19 de julio de 2015

Juego de Tronos: Danza de dragones

Ayer, después de dedicarle quince horas de juego repartidas a lo largo de los últimos dos meses, me pasé Alice: Madness Returns, probablemente el único videojuego creado en la República Popular China que un sucio occidental ha jugado.

Su ambientación me ha encantado y su diseño artístico es una pasada. El País de las Maravillas ―un mundo fantástico, macabro, decadente y muy timburtoniano― luce esplendido en 3D, y el propio Lewis Carroll lo aprobaría si no llevase casi ciento cincuenta años muerto. Como diría Mon Mothma: muchos artistas chinos se quedaron sin dormir para traernos estas imágenes.

La jugabilidad, en cambio, da una cal y otra de arena. La mezcla de plataformas, hack and slash y puzles es acertada y hay montones de secretos por descubrir, por lo que es tentador revisitar el juego; pero muchas veces te da la sensación de que los mundos se alargan innecesariamente y de que estás reviviendo las mismas situaciones una y otra vez. Además, el manejo de Alice no es todo lo fino que debería y la cámara no siempre enfoca donde uno querría durante los combates.

Pero yo venía a hablaros de Juego de Tronos, así que supongo que todo eso debería dejarlo para otra entrada.


En el Castillo Negro


El Lord Comandante Jon Nieve, Tormund Matagigantes, Edd el Penas, el gigante Wun Wun y Arkon, señor de la guerra y soberano del planeta Polemachus, llegan al Muro a la cabeza de un buen puñado de figurantes harapientos y melenudos. A pesar de haber sobrevivido al ataque del Ejército de las Tinieblas en el episodio anterior, todos están bastante "depres". No entiendo el motivo. Al menos ellos solo huelen mal porque llevan sin bañarse desde el verano pasado, no por haberse convertido en no muertos que se pudrirán lentamente como una pieza de fruta abandonada durante meses en el frigorífico.

Alliser Thorne, que ha ejercido de Lord Comandante en funciones mientras Jon estaba de parranda en Casa Austera, observa al desaliñado grupo desde lo alto del Muro con la misma cara que si fueran testigos de Jehová. Sin embargo, después de pensárselo dos veces, Thorne ordena a los hombres que abran el túnel para dejar pasar a los refugiados. Esta ambigüedad es lo que hace de él otro de mis secundarios predilectos, pero sería todavía más entretenido si además de poner cara de gruñón sacapelotas, estuviera farfullando cosas ininteligibles muy bajito todo el rato. Gmpff... Jon... grrmbll... bastardo...

-Si no abre la puerta, propongo que el gigante nos arroje uno a uno por encima del Muro.

En el patio del castillo, Jon se lamenta de no haber podido salvar a más gente. Quizá si los botes hubieran llevado ametralladoras Gatling con munición de acero valyrio... Samwelll Tarly dice que no lo ha hecho tan mal y le recuerda que ha salvado a un montón de hombres; a este, a ese, a aquel también, a ese otro... Oh, y a ese de allí que se está sacando un moco.

Aun así, no hay que ser muy espabilado para darse cuenta de que ninguno de los hombres de la Guardia de la Noche está contento con la política de repatriación de su Lord Comandante. El aire apesta a hostilidad, y no me extrañaría que a Jon empezasen a pegarle Post-its en la espalda con el mensaje "SOPORTE PARA CUCHILLOS".

El pequeño Olly mira a Jon con especial inquina, como un crío al que su madre acabara de castigarle sin jugar a la Play todo el fin de semana. Es más, si el chaval no acaba formando parte de un motín para matar a Jon antes de que acabe la temporada, prometo recapitular un episodio de Marmalade Boy antes de San Valentín. Pero es una apuesta segura. El asesino siempre es el mayordomo.

SOON.

Mientras Olly trama alguna maldad y siguen llegando salvajes, Thorne se acerca a Jon para decirle unas palabritas:

"Tenéis buen corazón, Jon Nieve. Que nos matará a todos".

Tú siempre tan amable, Thorne. ¿Nos vemos esta noche para tomarnos unas cañas y jugar al mus?

-Si crees que esto es malo, espérate al próximo episodio.


En Dorne


Areo Hotah, alias Café Olé, conduce a Jaime Lannister desde su celda de cinco estrellas hasta el Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla, que los responsables de decorados de la serie se han esmerado en amueblar ostentosamente (los arcos de herradura serían la bomba en el siglo XIV y la cúpula de madera dorada lo petaría en el siglo XV, pero, en cuanto al mobiliario, el Salón de Embajadores es de un soso que espanta).

Allí les esperan ya sentados, disfrutando de un piscolabis, el príncipe Doran, Ellaria Arena, Myrcella y Trystane. Jaime dice a su "sobrina" que va muy fresca, porque, bajo esa apariencia de príncipe azul venido a menos, es un padre carca preocupado por la promiscuidad de su hija adolescente.

¿Por qué la ropa de él tiene más escote que la de ella?

Doran, regente gotoso y político cuidadoso, pide a Jaime que le explique por qué la trama de Dorne ha sido tan floja. ¿Deberían haberse atenido los guionistas a los libros en lugar de inventarse esta melonada del secuestro, o ha sido un problema de mala dirección? El Matarreyes no es capaz de responder a esta pregunta, pero sí puede explicar el intento de secuestro de Myrcella: alguien *cof* Ellaria *cof* envió a la Fortaleza Roja una víbora roja con el colgante de la princesa. Si coleccionase ofidios disecados, Cersei hubiera agradecido el regalo; pero como no, lo interpretó como una amenaza.

Doran no tiene más que mirar a Ellaria para saber que Jaime dice la verdad. Cuando este le pregunta cuándo viene la parte de la decapitación, el príncipe dorniense se reafirma en su intención de mantener la paz, proponiendo un brindis por el rey Tommen y su gato Ser Garras.

Ellaria tiene poco tino al echarse la copa al coleto y desparrama todo el vino en la alfombra.

-Uy, qué torpe estoy.

Doran acepta que Jaime regrese con Myrcella a Desembarco del Rey con la condición de que Trystane los acompañe y ocupe el puesto de Oberyn en el consejo privado. A Jaime le parece fetén. A mí no. ¿Creen de verdad que nos pueden cambiar al carismático Oberyn por un chaval que parece recién salido de la factoría Disney? ¡Y un jamón!

Ellaria no soporta ni un segundo más la escena y se levanta hecha un basilisco. "No me extraña que no os tengáis en pie. No tenéis huevos", le suelta a Doran; una brillante traducción al español de la frase políticamente incorrecta "No wonder you can't stand. You have no spine", porque todo el mundo sabe que a los hombres sin huevos se les distingue por estar siempre despatarrados en el suelo.


Habida cuenta de la complejidad de la materia, he consultado a varios expertos en doblaje acerca de cuál hubiera sido la traducción más apropiada.

Interpelado al respecto, el ilustre don Javier Pérez Alarcón, graduado en traducción e interpretación por la Universidad Jaime I de Castellón de la Plana, con grado en traducción y comunicación intercultural por la Universidad Europea, y traductor del quinto capítulo del ciclo de telefilmes alemán En el Valle de las Rosas Silvestres, contestó: "¿Eh?".

Un experto.

Resuelto ese asunto, ahora hay que ver qué se puede hacer con Ser Bronn del Aguasnegras, porque no se puede dejar K.O. al heredero de Dorne e irse de rositas, no sin que uno pertenezca a una de esas Casas que tienen chalé en la sierra y piso en la playa.

Al menos, aunque Bronn no disfrute de las mismas prerrogativas que los miembros de la realeza, el hombre está entretenido viendo a las Serpientes de Arena jugar al calientamanos. La edad mental de estas mujeres ronda los seis años, pero no se les tiene en cuenta porque están de buen ver.

Al final, Doran deja el destino del mercenario en manos de su hijo Trystane, que se conforma con que Areo Hotah le arree un codazo en la jeta. Espero que pueda seguir cantando baladas con la mandíbula desencajada.

-¿A ti qué te daba tu madre de comer? ¿Boinas verdes?

En privado, Doran da a Ellaria dos opciones: dejar de dar la lata y portarse bien, o ver una sección transversal de su propio cuello desde una cesta.

Ellaria se arrodilla llorando a moco tendido y besa el anillo de Doran ante la mirada decepcionada y contrariada de las Serpientes de Arena. ¿Y para esto se han jugado ellas el tipo y participado en perversos juegos sexuales en prisión? Menudo chasco.

-Arrodíllate ante Doran.

-Buuuuu. Esto no es como Superman II.

Más adelante, Ellaria visita a Jaime, que está escribiendo una carta con la peor caligrafía que he visto desde que encontré mis viejos Cuadernos Rubio. La dorniense, a la que no le incomoda ningún tema de conversación, trae a colación la relación de Jaime con su hermana Cersei, recordándole que el incesto no está mal visto en Dorne y que, si no tenemos en cuenta que el fruto de la endogamia suelen ser reyes tarados, tampoco fue un problema para los Targaryen.

Ellaria asegura a Jaime que sabe que su hija Myrcella no estuvo involucrada en la muerte de Oberyn, como si ahora nos fuéramos a tragar que no pretende vengarse y todos serán súper coleguis a partir de ahora.

Mano dorada: el mecanismo anticopia definitivo.


En Braavos


Lanna, la vendedora ambulante de marisco antes conocida como Arya, se acerca a los muelles con su dulce cantinela ("¡Ostras, almejas, berberechos!"), dispuesta a asesinar al Hombre Delgado. Yo no sé mucho del oficio de ninja, salvo lo que aprendí viendo películas como Tres pequeños ninjas o Ninja III: La dominiación, o sea nada; pero no creo que sea muy buena idea sacar el veneno con el que pretende liquidar a su objetivo a plena luz del día y trastear con él delante de todo el mundo, incluida su futura víctima. No sé, podría levantar sospechas.

El amarre de un bote distrae la atención de Lanna. El consejero Mace Tyrell acaba de llegar a Braavos para renegociar los términos del préstamo del Banco de Hierro y su escolta está encabezada por Meryn Trant. El mismo Meryn Trant que mató al maestro de esgrima de Arya en la primera temporada, no Meryn Trant el vendedor de alfombras de segunda mano.

Trant se queda un poco mosca al ver que la chica está observándolo con visión de Terminator, pero no parece que acabe de encendérsele la bombilla.


Nuevo objetivo adquirido.

Arya se convierte en la sombra de Trant y sigue al grupo hasta el Banco de Hierro. Como dentro de las oficinas no pinta nada y además corre el riesgo de que le vendan preferentes, la chica espera fuera durante horas mientras se pone como el Tenazas. Las ostras son buenas para la salud cardiovascular, pero el vendedor que se come su propia mercancía no es un buen vendedor.

Cuando por fin el grupo sale del banco, Mace Tyrell está tan contento que se pone a cantar a pleno pulmón en mitad de la calle, provocando una mezcla de horror irracional y vergüenza ajena al banquero Tycho Nestoris y a todo el que le rodea. Se trata de una estrategia que viene en todos los manuales de negociación bancaria: si has conseguido un buen acuerdo, da motivos a la otra parte para que no quiera volver a verte jamás y renegociar sus términos.

-Por favor, haced que pare.

Habiendo ya anochecido, Arya sigue los pasos de Trant y dos capas rojas hasta una franquicia de Meñique's y se cuela en el burdel con sus ostras, almejas y berberechos.

No voy a decir que no me parezca normal que la dejen pasearse por el local con una enorme bandeja cargada de marisco como Pedro por su casa, porque no frecuento estos lugares y desconozco cuál es su política de admisión..., pero no me parece normal.

-De chirlas y almejas veo que están servidos, pero también tengo navajas y chipirones.

Arya se saca unas monedas vendiendo su mercancía a los clientes y luego localiza a Trant, al que espía desde detrás de un biombo y observa descartando a una pilingui tras otra por ser demasiado mayores. Si hay pelito, él no mete el dedito.

Uno de los capas rojas se topa con Arya y, sin escamarse lo más mínimo, la hace pasar para que les venda algunas ostras, el afrodisíaco ideal para sufrir una indigestión que los mantenga pegados a la taza del váter toda la noche.

Trant se queda mirando nuevamente a Arya con la misma cara que pone uno cuando no acaba de pillar un chiste, pero la madama (se escribe así, en serio) la saca de allí antes de que la reconozca. Resuelto este problema, la madama ofrece a Trant los servicios de una niña que trabaja como sirvienta. La movilidad funcional de este lugar es un asco.

Antes de retirarse con la cría a una habitación, Trant pide que le preparen una chica fresca para el día siguiente, porque, entre líneas, a esta la va a dejar hecha unos zorros. Que sea pederasta y maltratador me parece excesivo, pero si no recordabais qué razones tenía Arya para querer matarlo, ahí tenéis una nueva. Ya solo le falta decapitar gatitos para ser el secundario más indeseable de la serie.

En realidad, necesita una compañera de juegos para jugar con sus muñecas.

De vuelta a la Casa de Negro y Blanco, Arya le echa morro al asunto y miente a Jaqen H'ghar, diciéndole que no pudo matar al Hombre Delgado hoy porque este no tenía hambre ("Tal vez por eso esté delgado", bromea Jaqen), pero que ya, si eso, lo matará mañana.

El espectador no sabe si Jaqen sabe que Arya miente o no. Yo apuesto a que lo sabe. No se puede molar tanto viviendo en la inopia.

-Es buena. Una chica es buena.


En el Norte


Melisandre, sacerdotisa roja y madurita sexy, está intentando sintonizar el Canal Cocina en el fuego de su tienda cuando tiene un mal presentimiento y sale fuera, a la nevada noche.

En ese preciso momento, algunas tiendas empiezan a arder y delante de sus narices pasa un caballo en llamas.

"¡Nos atacan, nos atacan!", grita un hombre.

"¡Cachis la mar! ¿Es que ni el fútbol puede ver uno tranquilo?", protesta otro.

"¡Pero es que no están atacando!", dice el primero.

"¡Pues este no es mi turno de guardia, que lo arregle otro!", dice el segundo.

"¿Queréis callar, corcho? ¡La gente decente está durmiendo!", grita un tercero.

Os hacéis una idea.

Caballos inflamables, una de las maravillas de la naturaleza.

A la mañana siguiente, sofocados los incendios, Davos Seaworth informa a Stannis Baratheon de que en el ataque de anoche debieron de participar unos veinte hombres. Me gustaría saber cuál ha sido su criterio de cálculo y si tiene algo que ver con chuparse el dedo índice y alzarlo al aire, pero lo importante es que la cifra sirve para que incluso el espectador más alelado ate cabos y relacione el ataque con el plan que Ramsay Bolton propuso en el episodio anterior.

Sin víveres, Frenadol®, armas de asedio ni caballos, el ejército de Stannis está bien jorobado. Incluso Davos, que es excontrabandista, "¡no estratega militar, Jim!", lo sabe y así se lo dice a su rey. Por culpa del hielo no pueden seguir adelante, ni tampoco tienen suficiente comida para regresar al Castillo Negro, ni siquiera jamándose a los caballos que convalecen en la unidad de quemados intensivos saldrían del apuro. ¡Están atrapados!

Stannis dice que no retrocederá jamás y deja a su fiel Mano para reunirse con Melisandre y Selyse. A Davos le gusta menos que su rey ande metido en brujerías y tejemanejes que el que le confundan con Jean Reno.

Con la mosca detrás de la oreja desde el episodio 2x01.

Más tarde, Stannis hace venir a Davos a su tienda y le ordena que vaya a por arroz, azafrán, calamares, cigalas, gambas, pimentón, ajos y tomate al Castillo Negro, porque una paella de marisco puede no ser la comida ideal para el invierno, pero es en lo que estoy pensando ahora mismo con este calor de 35 ºC.

Davos le dice que si le nombró Mano del Rey fue para quedarse con él y asesorarle en todo momento, no para hacerle de chico de los recados. Además, esta tarea, digna de la más triste misión secundaria de un RPG, la podría realizar hasta un tonto hecho de encargo. Stannis insiste en que tiene que ser Davos porque es el único apoderado que puede actuar en su nombre para convencer al Lord Comandante. Ahora, si encontrasen un notario...

Cada vez más escamado, el Caballero de la Cebolla cambia de estrategia.

"Majestad, tal vez la reina Selyse y la princesa Shireen podrían acompañarme", sugiere. "Me fío tanto de ti como de un pólipo en el colón", se calla.

"Mi familia se queda conmigo", contesta Stannis, tajante.

"Al menos que venga Shireen", insiste Davos. Si no puede vigilar a Stannis para evitar que le enchufe más sanguijuelas a alguien, al menos puede intentar llevarse a Shireen a un lugar con menos brujas por metro cuadrado; cero concretamente. A este nivel de desconfianza hemos llegado.

"Mi familia se queda conmigo", repite Stannis, que parece una de esas aventuras gráficas con árboles de diálogo mal diseñados.

No me extraña que ya nadie quiera jugar a Warhammer 40.000 con él.

Davos entra en la tienda de Shireen para despedirse y encuentra a la niña leyendo Danza de dragones, del gran maestre Munkun. El libro comparte título y es igual de voluminoso que el pastiche de mil y pico páginas de George R. R. Martin, pero no debéis confundirlos. El de Munkun trata sobre la guerra civil de los Targaryen, el de Martin sobre un montón de tipos con nombres que nadie es capaz de recordar yendo de un sitio a otro hasta que alguien muere.

Ambos se ríen de la historia de Byron Swan, que se enfrentó a un dragón con un espejo porque había leído demasiados cuentos infantiles y acabó hecho un churrasco, y luego Davos regala a Shireen un ciervo que él mismo ha tallado. Ella quería el cofre castillo de las princesas de Playmobil, pero consigue sonreír y agradecer el regalo.

Escena tierna = muerte inminente = :(

Los accesorios se venden por separado.

Tras la marcha de Davos, es Stannis el que ha cogido la vez para visitar a su hija, de nuevo absorta en el mamotreto de Danza de dragones. Es duro ver crecer a un hijo y Stannis pone cara de "¿No deberías estar leyendo Coco ya va al colegio o Gruñón y el mamut peludo?", pero en lugar de eso le pregunta qué bando hubiera elegido ella de haberse visto involucrada en la guerra civil de los Targaryen. Shireen responde que ninguno, porque tomar partido fue lo que provocó que los cementerios acabasen abarrotados.

"A veces, una persona debe elegir", le dice Stannis. "A veces, el mundo fuerza la mano". A veces, uno pasa a estar en lo más bajo del ranking de personajes de una serie de televisión por hacer lo impensable.

Shireen ve que su padre está pasando un mal trago e intenta consolarlo, consiguiendo que se sienta todavía peor consigo mismo.

"Ni siquiera sabes de qué te estoy hablando", masculla Stannis, que tiene cara de haberle sentado mal todo el marisco que se tomó Arya en Braavos.

Su hija le dice que eso no importa, que hará lo que pueda para ayudarle. Incluso le parafrasea antes de abrazarlo: "Soy la princesa Shireen de la Casa Baratheon. Y soy tu hija".

"Perdóname", dice él.

Oh, oh.

-Te voy a regalar una taza que diga que eres el mejor papi del mundo.

Unos guardias conducen a la inquieta Shireen por el campamento hasta que la niña alcanza a ver una pira lista para encenderse y a Melisandre delante de ella.

La probabilidad de que vayan a preparar caballo a la barbacoa y ella esté allí para ser la primera en probarlo es de una contra un millón.

Así es la vida. Así es Juego de Tronos.

-Ola k ase.

Shireen chilla y se resiste, pidiendo auxilio a su padre a grito pelado, pero Stannis, de pie al lado de su esposa entre la multitud, no mueve un dedo mientras arrastran a su hija a la fuerza hasta la pira y la atan a la estaca. Eso sí, tiene cara de haberse gastado más de la cuenta en el Premium Day de Amazon. Ha tocado fondo.

Nota para la posteridad: Stannis y yo llevamos el mismo peinado.

Melisandre entona sus salmos, echa un par de pastillas de encendido y prende fuego a la pira. Si llevara maquillaje en esta faz apolínea que tengo, ahora estaría entrando en ese peliagudo momento en el que podría empezar a corrérseme el rímel de ojos.

La niña, desesperada, llama incluso a su negligente madre, que no soporta más los alaridos de dolor de su retoño, y, en un giro inesperado, corre para salvarla.  Pero lo mismo hubiera dado que Selyse se quedara plantada al lado de su marido, porque los guardias le impiden el paso y Shireen arde hasta diñarla al estilo América precolombina.

Al menos la cámara tiene el buen gusto de mirar a otro lado, no como Melisandre, a la que solo le faltan un bol de palomitas y una Pepsi para disfrutar incluso más del espectáculo. Es lo que tiene ser una bruja.

-¡Nooooo! Si la quemáis, no podré guardarla en formol con el resto de mis bebés.


En Meereen


El lamento de Selyse se funde con el clamor del público de la Fosa de Daznak, donde hoy se celebran los Grandes Juegos y el resto del año los festejos taurinos de Osuna.

Hizdahr zo Loraq llega un poco tarde (sospechoso) y Dany le pregunta qué horas de llegar son estas. Él responde que estaba comprobando que todo estuviera en orden, lo que puede significar que estaba dando instrucciones a los guardias, que estaba ultimando los detalles de un pérfido complot para matar a la reina, o que estaba cagando pero le da vergüenza decirlo. ¿Seguro que no trae langostas envenenadas para picar?

Corridas de toros de Osuna. Reserve sus entradas con Servitoro.

Los juegos se inauguran con un duelo entre dos contendientes, un bestiajo inmundo tamaño apisonadora y un flacucho saltimbanqui. La gracia que le hace a Dany que luchen y mueran en su honor, oh, gloriosa reina, está entre cero y nada. A pesar de todo, da la palmada de rigor para que empiece la masacre.

Daario cree que ganará el canijo, Hizdahr apuesta por el bajito, y Dany y Tyrion se limitan a procurar que todo el mundo se dé cuenta de lo asqueados que están con el espectáculo. Creo que ambos preferiría estar viendo cine de autor francés.

Bestiajenko Gorilov acaba haciéndole un Fatality a Cenizo Esmirriado y así termina el combate. No sabes nada, Daario Naharis.

-Se me da mejor apostar a los caballos.

En el palco, Hizdahr discute con Dany y Tyrion sobre la violencia en los videojuegos. El ex amo meereeno no concibe un mundo sin videojuegos en los que la sangre salpique la pantalla, como Bloodborne o Wolfenstein, mientras que Dany y Tyrion son felices jugando al inocente y colorido Yoshi's Woolly World.

La conversación se interrumpe cuando los nuevos combatientes salen a la arena y entre ellos se alza una voz familiar, la de Jorah Mormont, al que, después de haber sido el señor absoluto de la Friend Zone, ya solo le queda morir por la gloria de su reina.

Es el battle royale definitivo: seis luchadores entran, uno sale.

-¿Qué hay, Julio?

Seré breve: Jorah gana. Le cuesta sudor y sangre porque no está peleando con aficionados, pero es el último hombre que queda en pie, y Dany mentiría si dijera que no se le relaja el esfínter cuando sale victorioso; sin embargo, al terminar el combate, lo mira como si todo siguiera igual entre ellos. No hay consuelo para el amor no correspondido.

Entonces parece que a Jorah se le cruzan los cables, agarra la lanza de su último rival y, para espanto y escándalo de los presentes, la arroja con toda su fuerza al palco... ensartando como a una aceituna a un Hijo de la Arpía que se estaba acercando maliciosa y sigilosamente a Dany por la espalda. Oh, my God!

Entre el público empiezan a salir como setas Hijos de la Arpía y estalla el pánico. Los enmascarados van a por la reina y no les importa provocar un baño de sangre para llegar hasta ella. Daario se arrepiente de haber contratado el servicio de vigilancia y seguridad al mismo contratista que Robb Stark en la boda de su tío.

.-¡No, por favor! ¡Hoy había ido a la peluquería!

Unos pocos Hijos de la Arpía se abren camino hasta el palco a cuchilladas y Hizdahr intenta huir de allí con su reina, pero lo único que consigue es que le hagan varios ombligos nuevos por todo el cuerpo.

Incluso sin haberme leído los libros, hubiera apostado a que Hizdahr era el que andaba detrás de los Hijos de la Arpía, así que su muerte me deja anonadado. Al menos ya no tendré que volver a escribir su nombre la temporada que viene.

-Muero igual que viví, sin que el Tipo de la Brocha sepa escribir mi nombre.

Jorah sube al palco y entre Daario, los inmaculados y él se las apañan mal que bien para reducir a los atacantes más próximos. Incluso Tyrion tiene su pequeño momento de heroísmo rebanando el pescuezo a un enmascarado para salvar a Missandei. Que no me entere yo que hacen daño a esa morena.

En medio del paréntesis, Jorah ofrece su mano a la reina y esta, por fin, lo acepta.

Me alegra que hayan hecho las paces, pero también espero que él no le haya contagiado la psoriagrís. Sería tan embarazoso como aquella vez con las ladillas.

Ahora tienes sida.

El grupo de la Madre de Dragones sale a la carrera del palco e intenta huir bajando a la arena, donde acaban rodeados por una nutrida horda de Hijos de la Arpía.

Por suerte, sus enemigos aprendieron a combatir viendo pelis de kunf-fu de los años setenta y solo atacan de uno en uno mientras los demás hacen el payaso.

Como salga el toro, se va a armar la gorda.

Aun así, son demasiados enemigos para tan pocos héroes, y Dany ve que ha llegado su hora.

Pero por algo ella es Daenerys de la Tormenta, La que no Arde, Madre de Dragones, Rompedora de Cadenas, Madre de John Connor, y en lugar de ponerse histérica y comenzar a golpear a todo el mundo con el bolso a lo Luisa Lanas, estrecha la mano de Missandei (¿tiene ahora Missandei la psoriagrís?) y cierra los ojos, dispuesta a abandonar este mundo en paz y de buen rollo con las asociaciones de lesbianas.

-¿Juntas hasta el final?
-Define "final".

Pero cuando todo parece ya perdido y solo quedan tres minutos para que acabe el episodio, la HBO se gasta las vueltas de los sándwiches de atún en los efectos especiales y llega Drogon entre ensordecedores rugidos y fulgurantes llamaradas y empieza a achicharrar a la muchedumbre a diestro y siniestro. Dany casi llora de la emoción al descubrir que su nene escamoso, alado, rabioso y antropófago no se ha olvidado de ella.

Después de la sorpresa inicial, los Hijos de la Arpía deciden que sus vidas están sobrevaloradas y atacan al dragón, consiguiendo clavarle un par de lanzas antes de que les pase el soplete y les deje la piel bien churruscadita. Deberían saber que se necesitan bastante puntos de experiencia para enfrentarse a un dragón. Según el manual de monstruos de Dragones y Mazmorras (versión 3.5), un dragón negro joven tiene 13d12+26 dados de golpe, así que no puede uno lanzarse contra él así a lo loco y esperar salir de una pieza. O al menos no de una pieza de carne cruda. Si ya hablamos de muy hecha...

-Perdón por los gases, lo siento, perdón.

Dany teme que si sus enemigos siguen saliendo de la nada acaben superando a Drogon, así que a pesar de que su seguro de vida no cubre la muerte por dentellada de dragón, se acerca a él para arrancarle la lanza que tiene clavada en el cuello. Drogon le enseña varias filas de piños y hasta la campanilla, pero ella aguanta el tipo y el dragón se relaja.

Olvidándose del resto del mundo, la Madre de Dragones se encarama a la grupa de Drogon y le grita: "¡Arre, Silver, adelante!". El dragón, aunque desconcertado por esa rancia referencia a una serie de televisión de hace sesenta años, bate alas y echa a volar, dejando abajo a un fascinado y, en breves instantes, supongo que cabreado grupo de amantes, pagafantas, intérpretes y consejeros de bolsillo, que, no nos olvidemos, siguen rodeados de enemigos sedientos de sangre. Gracias por nada, khaleesi. Recuerda mandar una postal.

Y aquí es donde deberían sonar los primeros compases de The Neverending Story, de Limahl.

-¡Vamos a por ellos, Fujur! ¡A ver si os gusta esto, gallinitas!

☠#@*!


Conclusión


Voy a decir dos cosas de este episodio nada más, una mala y una buena. Empezaré por la mala.

La parte de la Fosa de Daznak, desde el momento en que llega el dragón, me ha parecido ridícula y absurda. No me ha disgustado, pero me ha decepcionado, tanto por la forma en que Dany se larga con viento fresco, dejando a sus amigos y confidentes más tirados que un kleenex usado, como por los efectos especiales, que son especiales en el sentido de "Ese niño es un poco... especial". También he echado de menos el momento del libro en el que Dany doma a Drogon con un látigo para demostrar quién lleva los pantalones antes de montar en él. Claro que en el libro no aparecen los Hijos de la Arpía en ningún momento porque ese problema se soluciona en cuanto Dany se casa con Hizdahr.

Lo bueno es que la serie ha vuelto a conseguir que se me remueva el lo-que-sea-que-uno-tiene-dentro, haciéndome sentir incluso peor que con la Boda Roja. Igual que hay gente que arranca patas a las hormigas por diversión, habrá gente a la que Shireen le importase un pimiento; pero yo he sentido debilidad por esta princesita desde el día que la conocimos, cuando aún enseñaba a Davos a leer. Era súper dulce sin ser empalagosa, lista sin ser resabida, y tenía un corazón que no le cabía en el pecho a pesar de que sobre sus padres debería haber pesado una orden de alejamiento.

Y lo peor es que no sé de qué nos sorprendemos. Stannis lleva quemando gente para ganarse el favor del Señor de la Luz desde la segunda temporada, y a estas alturas ha sido testigo de suficientes trucos de magia como para creer que lo sea que haga Melisandre para ayudarle a conseguir su objetivo funciona. Así es es normal que Stannis se crea Espinete reencarnado y piense que su destino es salvar el reino de los hombres de un ejército de monstruos y zombis. "El bienestar de la mayoría supera al bienestar de la minoría, o de uno solo", decía Spock mientras la radiación convertía sus órganos internos en una congregación de tumores. Sin embargo, eso no significa que Stannis se odie menos por hacer lo que ha hecho. ¿Seguirán siguiéndole ahora sus hombres?, ¿y Davos? Lo dudo mucho.

11 comentarios

  1. Así como los primeros episodios son muy flojos, o siendo generosos, pasables, los 3 últimos episodios son brillantes y como dices, te remueven por dentro. El anterior con el encuentro Danny- Gnomo y su charla sobre la rueda te emociona y te dan ganas de ir a Grecia pero este con lo de Shireen es muy duro, creo que en crueldad está muy por encima de La Boda Roja y en el próximo, bueno, ya sabemos lo que pasa en los cierres de temporada.
    Todas las transiciones entre historias están bien traídas y el episodio se me hizo corto, cosa que no me pasa siempre. En resumen, otro gran episodio y hoy has estado especialmente brillante con los pie de foto, me has arrancado más de una carcajada,

    ResponderEliminar
  2. Os lo dije: el mayordomo es el asesino...desde tiempos de Chaplin.
    Trant se vió evidenciado en sus "apetitos" y deseos sexuales golpeando niñas ; cuanto Tyrion de lo echó en cara en su juicio.
    No me fiaría de Ellaria, es dificil que una mujer encanijada se tranquilice y olvide todo a la primera y tan sencillo; es su único objetivo en la vida.
    Que gacho que Davos no se diera cuenta de que lo habían "mandado a ver si puso la marrana", o como dicen en mi pueblo"ve por el chiquihuite en lo que saco los centavos" ; aprovechando su ausencia para el sacrificio de la princess.
    Shireen es un claro ejemplo a lo dicho por Bruce Lee: "el hecho de que seas vegetariano, no quiere decir que un tigre no te coma". La bondad e inocencia la llevaron a la Hoguera...simplemente indignante, un coraje enorme(snif,snif...sob). Al rato sacrificarán personas a un volcán o a un simio gigante.
    Ese último segmento de la arena fue bastante bueno en acción(proporcional a lo ya visto en la temporada, claro está). Drogon se me hizo muy torpe, como si los efectos especiales no dieran para más(acrobacias, llamas dirigidas) A Dany le ha afectado estar sentada siempre en el trono: sudó la gota gorda para subir al lomo de su crío.
    Excelente entrada.

    ResponderEliminar
  3. Más cambios importantes respecto a los libros.

    Una pena como maneja Dany al dragón, era mucho mejor en el libro.

    Melisandre y Stannis acaban de subir varios puestos en el ranking de personajes más odiados.

    ResponderEliminar
  4. El capitulo 9 siempre suele ser el mas fuerte y el que mas polémica genera. Y lo ha provocado entre quienes leen el libro porque lo de Stannis quemando a Shireen parece que les ha quedado como una afrenta. "Que eso el Stannis de los libros no lo hace", "Que el es un padrazo". Ya claro, y como tu indicas, también un fanático religioso. Y si permitió que Melisandre invocase un espectro para matar a su hermano mediante fornicio, no se de que nos extrañamos. Eso si, la casa Baratheon peligra ahora, como Stannis no conquiste el trono de Hierro, me da que le quedan cuatro telediarios.

    Respecto a lo del circo romano de Osuna, decir que me ha gustado, aunque me hubiese encantado que Drogon quemase a mas peña. Y muy feo lo de la Khalessi largándose con viento fresco y dejando tirados allí a su gente. Tanto le costaba hacer un rodeo y quemar a algunos cuantos? Si hasta el chaval de Eragon lo hacia en la batalla final (Nota: increíble que me acuerde de este truño. Lo peor es que lo vi en cine!!!). Eso si, me quedo con el momento Tyrion salvando a Missandei. El enano siempre demuestra ante todo que es un caballero.

    Y nada mas, otro gran articulo. Ahora me voy a la tienda a comprar el epitafio. Por la semana que viene.

    ResponderEliminar
  5. Yo lo que no acabo de entender es la función de Hizdahr, con los cambios que han hecho respecto al libro su incidencia en la trama es nula. Podrian haberselo ahorrado y todo habria sucedido igual en esta temporada.

    Poco más que decir, este capítulo me pareció más flojo que el anterior y el siguiente, donde hay bastantes más chicha...

    Como el anónimo nos ha vuelto a fallar llenaré su hueco: Penúltima mierdaca de tronos :_(

    ResponderEliminar
  6. Joder, Stannis está como una chotacabra. No sé qué más se puede decir de un tío que quema a su hija y la mira arder con la misma cara que pone una vaca viendo pasar un tren.

    Davos me ha decepcionado. Debería haber vuelto a escondidas y haberse llevado a la cría. Estaba claro que tramaban algo. La excusa para que se ausentese no podía ser más sospechosa…..aunque confieso, que pardilla de mí, ue pensaba que no la matarían…..pero claro el capítulo 9 es el capítulo 9! y la verdad es que ha sido un momentazo de los güenos, güenos.

    En comparación la parte de Dorne está de un sieso que no veas, ni siquiera Bronn con su inquebrantable carisma consigue levantarla.

    Y joder, Brocha, no estás soltando muchos spoilers??? Qué pasa con ese SOPORTE PARA CUCHILLOS??? Te has quedao tranquilo,ein?? ¡Hala!…. como ya se ha acabado la serie la puta al río, no? pues NO!….tenemos que hacer como si no supiésemooooossss que va a pasar!!! esto tiene que ser como cuando alguien se tira un pedo…..todo el mundo sabe que ha pasado pero uno sigue como si tal cosa....

    La reseña ha estado muy bien, estoy deseando leer la siguiente para saber qué pasa (guiño, guiño).

    ResponderEliminar
  7. Lo de la niña fue desgarrador, me senti jodidamente mal, sobre lo del dragon pudo ser mejor.

    PD: Vivir para flipar http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2015/07/20/nbc-prepara-el-reboot-de-xena-la-princesa-guerrera/ a mi me encarta Xena, pero a ver que hacen.

    ResponderEliminar
  8. No seas absurdo, yo me acuerdo de todos los nombres de Danza de Dragones. Mi secundario favorito es Lenny mo Kravitz.

    ResponderEliminar
  9. lo de Shireen fue las muertes que más me han dolido , en esta serie suelen morir los personajes que se lo merecen por cometer algun tipo de "atentado" contra otro solo para su beneficio

    ResponderEliminar
  10. Mixtli: La temporada merece la pena por el tercio final, el resto es verdad que ha sido flojito. Pero no hay episodio malo.

    M@nchitas: Simios gigantes... Eso es lo que he echado en falta todo este tiempo en la serie.

    Anonimatus: Me parece peor que la serie pueda llegar a destripar los libros antes de que salgan que el que introduzca cambios respecto de los libros.

    JoakinMar: En teoría tendría que publicar un artículo de otro tema la semana que viene, pero creo que va siendo hora de pasar página con la serie, así que puede que haga una excepción.

    Hugo RoJo: Gracias por suplir el lugar del anónimo.

    Helena Niño: No cuenta como spoiler. Llevan anunciando lo mismo toda la temporada. Lo sorprendente sería lo contrario de lo que sucede.

    jin jack: Al parecer el regreso de Xena es poco más que un rumor.

    Ainara: Qué lista eres.

    Alberto Blanco: ¿Pero qué dices, hombre? Aquí muere todo el mundo sin distinción. Debes de estar refiriéndote a otra serie.

    ResponderEliminar
  11. Holaa! ¿Cómo estás? Vengo para avisarte que te he nominado a el premio Liebster Award en mi blog... http://libroscontris.blogspot.com/2015/07/premio-liebster-award.html

    ResponderEliminar