3 de abril de 2018

He-Man y los Masters del Universo: Un acto de desaparición

El Carro de Asalto vuela, Stratos vuela, los vampiros lobo vuelan... ¿Y sabéis lo que también vuela? El tiempo. Aunque cueste creerlo, ha pasado más de un año desde la última vez que escribí sobre los Masters del Universo, y más de dos, ¡dos!, desde que comenté un episodio de la serie animada de Filmation.

Esto es algo imperdonable para un fan como yo, y no me extraña que últimamente me sintiera un poco flojo. ¡El Poder de Grayskull me ha abandonado! O puede que sea cosa de la astenia primaveral.

Pero este problema tiene fácil remedio. El de los Masters, no el de la astenia. A no ser que Ostara sufra un desafortunado accidente...

Hoy recapitularemos el tercer episodio de He-Man y los Masters del Universo, que es muy especial para mí porque yo creía que era el cuarto. Sí, resulta que debido a las discrepancias entre las fechas de producción y emisión, he estado metiendo la pata con el orden de los episodios todo este tiempo. Pero podéis estar tranquilos. A partir de ahora, procuraré que todos los episodios sobre los que escriba en el blog estén bien ordenados. Sé que es innecesario, porque no existe ninguna continuidad entre unos y otros; pero me hace sentir mejor conmigo mismo.