28 de abril de 2014

Juego de Tronos: Rompedora de Cadenas

Es un luminoso y frío día de abril y el reloj da las once. Estoy intentando escribir el prólogo de mi siguiente recapitulación de un episodio de Juego de Tronos, que publicaré a medianoche. Llevo más de treinta entradas como esta y hace mucho tiempo que escribir una introducción dejó de ser una tarea fácil. Exasperado, me planteo la posibilidad de parafrasear el comienzo de alguna novela que tenga a mano. ¿Emocionantes aventuras de la misión Barsac? No, no lo creo.

En los altavoces suena Good Golly, Miss Molly de los Creedence, y desde el otro lado de la puerta del salón me llega el ruido del aspirador, molesto pero soportable. Había que limpiar la casa antes de que la cochambre y el detritus ganasen más terreno en su guerra contra la salubridad, pero no iba a hacerlo yo. Ando corto de tiempo.

"Sólo necesito escribir tres párrafos", me digo. Pero ya ha empezado a sonar la siguiente pista del álbum y aún no he terminado. ¿O sí?


En Desembarco del Rey


El episodio comienza justo donde terminó el anterior. (Si ya os habéis olvidado de él, leed mi última recapitulación para refrescar vuestra memoria. Y luego id al médico para que os hagan una resonancia magnética. Puede que aquel porrazo que os disteis en la cabeza fuera más grave de lo que pensabais.)

Cersei, con su hijo inerte en sus brazos, más muerto que la carrera de Juan Muñoz, insiste en que capturen a Tyrion a pesar de que los guardias ya lo tienen bien agarrado. De repente, se da cuenta de que Sansa ha ahuecado el ala y se le enciende una bombilla. O bien la chica se ha levantado para arramblar con el cóctel de gambas antes de que los camareros terminen de recogerlo, o bien formaba parte del pérfido complot para deshacerse de su hijo. ¿Quién más querría matar a un rey sádico, impredecible y despreciable? El pobre angelito...

Tywin ordena chapar las puertas de la ciudad y que no salga ni un alma, pero como no es Charles Xavier y sus mensajes no se transmiten telepáticamente a su Patrulla-L (ele de Lannister), Dontos consigue llevar a Sansa hasta el puerto sin complicaciones y ambos huyen de Desembarco del Rey en una barquichuela.

*Rechinar de dientes*

Dontos rema hasta una embarcación oculta en un oportuno banco de niebla y, al subir a la cubierta, Sansa se encuentra cara a cara con el artífice de su fuga, que no es otro que el sibilino y zaino Petyr Baelish, alias Meñique. ¡Ajá! ¿Puedo exclamar entusiasmado que lo sabía? Voy a responder que sí.

¡Lo sabía! Sabía que mi teoría era correcta.

Esto se merece un baile de celebración de Tywin.


Meñique agradece a Dontos su leal servicio y, cuando se dispone a pagarle los diez mil dragones del ala que acordaron, da la orden de que le hagan un tercer agujero en la nariz.

Sansa está consternada, pero Meñique le dice que tenía que dar matarile al burrigordo para garantizar su silencio. Una flecha siempre es más efectiva que un acuerdo de confidencialidad firmado ante notario. También le explica que fue él quien planeó la huida. Incluso el collar que Dontos había regalado a Sansa era una baratija que Meñique había dado al bufón. Esto confirma que el ex consejero de la moneda estaba metido en este fregado desde el principio y que Lady Olenna y él están conchabados. Eso, o que yo me imagino cosas.

Meñique hace añicos las cuentas del collar con un golpetazo para demostrar que es de los chinos, y luego lo arroja a la barca, para hacer compañía al orondo cuerpo de Dontos. ¿Incriminando a Sansa tal vez? Todo es posible tratándose de esta sucia áspid con bigotillo.

-No soy una buena persona. Pero tú confía en mí.

Margaery Tyrell, que ha batido su propio rércord de matrimonio más breve, aún está un poco traumatizada por la violenta muerte de Joffrey. Esto significa que, si estaba metida en el ajo, se esperaba que todo se resolviera de forma más limpia, sin vómitos repentinos ni hemorragias internas. A ninguna chica le gusta que la gente recuerde su boda por la muerte del novio.

Lady Olenna intenta animar a su nieta diciéndole que no hay mal que por bien no venga, porque ahora puede casarse con Tommen. Vale, quizá el nuevo rey tenga la personalidad de una sopa de tofu, pero al menos no es un psicópata llorón y elitista. ¿Y qué mujer no querría casarse con chico guapete, forrado y manejable? La minoría de edad se solucionará con el tiempo.

Si Lady Macbeth no se hubiese suicidado, habría acabado convirtiéndose en una señora vetusta y chisposa.

En el Septo de Baelor, Tommen, Cersei y Tywin presentan sus respetos al difunto rey Joffrey, al que las Hermanas Silenciosas han cubierto los párpados con las mismas piedrecitas ridículas con ojos pintados que pusieron al cadáver de Jon Arryn en el primer episodio de la serie. Las Hermanas Silenciosas se mean de la risa cuando nadie mira.

A pesar de que el cuerpo de su nieto aún está caliente, Tywin no tiene problema en hablar de lo cabestro que era y de los pésimos resultados que arrojaba en las encuestas de opinión. Acto seguido, pregunta a Tommen, heredero a la fuerza, qué tipo de rey será él. El chaval responde, dubitativo, que un "buen rey". De tan membrillo que es casi resulta adorable. Su abuelo le pregunta qué es lo que hace que un mocarca sea bueno y, por medio de una lección de historia, le conduce a la conclusión de que un buen rey es el que, como no tiene ni puta idea de nada, hace caso a sus consejeros. Casualmente Tywin es consejero. Pull the strings!

El patriarca de los Lannister se lleva a Tommen del Septo mientras le explica los pormenores del proceso reproductivo, entrando, imagino, en toda suerte de detalles acerca de los movimientos migratorios de las cigüeñas blancas. Cersei observa en silencio cómo se marchan, consciente de que acaba de perder a otro hijo. No me da ninguna pena. Es una bruja.

Tommen planeó el asesinato. Joffrey jamás debió romperle su Megafigura Super Samurai de los Power Rangers.

Jaime, que no parece especialmente afectado por el regicidio, entra en el Septo y da las órdenes oportunas para quedarse a solas con su hermana. ¿No deberían haberle despedido ya por montar el dispositivo de seguridad más lamentable de la historia? Qué país...

Cersei, que ha debido de ver una maratón de Charles Bronson, le pide que vengue a su hijo. Jaime le responde que Tyrion es su hermano (o sea que va a ser que no) y trata de reconfortarla con besuqueos y arrumacos. La mujer, sin embargo, sigue sin tener el chichi para farolillos. En primer lugar, la mano dorada de su hermano le da dentera y, en segundo lugar, está muy feo hacer guarrerías a la vera del cadáver aún fresco de tu propio hijo. Pero a Jaime ya le da todo igual y, como dicen en Chile, remoja el cochayuyo con Cersei.

¡¡¡¿Que Jaime... QUEEEEEÉ?!!!

Sí, verlo para creerlo. El mismo Jaime Lannister al que habíamos empezado a apreciar se lo monta de golpe y porrazo con su hermana melliza en una templo junto al cadáver peripuesto de su hijo. Y que le quiten lo baila'o. Si estamos ante una violación o no es una cuestión sujeta a debate, porque ella dice que no un par de veces, luego pasa a un "esto no está bien" y al final parece que hasta se anima, pero lo que está claro es que los pilares de la cristiandad tembletean ante tan impúdico e inmoral proceder.

He leído que los lectores de la encumbrada saga literaria de George R. R. Martin están indignados con esta escena porque es diferente de cómo está planteada en Tormenta de espadas, donde el ñaca-ñaca es consensuado, es decir, no hay violación alguna, sino que se trata de un simple caso de incesto acompañado de la profanación de un cadáver en una iglesia. Mucho menos escandaloso, dónde va a parar.

El único sitio más inapropiado que se me ocurre es en la bañera con su padre.

Las situaciones de incontinencia, disipación, libertinaje y desenfreno no acaban ahí, ni siquiera cuando la ciudad está de luto. Oberyn Martell, su amante Ellaria, el proxeneta del culo estupendo (mi asesor legal dice que no puedo seguir refiriéndome a él de esta manera sin que empiece a ponerse en duda mi heterosexualidad, así que debería ir buscando su nombre en la wiki de Hielo y Fuego) y alguna que otra pilingui de buen ver están disfrutando de una orgía bastante comedida, charlando sobre las inclinaciones sexuales de cada uno y las ventajas de la bisexualidad, cuando llega Tywin para hablar en privado con el príncipe de Dorne.

La Mano del Rey no se anda con rodeos y pone las cartas sobre la mesa: quiere saber de qué habló Oberyn con Tyrion en el primer episodio de la temporada porque no descarta que el príncipe también estuviera implicado en el regicidio. Oberyn rechaza su culpabilidad y dice que sólo hablaron de su hermana Elia. Claro, ¿qué va a decir?

Como los Lannister van a necesitar toda la ayuda posible cuando Dany decida por fin fletar un crucero rumbo a Poniente, Tywin ofrece a Oberyn la posibilidad de tener un tête-à-tête con Gregor Clegane, la Montaña. ¿Estará realmente Tywin dispuesto a sacrificar a su esbirro más burro para dar el gusto a Oberyn? No veo por qué no. Si la HBO puede cambiar al actor entre temporadas, Tywin puede encontrar a otro bestiajo inmundo que le haga el trabajo sucio.

Oberyn pregunta a Tywin si tuvo algo que ver con el asesinato de Elia, y el Lannister lo niega categóricamente. Claro, ¿qué va a decir?

Además, el príncipe de Dorne también podrá formar parte del Consejo Privado del rey Tommen si se compromete a ser uno de los jueces en el caso de regicidio junto con el propio Tywin y Mace Tyrell. Me pregunto si será un juicio de verdad, con pelucas empolvadas y togas al estilo británico, o si se convertirá en un juicio por combate como el que ya tuvo Tyrion en el Nido de Águilas. No es que los juicios por combate sean justos, pero son más entretenidos. Incluso se pueden comprar palomitas y refrescos.

¿Le gustarán también rubios y maduritos?

En los calabozos, Podrick visita a Tyrion para ofrecerle consuelo, pan, una salchicha que nadie quiere saber dónde llevaba escondida y queso (¡me chifla el queso!). Tyrion comenta con sorna que si él hubiese asesinado a su sobrino, lo hubiera hecho de tal manera que no le dejara expuesto delante de cientos de testigos con cara de lelo. De hecho, para cualquier persona con dos dedos de frente y mis extraordinarias dotes de observación debería ser evidente desde el episodio anterior que el Gnomo es inocente.

Pod dice que intentaron sobornarle, prometiéndole el oro y el moro, para que incriminase a Tyrion; pero mandó al conspirador a freír espárragos, porque es una de las pocas personas decentes de la Fortaleza Roja. Y un amante bien dotado. Viene bien recordarlo de vez en cuando por si hay alguna soltera interesada. En Meetic se lo rifan.

Tyrion ordena a su leal escudero que se marche de Desembarco del Rey para no correr riesgos y sólo le pide un último favor: que diga a Jaime que quiere hablar con él. Imagino que no estará pensando en pedirle que combata en su nombre, porque ahora que el Matarreyes es manco, sería tan inteligente como confiar tu hija adolescente a Meñique. Quizá quiera que le ayude a escapar, o a averiguar quién envenenó a Joffrey antes de que se celebre el juicio. ¿Echamos una partidita de Cluedo?

-Debió de matarlo el coronel Mostaza.


De camino al Valle


Probablemente algunos ya estaréis haciendo planes para las próximas vacaciones, valorando si vuestro presupuesto os dará para visitar alguna isla exótica del Pacífico donde podáis disfrutar de una bebida con sombrillita mientras tomáis el sol, o si, por el contrario, tendréis que conformaros con refrescaros en una piscina hinchable con una lata de cerveza entre las piernas.

Sandor Clegane también se está planteando cuál será su próximo destino después de cobrar la recompensa por Arya. Y aunque no debería descartar la posibilidad de abrir un restaurante de pollo frito, ahora mismo está pensando en tomar un barco y alistarse como mercenario en los Segundos Hijos.

Si yo fuera él, me lo pensaría dos veces. Hacer carrera con los Segundos Hijos es complicado. Un día hay tres jefes liderando el grupo, todos tan amigos, y al siguiente uno de ellos ha cortado la cabeza a las otros dos para impresionar a una gachí.

Arya dice que le gustaría ver Braavos algún día. Supongo que no es mal sitio al que mudarse si te gustan las ostras. Además, Syrio Forel y Jaqen H'ghar eran de allí y todo el mundo está de acuerdo en que eran los putos amos.

El Perro contesta lanzando a propulsión un mocarro enorme por uno de los agujeros de la nariz. Esto no es importante, pero lo menciono porque es una guarrada y me encantan las guarradas. Yo he hecho lo mismo alguna vez cuando estaba resfriado y he llegado a expulsar masas de mucosidad blanca tan grandes que no sé dónde podían estar escondidas.

Es un truhán, un señor, algo bohemio y soñador.

Un granjero y su hija, les llamaré los MacDonald, se cruzan con la pareja y el hombre les dice que están en sus tierras, que es lo penúltimo que yo diría a un espadachín con media cara quemada. Lo último supongo que sería "¡No me mate, por favoooor!".

Sandor replica con sus modales habituales, y Arya achaca el carácter de "su padre" a heridas y traumas de guerra. El viejo MacDonald, con la mosca detrás de la oreja, pregunta con qué bando luchó. Por suerte, Arya es lo suficientemente lista para decir que con los Tully. A nadie le caen mal los Tully. Son los suizos de Poniente. Su blasón es una sardina.

El viejo MacDonald, fácilmente convencido, les invita a pasar la noche en su casa, dando pie a una escena digna de una sitcom medieval. El granjero empieza a bendecir la cena dedicando una oración a cada uno de los Siete Dioses hasta que el Perro, muerto de hambre, pierde la paciencia, ultima los rezos y se sirve la cena sin consideración alguna hacia su anfitrión. ¿No os hace gracia? Supongo que es de esas cosas que hay que ver.

A pesar de sus modales, está claro que Sandor sabe partir cabezas, así que el viejo MacDonald le propone quedarse a trabajar en la granja a cambio de unos honorarios justos. El hombre solo no da a basto y su hijita Sally no es capaz de cargar fardos de heno. Creo que Sally debería estar jugando con muñecas, no sentirse culpable por no ser una mula de carga ni limpiar semanalmente el gallinero.

Para sorpresa de Arya, el Perro acepta la oferta. Yo no me lo creo ni por un segundo.

-Querido Dios, como esta comida la hemos pagado nosotros, gracias por nada.

A la mañana siguiente, Sandor atiza al viejo MacDonald y le roba su dinero. Arya se enfada con él y le dice que es el mayor mierda de los Siete Reinos. El Perro le contesta que el hombre es un blando y morirá en cuanto llegue el invierno, y los hombres muertos no necesitan dinero. También pregunta a Arya a cuántos Stark tienen que cortar la cabeza para que se dé cuenta de cómo funciona realmente el mundo. No sé, ¿a tres?

Ah, perdón. Era una pregunta retórica.


En el Castillo Negro y aledaños


Samwell Tarly está preocupado por Elí, a la que, si sois tan malos como yo para los nombres, quizá recordéis como la hija menos fea de Craster, aquella con la que Sam escapó del Palacio del Incesto y a la que salvó de los Otros en su épica odisea al norte del Muro. Elí es la única mujer que hay en el castillo, y dado que la política de contratación de personal de la Guardia de la Noche establece que debe haber al menos un 30% de violadores entre sus miembros, no es difícil imaginar qué le podría llegar a suceder.

Por lo tanto, Sam parece tomar la decisión correcta cuando saca a Elí y a su bebé del castillo a pesar de que ella es la única esperanza que le quedaba de no morir virgen atragantándose con Cheetos mientras ve reposiciones de Superagente 86. El problema es que no le ocurre nada mejor que llevarla a Villa Topo, un pueblucho de mala muerte que envidiaría los lujos de las Barranquillas.

Gracias a su condición de hermano juramentado, Sam consigue alojamiento y trabajo para Elí. En un burdel. Pero no esa clase de trabajo. De todos modos, la chica está disgustada. Sam tampoco es que dé saltos de alegría. Además, estar tan gordo probablemente le cause insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, osteoartritis, diabetes y qué sé yo qué más. Esto sí es un problema.

-No seas melindrosa. Este sitio no está mal. ¡Epa! ¿Es eso una rata bailando un bolero?

A grito pelado, los salvajes liderados a pachas por Thormund Matagigantes y Styr se lanzan al ataque sobre un villorrio perdido en medio del monte y matan a los pacíficos e indefensos lugareños en un santiamén. Sólo dejan un superviviente: un crío al que Don Limpio versión antropófaga asegura que se va a merendar a su papi muerto y a su mami muerta. Siento curiosidad por cómo va a cocinarlos. ¿Se comerá su hígado acompañado de habas y un buen Chianti?

Styr deja escapar al niño para que lleve la noticia de la masacre al Castillo Negro. Si tuviera mi sentido de la orientación, no llegaría nunca y acabaría en un bar empinando el codo.

-¿Tienen tus padres alguna enfermedad que deba conocer antes de darme el atracón?

Después de escuchar al chico, algunos cuervos proponen salir a dar una lección a los salvajes. Supongo que saben que son pocos y quieren hacerse los duros, porque las muestras de valor son infrecuentes entre la Guardia de la Noche. El maestre Aemon no lo ve claro y dice que su prioridad es tener los ojos en el Muro.

El bramido de un cuerno interrumpe la discusión. Grenn y Edd el Penas llegan al castillo hechos un cromo y explican a sus compañeros cuál es la situación en el Torreón de Craster. Los guardias que se rebelaron y mataron al Viejo Oso a traición se han hecho con el lugar y están pasando las vacaciones de su vida, como si nunca fuera a llegar el invierno.

Jon Nieve, que se ha convertido en la voz cantante de la Guardia desde que regresó de entre los salvajes y les enseñó a sus hermanos el tráiler de Pompeya, dice que deben dar cuenta de los amotinados; de lo contrario, cuando el ejército de Mance Rayder llegue hasta allí, podrían interrogarlos y descubrir que sólo hay cuatro gatos defendiendo el Castillo Negro y que la ingente tropa que Jon dijo a los salvajes que encontrarían es un timo.

Aunque Ser Alliser Thorne tiene al bastardo más aborrecido que el Coyote al Correcaminos, le da la razón. Es hora de salir a patear culos salvajes.

-Soy Jon Nieve. Luché contra un volcán y ahora parto el bacalao.


En Rocadragón


Stannis entrega una carta a Davos en la que dice que Joffrey es pasto de los gusanos. El señor de Rocadragón cree que la caída del rey se la deben a la magia de la Sacerdotisa Roja, porque quemar sanguijuelas atiborradas de sangre de bastardo tiene ese poder. Recordemos que sólo queda por palmar Balon Greyjoy para que Melisandre se anote un hat trick.

Menos flemático que de costumbre, Stannis también pega un tirón de orejas al Caballero de la Cebolla por ayudar a escapar a Gendry, al que supongo que hubieran podido desangrar hasta matar a todos los pretendientes al Trono de Hierro, y le advierte que se le agota el tiempo para organizar un nuevo ejército con el que asaltar Desembarco del Rey. Mira tú, habló el listo que cargó contra las murallas de la ciudad después de que toda su flota se quemara y hundiera.

-Consigue un ejército o no habrá más sopa de libros para ti.

Más adelante, durante su lección de lectura con la princesa Shireen, a Davos se le enciende una bombilla. ¡Ya sabe cómo ayudar a su rey! Se hará pasar por Jean Reno y rodará la segunda parte de la aclamada Léon, el profesional interpretando a un fantasma. O pedirá un préstamo al Banco de Hierro de Braavos.

Creo que Davos comete un error. Los bancos nunca son la solución. ¿Es qué no lee la prensa? ¿No ha visto qué panorama tenemos aquí por cubrir nuestras necesidades de financiación recurriendo a créditos bancarios? ¡La banca siempre gana!

Las leyendas eran ciertas. El libro gordo de Petete contiene todas las respuestas.


A las puertas de Meereen


En la última parte del episodio, Daenerys y compañía llegan ante las murallas de Meereen, una ciudad impresionante con gigantescas pirámides escalonadas y toda la pesca.

Las puertas de Meereen se abren y de ellas sale un campeón a caballo, reclamando el derecho a luchar por la ciudad. Y lo hace de una manera que cualquier libro de etiqueta y buenos modales calificaría de soez. No está bien sacarse la pirula como si tal cosa, ponerse a mear delante de todo el mundo y decir a voces que la Madre de Dragones es en realidad un hombre que esconde la polla en su propio culo.

Los ángeles de Dany se prestan voluntarios para cerrar la bocaza al campeón, pero ella los descarta uno a uno: Gusano Gris por ser el líder de los Inmaculados, que no seguirían tan alegremente a un comandante mejor equipado que ellos; Ser Barristan porque es el yayo del grupo y vale más como consejero que como pieza de museo; Ser Jorah porque es el maestro de la Friend Zone, una dimensión cuyos límites son los de la dignidad masculina; y Daario... eeh... Supongo no hay motivo por el que Daario no pueda jugarse el pellejo. ¡Adelante, Daario!

-Pues nada, iré yo. Panda de zánganos ablandabrevas.

El mercenario tyroshi guiña un ojo a Dany (a las nenas les hace el chichi pepsicola) y espera a que el campeón de Meereen galope hacia él. Cuando la distancia que les separa es ya muy corta, Daario lanza su estilete al caballo y según el jinete y su montura caen para abajo como el badajo, practica una traqueotomía a su adversario con la hoz dothraki. Para terminar la función, Daario también echa una meadita. Es una cuestión de protocolo.

Dany se dirige a los esclavos de la ciudad para decirles que no sabe qué milongas les habrán contado sus amos, pero que ella no es su enemiga, sino que sus verdaderos enemigos están ahora mismo a su lado. Tras las murallas, los nobles esclavistas se hacen caquita.

A la orden de la Madre de Dragones, los Inmaculados sacan unas catapultas que debieron de comprar en el camino (catapultas usadas a buen precio, ¡compre 2 y llévese 3!) y disparan varios barriles por encima de los muros de la ciudad.

Al romperse, los barriles descubren montones de collares de esclavos. Sutil metáfora. Ahora a ver si los esclavos la pillan, se rebelan contra sus amos y facilitan la tarea a Dany. Animar a los dragones por ordenador quemando la ciudad sería demasiado caro. No puede ser todo tan sencillo como ¡FLASH!, ¡incendio y cremación!

-No lo pillo. Yo ya tengo uno.


Conclusión


Lo diré a mí manera: he recurrido a un gif de Charles Dance en Ali G anda suelto para animar el cotarro.

El episodio empieza con buen ritmo, pero en cuanto Sansa llega al barco de Meñique, frenamos en seco y la trama se encalla. ¿Ocurre algo que de verdad importe? No.

Hay una escena de perversión y vicio para levantar polémica, una de jarana para divertimento del público y otra con un poco de acción para que luego no se diga que la serie sólo va de gente hablando hasta aburrir a las ovejas. No es un episodio malo, pero desde luego no ha sido de los mejores que hemos visto. Mera transición.

9 comentarios

  1. AAAH! excelente reseña dominguera...el episodio siguiente está de lujo.
    Ese "Meñique" es de los cobardes que abusan de las mujeres solas y débiles, pero con una Lannister ni de coña(después de la parábola de la información es poder).
    Un tanto aburrida la historia al llegar al muro, ojalá lo compensen con la matanza de hombres hielo(caminantes) y salvajes.
    La güerita de rancho sigue manteniéndose distante de la trama, a mi parecer siento que ella es una historia y los medievales otra...ya quiero ver a los Draones contra los capas doradas.
    La reseña esperada, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Está claro que este es y debía ser un episodio de transición, no todas las semanas se puede matar a un protagonista.
    Me alegra que vuelva meñique y me molesta que Danny salga tan poco pero ya tendrá momentos de gloria. No me acuerdo si en la serie lo dicen pero en el libro Sir Johra es un pagafantas de tomo y lomo.
    Lo del asesinato de Joffrey va quedando más claro, Lady Olenna ya lo tiene todo pensado y no quiere perder el trono.
    Aun a riesgo de parecer un acosador sexual creo que lo de Cercei no es una violación, ella dice que no, que sí luego que no y cuanto estan en faena se deja llevar. Yo no diría que al final ella ya no estaba disfrutando.
    Una de las cosas más interesantes que quedan por ver es la aparición de La Montaña (también cambiaron de actor, aunque en este caso nadie se acuerda del otro) y el príncipe Oberyn, será un choque de titanes.

    ResponderEliminar
  3. En lo de las sanguijuelas se ha equivocado, es Balon Greyjoy, no Walder Frey.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, en el libro de hecho es Cersei la que casi viola a Jaime... lo han cambiado un poco porque el grado de puterio que alcanza la reinilla en los libros es épico.

    A mi es un episodio que me encantó, me pareció más equilibrado que el anterior, a pesar de lo mucho que esperaba ver la Boda de Joffrey.

    Y luego detallitos como Podrick o Bronn, hay secundarios que la serie consigue que te caigan muy bien.

    Ciertamente el rey que queda por morir es Balon... pero vamos, tiene carisma 0 así que no creo que a nadie le importe. Walder Frey es otra cosa, es uno de los personajes más odiados de los libros, y no se si morira en el septimo o por ahí después de que pague por la Boda Roja.

    ResponderEliminar
  5. M@nchitas: Habría que meter todas las tramas en una coctelera y sacudirlas para que se mezclen bien. Estoy de acuerdo en que hay historias demasiado distantes entre sí.

    Mixtli1984: Tienes un peligro... El director del episodio dice lo mismo.

    Anónimo: Cierto, he confundido a los dos viejos melenudos, ex estrellas de hard rock.

    éter: Cersei es una guarrilla, pero sobre todo una borrachina. ¡Cómo le da a la botella!

    ResponderEliminar
  6. En los libros lo de Cersei es más sutil, una descripción con una copa en la mano, ella quejándose que las lavanderas le encojen los vestidos...

    En la serie ya la hemos visto frecuentemente bebiendo y Tyrion ya comentó que, desde que murió Robert, Cersei devora jabalís como si viviera en la aldea de Ásterix.

    En pocas palabras, que se está convirtiendo en una gorda borracha como su difunto marido. Sólo le falta dejarse barba.

    Lo que no se es cómo lo harán en la serie, ya que no veo a Lena Headley engordando 20 kilos en plan Robert de Niro en "Toro Salvaje".

    ResponderEliminar
  7. Capitulo pelin aburrido. Lo que menos me esta gustando hasta ahora es la historia de Daenerys jugando al Age of Empires. Para la tercera temporada estaba bien, por ir viendo como iba adquiriendo poder, pero si en esta también la vamos a ver asediando ciudades, o una de dos, o vemos las batallas (cosa que dudo por temas de presupuesto) o meten tramas interesantes de por medio, porque sino, se va a convertir en un soponcio seguir a esta chica, y eso que era uno de mis personajes favoritos.

    En cuanto a la escena de la violación, me hizo gracia que era la ultima escena de Jack Glesson. Me imagino al pobre siendo informado de que iba a tener que fingir ser un cadaver, meintras a su lado, su papi y mami se liaban. encima, se ve que le da un golpe y todo. Vamos, seguramente habría preferido la escena del envenenamiento.

    Sobre el tema del asesinato, la verdad, prefiero no hablar, ya que en el cuarto que vi ayer se dan pistas que es mejor comentar cuando lo hayas visto.

    Fantástica reseña, como de costumbre. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  8. Juan Germán Socías Segura: De lo que me estoy dando cuenta ahora que he empezado a leer Tormenta de espadas es que los libros, o bien los lees muy de seguido, o bien te pierdes. Una Cersei ceporra comiendo como una mula tiene que ser la monda.

    JoakinMar: La trama de Dany tiene sus momentos, pero su grupo se pasa la mayor parte del tiempo paseando de un lado para otro y hay poca chicha en lo que vemos.

    No necesito saber nada más del asesinato. Lo tengo todo claro.

    ResponderEliminar
  9. Buena reseña, tanto como este estofado http://1.bp.blogspot.com/_UvDCMsqPLMk/THfSD8XgjUI/AAAAAAAADPg/weWYA6vSQLg/s1600/IMG_3495.JPG

    ResponderEliminar