16 de junio de 2014

Juego de Tronos: Los vigilantes del Muro

Si hay algo que podemos esperar con certeza en la vida es que Francisco Ibánez dibuje un nuevo Mortadelo cada vez que se celebra el Mundial de Fútbol, y que los novenos episodios de Juego de Tronos sean impactantes y den mucho que hablar. La ejecución de Ned Stark en la primera temporada (artículo en trámite desde 2011), la batalla del Aguasnegras en la segunda, la Boda Roja en la tercera... y ahora, la Batalla del Castillo Negro en la cuarta. Todos estábamos muy pendientes de lo que sucedería en el noveno episodio de esta temporada, pero sólo los que se han leído los libros podían hacer suposiciones.

Por mi parte, después de la triste, triste, requetetriste muerte de Oberyn, me costaba pensar que un episodio dedicado íntegramente a la gloria de Jon Nieve y la Guardia de la Noche fuera a impresionarme. Es más, intuía que iba a sentirme decepcionado. Ni Jon Nieve me gusta como personaje, ni me parece que la trama del Norte esté bien llevada en la serie.

En todo caso, si queréis saber si mi opinión ha cambiado después de ver el episodio, tendréis que llegar hasta el final de esta entrada. Y no vale pulsar ctrl+fn.


En el Muro, el Castillo Negro e inmediaciones


El grupo de salvajes con el que Jon Nieve trepó por el Muro cual Hombres-Araña espera a que Mance Rayder dé la señal para atacar el Castillo Negro. Un cambiapieles thenita espía a los cuervos valiéndose de un búho. La boca le sabrá a ratones durante una semana.

Alrededor de la hoguera, Tormund Matagigantes empieza a contar la historia de aquella vez que se lo montó con una osa. "Fue una noche memorable, aunque yo estaba bastante azumbrado". Ygritte le interrumpe con muy mala leche y a mí no me da tiempo a buscar la palabra "azumbrado" en el diccionario. Aunque probablemente la historia de la osa era lo más interesante que íbamos a escuchar en este episodio, la pelirroja dice que no es el momento de contar patrañas picantes, sino de matar cuervos. Esto explica que haya preparado suficientes flechas para toda la temporada 3 de Arrow.

Don Limpio, Magnar de Thenn, pone en duda el ansia asesina de Ygritte, y cree que en cuanto vea a Jon Nieve, se pondrá cariñosona. Algo así como (^3^)**. Ygritte se hace la dura y se asegura de que todos oigan alto y claro que Jon Nieve es suyo y que se hará un collar con "su pilar y sus rocas". Ahí tienes una nueva idea para tu línea de abalorios, Swarovski.

-Veo muchos collares en potencia por aquí, así que a ver qué decís, eh.

En lo alto del Muro, ajeno a las bravatas acerca del destino ornamental de sus genitales, Jon Nieve mantiene una charla que da vergüenza ajena con Samwel Tarly. Sam quiere saber más sobre la ex de su amigo: cómo era, de qué tamaño eran sus pies... lo normal si eres un marginado social o Quentin Tarantino. Sin embargo, Jon no se siente cómodo hablando del tema y su elocuencia es digna de un bloque de yeso.

Tal y como están las cosas, Sam está casi seguro de que morirá sin haber bailado el waka-waka, así que siente curiosidad por aquello a lo que el doctor Jones se refería como "actividades nocturnas, costumbres de apareamiento, prácticas sexuales primitivas". Jon le pregunta si hubiera quebrantado sus votos de haberle dado Elí más cancha. Sam contesta con una evasiva, pero cree que ha encontrado una laguna en el juramento de la Guardia de la Noche: aunque el matrimonio y la progenie están terminantemente prohibidos, el juramento no dice nada de los arrumacos bajo las sábanas. El equipo de Crane, Poole & Schmidt debería ficharle.

Jon pone punto y final al asunto diciendo que lo único que sacó de su relación con Ygritte fue un pack de flechas gratis. Sam le responde que pronto habrá flechas para todos, aunque, por lo que a él respecta, ya le han hecho lo peor que podían hacerle en la vida.

-Cortesmente discrepo.

A continuación, Sam va a la biblioteca para torturarse a sí mismo leyendo sobre las costumbres de los salvajes, alimentando así su paranoia acerca del horrible destino que habrá sufrido Elí. Dicen que en el norte, más allá del Muro, los salvajes se divierten corriendo con toros, levantando peñascos de hasta 17 arrobas y quemando cajeros. ¡Oh, la barbarie!

En un visto y no visto, el maestre Aemon aparece de la nada y da a Sam un susto de muerte. ¿Es que en el Castillo Negro ya nadie pega ojo? Se ve que no.

"¿Quién si no Samwell Tarly desperdiciaría velas para leer en mitad de la noche?", dice el vejestorio. Probablemente nadie, porque dudo que los violadores y asesinos que componen el 99% de la Guardia de la Noche sean muy aficionados a la lectura. Ahora bien, tampoco sé si yo me preocuparía mucho por el consumo de velas cuando 100.000 salvajes están a punto de echárseles encima con furia visigoda.

El centenario maestre hace la vista gorda porque ve claramente que Sam está enamorado hasta los ojos de la chica, y al igual que dijo a Jon Nieve en su día, afirma que "el amor es la muerte del deber", así que hay que andarse con ojo. ¿Acaso la obediencia ciega es mejor? Yo opino que no.

Sam pone en duda que el viejo maestre sepa mucho de amoríos. Aemon, ofendido, vuelve la vista atrás y le dice que, en su día, las mujeres se lo comían con los ojos. Mucho antes de vender cupones de la ONCE, cuando Aemon Targaryen aún era un joven recio y garañón, se las traía a todas de calle. Aquí donde le veis, estaba hecho un casanova el tío. Pero sólo una mujer consiguió convertirse en la niña de sus ojos. "Puedo verla delante de mí ahora mismo, es más real que tú". Ay, ojos que te vieron ir...

"Nada convierte el pasado en un lugar más dulce que visitar que la inminencia de la muerte cercana", concluye el maestre. Creo que, a partir de ahora, todos miraremos al maestre Aemon con otros ojos.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

Al pasar por el patio de camino a su cuarto, Sam reconoce la voz de Elí discutiendo con Pyp y echa a correr hacia las puertas, con sus pálidas y fofas carnes bamboleándose invisibles bajo esa loada capa de pieles y cuero.

Elí ha llegado sana y salva al castillo con su bebé de Nenuco que ríe, llora, toma papilla y se hace pipí, y Sam no cabe en sí de gozo (de hecho, no cabe en general). Sin embargo, Pyp se niega a dejar pasar a la madre primeriza porque ha recibido órdenes muy estrictas sobre este particular. Sam se viene arriba y exige a su hermano que abra la puerta, llegando al extremo de, atentos, ¡soltar un taco! ¡Corcho! ¡Cachis la mar! Hoy Sam está desconocido. Debe de ser el poder del amor. O la esperanza de no morir virgen a los veinticinco.

Sam promete a Elí que no volverá a separarse de ella.

Dos minutos después, Sam se separa de Elí. El cuerno ha sonado dos veces y un gran fuego se extiende al norte del Muro, tal y como prometió Mance Rayder. Esto significa que los salvajes se acercan y que las campañas de prevención contra los incendios forestales no han calado en ellos.

Ahora Sam debe cumplir con su deber como hermano juramentado de la Guardia de la Noche y salir a liquidar salvajes. Pero antes de enfrentarse a este poco prometedor destino, deja a Elí a buen recaudo en la despensa con las conservas y las mermeladas, plantándole un beso en los morros y prometiéndole que él no morirá. Me temo que eso no está en tus manos, Sam. Estamos hablando de Juego de Tronos. ¿No has oído aquello de Valar morghulis? Todos los hombres deben morir, y cuanto más inesperada, impactante y dolorosa sea su muerte, tanto más hablaremos de ella en Internet.

Su nombre es Tarly. Samwell Tarly.

Fuera, Sam intenta ofrecer consuelo a Pyp, que está como un flan porque nunca ha entrado en combate de verdad, sólo ha jugado al Skyrim en la Playstation y además en dificultad fácil. Pyp le pregunta si no sintió cómo se le aflojaban los intestinos al enfrentarse al caminante blanco en el episodio 3x08. Sam dice que no, pero confiesa que eso es porque entonces no era nadie. En aquel momento, se liberó del "yo" y se convirtió en nada, alcanzando un estado de liberación mental y emocional al que sólo pueden aspirar los seguidores de la doctrina de Jiddu Krihnamurti y los fumadores de marihuana.

Ahora, en cambio, Sam es alguien y está cagado de miedo. Pero eso no significa que vaya a hacer todo lo posible por devolver a los andrajosos salvajes a sus sucias cabañas de una patada en el culo. Menos a Elí. Elí es un encanto.

-Para sobrevivir a la guerra, debes convertirte en guerra, quiero decir, en nada.

Ser Alliser Thorne organiza las defensas en lo alto del Muro, basando su estrategia en el videojuego de Donkey Kong, esto es, en preparar barriles de aceite para dejarlos caer sobre los salvajes cuando suban para rescatar a la princesa carguen contra el Muro. Los arqueros también están preparados.

Thorne admite que deberían haber sellado el túnel como recomendó "Lord Nieve" hace un par de episodios y asegura que no le importa que el chico le suelte un "Te lo dije". Pero estar al mando de la Guardia no sólo significa tener la mejor cama del castillo y que te hagan la colada, también requiere tomar decisiones difíciles. Y si un Lord Comandante escuchase a cualquier "listillo" y empezase a dudar de sus propias decisiones, pronto todos estarían más muertos que el pescado.

Defensas del Castillo Negro.

Cientos de salvajes, entre los que cuento exactamente dos gigantes y un mamut (el dinero para efectos especiales no crece en los árboles, ¿sabéis?), cargan contra el Muro. Al mismo tiempo, el grupo de Ygritte asalta el castillo desde el flanco sur, apresando a la Guardia de la Noche un sándwich letal. Las Flos Mariae lo expresaban a la perfección: "Como una loncha de quezo, en un zándwich prezo, te zientez zin zoziego entre la duda y el miedo, y gritaz no pueeeeeedo...".

Dado que ordenar a los hombres que tensen sus arcos y disparen no requiere un máster en comandancia, Thorne decide que su tiodurismo será más útil abajo, defendiendo el castillo de Ygritte-Rambo y sus compañeros. Antes de marcharse, Thorne deja a Janos Slynt a cargo del Muro. Por desgracia, la mejor cualidad del ex comandante de la Guardia Real es darse un ligero aire a Telly Savallas y, cuando las cosas se ponen chungas, es un cagueta que no vale ni para tomar por saco. Grenn se inventa un cuento chino para quitárselo de en medio y mandarlo abajo. Jon asume el mando.

-Ha llegado un paquete de Amazon, Ser Janos. Debería bajar a recogerlo. Deben de ser sus pelotas.

Uno de los gigantes aparta a un mindundi que no atinaría a un mamut a dos metros de distancia y utiliza su imponente arco para disparar una flecha king size a uno de los guardias en lo alto del Muro, acertándole como si fuera un vulgar pato de feria. El hermano negro sale disparado hasta el infinito y más allá. La morrada es de antología.

A Janos Slynt no le gusta el cariz que está tomando la situación y se escabulle a la despensa, donde encuentra a Elí escondida. Oh, oh. Espero que no se peleen por las conservas de melocotón en almíbar. Quedan tan pocas...

¿No debería estar usted peleando fuera, señor cuervo?

Al pie del Muro, los gigantes se sirven su portentoso mamut a modo de grúa municipal, enganchándolo con arneses a la puerta del túnel para que tire de ella hasta echarla abajo. La Guardia de la Noche debería haber colocado un cartel de "CERRADO POR VACACIONES". Eso nunca falla.

Jon ordena a Grenn que se lleve a algunos hombres y detenga a los gigantes a toda costa, porque si entran en el castillo, se armará la marimorena. Ya puestos, también podía mandarle que recuperase la legendaria Espada Z, o que desarrollase un sistema de misiles termoguiados. ¡Por pedir que no quede!

Mameluco...

¿Dónde están Sid y Diego para echarle un cable?

A la orden de Jon, los hombres dejan caer varios barriles de aceite encendidos y aciertan al mamut en el pompis, ganando por lo menos 50 puntos. El animal sale en estampida hacia el bosque con su peludo trasero en llamas, muy arrepentido de haber escapado del zoo. Uno de los gigantes trota tras su mascota y recibe un ballestazo en la espalda desde lo alto del Muro.

El segundo gigante, que, según la página web de la HBO, responde al nombre de Mag el Poderoso, ruge cabreado y abre la puerta a pulso, adentrándose en el túnel. El grupo de Grenn recita el juramento de la Guardia de la Noche para incrementar sus puntos de valentía. Quizá también deberían aprovechar para disparar algunas flechas antes de que el gigante se les eche encima. ¿No? Pues vale, vosotros sabréis.

-Alístate en la Guardia de la Noche, decían. Verás mundo, decían. ¡Ja!

El patio del Castillo Negro está atestado de salvajes repartiendo estopa a troche y moche, y los hermanos negros caen como moscas. Al ritmo que mueren, ni siquiera entiendo cómo puede quedar alguno vivo todavía. Debe de ser eso que llaman respawning.

En el fragor de la batalla, Ygritte atraviesa el cuello de Pyp con una flecha y el chico agoniza en brazos de Sam, hasta morir desangrado o atragantado con su propia sangre. Caput.

Supongo que este es un momento tan bueno como cualquier otro para recordar que Pypar, Pyp para sus amigos, llevaba en la serie desde la primera temporada. Sé que no todos le teníais presente. Sé que la mayoría ni siquiera os aprendisteis su nombre. Incluso yo tenía que consultarlo de vez en cuando. Pero una cosa es segura: ninguno le echaremos de menos.

Tsk, tsk, tsk. Debería haber sido más nada y menos algo.

Ser Alliser Thorne se abre camino a espadazo limpio entre los salvajes, igualando un poco las tornas y demostrando que, por mamón que sea, como hombre de acción no tiene precio. En medio de la refriega, Thorne acaba enfrentando su acero al de Tormund Matagigantes. En esta pelea sí puedo implicarme emocionalmente, y no en el barullo de tipos corriendo y zarandeando sus armas en el que siempre hay algún extra despistado que se está tocando las narices.

El combate está muy igualado, pero Tormund tiene barba y, por tanto, mola más, por lo que finalmente se lleva el gato al agua, hiriendo gravemente al Lord Comandante interino. Los hermanos negros retiran a su jefe al interior del castillo para que le pongan una tirita antes de se le salgan las tripas y se desparramen por el suelo. Alguien podría resbalar y hacerse daño.

Let's not so Mortal Kombat begin!

Sam se da cuenta de que necesitan algo más que figurantes para salir de esta con vida y, después de acertarle con una flecha entre ceja y ceja a un thenita vociferante como quien no quiere la cosa, ordena a Olly que le suba en ascensor y coja un arma. Olly, por si no lo recordáis, es el crío cuyos padres sirvieron de almuerzo a Don Limpio en el tercer episodio de la temporada. Y está a punto de meter la pata

Tan pronto como Jon se entera de cuál es la situación en el Castillo Negro, deja a Edd el Penas al mando del Muro y desciende con algunos hombres para zurrar la badana a los salvajes. La voltereta que da para bajar del ascensor sobra tanto como los motivos para tenerle tirria.

Jon entrega a Sam la llave de la perrera para que libere a su lobo huargo. Ningún salvaje está preparado para que le muerdan el pantalón y dejen a la vista sus calzoncillos de corazoncitos, ni para que le arranquen la yugular de cuajo.

-Suelte a los perros.

Jon se enfrenta en duelo singular a Don Limpio y demuestra una resistencia dental insospechada cuando el thenita le estrella la cara contra un yunque y sale con la dentadura intacta. Imagino que la HBO no está por la labor de sacar por televisión a un protagonista masculino al que le faltan varios piños.

Aunque Jon mide como la mitad que su adversario, consigue derrotarlo abriéndole la cabeza a ideas más civilizadas... con un martillo. ¡BAM!

-Creo que necesito una aspirina.

Jon, tambaleándose por los mamporros que ha recibido, se aleja de la fragua y se topa con Ygritte, que le apunta con su arco; una estampa que sin duda les es familiar como a nosotos.

Ella duda. Él sonríe. Olly atraviesa a Ygritte de lado a lado con una flecha. El espectador abre los ojos de par en par. Olly mira a Jon y asiente con la cabeza como si dijera: "No hay de qué". Jon alucina. El crío sigue su camino.

-Soy legendario.

Jon corre al lado de Ygritte y la sostiene en sus brazos mientras la batalla se desenvuelve a cámara lenta tras ellos. Salvajes y hermanos negros ignoran a la pareja por igual, porque ni siquiera Juego de Tronos se atrevería a interrumpir una despedida tan pastelosa. Todos caemos en los tópicos de vez en cuando.

Ygritte recuerda el tiempo que pasaron juntos haciéndolo como conejos en aquella cueva, y Jon le dice que volverán allí. "No sabes nada, Jon Nieve", susurra la pelirroja antes de exhalar su último aliento. Jon hace pucheritos.

Definitivamente jamás debieron salir de esa cueva.

-Prométeme que no utilizarás mi coletilla para vender camisetas, Jon Nieve.

Pasando a otros asuntos menos dramáticos, los salvajes están trepando por el Muro y amenazan con conquistarlo de aquí a, no sé, pongamos tres o cuatro horas. Ante la "inminencia" del ataque, y siguiendo las instrucciones que le había dejado Jon, Edd el Penas ordena a sus hermanos que suelten... la GuadañaTM.

¿Guadaña? ¿Qué guadaña? Nunca habíamos oído hablar de ninguna guadaña. ¿De qué puñe...?


Oh, esa guadaña.

La batalla ha terminado (¿por qué no?) y la Guardia de la Noche canta victoria. Del grupo que atacó desde el sur, el único superviviente es Tormund Matagigantes, que se está probando un disfraz de Boromir y continúa revolviéndose con las pocas fuerzas que le quedan.

Jon le dispara una última flecha a la pierna para hacerle caer y ordena que lo encadenen para interrogarlo más tarde. Imagino que quiere preguntarle si los rizos de su barba son naturales. Sé que yo lo haría. "Debí lanzarte desde lo alto del Muro, chico", protesta el salvaje. "Sí, debiste hacerlo", dicen al unísono Jon y el espectador.

Sam se reúne con Elí en la despensa y una sola idea pasa por su cabeza: ¿Será un buen momento para prepararse un bocadillo de chistorra, o la chica pensará que resulta inapropiado? A Slynt lo encuentra encogido en una esquina, atemorizado y avergonzado. Espero que lo despidan.

Igualito que un puercoespín.

A la mañana siguiente, mientras los hermanos negros apilan cadáveres para celebrar una barbacoa y que sus compañeros no regresen como zombis devora-cerebros, Jon explica a Sam que aunque han ganado esta batalla, la guerra les viene grande de presupuesto. Mance Rayder atacará con el grueso de su ejército después de que termine Pasapalabra y entonces no tendrán ninguna oportunidad.

Por suerte, Jon tiene un plan: se infiltrará en el campamento de los salvajes, se dejará atrapar y, cuando le encierren en un garaje repleto de herramientas y cachivaches, construirá un tanque blindado e irá con él a por el Rey-más-allá-del-Muro. Es un plan pésimo, sí, pero no tienen otro. Jon deja su espada de Ranger Blanco a Sam para que se la guarde hasta que vuelva.

En el túnel, antes de despedirse, Jon y Sam encuentran el cuerpo de Grenn junto al de Mag el Poderoso. Murió como él hubiera querido: fuera de cámara. Que lo quemen.

-Me encantaría que los planes salieran bien.


Conclusión


Meh. No voy a decir que el episodio sea malo. En el peor de los casos, Juego de Tronos puede tener algún episodio aburrido o en el que apenas pasa nada, pero no malo, malo. Los vigilantes del Muro es precisamente esa clase de episodio. Está muy bien rodado e incluso hay algunas tomas sobresalientes (el travelling realizado desde una grúa que es una pasada); pero a la hora de la verdad, falta chicha. Sam madura e Ygritte muere. Eso es todo.

Por otro lado, me da rabia que toda la acción se desarrolle de noche. Luego mis capturas de pantalla salen más negras que el ombligo de Kunta Kinte.

16 comentarios

  1. "tsk, tsk"? muy del tío Gilito es eso

    ResponderEliminar
  2. Pobre Ygritte; mujer pelirroja, cachonda y de recio caracter...una pena que palmara, pero ya se veía venir cuando tuvo misericordia de Elí.
    Me ustó la guadaña, sacadísima de la manga pero mola.
    Aburrido y trillado el episodio; aún quedan los dragones y los zombies.
    El toque del Tipex hace pasadero el chapter con su magnífica reseña-

    ResponderEliminar
  3. Varias cosas:
    - Sam busca información en la biblioteca sobre los salvajes... ¿Seguro? ¿No estaría buscando una clausula en la letra pequeña del contrato de hermano juramentado para ver si puede, ejem, "tener roce" con Elí? Sospechoso, ¿verdad?
    - El maestre Aegon, ¿dónde está durante la batalla? ¿dónde ha quedado eso de "orientadme hacia el peligro? ¿Y este tío es un targaryen? Seguro que estaba encerrado en su cuarto "recordando" a su amor perdido.
    - Defensas Donkey Kong. Si hay una definición mejor que esta me afeito el bigote. En el caso de que tuviera bigote, claro.
    - Memorable la cara de Olly (un momento... Olly... de Oliver.... Oliver Queen... deseando estoy de que diga eso de "le has fallado a este castillo, Janos Slynt"), bueno recupero el hilo, decía que la cara de Olly es genial, ahí le has dado chaval. Literalmente.
    -Un minuto de silencio por la única pelirroja auténtica de los Siete Reinos... Suficiente.
    - Por un segundo, Jon Nieve tiene carisma. Durante un segundo. Luego vuelve a ser el tipo soso y aburrido que hemos aprendido a querer. Porque lo queremos, ¿verdad, gente? ¿verdad?
    - A mí, el episodio me ha gustado bastante. Es una serie de Tv. y el presupuesto, pese a ser elevado, no es el de "El Señor de los Anillos". Está bien dirigido (el travelling en el campo de batalla para situarnos, un plano secuencia en el patio del castillo, la guadaña, la flecha del gigante) y creo que el resultado es bastante satisfactorio. Quizás lo que más me molesta es que precisamente personajes que Martin no mata en sus libros (los amigos de Jon) aquí caigan como moscas. Entiendo lo que pretendían pero no lo comparto. Y tampoco creo que les importe mucho, la verdad.

    ResponderEliminar
  4. Pfff... no lo recuerdo ahora y buscarlo es más trabajo del que satisfacción daría encontrarlo, perooo... creía recordar que, del enfrentamiento de la puerta del muro salía alguien con vida; mmmm... ¿El herrero del castillo negro, tal vez? Tenía ganas de ver en la serie ese suceso tal y como se contaba en las novelas, pero si la memoria no me falla y existía tal herrero... habría implicado desde antes haber introducido dicho personaje; lo dicho: no me acuerdo... pero creo que había sido más o menos como lo cuento. ¿Había quedado cojo tal vez tras el enfrentamiento? Lo que si.. es que el herrero había subido como 10 o 12 puntos de leyenda después de haber defendido el paso.

    El flechazo a Ygritte es buenísimo, pero efectivamente muuucho peor que la cara del rapaz como recordándole a JN que a partir de ahí le deberá una bien gorda.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Capitulo que me ha molado, pero mas por la batalla que por lo que les ocurre. Para mi gusto AguasNegras era mejor al tener personajes mas carismáticos y situaciones mas significativas. Aquí, quitando lo de Ygritte y el envalentonamiento de Sam, poca cosa. Al menos, hemos visto gigantes y un mamut, la Guadaña, un par de duelos a espada muy chulos, un tio empalado con una flecha gigante. En resumidas cuentas, ha estado bien, pero tengo ganas de volver a Poniente, donde hay mas sol y ocurren cosas mas interesantes.

    PD: Me alegra no ser el único que piensa que el plan de Jon es una gran estupidez. Ya es hora de ir preparando el obituario o todavía es pronto.

    ResponderEliminar
  6. Otro articulazo sobre la serie. Lo mejor la parte de los perros.

    ResponderEliminar
  7. Desde luego en el muro tienen depurada la técnica del respawn, como bien dices, porque a mí no me salen las cuentas de los "102 hermanos" que decían que había para detener a los salvajes. Ahí no dejaban de morir cuervos y al día siguiente la mayoría seguía en pie.

    ResponderEliminar
  8. pregunta tonta si un solo gigante podía subir la puerta por que mandaron a 2 y un mamut?¿

    ResponderEliminar
  9. Ha sido un episodio muy bueno, le doy un 7, las muertes de Pyp y Grenn me emocionaron,en los libros siguen vivos, pero supongo que como la serie esta cargadita, tienen que librarse de segundarios.

    Me alegra que Ed el apenas siga con vida, sus depresivo sentido del humor es indispensable ¿a que parece el hermano perdido de Bronn? harian un gran duo de humor y muerte.

    En fin casi todo lo has dicho tu y el reto de comentarios, ha estado bien, pero habia momentos en los que deseaba que Aemon continuara su historia o un monologo de Tyrion, por ultimo Jon es un heroico sosaina y Sam me cae mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jon me cae bien, pero podria ser mas chulo no?

      Eliminar
  10. Lo de la guadaña ha salido un poco de la nada, pero ha venido con violencia gratuita así que no me quejaré.

    ResponderEliminar
  11. El episodio es de noche para ahorrar. Sólo importa la pasta. El capítulo es normalillo. He dejado pasar toda la semana para ver lo dos del tirón. Me pongo con el último. Creo que va a ser bueno.
    Jon es el más soso de todos los protagonistas.

    ResponderEliminar
  12. No se si seré yo, me tomado un vaso de absenta con Iniston y lo mismo desvarío un pelín. Pero me dado cuenta que algunos eventos recientes de este glorioso país conocido como Ep-paña son extrapolables a Juego de Tronos. Por ejemplo:
    - Robert Baratheon/ Juan Carlitros I.
    Ambos son reyes, aficionados al vinazo, a la caza ( cinegética) y a la caza de furcias.
    La muerte de R.B se produce o sale a cazar rajado y es atacado por un jabalí. J.C.I en una ocasión fue a cazar un oso borracho, no me refiero a que el monarca estuviese alegre, sino que pobre animal iba hasta los hocicos de Smirnnoff.
    Stannis Baratheon/ Juan Carlitros I
    Stannis Baratheon decidió allanar su camino hacia el trono escalfando a su hermano menor Renly.
    A J.C.I no le debía parecer suficiente la herencia que obtendría al fallecimiento de sus padres. Solución disparar a la cara de su hermano menor Alfonso.
    Siete reinos/ EP-pañales
    El universo creado por George R.R Martín esta divido en siete reinos, con sus rencillas entre ellos, como EP-pañales, sólo que nosotros estamos divido en 17 comunidades autónomas, que tratan de sacarse los ojos unas a otras
    Ned Stark/ Marianico Rajoy
    A mi parecer Ned Stark y nuestro ilustre mandatario comparten un gran parecido físico, los dos son poseedores de una cara de vaca narcotizada y aburrida mirando las vías del tren. Y su cociente intelectual debe ser parejo, la estupidez de Ned Stark no sólo le hizo perder la cabeza, sino que desembocó en la guerra de los cinco Reyes causando numerosas bajas civiles. El gilipollismo crónico de Marianin nos ha costado un colapso financiero, que ha recortado nuestros derechos individuales, además de 6.000.000 de bajas en la cotización de la seguridad social.
    Caminantes Blancos/ C.E.E
    Una de las mayores amenazas de los siete reinos son los caminantes blancos. Durante mucho tiempo una de las cosas que nos hacían apretar el esfínter era la implantación de un rescate económico impuesto por Bruselas y No hay nada más blanco (o rosa en este caso)y que acojone más que un Angela Merkel de mala hostia, además invernalia tiene un muro que impide el paso de los caminantes y los salvajes. Nosotros tenemos los Pirineos, que no frenan el paso de una mierda, pero también son muy altos y muy blancos.
    Banco de Hierro/ Banco Central Europeo
    Que decir, ambos bancos de un modo u otro gobiernan impasibles el destino de sus "clientes".
    Oberyn Martell/ Luís Barcenas
    Ambos comparten numerosos paralelismos. A Saber :
    Oberyn es consejero de la moneda. Barcenas tesorero
    Ambos buscan venganza. Oberyn de la mano del rey, Tywin Lannister. Barcenas del presidente del P.P, Marianico Rajoy.
    Ambos acaban mal. Oberyn con la sesera reventada. Barcenas en Sing-Sing

    ResponderEliminar
  13. montena: Me gustaría decir que viene de ahí, pero no sé de dónde lo he sacado. Según la Wikipedia, fue un proyecto australiano de música experimental.

    M@nchitas: Gracias. Deja de llamarme "Tipex". Llámame Tipp-Ex.

    David: No me perdonaré haber hecho una mención a Arrow y no haber relacionado a Olly con Oliver Queen.

    Fernando Seage: Yo he leído recientemente el capítulo la batalla del Castillo Negro y tiene muy poco que ver con el episodio. Es más bien una escaramuza y los cuervos la superan con una trampa flamígera. Los personajes que intervienen también son distintos.

    JoakinMar: La batalla del Aguasnegras tenía a Tyrion, a Joffrey, al Perro y a Cersei. Punto.

    Anonimatus: Reconoce que lo único que has leído son los pies de foto.

    Alberto Blanco: Porque para abrir esa puerta se necesita un gigante muy cabreado con ansias de venganza, no un gigante ligeramente excitado por el furor de la batalla.

    Gargoyles: ¿Edd el Penas habla alguna vez? Sí que podría ser el hermano pequeño de Bronn.

    Ainara Sàiz: Es una secuencia impresionante, aunque es una lástima utilizar la guadaña sólo para matar a, ¿cuántos?, ¿tres o cuatro figurantes?

    Mixtli: Pasta se han gastado. No hay que olvidar que es una serie de televisión. El problema es que el televidente sabe que todo debería ser más impresionante de lo que se le muestra. Estamos demasiado bien acostumbrados por culpa del cine épico.

    Anónimo: Curiosa comparación, aunque no la primera que veo de este tipo. No voy a decir si desvarías, pero sí te desvías un pelín del tema. Este blog tiende a ser apolítico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpad, fue la euforia al ver el cierre de temporada; de ahora en adelante le llamaré "Sr. Tipo de la Brocha" ó Tipp-Ex con el respeto y cariño de siempre(me fascinan tus reseñas); a menos que prefieras que te llame **************, que es tu verdadero nombre, aunque al leerlo me arriesgo a perder la cordura =).

      Eliminar
  14. estoy desando leer tu opinion de el ultimo capitulo de la temporada para mi con el de la boda roja y el de la muerte de ned stark el mejor capitulo de la serie asta el momento

    ResponderEliminar