7 de mayo de 2016

Juego de Tronos: La Mujer Roja

Cinco años de Juego de Tronos, cinco temporadas de una de las series con más fandom de los últimos tiempos, y tres años de recapitulaciones en este blog. ¿Por qué solo tres? Porque esto es algo que fue surgiendo a medida que crecía mi adicción por la serie y no algo que planease para fastidiarme los fines de semana durante más de dos meses cada año. Pero podría ser peor. Podría estar haciendo lo mismo con Marmalade Boy.

Los fans de los libros, los que empezaron a leerlos antes de que se vendieran tazas y camisetas con los lemas de las Casas de Poniente, aún no pueden creerse que la serie haya adelantado, al menos en parte, a su saga literaria favorita. Lo que es peor, esta saga podría no terminar nunca, porque George R. R. Martin es un escritor lento, tan lento como el regreso de Daenerys a Poniente, y además su gran volumen corporal le hace proclive a palmar de un infarto cualquier día de estos cogiendo una lata de guisantes del estante de arriba en el supermercado. ¿Qué harán sus lectores ahora?, ¿esperarán a que Martin termine las novelas antes de continuar con la serie, lo que podría ocurrir en los próximo diez años, o seguirán viéndola a riesgo de destriparse la trama de los libros? ¿A alguien le importa?

Por su parte, Benioff y Weiss ya no cuentan con un referente literario que pasarse por el arco del triunfo para caldear los foros de internet con cada giro que no está en los libros, y aunque Martin ya les sopló los elementos clave de la historia, lo que veamos ahora será en buena medida de su cosecha. Como la tan apreciada trama de Dorne de la temporada pasada.


En Invernalia y alrededores


Ramsay Bolton, nuestro psicohobbit favorito, está de luto por la muerte de Myranda, la encantadora de perros a la que Theon y Sansa defenestraron en el último episodio de la temporada anterior. La culpa fue suya por ser una locuela desalmada y meterse donde no la llamaban.

Durante unos instantes, la serie casi consigue hacernos creer que Ramsay alberga sentimientos y no solo una gran afición por la peletería humana, poniéndolo al borde del llanto y soltando un discurso emotivo. Y la ilusión se mantiene hasta que el maestre le pregunta si quiere que caven una fosa o preparen una pira para deshacerse del cuerpo, y Ramsay contesta que se la den de comer a los perros. No se puede negar que sea un hombre pragmático. Además, en el fondo, muy en el fondo, y bajo los efectos de algún potente narcótico, es lo que ella hubiera querido.

-Pasamos tan buenos ratos cazando personas juntos. A su lado me sentía como Zed en Esclavas en el espacio

De camino al comedor, Roose Bolton se muestra relativamente satisfecho con su hijo por la derrota del ejército de Stannis y, ya de paso, confirma la muerte fuera de cámara del último de los hermanos Baratheon. Espero que ahora los telespectadores más escépticos dejen de dar la lata con que Stannis podía seguir vivo porque no se vio cómo Brienne le cortaba la cabeza y venía el forense a expedir el certificado de defunción.

Sin embargo, no todo son halagos en la Casa Bolton. Roose recrimina a su hijo que provocase y dejase escapar a Theon y Sansa, sobre todo a Sansa, a la que necesitan para dominar el Norte porque sus participaciones en la empresa son mayoritarias. Roose incluso pone en tela de juicio el rol de Ramsay como heredero, ya que su esposa, Lady Walda, espera un bebé y, según las ecografías, será un niño.

Ajá. Nada como hinchar las narices a un psicópata impredecible cuyo principal hobby es desollar viva a la gente. ¡Suerte con no encontrarte un puñal en el esternón mañana por la mañana, Roose!

-Y ahora voy a servirme una copa de vino imaginario.

Tras sobrevivir al salto suicida cuyo desenlace jamás vimos (supondré que pasó por debajo un camión cargado de colchones), Theon y Sansa huyen a través del bosque en dirección norte, intentando poner distancia entre ellos y los Bolton, como Van Damme en Blanco humano pero sin ropa vaquera ni un mullet noventero.

Al llegar al lecho de un río, Sansa sufre una crisis nerviosa y se niega a cruzarlo. ¡El agua está helada y podría coger un constipado! Sí, mucho mejor arriesgarse a seguir sufriendo violaciones y torturas sin tregua, ¡dónde va a parar!

Theon consigue convencerla de que cruce prometiéndole que al otro lado hay un poni. Pero es mentira.

-Espero que ese poni tuyo vuele y que su crin sea de los colores del arcoíris.

Al rato, exhaustos y medio congelados, Theon y Sansa se abrazan bajo un árbol caído para entrar en calor. Por desgracia, los sabuesos de Ramsay cuentan con un equipo de búsqueda por satélite y no les han perdido la pista, pese a que cientos de películas nos han enseñado que ningún perro puede seguir un rastro a través de un río. ¡Maldito Hollywood!

Theon, demostrando que la valentía no está ligada a ninguna parte concreta del cuerpo masculino (aunque él sigue echando de menos poder mear de pie), intenta despistar a los cazadores con el viejo truco del mono de tres cabezas, pero le sale el tiro por la culata y acaban encontrando a Sansa igualmente.

Por suerte para ellos, Brienne de Tarth, que ha conseguido sobrevivir al compactador de basura del Episodio VII, y Podrick Payne, su fiel escudero, llegan en ese momento a lomos de sus briosos corceles y consiguen salvar a la pareja de prófugos, escabechando a los soldados de los Bolton y espantando a sus sabuesos. Incluso Theon se anota un tanto trinchando a un hombre por la espalda, ¡como un auténtico héroe americano!

Concluida la modesta escena de acción, Brienne vuelve a ofrecer sus servicios como escolta privado y chófer VIP a Sansa, que a estas alturas no está como para ponerse pijotera con el currículo de nadie y acepta la oferta, prometiéndole que no le pedirá nada que la deshonré y que siempre habrá galletitas saladas para ella en su mesa.

¿Quién diría que no a esos ojos de cachorrito?


En Dorne


En los Jardines del Agua (a.k.a. el Real Alcázar de Sevilla), Ellaria Arena ayuda al príncipe Doran Martell a caminar hasta su silla de ruedas con motor de uranio mientras conversan amigablemente sobre las locas aventuras sexuales de Oberyn Martell. El ambiente es idílico y solo falta que una pareja de pajarillos azules se posen sobre una rama y entonen una alegre canción.

Y entonces llega un mensajero con noticias de última hora sobre el asesinato de Myrcella y, en un abrir y cerrar de ojos, Tyene Arena practica una disectomía al guardaespaldas de Doran, matándolo en el acto, y Ellaria apuñala al príncipe en el pecho para demostrar que esta serie no discrimina a los minusválidos, Nno positivamente al menos. Ninguno de los guardias mueve un dedo porque solo queda un minuto para su pausa del bocadillo.

"Hombre débil no volver a reinar en Dorne", comenta el increíble Hulk.

-Ugh... A-antes de morir, dime al menos si Jon Nieve resucita...

-No sabe/no contesta.

X_X


En Desembarco del Rey


Cersei Lannister, luciendo ese moderno corte de pelo que le hicieron las septas al final de la quinta temporada, recibe la noticia de que un barco dorniense está acercándose al puerto y corre a recibir a su hija, su querida Myrcella de dorados y rizados cabellos e intestinos licuados. La sonrisa se le borra de la cara cuando ve a Jaime con el mismo jeto que tenía cuando regresó de sus aventuras en Harrenhal con una mano menos. Creo que el cuerpo amortajado que hay tras él también le da alguna pista de lo que ha podido suceder mientras su hermano y Bronn hacían turismo en Dorne.

Contra todo pronóstico, Cersei no culpa a Jaime de lo sucedido, pese a que el plan de rescate del Matararreyes dejaba mucho que desear, sino que carga el mochuelo al Sino™. Después de perder a dos hijos de tres, incluso la profecía de una bruja harapienta y sonada que vive sola en un pantano empieza a ganar credibilidad.

Jaime asegura a su hermana que recuperarán todo lo que les han arrebatado con intereses. "¡A la mierda la profecía, a la mierda el Sino y todos menos nosotros!", refunfuña. Lo que es él, debería conformarse con que Benioff y Weiss le tengan reservada una trama mejor que la que le tocó la temporada pasada.

-¡Que me aspen si esa no es la cara de alguien que trae buenas noticias!

;_;

Encerrada en su celda, Margaery Tyrell, tan mugrienta y andrajosa como la última vez que la vimos, está experimentando de primera mano una variante de la técnica "poli malo, poli bueno" con la septa Unella y el Gorrión Supremo.

"¿Puedo ver a mi hermano?", pregunta, sin saber que Loras está ocupado rodando la serie de Puño de Hierro.

"¡No!", grita la septa, golpeando la mesa con los puños. La luz del flexo parpadea.

"Queremos ayudarte, créeme, pero necesitamos que nos des algo", dice el Gorrión Supremo con tono amigable. "Seguro que puedes contarnos algún pecadillo. ¿Nunca te has reído con un vídeo del Rubius o has copiado un tweet que te parecía gracioso y fingido que era tuyo?

Margaery dice que no hay nadie libre de pecado, pero se niega a entrar al trapo. Lo ha leído todo sobre el paseo de la vergüenza de Cersei en el ¡Hola! y no está por la labor de caminar en pelota picada por las calles de la ciudad, ni siquiera si los genios de los efectos especiales añaden su cabeza sobre el cuerpo de otra chica más joven en postproducción.

¿Dónde está Ser Garras cuando más lo necesitas?

A bordo de su barco, Trystane Martell está pintando ojos en un par de cantos rodados para echarse unas risas a costa de la difunta Myrcella, cuando Obara y Nym, dos tercios de las Serpientes de Arena, se teletransportan a su camarote. ¡No sabía que los habitantes del planeta Yadrat les han enseñado la técnica del Shunkanido! Esta serie nunca dejará de sorprenderme.

Las Serpientes de Arena dan a Trystane la oportunidad de elegir con quién de las dos quiere enfrentarse en Mortal Kombat. Demostrando una lógica apelotante, el chaval elige a Nym, ya que tiene menos mala leche que su hermanastra y ni siquiera Indiana Jones sería capaz de sacarle ventaja a un látigo en un espacio tan reducido.

Por desgracia, en cuanto Trystane da la espalda a Obara, su principesca nuca tiene un encontronazo con una afilada punta de lanza y se convierte en Pinocho.

"¡Eres una zorra egoísta!", protesta Nym. ¡Ja, ja, ja! Nada de Dorne tiene gracia.

Él solo quería ser un niño de verdad.


En Meereen


Tyrion Lannister y Varys se dan un garbeo por las calles de Meereen para comprobar de primera mano cuál es el ambiente en la ciudad tras el incidente de la Fosa de Daznak.

Los guionistas no han olvidado que la singular pareja sigue siendo un blanco para los Hijos de la Arpía, pero la excusa que ponen para que no lleven escolta es ridícula. Aunque se supone que van disfrazados de mercaderes (¡llevan ropa a juego!), no creo que haya muchos mercaderes en Meereen que encajen en su descripción. Desde luego no me imagino a los Hijos de la Arpía verlos pasar y pensar: "¡Vaya, hombre! Esta es la sexta pareja caucásica formada por un enano barbudo y un calvo gordo con la que nos topamos hoy. ¡Cruzad los dedos por que esta vez sean ellos, chicos!".

Gruñón y James Tolkan, dando un paseo.

Después de que Tyrion ofrezca dinero a una mendiga a cambio de comerse a su bebé, porque, ja, ja, es gracioso que no hable bien su idioma, y de que escuchen a un sacerdote rojo animar a los esclavos a luchar por su reina la de los muchos títulos, Tyrion y Varys ven a algunos extras huyendo del puerto y descubren que alguien ha recreado la batalla de Chibi del Dynasty Warriors prendiendo fuego a la flota de Daenerys.

"Y los fans creyendo que esta sería la temporada en la que partiríamos por fin hacia Poniente", dice Tyrion. "LOL".

Esto me huele a chamusquina.


En tierras inhóspitas


Mientras Meereen se caldea, Daario Naharis y Jorah Mormont continúan la búsqueda de la Madre de Dragones. Como no lograron convencerla de que le implantasen un chip subcutáneo, se tienen que conformar con seguir el sutil y casi imperceptible rastro de rebaños y tierras calcinadas.

Tan considerado como de costumbre, Daario pregunta a Jorah cómo lleva lo de estar en la friend zone.

"¿Has jugado al King's Quest III?", responde Jorah.

"¿Ese es el juego en el que un mago malvado te asigna tareas y si las incumples o te pilla haciendo algo que no deberías, te castiga?".

"Sí. Pues lo mío es igual de frustrante".

Sin molestarse siquiera en poner una excusa del palo de "Voy a echar un truño entre esos arbustos", Jorah se queda atrás un momento y se realiza a sí mismo un rápido chequeo médico, comprobando que la psoriagrís se ha extendido por casi todo su antebrazo y empieza a parecer un tatuaje grimoso.

Al rato, la pareja de rescatadores llega al lugar donde los dothraki capturaron a Dany. Jorah encuentra su anillo sin necesidad de usar un detector de metales, porque se ha pasado toda la saga de King's Quest y está curtido en la caza de píxeles.

Lo contrario de una buena pareja.

No muy lejos de allí, o tal vez sí, ¿que sé yo si no tengo un mapa?, Daenerys Targaryen soporta una larga marcha a pie mientras escucha en silencio a dos de sus captores discutir sobre la pigmentación de su vello púbico y otros temas de equivalente calado intelectual e interés científico.

Al llegar al campamento dothraki, los guerreros entregan a Dany a su cabecilla, Khal Moro. A mí todos los khal me parecen iguales, pero a este lo interpreta uno de los gladiadores de la serie Spartacus. De una serie de violencia y desnudos a otra, ¡qué carrera interpretativa la suya!

Moro y sus hombres no consiguen ponerse de acuerdo sobre qué es lo mejor en la vida, si ver a una mujer hermosa desnuda por primera vez, matar a otro khal, domar un caballo salvaje, o conquistar una ciudad, esclavizar a sus habitantes y llevar sus ídolos a Vaes Dothrak. Conan les dice que es aplastar enemigos, verles destrozados y oír el lamento de sus mujeres, y naturalmente ninguno se atreve a llevarle la contraria porque su marcado acento austriaco les provoca pavor.

La cara de un hombre al que tienen frito... y que no sabe que, en realidad, lo mejor en la vida son las cocretas de la abuela.

Para asombro de los presentes, Dany revela que habla dothraki tan bien como cualquier otro idioma inventado, y se presenta a sí misma, consumiendo una cuarta parte del episodio en enumerar todos sus títulos.

Aunque su larga retahíla no impresiona al khal, que no está al tanto de las noticias sobre la reina que ha conquistado medio continente y liberado a miles de esclavos, cuando Dany menciona que es la viuda del Aquaman menos creíble desde la serie de Los SuperAmigos, Moro le garantiza que nadie le pondrá la mano encima.

Mirándolo por el lado malo, ahora tendrá que pasar el resto de su vida en Vaes Dothrak, el retiro vacacional de las viudas de los jefes dothrakis. Supongo que se pasarán todo el día cotorreando entre ellas, bebiendo cócteles exóticos y jugando al bridge; una triste perspectiva cuando tienes planes tan ambiciosos como abolir la esclavitud o tomar el Trono de Hierro.


En Braavos


Después de quedarse ciega bebiendo veneno como castigo por matar a Meryn Trant, Arya Stark ha pasado a la siguiente fase de su entrenamiento jedi: trabajar como pordiosera. Y debo decir que se las ve negras pidiendo limosna.

Podéis sentir lástima por ella o mirar a otro lado, porque ojos que no ven, corazón que no siente; pero lo cierto es que lo tiene bien merecido. Esto es lo que ocurre cuando decides saltarte las reglas de la Casa de Negro y Blanco para rajar gargantas por libre. Los hombres sin rostro trabajan en un sector regulado.

Si al menos vendiera cupones...

Entre una moneda roñosa y la siguiente, Arya recibe la visita de su mejor amiga a este lado del globo, la Niña Abandonada, que, para demostrarle que todo en la vida es susceptible de empeorar, la obliga a pelear al estilo de la banda de hombres alegres de Robin Hood. Y como Arya no las ve venir, su "amiga" le propina más palos que a una estera.

En serio, no veía tantos golpes seguidos desde la última vez que leí un Mortadelo.

El profesor Probeta contraataca, apócrifo de Bruguera.

"Mañana a la misma Bat-hora, en el mismo Bat-canal", se despide la Niña Abandonada mientras Arya repasa con la lengua los dientes que le quedan.

Me temo que a nuestra joven padawan aún le falta mucho camino para canalizar su Karate Kid interior, pero al menos ahora tiene una razón para mirar a su futuro.


En el Castillo Negro


La última vez que vimos a Jon Nieve hará cosa de un año, el pobre había padecido un caso agudo de punzadas en el estómago y se había quedado tendido sobre un charco de su propia sangre en el patio del Castillo Negro, con cara de estar absorto mirando una nube con forma de pato. Nada ha cambiado desde la última vez, aunque con cada minuto que pasa Jon parece más "totalmente muerto" que "muerto en su mayoría".

Los ojos con forma de X son muy indicativos.

Desde su dormitorio, Davos Seaworth escucha los aullidos lastimeros de Fantasma, al que nadie ha dado aún su ración de pienso Royal Canin, y sale al patio a ver qué pasa. Allí encuentra el colador humano en el que se ha convertido Jon Nieve bajo un cartel que dice "TRAIDOR".

"Esto está mal señalizado", dice Davos. "Este es Jon Nieve".

Davos recoge el cadáver con ayuda de Edd el Penas y otros tres guardias de la noche que no sé quiénes son (esto es lo que ocurre cuando no paras de cargarte personajes y tienes que tirar de figurantes), y lo llevan a sus aposentos, tendiéndolo sobre la misma mesa pringosa de Cheetos en la que juegan al Pathfinder. Solo Davos se detiene unos instantes para a interpretar las manchas de sangre que deja el bastardo de Ned Stark en la nieve, que pueden leerse con tanta claridad como los posos del Nesquik.

-Esa mancha de sangre...

-... se parece bastante a...

-¡Un dragón! ¡Es un dragón!

-Aunque mirándolo más atentamente...

-... creo que se parece más a un diplodocus dando la patita.

Melisandre, la Mujer Roja, se reúne con el resto del equipo y, a pesar de que la única razón de que Jon aún no apeste a muerto es porque ha estado conservado al frío, no puede creerse que esté fiambre.

"¡Esto es inconcebible!", se queja la Mujer Roja. "¡Lo vi fugazmente en el tráiler de esta temporada!".

Davos se abstiene de pinchar el cuerpo de Jon con un palo para demostrar que está más muerto que el pescado.

-¡Esto no puede ser verdad! ¡Aquí tengo la prueba!

-¡Es cierto! ¡Es él! ¡Es Jim Morrison! ¡Ha regresado de entre los muertos!

Mientras tanto, Ser Alliser Thorne ha tomado la comandancia de la Guardia de la Noche y pretende devolver las aguas a su cauce. Y por "aguas" quiero decir "salvajes"; y por "su cauce", a su "p*** casa".

Aunque entre los hermanos negros los hay que son reticentes a la sucesión por vía de la traición y el asesinato, y sin duda muchos echarán de menos la noche semanal de sombras chinescas, el argumento de "¡Pero él nos traicionó primero!" es irrebatible, y las protestas no tardan en convertirse en refunfuños inaudibles.

Con todo, tampoco estaría mal que preguntasen a Thorne y al resto de oficiales por qué han dejado el cadáver por ahí tirado en lugar de prenderle fuego. Sabiendo que aquí es costumbre que los muertos vuelvan del Más Allá con peor humor que un bacalao en el anzuelo, deberían haberlo echado a la barbacoa. ¿O es que a nadie le preocupa la expectativa de tener que enfrentarse al zombi rabioso con los rizos más definidos de aquí a Lanza del Sol?

-Me he puesto de pie, lo que significa que tengo razón.

Thorne intenta convencer a Davos de que abandonen los aposentos del Lord Comandante, donde se han atrincherado con el cuerpo del finado, y les jura por Snoopy que si salen sin armar jaleo, les dejará marchar, les hará bocatas de choped para el camino, e incluso les regalará una chapa que dice "I ♥ the Night Watch". Sí, claro, y los veinte hombres armados que le acompañan solo están ahí para asegurarse de que llegan sanos y salvos hasta la puerta. Muy creíble.

Davos hace bien en no tragarse el cuento y manda educadamente a Thorne a freír espárragos. Luego recuerda a sus aliados que Jon tenía otros amigos, y Edd el Penas parte en busca de refuerzos. Supongo que esto significa que Thorne no ha dejado a nadie vigilando la puerta y que tampoco hay guardias que impidan a Edd abandonar el Castillo Negro como quien sale a por tabaco. Es lógico.

Como plan B, Davos apuesta por Melisandre, en la que confía, se intuye, para resucitar a Jon. Si los demás también la hubieran visto beber veneno como si fuera un té rojo o expulsar un doble oscuro de Stannis por la vagina, también se sentirían igual de optimistas.

-Ser Davos, ambos somos caballeros ungidos, pero como me hagáis contar otro chiste de "toc, toc", echaremos la puerta abajo.

Mientras tanto, en su dormitorio, la Mujer Roja se desviste y se contempla en el espejo; momento en el que todos los hombres que ven la serie con sus novias intentan poner cara de póquer y se colocan discretamente un cojín en el regazo. Sin embargo, la idea de capturar mentalmente esta imagen para recordarla más adelante se esfuma en un instante, que es lo que tarda Melisandre en quitarse su collar mágico y revelar su verdadera y horrible apariencia.

Sin truco ni cartón, Melisandre es en realidad una bruja viejísima, con la piel flácida y arrugada, y las carnes tan caídas que parece que se estén derritiendo. Es como una de esas brujas de los cuentos de hadas que convencen a los niños para que entren en su casa de caramelo y luego los sirven gratinados al horno acompañados de patatitas y zanahorias.

Y sí, sé que ya vimos a la sacerdotisa sin el collar de marras en Sinsonte, allá a mitad de la cuarta temporada, y que entonces presentaba su aspecto habitual; pero tengo mejores cosas de las que preocuparme que de un ridículo error de continuidad. De eso que se ocupe la script girl.

Melisandre se mete lentamente en la cama y se arrebuja con varias capas de sábanas, sintiendo frío por primera vez. Nosotros, helados hasta el tuétano, cambiamos de canal en busca de imágenes más agradables con las que acostarnos.

Es como la escena aquella del baño de El resplandor, pero protagonizada por el Milagroso Max.

Una gran sorpresa para cerrar el episodio y esperemos que muchas más la semana que viene.

13 comentarios

  1. Oleeeee! Ya están aquí mis resúmenes favoritos! Puntualmente una semana tarde! :-D

    Me encanta la referencia a "La gran superproducción" (para que veas que pillamos referencias de cómics de hace 30 años)

    ResponderEliminar
  2. ¿Alguien ha revisionado la princesa prometida? Veo una muy saludable cantidad de referencias suyas.

    En fin, capítulo normal de recolocación... eso si, lo que le han hecho a Doran, como fan del personaje de los libros y de Star Trek, no se lo perdonaré nunca a Carmena.

    ResponderEliminar
  3. Pues nada, aquí estamos de regreso con sus geniales reseñas de Juego de Tronos. Si digo que solo veo esta serie por después leer estas recapitulaciones, mentiría como un bellaco pues estoy enganchadisimo a ella pero luego leer estos artículos como complemento es fenomenal.

    De este capitulo, solo comentar que ha sido mas un capitulo tranquilo para concluir las tramas que se dejaron a medias la anterior temporada e introducir nuevas.

    Lo mas destacable, el gran adiós a Dorne, no te echaremos de menos. No ha sido una resolución ni lógica ni bien ejecutada pero si nos quitan minutos de esta insufrible trama, mejor que mejor. Ademas, las Serpientes de la Arena por fin matan. Que menos.

    En cuanto a Melisandre, espero que tenga un papel relevante esta temporada y descubramos mas de ella. Me encantaría que la bruja tuviera un rol mas prominente y no la dejasen como una secundaria mas, como hasta ahora ha sido. En cuanto a lo del final, creo que ya no miraré sus desnudos de la misma forma.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Buena reseña, como siempre….me ha hecho especial gracia lo de “mirando una nube con forma de pato” y lo del “diplodocus dando la patita”. Tenías que haberle puesto un bocadillo que dijese “tírame del dedo”….jijiji …me gustan los chistes de gran calado intelectual y con mensaje social, ya ves...jiji

    Qué bien temporada de tronos! ^^ (en mi cabeza suena el opening)

    ResponderEliminar
  5. OLGERD VLADISLAV8 de mayo de 2016, 21:12

    Felicidades por la reseña.
    Muuuusho más alegre y optimista que la seie esta temporada (echo de menos a Bronn, aunque casi mejor que no salga que se lo cepillan)
    Comentar que los responsables de la serie han hecho una autentica escabechina con Dorne y Stannis.
    Y que en esta temporada no va a quedar ni el apuntador al paso que vamos. :(
    Por un lado mejor, porque ya va siendo hora de saber cual es el puñetero final, porque si esperamos por Martin , es que ni siendo Duncan Macleod del clan Macleod .

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues gracias a la última escena de Melisandre ya sé lo que es una Milf. Y lo cierto es que me hubiera gustado seguir en la ignorancia. Por lo demás, un buen capítulo de presentación de temporada colocando casi todas las piezas sobre el tablero y sobre todo, para los lectores de los libros, entramos en territorio inexplorado y eso me gusta.

    ResponderEliminar
  7. Pues capítulo para ponernos en situación de cara a la temporada, poca chicha pero era de esperar. Lo de Dorne es ya de juzgado de guardia, el único aliciente que le quedaba era darle al personaje del regente (¿o era príncipe? El de la patachula, digo) el mismo giro que en los libros y ni eso, dagazo y a otra cosa, no sea que meter un personaje con más de un registro nos espese la trama.

    Y dos capítulos, dos deus ex machina; se empieza a echar en falta la mano de Martin para resolver las escenas de maneras, como mínimo, menos obvias.

    "-Me he puesto de pie, lo que significa que tengo razón."

    Lo que me he reído con esto :D.

    ResponderEliminar
  8. Como miembro de los lectores de los libros que no han visto la serie ahora voy seguir la historia a través de este blog.

    Me pregunto que hará la gente de Dorne respecto a las Serpientes, una cosa es que los bastardos sean tratados como al resto de personas y otra es que les dejen heredar el gobierno tras haber cometido fraticidio.

    ResponderEliminar
  9. Aunque en el texto has puesto en duda que a alguien le importe, voy decir mi opinión como lector de que la serie se adelante a los libros: Al principio me jodía que cada vez se separara más la trama de la serie, ahora me alegro ya que puedo verla y esperar sopresas en el próximo libro igualmente.

    Visto en perspectiva me parece la mejor decisión posible por parte de la HBO (la imposible hubiera sido hacerlo más fiel y parar la serie hasta que saliera el libro).

    El post muy divertido, como siempre. La parte de Arya tiene la máxima tasa de juegos de palabras con la ceguera por frase, para ser perfecto solo falta algún chiste sobre Daredevil o, para no ir a lo obvio, 'Furia ciega'.

    ResponderEliminar
  10. Juan Germán Socías Segura: Vosotros sabéis que trabajo y que escribo estos resúmenes en mi tiempo libre los fines de semana, ¿verdad?

    eter: No necesito revisionar La princesa prometida. ¡Me la sé de memoria! Además, no hace tanto que me leí la novela. Y también quería dar continuidad a la referencia que hice a la película cuando murió Jon.

    Joakin Martinez Rodriguez: Y yo me pregunto: si un ochentón ve a Melisandre en esa última escena, ¿le parecerá atractiva? Supongamos que el señor no tiene cataratas y ve más o menos bien.

    Helena Niño: EL chiste del diplodocus es mi favorito. Lo dibujé yo.

    OLGERD VLADISLAV: Mínimo un muerto por episodio. Empieza a ser de guasa.

    David: Son tiempos de descubrimiento para todos. Hay tramas que ni siquiera puedo imaginarme dónde irán a parar. La de Arya me intriga especialmente.

    Claudio Vosco: Martin se complica demasiado la existencia. En una serie como esta, con tanto personaje, hay que ir cerrando tramas de alguna forma, aunque sea chapucera. ¿Se puede hacer mejor? Indudablemente.

    Anonimatus: Ya me dirás si te enteras de algo leyendo mis resúmenes sin seguir la serie. Estoy siendo algo menos meticuloso y más inventivo que otras veces.

    Hugo Rojo: Pienso lo mismo que tú. Los libros, el día que salgan, seguro que nos tendrán reservada alguna sorpresa. Además, siempre serán más completos y enriquecedores que la serie. Lo de Daredevil me lo estaba reservando. Que un chascarrillo sea obvio nunca me ha preocupado.

    ResponderEliminar
  11. No te enfades, TdlB!

    Estamos muy contentos de que publiques tus reviews (y el resto de artículos del blog).

    Faltaria que encima que te matas a escribir artículos hilarantes de 4000 palabras sin cobrar te exigiésemos nada!

    Perdóname si te has sentido presionado.

    Un abrazo muy gordo de un lector adicto.

    ResponderEliminar
  12. No me enfado, esa era mi contestación con sorna. ¡Muchas gracias por el apoyo!

    ResponderEliminar
  13. Leer artículos tuyos es una gozada. Gracias por esta mierda

    ResponderEliminar