16 de mayo de 2016

Juego de Tronos: A casa

"Pasado el sábado, cuando ya apuntaba el primer día de la semana, pues en aquellos tiempos las semanas empezaban en domingo y la gente odiaba los domingos en lugar de los lunes, María Sobaopasiego (más tarde conocida como María Magdalena) y la otra María (que prefería que no la llamasen así) fueron a ver el sepulcro donde habían enterrado a Jesús. Ambas mujeres estaban pasando una fase un tanto morbosa de sus vidas y se entretenían de aquella manera.

De pronto, se produjo un terremoto de 6,4 en la escala de Richter, pues un ángel del Señor había bajado del Cielo a fumarse un piti y había caído de culo. El ángel se acercó al sepulcro, removió la piedra de de dos toneladas que cerraba la entrada como quien aparta una cortinilla de cuentas, y se sentó sobre ella a fumar tranquilamente ante la mirada atónita de las dos mujeres. Resplandecía como un foco en un concierto de Vangelis y sus vestiduras eran blancas como la nieve, pues las había lavado a conciencia con Wipp Express.

Los soldados que guardaban el sepulcro, que hasta ese momento estaban convencidos de que tenían el trabajo más fácil del mundo y pensaban que esta noche a lo mejor incluso ligaban, se cagaron de miedo y les dio un patatús. Por desgracia para ellos, aún no existían las pastillas para los infartos de miocardio. Entonces el ángel dijo a las mujeres:

-Calma y tranquilidad. Ya sé que andáis buscando a Chus, que con su crucifixión inició una línea de merchandising cristiano. No está aquí, pero podéis dejarle un mensaje después de la señal. Piiiiii... Nah, es broma. Ha resucitado, ¿o es que pensabais que estaba marcándose un farol cuando dijo que volvería como Arnold Schwarzenegger en Terminator? Si no me creéis, mirad ahí dentro. ¡Eh!, dejad esa sábana guarrindonga donde está, que si la manoseáis, estropearéis la prueba del carbono catorce. ¿Convencidas? Pues largaos y contadle a sus discípulos que ha resucitado y que va a Galilea. Ale, fus, fus" (Mateo 28.1-4, versión revisada).


Muy, muy al norte


El Cuervo de Tres Ojos, interpretado por el ilustre Max von Sydow (encarnación del padre Merrin y del Emperador Ming, entre otros grandes personajes de la cultura popular), acompaña a Bran Stark en un viaje al pasado. Sabemos que hay magia de por medio porque no se suben a ningún tren ni dan ni una caladita de cannabis.

Su don los lleva hasta el patio de Invernalia, donde ven a dos chicos entrenando con espadas de madera bajo la tutela de Rodrick Cassel (¡reconocería esas majestuosas patillas en cualquier parte!). Los críos son Ned Stark y su hermano pequeño Benjen, pequeños y felices, tal y como eran décadas antes de que George R. R. Martin llegara para destrozar sus vidas y al primero le cortaran la cabeza por creerse protagonista del típico pastiche de fantasía heroica y el segundo se fuera a cazar codornices más allá del Muro y no se volviera a saber de él. ¡Ah, los buenos viejos tiempos!

-¿Te dije o no que sería un flipe?

Lyanna Stark, hermana de los varones Stark (y madre de Jon Nieve... probablemente), entra en el patio a caballo y da las riendas al mozo de cuadra, un chico que come muchos Bollycaos llamado Wylis.

Bran reconoce a Hodor en el joven mozo, pero para su sorpresa, el vocabulario del gigantón no se limita a la palabra "Hodor". El chaval parece un poco lento, pero no es el más retarded de su clase, y contra todo pronóstico, Ned y su hermano Benjen no se meten con él, lo que demuestra que son tan nobles y buena gente que no parecen niños normales.

La cuestión que debemos hacernos ahora es: ¿qué dramáticas circunstancias llevaron a este gigante bonachón a convertirse en un Pokémon humano?

Aquellos maravillosos años, edición Invernalia.

Aunque Bran está disfrutando del flashback tanto como nosotros y le gustaría quedarse un rato más, el Cuervo de Tres Ojos no se lo consiente y le saca de la visión de una patada telepática, devolviéndolo a la triste realidad.

"¡Pero yo quería terminar de ver la peli!", protesta Bran.

"Ña-ña-ña", le dice el Cuervo de Tres Ojos, "Si te sirve de consuelo, mucho antes de que la próstata se me hinchase como un balón de fútbol y tuviera que levantarme cada dos horas para ir al baño, pasé por lo mismo que tú. A mí también me gustaría vivir en el pasado y tirarme todo el día en una sauna dorniense en compañía de tres prostitutas lorathis, una sacerdotisa de yi ti y un camello; pero probablemente acabaría convirtiéndome en un vegetal babeante y entonces no podría estar aquí colgado compartiendo mis trucos contigo. Lo que quiero decir es que, de vez en cuando, conviene salir a tomar el aire y estirar las pi... Oh... Perdón".

Un auténtico waterparty.

Hodor saca a un disgustado Bran de la cueva (tarea que ya no es tan fácil ahora que Bran mide lo mismo que Minilla, el hijo de Godzilla) y le deja al lado de Meera Reed, que estaba entretenida mirando a ninguna parte y dándole vueltas a la idea de escribir una novela romántica sobre una valiente cazadora que se ve alejada de su familia para cargar con un paralítico con poderes mentales. La editorial Harlequin la compraría.

Bran le recuerda a Meera que es peligroso estar aquí fuera:

"¿Te has olvidado ya de los terroríficos esqueletos vivientes a los que nos enfrentamos la última vez, aquellos que mataron violentamente a tu hermano, acuchillándole las tripas hasta dejárselas como un colador? Te acuerdas, ¿eh?, ¿eh?".

"Sí, me acuerdo, Bran, me acuerdo. ¿Por qué no te vas a coger polvo a otro lado?".

Hora de abrirse un perfil en Tinder.

Bran vuelve a la cueva enfurruñado (o, para ser precisos, Hodor se lo lleva), y Meera se queda sentada en el mismo sitio en el que estaba, consciente de que aún es demasiado pronto para tirar del presupuesto para efectos especiales de esta temporada y, por lo tanto, está a salvo del ataque de más imitaciones caras de los esqueletos de Ray Harryhausen.

Hoja, la chica de la Patrulla-X que les salvó el cuello al final de la cuarta temporada y una de las escasas supervivientes de los Hijos del bosque, le dice a Meera que el entrenamiento de Bran terminará algún día y entonces necesitará su ayuda. Es evidente que alguien tendrá que empujar su silla de ruedas hasta el lugar donde se desenvuelva la acción, o al menos ponerla pendiente abajo y dejarla caer.


En Desembarco del Rey


En una taberna que no superaría una inspección del Ministerio de Sanidad, un tipo que se cree la mar de gracioso entretiene a los parroquianos contándoles cómo vivió de primera mano el paseo de la vergüenza de Cersei, exagerando algunas partes, inventándose otras y añadiendo un montón de obscenidades.

Poco después, el tipo está cambiando el agua al canario en un callejón, lo que me hace pensar que Desembarco del Rey debe de apestar a meados, cuando tiene un infeliz encuentro con Ser Gregor Clegane, alias la Montaña que Cabalga, alias Frankengregor, que protege silenciosamente el honor de su señora aplastando el cráneo del ebrio monologuista contra la pared. ¿Quién dijo que la Montaña no tenía sentido del humor? Está claro que es un maestro del slapstick, como Oliver y Hardy, Buster Keaton o Charles Chaplin, pero con más sesos espachurrados contra la pared.

Y este es el instante exacto en que su cabeza hace "SPLUCH".

Más tarde, Frankengregor escolta a Cersei Lannister fuera sus aposentos para que dé su último adiós a su hija Myrcella. La reina madre viste de luto para la ocasión, e imagino que esta vez se comportará con un poquito de decencia y decoro. Difícilmente podría ser peor que cuando acabó manteniendo relaciones sexuales dudosamente consensuadas con su hermano Jaime junto al cadáver de Joffrey. Sí, eso pasó, no lo he olvidado.

El caso es que Cersei no llega a pisar el Septo de Baelor, porque un grupo de guardias le cierra el paso en cuanto sale al patio. Los hombres siguen las órdenes del rey Tommen, que, después del percal de la pasada temporada, prefiere que la reina madre permanezca en la Fortaleza Roja por su propia seguridad.

Lo cierto es que hay que felicitar al hombre al mando de este grupo por ser capaz de dar explicaciones mientras mira de reojo al bestiajo inmundo con ojos inyectados en sangre, piel pútrida y armadura dorada que se alza tras Cersei. Por menos de un dólar, Frankengregor convertiría a este puñado de guardias en un amasijo de carne pulposa y armaduras abolladas, pero Cersei decide regresar a su habitación sin armar jaleo. Sí, tanta violencia sería demasiado divertido.

Ser Gregor Clegane discrepa educadamente respecto del curso de acción adoptado.

En el Septo, Tommen y Jaime contemplan con cara compungida (esta cara: ;_;) el cadáver de Myrcella mientras discuten sobre la búsqueda de los asesinos de Trystanne. El joven rey ha consultado con Ser Garras, consejero de las escapadas nocturnas y los pajarillos muertos en el felpudo, y cree que su madre podría ser culpable de la muerte del príncipe.

Jaime le pregunta si está "airado" con su madre, porque a veces la gente habla así de raro y utiliza términos en desuso para dar color a la serie. Tommen le dice que esa no es la  razón por la que la mantiene encerrada en palacio, sino porque la Fe Militante no quiere que Cersei se entrometa en sus asuntos. Deduzco que Cersei se entrometerá en sus asuntos.

Si no te ríes ni cuando ves a tu hermana con piedras con ojos pintados sobre sus ojos, es que estás de bajón.

Al llegar el Gorrión Supremo, Tommen abandona el Septo triste y frustrado. Si aún no ha conseguido pasarse el primer jefe del Dark Souls III, ¿cómo narices se supone que va a pasarse el resto del juego? Lo mismo aplica a su esposa y su madre respecto del resto del reino.

Jaime se queda un rato de cháchara con el Gorrión Supremo y le pone los puntos sobre las íes, dejándole caer que no le supondría ningún reparo matar a un hombre santo en el Septo de Baelor. Sin embargo, el Gorrión Supremo le convence de que eso solo supondría una molestia para la señora que friega el suelo por las mañanas, porque si él muriera, pongamos que por causas naturales, como una lanza en la nuca o diez cuchilladas en el estómago, pronto otros ocuparían su lugar, igual que cuando murió Superman en los tebeos. ¿Y quién querría que sustituyeran a Jonathan Pryce por un actor de tres al cuarto?

En cualquier caso, no es buen momento para la venganza, y a Jaime le parece algo arriesgado para su integridad física asesinar a un hombre al que guardan una docena de monjes moteros armados con cadenas y cachiporras.

-Uuuh, el Matarreyes quiere matarme, mira cómo tiemblo.

Tommen va a ver a su madre a la Fortaleza Roja y se disculpa por no haberle dejado ir al funeral de Myrcella. Es una lástima, porque sirvieron unos canapés de huevos de codorniz deliciosos y su tío pronunció un panegírico muy emotivo.

Al joven rey no le llena precisamente de orgullo y satisfacción no haber sido capaz de proteger a sus seres queridos (con excepción de Ser Garras, que nunca ha tenido el pelaje más lustroso) y dice que le gustaría que su madre le ayudase a hacerse más fuerte.

Aquí podrían haber introducido un training montage a lo Rocky, pero en lugar de eso, madre e hijo se abrazan con los ojos llorosos, como si tuvieran alergia. Al menos es emotivo.

-Hijo, ¿hace falta que lleves esa corona ridícula a todas partes?
-Claro, mamá. Si no, ¿cómo sabría la gente que soy el rey?
-Por tu porte regio es evidente que no.


En Braavos


En las callejuelas más mugrientas de Braavos, Arya recibe otra lección de la Niña Abandonada sobre cómo dejar que te curtan el lomo a bastonazos mientras te preguntan cómo te llamas. Arya contesta invariablemente que "nadie", pero la Niña Abandonada le dice que eso no se lo cree ni el que asó la manteca y sigue moliéndola a palos. A este ritmo, no parece que su Daredevil interior vaya a despertar pronto, la verdad.

Jaqen H'ghar aparece en pleno berrinche y pregunta a Arya, una vez más, quién es. La pequeña Stark insiste en que no es nadie y se mantiene en sus trece incluso cuando Jaqen le promete devolverle la vista y regalarle un manual de supervivencia para chicas, una taza magnética para dejar mensajes anónimos y una pizza hecha con chucherías.

Superada esta prueba, Jaqen la acompaña de vuelta a la Casa de Negro y Blanco, donde podrá seguir recibiendo palos bajo techo. ¡Es una mejora!

-Jaqen, majo, dame la mano y deja de andar en plan chulo sin mirar atrás, que yo no veo tres en un burro y nadie me ha regalado un perro lazarillo.


En Meereen


En la gran pirámide, las personas de confianza de la reina se reúnen para discutir sobre su situación. Mientras Tyrion se sirve vino, Gusano Gris informa de que siguen buscando a los hombres que quemaron la flota de Daenerys, sin éxito de momento. No puede ser tan difícil encontrarlos. ¿Han probado en preguntar por tipos tiznados que lleven muchas cerillas y tenga una expresión de culpabilidad en el rostro?

Siguiendo con las malas noticias, Varys dice que los amos han reconquistado Astapor y Yunkai, por lo que podría decirse que si esta parte de la trama estuviera jugando al juego de la oca, habría caído en la casilla de la calavera y vuelto a la casilla de salida. Un rollo, vamos.

Tyrion pregunta por los dos dragones que no andan por ahí sueltos volando al son de una canción de Don McLean, y Missandei le dice que llevan sin comer desde que Daenerys se fue de gira. Tyrion, experto en dragones, dice que los pobres animalicos no soportan la cautividad, cosa que sabe porque "es mi trabajo: beber y saber cosas". Si queréis una camiseta con esa frase estampada, HBO la vende en su tienda online. Es la única razón por la que se incluyó en el guión.

¿Quién necesita a George R. R. Martin para escribir diálogos cuando tienes un buen equipo de marketing?

La solución a parte de sus problemas, según Tyrion, pasa por liberar a los dragones, pero como es de suponer que el populacho no va a hacer cola a las puertas de la pirámide para prestarse voluntario a que lo quemen vivo y/o devoren, es el propio Tyrion quien baja a las catacumbas donde están confinados. Desde luego es un remedio ideal contra la ebriedad.

Concentrándose en no cagarse encima, el Gnomo relata a los dragones que de pequeño estaba tan fascinado con ellos que pidió a su tío que le regalase uno por su cumpleaños, aunque fuera del tamaño de un gatito. Los dragones escuchan esta historia con atención, o al menos esa es la impresión que dan, porque aún no tienen trozos de enano entre los dientes.

Después de soltar su speech sensiblero, Tyrion libera a Rhaegal de su collar, y Viserion mueve la colita y acerca su cuello para que también le suelte. ¡Que se preparen los pastores para recoger los huesos calcinados de sus ovejas e hijos!

No, en serio, ¿cómo se supone que esto va a ayudarles en algo? No creo que dos dragones escupefuego malhumorados sean precisamente la solución a una flota incendiada.´

Tyrion se larga corriendo y le dice a Varys que si vuelve a ocurrírsele semejante sandez, que le arree un guantazo a lo Bud Spencer.

-Soy todo dient... ¡Oídos! ¡Quería decir oídos!


En Invernalia


Lord Harald Karstark, hijo del cercenado Rickard Karstark, informa a los Bolton de que han encontrado a los hombres que mandaron a buscar a Sansa y Theon, aunque ahora se mueven y respiran bastante menos que cuando salieron de Invernalia.

Ramsay supone que Sansa se dirigirá al norte para reunirse con su hermanastro Jon (¿aún no saben que Jon está muerto?, ¿cuánto tiempo llevan sin meterse en internet?), así que propone reunir a las tropas y atacar el Castillo Negro. A Roose le parece la peor idea desde que Robb Stark escogió llevar esmoquin en lugar de armadura en su boda.

El maestre interrumpe este momento de tensión para anunciar que Lady Walda ha tenido un hijo varón. Roose se alegra de oírlo, ya que por fin tendrá un hijo con el que pueda jugar a la pelota y que no diseccione a sus mascotas. Ramsay, en cambio, no consigue disimular su preocupación y descontento. No obstante, abraza a su padre y le da la enhorabuena. Y luego le apuñala en el corazón. Oooh, Ramsay, ¡cómo eres!

Roose Bolton ríe el último. Lo que hay sobre la mesa es la declaración de la renta pendiente de hacer.

Me hubiera sorprendido más que fuera Roose el que matase a su hijo y no a la inversa, pero a esta serie empiezan a faltarle antagonistas con empaque, así que era poco probable que algo así sucediese. Igualmenteme da bastante pena, porque Roose Bolton era uno de mis personajes favoritos, pragmático y con las ideas claras, la antítesis del villano de opereta.

Ramsay deja claro a los presentes que lo que ha sucedido es que sus enemigos han envenenado a su padre, como sin duda demostrará la puñalada que tiene en el pecho, y ordena al maestre que envíe a Lady Walda y su bebé al patio para celebrar el peor baby shower de la historia.

Obviando mencionar la reciente y prematura defunción de su padre, Ramsay conduce a su atemorizada madrastra a la perrera, donde abre una a una las jaulas mientras los televidentes nos preparamos para ser testigos de otra escena traumática. Y ya van 327.

Lady Walda empieza a olerse que este va a ser su último episodio en la serie y ruega a Ramsay que la deje volver con su bebé a los Gemelos, pero el psicópata parricida dice que no necesita un hermanito ahora que casi todos los videojuegos cuentan con multijugador online y suelta a los perros.

Por suerte para los estómagos sensibles, la cámara no captura el macabro espectáculo, pero es fácil hacerse una idea de lo que sucede por los ladridos, los alaridos y el ruido de dentelladas.

-¡Cachis la mar! Ahora lo voy a tener difícil para superarme.


En algún punto entre Invernalia y el Muro


Aún no bastante lejos del túnel del terror en el que se ha convertido Invernalia, el grupo de Sansa Stark hace un alto en el camino, y Brienne aprovecha para contar a su nueva señora el breve encuentro que tuvo con Arya y el Perro. La parte del mordisco en la oreja se la salta pese a ser la mejor.

Theon, por su lado, no cree que pueda redimirse nunca por lo que hizo ni quiere que le perdonen (ha oído que los tipos atormentados ligan una barbaridad y él va a necesitar toda la ayuda del mundo para ligar, especialmente de tipo protésico), así que le dice a Sansa que él se baja aquí del carro.

"Quiero volver a casa a comer merluza y percebes", dice.

Sansa y Theon se abrazan, conscientes de que tal vez nunca más vuelvan a verse, y es un momento muy conmovedor, sobre todo si lo comparamos con una madre y su bebé recién nacido siendo devorados por una jauría de perros. Y sí, a partir de ahora, este será mi patrón para medir todas las cosas. "Tengo cáncer". "Mejor eso que una madre y su bebé recién nacido siendo devorados por una jauría de perros", contestaré.

-En casa no pueden irme peor las cosas, ¿verdad?


En las Islas del Hierro


En el castillo de Pyke, Yara Greyjoy informa a su padre de los últimos fracasos en su campaña de conquista de "piñas secas y rocas" e intenta convencerle de que los hombres del hierro están hechos para el mar, que en cuanto se meten tierra adentro se vuelven más inútiles que una crema hidratante para la psoriagrís.

Balon Greyjoy le contesta que mientras ella viva en esta casa, hará lo que él diga, y aprovecha para regañarla por el patético intento de rescatar a su hermano Theon. Esta parte de la trama lleva demasiado tiempo en stand by, así que era de esperar este tipo de recordatorios. Me pregunto cuánto tardarán en hablar de la picha cortada que les mandó Ramsay por DHL.

Yo también estaría amargado si viviera en un lugar húmedo y oscuro. Deberían encender la calefacción e instalar más lámparas.

Balon está harto de discutir y decide que ya va siendo hora de acostarse, pero donde la mayoría solo nos exponemos a tropezar con algún mueble cuando nos vamos a la cama, él tiene que cruzar de una torre a otra en plena tormenta a través de un puente colgante que parecen haber construido Pepe Gotera y Otilio. Parece tan seguro e inteligente como invertir en bolsas para vómito reversibles. A pesar de todo, Balon no se lo piensa dos veces antes de poner un pie en el puente. Tiene una profecía que cumplir y ya va con mucho retraso.

A mitad del camino, le sale al paso una siniestra figura encapuchada, que no es otro que su hermano Euron, que no se anda por las ramas y le dice que ha regresado de su viaje por las Maldivas para reclamar el Trono de Sal. Y justo cuando pensaba que la peor idea que podía tener Balon esta noche era cruzar un puente desvencijado en mitad de una tormenta, el rey acusa a su hermano de estar como una regadera, perder la cabeza en el mar y cortar la lengua a sus hombres.

Euron, muy amablemente, invita a Balon a hacer puenting.

-¿Te acuerdas de cuando éramos pequeños y veíamos los dibujos del Correcaminos y a ti te gustaba más el Coyote?
-Sí.

-¡Bip-bip!

Al día siguiente, Yara asiste al funeral de su padre y jura por el Trono de Sal que vengará su muerte.

Su tío Aeron, que ha oficiado la solemne ceremonia de echar el cadáver al mar para que se lo coman los peces, le recuerda que aquí el cargo de rey se elige por votación, así que tendrá que hacer campaña.

Me temo que Yara va a tener que empapelar las Islas del Hierro de carteles si quiere tener alguna posibilidad de ganar, porque sería la primera reina de las Islas del Hierro y estos tipos tienen sus absurdas costumbres muy arraigadas. Claro que también podría asesinar al resto de candidatos y ahorrarse el papel.

De este hippie solo me espero que vote a algún partido izquierdista radical.


En el Castillo Negro


Ser Alliser Thorne está dispuesto a jacktorrancear su camino hasta los aposentos del Lord Comandante para sacar a Ser Davos y compañía a patadas, cuando un ruido le pone en alerta.

"¡Son los sa-sa-sa-salvajes!, exclama el vigía.

Los salvajes entran en tromba por las puertas del castillo con Tormund y Edd el Penas a la cabeza y se abren paso entre los sorprendidos guardias de la noche. El gigante Wun Wun elimina rápidamente la poca resistencia que encuentran al grito de "¡Dejádmelos a mí, dejádmelos a mí!".

"O fortunatos nimium, sua si bona norint agrícolas", comenta un viejo guardia con una pata de palo.

Lo molesto de los guardias de la noche es que no son delicados ni poéticos.

Con Thorne y el resto de traidores a buen recaudo, Davos va a ver a Melisandre a su dormitorio y la encuentra arrebujada en un montón de pieles frente al fuego. Al principio se disculpa porque cree que ha interrumpido su plan de manta y peli de esta noche, pero enseguida se da cuenta de que la sacerdotisa ha perdido su fe en el Señor de la Luz y en su hocus pocus.

"¡Vamos, mujer! ¿No podrías escoger otro momento para tener un conflicto espiritual?", protesta Davos. "¿Quién va a resucitar a Jon ahora?, ¿el doble piojoso de Jim Henson?"-

No obstante, como tampoco pierden nada por intentarlo, Melisandre se aviene a hacer el paripé.

-Esto no son más que heridas superficiales. Traedme tiritas.

Melisandre lava el cuerpo de Jon a conciencia (mi enhorabuena a Kit Harrington por contener la erección) y luego le corta el pelo a la última moda (por si no os llegó el memorándum, las melenas heavys son cosa del pasado, ¿o es que no habéis visto también a Bran?). Para terminar, la sacerdotisa recita sus abracadabra.

Durante unos largos segundos, todos contienen el aliento, esperando a que la magia navideña suceda. Y esperan. Y esperan un poco más. Y otro poco. Y empiezan a oírse tosecillas incómodas.

Tras comprobar que Jon sigue más muerto que el clavo de un ataúd, el grupo abandona el cuarto decepcionado.

En ese momento, Fantasma eleva la cabeza, como si presintiera que por fin le van a dar de comer sus Royal Canin, ¡y Jon abre los ojos!

-¡No te joraba! ¡Me dejé el gas encendido!

¿Se veía venir de lejos que Jon resucitaría? Sí, y si a alguien le sorprende, es que no está prestando atención. La trama lo pedía a gritos y los astros se estaban alineando sin sutileza alguna, no solo por llevar a Melisandre al Castillo Negro y no quemar a Jon de inmediato, sino porque el maestre Aegon ya lo anunció a bombo y platillo cuando le dijo a Jon en la temporada pasada aquello de "Matad al chico. Dejad que nazca el hombre". Eso por no mencionar todas las fotos filtradas de Kit Harrington rodando escenas es la serie.

¿Es menos emocionante la resurrección de Jon Nieve por ese motivo? Un poco sí, la verdad. Pero, ¡eh!, es Jon Nieve, y ha regresado de entre los muertos. ¿No es lo que todos queríamos?

Podéis responder a esa última pregunta.

11 comentarios

  1. "Mejor eso que una madre y su bebé recién nacido siendo devorados por una jauría de perros". Una frase que sirve para todo. Estoy pensando en tatuármela...

    ResponderEliminar
  2. Parece que este capítulo confirma la teoría de los fans sobre que Tyrion es el hijo bastardo de Aerys Targaryen que tuvo con la esposa de Tywin y que por eso este le odiaba y decía que no era su hijo.

    Pobre Arya, menos mal que parece que por fin se le va a dar un respiro.

    Roose fue realmente estúpido al pensar que su bastardo psicópata no iba a hacer nada ahora que tenía otra vez otro heredero legítimo.

    Jon ha vuelto, los fans estarán contentos. Ahora que lo pienso, el juramento de la Guardia de la Noche finaliza una vez que mueres por lo que Jon ahora está libre de este y ya puede volver a chingar y hacer lo que le de la gana.

    ResponderEliminar
  3. Pues, ale, ya tenemos de vuelta a Little John, quiero decir, a Jon Nieve. Pero lo que me ha dado pena de este capitulo ha sido la desafortunada muerte de Roose Bolton. Me encantaba ese tipo y uno de mis sueños era haberlo visto en un épico enfrentamiento de ceños fruncidos contra Stannis Baratheon. Solo esa escena tiene mas carisma que media serie. Me ha gustado el tal Euron Greyjoy. Espero que a las Islas del Hierro les den mejor tratamiento que a Dorne. Y nada mas, espero con ganas su siguiente reseña. Un gran saludo!!!

    ResponderEliminar
  4. Pokemon humano LOL! XD
    "Mejor eso que una madre y su bebé recién nacido siendo devorados por una jauría de perros", contestaré."
    RELOOOOOOOOOL! XDDDDD

    Toda la crítica esta muy bien de hecho acabé así, tras leerla:
    https://www.youtube.com/watch?v=zj23pMdQBZ8

    Ya tardaba en morir el mamón de Balón Greyjoy (llevo deseando su muerte desde que apareció)
    Lo de Roose me jode porque el actor en versión original tiene una voz de cabrón maquiavelico contenido que lo borda.Y Ramsay por mucho que intente Iwan que no caiga en la monotonía, empieza a saturarme.
    Y francamente tanto muerto también, que es que ya ni se inmuta uno ni cuando


    SPOILER



    ahorcan a los traidores de la guardia de la noche.



    Fin spoiler


    Como sigan así, voy a acabar más insensible que Ramsay interpretado por Chuck Norris con paralisis facial.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que Ramsay no puede dormir por las noches pensando cómo superarse en sus próximas fechorías:"veamos, ¿qué puedo hacer mañana? Desollar no, que esta muy visto... Ya sé convertir a mi ex en pienso para mis cachorros. Ah, no que ya lo he hecho, vaya rollo". En el fondo es un incomprendido.
    Por lo demás, me gusta la pareja del Zombi y Cersei (cada día mejor actriz, por cierto) y me carga un poco el papa Francisco, que ganas de que alguien le aplaste el cráneo contra una pared. ¿Algún voluntario?

    ResponderEliminar
  6. Los spoliers para tus amigos y conocidos, no por aquí.

    ResponderEliminar
  7. Con lo chiflado que debe de ser ese tío en la vida real, no creo que tenga demasiados amigos XD

    ResponderEliminar
  8. Yo y mis mil personalidades multiples tenemos muchos amigos.
    En concretos estos:
    http://www.monamidunord.com/images/stories/virtuemart/product/AMIGOS_CIGARROS.jpg

    Y ahora os dejo que estoy rastreando vuestras ip para ir a haceros una visita de cortesía con el viejo machete oxidado.
    MBAHAHAHHAHAHA!!!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. Vaya Juanito Nieves, ¿qué sería la serie sin sus dramas?
    "el desollador" le llaman y aún así confió en él...hijo de tigre, pintito.

    ResponderEliminar