2 de diciembre de 2018

He-Man y She-Ra: El secreto de la espada (4ª parte)


En la entrada anterior...

Adora se convirtió en la poderosa y radiante She-Ra y, a lomos de su unicornio parlante de alas multicolor Swift Wind, rescató a su hermano He-Man de la Horda del Terror y frustró los planes de Hordak para acabar con la Gran Rebelión, inspirando con su imagen y valentía a cientos de artistas de carátulas de heavy metal por años venideros.

¿Qué más deparará el destino a nuestros héroes en esta aventura alargada hasta la náusea?

En un claro en el bosque, She-Ra explica a He-Man que una señora con capucha en forma de halcón apareció en la gema de su espada y le dijo que él era su hermano mellizo. Como estaba bastante lúcida cuando ocurrió y no bajo los efectos de ningún hongo psicotrópico, no tuvo motivos para dudar de ella.

Ya sabemos que Adora creyó durante años que la Horda era poco menos que una organización de ayuda humanitaria pese a llamarse la Horda del TERROR y estar formada por monstruos de pesadilla, así que sería raro que hubiera desconfiado de la Hechicera. Incluso si es una furro.

He-Man, sin embargo, no recuerda haber tenido nunca una hermana y le pide a She-Ra su espada para hablar de tú a tú con la Hechicera y pedirle explicaciones.

La Hechicera, consciente de que el episodio de hoy no tiene mucha chicha, les cuenta la historia de su pasado común... ¡en Technicolor!

Estoy reutilizando una imagen de la entrada anterior, pero solo para estar al nivel de Filmation.

"Hace muchos años", (a ver, no tantos, que Adam y Adora no pasan de los veintiuno), "Randor, rey de Eternia, y Marlena, su esposa, tuvieron gemelos", dice la Hechicera, aunque el término más apropiado sea mellizos. "Eráis tú, Adam, y Adora". Sorprendente. Jamás lo hubiera adivinado.

She-Ra suelta una lágrima al ver la proyección de sus verdaderos padres. No se emocionaba tanto desde que le instalaron una torreta láser en su cuarto.

"El nacimiento de tan bellos niños produjo gran dicha en los monarcas", continúa contando la Hechicera.

Menos dicha hubo en el pueblo cuando los reyes subieron los impuestos para asegurar el elevado tren de vida de su creciente familia. De no ser porque Tributor®, el maestro heroico de la fiscalidad creativa,  disimuló las partidas correspondientes con el presupuesto para mantener el Muro Místico que separa el Hemisferio Claro del Hemisferio Oscuro de Eternia, habrían rodado cabezas.

El rey Randor estaba cañón a pesar de compartir corte de pelo con su esposa.

"Pero esa dicha no tardó en volverse pena", se lamenta la Hechicera.

Exacto, porque un ejército de otra dimensión invadió Eternia y nos libró de una vida de aburridos culebrones palaciegos. ¡Era la Horda del Terror!

El ejército real y la magia de Grayskull lograron hacer retroceder a las fuerzas de Hordak, pero el tirano intergaláctico, consciente de que a los hijos del rey les aguardaba un gran destino porque se había ojeado la biblia de la serie, decidió raptarlos con ayuda de su becario: ¡Skeletor!

"O sea que Skeletor era aliado de Hordak", dice He-Man, demostrando un nivel de comprensión a la altura de las circunstancias.

Ver a Skeletor asomarse así me da la vida.

Por supuesto, cualquier plan en el que participe Skeletor está condenado al más ridículo de los fracasos, y aquel día Man-At-Arms consiguió salvar Adam de la pérfida pareja de secuestradores, aunque no pudo evitar que Hordak se llevase a Adora.

Podría decirse que la situación quedó en tablas porque la incapacidad de Skeletor de llevar sus planes a buen puerto se compensó con la ineptitud sustantiva de Man-At-Arms. Como diría Zodac: nada debe alterar el equilibrio cósmico.

Para Man-At-Arms todo fue cuesta abajo desde que se dejó bigote.

Mientras Hordak huía con la pequeña, la reina Marlena se defendió de Skeletor y consiguió dejarlo de juego aplicándole una llave de judo que vio en un episodio de Los ángeles de Charlie (recordemos que la reina es terrícola). Acorralado, el huesudo becario traicionó a su maestro para salvar el pescuezo, revelando dónde estaba la base secreta de la Horda. Una gigantesca y siniestra torre verde pasa desapercibida en cualquier sitio.

A pesar de todo, la Hechicera y Man-At-Arms no lograron impedir que Hordak se pirara con Adora a otra dimensión, tal y como vimos en el sueño con el que comenzó la película, pero con algunas inconsistencias entre aquella secuencia y esta, porque si no, no sería una serie de Filmation.

Después de algunos años de búsqueda infructuosa, los reyes dieron a Adora por perdida (tampoco es que hubieran tenido tiempo de cogerle cariño), y la Hechicera borró a Adora y Hordak de la memoria de Adam y del pueblo, según ella para "evitar el dolor de tu pérdida".

He-Man debería mandar a la Hechicera a paseo por no contarle esta historia mucho antes, o al menos cuando la información aún era útil para cumplir su misión. Pero Grayskull le libre de iniciar semejante conflicto. Eso pasaría por añadir una pizca de complejidad a un personaje más simple y plano que un trozo de cartón. ¡No mientras Filmation esté de guardia!

-¡Eh, no me miréis así! Yo no escribo los guiones.

Adora admite que le gustaría regresar a Eternia para reencontrarse con sus padres y que la compensen por todos esos cumpleaños que jamás celebraron, pero sabe que la Gran Rebelión la necesita y decide quedarse en Etheria.

La Hechicera le dice que no hay prisa alguna y que, a partir de ahora, podrá llamarla en cualquier momento a través de la Espada de la Protección para que la lleve a Eternia.

Es curioso que, para hablar con He-Man, la Hechicera siempre haya utilizado la telepatía y no la Espada del Poder, que es un medio menos intrusivo; pero, claro, la Espada del Poder no tiene una gema en la que la Hechicera pueda mostrar el careto y, aunque la tuviera, no va a empezar a respetar la intimidad de Adam ahora. Además, ya es tarde para evitar el desarrollo de un tumor cerebral.

He-Man pide a She-Ra que haga una cosa por él: "abrazar muy fuerte a tu hermano".

La cámara se retira, y Swift Wind, el unicornio alado, observa y asiente con la cabeza.

No quiero saber lo que parece que está pasando entre estos dos, porque puede ser lo que parece.

Retornando a sus versiones menos poderosas y algo más pudorosas, Adam y Adora llegan al campamento de la Gran Rebelión.

Como es lógico, los rebeldes reciben a la excapitana de tropa de Hordak con recelo. Ninguno parece dispuesto a confiar en ella ni a perdonarla con la misma facilitad que lo ha hecho el príncipe, por mucho que este les asegure que es su hermana y que responderá de sus acciones.

Sin embargo, esto no es suficiente garantía para ellos. Glimmer propone encerrar a Adora hasta que estén seguros de sus intenciones, y Bow sugiere, no sin disgusto, que quizá deberían "interrogarla".

Adam no puede creer lo que oye.

"La desconfianza genera miedo y odio", les dice. "Y esos sentimientos son propios de la Horda, ¡no de quienes se consideran defensores del bien! Adora también ha sido víctima de Hordak, tanto como todos los que estáis hoy aquí. Ese tirano le arrebató la infancia y la convirtió en un instrumento de represión, pervirtiendo su conciencia y reprimiendo su naturaleza bondadosa. Pero hay algo que la diferencia de vosotros y que le pesará siempre. Mi hermana deberá aprender a vivir con los crímenes que ha cometido. No puede borrar su pasado, pero sí construir el futuro. Un futuro mejor para todos vosotros".

"No os pido que me perdonéis, solo que me deis la oportunidad de reparar el daño que he causado", dice Adora. "Dejadme luchar a vuestro lado, os lo ruego".

El discurso surte efecto, y Glimmer la acepta entre sus filas; pero no todos están conformes con esta decisión. Bow le dice que la vigilará de cerca y se retira disgustado.

Gran momento dramático.

Nah, os estaba tomando el pelo. Los dibujos animados de los ochenta nunca fueron tan intensos.

Esto es lo que ocurre realmente:

Adam: "No lo sabía, pero Adora es mi hermana, solo que estaba al servicio de Hordak por uno de los hechizos de Shadow Weaver".

Adora: "Pero lo hemos roto ya. Y a partir de hoy seré parte de la rebelión".

Y ya está, todos felices.

-Veréis, Adora es mi hermana y...
-Ah, genial. Bienvenida a nuestro bando.

Concluida la trama principal en el episodio anterior, nuestros héroes se marcan como nuevo objetivo rescatar a la reina Angela de las garras de la arpía Hunga.

No, no me estoy saltando partes de la película para ahorrar tiempo y esfuerzo. Esta es la primera vez que todos oímos hablar de la reina Angela.

Bow nos pone al día explicando que Angela es la madre de Glimmer (en Etheria escasean las campañas que promuevan el uso de anticonceptivos) y la reina de la Luna Brillante, el último reino de Etheria que sucumbió a la Horda.

El arquero y Kowl creen que sería imprudente intentar rescatarla, pero Adam y Adora les demostrarán lo equivocados que están, y de paso les recordarán lo incompetentes que son, en los próximos tres minutos.

Yo también pondría esta cara si supiera lo cerca que estoy de convertirme en un personaje más inútil que Man-At-Arms.

Mientras Cringer, que de momento no vuela, se queda esperando en el campamento rebelde con el grupo de perdedores, los mellizos más poderosos del universo viajan hasta la montaña de Talon a lomos de Swift Wind.

Una vez allí, He-Man y She-Ra derrotan sin grandes dificultades a la arpía Hunga, cuya peor arma es tener una risa irritante, y liberan a la reina Angela.

Por alguna razón, la reina tiene alas y su "poderosa magia" consiste en brillar intensamente para limpiarse de mugre y porquería.

¡Increíble! ¡El poder de una buena ducha y una lavadora combinados!

Aunque es obvio que esta parte de la historia no da para mucho, hay un par de detalles que me llaman la atención. El primero es que Angela se refiere a He-Man como "poderoso guerrero", pero la primera vez que vi esta escena entendí  "hermoso guerrero", que es como llama la gran sacerdotisa de la Isla del Placer a Obélix en Las doce pruebas de Astérix. Esto me recordó que hay dibujos animados mucho mejores que He-Man y los Masters del Universo y me hizo sentir mal conmigo mismo por estar dedicándoles tantas horas de mi vida a esta película.

El segundo detalle es que She-Ra exclama "¡Qué maravilla!" cuando la reina Angela se yergue en todo su límpido esplendor, con la barbilla alta y los brazos en jarras. He visto pocos episodios de She-Ra y el Reino Mágico, pero imagino que esa primera impresión no acaba derivando en una relación romántica entre la reina y She-Ra ni en un posterior conflicto con Glimmer. Y eso me entristece.

Con todo, me consuela saber que la peor parte de este encuentro se la ha llevado la arpía Hunga, que ostenta el récord de ser la amenaza más breve jamás afrontada por nuestros héroes.

In memoriam.

Tras asistir al enternecedor reencuentro entre madre e hija, Adora llega a la absurda conclusión de que ahora que la rebelión cuenta con la ayuda de la reina Angela y su maravilloso poder de autolimpieza, ella puede escaparse unos días a Eternia para conocer a sus padres.

Antes de cruzar el portal interdimensional, Adam le advierte que sus padres no saben que él es He-Man y que ella tampoco puede contarles que es She-Ra. No le da ninguna razón para hacerlo, pero ella le hace caso de todos modos.

"De acuerdo. Si tú lo dices...", responde Adora.

¡Chica, ten tu propia opinión! ¡Estamos en 1985!

Ninguno de los mellizos repara en que dos soldados de la Horda los han visto y avisado a Hordak de su marcha.

El implacable líder de la Horda no está dispuesto a perder a Adora después de haber invertido tantas horas en su formación y se transforma en un cohete para seguirla, atravesando el portal instantes antes de que se cierre. La simbología sexual se sale de la escala.

El agujero es estrecho, pero estoy convencido de que entra.

La Hechicera recibe a Adora y Adam y los transporta hasta el palacio, donde tiene lugar un conmovedor reencuentro familiar. Sin que sirva de precedente, el rey Randor incluso dice algo positivo de su hijo:

"Hijo, déjame decirte que este día me has hecho el hombre más feliz de toda Eternia".

"¿Más feliz que Tripto-Maxo®, el heroico guerrero antidepresivo?".

"No, no tanto".

Todos derraman lágrimas de alegría menos Teela, que mira confundida a unos y otros hasta que Man-At-Arms le resume la situación:

"Ella es Adora, la hermana gemela de Adam, y ha regresado, después de tanto tiempo".

Será mejor que toméis nota. Quizá no seáis capaces de retener toda esa información más de cinco minutos.

"La gran familia real de Eternia está unida otra vez", proclama Randor. "Y por todos los dioses juro que nada volverá a separarnos".

Eeeeh...

-¿Por qué ninguno de vosotros es rubio? ¡No me digáis que Adam y yo somos adoptados!

Hordak, que ha salido con un poco de retraso por el portal respecto de nuestros héroes (ya sabéis cómo son estos portales interdimensionales), se estrella fuera del Castillo de Grayskull y revierte a su forma de vampiro albino natural.

Dándose cuenta inmediatamente de que ha regresado a Eternia, porque, a ver, ¿cuántos castillos con una fachada en forma de calavera gigante puede conocer?, Hordak pone rumbo a la Montaña de la Serpiente.

Al llegar al que una vez fue su hogar, su primera impresión es que el lugar está muy cambiado, pero, una vez dentro, reconoce su viejo trono de huesos y una lagrimilla imaginaria brilla en sus ojos vampíricos inyectados en sangre.

Skeletor entra en escena, sorprendido de reencontrarse con su viejo jefe, pero no de que haya podido entrar en su fortaleza sin que nadie le detenga, porque es plenamente consciente de que está rodeado de bufones.

Después de un breve rifirrafe en el que profesor y pupilo miden sus fuerzas emulando el ortopédico enfrentamiento de Darth Vader y Obi-Wan Kenobi en La guerra de las galaxias (incluso hay frases parecidas: "Has mejorado mucho desde nuestro último encuentro", "Lo suficiente para competir contigo, viejo maestro"), los dos villanos deciden colaborar y sellan su acuerdo riéndose al unísono como los déspotas dementes y depravados que son.

Congelamos imagen y... ¡créditos!

¿Separará esta diabólica alianza a Adora de su familia? ¿Se enfrentará Skeletor a He-Man una última vez? ¿Adoptará Hordak nuevas y sorprendentes formas fálicas? ¿Hará Man-At-Arms algo de provecho?

Todo eso y poca más veremos en la próxima entrada.

← Parte 3       Parte 5 →

4 comentarios

  1. Tributor, junto a Molar uno de los personajes olvidados.

    Conclusiones:

    -El hecho de que Adam tenga a una mujer metiéndose a su cabeza cada dos por tres puede explicar porque suele preferir la compañía masculina.

    -De no haber sido secuestrada Adora habría acabado con el mismo peinado que Adam y sus padres, Hordak sólo era un buen samaritano que quería salvar a la princesa de tal destino.

    -El borrado de memoria de la Hechicera hizo que los padres de Adam le vieran al mismo tiempo como su hijo y su hija y le vistieron con colores propios de princesas como rosa, morado y lila.

    -Adam debe tener unas aptitudes de liderazgo y persuasión increíbles, la rebelión apenas le conoce pero consigue convencerles sin ningún esfuerzo de que admitan a la que era prácticamente la hija de Hordak en sus filas aunque lo más seguro es que la gente de Etheria sea increiblemente crédula, mirad a Adora, que ni siquiera era nativa del lugar.

    -Glimmer hace un último intento de seducir a Adam llevando un traje que enseña las piernas aunque lo más seguro es que sea un error de animación.

    -La reina Angela está dibujada con unos muslos dignos de Chun-Li, ¿cómo es posible? ¿No criticaban los que han hecho la nueva serie que todas las mujeres estaban hechas con el mismo tipo de cuerpo?

    -¿Por qué Mattel no sacó un Hordak que se transformase en cohete?

    -En cuanto a Adam y Adora siendo rubios cuando ninguno de sus padres lo es me acabo de dar cuenta de que el casco de Sy-Klone realmente es su pelo y que si excluimos su piel azul su rostro sería bastante similar al de cierto héroe en taparrabos. ¿No es Sy-Klone el tipo que tiene un mapa espacial en el pecho? Seguro que se llevaría bien con la reina ex-astronauta...

    ResponderEliminar
  2. ¿Se puede pedir un review de el...la...L@ She-ra 2018 totalmente machista?
    Es solo que ya no soporto a los SJW que cada dos oraciones largan un "es una gran victoria sobre el patriarcado" o frases similares en sus reviews de la serie.
    Con especial enfasis en que no mencionen que la rubi@ ahora parece un macho o que su poder viene de un gran objeto fálico.



    ResponderEliminar
  3. Anonimatus: Soy muy fan de tus observaciones. Si no lo dices, ni me fijo en que Glimmer sale con los muslámenes al aire en una de las imágenes. Y sí, se equivocarían en la fase de coloreado.

    CucarachaEnojada: La serie nueva me parece excelente. Mi opinión en un par de tweets: https://twitter.com/TipodelaBrocha/status/1064200153094074368. No le voy a dedicar ninguna entrada.

    ResponderEliminar
  4. Que gran reseña ETDLB!!! Digna de todo un Master del Universo.. Ansío la parte 5 de esta aberrante película.
    En mi infancia, en mi pequeño pueblo natal do de apenas había llegado la televisión a color y la lista de canales disponibles la podía contar con una mano (y me sobraban 2 dedos), no pasaban los capítulos en secuencia de ninguna caricatura, así que mi memoria de toas esas historias están como un enorme rompecabezas con piezas faltantes... Aun así recuerdo haber visto un par de esos episodios que ahora me entero fueron parte de in proyecto ambicioso por introducir a la gran guerrera She-Ra... Aunque ahora que el mundo nos ha dotado de una falta de imaginación y escepticismo por todo lo que vemos, causa una gracia enorme lo que antes era un asombro inigualable.

    Por ultimo, algo que debió pasar detrás de cámaras fue la reacción del Rey y su esposa al enterarse que tenían una hija mas!! Recordemos que la hechicera borro su existencia de las mentes de todos en eternos para ahorrar sufrimiento.. Imaginemos la escena con el Rey pensando que por fin su hijo traía a casa una mujer para darle la feliz noticia de que en verdad era heterosexual y solo darse cuenta que no era eso sino que ahora tenia una boca mas que alimentar de la noche a la mañana...

    Mi querido Sr. Brocha, aquí tienes tu casa en el calido México. Saludos y éxito como siempre!!
    Saludos

    ResponderEliminar