21 de mayo de 2012

Batman vs. La Masa

En 1981, siguiendo la estela de ese otro gran crossover de DC y Marvel que es Superman vs. El asombroso Spider-Man, sobre el que José Viruete habló hace tanto tiempo que su artículo no desentonaría en un cancionero del siglo XV, las dos editoriales de cómics de superhéroes por antonomasia colaboraron para publicar otro número único que volaría de los estantes de tiendas y quioscos a velocidad de vértigo: Batman vs. The Incredible Hulk.

Len Wein, coautor de la primera Cosa del Pantano y artífice junto a Chris Claremont de la reinvención de la Patrulla-X en los años setenta, escribió el guión de este crossover, y los dibujos corrieron a cargo del pontevedrés José Luis García-López. Dick Giordano repitió como entintador tras su trabajo en Superman vs. El asombroso Spider-Man.

Ahora que los chavales no pueden ni esperar un mes para que su serie favorita se emita en las cadenas de su propio país, el hecho de que tuviésemos que esperar la friolera de ocho años para que Ediciones Zinco publicase este cómic en España suena casi a ciencia ficción. Pero, de otra forma, probablemente este Batman vs. La Masa jamás hubiera caído en mis manos.

En esta historieta no hay ninguna clase de libro mágico ni fisura psiónica en el espacio-tiempo que reúna a los personajes de las dos editoriales en un mismo lugar con una misión concreta como ocurría en Xena vs. El Ejército de las Tinieblas y Star TreX, sino que nuestros protagonistas conviven directamente en el mismo planeta. En efecto, este es un universo en el que, si la suerte os acompaña, podríais participar en un ménage à trois con Wonder Woman y la Bruja Escarlata. O con Green Arrow y Lobezno, si lo preferís.

Por lo tanto, no deberíamos poner cara de sorpresa al encontrar a Bruce Banner trabajando en un laboratorio de la Fundación Wayne en ciudad de Gotham con la esperanza de que el cañón gamma experimental que han construido le evite tener que gastar la mitad de su sueldo en ropa. El tema de la ropa os parecerá manido, pero este hombre no gana para trapos y es una verdadera tragedia. Pensemos en camisas, por ejemplo. Aun comprándolas en rebajas, es difícil que bajen de 15 euros, y solo con que se transforme en Hulk una vez a la semana, eso supone un gasto de unos 780 euros al año. Sumadle pantalones, zapatos y ropa interior, y el chistecito dejará de haceros tanta gracia. Además, no es fácil comprar ropa cuando eres daltónico. ¿O es que creéis que esos pantalones morados los lleva por gusto?

En fin, ¿por dónde iba?

Ah, ya. El Joker y su banda asaltan el laboratorio para robar el cañón gamma. ¿Por qué? No nos lo dicen todavía, pero de momento vamos a suponer que quiere que lo firmen todos los miembros de la Legión del Mal, desde Lex Luthor hasta Manta Negra, para luego venderlo en eBay y hacerse de oro, porque pensar en el Joker aceptando los términos y condiciones de uso de eBay me hace mucha gracia. El Joker es tan imprevisible que podría ser la primera persona en leérselas.

Bruce Banner consigue dar la alarma antes de que los ladrones huyan, pero es placado brutalmente por dos de los esbirros del Joker, lo que, como ya imagináis, desencadena su transformación en el increíble Hulk (la Masa, en la edición que yo tenía por aquel entonces). Y ¡HULK APLASTA!

La espectacular entrada de Hulk. RRAARRGGHHH.

Batman, que debía de estar al otro lado de la calle echando gasolina al Batmóvil, irrumpe en la escena para detener al Joker y su banda. Sin embargo, no estaba preparado para enfrentarse al gigante esmeralda, que, engañado por el Joker ("Tengo el pelo verde... ¡como tú!"), carga brutalmente contra el cruzado enmascarado.

Las siguientes viñetas son las que dan título al cómic y merece la pena verlas. No aquí, claro. Yo me limito a poneros los dientes largos para que luego hagáis comentarios como los de la entrada sobre el álbum de cromos de Érase una vez... la vida, preguntándome por qué no subo el cómic entero al blog y maldiciéndome por no hacerlo. Charles Manson a mi lado es un misionero de Cristo.

Tras perder una o dos tallas de batcalzoncillos en un abrazo de oso, Batman consigue derrotar a Hulk gracias a su ingenio y, sobre todo, a una cantidad de gas somnífero lo suficientemente grande como para derribar a una manada de elefantes montada por clones de Bud Spencer. A pesar de todo, no consigue detener al Joker, que huye con el cañón.

La no menos espectacular entrada de Batman.

Mientras Bruce Wayne echa una mano a Bruce Banner y le ofrece la posibilidad de continuar la investigación en otro lugar, el príncipe payaso del crimen se reúne con un ser del espacio exterior de orejas puntiagudas llamado el Conformador de Mundos, que hace el mal desde una plataforma con ruedas de oruga porque carece de piernas y compensa su falta de movilidad con el derecho a aparcar en las plazas para minusválidos y el poder de hacer realidad los sueños.

Este vibrante comienzo da pie a una aventura que se desarrolla a lo largo de más de sesenta páginas y desemboca en una batalla surrealista en la que José Luis García-López se permite incluso homenajear a Lewis Carroll, Dalí y Picasso.

La etapa cubista del Joker.

Puede que el guión no sea especialmente brillante, pero los dibujos son impresionantes, y viéndolos ahora después de tantos años, comprendo perfectamente lo mucho que me fascinaban cuando era pequeño. La atención de García-López por la anatomía y los detalles me recuerda a autores clásicos como Alex Raymond (Flash Gordon) y Harold Foster (Príncipe Valiente), y su dominio de la perspectiva y la composición de las viñetas las dota de gran dinamismo. Palabras mayores, vamos.

Ahora bien, aunque me gustaría sentirme orgulloso de que uno de los mejores artistas que han trabajado para DC sea español, lo cierto es que García-López estudió Bellas Artes en Argentina y vivió allí desde que tenía cuatro años, por lo que tendría el mismo sentido sentirse nacionalmente orgulloso de Albert Einstein porque una vez probó el cocido madrileño.

En fin, si todo lo anterior todavía no os ha convencido de que debéis hacer lo que esté en vuestra mano para localizar este cómic, decidme, ¿en cuántas historietas podéis ver al Rino y a Polilla Asesina "explotando en mariposas"?


¿O a Batman y Hulk convertidos en payasos de circo?


No digo que sea fácil hacerse con este Batman vs. La Masa, pero al menos deberíais intentarlo. Como decía la portada, son "64 palpitantes páginas de acción espectacular para estremecer tus sentidos".

14 comentarios

  1. Vaya este un Crossover que no conocia... esta vez si me has sorprendido Tipo de la brocha... por cierto deberías de hacer un Review a tu "estilo" de Spiderman y Superman...

    ResponderEliminar
  2. El día en que vea un Batman vs. Daredevil (mis dos superhéroes favoritos) podré morir en paz.

    ResponderEliminar
  3. El segundo cómic que leí de la colección de mi hermano (el primero Superman VS The Amazing Spider-Man) y de ahí me hice fanático. El arte es prolijo y bien cuidado y aunque el color no cumple siempre sigue siendo una de mis historietas favoritas.
    Lo único desfavorable es la ausencia de chamaconas.

    ResponderEliminar
  4. ¿No existe ya un cómic de Batman y DAredevil en el que se enfrentaban a Mister Hyde y Dos Caras? ¿Y saber este dato me posibilitará, de alguna manera que en estos momentos desconozco, tener contacto carnal con algún ser humano de genero femenino en los próximos dos años?
    En cuanto al cómic comentado totalmente de acuerdo con la apreciación del arte de García López, que estupendo era su Deadman y su Cinder and Ashe, que buenos cómics y cómo levantaba el solito el Twilight de Howard Chaykin.

    ResponderEliminar
  5. gran entrada (como siempre), me acaban de dar una ganas tremendas de leerme el comic. Yo también me apuntaría a un crossover de Batman y Daredevil.

    PD: supongo te falta un t a bacalzoncillos, ojo no es critica pero como todavía recuerdo la edición que hiciste de tus artículos en Ion litio, supongo que te gustaría saberlo

    ResponderEliminar
  6. Este es de los cross clásicos de Marvel y DC que no me llamaba pero mira me ha gustado lo que he visto. A ver si me lo leo en breve.

    Ya estas tardando en hacer la reseña de He-Man vs Superman, ese no puede faltar aqui XD (esta gracioso en serio).

    ResponderEliminar
  7. Cuando el Joker aprueba los terminos de condiciones, lo hace sonriendo (porque hay que leer todo antes de "firmar")?

    ResponderEliminar
  8. La Masa si que mola y no ese tal Hulk. En esas primeras viñetas del post, el Batman de JL García-López se parece mucho al Batman que dibujaba Neal Adams.

    @Roy D. Mustang. Ya se hizo un cross-over entre Batman y el cuernecitos.

    http://dc.wikia.com/wiki/Batman_Daredevil:_King_of_New_York_Vol_1_1

    ResponderEliminar
  9. Buen articulo, como siempre.

    Yo soy el orgulloso propietario de un recopilatorio de hace mil años que trae Spideman vs superman, superman vs spiderman, batman vs la masa y nuevos titanes vs x-men. Todos muy recomendables y todos de la epoca mas o menos. Tambien trae una introduccion donde se explica que el primer trabajo conjunto de Marvel y DC es un comic de la pelicula del Mago de OZ, muy curioso todo.

    ResponderEliminar
  10. Carlos Alvarado: Ahora me da pereza ponerme con otro crossover DC vs. Marvel, pero en el futuro no lo descarto.

    Roy D. Mustang: Te responden en los comentarios. Yo también querré echarles un vistazo a esos crossovers.

    LacraESECEFE: Salían Lois Lane y Mary Jane, que yo recuerde, aunque poco.

    Macdonald: Si soy sincero, no conozco ni uno de los títulos que enumeras. Pero estaré atento, por si los encuentro en alguna tienda.

    aaron López Rodríguez: Gracias por avisar de la errata. Me leo las entradas muchas veces, pero siempre se me pasa algo, así que siempre agradezco que me ayudéis con las correcciones.

    Vladek: El crossover de Superman con los Masters del Universo siempre ha estado en la lista de artículos pendientes. Es cuestión de ponerse.

    Bizarro: No... lo... sé. ¿Puedes reformular la pregunta?

    Critical +: El Batman de Neal Adams es de la misma época y sí, ahora que lo dices, son estilos cercanos.

    Anónimo: Pues ojalá reediten ese recopilatorio. Yo me lo compraba sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  11. @tipo de la brocha: te dejo la foto de la portada, creo que sera dificil que lo reediten, al menos eso espero, mi pequeña coleccion tiene que pagar la universidad de mis hijos.

    http://farm3.static.flickr.com/2553/4150176406_3f83fa8db9.jpg

    ResponderEliminar
  12. Recomendaría un artículo sobre la miniserie DC vs Marvel, centrada en los combates entre los distintos heroes, su único problema es que los resultados de algunos combates no tienen sentido porque se basaron más en la popularidad de los heroes pero por lo general está muy bien

    ResponderEliminar
  13. Pufff... creo que este cómic fue el inicio de una sensación nueva... desconocida por completo hasta entonces; cómo era... se llamaba... ¡Ah, si! ¡Envidia! XD
    Lo tenía mi primo (y no de los más allegados, de esos enrollados primos mayores que te dejan los cómics de los transformers y siguen hoy día en tu casa... si no de los otros...) y sólo podía olerlo cuando lo visitábamos, muy de vez en cuando.
    Batman contra La Masa.. no tenía sentido, recuerdo pensar (aunque para fiarse de mis recuerdos... si es que hasta recuerdo haber tenido un hamster...)

    Un dibujante excepcional en casi todo (y digo "casi" porque no he visto toooodos sus dibujos; alguna vez la habrá pìfiado) y que como alguien comentó en otra entrada, si te entra un comic por los ojos a causa del dibujo, vas a tragar mucha mierd*..., pero este, a pesar de la candidez del guión, me gusta; sí señor. Casi tanto como tus artículos.

    Saludos y hasta pronto!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Vaya... suerte que te he leído! En una tienda de cómics me daban 3 euros por ambos (Hulk vs Batman y Spiderman vs Superman). Ya decía yo que me parecían más valiosos... No sé si para pagar la Universidad, pero si algo más que un BigMac!

    ResponderEliminar