14 de abril de 2020

Escenas extra, explicaciones y chorradas varias de la novelización de 'Star Wars: El ascenso de Skywalker'


Las novelizaciones son mi perdición. Lo sé porque después de haberme leído las versiones literarias de películas como Escuadrón Suicida y Van Helsing o, lo que es peor, de videojuegos como Doom, aún no siento que haya tocado fondo. Si creéis que puedo escarbar más y llegar al Lado Más Oscuro, no dudéis en hacerme sugerencias. Es probable que las atienda.

Además, con Star Wars no he faltado a la cita desde que me compré la edición de La guerra de las galaxias escrita por Alan Dean Foster en 1976 (aunque firmada con todo el morro por George Lucas). En esta novela, Obi-Wan Kenobi menciona un pato, que imagino que será un pato corriente y moliente y no un pato espacial:

"El pilotaje y la navegación no son hereditarios, aunque sí algunas aptitudes que pueden combinarse para que surja un buen piloto de naves pequeñas. Es posible que las hayas heredado. Aunque también es necesario enseñarle a nadar a un pato", dice el viejo caballero jedi.

"¿Qué es un pato?", le pregunta Luke.

Y esta es la razón por la que sigo comprando novelizaciones.

En esta entrada recopilo algunas escenas y curiosidades que hacen a la novelización de El ascenso de Skywalker merecedora de llevar las palabras "EDICIÓN EXPANDIDA" en la portada. En mi opinión también es lo único que justifica pagar por ella lo que cuesta. O quizá la mitad de lo que cuesta. Nunca paguéis más de 10 euros por un libro electrónico.

Ah, y si queréis leer mi reseña del libro, la tenéis publicada en Goodreads y en algún lugar de esta entrada.

#1. Los tipos con túnicas negras a los que Kylo Ren despacha al principio de la película no son esbirros machacables aleatorios, puestos ahí para darle vidilla a lo que de otro modo hubiera sido un relajante paseo por el campo, sino cultistas sith que han consagrado su vida a proteger el legado de Darth Vader, una misión que, según vemos, les sale regular. La novela también especifica que el planeta en el que se desarrolla la acción es Mustafar, donde Darth Vader se convirtió en un churrasco y, años más tarde, se hizo construir un chalecito para pasar los fines de semana alejado del mundanal ruido.

Uno puede preguntarse qué motivo podría tener alguien para seguir honrando el oscuro legado de un déspota asesino que palmó hace décadas, pero luego te acuerdas de la vida real y se te quitan las dudas de golpe.

#2. Los cultistas sith no son los únicos que atesoran y guardan como oro en paño los trastos de Darth Vader. Custodiando el busca-rutas que sirve de MacGuffin para avanzar la trama, hay una criatura conocida como el Ojo del Pantano Webbish (the Eye of Webbish Bog), que es una especie de arácnido enorme que se ha acoplado a la cabeza de un gigante ciego y que vive en el fondo de un lago en simbiosis con su sufrido huésped. Sin embargo, como Kylo Ren no es un turista cualquiera, sino el nieto de Vader, la araña y él solucionan lo suyo hablando como personas civilizadas. O como persona y aberración de la naturaleza.

Aunque al parecer esta escena en concreto sí que llegó a rodarse, la eliminaron del montaje final porque no aportaba nada a la historia. Mi opinión es que deberían haberla mantenido por dos buenas razones: 1) una pausa para que el monstruo y Kylo Ren charlasen habría suavizado el comienzo frenético y mareante que tiene la cinta; y 2) los monstruos siempre molan y mejoran cualquier producto.

Es imposible que esto no mejorase la película.

#3. Cuando Kylo Ren llega a Exegol y se encuentra al decrépito y maltrecho Emperador intubado por todos lados y colgado de un gancho como si fuera una bata vieja, deduce que es un clon defectuoso. Y no solo eso, sino que asume que su cuerpo achacoso se está pudriendo porque la carne de un vulgar clon es incapaz de soportar el inmenso poder de su espíritu maligno. Ajá.

A mí me parece que todo eso ya estaba bastante claro en la película (NO, NO LO ESTABA), pero, aunque no fuera así, tampoco era necesario andar dando explicaciones sobre cómo había podido regresar de repente el mayor villano de toda la saga, ¿verdad? (SÍ, SÍ LO ERA). ¿Acaso no era preferible dedicarle ese tiempo a momentos como en el que Maz Kanata le da la medalla de Han Solo a Chewbacca? (NO).

#4. Entrenar a Rey en la filosofía del running los caminos de la Fuerza trae a Leia recuerdos del cursillo acelerado de caballero jedi que le dio su hermano Luke en ese mismo planeta. En la novela, aparte del duelo con caras de plastilina sobreimpresas de la película, Leia recuerda también el momento en que su hermano la puso a hacer el pino y a levitar cantos rodados para que aprendiera a buscar el equilibrio en su interior.

Yoda aplicó el mismo régimen de entrenamiento a Luke en El Imperio contraataca con cómicos resultados, y es sorprendente que esta clase de lecciones perduren. Quizá a estas alturas los jedi ya deberían haberse dado cuenta de que nada funciona mejor para superarse a uno mismo que un buen montaje de entrenamiento con música pop-rock, al estilo de las películas de los ochenta.

Hoy, en nuestra galaxia, Luke grabaría vídeos con rutinas de ejercicio para compartirlos en Instagram.

#5. Desde el momento en que se vieron las primeras imágenes de Kylo Ren con el casco reconstruido de forma regulera (tras haberlo destrozado él mismo en la película anterior), no faltaron los comentarios en redes para señalar que esta era la forma que tenía Abrams de mearse en el trabajo de Ryan Johnson en Los últimos jedi. Eso es una soberana tontería. Pero también lo es la explicación que da la novela para que Kylo Ren se busque un alquimista sith de guardia en las Páginas Amarillas: el casco es el símbolo de liderazgo de los caballeros de Ren y, por tanto, lo necesita para que le hagan casito. En efecto, los caballeros que llevan su nombre pasan de él si no se pone una cazuela con plexiglás tintado en la cabeza.

"Buscad a la chatarrera".

"Ejem".

"¿Sí?".

"El casco, jefe".

"¡Por el amor de...! Se ha estropeado el aire acondicionado y tenemos como treinta y seis grados aquí dentro. ¿Es que queréis que me achicharre?".

"...".

"Vale, vale, ya me lo pongo".

Colegas de postureo.

#6. El texto arroja algo de luz sobre en qué líos ha estado metida la Resistencia desde la película anterior, incluida una referencia directa a la novela El renacer de la Resistencia. A nadie le importa.

#7. Para hacer más creíble que Leia se muera "porque sí", la autora procura hacernos notar que la antigua princesa de Alderaan está muy pocha desde que hizo un Mary Poppins en el vacío del espacio en la película anterior. Tampoco es descartable el factor hereditario; recordemos que su madre, la senadora Padmé Amidala, espichó de desgana.

#8. En un revelador fragmento contado desde el punto de vista de Hux, el general se dice a sí mismo que, cuando sea califa en lugar del califa, hará que Kylo Ren se corte el pelo. Hasta ahí llega su odio.

No, no es broma.

-Ya has oído, hippie.

#9. Mientras Babu Frik le hace un bypass de memoria a C-3PO para que les revele qué porras dice la inscripción de la daga sith, Kylo Ren interroga a Chewbacca para averiguar cómo mantiene su pelo tan sedoso.

Sin embargo, cuando el Líder Supremo de la Primera Orden recurre al Lado Oscuro para meterse en la sesera del wookie y sonsacarle información, le llegan también imágenes del pasado en las que ve a su "tío Chewie" riendo con su padre (un joven Han Solo), haciéndole cucamonas al propio Ben cuando era un bebé, enseñándole a pilotar un speeder años más tarde... La sesión nostálgica le causa a Ren tal empanadilla mental que se le repite la leche azul del desayuno.

A todo esto, la novela también se molesta en puntualizar, desde la perspectiva de Kylo Ren, que una de las razones por las que Rey le dio una somanta de palos en El despertar de la Fuerza fue que Chewbacca le había perforado el páncreas con su ballesta; cosa que no hacía ninguna falta explicar a estas alturas, y menos cuando se desprendía claramente de la película. Si los fans aún no lo han superado, al menos Disney sí debería haberlo hecho.

#10. Después de que nuestros héroes rescaten a Chewbacca y huyan de vuelta a la base de la Resistencia, la novela se desvía recurrentemente de la trama principal para contarnos cómo Zorii Bliss y su grupo de traficantes de especias huyen de Kijima tras la llegada la Primera Orden.

Aunque me declaro fan de las mujeres con casco que visten mallas espaciales superajustadas, de todas las cosas que me dejaron a cuadros de la película cuando fui a verla, ninguna de ellas fue cómo consigue escapar ese grupito de secundarios del planeta.

"Oh, no, han matado a Lluda".

"¿A quién?".

Eso mismo me pregunto yo. Y desde luego tampoco necesitaba que me explicasen con pelos y señales las motivaciones de Zorii para unirse a la Resistencia en la batalla contra la flota de la Orden Finalérrima. Novela, deja de hacerme perder el tiempo.

-Do you feel lucky, punk?

#11. ¿Recordáis el momento de homenaje a Los Goonies con la daga sith? Hilarante, ¿verdad? Pues la novela lo explica para que tenga algo de sentido en lugar de generar confusión y dar vergüenza ajena. La inscripción rúnica que hay en la daga y que solo C-3PO puede leer no se limita a indicar en qué planeta está el busca-rutas (de poca ayuda iba a servir entonces por simplones que sean los planetas de Star Wars), sino que contiene las coordenadas del punto concreto del planeta desde donde hay que mirar los restos de la Estrella de la Muerte con la daga trucada para localizar el escondrijo del busca-rutas de marras.

Además, la inscripción y el mecanismo no son tan antiguos como la propia daga. Al parecer, Ochi, el asesino de jedi al que seguían la pista Luke y Lando (y el mismo tipo al que el Emperador encomendó buscar a Rey), fue quien manipuló la daga para que sirviera de pista en el futuro, y lo hizo mucho después de la destrucción de la la segunda estación de combate definitiva, cuando esta ya estaba en remojo y lista para desguace.

¿Por qué cuernos dejaría esa pista el asesino?, os preguntaréis. Eso sí que no lo sé. A lo mejor era un hobby que tenía o quizá sufría de deslices de memoria y no era capaz de acordarse de que el busca-rutas estaba en el amplio armario ropero del trono del Emperador. Detalles así se olvidan fácilmente.

La daga también sirvió, por cierto, para hacerle un ombligo nuevo al padre de Rey. No recuerdo si esa menudencia se mencionaba en la película.

-Hay una chica rara mirándome desde el otro lado de la bahía.

#12. El espíritu de Luke es un plasta de cuidado, y en la novela no para de dar por saco a su hermana para que se deje ir y no se aferre a la vida. "Leia, ha llegado el momento", "Leia, es hora de decir adiós", "Leia, corta ya, que estas llamadas a larga distancia me salen por un pico"... Los jedi están muy a favor de la eutanasia, os lo aseguro. Sin embargo, por pesado que se ponga, Leia le da largas, porque aún tiene una última cosa que hacer.

Por supuesto, esa última cosa que tiene que hacer Leia antes de espichar es contactar con su hijo para traerle de vuelta a la luz. Al desarrollarse desde el punto de vista de Leia, la escena funciona mejor en el libro que la película, y reconozco que me tocó la fibra sensible. Aún me resulta difícil disociar la muerte del personaje de la de Carrie Fisher.

#13. Cuando Rey se enfrenta al Emperador en Exegol, la Fuerza, ese ojito que todo lo ve, le muestra lo que le sucedió a su abuelo después de que Darth Vader, por diferencias personales irreconciliables, lo arrojase al núcleo de la Estrella de la Muerte. Al final resulta que Palpatine sí que aprendió el secreto de la inmortalidad de Darth Plagueis y que no se estaba tirando un farol cuando le dijo a Anakin que había un truco del almendruco para engañar a la muerte. Por eso, cuando el viejo Emperador vio que se iba a pegar un trastazo de aúpa, mandó su "consciencia" a un clon que se estaba incubando al otro lado de la galaxia, en un lugar secreto.

El único inconveniente es que la construcción de ese "lugar secreto" se la habían encomendado a un subcontrastista del Borde Exterior para ahorrar costes, y la parafernalia clónica aún no estaba preparada, así que el espíritu del Emperador se encontró encerrado en una birria de cuerpo. Sus acólitos crearon más clones para ver si con alguno estaba a gusto el señorito, pero todos fueron un fiasco: había clones bizcos, tartamudos, zambos e incluso a los que les parecía buenísima la primera temporada de Rebels. Solo un clon ligeramente distinto del resto sobrevivió, pero su recuento de midiclorianos era tan bajo que andaba escuetito de poder oscuro. Ese clon se convertiría, por medios naturales (qué asco), en el padre de Rey.

Volverá.

#14. Aunque entre esta película y Los últimos jedi dejan bastante claro que Rey y Kylo Ren tienen una conexión fuera de lo normal, la clase de vínculo "mágico" que les permitiría pasarse una chuleta de un extremo a otro de la clase durante un examen, la novela arroja un poco más luz sobre el concepto de la díada de la Fuerza. A grandes rasgos, consiste en un estrecho nexo entre usuarios de la Fuerza que permite a cada miembro tomar poder del otro y a ambos complementarse mutuamente, en perfecto equilibrio, de forma que el todo es más que la suma de sus partes. Esto es lo que permite a Rey contraatacar en el último momento durante el duelo final y atiborrar al Emperador de voltios.

Como curiosidad añadida, el hecho de que los sith siempre fueran dos, maestro y aprendiz, no eran manías suyas ni un hecho fortuito, sino un intento fallido de llegar a ese mismo resultado a través de una imitación barata.

#15. La novela menciona los nombres de varias naves y escuadrones que participan en la batalla de Exegol y que en la película solo vemos de refilón, como el viejo escuadrón de Wedge Antilles o la nave Fantasma de la serie Rebels. No he hecho un listado completo de cameos, pero la mayoría de nombres no me sonaban y si me tenían que sonar, lo había olvidado ya. Pero seguro que hay un artículo muy completo sobre esto en internet.

#16. Mientras contemplan la destrucción de la Primera Orden desde la Luna Santario de Endor, Wicket le dice a su hijo que la victoria se la deben a C-3PO. No entiendo por qué la película nos priva de esta información. ¡Los subtítulos se inventaron para conocer esta clase de detalles!

De Cindel y La aventura de los ewoks ya, si eso, que se acuerden otros.

16 comentarios

CucarachaEnojada dijo...

¿En algún lado explican por qué "El Impeeeeeeerio"(pronunciese eso cual venezolano,bien convencido,para más risas),decía,nunca usó esos gigantescos,enormes,difíciles de no encontrar,pedazos de la Death Star 1,para reconstruir la 2?
Por qué !Sí¡,ahora resulta que esa 2da. Death Star la estaban haciendo de cero,ya que las partes más reconocibles(Bah,la cazuela laser) se quedaron por ahí,para que cuando una Mary Sue fuera a buscar un triangulito mágico,las encontradrá más rápido.

Ghortaur dijo...

Estaría bien que hubieran puesto los subtítulos a los ewoks, yo me imagine que estaban diciendo algo así como "vuelve a haber carne en el menú, muchachos""

Aco dijo...

¿En el libro o en la peli aclaran cómo evitan que el Emperador siga mandando su consciencia por ahí cada vez que lo matan?

El Tipo de la Brocha dijo...

CucarachaEnojada: No entiendo la pregunta. Los pedazos que se ven en El ascenso de Skywalker pertenecen a la segunda Estrella de la Muerte, no a la primera. Y, por otro lado, no recuerdo que en las películas mencionasen si se habían reutilizado o no piezas de la primera estación (reventada en Yavin 4 en La guerra de las galaxias) para construir la segunda (reventada en la luna de Endor en El retorno del jedi).

Ghortaur: Tantas cosas estarían bien...

Aco: Le he echado un vistazo rápido al libro y no dicen nada, solo que el Emperador ha dejado de existir. Supongo que el porrón de voltios que le mete Rey en el cuerpo (con todo el apoyo de la Fuerza, los espíritus de los antiguos caballeros jedi, el panadero y la vecina del sexto) es suficiente para desintegrar el cuerpo de Palpatine y también esa consciencia migratoria tan apañada que tiene.

jose m curado m dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jose m curado m dijo...


Si la 2a estrella de la muerte estába sobre la luna de endor al ser destruida, como es que en El ascenso de skywalker sus trozos están en otro planeta y no en Endor?

El Tipo de la Brocha dijo...

El sistema Endor está formado por un planeta y varias lunas. Al reventar la Estrella de la Muerte 2: Electric Boogaloo, una parte de los pedazos llegaron hasta Kef Bir, que es una luna distinta de la luna boscosa de Endor donde se desarrolla El retorno del Jedi.

Pero si no te gusta esa explicación, tengo otra mejor: lo hizo un mago.

JoakinMar dijo...

La verdad es que nunca he tenido demasiado interés en leer un novelización de una pelicula. Sé que se añaden cosas nuevas, pero no creo que sea algo fundamental para disfrutar de la obra. Supongo que para el fan acerrimo o el completista es lo mejor. En cuanto a TROS me pareció regulera, aunque estaba entretenida, siempre y cuando se obviaran los tremendos giros sin sentido de la trama. En cuanto a las escenas comentadas, la de Kylo Ren contra la araña habría estado mucho mejor. No solo meter monstruos está muy bien, habría sido una mejor forma de iniciar la pelicula que el "Acelera un poco mas" de Poe Dameron y Finn. Por cierto, en el libro se profundiza algo mas en el tema de la Fuerza que posee Finn o no?

Buen articulo, por cierto.

Anónimo dijo...

No se están publicando los últimos comentarios que he he hecho a tus anteriores entradas... ¿tan malos son??

Oye, pues me ha picado la curiosidad de leerme esta novela.... Y eso que la película me volvió a defraudar!

Por cierto, ¿has jugado al videojuego de Jedi Fallen Order? ¿Qué te ha parecido?

El Tipo de la Brocha dijo...

JoakinMar: Es curioso, pero lo de Finn lo dejan tan el aire como en la película. No se dice nada expresamente. De todos modos, eso es algo que tendrían que haber introducido antes, para desarrollarlo en una película posterior. En esta no va a ninguna parte y, la verdad, se lo podrían haber ahorrado.

Anónimo: Los comentarios para las entradas que tienen más de 15 días los tengo que aprobar. Ya están todos publicados. :)

Anónimo dijo...

Estamos esperando ansiosos tu opinión sobre la gestión del coronavirus y su procedencia.

El Tipo de la Brocha dijo...

No va a pasar.

Anónimo dijo...

Imagino que la edición en papel será en fastuoso papel higiénico para estar a tono con la presunta trilogía de Disney.

Lucas debe estar partiendose de la risa, gana pasta y ha quedado como el único que sabe hacer trilogias de Star Wars, forever & ever.

CACODEMONIO

Anónimo dijo...

la eliminaron del montaje final porque no aportaba nada a la historia.

Si hubiesen seguido de verdad ese criterio , no se hubiese estrenado directamente el remake "el regurgitar a la fuerza", de la "nueva trilogía".

"esta era la forma que tenía Abrams de mearse en el trabajo de Ryan Johnson en Los últimos jedi. Eso es una soberana tontería."

De eso nada monada, JJ se meó en la coherencia y en el trabajo de Lucas, Ryan se meo en su bodrio y luego JJ en el bodrio de Ryan.
De todas maneras , me vale porque con un familiar mío para obligar a sus hijos a estudiar durante la cuarentena, les amenaza con un maratón de los 3 bodrios.
La letra con sangre entra.

CACODEMONIO



Fantàstiko! dijo...

Si en The Mandalorian aparecen los canguros cabezones de La Batalla por Endor, puede decirse que esas pelìculas son canónicas. Tambien en la serie mencionan el día de la vida, asi que el abuelo chewacca tambien es canónico.

El Tipo de la Brocha dijo...

Cacodemonio: Lucas sabe crear mundos y rodearse de gente creativa, aparte de ser un hacha de las finanzas, pero como director es mediocre. Las precuelas te pueden gustar (a mí me gustan), y ciertamente ampliaron el universo de la trilogía clásica, pero son un esperpento.

En cuanto a pensar que Abrams le tiene inquina a Johnson (y no simplemente que las "incoherencias" son resultado de que Abrams intentase volver a su visión de la historia y de los personajes) es poner en su cabeza las emociones propias de un fan descontento. No entiendo qué clase de satisfacción puede producir esto, ni pretendo hacerlo.

Fantàstiko: ¡Ya decía yo que esos bichos me sonaban de algo! Me acabas de abrir el tercer ojo. El mundo nunca volverá a ser el mismo.

Publicar un comentario