31 de mayo de 2012

Juego de Tronos: Los dioses antiguos y nuevos

Seis episodios. Más de la mitad de la segunda temporada sin haber faltado a mi cita semanal con vosotros. ¿Y qué he recibido a cambio de mi constancia? Unos pocos visitantes espontáneos que en cuanto ven que no tengo los episodios en español colgados en streaming se largan como alma que lleva el diablo y, en el peor de los casos, me envían un e-mail vagamente amenazador por haber frustrado sus expectativas. No me sentía tan mal desde que unos grandes almacenes me regalaron por error un televisor de 34 pulgadas.

En este nuevo episodio de Juego de Tronos pasan cosas, muchas cosas, ¡montones de cosas!, y según me han dicho, unas cuantas ni siquiera salen en el libro. Mejor, ¿no?, así los fans todavía pueden sorprenderse o tienen algo de que quejarse. Yo lo prefiero de esta forma, porque eso significa que aún tendré mucho por descubrir cuando lea Choque de Reyes.

También debo decir que este es, con diferencia, el episodio que más me ha satisfecho de lo que va de segunda temporada. No voy a repasarlo de principio a fin, porque no me dan una medalla cada vez que llego a las 2.000 palabras; pero voy a hablaros de tres momentos que, habida cuenta de mis extraños criterios de selección, me han parecido tremendos. Por supuesto, esto no significa que el resto del episodio me la refanfinfle. Simplemente he pensado que sería una tontería volver a insistir en la genialidad del dúo Arya-Tywin, ahora edulcorado con más suspense y un asesinato instantáneo de risión, o dedicar el enésimo párrafo a los soplamocos que le calzan a Joffrey...

Por otro lado, ¿quién soy yo para saltarme la tradición?

Je, je, je... Guay.

Ahora, pongámonos serios. Y no me malinterpretéis; lo de "serios" es una manera de hablar. Mis jefes llevan más de cinco años intentando que no me ría cuando me echan la bronca, y mis padres trataron de enderezarme durante más de dos décadas y fijaos qué éxito.

Empecemos por Theon Greyjoy. ¿Hace falta que os recuerde la repulsión que me produce este tipo? Cada vez que sale en pantalla con su pelo grasiento y asqueroso y su barba de perro pulgoso, pongo cara de estar oliendo una mezcla de chándal sudado, cadáver de rata de cloaca y excremento de triceratops.

Sin embargo, este episodio me ha obligado a revisar mi opinión sobre Theon. Sigo sin ver el momento de que lo devuelvan al contenedor de desechos tóxicos del que salió o que lo deporten a la Isla del Doctor Moreau; pero, por primera vez desde que empezó la serie, he disfrutado viéndolo actuar como el felón despreciable e inseguro que realmente es. Desde su entrada en Invernalia exigiendo que Bran le llame principito y rinda el castillo, hasta la decapitación de Ser Rodrick, me he deleitado aborreciéndolo.

Finalmente ha resultado que Catelyn Stark tenía razón sobre Theon. Por lo tanto, le pongo detrás de Joffrey en la lista de personajes a los que me gusta odiar.

Te advierto que nunca he hecho esto antes.

Pasemos al que me parece el mejor punto del episodio: el Perro arreando candela para salvar a Sansa tras desatarse un motín antimonárquico.

Ya sabíamos de la debilidad de Sandor Clegane por la niña mimada de Ned Stark, porque, para este tipo de detalles, la serie es tan sutil como un yunque caído del cielo; pero lo cierto es que no hay manifestación de amor más evidente y efectiva que abrir en canal a violadores y asesinos en potencia y desparramar sus intestinos por el suelo ante los ojos espantados del objeto de tu devoción.

Esta escena, además de ser estimulante e incluso enternecedora en plan príncipe azul desfigurado, me ha confirmado dos impresiones que no acababa de tener claras: en primer lugar, que ya he superado mi animadversión por Sansa, lo que significa que si fuera su padre y la oyera decir alguna tontería, el cachete se lo daba, pero no degollaba a su mascota; y en segundo lugar, que Ser Gregor me cae más simpático de lo que pensaba, porque aplaudí como un idiota cuando le rebanó el pescuezo al último gusano harapiento, y rara vez hago algo que exija mayor esfuerzo que rascarme el ombligo mientras veo una serie de televisión... A no ser, como resulta obvio, que vea la tele precisamente para entretenerme o motivarme en el transcurso de actividades de naturaleza puramente física. Me refiero a pedalear en la bicicleta estática y enseñar a bailar a las cucarachas, nos vayáis a pensar nada raro.

Lo dicho: que los Bécquer de este mundo se anden con pies de plomo, porque componer un poema no tiene ni punto de comparación con las hazañas que implican daños a la integridad física de las personas.

I need a hero / I’m holding out for a hero 'til the end of the night / He's gotta be strong / And he's gotta be fast / And he's gotta be fresh from the fight

Por último, tengo que cruzar al otro lado del Muro para hacer una mención a la "cuchara", probablemente una de las peores posturas que puede adoptar una pareja en la cama cuando lo que quiere uno de ellos es dormir. En mi experiencia, después de doce horas de curro y cuando se tiene por delante un máximo de cinco horas de sueño no es momento para ponerse pegajosos. O se folla o no, pero las medias tintas mejor las dejamos para el fin de semana.

Empezando por el principio, debo cuestionar el juicio de Qhorin Mediamano por dejar a Jon a cargo de la ejecución de una salvaje con cara de niña y largarse sin mirar atrás. ¿En serio pensaba que todo iría a pedir de boca después de que Jon se mostrase reticente a matar a la chica desde el minuto uno? Bien pensado, también es cierto que dadas las nociones de camuflaje de la Guardia de Noche, que se visten de negro en la tundra siberiana y le llaman misión de infiltración, no creo que estemos tratando con gente muy perspicaz.

Dejando eso a un lado, el caso es que me parece la monda que a la salvaje, recién hecha prisionera, atada de pies y manos, a sabe Dios cuántos grados bajo cero y sin saber si habrá caminantes blancos al acecho, no se le ocurra otra cosa que flirtear con Jon restregándole el culo en la entrepierna en cuanto se echan juntos a dormir. Me recordaría a la segunda escena de Naughty Little Nymphos #16 si yo estuviera metido en el deplorable mundo del porno.

Lo realmente extraño es que, a su modo, ha sido el momento mágico Disney de la serie, más digno de un telefilme protagonizado por héroes románticos que de la crudeza a la que nos tiene acostumbrados Juego de Tronos. A ver cuánto le duran a Jon los votos con esta chiquilla. Las pelirrojas son su nueva kryptonita.

Spooning with Jon Snow

Hasta aquí hemos llegado. La próxima semana... lo que toque.

9 comentarios

Tranzor dijo...

Cuando llegues al 2x09 no vas a querer sexo en un mes porque vas a disfrutar de un orgasmo de 40 minutos, es el del cartelito que puse la semana pasada.

eter dijo...

Lo del Perro es un cachondeo. Se hace casi entrañable la sutileza de la serie con él... y con muchos otros personajes, los secundarios se ven poco y los tienen que desarrollar practicamente con una escena, así que supongo que no pueden hacer mucho más de lo que hacen.

pd1: Si, Mediamano se luce dejando a Jon con Ygritte.
pd2: A Theon se le coge cariño, el pobre no deja de ser un paria despreciado tanto por su familia real como por la adoptada... tiene un trauma de adolescente brutal XD
pd3: Espero que algún día alguién junte todas las hostias a Joffrey (con música de Guille, claro)

Macdonald dijo...

Pues a mí Theon me cae bien. Es un pobre desgraciado que no sabe encontrar su lugar en el mundo. Eh, espera un momento, si es como yo. Creo que eso lo explica todo.
Y espero que la próxima vez que alguien le calce una hostia a Joffrey aparezca superpuesta la puntuación. Esta última han sido 75 puntos. Flojico, flojico, Tyrion.

Marina Coma dijo...

A mí me encantó este capítulo, en parte porque mis personajes favoritos son Tyrion (como todos), Theon y el Perro; y en raras ocasiones ves a los dos últimos luciéndose.

Theon es un personaje patético, casi trágico, en su empeño por demostrar que es el más machote de todos los machotes del universo, cuando todos sabemos que no. Además, tampoco es la persona más brillante del universo, así que tampoco suele darse cuenta de lo mucho que la está cagando constantemente.

El Perro mola una barbaridad, aunque en la serie ha caído víctima de eso de "hay diezmil personajes y vamos a centrarnos sólo en lo importante". Una penita, porque su preferencia por Sansa está bastante más matizada en las novelas y no sé muy bien qué pensar de ella. Y estoy de acuerdo con lo dicho en el artículo, no hay nada como destripar a unos cuantos tíos para que le quede claro a tu chica que la quieres... Maldita televisión. Siempre poniéndonos en los morros situaciones inalcanzables: yo ya no me creeré ninguna prueba de amor que no implique rescatarme de una turba enfurecida y el destripe de varios campesinos malolientes. En fin.

Y vale, ya termino este post interminable con un pequeño apunte sobre Jon Nieve y sus extrañas decisiones a la hora de dormir: no sólo decide cucharear en la intemperie a nosecuantosmil grados bajo cero con una mozalbeta que quiere cargárselo, sino que es capaz de dormir sin apoyar la cabeza en nada (fijaos en el siguiente capítulo). Alucinante, oigan.

Rusalka dijo...

yo solo puedo decir, que he soñado con tyrion...y no haciendo la compra en el supersol...
me vas un capitulo por delante, y por eso te odio un poquito... esta noche me toca ver este...

Siento que tus expectativas de comentario no sean como esperabas... yo te sigo y cada vez que escribes me emociono (no es peloteo) pero no soy de mucho comentar...

LacraESECEFE dijo...

¿Cosas que no salen en los libros? Lo que me gusta de las series y sus contrapartes escritas es el poder disfrutar de dos Universos al precio de uno y admirar más posibilidades. Esperemos que lo lleven bien.

El Tipo de la Brocha dijo...

Tranzor: Lo dudo mucho. El tiempo más largo que he pasado sin querer tener sexo es cinco segundos. Me pasó una vez en el 97.

eter: Creo que tienes razón. Es difícil desarrollar personajes en poco espacio y hay que ir a lo bestia. Si se hubieran ahorrado algunas escenas de sexo...

Y apoyo plenamente la idea de juntar todos los guantazos arreados a Joffrey en un solo vídeo y añadir la música de Guile. Si alguien lo sube a YouTube, obtendrá millones de reproducciones.

Macdonald: La mayoría es ese pobre desgraciado, pero pocos se dan cuenta de que los demás también lo son. Y sí, este bofetón fue flojo, y el último de su madre tampoco estuvo muy allá.

Tempus Frangit: Mujer, hace ya tiempo que no escribes en Azulianos Infames, así que bienvenidos sean tus comentarios "interminables". La verdad es que es un fastidio no poder leerte más a menudo, porque tu forma de escribir y tu sentido del humor me privan; pero cada uno tiene que ocuparse de lo que tiene que ocuparse. ¿Cómo es el puto emoticono de la carita tristona? (゜゜)~ No, ese no es.

Rusalka: No estoy seguro de si quiero conocer más detalles sobre ese sueño tuyo... En cuanto a mis lloriqueos, son más una forma de alargar el prólogo de mis artículos que verdaderas quejas. Ya no sé qué inventarme.

LacraESECEFE: Ahí le has dado. La única razón para quejarse es que uno de los productos sea malo. Si solo son diferentes, ¿qué más da?

Doctor Müller dijo...

Muy bueno el artículo, y como me estoy leyendo Tormenta de Espadas tan ricamente y veo por dónde vais algunos de vosotros infieles que no os atrevéis a leer más allá de la serie solo puedo decir una cosa....

................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................. LO QUE OS QUEDA POR VER, MUAHAAHAAAAAHAAAAAA!!

¿Qué pensabais? ¿que os iba a destripar el futuro? ¿Qué hacemos con el Tipo de la Brocha? ¿le obligamos a verse la temporadas de McGuiver y que nos haga un resumen?

Se sumo a la petición popular del vídeo de Joffrey recibiendo galletas con la música de Guile o la de Kung Fu Master.

Gracias por poner el vídeo, verle sufrir ayuda en la autoestima de mucha gente.

Descastado dijo...

Ese momento soplamocos que no se pierda, seguro que se oyó como un sonajero (con su cerebrín de guisante golpeando el cráneo).


Saludetes

Publicar un comentario