31 de marzo de 2014

Lucha libre, natillas y Mr. Krujidor


La lucha libre me cautiva. No sé nada que no sepa cualquiera que haya visto algún programa de Pressing Catch en la tele, pero aprendo rápido y suelo retener bastante bien la información inútil. Es un don. Por ejemplo, después de investigar durante tres minutos en Google, ahora sé que el término wrestling suele utilizarse para referirse a la lucha norteamericana, catch para la europea, lucha libre para la mexicana, y puroresu para la japonesa, aunque no descarto que ésta última también sirva para nombrar alguna clase de sopa con algas y tofu.

La lucha libre mexicana aúna deporte y espectáculo y, debido a su extenso panteón de luchadores enmascarados, está rodeada de un aura de misterio. El atractivo de un Manolo o Pepe con el rostro cubierto es innegable, porque, excepto Hugh Jackman, todos los hombres somos muy feos, así que no es de extrañar que la lucha libre sea un fenómeno tan popular entre los chilangos.

El pancracio tiene su origen en la actividad más homosexual en la que pueden participar dos individuos juntos sin quitarse los pantalones: la lucha olímpica y grecorromana, si bien formalmente la lucha libre mexicana nace de la mano de don Salvador Lutteroth. A principios de los años treinta, don Salvador viajó a El Paso, Texas, y vio que los tejanos, aparte de usar pantalones vaqueros y tratar muy bien a las vacas antes de comérselas, se partían la cara de una manera un tanto singular, así que se trajo a unos cuantos luchadores de allí y fundó la llamada Empresa Mexicana de Lucha Libre, ahora el Consejo Mundial de Lucha Libre . Desde entonces, llueva, truene o se expropie petróleo, la función nunca se ha interrumpido.

La década los cincuenta fue la edad de oro de la lucha libre. A esta época pertenecen luchadores míticos como Black Shadow, Huracán Ramírez, Rayo de Jalisco, Blue Demon... y el más legendario de todos: Santo. La fama de Santo, el Enmascarado de Plata, trascendió la arena y elevó a este luchador a la categoría de fenómeno de masas; campeón en el ring, superhéroe en las historietas y justiciero en el celuloide.

Entre finales de los cincuenta y mediados de los setenta, Santo y sus compañeros jugaron un papel fundamental en la difusión internacional de la lucha libre mexicana a través del cine. El propio Santo llegó a protagonizar la friolera de 54 películas, entre ellas Santo contra las mujeres vampiro, Santo contra Blue Demon en la Atlántida y Santo contra las momias de Guanajuato. Todos los títulos son igual de alucinantes.

En la década de los noventa, la lucha libre se convirtió en un boom televisivo cuando el exluchador Antonio Peña salió del Consejo Mundial de Lucha Libre para crear la Triple A, con combates estelares que, si bien eran menos tradicionales y violentos que los del Consejo, resultaban más entretenidos y espectaculares, con historias de rivalidad entre gladiadores y eventos como Rey de Reyes o El Último Sobreviviente, copiados de la WWE.

Y en verano de 2011, Mr. Krujidor saltó al cuadrilátero.

Mr. Krujidor. Cualquier filtro de imagen le favorece.

¿Os acordáis de cuando las Danet se llamaban simplemente Natillas Danone y las anunciaban los deportistas del momento canturreando aquello de "Natillas Danone, listas para gustar"? Ni uno sólo afinaba, pero eran deportistas con una trayectoria profesional de la que sentirse orgulloso. Podías aspirar a ser como ellos. Aspirar o soñar, según las limitaciones físicas de cada uno, claro. El "¿Repetimos?" fue un eslogan que marcó una época.

En cambio, Mr. Krujidor da vergüenza ajena. Esto es un hecho. También lo es que los anuncios protagonizados por este gladiador dan que hablar, porque de lo contrario no se explica que tres años después de su creación, Mr. Krujidor aún sea un fenómeno de masas y no una nota a pie de página en la Inciclopedia. Por mucho que pueda disgustarnos, Mr. Krujidor vende natillas, y al señor con monóculo y batín que recibe dividendos de Danone le basta con eso.

Pero igual que nos hemos remontado atrás en el tiempo para hablar de la lucha libre, ahora tenemos que retroceder unos pocos años, no muchos, para recordar los orígenes de este luchador de identidad desconocida. Desconocida para mí porque me cansé de investigar según terminé de escribir la introducción de esta entrada.

La primera aparición de Mr. Krujidor fue en un spot de 2011 anunciando las nuevas natillas con Oreo y Chips Ahoy! de Danone. La agencia Vinizius Young & Rubicam ideó el anuncio, y RCR Films lo produjo. Os doy nombres por si queréis señalar con el dedo a alguien como hacía Donald Sutherland al final de La invasión de los ultracuerpos.


En este primer anuncio, un chaval aplatando, apenas entretenido haciendo pajaritas como el álter ego de Superlópez, recibe de pronto la inesperada visita de un luchador mexicano ataviado con máscara azul, pantalones a juego y capa dorada.

"¡¡Kruje tu rutina!!", grita el enmascarado reventando la puerta de la habitación de un cabezazo y asomando entre los maderos astillados cual Jack Torrance en un mal día. Los signos de exclamación extra no son gratuitos, sino que representan el trastorno mental de este gladiador, provocado por años de sufrir traumatismos craneoencefálicos en la arena mexicana. La "k" es para ser más radical y que los profesores se exasperen cuando sus alumnos cometan faltas de ortografía por aprender sus lecciones de lengua de la televisión.

El luchador termina de reventar la puerta con una patada e invade el cuarto con furia chingona. "¡¡Soy Mr. Krujidor!!", se presenta flexionando sus músculos para demostrar su poderío físico, aunque a nadie le pasan desapercibidas esas lonjitas cerveceras.

El adolescente se queda mudo, pero parece no caber en sí de gozo, una reacción un tanto inusual para alguien que ve a un loco de atar entrar a la fuerza en su dormitorio.

La alarma de la radio comienza a sonar, y Mr. Krujidor, enemigo de cualquier indicio de rutina que no sea la repetición hasta la saciedad de un eslogan publicitario, destruye el aparato sin tomar prisioneros. El chaval no consigue recomponerse.

"¡¡Kruje tu rutina!! ... con las nuevas Danet con auténticas Oreo, la combinación que más kruje", continúa diciendo el luchador como si tal cosa antes de endilgarle las natillas al chaval, que no duda en probarlas mientras Mr. Krujidor se lo echa a los hombros, quizá con la intención de lanzarlo por la ventana y rematarlo saltando sobre él con un Topé de Cristo.

Se comerá tu corazón.

Si tuviera que opinar sobre el target del anuncio, diría que las agencias de publicidad piensan que las actuales generaciones de niños y adolescentes tienen la capacidad de atención de una comadreja hiperactiva. Yo prefiero ser más optimista y pensar que son como ardillas. Me gustan las ardillas.

Lo que está claro es que Danone hace regalos muy "chidos", como dirían nuestros amigos mexicanos; y en este caso comenzaron tirando la casa por la ventana y ofreciendo 50.000 euros del ala al vídeo viral más votado. ¿Sabéis cuántas natillas puede uno comprarse con ese dinero? ¿No? Pues yo lo he calculado. Son 131.579 natillas. ¡Alrededor de 18.420.000 kilocalorías! ¡Suficientes natillas para cubrir las necesidades energéticas de un hombre adulto durante más de veinte años!

Ahora entiendo por qué nadie me deja nunca su calculadora.

Excepto por la ausencia de barba y los kilos de menos, me recuerda a Raiden de King of Fighters.

En su lucha contra el convencionalismo y el encorsetamiento, las siguientes apariciones de Mr. Krujidor se centraron en combatir la forma cuadrada para publicitar la nueva forma redonda de las natillas Danet. La ventaja que aporta la redondez es básicamente que las natillas se pueden rebañar mejor, bien con una cucharilla, o bien, si sois más guarretes, con el dedo. Y no vayáis a pensar que Danone aprovecha para racanear en cantidad; la cantidad no varía.

Volviendo a los anuncios, ya fuera en una anodina cena familiar, pasando la tarde ante la caja tonta, o en una soporífera clase de matemáticas, ahí estaba Mr. Krujidor para arramblar con todo.

"¿Cuadrado? ¡¡Cuadrado noooooo!!", gritaba exasperado. "Ahora las Danet son redondas, y tienen una cremosidad y un sabor insuperables".

Nadie se atrevía a llamar a la policía. Nada podía detener a este furibundo allanador de moradas y anunciante compulsivo.

Mr. Krujidor sabe lo que hace tu hija en el sofá cuando cree que está sola con su novio.

Para dar bombo a las nuevas Danet redondas, con el pack especial de ocho natillas te regalaban la máscara de Mr. Krujidor.

Las máscaras son la seña de identidad de la lucha libre mexicana. Están inspiradas en las antiguas máscaras de los mayas y toltecas, y son muy importantes tanto para los luchadores, a los que convierten en iconos rodeados de misticismo, como para el vecino del sexto, que sólo consigue poner a tono a la parienta disfrazándose de Místico. Su valor es tal no hay mayor deshonra que perder la máscara en un combate, excepto, supongo, perderla y que el contrincante se la ponga a una marioneta para hacerte burla. En el caso del intérprete de Mr. Krujidor, quitarse la máscara es lo único que le mantiene vivo cuando sale del estudio para volver a casa.

Gracias a Danet, cualquier niño, adolescente sin dignidad, o adulto freak podía llevar una máscara de gladiador y jugar a hacerle una patada voladora a sus familiares y amigos lanzándose desde el sofá. Si además era lo bastante borderline para hacerse una foto de esa guisa y subirla a Facebook para que sus amigos monguers le votasen, podía llegar a ganar un premio de 5.000 euros. Con ese dinero se podía comprar nuevos amigos, e incluso una esposa coreana. Si seguía llevando la máscara, los iba a necesitar.

¡Únete a su ejército de pendejos! ¿A qué estás esperando? ¡Ándale!

Los meses de julio y agosto pedían a gritos una nueva promoción. Cuando los niños están de vacaciones, ven más la tele y reciben con entusiasmo cualquier chuminada que se regale con sus productos favoritos, convirtiéndose en las principales víctimas de la publicidad. ¿Quién no se acuerda de la Baticao? Cuando salió, yo estaba deseando tener una. Y eso que por aquel entonces el vaso ni siquiera tenía una tapa con forma de pájaro del Angry Birds. Hubiera matado por una Baticao con forma de pájaro.

Por suerte, Mr. Krujidor siempre está preparado para el verano. El calor no le afecta porque nunca lleva camiseta y ni siquiera necesita darse crema protectora en la cara. Tampoco sale mucho a la calle por miedo a que puedan reconocerle.

¿Y cuál es el mejor regalo que podía hacernos Danone para ir a la playa? Probablemente un billete de avión a Acapulco y una semana de estancia gratis en un resort de lujo, pero debemos ser realistas o siempre acabaremos deprimiéndonos al ver frustradas nuestras expectativas. Por lo tanto, repetíos la pregunta. ¿Ya tenéis una respuesta? ¡Exacto! ¡Una colchoneta de Mr. Krujidor!

Te van a krujir las olas.

Algunos meses después, con el sabor de las uvas de Nochevieja aún en nuestro paladar, Mr. Krujidor regresó a la televisión krujiendo con la fuerza de una diarrea de frijoles.

Ya sabíamos que nuestras casas y aulas no eran lugares seguros, pero ahora el luchador ni siquiera temía asaltar a la gente en la calle a plena luz del día. En el nuevo anuncio de Danet, Mr. Krujidor placaba brutalmente a un tipo disfrazado de teléfono móvil que huía de un adolescente consternado porque se había quedado sin saldo. Así es como se rompen el cuello los jugadores de rugby americanos. ¿Cuál era el gancho? Danone regalaba una tarjeta de "Tuenti móvil" con cinco euros de saldo. 50.000 euros. 5.000 euros. 5 euros. ¿Notáis algún patrón? Los ceros se escurren como la arena de las playas de Puerto Vallarta entre nuestras manos.

Mr. Krujidor ofrece un sacrificio a Ak Kin, dios del sol maya.

En paralelo, a comienzos de año también se estrenaba en YouTube el programa Kruje Tu Rutina TV, autodefinido como "el mejor programa de krujidas por Internet". Hay que saber valorar esta clase de humor, aunque a veces antes haga falta beberse antes un par de chupitos de tequila.

Confieso que yo no he tenido paciencia para ver entero el primer episodio, pero mi primera impresión fue que es como una mezcla de Vídeos de primera y Pranked de la MTV, con Mr. Krujidor como presentador. Es la clase de programa con la que sólo puede reírse la persona que sale partiéndose la crisma en el vídeo que ella misma está viendo. Algo bueno tenían que tener los daños cerebrales.

Admirad este cuerpo cincelado con cochinita pibil, mole poblano y carnitas michoacanas.

En febrero, para paliar quizá el pobre recibimiento de la campaña anterior, llegaron las Danet 3D, con chocolate, avellanas y una capa de Danet. Un nuevo producto "con tres deliciosas capas, ¡para una triple dimensión de placer!".

En el spot televisivo, oíamos la voz de Mr. Krujidor, pero sólo veíamos sus manos. Con ellas se bastaba para aleccionar a un tirillas cuatro ojos y atonta'o acerca de la triple dimensión de sabor del producto. Sólo al final veíamos el rostro (al menos parcialmente) de Mr. Krujidor, pero ni siquiera entonces krujía nada, ni la pantalla de un cine para hacer un chiste fácil, ni las estúpidas gafas 3D que llevaba el tirillas. Algo estaba cambiando. Seguramente la partida presupuestaria para publicidad de Danone. En todas partes se hacen recortes.

Horror. Tengo la misma camisa que el chaval, pero en manga larga. Hora de tirarla.

A finales de 2013, había serios motivos para pensar que Danone estaba preparando el terreno para dejar a Mr. Krujidor fuera del coliseo de las natillas. La estrella del pancracio desapareció de la noche a la mañana, y la nueva imagen de Danet pasó a ser un hámster bailongo y cantarín disfrazado con la máscara y la capa del luchador mexicano. En un evidente caso de plagio hecho pasar por homenaje, el roedor incluso recitaba el lema de nuestro héroe con una voz chillona parecida a la de los ratones de La Cenicienta.

¿Habría sufrido algún terrible accidente Mr. Krujidor, o es que estaba llegando el ocaso de este hito publicitario? ¿Acaso hay un fin más triste para una leyenda de los postres ricos en grasas y azúcares añadidos que verse reemplazado por un hámster al que dan ganas de tirar por la ventaja?

Por suerte, nos estábamos precipitando en nuestras conclusiones, porque ni siquiera una rata travestida puede apartar al mayor gladiador del siglo XXI de la fama.

Que alguien llame al control de plagas, por favor.

¡Mr. Krujidor ha regresado este año con una nueva promoción!... y algunos kilitos de más. No creáis que estos detalles me pasan desapercibidos.

Hoy mismo, en vuestros supermercados, el pack especial de Danet viene acompañado de un regalo único, sin duda el mejor hasta la fecha: ¡un saco de lucha hinchable con la imagen de Mr. Krujidor! ¿Quién necesita 50.000 euros cuando puede combatir el estrés y descargar su furia psicótica por el precio de unas natillas?

Gracias a esta edición más limitada que el intelecto de un luchador mexicano que emprende una carrera delictiva, cualquier garrulo puede entrenar dando golpes a un saco lleno de aire y volverse más fuerte que el propio Mr. Krujidor. ¿No me creéis? Ved el anuncio. Si el primo tonto de Napoleon Dynamite es capaz de mandar volando al gladiador mexicano a través de una pared y dejarlo K.O. después de entrenar sólo diez segundos, ¿qué no podremos hacer nosotros?

Extraña forma de realizarse sexualmente.

A esta última promoción se suman nuevos vídeos de Kruje Tu Rutina TV (Krujitrainer) en los que Mr. Krujidor te entrena personalmente para convertirte en maaaaachineeee, enseñándote técnicas legendarias como el Puño Pistón, que puedes practicar con el saco de lucha. No oía nada tan ridículo desde que Mr. Satan peleó contra Cell.

El caso es que una fuerza superior a mí me impulsó el pack especial con el saco de lucha. Y no creáis que no sé exactamente qué fuerza es esa. Fue mi novia. Quería que escribiera sobre algo que a ella le apeteciera leer. Se ve que el resto de lo que escribo es muy freak. Yo opino que no hay nada más freak que esto.

El saco viene a medir lo mismo que un ewok y tiene dos compartimentos. El compartimento inferior, que sirve de base, hay que llenarlo con "un máximo de 4lts de agua o arena". Os aseguro que eso es lo que dicen las instrucciones. Ahora bien, aunque "lts" significase litros y no long time support, lo cierto es que desconozco cómo se mide la arena en litros. De todos modos, la única arena que iba a encontrar en cuarenta kilómetros a la redonda es la de los parques, y seguramente contendría trazas de caca de perro y heroína. Conclusión: me conformé con llenarlo de agua. Medida a ojo de buen cubero, por supuesto.

El compartimento superior, como podéis suponer, hay que inflarlo con el aire de nuestros pulmones, o con los de algún adversario afectado de asma bronquial al que queramos liquidar. Años de calistenia me han dado un físico espectacular y una gran capacidad pulmonar, sólo perjudicada por tres décadas de vida respirando el aire contaminado de una ciudad en la que año tras año se supera el límite de dióxido de carbono establecido por la Unión Europea; pero casi sufro una hipoxia cerebral inflando el saco de las narices. El resultado, eso sí, mereció la pena.

Mi cuarto de baño huele a balón de playa.

Seguiré atento a la trayectoria profesional de Mr. Krujidor. O muy probablemente no.

14 comentarios

  1. Gran articulo si señor.ahora a por otro k seria la repanocha:tooooodos los regalos k ha ido dando danone:albumes y cromos,reloj de sol de tico,boti boing,las frutas pa los bolis,rotuladores magicos,reglas,servilleteros sexies(entiendase sexy por "forma de fruta"),regalos de Truquete(eso era un mago y no el copperfield ese....)etc....hala,ahi te dejo material

    xa varios articulos k espero con ansia.besitos xa ellos y abrazos xa ellas....(o era al reves?)

    ResponderEliminar
  2. Eso es Tipex, me hiciste recordar mi infancia con la lucha libre..te faltó el Carvernario Galindo(pariente lejano mío), Ringo Mendoza(compañeros de primaria de mi Padre) y al Huracan Ramirez.
    Yo de niño si andaba con máscaras, simpre me emocionó ir a la Arena Coliseo(me queda cerca de mi house) y quedarme perplejo al ver a los luchadores de cerca sin máscara.
    Este "Krujidor" no lo conocía, está de vacilada su promoción y sus dinámicas "absurdas" pero que por lo mismo pegan.
    Esas pelis de luchadores en un vulgar remedo de superhéroes, de niño pasaban, ahora que he llegado a ver algunas me doy cuenta del poder de la imaginación que tenemos de niños...son un churrazo!!
    Ya ni menciono la caricatura de cartoon Network "mucha lucha", porque es exagerar y desviar el mito y la magia de los luchadores enmascarados.
    Siempre se aprende algo nuevo, a este enmascarado no le conocía, las natillas sí(16 diarias por una semana te causan temblorina..pero son sabrosas).

    ResponderEliminar
  3. Anónimo: Creo que voy a pasar.

    M@nchitas: La lucha libre mexicana es una tradición muy respetable. Lo que he podido leer me ha parecido muy interesante. ¡Y no descarto comentar en el futuro alguna película de Santo!

    ResponderEliminar
  4. Hace años nos dijeron en nuestro gimnasio que iban a venir de Danone para hacer un casting para las nuevas natillas. Iban a poner las natillas en una mesa y había que darles un puñetazo y decir lo de "Kruje tu rutina". El más animal de la clase dijo "Pues yo le voy a dar con la cabeza!!" (el papel era suyo claramente). Al final nunca vinieron...

    ResponderEliminar
  5. Adoro las mascotas de los productos alimenticios. Si bien es cierto que Boomer es insuperable, Mr krujidor se postula como un digno sucesor

    ResponderEliminar
  6. Aco: Gracias por el apunte. Se ve que ya tenían claro lo que buscaban.

    DGrumpy: Ay, Boomer... Mi poderosa mandíbula se la debo a mascar mucho Kilométrico Boomer en los noventa. ¿Sigue existiendo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a empezar a pensar que no lees mis artículos, Tipo de la Brocha... Mal, muy mal. En el artículo "chucherías en peligro de extinción" le di un repaso a este mítico chicle y a otras guarrearías que todos comíamos hace años.

      Eliminar
    2. La lucha libre mexicana como show entertaiment está muy bien, y si quieres reirte de verdad busca combates de Chikara, las tramas y los personajes son de descojonarse. Te lo recomiendo,

      Por otro lado, me sumo a la petición popular (ya somos 2, el sr Brocha y un servidor) para que se haga un reportaje sobre cualquier película del Santo.

      Y hay una duda que me asalta, ¿cuántos hombres han lucido la máscara de Mr Crujidor? (con Batman ya he perdido la cuenta)

      Eliminar
  7. El Tipo de la Brocha contra las Mujeres Ardillas de Marte

    ResponderEliminar
  8. DGC: Este es el único comentario que he visto sobre el Kilométrico Boomer en el artículo: "Ellos fueron los inventores del famoso chicle sabor natillas y del Kilométrico Boomer como ya comentamos hace un tiempo". El repaso se lo dio Rafa, ¡pero en 2007! Anda que no ha llovido. Y una cosa es lo que leo y otra lo que memorizo. ¡Picajoso!

    Doctor Müller: ¿Comentar una película de Santo? Todo se andará. Es difícil elegir sólo una.

    Creo que Mr. Krujidor siempre ha sido la misma persona. No hay dos personas capaces de exponerse a este ridículo.

    Anónimo: Cancelamos la producción cuando descubrí que la única mujer capaz de dar la talla en el papel de Sacerdotisa Ardilla, Jaime Bergman (playmate de enero de 1999), tiene ahora 38 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien. Por esta vez lo paso por alto. Para la próxima mi vengaza será terrible Huahahahahahaha

      Eliminar
  9. Clarence Boddicker3 de abril de 2014, 22:31

    Y luego entras en los videos de YouTube de los anuncios de Mr Krujidor y el puto Hámster y los "me gusta" superan por goleada a los más lógicos "no me gusta" Estamos locos o qué?

    ResponderEliminar
  10. Creo que lo más parecido a Mr. Krujidor que haya visto es Segata Sanshiro, un karateka que anunciaba en Japón la Saturn y sus juegos.

    ResponderEliminar
  11. Yo conozco a uno de los publicistas que se encargaron de esto y es medio gilipollas.

    ResponderEliminar