8 de septiembre de 2020

El primer episodio de 'Los Fruittis'

«El fin de la era de los hombres comenzó en 1983. Fue el año en el que mis ingenuos padres y precursores, hombres de ciencia, crearon la primera planta modificada genéticamente. Alteraron el gen del tabaco introduciendo un segmento de ADN externo para que la planta fuera resistente a la kanamicina, un antibiótico del grupo de los aminoglucósidos.

El estudio de los escasos documentos que han sobrevivido hasta nuestros días me ha llevado a la conclusión de que aquellos hombres actuaban con la convicción de que su trabajo beneficiaría a la raza humana. Gracias a los avances de la ingeniería genética, por primera vez en la historia de su especie tenían la capacidad de aumentar la resistencia de frutas y vegetales frente a virus y herbicidas. Podían obtener mejores y mayores cosechas en menos tiempo y con menos recursos. Quizá incluso tenían la esperanza de acabar algún día con el hambre, un mal que había asolado a la humanidad desde sus albores y que no hacía sino acusarse a medida que la población aumentaba.

Aquellos pobres ilusos deseaban hacer de la Tierra un lugar mejor. Y temporalmente lo consiguieron.

En 1994, los chinos, que entonces ocupaban los dominios de la Emperatriz, comenzaron a comercializar los primeros alimentos transgénicos: tomates de madurez prolongada. En los años siguientes, los avances científicos permitieron aumentar la productividad mundial. Trigo, maíz, soja... Las ventajas fueron evidentes, tanto para los ambiciosos productores, que vieron aumentar la eficiencia de los métodos de cultivo convencionales al tiempo que reducían sus costes, como para los siempre hambrientos consumidores, que se beneficiaron de un aumento en la calidad y el valor nutritivo de estos alimentos básicos.

La raza humana, sin embargo, es conflictiva por naturaleza, y hubo voces disidentes que se opusieron al uso de la bioingeniería para estos fines. Aunque no consiguieron frenar la expansión de los transgénicos, desde el principio hubo quienes advirtieron a sus congéneres de lo perniciosos que podían ser estos alimentos para la salud. Se crearon leyes para regularlos y algunos países incluso los prohibieron.

Pero nadie predijo el verdadero peligro que traería consigo esta revolución científica. Nadie imaginó el siguiente salto evolutivo del mundo vegetal. Nadie estaba preparado para... los fruittis».

Monus, Historia vol. I.

1 de septiembre de 2020

Reseñas de películas: agosto 2020


En esta entrada tenéis las reseñas de las películas que he visto en agosto. Si queréis ir al día con lo que veo, recordad que podéis seguirme en Twitter y Letterboxd.

Aprovecho también para adelantaros que, concluido este mes de asueto (en el que apenas he escrito MÁS DE 15.000 PALABRAS entre reseñas de películas y libros), la semana que viene regresaremos a la programación habitual con un monográfico sobre una serie de animación escalofriante.