24 de junio de 2013

El Hombre de Acero (2013)

¿Otra película sobre los comienzos de un superhéroe cuyo origen ya debería saberse al dedillo hasta el que asó la manteca? Jerry Siegel y Joe Shuster crearon a Superman en 1933, y su primer tebeo (el famoso Action Comics #1 del que Nicolas Cage vendió un ejemplar por más de dos millones de dólares) se publicó en junio de 1938, lo que significa que el personaje es tan viejo que podría ser mi abuelo, con la diferencia de que Superman no me da chorizo de León cuando voy a verlo.

Lo importante es que el Hombre del Mañana es un pionero. Con él dio comienzo la era de los superhéroes, de las mallas ajustadas, los poderes fantásticos y las dobles identidades que no hay por dónde coger. Antes de Superman solo estaban Popeye, Tarzán y justicieros pulp xenófobos como Hoverboy.


Por lo tanto, si a estas alturas alguien desconoce aún su origen, debería sentirse igual de ignorante que si no supiese en qué año descubrió Colón América, dónde está la Isla de Pascua, o cuántos robles roería un roedor si los roedores royeran robles. Ha pasado de ser una cuestión de cultura popular reservada a los raritos aficionados a los cómics a ser una cuestión de cultura general sobre la que podrían preguntarte en el Trivial Pursuit.

Así las cosas, debemos preguntarnos: ¿Necesita el público que le presenten a un personaje como Superman, Batman o Spider-Man cada pocos años? Yo me inclino por pensar que no, pero parece ser que sí, y no me voy a hacer el listo pensando que no hay estudios de marketing detrás de estos constantes reboots.

Sin embargo, yendo al terreno personal, preferiría que no me contasen los orígenes de un superhéroe una y otra vez, ¡quiero ver historias nuevas! ¡Quiero ver a Superman enfrentándose a alguien que no sea Lex Luthor o Zod! ¡Quiero que pelee contra un supervillano que no sea el Hombre Nuclear de Superman IV? ¡Quiero que hagan referencia a aquella vez que Superman estuvo a punto de protagonizar una peli porno con Big Barda! ¿Es eso mucho pedir?

Esto pasó. Gracias, John Byrne.

Dicho esto, y ahora que ya me he desahogado, es cierto que Zack Snyder, David S. Goyer y Chritopher Nolan, director, guionista y argumentista respectivamente de El Hombre de Acero, han conseguido, si no darle un giro de 180º a una historia que todos deberíamos conocer, sí mostrárnosla con un enfoque diferente, más Oscuro y Realista™. Que os parezca mejor o peor es cosa vuestra.

Si quieres evitar que te destripe la película, pasa a esta imagen de Superman arreando un guantazo a Cthulhu. Si prefieres ignorar esta advertencia, pasa al párrafo siguiente.


Sinopsis


El planeta Krypton está al borde de la destrucción. Sus habitantes han abusado de los recursos naturales del planeta (mensaje patrocinado por el Instituto Kryptoniano de Ecología) y tienen los días contados.

Jor-El, el científico más lúcido del lugar, advierte del desastre inminente al Gran Consejo de con Tocados Estrafalarios. Sin embargo, como Jor-El solo es el hombre más brillante de todo Krypton y no un agorero chiflado que vaya por ahí anunciando el fin del mundo mientras golpea una cazuela, no le hacen ni caso.

-¡Haced penitencia!¡El fin de los tiempos ha llegado!

-¡Tenemos que evacuar el planeta!

Aprovechando que el Gran Consejo de Tocados Estrafalarios pasa más tiempo vistiéndose cada mañana que dirigiendo el planeta, el general Zod da un golpe de estado para limpiar Krypton de la estirpe que lo ha llevado a la decadencia. Por suerte, Jor-El consigue escapar mezclándose en el rodaje de Avatar y roba un trozo de cráneo mohoso y renegrido que contiene el ADN de todos los hombres y mujeres de Krypton. ¿Su propósito? Incorporar este mejunje genético a las células de su hijo recién nacido y enviar a este a la Tierra, dando así una nueva oportunidad a su raza.

A Zod y a su troupe acaban deteniéndolos y los condenan a pasar una eternidad atrapados como consoladores gigantes en la Zona Fantasma ("rehabilitación somática" le llaman), salvándolos involuntariamente de la destrucción del planeta. Mientras tanto, Kal-El, hijo de Jor-El, se pega el viaje de su vida sin que le ofrezcan ni una mísera bolsa de cacahuetes durante el vuelo.

Al menos Russell Crowe memoriza sus líneas en lugar de leerlas como hizo Marlon Brando.

Treinta y tres años más tarde, casualmente la misma edad que dicen que tenía Jesucristo cuando murió, Clark Kent vaga por el mundo desfaciendo agravios, enderezando entuertos y arruinándole la vida a camioneros borrachos, mientras trata de descubrir sus orígenes y el motivo de que sus padres biológicos le enviaran tan lejos de Erasmus.

Si los flashbacks de su infancia en Kansas con Diane Lane y Kevin Costner se lo permiten, quizá incluso se convierta en un héroe.

-¡Ugh! Tengo que salvar a estos hombres antes de tener... otro... flashback...


Lo bueno


El prólogo respeta los puntos básicos de la mitología de Superman y, a la vez, sorprende por la creatividad de sus aportaciones: El Krypton de Zack Snyder se parece al de Richard Donner como un huevo a una castaña. Es el hogar de una civilización neo-medieval que ha logrado dominar un mundo hostil, repleto de uniformes poco prácticos, bestias voladoras y naves espaciales que disparan rayos a mansalva. Visualmente no podría estar más alejado del mundo de cristal, frío y estéril, del Superman de Donner. No me dio la impresión de estar viendo un refrito de la película de 1978 ni de los tebeos, y por eso, a pesar de mis enormes reservas en este aspecto, me gustó.

Russell Crowe demuestra ser una elección acertada para el papel de Jor-El (o, como yo prefiero llamarle, Russ-El): El actor australiano transmite sabiduría, nobleza, fuerza y todas esas cualidades que en la vida real no reunirían ni siete padres juntos a los que hubieran regalado una taza de "Eres el mejor padre del mundo". Su rol es significativo en la trama incluso más allá del prólogo y, como punto a su favor en comparación con el filme de Richard Donner, cuando aparece después de muerto, no lo hace como una gigantesca cabeza flotante, sino como un holograma omnipresente que reparte estopa a troche y moche. Eso sí, si hubiera dedicado un poco de tiempo a construirse una nave espacial para largarse de Krypton con su mujer en lugar de crear el holograma perfecto, Superman no hubiese sido huérfano.

-¿Puedes dejar de fruncir el ceño? Un día te va a dar un aire y te vas a quedar así para siempre.

-Lo siento, papá.

La película rinde homenaje a las viñetas: Hay algo de El Hombre de Acero de John Byrne en la naturaleza aséptica de los kryptonianos, otro poco del All-Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely en la forma en que la humanidad afronta la presencia de Superman, y mucho del Orígenes de Geoff Johns y Gary Frank, cuya visión de Clark como un niño marginado que quiere ser como los demás y nunca podrá serlo es el pilar sobre el que David S. Goyer sustenta la personalidad de este nuevo Superman cinematográfico. ¿Recordáis esa escena tan emotiva en la que Kevin Costner revela a Clark que es un extraterreste y este le pregunta si no puede ser solo su hijo? Es calcada de las viñetas, excepto por la ausencia de un enorme maizal.

Superman y Lois Lane no son Brandon Routh y Kate Bosworth de Superman Returns: Este punto se explica por sí mismo. Henry Cavill y Amy Adams son diez veces más actores que sus antecesores en el rol y no provocan que se me suba la comida a la boca. Con Christopher Reeve y Margot Kidder no estoy seguro de querer compararlos.

Ella parece que acaba de salir del colegio y a él lo contrataron por su parecido con un actor muerto. Era complicado hacer peor casting.

El general Zod: A pesar de que no habla de sí mismo en tercera persona ni pide que se arrodillen ante él como hacía su homónimo de los años setenta, el Zod de Michael Shannon es un gran antagonista para nuestro héroe y encuentra el justo equilibrio entre la sobriedad del villano serio y amenazador, y la sobreactuación el villano de opereta que se retuerce el bigote.

Además, en contra de lo que viene siendo la norma en las pelis de superhéroes, sus motivaciones son claras y comprensibles. Zod, como todos los habitantes de Krypton a excepción de Kal-El, fue concebido en una cámara de gestación con un destino concreto: proteger su planeta caiga quien caiga. El individuo no importa, solo el pueblo; y, por lo tanto, desde su retorcido punto de vista, está haciendo lo correcto. Quizá no compartas su opinión (después de todo, no eres un genocida con más mala gaita que un gallego cabreado, ¿no?), pero llegas a entenderlo. Por lo demás, su relación de amistad-ojeriza con Jor-El también está muy bien llevada. Lex Luthor tendrá que esperar su turno.

¡Un momento! ¡¿Y los bigotes a lo Pierre Nodoyuna?!


Lo feo


Las escenas de acción: A salvo un par de escenas que parecen hechas con plastilina, los efectos especiales y las escenas de acción  son espectaculares. Por fin la tecnología ha llegado a ese punto en el puede mostrarnos a un Superman capaz de romper la barrera del sonido sin un croma que cante a la legua, así como ciudades enteras viniéndose abajo en el fragor de la batalla y no solo papeles y basura rodando y volando por las calles bajo el efecto de unos ventiladores industriales. ¿Por qué incluir entonces estas escenas en el apartado de "lo feo"? Quizá haya copiado y pegado este párrafo donde no debía, o quizá las peleas sean demasiado repetitivas y largas como para sentirme implicado en ellas durante más de cinco minutos seguidos, mucho menos durante la media hora larga que duran. A Snyder le sobra de estilo lo que le falta de mesura.

Los fallidos intentos de comedia: Si tu filme de superhéroes pretende tratar temas serios porque es Oscuro y Realista™, necesitas meter algún chascarrillo de vez en cuando para que el público no se amargue y salga de la sala con depresión postraumática. El Hombre de Acero lo intenta, pero no lo consigue. Y no es culpa de los actores, sino del guión. Frases como "Eso será cuando besas a un humano" o "Es que está buenísimo" me dan dentera. John Byrne, que se ocupó del renacer del estandarte de DC en 1986, decía que Superman era demasiado buenazo para su propio bien y que, por tanto, la única manera de que el público lo soportase y viese en él una chispa de carisma era dándole sentido del humor. Lo mejor que se puede decir de Goyer es que lo ha intentado. Lo mismo se dice del que escribía los chistes de Jaimito.

¡Ja, ja, ja! ¡Le ha tirado encima la cerveza a un tipo que es como un armario y le saca una cabeza!

La ausencia de actos heroicos cotidianos: Si querían que viéramos a Superman como un símbolo de esperanza (y no me queda más remedio que pensar que es así porque lo único que les falta es tatuárnoslo en la cara para que podamos leerlo cada vez que nos miremos en el espejo), hubiera ayudado bastante que añadieran tres o cuatro escenas con Superman realizando algunas heroicidades de uniforme antes de la llegada de Zod. Frustrar un atraco, bajar a un gatito de un árbol, impedir algún accidente aéreo, desatascar un váter… La típica rutina superheroica.

Exceso de vello pectoral: Siempre he pensado que Superman debía ser un hombre de pelo en pecho, porque él es precisamente eso: un superHOMBRE, no un metrosexual que sabe distinguir entre distintos tipos de crema hidratante. Sin embargo, en este caso, debo trazar una línea, porque la mata de pelo negro que le asoma a Henry Cavill por encima del cuello del traje de Superman me recuerda a esos narcotraficantes colombianos de las series de televisión que siempre llevan camisas de cuello ancho abiertas hasta la mitad y toda la pelambre al aire.

-¿Te has planteado hacerte la cera?

-¿Cera? ¿Eso no es lo que os sale a los humanos del oído?

Sermones de llevarse las manos a la cabeza: David S. Goyer es un escritor pomposo que se cree más listo que nadie y trata a los espectadores como borregos. Se le da bien crear historias, pero en cuanto a empieza a escribir diálogos, la cosa se le va de las manos y hace aguas.

Entre lo peor de esta película, tenemos la lección que da Russ-El a su hijo acerca de Krypton y sus normas de control de la población, que es un tostón que parece que estuviera leyendo de una enciclopedia, y el discursito que suelta Zod a Superman antes de su último enfrentamiento, que es el peor ejemplo de exposición innecesaria que he visto en mucho tiempo en una película. ¿De verdad era necesario que explicase que todo lo que ha hecho, por atroz, pérfido y vil que parezca, obedece a la misión para la que fue engendrado? A esas alturas, creo que todos lo habíamos pillado, Zod, en serio.

Kal-El, el Castigador: Si pretendían darnos a entender que Superman no tenía otra alternativa que dar matarile a Zod para salvar la vida a los únicos extras que parecen importarle de todo Metrópolis, quizá deberían haber puesto un poco más de empeño en hacérnoslo ver de esa manera antes de que nuestro héroe le partiese el cuello a su enemigo como si fuese un pollo, sobre todo habida cuenta de que el Hombre del Mañana no es la clase de superhéroe que resuelve sus problemas matando, sino que es capaz de mantener sus principios inclusos en las situaciones más complicadas, sirviendo de brújula moral al resto de superhéroes. Incluso se termina siempre sus verduras.

Reconozco que el escenario no daba pie a muchas salidas, y por eso no incluyo este punto como malo, pero hubiese agradecido que Superman al menos intentase resolver el problema de otra forma en lugar de rendirse tan pronto. Por ejemplo, podría haberle hecho cosquillas en la nariz a Zod para que estornudase y cerrase los ojos, y luego haberle devuelto de una patada a la Zona Fantasma.

Con todo, lo más sorprendente es que la explicación que da Snyder a este brusco desenlace es que sentía que tenían que justificar de alguna manera la aversión de Superman a matar, y en este sentido, exterminar al penúltimo kryptoniano vivo le daría un empujoncito en la dirección correcta. Lo que habría que preguntarle ahora es si Superman también necesitará una justificación similar para no cometer otros delitos, tales como robo, coacción, extorsión, blanqueo de capitales, inducción de menores al abandono de domicilio, defraudaciones de fluido eléctrico..., o si le bastará con SER UNA PERSONA DECENTE NORMAL Y CORRIENTE.

-Anda, para. Porfaplis.
-No.
-Vengaaaa...
-No.
-A ver si te voy a tener que desnucar, ¿eh?

Todo el mundo sabe que Clark Kent y Superman son la misma persona o tardarán muy poco en averiguarlo: Tiene sentido que Lois Lane, la reportera más dicharachera del periódico más vendido de la ciudad más distinguida, sea capaz de seguir el rastro de su misterioso salvador hasta Kansas; pero si bien "inteligencia militar" son dos términos contradictorios (ya lo decía Groucho Marx), ¿cuánto puede tardar el Pentágono en llegar a la misma conclusión?, ¿y los paletos de Smallville o la plantilla del Daily Planet? En el marco de esta película, la doble identidad hace aguas. A ver cómo lidian con eso en la secuela sin desprenderse de ese cacareado realismo "deceíta".

Perry White con pendiente: Me gusta cómo actúa Laurence Fishburne y, como no soy retrasado mental ni vivo en el Mississippi del siglo XIX, no tengo nada en contra del cambio de color del personaje, hasta me parece un chiste gracioso, como cuando un blanco se apellida "Negro"; pero un pendiente de diamante en la oreja es algo que no me esperaría del editor de un periódico serio. ¿Quién se ha creído que es?, ¿Harrison Ford? Que ya tienes una edad, hombre...

Yo también tendría esa mirada si mi hija se hubiese metido a actriz porno.

"Welcome to the Planet": Esta frase, que se conserva en el inglés original para no perder el doble sentido, se las trae. Por si no era ya bastante fácil que todoquisque se enterase de que el nuevo periodista del Daily Planet es Superman, al final de la película va Lois y suelta la frasecita de marras delante de todos sus compañeros de trabajo. De verdad, no sería más indiscreta si se girase hacia ellos para guiñarles ojo.

Lois: Welcome to the Planet.
Perry: ¿Eh? ¿Por qué has hecho énfasis en la palabra "Planet", Lois? ¡¿No será este tío Superman?!
Lois: ¡N-no, no, qué va!
Perry: ¡Sí, lo es! ¡Lo vi de lejos, pero es él mismo blanco hijo de p*** que casi destruye la ciudad, solo que ahora lleva gafas y no viste como un trapecista franchute!
[Perry saca una pistola y descerraja cuatro tiros a Clark en el pecho. Clark ni se inmuta]
Perry: ¡Lo sabía! ¿Veis?
Lois: ¿De dónde has sacado el arma?
Perry: Soy negro, perra.

La banda sonora: ¿Cómo se puede igualar la inigualable banda sonora de John Williams, con ese tema de Superman que jamás pasará de moda? Os daré una pista: no se puede. Hans Zimmer debería haberse mantenido en sus trece y haberse negado a colaborar en este proyecto. Si no puedes hacerlo mejor que otro, no lo intentes. Esta es una lección que podría habernos enseñado Jonathan Kent.


Lo malo


Superman: Henry Cavill tiene buena planta y físicamente da el pego como el Hombre de Acero del siglo XXI, pero su caracterización deprimente y ceñuda me incita a echar mano del Prozac. Snyder quiere transmitir gravedad y épica a la historia, y se olvida de una parte muy importante de los tebeos de Superman: que lleva los calzoncillos por fuera. Y, sobre todo, de su candidez. Todo resulta demasiado ominoso y oscuro, y Superman no deja de ser un hombre humilde y afable que, según qué autores, incluso está orgulloso del disfraz de payaso que le cosió su madre.

Además, la clave del personaje no son sus súper poderes, sino sus valores. Superman es el padre de todos los superhéroes y, por ello, el de mayor integridad, y su fe incuestionable en los demás y su capacidad para transmitírnosla hacen de él el héroe más grande de todos. Es esa fe la que ha movido a niños de todo el mundo a saltar por la ventana con una toalla sujeta con un imperdible al cuello y romperse algún hueso. No me parece que el guión capte ese espíritu. Quizá se lo estén reservando para la secuela. O más probablemente no.

¿Qué valores ni qué niño muerto? Vuela y tiene una gran S en el pecho. Es Superman.

Jonathan Kent: En principio, que uno sea un alienígena caído del cielo y le adopte Kevin Costner es una gran noticia. El actor protagonizó Waterwold y Mensajero del futuro, dos de las peores películas de los noventa, y aun así sigue trabajando, por lo que que no hay ningún reto que no pueda afrontar. Sin embargo, las lecciones que da Jonathan Kent a su hijo en esta película denotan una falta de valores éticos sin parangón en la historia del cine de superhéroes.

En primer lugar, después de que Clark salve a sus compañeros de colegio de morir ahogados en un accidente de autobús, le dice que quizá debería dejar morir a la gente para que no descubran sus poderes; consejo que se ha tomado de una de las viñetas de los cómics de Jerry Siegel y Joe Shuster, pero tergiversado de la peor forma imaginable, porque en las historietas, lo que sus padres le dicen a Clark es que oculte sus poderes hasta que llegue el momento adecuado para ayudar con ellos a la humanidad, no que se convierta en un homicida pasivo.

En segundo lugar, el "sacrificio" de Costner (suicidio deberíamos llamarlo) es la cosa más gratuita y estúpida que he visto jamás. Si necesitáis que os explique el porqué, estamos condenados.

-Habla con la mano.

Lois Lane pinta muy poco: Mal que le pese a aquellos espectadores que busquen personajes femeninos fuertes en el género de superhéroes, se podría haber prescindido de Lois Lane durante la mayor parte de la película. Después de que descubra quién es Superman, su papel en la trama es irrelevante y su presencia solo sirve para cubrir las exigencias del guión. ¿Por qué ordena Zod que la suban a su nave? Para que Russel Crowe pueda explicarle cómo derrotar a los malos. ¿Por qué sube Lois al avión militar? Para que Superman la rescate. Por otro lado, su romance con Superman podría servir para defender la teoría de la generación espontánea. ¿En qué momento se enamoran si apenas intercambian dos frases en toda la película? ¿Tiene Lois alguna clase de fetiche sexual extraño desde que vio E.T. en el cine?

Las alegorías religiosas: Ver a Superman poniendo los brazos en cruz o superpuesto sobre una vidriera de Jesucristo hace que me rechinen los dientes. Si sois de los que marcan la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta, puede que os sintáis ofendidos por las siguientes imágenes.

¿Demasiado sutil?

Hmmm... Sigo sin verlo claro.

Plotholes, plotholes everywhere: Hay tal despiporre de deslices del guión que es imposible pasarlos por alto. Algunos tienen pinta de ser resultado de haber metido demasiada tijera en la sala de montaje, y otros se podrían haber arreglado reduciendo la duración de las peleas apoteósicas y dedicando más tiempo a los diálogos y la caracterización de los personajes. Por ejemplo, ¿por qué envía Russ-El a su hijo a la Tierra?, ¿para salvarlo de la destrucción de Krypton o para que salve a la humanidad? Y si es lo segundo, ¿de qué cuernos hubiese tenido que salvarla cuando, en primer lugar, la humanidad nunca hubiese estado en peligro si no lo hubiera enviado a la Tierra? Y como este, unos cuantos.

Destrucción disparatada: ¿Cuántas personas mueren en Smallville y Metrópolis como consecuencia del combate entre los villanos kryptonianos y Superman?, ¿cientos?, ¿tal vez miles?, ¿millones?, ¿todo el mundo menos Diane Lane, Laurence Fishburne y la becaria? ¡Dios quiera que ningún perro! No digo que este no sea el resultado realista de que unos alienígenas invulnerables y superpoderosos lleven su guerra a zonas habitadas, pero es irritante que Superman no haga el menor esfuerzo por llevar la batalla al Polo Norte o cualquier otro lugar donde las víctimas se limiten a un chacal piojoso y cuatro matojos mal contados. De hecho, él es el primero en embestir a sus enemigos contra rascacielos que luego se derrumban sobre los pobres viandantes. Rescatar a la gente no sé yo, pero una demolición... este sí es un trabajo para Superman.

-Con mi superoído puedo oír los gemidos de los escasos supervivientes. Quizá debería ir a echar una mano. O podemos seguir morreándonos.


Conclusión


Quizá sea la nostalgia la que habla en mi nombre o tal vez se trate de los efectos de la insolación, pero sigo prefiriendo la versión de Richard Donner y Christopher Reeve a cualquier otra, a pesar de los efectos especiales desfasados y ese final tan tonto en el que Superman da vueltas alrededor de la Tierra para retroceder en el tiempo.

No voy a negar que Zack Snyder sabe hacer películas entretenidas y con una acción galopante, pero la ejecución de la historia es irregular y todo lo que peca de exceso le falta de sentimiento. El Hombre de Acero es la rubia tonta de las películas de superhéroes.

22 comentarios

  1. De acuerdo en gran parte de la crítica. No es una película mala, es una buena película de superhéroes que con pequeños detalles podría haber sido una GRAN película de superhéroes o, incluso, una gran película a secas. Lo bueno es que por primera vez, desde Matrix, ves a dioses peleando en el cielo, un poco como Miracleman contra Miracleboy, y haciendo que cosas como el Lagarto contra Spiderman parezcan una pelea de guardería (sí, me metí en algunas en mis buenos tiempos. Ayer mismo, por ejemplo). Pero por otro lado son repetitivas y lo mucho acaba cansando, ya se sabe. Quince minutos de peleas menos le habrían hecho un gran bien a la peli. Por otro lado creo que el guionista/s y el director/es fallan al articular la personalidad de Superman. Ninguna preocupación por la gente corriente, como si hacía Reeve en su pelea contra Zod, eso era necesario porque es una de las características fundamentales del personaje. Y, ya termino, también creo que los discursos de Kevin Costner deberían haber sido menos reiterativos, haber mostrado alguna escena de Papa Kent enfrentándose a algún poderoso empresario, como, no sé, Papa Luthor, enseñándole a Clark lo que significa ser un hombre ( y no me refiero a coger el cinturón y golpear con él sus posaderas de acero). De todas maneras, sigue siendo una película notable y que si tiene una secuela tiene mis euros asegurados en su taquilla.

    ResponderEliminar
  2. Russ-el ... Que grande...

    A mí me gusta más que la de Reeve pero tambien hay pequeños detalles que no me gustaron.
    La despreocupación por las vidas de los inocentes durante la pelea, salvo al final cuando Superman hace una cosa que NO haría Superman.
    Que hubiera cero referencias al resto del universo DC. Solo al mundillo Superman (esos camiones de Lexcorp).
    Todo lo que rodea al juicio y condena de Zod es absurdo con la situación de Krypton tal y como está...
    Zod quiere a Lois en la nave para...

    Pero lo perdono todo por esas macropeleas ¿Para cuándo una peli de Dragon Ball?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí hay referencias, son demasiado ocultas solamente. Por ejemplo el satélite contra el que chocan en su pela tiene el logo de Wayne Inc. Creo que también mencionan a Star Labs.

      Eliminar
  3. Hay cosas en las que conincido con usted, señor de la brocha, y cosas en las que no.
    Lo religioso, coincido, aunque se le ha olvidado comentar el detallito de que el pueblo (los yankis, en este caso) entregan a su salvador a lso malos, sin saber que es su salvador, haciendo más hincapié en el parecido con chuscristo que habían insinuado con lo de la vidriera. Además, también es a los 33 años.
    No coincido en que el actor hace bien de Supermán. No es tan creíble como el papel de Christopher Reeve, a mi entender. Uno no termina de creerse que ve a Supermán, sino a un tío haciendo de él (sí, sé que no es real, pero todos sabemos a qué me refiero).
    No es un pendiente lo de Laurent, es el tapón de inflado, porque cada vez está más tonelete, el jodío...

    Ahora otros asuntos. La película, en muchos momentos, me recordó a otras.
    Nada más empezar, el momento de la plataforma petrolífera, sólo le faltó estar afeitado y aceitado para parecer uno de los de 300.
    Las cosas esas de reproducción de Krypton es igualito a los campos de cultivo de Matrix, así no me extraña que saquen a Morfeo.
    Como bien has dicho, el parecido con Avatar en esas escenas de krypton.
    Las peleas finales aéreas, me recordaban de nuevo a Matrix.

    En cuanto a incongruencias.. Bien es cierto qu es un reboot, pero coño, la estrella de Krypton era de un color diferente al de la Tierra, por eso el sol amarillo nuestro le confiere esos poderes a Calvin Klein, estooo Clark Kent (mira que usar las mismas siglas..). En el metraje de Krypton, puedo entender que no quieran modificar el tono de luz para adaptarlo, pero enfocar al cielo y ver un sol amarilo canta sobremanera.

    Le ha faltado algún ligero cameo para encajar más en el universo Supermán, como en Smallville, que algunos actores de las películas o de otras series sobre el personaje salieron brevemente.

    ResponderEliminar
  4. La película me gustó más de lo esperado (o al menos no se me cayó conforme avanzaba tan alarmantemente como Iron Man 3). También iba bastante mentalizado de lo que iba a ver y para lo poco que espero de ese director ha salido algo 'decente'.

    Lo de por qué se llevan a Lois a la nave también me pareció que quedaba muy forzado (la única endeble justificación que le puedo encontrar es que la quisieran tener para poder presionar a Jor-el en caso de necesitarlo. Pero básicamente es para que el personaje siga involucrado en la trama y 'canta' mucho).


    Superman en general lo veo un personaje complicado para que resulte interesante (si quieres ser fiel a su espíritu). Incluso cómics tan afamados como el "All Star" me parecen menos interesantes que muchísimos de Batman.

    Las referencias a cristianas me parecieron la peste (creí que estaba viendo Prometeus 2: Resurrección al tercer día).

    Los padres muy bien (Russel Crowe todo el tiempo y Kevin Costner sobre todo en el 'postureo' final -comparto que es muy teatral pero queda resultón y justifica lo incomprensible que resultaba ver que Clark no fuera el que lo hiciese todo). También resaltar el momento 'isla' de Diana Lane como uno de los momentos más emotivos de la película (que explica que Superman no deje que se metan con su mami).

    Peli entretenida, bastante equilibrada -sabiendo lo que vas a ver (con toda una parte final de más y más luchas y destrozo, colegueo/arengas con el ejército, etc.)- y correcta dado que con Superman resulta complicado de que no quede ridículo; además con ese director (que no es santo de mi devoción), que no salga un truño me parece todavía más milagroso que el propio Superman.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  5. David: Estoy de acuerdo en que había potencial, es raro que no lo haya en una superproducción.

    El tema de un Superman que salve a la gente es clave. Para hacer el último asalto más interesante, quizá podrían haber buscado el equilibrio entre un Superman al que, por proteger a los espantados ciudadanos de Metrópolis, le llueven más hostias de las que recibiría en condiciones normales, y un Zod acostumbrándose a la atmósfera terrestre y a sus nuevos poderes, pero a la vez valiéndose de la debilidad que siente Superman por los humanos. Hubiera sido más entretenido que el juego de pinball.

    Miranda: También sale un satélite de Wayne Enterprises. Pero si existe una forma de hacer que una película de la Liga de la Justicia funcione, yo no puedo imaginarla.

    Victor: No creo que Cavill haga un buen Superman, creo que podría haberlo hecho con un guión más pulido y bajo una dirección más apropiada. El problema no está en él.

    Gran apunte el del sol amarillo de Krypton, por cierto.

    Descastado: Superman es un tópico con patas y solo funciona como concepto. Es difícil hacer una película interesante con él respetando sus líneas básicas.

    ResponderEliminar
  6. Yo también me percate de los paralelismo religioso. poner a un superman de 33 años sacrificandose por la humanidad ya era bastante evidente, no hacía falta que tomase la decisión en una inglesia con una imagen de jesucristo detrás.
    Otro fallo que se te ha escapado, es cuando el general Zod cuenta que ha hecho en los últimos años y usa precisamente esa palabra:"año". Me gustaría saber como el general conoce lo que es un año,unidad de medida del tiempo exclusivamente terrestre, antés de conocer siquiera nuestro planeta.

    ResponderEliminar
  7. A mi el combate final me pareció bastante flojo... muchos edificios destruyéndose, pero daba la sensación de que no se hacían daño entre ellos.

    Pregunta de un profano en la materia. ¿Superman es más fuerte que Zod y cía por llevar X años en la Tierra chupando los rayos del sol?
    No entiendo como variso Kryptonianos guerreros, curtidos, entrenados (supongo que contra otros kryptonianos) no pueden petarle el culo facilmente a un granjero que no parece que haya terminado de controlar sus poderes (al menos a nivel de enfocarlos de cara al combate)

    pd: Épico Russ-el con lo del parto natural y demás... y luego metiéndole un chute de genes a lo bestia XD

    ResponderEliminar
  8. Si comparamos este Superman con el de Donner este último resulta mucho mejor. Lo siento pero no me creo que un auténtico Superman deje morir a su padre adoptivo para no revelar su identidad sin importar que sea la voluntad de este, una de las cosas que hacen de Superman el superheroe en el que se fijan los demás es que está dispuesto a hacer los sacrificios personales que hicieran falta con tal de hacer lo correcto, que en el caso de esta película habría tenido que ser exponerse como un superser para salvar a su padre.

    Por otra parte está eso de que no le de prioridad a la proteción de los inocentes cosa que si hacía el Superman de Donner que en su segunda película renuncia a su mayor deseo (ser un humano más) y a la mujer que ama para poder enfrentarse a Zod y luego deja que piensen que es un cobarde para no continuar luchando en la ciudad y arriesgar la vida de los inocentes. Ese es un héroe.

    Ademas ese Superman no sólo tenía sentido del humor sino que demuestra ser más humano mostrando algunos defectillos como ir a darle una lección al camionero que le zurró cuando perdió los poderes una vez que los recupera.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, lo que es Superman y Hulk la verdad nunca me han llamado la atención. Destaca su chica que tiene una carita muy mona y se comporta como una colegiala mimada; pero le falta un poco esa sagacidad de reportera y esa parte que complemente a Supertonto como una mujer y no como la novia remilgosa.

    Superman podría ser taquillero sólo si protagoniza una película con batallas interestelares en donde pueda destruir todo a su paso (robots o meteoritos que no tienen vida) para que se luzca su poderío. O también como bien menciona el tipode la Brocha: hubiesen compilado algunas escenas en donde se vean las tareas cotidianas(atrapar ladrones, salvar aviones, detener edificion en ruinas, apagar incendios forestales, acabar con los misiles del comuni...jejeje, ese ya no aplica).

    Floja la peli, hubieran dado más espacio a la misteriosa fortaleza de Hielo y un poco más de acción(no necesariamente muertes o explosiones).

    Excelente reseña, lástima que hay historias de los superhéroes que no podrán ser llevadas a la pantalla porque son mucho más "interesantes" en coñmic(o al menos se pueden extender más).

    Me encantaría que llevaran " X Weapon" del comic al cine; sería bastante interesante.

    ResponderEliminar
  10. Sergio: Eso que dices del año es una mera coincidencia semántica. A ti te parece que el idioma de Krypton es igual que el inglés (o el español), pero en realidad todas las palabras tienen un significado distinto. Todo lo que ocurre es un terrible malentendido.

    eter: A Superman no se le ensucia ni la capa; lo peor que le ocurre es es ese ataque espontáneo de tuberculosis pulmonar que le agarra cuando respira el aire emprobrecido y viciado de la nave de Zod. En cuanto a tu pregunta, la respuesta es tres.

    Anonimatus: Lo de que Clark vuelva a la cafetería para saldar cuentas con el camionero en Superman II puede que no encaje con el personaje, pero es un regalo para el espectador y una de mis escenas favoritas del cine de superhéroes. ¡Qué gustazo da el guantazo!

    M@nchitas: ¿Te puedes creer que no haya leído Arma X?

    ResponderEliminar
  11. Poco que añadir a lo ya comentado... eso sí, el HEDOR que despedía el cine Proyecciones de Madrid el viernes a las 22:00 era terrible... o es un denominador común en varios cines el primer día de verano, o estuvimos disfrutando del mismo eau de sobac...

    ResponderEliminar
  12. Saludos desde latinoamerica maestro Tipo de la brocha.

    100% de acuerdo con tu crítica, y agrego ciertas cosas que me molestaron:

    ¿Por qué una sociedad avanzada como Kripton, totalmente dependiente de un valiosísimo Códice genético (léase cráneo estropeado y mohoso) resguarda dicho valiosísimo códice con CINCO PUTOS MINUTOS DE NADO EN APNEA? Lamentable...

    Algo por lo que siempre he preferido a Marvel sobre DC es la manía de DC de presentar a sus personajes como "Dioses", pero el que Warner nos vendiera a un Superan mas humano me gustaba mucho. Pero de vuelta a la realidad cuando a los 15 minutos de peli Russ-El viene y nos dice "será un Dios para ellos", y luego otras tantas referencias mesiánicas... Humanos mis calzones...

    En serio, el director quería que nos creyeramos que Súper es visto por su mundo como un héroe, sólo por entregarse y luego luchar con un invasor alienígena (de su misma raza y que él mismo atrajo hacia la tierra) sin haber dado ninguna muestra de heroísmo previo hacia la humanidad? (Los hechos previos al traje azuloso no cuentan, porque para el mundo como si lo hubiera hecho Mandrake o el Chupacabras)... Donner fue capaz de mostrar en su película al alíen, al hijo, al hombre y al héroe... Y hasta le quedó tiempo para mostrar al galán...

    Un ejército de Supermanes es chupado literalmente por un hoyo negro de bolsillo (sin garantías de que no se tragara al mundo) una identidad secreta que prácticamente todos en Smallvile conocen, la apocalíptica ola de muerte y destrucción en Metrópolis que trae sin cuidado a Superman (pero que sufre horrores al matar al culpable) y un largo etcetera , le pasan factura a una película con un hype muy alto y una pretensión de realismo que no les permitió ver las incongruencias que arrastraba el guión...

    ResponderEliminar
  13. Sereldotar: ¡Fuimos al mismo cine, misma sesión! Dime que tú ibas duchado.

    Anónimo: Amén, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué remedio... la camiseta de Superman que llevaba no merecía menos!

      Pero fue horrible... al menos en mi fila (la 14) teníamos delante a un grupo que transpiraba por los cuatro costados puff

      Eliminar
  14. En Warner-DC parecen haberse olvidado que las pelis de suérhéroes deben ser DIVERTIDAS y que no todos los superhéroes tienen que ser amargados como Batman.

    Que Man of Steel 2 la dirija Joss Whedon y la escriba Edgar Wright.

    Y conste que me gustó la peli, pero hace agua por todos lados.

    ResponderEliminar
  15. Al verla,la pregunta ¿por qué destruye Superman tantas cosas?. La respuesta me la dió Homer Simpson, a modo de voz en off dentro de mi cabeza:
    "¡Es puro simbolismo! ¡Expresa su ira!"

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado su crítica Sr. Brocha

    Solo en este punto no coincido: Hans Zimmer logró quitarme el tema de Jonh Williams de la cabeza. Respeto obviamente el trabajo de Williams pero Zimmer lo ha superado.

    ResponderEliminar
  17. Jeral: Dijo José Luis Sampedro: "Porque es tocando fondo, aunque sea en la amargura y la degradación, donde uno llega a saber quién es, y donde entonces empieza a pisar firme".

    Terminento: Superman rabioso.

    Øvn¥: Demuéstramelo tarareando el nuevo tema de Superman, si es que lo hay.

    ResponderEliminar
  18. Espectacular entrada, enhorabuena. Me he dejado caer por aquí (hacía tiempo) y lo que me he podido reír... genial lo del diálogo en el Planet. ¿te puedes creer que no me di cuenta del juego de palabras? Jo. Sería el aburrimiento que llevaba en el cuerpo.
    Me alegra que comentes lo de los cómics, porque yo no me he leído apenas nada de Super en tebeos y me interesaba saber si se habían basado en algo. Veo que sí, como era de esperar.
    De acuerdo con todo al 120%. Sobre la música, jeje. Eso eso, intenta tararearla. Yo con 10 añitos o así salí del cine cantando con la vieja peli. Creo que acompaña mucho mejor al señor de los cazoncillos. Tan naive y (qué coño) bonita...

    ResponderEliminar
  19. y una cosa Si metropolis es destrozado al final de la peli, como puede ir la gente del daily planet al puesto de trabajo, contratar a clark,si no hay metropolis.

    Cuando se derribo el world trade center y construyeron el edificio Nuevo que a fecha de hoy aun no se ha acabado,son 12 años, pues aqui se han dado caña para reconstruir .

    ResponderEliminar
  20. si consideramos el rotundo fracaso que fue Superman returns pues podemos decir que el Superman de Zack Snyder no estuvo tan mal, solo es diferete

    ResponderEliminar