16 de octubre de 2016

'La llamada de Cthulhu', de H.P. Lovecraft

Más de cuatro años después de desencajarme la mandíbula bostezando con la novela En las montañas de la locura (a.k.a., the most boring thing ever), he dado una segunda oportunidad a H.P. Lovecraft, ese supuesto genio de la literatura de terror estadounidense al que yo no le pillo el punto. Tampoco se lo pillo a Wet Hot American Summer ni a la dorada al horno y no pasa nada; el mundo sigue adelante.

No obstante, para ser justo con Lovecraft (y no es que a él le importe, porque está muerto), en esta ocasión he escogido La llamada de Cthulhu, un relato de terror tentacular que la crítica más autorizada de internet considera su obra maestra. Yo no puedo calificarlo de tal hasta que haya leído y descartado el resto de su bibliografía (je, je... no va a pasar); pero al menos esta vez pude decir algo positivo del relato incluso antes de empezar a leerlo: es muy corto. La primera parte de mi recapitulación de La amenaza fantasma tiene aproximadamente el mismo número de palabras, y ahora me arrepiento de no haber dedicado ese tiempo a escribir algo con más chicha, como el manual de instrucciones de una lavadora.

Antes de empezar a leer la que podía ser mi siguiente gran decepción literaria, me parecía importante ponerme en contexto, así que busqué información sobre La llamada de Cthulhu. Lo primero que me mosqueó fue enterarme de que cuando esta novelette se publicó por primera vez en la revista Weird Tales en febrero de 1928, ni siquiera le dedicaron la ilustración de portada. En su lugar, el editor decidió dedicársela a un relato de Elliot O'Donnell tiulado La mesa fantasma. La. Mesa. Fantasma. En serio, ¿os imagináis cómo de flojos debía de ver el editor el resto de relatos de la revista, para que escogiese el de la mesa fantasma para captar la atención de los lectores?. Estamos hablando de elegir dibujar a un tipo rudo con una damisela en brazos apuntando con una pistola a una mesa demoníaca antes que al monstruoso Cthulhu, al que Lovecraft describe como "un cuerpo escamoso y grotesco, provisto de alas rudimentarias" sobre el que se alza "una cabeza pulposa y coronada de tentáculos". Aquí hay otro que no le pillaba el punto a algo.

De lo segundo que me enteré en mi labor de investigación es de que Lovecraft escribió La llamada de Cthulhu en 1926 y tardaron dos años en publicársela. Es cierto que hay obras a las que solo el tiempo coloca en el lugar que se merecen, pero en la mayoría de casos, ese lugar es un contenedor de basura.

Con esta visión tan optimista de lo que iba a encontrarme en sus páginas, comencé a leer.

Cada vez tengo más ganas de leer La mesa fantasma.

El relato se nos presenta como un manuscrito hallado entre los papeles del difunto antropólogo Francis Wayland Thurston, que nos cuenta en primera persona el enigmático descubrimiento que hizo examinando los papeles y trastos heredados de su tío abuelo, un profesor de lenguas semíticas que probablemente fue asesinado por un culto de adoradores de cefalópodos cósmicos. Destaquemos, por favor, lo aburridas que son las profesiones de los personajes de Lovecraft.

En una caja de cuya llave su tío abuelo nunca se separaba, Francis encuentra un bajorrelieve de arcilla con jeroglíficos inquietantes y un dibujo que "solo una fantasía enfermiza hubiese podido concebir" y que representa a la vez "un pulpo, un dragón y la caricatura de un ser humano". A partir de ahí, Francis, que tiene mucho tiempo libre, continúa las indagaciones de su tío abuelo y acaba descubriendo un horror enloquecedor que preferiría no haber conocido jamás: ¡merchandising de Cthulhu, la expresión máxima del capitalismo! O no.

¿El Monopoly de Cthulhu? Tiene que ser una borma.

El manuscrito está redactado como una exposición postrera de los hechos conocidos por Thurston y su tío abuelo en el curso de sus investigaciones. Pensad en un recopilatorio de declaraciones y noticias, pero contadas con un lenguaje más literario que periodístico. Y por literario me refiero a pomposo y recargado, más repleto de adjetivos que un libro de Lengua de primaria.

Por otro lado, si consideráis que los personajes son el corazón de toda buena narración, y leéis porque os gusta conocerlos, disfrutar y sufrir con ellos, y ver cómo cambian en el transcurso de la historia, mantened La llamada de Cthulhu lejos de vosotros. Francis, en el papel de narrador, se limita a contarnos lo que ha descubierto, y en ningún momento llegamos a conocerlo como persona, mucho menos a empatizar con él. Sabemos tanto de este intelectual anodino cuando empezamos a leer el relato, como cuando lo terminamos: nada en absoluto.

Interludio musical.

Ahora bien, pese a que soy duro de mollera, empiezo a darme cuenta de que el punto fuerte de Lovecraft no son los personajes ni su estilo narrativo, sino la creación de mundos, su capacidad para sacarse de la sesera un panteón de monstruos tan feos como pegar a un padre que contemplan a la humanidad y piensan: "Insignificante humanidad".

Es en este punto donde voy a torcer una lanza a favor de Lovecraft y decir algo bueno de él: el tipo estaba como una regadera. Y si hay algo de lo que estoy convencido, es de que los relatos de fantasía-terror, más quizá que los de ningún otro género, ganan enormemente cuando al escritor se le va la pinza o le sale ácido por las orejas.

Podéis ensar que Lovecraft era un tipo cabal y equilibrado, pero sabiendo que sufría terror nocturno desde que tenía seis años y que prefería a los gatos antes que a los perros (incluso escribió un ensayo al respecto), no creo que estuviera muy cuerdo. Y por eso pudo concebir a Cthulhu. Y a Shoggoth. Y a Nyarlathotep...

Ahora ya está todo inventado, pero cuando Lovecraft creó a Cthulhu, lo más parecido que había en la cultura popular era el kraken, que solo tiene dos cosas en común con el poderoso dios primigenio con cara de pulpo: la primera, que es un gigantesco cefalópodo que habita en las profundidades marinas, y la segunda, que su cantante favorita es Dolly Parton.

El simpático pulpito, sentado en el váter. Dibujo original de Lovecraft. Un cachondo.

A lo anterior hay que añadir que el clímax de esta novelette, el cual os pienso destripar en este mismo párrafo, es de órdago (o de muérdago, según el corrector). Reconozco que flipé cuando Cthulhu aparece en toda su ciclópea y tentacular inmensidad y desata su ira primigenia sobre la humanidad, o, para ser precisos, sobre unos pobres marineros borrachos que pasaban por allí. Lo de borrachos no se especifica, pero como son marineros, voy a entender que lo estaban.

Es un gran final que hace que el resto del relato, con todos esos rollos seudocientíficos que se marca Lovecraft, merezca la pena. Por compararlo con una experiencia cinematográfica, creo que leer La llamada de Cthulhu es lo más parecido a una película japonesa de Godzilla, pero reemplazando, por un lado, hora y media de tipos aburridos hablando sin para por cuarenta páginas de investigación sobre un culto antiguo, y por otro lado, cualquier escena en la que Godzilla destruya edificios o parta la cara a otros kaijus por la emersión y ataque de Cthulhu.

Suerte que no eran marineros gallegos, porque Cthulhu no lo habría contado.

No puedo decir que La llamada de Cthulhu me haya convertido en un entusiasta de Lovecraft, pero quizá si hubiera empezado por este relato y no por el tostón de En las montañas de la locura, no hubiese tardado tanto en leerme otra historia suya. Ahora al menos siento curiosidad.

Además, me compré las obras completas del autor por 0,94 euros en Kindle y no me gusta tirar el dinero.

22 comentarios

  1. Lovecraft no es un escritor sencillo. Lo que pasa es que al hombre le gusta ir estableciendo su ambientacion poco a poco, para ir metiéndote el miedo y la desesperación en tu cuerpo y si no entras en su juego, mal vamos. Te puede aburrir mas que le debate de investidura. Yo creo que su merito estuvo en crear un universo tan rico como grotesco de criaturas y dioses alienigenas en los cuales se demostraba que este hombre no estaba bien de la chaveta. Aparte de que llevó a su máximo exponente e lgenero del horror cosmico. Lo que pasa es que Lovecraft ha tenido una influencia enorme en nuestra cultura popular. Sep uede notar en muchas peliculas, novelas y videojuegos. A nivel literario, ya sea narración o personajes, el hombre ya iba mas justito.

    Bueno, pues si te vas a poner con mas relatos del escritor de Providence estás de enhorabuena. En las montañas de la locura es su obra mas larga.

    Una cosa, con esto da inicio a tus artículos especiales de Halloween???

    ResponderEliminar
  2. Pruebe con "la sombra sobre Insmouth" o vease la película de "Dagon" que salen tías enseñando las tetas.
    Sobre la Sombra esta bien sobre la película pues también, de hecho deja a starbuarggggggssss 7 a la altura de la mierda que es.
    Aunque siendo sinceros, hasta un anuncio de compresas o perfume lo logra.
    Si le gusta el horror cósmico pruebe con "el color que vino del espacio" que tiene una pelí llamada "granja maldita" con Will Wheaton (ese al que maldice tanto dicen el de Bing Bang) y el Sheriff Lobo (Claude Atkins).
    Por lo demás esto de acuerdo con Joakin.
    Imagen de Dagon pa motivar y tal
    http://1.bp.blogspot.com/_a1q9RYmoG_Q/TOm23O91rgI/AAAAAAAAFtw/DkRqoLlOQD0/s1600/Dagon10.jpg

    ResponderEliminar
  3. Gran post sr TdlB, de acuerdo en casi todo, pese a gustarme La Llamada, el final siempre me pareció apurado considerando el resto del libro. Coincido con Olgerd y mi voto va para El color que vino del espacio (para mi el mejor relato de una invasión que haya leido), que creo como obra está varios escalones arriba con respecto al resto de su obra.

    ResponderEliminar
  4. Lovecraft es un escritor mediocre que pone toda su porquería fóbica (desde el desmedido racismo hasta la misoginia más rancia) al servicio de unas historias en sí mismas pobres. Sólo le salva esa imaginación descarrilada que, sinceramente, necesita de la participación activa y esforzada del lector para ser vivida.
    Sus escritos son tan ciclópeos y de una literatura de ángulos tan imposibles como las... cosas... que salen en sus novelillas.

    La imaginería popular es la que ha hecho de los ciclos de Cthulhu lo que es hoy en día.
    Por enlazar con el comentario anterior (qué gran acierto abrir, mediar y cerrar de forma tan cavernariamente machista /ironicalmode), Lovecraft es a toda la parafernalia de Cthulhu lo que GLucas es a todo el universo de StarWars: su innegable creador y el mayor enemigo de su propia obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    3. Este no es el foro para este tipo de discusiones ni para copiar-pegar diatribas encontradas en otros sitios.

      Eliminar
  5. Estaría bien un crossover entre Cthulhu y Godzilla, sobretodo si le añadieran transfondo al kaiju revelando que es otro horror cósmico destinado a enfrentarse al cabezapulpo.

    http://static.comicvine.com/uploads/original/11115/111150557/3714282-aquaman,+master+of+cthullu.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://40.media.tumblr.com/60580314f1e23739b814515b13fa7b52/tumblr_ndg893QUXe1tmtnvvo5_500.jpg

      LO mas cercano que hay ahora

      Eliminar
  6. Mira que me venían todos los de Lovecraft con el ebook pero es que no me pongo con ellos, me tira para atrás cosa mala.

    Aunque el universo me encanta y una vez al mes juguemos al Arkham Horror.

    ResponderEliminar
  7. Pues va a ser un "te lo dije", porque ya en el artículo anterior comenté que se puede decir que lo más valioso de la obra Lovecraftiana es el Universo y no tanto sus cuestionables méritos literarios. En cuanto a la historia en sí, a mí personalmente no me impresionó gran cosa la primera vez que la leí. Quizás porque se le considera una gran Obra Maestra™, y puso mis expectativas muy altas, por lo que resultó un poco decepcionante. Vuelvo a repetir mi sugerencia que pruebes con "La sombra sobre Innsmouth", ya no tanto porque crea que te va a gustar, como por ver tus sufridos esfuerzos por captar de dónde sale toda la alharacade nosotros los fanboyes de Lovecraft.

    P.D. Ahora tengo ganas de leer "La mesa fantasma".

    ResponderEliminar
  8. Yo me compré los dos tomacos de las obras de Lovecraft y eran una lectura ideal para antes de irse a dormir. Aunque algunas (muchas) veces me aburría un poco (mucho) tengo que reconocer que cuando en una película, juego, cómic, etc aparece una referencia Cthulhu y cia. me emociono bastante. Debe ser por toda la épica que que hay detrás. En ese sentido es como el Silmarillion. Es un poco rollo, pero si alguien hace una peli en la que salgan Feanor o Fingolfín daré volteretas de la emoción.

    ResponderEliminar
  9. Yo soy de una generación más viejuna que la mayoría de los lectores de este blog y que su autor, el primer "hijo" de Lovecraft que llegó a mis manos fue el manual del Juego Rol del mismo nombre que la novela y debo de reconocer que me encantó el ambiente realista en el que te sumergías (a diferencia de otros juegos de la época como Rune Quest, D&D, Señor de los Anillos o Star Wars a los que jugaba) y tras leérmelo un par de veces me vine arriba y me lancé a leer la obra de la cual se basaba el juego y vaya hostión que me dí... y no me he vuelto arrimar a ninguna obra suya.

    Tal como la cuenta hasta parece que sufrió menos que con cualquier obra de Juan Rulfo... en fin, mi admiración más ferviente hacia su persona.

    Deseando leer el siguiente artículo y olvidarme de Lovecraft.

    PD Dirigiendo el RPG pasé horas muy entretenidas puteando a mis jugadores con los dioses del universo, era gratificante frustrarles cuando estaban a punto de conseguir algo XD

    ResponderEliminar
  10. Yo ahora tengo ganas de un crossover entre La mesa fantasma y La amenaza fantasma... ¿la amenaza mesal?

    Coñas aparte, creo que precisamente este relato no lo he leído (tiene valor la cosa siendo seguramente el más icónico de ese mundillo). A ver si me animo... aunque por tu descripción... pinta a Lovecraft, que de ambientación era magistral, pero narrativamente era muy irregular. La sombra de Insbrough -o como se diga- y el Horror de Dumwitch estan entretenidas, pero luego tienes esas Montañas de la Locura donde nunca me olvidaré que a partir de los murales descubría que los monstruos eran comunistas XDDDD

    ResponderEliminar
  11. Muy buenas tio. La verdad es que descubrí tu página por casualidad y me gusta mucho la verdad. Mu divertida, sí señor pero muy interesante como la de las pruebas de Hércules. Espero con ansia la parte 2 de "La amenaza fantasma". Me hubiera encantado ver alguna entrada sobre alguna de Harry Potter pero aunque sea solo por la de "Axterix y las 12 pruebas" me conformo con ello jajaja. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Yo de lovecraft he leído poco y algunos relatos ni los he llegado a entender del todo, tal vez porque me aburría leyendo entre tanta palabrería pero este de la llamada de cthulhu lo escuché en audio libro y me gustó, aunque como dices es cierto que del personaje principal no se sabe un carajo xD.
    Eso si, ojalá saliera Cthulhu en Pacific rim 2, anda que no molaría xDDD.

    ResponderEliminar
  13. Yo de lovecraft he leído poco y algunos relatos ni los he llegado a entender del todo, tal vez porque me aburría leyendo entre tanta palabrería pero este de la llamada de cthulhu lo escuché en audio libro y me gustó, aunque como dices es cierto que del personaje principal no se sabe un carajo xD.
    Eso si, ojalá saliera Cthulhu en Pacific rim 2, anda que no molaría xDDD.

    ResponderEliminar
  14. Pues lo acabo de leer y no esta nada mal, pero mejor esta la entrada del TdlB

    ResponderEliminar
  15. Yo lo intenté con Lovecraft de joven con "Las montañas de la locura" y me dejó una impresión parecida a la tuya y sin ganas de retomarlo, aunque también me leí "El señor de los anillos" tras "Las crónicas de la Dragonlance" y me pareció un coñazo, así que fíese usted de mi yo adolescente.
    Le echaré un ojo al algún cuento corto cuando me termine la lectura de la saga de "La fundación" al completo (para el 2023, calculo)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Joakin Martinez Rodriguez: ¿Cómo que si con esto doy inicio al especial de Halloween? ¿Y las dos entradas anteriores? ¿Es que los espíritus irlandeses y los monstruos del inframundo no cuentan?

    OLGERD VLADISLAV: No veo películas porque salgan tías enseñando tetas. A menos que también salgan tíos con pectorales XL para compensar. Y nunca viene mal el aceite.

    Enrique: Deja que anote esa recomendación en mi agenda imaginaria. Es broma. Cuando me haya terminado La sombra de Innsmouth en el 2022, me pondré con ese otro relato.

    Radagast: No sé si calificaría a Lovecraft de mediocre. Para mí es pesado, pero no escribe MAL. El LSD ayuda con el tema de la viveza.

    Anonimatus: Godzilla es atómico. Nada puede con el poder del átomo. Ni siquiera el horror cósmico.

    Vladek: Tengo que empezar a darle al rol ese. Ahora solo necesito poder clonarme para tener a alguien que quiera jugar conmigo.

    gt7h1: El siguiente relato que me lea será el de la condenada sombra esa. ¡Y más vale que me guste! O no habrá lugar en el que puedas esconderte de mi furibunda decepción.

    Aco: Es como dice Radagast, Lovecraft es un poco como George Lucas. Sus ideas valen su peso en oro, pero su ejecución es harina de otro costal.

    Doctor Müller: Yo voy ya a por la edad a la que murió Jesucristo Superstar. Nadie quiere ser más viejo.

    eter: Necesitamos nuestro propio club de afectados por la lectura de En las montañas de la locura.

    JCancela: Bienvenido. Espero verte más por aquí antes de que clausure el blog.

    Vandrake: Suele pasar que si a uno no le cautiva lo que está leyendo, o al menos se sumerge en el relato, se distrae y no se entera de la misa la media. El único lugar donde mi concentración es absoluta es el cuarto de baño.

    xprios: Es lo más bonito que me han dicho hoy. O el 20 de octubre.

    Claudio Vosco: Empezamos con mal pie y pisando un buen truñaco. Yo supongo que me leeré algún relato más del señor Lovecraft allá por el 2022.

    ResponderEliminar
  17. Tipo, si no te gusta el Lovecraft mas clasico, dale una oportunidad a "Herbert West. Reanimador". Es uno de los relatos que mas se desvian del estilo tipico del autor y es una delicia

    ResponderEliminar