31 de octubre de 2020

Jugad conmigo a 'La Mansión Infernal' (31)

This is the end, my only friend, the end...

Hoy, víspera de Todos los Santos, hemos llegado al final de vuestra historia. Este especial de Halloween no hubiera sido posible sin vuestra participación, así que muchas gracias por estar ahí cada día. Solo espero que hayáis disfrutado de la experiencia tanto como yo.

Aunque todos sabemos que podría haberos ido mejor, lo importante es el camino. Que en vuestro caso ha estado plagado de humillación y sufrimiento. Pero nadie se ha pasado jamás un librojuego de la colección Lucha Ficción a la primera. Ni a la segunda. Probablemente tampoco a la tercera ni a la cuarta. Ni siquiera a la quinta. Y el que diga que sí miente como un bellaco.

Quizá podáis redimiros en años venideros. Acepto peticiones, propuestas y sugerencias. Yo he aprendido algunas valiosas lecciones, como, por ejemplo, no escribas nunca nada hasta que termine la votación, porque la mayoría te sorprenderá con sus decisiones absurdas.

Pero no dilatemos más el desenlace de esta terrorífica aventura. Habéis optado por una forma poco usual de abrir la puerta secreta...

30 de octubre de 2020

Jugad conmigo a 'La Mansión Infernal' (30)

Un voto. Un mísero voto ha marcado la diferencia entre el triunfo y el fracaso. Después de leer esta entrada y la siguiente, podéis dirigir vuestras felicitaciones o quejas al usuario anónimo que votó en la entrada anterior a las 19:39, porque fue él y no otro quien decantó la balanza. Su lógica, eso sí, era irrefutable y, por eso, voy a inmortalizar su comentario incluyéndolo en el relato.

29 de octubre de 2020

Jugad conmigo a 'La Mansión Infernal' (29)

¿Qué tal estáis? ¿Cómo lleváis este agonizante tiempo de prórroga?

Por si alguno no se pispó ayer lo que pasaba, me gustaría aclarar que cuando el miedo llega al máximo, significa que estáis muertos. No hay vidas extra ni continuaciones. Tampoco podéis echar otros 20 peniques a la máquina para seguir jugando. Habéis palmado. Muerto. Caput. Y hay que volver a empezar desde el principio. Esas son las reglas.

De hecho, esta es la segunda vez que morís desde que empezó la aventura. O, para ser precisos, la segunda vez que deberíais haber muerto. La primera, de no haberos perdonado antes 3 puntos de miedo, hubiera sido al atacaros el hombre de pelo blanco.

La diferencia es que ahora estamos tan cerca de la víspera de Todos los Santos que no tiene sentido ponerme a cambiar eventos para salvaros el pescuezo y saltarme las reglas tan a la torera. Aun así, por aquello de llegar al 31 de octubre y hacer honor a Halloween, digamos que he flexibilizado las reglas temporalmente. Pero vais a morir de todas todas. Eso no tiene remedio. Lo digo para que intentéis sacar provecho al tiempo que os queda y no os hagáis ilusiones. Aún estoy intentando entender qué porras pretendíais conseguir algunos de vosotros liándoos a golpes con unos pobres murciélagos, que además son un adversario birrioso, con apenas 4 puntos de DESTREZA y 4 de RESISTENCIA entre toda la bandada.

Pero, ya que estamos, y como se ve que os hacía ilusión, vamos a ver lo que hubiera pasado si os hubierais enfrentado a ellos. Dudo incluso que tenga que tirar los dados para resolver este combate ficticio.

28 de octubre de 2020

Jugad conmigo a 'La Mansión Infernal' (28)

Bajar al sótano ha ganado la última votación, pero ha ido por un pelo. El estudio-biblioteca le pisaba los talones y sorprendentemente ha habido incluso quien ha votado por regresar al vestíbulo (¿pensando quizá que no iba en serio con lo de meteros en un bucle hasta el 31 de octubre?).

Para que nadie se lamente, os diré lo que habríais encontrado en el estudio. Para empezar, muerte por miedo. Sin más. Esa es una de las causas de muerte más comunes cuando uno hace turismo en una mansión embrujada. Luego, suponiendo que hubierais sobrevivido a este evento cardiovascular traumático (en otras palabras: a un infarto), habríais podido escamotear dos objetos: el primero, un pentáculo con el número 66 grabado, el cual solo sirve para postergar una muerte inevitable en otra parte de la mansión que ni siquiera vais a ver; y el segundo, un valioso libro de retratos antiguos que no sirve absolutamente para nada. Pero eso no es todo. También podríais haber muerto por cotillear un manual sobre hipnotismo que contiene "rostros humanos contorsionados por el dolor". Mola, ¿eh?

Tenedlo presente cuando leáis lo que viene ahora.

27 de octubre de 2020

Jugad conmigo a 'La Mansión Infernal' (27)

A ver si nos entendemos. Ayer, cuando os di a escoger entre cuatro posibles sitios a los que dirigiros, lo hice con la intención (para mí clarísima) de que escogierais cualquiera de ellos. Cualquiera, salvo uno: el pasillo. Sin embargo, en un arrebato combinado de lógica y altruismo, ¿a dónde habéis elegido ir? Al pasillo, por supuesto.

Pero eso está bien. Porque ahora tengo una idea más clara de qué hacer con vosotros.

Mwa... Mwaha... Mwahaha... ¡MWAHAHAHAHAHA!

26 de octubre de 2020

Jugad conmigo a 'La Mansión Infernal' (26)

No había trampa ni cartón. La anciana que reposa en la habitación con sobrepoblación de plantas es Herminia, quiero decir, Mordana. No obstante, me conformo con haber sembrado ayer la semilla de la duda y haberla dejado germinar durante veinticuatro horas, aunque no haya dado fruto.

Volvamos, por tanto, al punto donde lo habíamos dejado. Creo recordar que estabais a punto de ser introducidos en una dama de hierro por el inquisidor supremo de la noche, ¿verdad?