colaborar con los cuervos, por lo que son pocos los salvajes que empiezan a subir a los botes. Hay que reconocer que este pueblucho de mala muerte a -15 ºC tiene su encanto. ¿Quién no preferiría quedarse?

-Contad con mi espada.

-¡Y con mis pies!

-Pues con mi hacha no contéis, frikis.

Aún hay gente embarcando cuando el clima cambia de golpe y empieza a hacer un frío que pela. Los perros ladran y la atmósfera se vuelve más pesada...

¡El Ejército de las Tinieblas ha llegado!

Pues al final se va a estropear el día. Qué lata.

Los salvajes atrancan las puertas de la muralla, pensando que quizá no deberían haber rechazado tan rápido aquella oferta en cerraduras multicierre con sistema secuencial de autobloqueo, y oyen a los espectros arrasar en medio segundo a todos los que se han quedado atrapados fuera. El pánico cunde entre el pueblo libre, y hombres, mujeres y niños echan a correr hacia los botes sin pedir la vez.

Los espectros consiguen atravesar la muralla, todo decadencia, carne podrida y huesos, y comienza la masacre. No voy a describir el baño de sangre con pelos y señales, pero los siguientes veinte minutos son lo bastante impresionantes como para convertir este episodio en uno de los mejores que hemos visto. Tendréis que creerme o verlo vosotros mismos.

Las imágenes son meramente ilustrativas y pueden no coincidir con el producto final.

En medio del caos, Jon y el thenita aguafiestas se abren paso a golpes entre las hordas de espectros hasta alcanzar la sala del consejo, que está medio derruida y devorada por las llamas. Se habían dejado dentro el vidriagón y no es que puedan hacer un pedido a Rocadragón para que se lo envíen en menos de 24 horas.

Dentro de la cabaña, Jon y el thenita se topan con un caminante blanco tan despeluznante que incluso el fuego se aparte de su camino.

"Coge el vidriagón", le dice el thenita a Jon, dispuesto a ocuparse él solo al monstruo. Por desgracia para él, el caminante blanco le sorprende con un número de magia. Ahora ves mi espada de hielo... y ahora no la ves. Porque está en tu estómago.

Fuego camina conmigo.

Jon hubiera tardado menos en encontrar a Wally, el pergamino del mago Barbablanca y el hueso de Woof que la bolsa de vidriagón, y cuando por fin la tiene a la vista, el caminante blanco lo agarra por el sobaquillo y lo lanza en volandas al otro lado de la desastrada estancia. El Lord Comandante se reboza como una croqueta por el suelo y su espada de acero valyrio, Garra, sale volando fuera de la cabaña.

Aunque Jon ha invertido la mayoría de sus puntos de experiencia en incrementar su agilidad, ni por esas consigue ser rival para el caminante blanco, que le arrea más palos que a una estera y lo lanza de un lado para otro como si fuera una bola de pinball.

Incapaz de vencer de este minijefe, cuya espada de hielo hace añicos las espadas corrientes y molientes, Jon huye fuera de la cabaña, recogiendo a Garra por el camino. El caminante blanco lo persigue con la implacabilidad de un Terminator y Jon no tiene más remedio que hacerle frente. Los filos de hielo y acero valyrio chocan en el aire y Garra soporta el golpe. El caminante blanco pone cara de "Oh-oh", y Jon realiza el poderoso giro de cintura de He-Man para destrozar a su rival de un solo mandoble, convirtiéndolo en cubitos de hielo.

¡Ajá! Así que el acero valyrio también es kryptonia para los caminantes blancos. ¿Cuántas maneras de matar a un caminante blanco no conoceremos todavía? ¿Serán mortalmente intolerantes a la lactosa? ¿Les privará el color amarillo de toda su fuerza? ¿Se volatilizarán si se les frota con un estropajo de Spontex?

¡A tomar viento!

Desde la cima del acantilado, el Rey de la Noche, líder de los caminantes blancos, al que vimos en el cuarto episodio de la temporada anterior, observa la hazaña de Jon con una ligera curiosidad.

Sigue pareciéndome un Darth Maul albino.

A una orden de su mandamás, los espectros saltan desde lo alto del acantilado como una tromba de lemmings suicidas, arreándose una morrada de antología contra el suelo y levantándose como si no hubiera pasado nada segundos después.

La muralla se viene abajo ante la marea de espectros, aunque tampoco es que fuera una obra de ingeniería especialmente sobresaliente.

Entre los no-muertos, hay un grupo de niños escapados de la guardería del infierno. Karsi no se ve capaz de matarlos, por horrorosos que sean, así que hace de tripas corazón y asume que lo último que hará en su vida será convertirse en bocatto di cardinale para un puñado de críos tan escuálidos como azulados.

-Disculpe, señora, ¿es aquí donde se rueda The Walking Dead?

Los salvajes mueren a porrillo, incapaces de ofrecer resistencia al Ejército de las Tinieblas; pero Jon, Tormund, Ed el Penas y el Wun Wun consiguen escapar por los pelos, los tres primeros en botes y el gigante a nado. ¿Qué importan unos cientos de figurantes más o menos? Lo importante es que los miembros del reparto con nombre propio sobrevivan.

En la costa, el Rey de la Noche resiste la tentación de hacer un calvo a sus enemigos, se yergue al frente de sus huestes y alza los brazos. En respuesta a su ademán, y sin necesidad de abracadabras o hocuspocus, los salvajes caídos en combate se yerguen como espectros, engrosando las filas del ejército de no-muertos.

Jon contempla la escena con ilusión.

No, esperad. La palabra no es ilusión. Quería decir desesperanza.

Ash Williams y su escoba de fuego no pueden regresar lo bastante pronto.

¿Quieres tener los ojos azules? Hoy descuento en lentillas.


Conclusión


Este episodio ya hubiera merecido la pena por ver juntos a Daenerys y Tyrion, cuyas dos escenas están tan bien escritas que parece mentira que la gente pueda ver Juego de Tronos y luego Gym Tony sin sentir que la serie española está insultando su inteligencia. Pero, irónicamente, la razón por la que todos recordaremos este episodio en el día de mañana es porque llevamos un bárbaro descerebrado dentro al que le pirran las escenas de acción, y aquí tenemos una de las mejores, si no la mejor, de toda la serie.

A pesar de no haberse cargado a nadie importante, ni siquiera a alguien no tan importante como Edd el Penas, la mayoría coincide en que este es el episodio más emocionante de la temporada, con sus cientos de extras, sus gigantes, sus zombis y sus monstruos albinos. Acción, terror y una amenaza mucho más evidente que en los libros. Sin duda, la masacre de Casa Austera ha servido para cerrar todas esas bocazas que decían que la serie estaba de capa caída.


13 comentarios

  1. ¿Que Tyrion mire a un sitio que no sea el ombligo de la chati? Pero si es que le pilla justo de frente, si mira hacia arriba sólo ve pechuga, y eso sí quedaría mal en la serie...
    ¿Hediondo delgaducho? Pues no será por seguir la dieta del cucurucho...

    ResponderEliminar
  2. Excelente capitulo. De miedo los niños muertos y bien estructurada la trama y ambiente de desesperación al ser invadidos por el ejército de caminantes.
    Juanito Nieve tiene mucha suerte, de milagro ha durado.
    Tienes razón, lo destacado del capítulo(para muchos de nosotros) es la parte final con los salvajes siendo masacrados y la avalancha de muertos. El gigante me recuerda Golden Axe 2, las peleas suicidas y el pelonchas faramayero del hacha lo matan muy sosamente.
    Danny se me imagina como hija de magnate con gerencia heredada: hace lo primero que se le ocurre o lo que le dicte su corazoncito sin reparar en las consecuencias negativas; en vez de ser fría y calculadora. Como que el maquillaje le cambió, se ve más gordita y sus cejas resaltan más; pero en esta temporada a pesar de que no ha mostrado mucho, lo ha equilibrado con trama.
    Excelentes reseñas y un humor incomparable; iros con calma y publica lo que te venga en mente; terminator y Batman&superman pueden esperar, esos son para entradas de "lo más asqueroso del cine" ó la sección "la has cagado".

    ResponderEliminar
  3. Habría sido interesante ver lo que habría hecho Joffrey en esa situación, me lo imagino ordenando que empalen a los gorriones y cosas asi.

    Buenas escenas de acción, la masacre debería ser suficiente para convencer a los salvajes para que se alien con los cuervos.

    Pobre Jorah, estoy convencido que una realidad paralela es Charlie Brown y en otra Yamcha.

    ResponderEliminar
  4. Que decir. Uno de los mejores capítulos de toda la temporada. toda la batalla de Cada Austera fue espectacular de principio a fin. Eso si, me recordó bastante al Ejercito de las Tinieblas. La verdad es que nos ha dejado muy buenos momentos, tanto el hallazgo de que el Acero Valiryo puede con ellos como la pelea entre Jon y el comandante ese (por ponerles un rango), las esporádicas intervenciones de Wun Wun y el momento del alzamiento. Desconozco si en los libros sera igual.

    En cuanto al resto, muy bien. Las escenas de conversación entre Tyrion y Daenerys han estado muy bien, ver a Cersei humillada es pulgar arriba y la revelación de Theon a Sansa da algo de esperanzas a la pobre chica.

    Lo único malo, el animalico Jorah. Que habrá un grupo de Facebook para darle apoyo!!!

    Gracias por otro gran aticulo. Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese gif de Jazz siendo lanzado de la mansión Banks es maravilloso.

      Eliminar
  5. Buenas,

    Estoy de acuerdo, capitulazo! Hasta a mí me pareció interesante la parte de Jon Nieve! Aunque no entiendo porque el Rey de la Noche no congeló el agua y les dió lo suyo y lo de su prima...si los tenía a tiro de zapato! porque si los caminantes no son capaces de atravesar el agua en lugar de haber construido un muro que hubiesen construido un lago, que salía más barato....Pones un par de catapultas para asegurarte de que no pasen barcos y a otra cosa, mariposa...

    Y ya era hora de que Tyrion llegase, madre mía ni el reencuentro de Marco con su madre llevó tantos capítulos! aunque me ha parecido que entre ellos hay muy poco feeling....seré yo, vamos, es que yo a la madre de dragones cada día la veo más verde...y me cuesta más tragarla! pero no se podía instruir en algo: historia, economía, derecho...aunque sea que se haga un curso en CCC....de verdad le parece que para ser gobernante de Poniente le llega con el peregruyo! es una insensata! Tengo unas ganas de que conozca a los Bolton, o los Greyjoy, a los Frey...

    Muy buen artículo, por cierto!! ya queda menos, jejeje!! Además estos son los mejores y aunque ya haya acabado la serie las reseñas se esperan con ganas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea del lago es buena pero allí siempre están a temperaturas bajo 0, no funcionaría porque el lago se congelaría.

      Eliminar
    2. Hola Anonimatus,

      Qué va, que es un planazo! que los lagos sólo se congelan en superficie… porque la capa de hielo que se forma en la zona superior evita que el frío de fuera pase hasta el agua que está en la parte profunda y que ésta se congele (hace de aislante térmico), de hecho, suele haber vida en el fondo… por eso a veces se ve gente pescando a través de agujeros en el hielo…

      http://horacerotam.com/internacional/pesca-sobre-hielo-hay-que-tener-mucha-paciencia/

      Que no vienen caminantes.... pues patinas, que vienen… pues rompes la capa helada con tu catapulta y tan pancho…son todo ventajas!! ;)

      Eliminar
  6. Yo también creo que es el mejor episodio de la temporada y posiblemente de la serie. Toda la escena del ataque de los caminantes blancos pone los pelos de punta. La escena es tan buena que parecía una escena de Mad Max.

    Lo que sí me ha dado una alegría inmensa es ver a Dany y Tyrion juntos. En libro toda esta parte es insoportablemente larga. La conversación que mantienen es muy buena y Dany diciendo que quiere romper la rueda de la historia es frase para los posters que vendan.
    Pablo Iglesias a ver si aprendes algo!!!!

    Por fin me voy poniendo al día con tus recapitulaciones.

    Magnifica la de este episodio.

    ResponderEliminar
  7. Todos sabemos que la madre de dragones sera la que se ventile a estos hombres polo, no cree señor brocha.

    Gran y sexualisima reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente no confío en que le vayan a durar mucho los dragones a Daenerys…todo Poniente sabe que se dirige hacia allí con ellos y no creo que se queden esperando de brazos cruzados a que los reduzcan a cenizas…seguro que más de uno estará pensando ya en cómo quitárselos de en medio…vamos, digo yo…a mí se me ocurre un rebaño de cabras con alforjas de veneno….ejejeje

      Además, a los caminantes los mata el vidriagón y gracias a este capítulo ya sabemos que también el acero valiryo…..casualidad?…ummm….no lo creo...aunque con GRRM vete a saber! jeje

      Eliminar
  8. Se agradece ver un poco mas de los caminantes blancos, en Danza de Dragones ni se les intuía y estos, además, ya empiezan a vestir con armaduras de calidad y no van en taparrabos como en sus primeras apariciones, aunque aquí si que me hubiera gustado más haber visto las armaduras que llevaban en los libros.
    En otro orden de cosas, ya llevamos un par de días de tu reseña y aún no ha aparecido el anónimo famosillo ese que tanto queremos. ¿ se habrá atragantado con su propia bilis?

    ResponderEliminar
  9. Victor: ¿Quién no miraría ese ombligo hasta perderse en él? Aparte de un invidente, quiero decir.

    M@nchitas: ¿Más gordita? Yo la veo estupenda. Lo que pasa es que es bajita y aparenta una mayor "rechonchez".

    Anonimatus: Ni siquiera Jorah se merece que lo comparen con Yamcha. Con Charlie Brown sí, porque es un perdedor entrañable.

    JoakinMar: El de Jazz será un gif que utilizaré más veces, seguro.

    Helena Niño: No sabes cuánto me alegra oír que al menos alguien sigue esperando estas reseñas después de haber acabado la temporada. Mucho, por si no quedaba claro.

    Mixtli: Parece una tontería, pero sí que son largas estas recapitulaciones. Entre todas dan para un libro, lo que me lleva a pensar que debería dejar el blog para escribir uno.

    jin jack: Yo no me creo nada hasta que lo vea.

    Rufus T. Firefly: ¿Y no echáis en falta al anónimo "famosillo"? Era un clásico del blog. Supongo que estará de vacaciones.

    ResponderEliminar