10 de septiembre de 2012

Star Trek: El cerebro de Spock


Este sábado pasado fue el 46º aniversario de Star Trek. De no ser por el correspondiente Doodle de Google, no me hubiera enterado, porque se me dan fatal las fechas; pero siendo fan de la serie original y ahora precisamente que también estoy viendo La nueva generación, me sabría mal no hacerle un pequeño homenaje a aquella magnífica serie, aunque la cifra del aniversario no sea redonda. Hoy incluso he vuelto a ver la primera y soporífera incursión cinematográfica de la franquicia. Por eso, y a pesar de mi falta galopante de sueño, he decidido recapitular otro episodio más para mi archivo personal, el tercero después de La trampa humana y La arena.

Y creedme, no es un episodio cualquiera. Si todos los trekkies votasen para decidir cuáles son los peores episodios de la serie original, el capítulo de hoy alcanzaría sin problemas el primer o segundo puesto. Es ridículo, machista y una verdadera colonoscopia para el sentido común, y lo lamentable es que fue la premiere de la tercera temporada. No me extraña que ese mismo año cancelaran la serie.

Fecha de emisión: 20 de septiembre de 1968.


Una nave que se asemeja bastante a un consolador con aletas y que viaja propulsada por un motor de iones (tecnología avanzada, según el jefe de ingenieros Scotty, pese a que en la década de los setenta ya se utilizaría como forma de propulsión en el espacio) se dirige hacia el USS Enterprise.

A bordo de la nave de la Federación, todos tienen cara de tirarse disimuladamente un pedo, así que debemos suponer que algo muy serio está pasando. Además, se ha declarado la alerta roja en la nave, o eso parecen señalar los paneles de alarma de color rojo en los que pone "ESTADO: ALERTA" con letras mayúsculas y en un tamaño de fuente que ridiculiza al de la primera línea de las tablas que utilizan los oculistas para comprobar tu grado de imaginación.

No es por fastidiar, pero si trabajase con la clase de tripulación que necesita que le recuerden con un panel de estas características que están en alerta cuando el puente es un no parar de luces rojas y sirenas, yo me bajaría en la parada más próxima.

ESTADO: OBVIO.

Spock, el oficial científico de orejas puntiagudas y puntiagudo ingenio, detecta una forma de vida humanoide en el interior de la otra nave e informa al capitán Kirk de que tiene "un bajo nivel de actividad". Mmm... Creo que podría tratarse de mi cuenta de Twitter o, más probablemente, de un funcionario andaluz. Esto último explicaría por qué tampoco atiende las llamadas de Uhura; estará desayunando.

De pronto, sin quererlo ni beberlo, una mujer se teletransporta al puente. Su peinado pertenece a una era en la que las calculadoras portátiles eran el último grito en tecnología, y lleva un vestido púrpura centelleante que apenas le cubre las caderas y un híbrido de botas altas y liga. Chica Disco me parece el nombre más apropiado para ella.

-¿Serían tan amables de bajar el aire acondicionad, por favor?

Dos guardias de seguridad entran como una exhalación en el puente, probablemente para evitar que Kirk despliegue sus encantos y desate un conflicto diplomático con algún planeta que todavía no conocen, y la mujer responde al acto de agresión pulsando un botón de su pulsera, lo que provoca que se apaguen todas las luces del puente y que la tripulación caiga al suelo inconsciente. Tiene tanto sentido que diré que lo hizo un mago.

Ignorando al resto de los oficiales, la Chica Disco se acerca al desvanecido Spock y posa una mano sobre su frente. La experiencia me dice que está comprobando si tiene fiebre; sin embargo, la música presagia algo mucho más siniestro, más... cerebral.


Tras los títulos de entrada, la luz vuelve a la nave y la tripulación recupera la compostura. A Dios gracias, porque no sé que era más esperpéntico, si el culo de Kirk apuntando directamente a cámara o la cabeza de Chekov entre las piernas de Sulu.

Como diría George Takei: Oh, my...

No me puedo creer que estas poses no fueran intencionadas. Alguien tiene sentido del humor.

Un vistazo rápido les revela que tanto la nave desconocida, como la Chica Disco han desaparecido y, lo que es mucho más extraño, que Spock no se encuentra en el puente.

Por lo tanto, cuando el doctor McCoy pide al capitán que baje a la enfermería, ya nos imaginamos que no va a ser para su chequeo rutinario de ladillas cósmicas. Spock está en una camilla y... ¡Oh, no, lleva un papakha ruso! ¡Spock se ha pasado al bando de los rojos! ¡Es la señal que tanto temíamos! ¡El Apocalipsis se acerca!

Ah, esperad, no es eso. El problema es que Spock no tiene cerebro. Qué susto, por un instante pensé que era algo importante.

Cerebro, cerebro... ¿y su dignidad qué? Perdida también.

Según el doctor McCoy, el cerebro de Spock ha sido extraído quirúrgicamente, y aunque su cuerpo vulcaniano ha sobrevivido a la operación gracias a la conveniencia del guión, carece de mente. Bien, ¿no hubiera sido entonces un poco más creíble decir que le han lavado el cerebro en lugar del birlárselo? No soy médico, pero voy a decir que sí, porque la alternativa me parece un gilipollez. Sin embargo, es cierto que si esto tuviera sentido, yo no estaría hablando ahora de este episodio, sino haciendo algo de provecho.

Kirk, en su omnisciencia, sabe que la responsable de este desaguisado ha sido la Chica Disco, y le pregunta a McCoy cuánto tiempo puede mantener a Spock con vida artificialmente. El doctor dice que no puede garantizar nada porque nunca ha visto un caso similar, pero no duda en afirmar que "para sobrevivir, Spock depende de su cerebro mucho más que cualquiera de nosotros".

¿Ah, sí? ¿En qué sentido? Sé que dicen que los hombres pensamos con la entrepierna, pero estoy convencido de que todos nosotros dependemos bastante de nuestro cerebro para sobrevivir. Al cien por cien, diría yo. ¿Qué puede ser más que el cien por cien?

Kirk asegura que encontrarán el cerebro de Spock, y como McCoy dice que, aunque lo encontrasen, no sabría ni por dónde empezar a cortar para devolverlo a su sitio, el capitán añade que obligará a la Chica Disco a revertir la operación.

Y por si este planteamiento no nos parece lo bastante interesante, McCoy se saca de la manga que si Spock no recupera su materia gris en 24 horas, morirá. ¿En qué quedamos, doctor? Hace un instante ha dicho que no podía garantizar nada y, de repente, sabe el número exacto de horas que puede vivir Spock sin cerebro. Esta falta de consistencia me provoca urticaria.

-¡Se lo juro, Jim! ¡Es así de grande! Si no me cree, levante usted mismo la sábana.

El Enterprise sigue la señal de iones que deja la nave de la Chica Disco hasta el sistema Sigma Draconis, donde acaba perdiendo su rastro. Para ilustrarnos, Chekov muestra en pantalla un mapa del sistema que parece más apropiado para un libro de enseñanza primaria que para una nave del siglo XXIII dedicada a la exploración espacial.

El sistema Sigma Draconis, según nos cuentan, está formado por nueve planetas, de los cuales solo tres contienen vida inteligente. Por lo tanto, la tripulación deduce que es en uno de esos tres planetas donde debe encontrarse escondido el cerebro de Spock. El inconveniente es que ahora solo les quedan 8 horas y 40 minutos para encontrarlo, así que no pueden buscarlo en los tres: deben jugárselo todo a una carta.

A ver, que yo me entere, ¿me están diciendo que no pueden enviar a un pequeño destacamento a cada uno de esos tres planetas pese a que la dotación del Enterprise es de más de 400 hombres? Por fuerza tiene que haber una explicación, ¿verdad? Ah, claro, Spock debe bajar con ellos para que le operen.

Pues no me vale, ¿sabéis por qué? ¡Porque el Enterprise tiene un puñetero transportador! Pueden localizar el cerebro perdido e inmediatamente bajar a Spock para operarlo o, mejor aun, subir el cerebro en un tarro convenientemente etiquetado a la sala médica e intentar salvar a Spock en un ambiente seguro. ¿Debo pedir perdón por pensar un poco?

De esto a un mapamundi desenrollado delante de la pantalla hay un paso.

Kirk se decanta por la opción más improbable de las tres: el planeta Sigma Draconis VI, que está en glaciación desde hace miles de años y que posee la civilización menos avanzada del sistema (porque los secuestradores solo han demostrado dominar los viajes espaciales, la teletransportación y la tecnología armamentística multiuso; por lo tanto, deben de ser subnormales).

Junto al capitán, descienden al planeta Chekov, Scotty y dos camisas rojas. Por mencionar algo positivo de este episodio, cuando Kirk se refiere a Scotty como "señor Spock" en vez de llamarle por su nombre resulta bastante gracioso. Es como cuando llamas a tu novia por el nombre de tu ex novia y... Bien pensado, es mejor no seguir por ahí.

Ya en el planeta, el grupo de búsqueda no tarda en cruzarse con unos extras de Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra, que atacan a los forasteros con garrotes y piedras. Como no están para tonterías, Kirk deja grogui a uno de los trogloditas con su fáser y el resto huye despavorido.

El cavernícola capturado, que me recuerda a John Lennon en los tiempos de Abbey Road y habla un inglés fluido, informa a Kirk sobre los Otros, aquellos que dan "el dolor y el placer". Al parecer, los Otros se llevan a los que son como él, y Kirk, muy en su línea, pregunta al troglodita si también se llevan a las mujeres. El Capitán Cavernícola, sin embargo, no está familiarizado con el término "mujer", lo que me lleva a preguntarme con quién practican el zug-zug. Si sólo fuera entre ellos, probablemente caminarían más encorvados.

-Hemos recorrido una gran distancia para escucharte, maestro. ¿Podrías cantar Come together para nosotros?

Chekov informa de que ha detectado una base bajo tierra con su tricorder, y la señal les conduce a una cueva repleta de comida y herramientas. ¿Será un señuelo para los hombres de las cavernas? ¿Quizá una perversa trampa ideada por una mente maquiavélica? ¿Le importa esto a alguien?

El grupo abandona la despensa rocosa y Kirk llama a la nave para que transporten a McCoy a la superficie. ¡Y que me aspen si ese que le acompaña no es el bueno de Spock! Por alguna razón, el vulcaniano viste ahora un mono marrón y lleva una diadema moderna en la cabeza. La diadema permite a McCoy enviar órdenes a Spock a través de un mando de control remoto. Y no penséis que es un aparato muy complejo, porque la ciencia del futuro nos demuestra que para controlar a una persona solo se necesitan diez botones y tres diales. El botón rojo, por ejemplo, hace que Spock se gire y mire dramáticamente a la cámara.

Citando al propio Leonard Nimoy:

"No era precisamente un reto interpretativo fingir que no tenía cerebro. Simplemente congelé la mirada y empecé a moverme como un autómata. Pero, francamente, durante todo el rodaje de aquel episodio pasé mucha vergüenza, una sensación que me embargó en numerosas ocasiones durante aquella temporada final".

Ocasiones como cuando Spock rebuznó y bailó flamenco en Los hijastros de Platón. No haré más comentarios.

Y este botón rojo es para bailar breakdance.

Kirk, Scotty, McCoy y el cuerpo de Spock entran en la cueva, que resulta ser un ascensor, y descienden a la base subterránea que mencionaba antes Chekov. Abajo del todo, se topan con otra chica con minifalda que lleva una de esas pulseras futuristas que apagan la luz y dejan a la gente sin sentido. Kirk, que viene con la lección aprendida, no se anda con remilgos y aturde rápidamente a la chica con su fáser.

McCoy reanima a la chica y Kirk la agarra con vehemencia para interrogarla: "¿Dónde está su jefe? Quiero hablar con él". Sí, él, no ella.  Por ahora, lo dejaré pasar.

La chica no entiende la palabra "él" y está muy sorprendida de que Kirk y sus colegas no sean morg (trogloditas) ni eymorg (mujeres). Tampoco sabe nada de un cerebro y dice que este lugar es "aquí". Aún tendrán suerte de que sea capaz de pronunciar su nombre.

"Tiene la mente de un niño", comenta McCoy. Sí, doctor, pero, ¿qué esperaba de una mujer? ¡Ja, ja, ja!

-¡Hosti, tú! ¡Sois Parchís!

El comunicador de Scotty capta una voz que reconocen como la de Spock. El vulcaniano dice que no sabe dónde está, pero Kirk le asegura que ellos llegarán hasta él. Claro, como la base subterránea solo puede tener el tamaño de un plató televisivo, es fácil; en cambio, si fuese una red de túneles que se extendiera kilómetros y kilómetros por debajo de la superficie del planeta, otro gallo cantaría.

El grupo apenas acaba de ponerse en marcha cuando se da de bruces con la Chica Disco escoltada por dos guardias morg. Sorprendida, pero rápida de reflejos, la eymorg pulsa un botón de su pulsera para dejar K.O. al trío galáctico.

Cuando nuestros héroes despiertan, están sentados en unos taburetes y llevan unos cinturones enormes con unas hebillas verdes del tamaño de Badajoz. El cuerpo de Spock está sentado a su lado, y delante, al otro lado de una mesa con forma de T, están la Chica Disco y otras tres eymorg. A su alrededor, cuatro guardias morg permanecen alerta y, si os fijáis bien, veréis que también llevan el mismo cinturón que nuestros protagonistas. Quedaos con ese detalle. Al menos, hasta el final del artículo. Luego ya podéis daros a la bebida con total libertad para olvidarlo.

¿Un comité formado por mujeres? ¿Qué locura es esa?

Kirk se levanta y expone sus argumentos: sabe que la Chica Disco estuvo en la nave y quiere recuperar el cerebro de Spock. La mujer dice que no sabe qué es un cerebro y que este sitio es el único que conocen.

No lo dilataré más: este episodio tacha a las mujeres de deficientes mentales. Ni siquiera sus minifaldas son más cortas que ellas. Si esto ya es de por sí poco inteligente, en el contexto de la época, denota una tremenda falta de visión de futuro. Hay que tener en cuenta que a finales de la década de los sesenta, el movimiento de liberación de la mujer corría como la pólvora, así que sorprende bastante que la misma serie que pretendía defender la igualdad a toda costa (con mejor o peor resultado, eso es verdad) acuse aquí una misoginia alarmante.

Esta fue una de las numerosas y fatídicas consecuencias de la marcha del creador y productor ejecutivo de la serie, Gene Roddenberry, que se despidió de su mayor proyecto hasta la fecha cuando la NBC les hizo la puñeta cambiando la franja horaria de los lunes a las 19.30 a los viernes a las 22, una hora en la que los espectadores más jóvenes estaban de juerga y no en casa viendo la televisión. La guionista Dorothy Fontana no tardó en seguir los pasos de Roddenberry y su colega Gene Coone ya se largó mucho antes, durante la segunda temporada, de modo que el único veterano que quedaba detrás de las cámaras era Robert Justman, que estaba cabreado con la cadena por no ofrecerle el puesto de Roddenbery y dárselo a Fred Freiberger, que nunca había trabajado en la serie. Freiberger creía que Star Trek era demasiado intelectual y que necesitaba más acción y menos verborrea. Y este fue el resultado. Un aplauso para Freddy, por favor.

"¡Cerebro, cerebro! ¿Qué es cerebro?". Kara en El cerebro de Spock.

El capitán pregunta por los líderes de esta extraña comunidad, y la Chica Disco responde que ella es la líder. Naturalmente, Scotty no se lo cree: "¡Imposible! ¿Quién construyó las máquinas?". "¿Quiénes son los médicos que operan?", pregunta McCoy. "¿Quién controla todo esto?", termina Kirk. Bueno, es obvio que no pueden ser las mujeres, ¿verdad?, así que por qué no les piden que vayan a prepararles la cena o a planchar unas camisas mientras ellos esperan a que regresen los tipos que están al mando.

Fuera de bromas, resulta que realmente existe alguien llamado el Controlador, al que las mujeres sirven y a quien solo ellas tienen permiso para ver. Kirk deduce que el Controlador es Spock y dice que quiere verlo para aprender de él. La Chica Disco no se traga el anzuelo y utiliza su pulsera para causar un dolor terrible a nuestros héroes hasta dejarlos inconscientes.

Más tarde, en Aquellos maravillosos años...


Si os parece que Fred Savage sobreactúa, deberíais ver a Shatner.

Después de echar otra cabezadita, el fracasado equipo de búsqueda vuelve al trabajo. Kirk cree que las eymorg utilizan los cinturones para controlar a los morg, y aunque esto sigue sin explicar cómo pudieron dejarles entonces fuera de juego a ellos cuando no llevaban puesto el cinturón, no debería preocuparnos. Ya habéis visto que no estamos tratando precisamente con un material que pudiera aspirar a ganar un Emmy al mejor guión de una serie dramática.

Por suerte, las mujeres son idiotas y han dejado los comunicadores y fáser en la misma sala en la que se encuentra prisioneros. Lo único que se interpone entre ellos y sus juguetes son un par de guardias morg. Kirk resuelve el problema con ayuda de la ciencia, es decir, golpeando a los guardias hasta dejarlos fuera de combate.

El codo se conecta con el ombligo.

Los tripulantes del Enterprise no tardan en dominar a los morg y Kirk recupera su comunicador. Bien, ahora llamará a la nave para pedir refuerzos y... Ah, no, que prefiere hablar con el cerebro de Spock. Sus razones tendrá.

Al menos, ahora por fin nos muestran el aspecto que tiene el Controlador: un prisma negro sobre el que descansa una pecera luminosa y del que salen nueve tubos conectados a tres pilares adyacentes. No hace falta que diga lo poco impresionante que es.

♪ Daisy, Daisy, give me your answer, do,
I'm half crazy all for the love of you. ♪

Spock emite una señal de localización y el equipo sale en su busca. De camino a la sala del Controlador, Kirk pregunta a Spock si puede averiguar cómo puñetas quitarse los cinturones, y, casi al instante, el vulcaniano le responde que las Bandas de Dolor se abren con las pulseras que llevan las eymorg. El cerebro de Spock debe de estar conectado a la wiki de Star Trek, porque es la primera noticia que tenemos.

La Chica Disco llega a la sala del Controlador antes que ellos y utiliza su pulsera para torturar a los intrusos, que caen al suelo fulminados. Kirk, sin embargo, consigue arrastrarse hasta el mando que controla el cuerpo de Spock y provoca que el descerebrado vulcaniano asalte a la Chica Disco, la inmovilice los brazos y, mientras la sujeta fuertemente, estire el dedo índice para pulsar el botón de la pulsera que abre los cinturones. Ya no sé qué me sorprende más: si lo intuitivo y preciso que es el manejo del control remoto, o lo que dan de sí diez botones.

-¡Doctor, rápido! ¿Cómo se hacía el Hadoken?

Según nos explican ahora, el cerebro de Spock está controlando toda la base subterránea y si se lo llevan, las eymorg estarán condenadas, porque, eh, son mujeres y no pueden hacer nada sin que un macho encerrado en una pecera les dé instrucciones.

Pero a Kirk esos problemas se la bufan; lo único que le importa es rescatar a su amigo, así que, de nuevo, agarra a la Chica Disco con vehemencia y le pregunta cómo robó el cerebro de Spock. McCoy le dice que la Chica Disco no pudo hacerlo:

"Su mente funciona a un nivel muy simple. Todos parecen tener las facultades mentales casi atrofiadas por falta de uso".

Bueno, es lo que tiene que las mujeres no empezaran a trabajar en profesiones que requirieran un esfuerzo intelectual hasta bien entrado el siglo XX. Son años de evolución desperdiciados.

Pero resulta que la Chica Disco sí que lo hizo. No sola, naturalmente, sino con ayuda del Maestro, un aparato que parece uno de esos secadores de peluquería que son como cascos y que proporciona un enorme conocimiento a quien lo usa, igual que el Aumentador de Inteligencia de la película Planeta prohibido.

El Maestro Cardados.

Kirk obliga a la Chica Disco a hacerse la permanente, pero la sacerdotisa eymorg (ah, ¿ahora es una sacerdotisa?) utiliza su recién obtenido conocimiento para tomar el control de la situación apuntando al capitán con un fáser que se saca de debajo de la falda. Ahora mismo tengo varias preguntas, pero la principal es dónde llevaba metido el fáser. En serio, quiero una respuesta.

Siempre atento, Scotty comenta que el arma está en posición "letal". Gracias, señor Scott, sus aportaciones siempre son útiles para el equipo. Y ahora, ¿por qué no vuelve a hacer lo que sea que hace mientras la cámara enfoca a las estrellas de la serie?

La Chica Disco asegura que aunque el cuerpo de Spock muera, el Controlador vivirá 10.000 años y ellas le entregarán su devoción. Interesante disyuntiva para el vulcaniano: o bien recupera su cuerpo y regresa al Enterprise para hacer el idiota por la galaxia durante una temporada más, o bien vive 10.000 años rodeado de tías buenas en minifalda que lo veneran como si fuera un dios. Para mí sería un dilema si no fuera porque sin cuerpo no puedo bailar la lambada.

-Cuidado, capitán. Ese fáser está... húmedo.

Scotty, ávido de protagonismo, finge que se desmaya cual débil damisela, y Kirk aprovecha la distracción para arrebatar el fáser a la Chica Disco. La mujer, sin embargo, sigue sin querer colaborar con nuestros amigos, así que el doctor McCoy se ofrece voluntario para ponerse el Maestro Gran Bol de Ensalada. Usarlo podría matarle, porque el aparato está diseñado para las eymorg; pero el doctor se arriesga por la oportunidad de compartir con la galaxia el gran conocimiento que obtendrá a cambio. Sí, no estaría mal, pero la Chica Disco dijo hace un momento que la listeza te dura tres horas. Y no hace falta que miréis en el diccionario, la palabra listeza existe.

McCoy se hace la permanente, y ya en la escena siguiente, Spock aparece tumbado en una camilla con una tabla separando la parte superior de su cabeza del resto del cuerpo. Mientras el doctor opera al vulcaniano "a toda potencia" (palabras textuales de Scotty), Kirk trata de convencer a la Chica Disco de que no les irá tan mal sin el Controlador.

Di que sí, Kirk, las chicas ni siquiera saben lo que es un cerebro y tú quieres que vivan entre los cavernícolas a los que han atormentado durante siglos. Seguro que se apañan perfectamente. ¿Qué podría salir mal? Después de que las hayan violado y vapuleado durante meses, seguro que se aburren y todos comienzan a convivir en paz y armonía.

Al rato, McCoy empieza a olvidar las lecciones aprendidas del Maestro Orinal Cósmico y se ve obligado a proseguir la operación haciendo uso de sus propias habilidades. Kirk le pide que dé prioridad a la conexión de las cuerdas vocales, para que Spock pueda echarles una mano. No sé si tiene sentido, porque a estas alturas, ya no puedo distinguir lo absurdo de lo lógico.

Sácale un huesito y el corazón. ¡Operación!

McCoy está a punto de rendirse cuando el propio Spock le pide que termine de reconectar el centro del habla para que pueda ayudarle. ¡Pero si ya puede hablar! ¿Por qué no le dice ahora lo que necesita? El doctor le hace caso de todos modos, y Spock prueba en pronunciar la letra A como si estuviera preparándose para dar un recital. Luego el vulcaniano sugiere al doctor que estimule sus terminaciones nerviosas y observe las reacciones físicas una a una. A ver, dedo índice derecho, muñeca derecha, codo derecho... No, Spock, no pienso probar si su pequeño vulcaniano también se levanta.

Por fin, la operación termina y Spock se incorpora en perfecto estado y con su cabellera todavía intacta. Ni puntos ni cicatriz, así es la medicina del futuro. Acto seguido, el vulcaniano empieza a hablar sobre todo lo que ha aprendido mientras era el Controlador. McCoy dice que no debería haberle conectado el habla y todos se ríen; todos, quiero decir, menos Spock, que sigue a su bola, y la Chica Disco, que a partir de ahora va a tener que lavar montones de pieles de cavernícola para compensar sus errores pasados.

Fin.

Es decir, estúpido de principio a fin.

16 comentarios

  1. Una pena que la serie perdiese tanto con la ida de los creadores. El nuevo tipo al cargo quería más acción pero el red shirt sobrevive.

    El episodio tampoco parece tan sexista teniendo en cuenta que los hombres de ese planeta son unos cavernícolas no más inteligentes que sus contrapartidas femeninas.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he visto ningún episodio de Star Trek pero después de ver tantas referencias en series o peliculas es como si ya hubiera visto casi toda la serie. Supongo que no se es un verdadero friki si no has visto toda la serie, algún momento le daré una oprtunidad.

    Hablando de referencias, uno de los mejores episodios de Futurama es en el que parodian este episodio y sobre todo esto http://www.youtube.com/watch?v=_klCccsEbEA

    No sé que leches tomaban los directivos de la televisión en los 60 y 70 pero creer que Star Trek es demasiado intelectual y que hay que aligerarla es estar muy colgado.

    ResponderEliminar
  3. El corte del friki en España es que le gusten Star Trek y conozca bien DC Comics. A partir de ahí ya sí podemos hablar de "ser especialito". Los videojuegos, Star Wars y esas cosas es puro mainstream!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: No me he inventado los comentarios de la tripulación del Enterprise. Sus concepciones son lo sexista, no la propia sociedad de Sigma Draconis VI.

    Mixtli1984: La serie merece la pena. Incluso los episodios malos como este te arrancan una sonrisa. Hay muchos episodios que recogen mensajes sociales y plantean dilemas interesantes, pero aunque la serie tenía distintas capas, nunca fue compleja a nivel intelectual.

    José Viruete: A estas alturas, todo me parece mainstream. Menos DC, porque Crisis infinita pudo conmigo.

    ResponderEliminar
  5. Comento solo porque me da pena que un artículo tan currado tenga tan pocos comentarios. Sigue así.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo: es que es Star Trek! Me remito a mi teoría ;)

    ResponderEliminar
  7. El Tipo de la brocha es fan de the beatles?? +10 de carisma para usted!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta lo fan que es mi padre, o se me pegaba parte de su afición, o me pegaba un tiro.

      Eliminar
  8. Muy buena reseña, simplemente hilarante.

    ResponderEliminar
  9. La entrada esta muy producida y todo, pero star trek es tan aburrida.... hasta a mi se me hace algo demasiado nerd....

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo que dónde estaba el phaser? ¡Si está clarísimo!

    Hubiese sido más sexista que Don Kirk se las llevara y las tuviese en la nave para que siguiesen dando de comer a los cadetes como lo hicieron con los morg amaestrados. También es lo que hubiese hecho yo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo: Depende del sentido del humor de cada uno, pero se intenta.

    Millus: ¿Nerd? En su concepción, es una serie sobre aquellos valores humanos que debe promover una sociedad civilizada. Ética y filosofía. En el futuro. Con alienígenas. Y minifaldas. Muchas minifaldas. Hay que darle una oportunidad.

    LacraESECEFE: Nah, el Enterprise ya va sobrado de mujeres atractivas y sexualmente liberadas. Con eso y algún escarceo interplanetario de vez en cuando basta.

    ResponderEliminar
  12. Lo cierto es que se nota que no eres seguidor de Viaje a las estrellas. Una pena de artículo y un insulto a la memoria de un gran hombre.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado el articulo, precisamente ayer me dio por ver algun capitulo al azar, por que los conozco todos, y empecé por el cerebro de spock. Todo lo que comentas es cierto, lo sexista, los malos dialogos, las incongruencias, el estilo de kirk para poner posturitas cada vez que se desmaya.... pero es genial en conjunto. Lo mejor es ese cuerpo de spock controlado por control remoto, imperturbable, totalmente irresistible. Si, soy una tia enamorada del viejo Spock, y aqui sin maquillar, tiene unos cuantos primeros planos preciosos. Odio cuando se pasan con la sombra azul. Quiero ser yo y ver lo que pueden dar de si esos 10 botones!!!. Bueno. decir que me he reido un monton con tu articulo y me ha encantado encontrarte por casualidad (He puesto en el buscador: "Spock en la cueva"). Un besito. Tengo 38 años y tengo una colección de comic de cerca de 400 de comic americano de todo tipo. ¡¡Que viva por mucho tiempo la difusión de la cultura freeke y sigan sacando pelis como hasta ahora!! Estoy loca por ver el Escuadron Suicida. Amo mi vida. Treker hasta la médula.

    ResponderEliminar