11 de septiembre de 2016

He-Man y los Masters del Universo: La maldición de los Tres Terrores

Más de treinta años después de que se emitiera el último episodio de la serie de animación de los Masters del Universo de Filmation, Super7 ha producido un nuevo episodio con el mismo estilo que lucía la serie original. ¿Recordáis aquellos cuerpos musculados tan homogéneos, aquellas animaciones acartonadas que se repetían episodio tras episodio y la casi total ausencia de acción? Sí, no hay nada como recuperar lo más penoso y cutre de los viejos tiempos para demostrar tu aprecio por ellos.

Este nuevo episodio, titulado La maldición de los Tres Terrores (The Curse of the Three Terrors), se emitió en la Comic-Con de San Diego el pasado agosto y, por alguna razón que escapa de la comprensión humana, Super7 también lo vendió de forma limitada en VHS. Para los que no tenemos la suerte de vivir en un país en el que más del 70% de la población cree en los ángeles y solo un 60% en la teoría de la evolución, desde el 10 agosto el episodio está disponible online por el precio de 1,80 euros en Vimeo y otras plataformas que no voy a anunciar porque no me he molestado en consultarlo y ninguna va a pagarme comisión.

Siendo como soy un fan de la serie de Filmation, además de un coleccionista empedernido de los cómics y muñecos de la franquicia (o sea, alguien que necesita asistencia psiquiátrica inmediata), comprenderéis que tenía que ver este episodio a toda costa. Después de leer esta entrada, también comprenderéis por qué me arrepentí muy pronto de hacerlo.

Para explotar la nostalgia desde el primer segundo, el episodio comienza con la aparición del logo de Super7 a imitación del logo de Filmation. Incluso suena el mismo tintineo característico que anunciaba el comienzo de algunas de las series de dibujos de la productora de Lou Scheimer, Hal Sutherland y Norm Prescott, que precedía a la secuencia de introducción. También sonaba, por ejemplo, en Los Cazafantasmas. No los "auténticos" Cazafantasmas, claro, esos le gustaban a todo el mundo, sino los del gorila con pantalón corto caqui y sombrero que casi nadie veía.

¡Ah, los ochenta!

A continuación, disfrutamos en alta definición de la secuencia de introducción original, en la que el príncipe Adam invoca los "fabulosos poderes" del Castillo de Grayskull, se convierte en He-Man y presenta a los únicos que conocen su secreto, así como a su peor enemigo, el desternillante Skeletor. Normalmente disfruto viendo esta secuencia aunque la haya visto ya mil veces, porque en 1988 los rusos me sometieron a un experimento similar al de perro de Paulov y ese fue el resultado; pero es difícil ignorar que se está comiendo un minuto entero de los 10 que apenas dura el episodio. Recordarme a mí mismo que apenas he pagado el precio de un desayuno por este miniepisodio no me consuela.

En el Castillo de la Serpiente (¿o era Montaña de la Serpiente?), Skeletor, Lord de la Destrucción y persona jovial donde las haya, está preparando una poción paralizante para echársela a He-Man en su batido proteínico y que así no pueda entrometerse cuando asalten el Castillo de Grayskull por enésima vez. Supongo que recurrir a la cicuta para asesinarlo era demasiado fácil y no apto para todos los públicos.

-Necesita más jengibre.

La verdad sea dicha, no es un plan muy distinto de los que veíamos en la serie original, y desde luego reúne el requisito indispensable de ser rematada e indiscutiblemente estúpido. El problema, al menos desde mi punto de vista, es la forma en que se nos presenta esta premisa: con plena consciencia de su estupidez.

Un producto ingenuo, como lo era la serie original, tiene un pase y, desde la nostalgia, me puedo reír de él con cariño. Pero un episodio que pretende ser como la serie original y a la vez se burla de ella de forma obvia, haciendo hincapié en lo ridícula que era, no va conmigo. Al menos una parodia, con independencia de que sea más o menos acertada, es honesta en sus intenciones. Este episodio no lo es, y cruza la línea que separa lo ingenuo de lo intencionadamente malo.

Para animarme, tendré que poner el gif del mono bailando.


Skeletor se da cuenta de que le falta uno de los ingredientes que necesita para terminar su brebaje paralizante y abre un portal para teletransportarse al Cañón de las Arañas y buscarlo con ayuda de dos de sus sicarios: Beast Man, el brutal y peludo señor de las bestias (al que no hay que confundir con el depilado Dar de la película de Don Coscarelli), y Mer-Man, señor de los abismos oceánicos con cara y aliento de pez. Ambos han demostrado su sobrada ineptitud en incontables ocasiones a lo largo de los 130 episodios de la serie original, y la única razón por la que Skeletor sigue dándoles trabajo es porque cobran incluso menos que los inmigrantes ilegales de otros planetas.

Por lo demás, tened presente que SIEMPRE que Skeletor se dirige a sus esbirros, aprovecha para insultarlos; pero yo voy a omitir ese constante abuso verbal para no desgastar mi teclado. De todos modos, que no os quepa duda de que oír despotricar a Skeletor es uno de los puntos fuertes del episodio, quizá el único.

Contra todo pronóstico, el lugar al que se transporta el siniestro trío a través del portal es un paisaje precioso, lleno de vegetación y con mariposas aleteando alrededor. Ya empiezo a notar cómo bulle mi testosterona.

Que cada uno busque un poni. Cabalgaremos hasta el arcoíris y luego nos haremos la manicura los unos a los otros.

Beast Man comenta que no le parece un lugar tan malo, y Skeletor le dice que, antes de echarse a retozar por la hierba o marcar el territorio con orina, mire un poco más allá.

Efectivamente, a apenas unos metros de donde se encuentran, tan cerca que es imposible que no lo estuvieran viendo, comienza el Hemisferio Oscuro, un yermo estéril con terremotos constantes y volcanes en erupción al que no llega la luz. El gag tendría gracia si no lo anunciasen por megafonía, restregándonoslo en la cara.

El trío de villanos echa a andar en fila india hacia el Cañón de las Arañas, haciendo más patente que en ninguna escena anterior que la animación está realizada con Flash o algún programa semejante, consiguiendo algo que me parecía imposible antes de dar al botón de play: que el episodio parezca todavía más cutre que un episodio de Filmation. Si esta afirmación no os hace exclamar "¡No! ¡Imposible!" y rasgaros la camiseta como hacía Hulk Hogan, es que necesitáis volver a ver algún episodio de la serie original. He-Man y los Masters del Universo es a la animación tradicional lo que los garabatos que pintaría un crío de cuatro años a El juicio final de Miguel Ángel, y pese a ello, en comparación, La maldición de los tres terrores es peor. Hay más arte en las cagadas que dejan las palomas en el suelo.

Al menos los artistas de Filmation dibujaban buenos fondos. ¿Este? BUF.

Skeletor encuentra la planta que buscaba a la sombra del volcán Prometeo y empieza a recoger sus espinas una a una, contando en voz alta hasta llegar a doce, como si fuera el Conde de Barrio Sésamo o un retrasado mental. En ese momento, el volcán empieza a temblar y expulsar lava, amenazando con entrar en erupción y sepultar a los tres villanos bajo una lluvia de cenizas y magma. Pero al final todo lo que ocurre es que parte de su pared se derrumba, revelando una puerta enorme que hasta entonces permanecía oculta. Qué oportuno.

Como Skeletor tiene mucho tiempo libre, decide dar rienda suelta a su vena arqueológica y entrar a investigar el interior del volcán con sus esbirros. No es que el Castillo de Grayskull vaya a moverse de donde está, y desde que cerraron La Ostra Azul, los chicos ya apenas salen juntos a divertirse.

El monte Acidophilus reclama un sacrificio.

Dentro del volcán encuentran un mural con inscripciones y dibujos antiguos que cuentan la historia del rey Hell-Dor y los Tres Terrores, que controlaron Eternia hace miles de años, cuando los taparrabos aún no llevaban etiqueta con instrucciones de lavado.

A pesar de que trabajan para un tipo con una calavera flotante por cabeza, Beast Man y Mer-Man se cagan de miedo al oír hablar de Hell-Dor, así que debía ser un rey temible. Para los estándares de la serie, eso quiere decir que se sacaba los mocos en público y no cedía el paso en las rotondas.

Skeletor les dice que son cuentos de viejas y siguen adelante.

Con tanto mural me están viniendo fogonazos de En las montañas de la locura, y eso no es bueno.

En la escena siguiente se encuentran con un obstáculo en su camino, el peor al que tendrán que enfrentarse en este episodio: un dibujo espantoso, sin sensación de profundidad alguna, que representa una elevada formación rocosa con una cabeza de puma esculpida en la cima y de cuya boca cae una catarata de agua, formando un río subterráneo. Podría enseñaros dibujos que hice con diez años mucho mejores que ese. Y eso fue antes de que me enterase de que se dibuja mejor con el extremo del lápiz del que sobresale la mina.

Skeletor eleva su báculo y lanza un rayo para destruir la cabeza de puma, creando así un conveniente puente de piedras que les ahorra el mortal peligro de ¿mojarse los pies?

Las estalactitas que cuelgan de ninguna parte se llevan la palma.

El trío llega a una sala con tres puertas, y, como en cualquier película de terror mediocre, se separan. A Beast Man y Mer-Man no tardan en capturarlos los Tres Terrores, que, a pesar de lo espeluznante que suena su nombre, solo son tres culturistas en taparrabos con cabezas de animales; en otras palabras: el típico habitante de Eternia.

Los Tres Terrores se llaman Terror Bat, Terror Jaguar y Terror Wolf. En el episodio no llegan a mencionar sus nombres, pero los reconozco porque Super7 vendió unos muñecos estilo vintage de estos tres poco imaginativos personajes en una edición limitada. Dado que en la serie original cada episodio era un anuncio de juguetes de veinte minutos, esto es lo más cerca que este episodio va a estar de ella.

-¡Pulgares arriba! ¿Ya somos guays?

Skeletor, que de repente lleva brazaletes (aunque no estoy seguro de si se trata de un fallo de los dibujantes, o de un "homenaje" a los gazapos de la serie de Filmation), llega sin complicaciones hasta una puerta con pinta de conducir a algún lugar importante. No hay un letrero que lo indique claramente, pero la decoración habla por sí sola.

¿Alguien puede decirme si la araña está pintada en la pared o colgando del techo en mitad de la sala? Mi primera impresión fue que estaba pintada, pero una de las patas se superpone a una de las antorchas.

Skeletor cruza la puerta y abre una caja que hay sobre un pedestal sin tomar ningún tipo de precaución ni tener motivo alguno para hacerlo. Supongo que no conoce el dicho de que la curiosidad mató al gato, porque en Eternia los gatos son más grandes que un tigre de Bengala, tienen el pelaje verde y hablan.

Un humo negro sale de la caja y gira alrededor del Lord de la Destrucción, envolviendo su cuerpo en vendas hasta dejarle igual que una momia con predilección por la ropa ajustada para presumir de músculos. Y así sin más, Skeletor pasa a estar poseído por el rey Hell-Dor.

Si Skeletor y Mum-Ra el Inmortal tuvieran un hijo, este sería su aspecto.

La posesión infernal, sin embargo, dura menos que un asalto contra los Horda Robots, que tenían un enorme botón rojo en mitad del pecho que los hacía explotar.

Los Tres Terrores traen a los prisioneros a presencia de su amo y Beast Man derriba por accidente un ánfora con agua, salpicando a Hell-Dor. En un "inesperado" giro de los acontecimientos, el malvado rey brujo no soporta el agua y su manifestación en forma de vendas se desintegra. Son gajes del oficio, como tener que sentarse en un trueno de huesos cuyo diseñador desconocía el concepto de ergonomía o no poder celebrar la Navidad.

Skeletor queda así liberado y los Tres Terrores huyen, temiendo probablemente que otra demostración de incompetencia acabe con ellos.

-¡Me derrito! ¡Me derritooooo!

Skeletor considera que ya ha tenido suficientes aventuras por un día y se teletransporta con sus esbirros de vuelta al Castillo de la Serpiente.

Mientras tanto, no sé sabe cómo, los Tres Terrores han logrado reconstruir el cuerpo de su amo, al que, para darle más misterio, solo le vemos las piernas. Son musculosas y de color verde menta. Ahora siento que conozco mucho mejor al personaje. También tengo ganas de comer chicle.

¡Contemplad los frutos de la depilación láser!

¿Fin? Aún no. Después de los créditos, el príncipe Adam y Man-At-Arms se ríen de lo patán que es Skeletor por ninguna razón en particular, lo que demuestra lo imbéciles que son.

Y ya está. Este es el final. Treinta años de espera para ver medio episodio mediocre que ni siquiera la nostalgia consigue sostener.

-¿De qué nos reímos?
-No lo sé.
-¿Y a dónde estamos mirando?
-Tampoco lo sé.

Si yo fuera vosotros, y aun suponiendo que os gusten mucho los Masters del Universo, no pagaría ni un euro por un corto birrioso que debería poder verse gratis en YouTube. Así no se hacen las cosas.

11 comentarios

  1. Leido el articulo, la verdad es que esperaba mas del corto. Menos mal que estas tu para supervisar primero los nuevos productos si no mas de uno caería en la trampa XD

    ResponderEliminar
  2. Siento mucho que no le haya gustado, por lo que comenta debe ser casi tan malo como el Ghostbusters: Answer the Call.
    (Sí, le han cambiado el nombre previo paso a olvidarla todos ,especialmente los involucrados, el photoshop de Stalin sigue siendo lo mejor para tapar chapuzas)
    Yo a esto de los Masters le veo al menos el interes de ver como continua, ¿logrará Skeletor vengarse de los 3 tenores, esto... terrores?
    ¿Los demandará quien tenga los derechos actualmente? ¿los demandará el sufrido público? ¿quien quema el monte y quien lo apaga? ¿por qué al levantarme tengo legañas?.
    Ahora en serio, le recomiendo el sistema de Roderick Kingsley (el duende original de Spiderman) frente algo nuevo,ante la duda pruebalo con otro.
    http://www.marvunapp.com/Appendix/donovn.htm

    ResponderEliminar
  3. Ya sabía yo que el bueno de He-Man tenía que volver tarde o temprano a su blog. En cierto modo, se agradece. Tanto Juego de Tronos no es bueno para la salud.

    Respecto a este "corto", me sorprende que se titule He-Man y los Masters del Universo cuando en realidad, el protagonista es Skeletor. Cosa que por otro lado es rara. No se supone que Adam es el protagonista de la serie??? No debería de ser nuestro bronceado y musculoso rubio la pieza central del corto??? Por que es el prota entonces su enemigo? Acaso eran los animadores fans del villano?? Como digo, un planteamiento extraño y encima, por lo que comentas, con peor calidad de animación que un vídeo de los Happy Tree Friends. En serio esto se proyectó en la Comic Con???

    En fin, no voy a decir que me parezca mal articulo pero, desde luego, queda lejos de los artículos que sueles escribir. Tampoco es culpa tuya, viendo el material es comprensible. Pues nada, hasta el próximo articulo.

    PD: Que opinión tiene sobre la nueva película de los Masters que andan preparando y de que quieran a Kellan Lutz como He-Man??? Siendo tan fan de este universo, me interesa su opinión.

    ResponderEliminar
  4. Vladek: Considérame un servicio público.

    OLGERD VLADISLAV: ¿Juego de Tronos? ¡Vives en el pasado! De eso hace ya casi tres meses. Ante ti se abre una nueva era de cultura. O algo parecido.

    Joakin Martinez Rodriguez: No creo que haya mucha diferencia, pero la entrada que has leído era una versión vieja. Esta es casi un 2% mejor.

    Tengo la mala costumbre de ver las películas antes de opinar sobre ellas. Lo contrario me provocar ardor de estómago.

    ResponderEliminar
  5. Referencias a La ostra azul, genial. Por cierto, si paras el vídeo de los cazafantasmas que has enlazado justo en el segundo 12 hay otra referencia a eso...

    Viendo la foto de los murales estoy apreciando:
    1- OVNIs sobre pirámides
    2- Una pantera haciendo sus necesidades (suspira aliviado)
    3- Un gato semiantropomórfico "kawai" justo a su lado

    Para hacer más leña del árbol caído, ¿considerarías que el estilo de dibujo llega a la calidad de "Delfy" o "Basket Fever"? ¿O ahí me he pasado?

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto si el tal Super 7 tuvo el permiso de Mattel para hacer esto. Una cosa es que un fan haga un homenaje que se distribuya libremente sin ánimo de lucro y otra pretender cobrar con algo que has hecho con la propiedad intelectual de otro.

    Que curioso el detalle de que las manos los Tres Terrores aparezcan haciendo los mismos gestos que las figuras clásicas.

    ResponderEliminar
  7. Victor: No es una pantera, es un puma.

    Es broma. No tengo ni idea de si es una cosa u otra. Pero es una discusión que he tenido en mi cabeza. Y he perdido.

    Normalmente te diría que la animación es mala, pero no tan mala como la de Delfy. En este caso, sin embargo, lo es; es peor que Delfy. Lo improbable se ha vuelto realidad.

    Anonimatus: Es una producción con licencia. Lo contrario sería echarle mucho morro al asunto.

    ResponderEliminar
  8. Mierda de dibujo. Mierda de post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te gusta, calla y préndele fuego. Es lo mejor.

      Eliminar
  9. Buena entrada como siempre Brocha, lastima que esta basura de episodio no lo sea.

    Por cierto, ¿cuando continuaras las recapitulaciones con los episodios de "calidad"?

    Saludos.

    Pd. Creo que en una entrada antigua querias que te recordaran que hicieras un articulo del capitan Planeta.

    ResponderEliminar
  10. Creo que lo de que el único protagonista sea Skeletor tiene su explicación. Resulta que la figura de Skeletor es un meme menor en Estados Unidos, para gusto de Alan Oppenheimer, que era el actor que le ponía voz en inglés (como los fnases de Undertale decidieron, a la bronies, que el esqueleto Papyrus era un símil de Skeletor, han elegido a Oppenheimer como voz de Papyrus, y él encantadísimo).

    Entonces hacen un cortometraje con "las voces originales" pero con Skeletor como absoluto protagonista pasándose al resto por el fondillo, para que Oppenheimer pueda lucirse diciendo tonterías y riéndose "ña ja ja ja ja ja" para regocijo tanto de él como de los fnases y memeros varios.

    ResponderEliminar