30 de junio de 2014

X-Men: Días del futuro pasado

Entre enero y febrero de 1981, muuucho antes de que tú nacieras, incluso antes de que tú y yo naciéramos, pero no antes de que nacieras, carcamal, Chris Claremont y John Byrne publicaron una de las historietas más populares de La Imposible Patrulla-X. La llamaron Días del futuro pasado.

Sólo el título ya da que pensar, ¿verdad? Vamos a ponerlo en mayúsculas y negrita para darle mayor énfasis: DÍAS DEL FUTURO PASADO. La leche en polvo; sí, señor.

En este cómic de dos números, Kitty Pride viaja al pasado para evitar que Mística y su nueva Hermandad de Mutantes Diabólicos asesinen al senador Kelly y desencadenen sin pretenderlo la aprobación del Acta de Control Mutante de 1988 y, a la larga, una distopía futurista en la que los centinelas dominan los Estados Unidos y el país se encuentra al borde del apocalipsis. Me refiero a un apocalipsis nuclear, no al enemigo de la Patrulla-X al que había que dar para el pelo en el videojuego X-Men vs. Street Fighter.

En 1993, la idea de Claremont y Byrne se adaptó en un episodio doble de la serie de dibujos animados en el que Bishop ocupaba el lugar de Kitty como recadero del futuro. Y en 2014, Bryan Singer, el director de las dos películas buenas de la Patrulla-X y de la película más sosa de Superman (El Hombre de Acero tiene sus momentos, y al menos con Superman IV me río), ha llevado esa historieta al cine en una película sólida y espectacular que goza del mejor plantel de actores imaginable. ¿Cómo es de buena? Tanto como una jugosa Cheesy Bacon Cheeseburguer.



La premisa de la película, que queda bastante clara en el tráiler, es la misma que la del cómic: el futuro de los mutantes da asco y alguien tiene que viajar al pasado para impedir que se pulse el interruptor que puso en marcha la máquina de Goldberg.

Os suena familiar, ¿verdad que sí? Es el mismo argumento que el de la película Terminator (y otras muchas cintas de ciencia ficción) sólo que con el futuro de los mutantes en juego en lugar de la raza humana y sin el T-800 haciendo la vida imposible a Kyle Reese. Singer incluso habló con James Cameron sobre cómo tratar los viajes en el tiempo sin meter mucho la pata para conseguir que el espectador salga del cine creyendo que lo que ha visto tiene algún sentido. Según cuentan, charlaron sobre la teoría de las cuerdas cósmicas, los multiversos y otras zarandajas que no pretendo entender.

Ojalá Singer hubiera hablado también con Robert Zemeckis. Cualquier película mejora cuando añades monopatines voladores y tiburones en 3D.

¡Qué fuerte, Doc!

Volviendo al cómic un momento, el principal cambio con respecto a la película es que en ésta el Hombre-X cuya mente se intercambia con la de su yo del pasado para advertir a sus colegas de que se va a ir todo al cuerno, no es Kitty Pride, sino Lobezno.

El motivo de esta sustitución es evidente. Aparte de que si Ellen Page retrocediera hasta 1973, tendría -14 años, y de que los fans de Juno no son la clase de público que va dos veces al cine a ver una peli de superhéroes, Lobezno ha sido el protagonista indiscutible de esta saga cinematográfica desde sus comienzos en el año 2000.

¿Nunca os habéis preguntado qué clase de impresora imprime esos carteles tan grandes?

A lo largo de estos catorce años, Hugh Jackman ha interpretado a Lobezno incluso más veces que Sean Connery a James Bond, y el australiano no sólo ha hecho suyo al irascible mutante canadiense, sino que además tiene mucho tirón en taquilla. Quien no quiera ver a Jackman interpretando a Lobezno en El viejo Logan un día de estos, no sabe nada.

A lo anterior hay que añadir que Bryan Singer, como cualquier otro hombre o mujer con buen gusto sobre la faz del planeta, está loquito por los huesos de Hugh Jackman. Y eso justifica su protagonismo y cualquier plano de su torso velludo y tonificado, de sus hombros nervudos y de sus portentosas posaderas. Este comentario tan gay no lo ha patrocinado la revista Hunter.

¿Es la constelación del Carro lo que veo en su tórax? ¡Kenshiro!

Sin embargo, Lobezno no es el centro de atención de la película ni el héroe que salva el día. Es sólo el medio del que se sirve el guión para adentrarse una vez más en el conflicto que existe entre el Profesor X y Magneto, con Mística dando piruetas entre ambos sin saber qué camino tomar.

Al retroceder en el tiempo, Lobezno se convierte en el pez fuera del agua y se pone al mismo nivel que el espectador, sirviendo así de hilo conductor a la historia sin ser el protagonista. Este es uno de los muchos aciertos del guión firmado por Simon Kinberg. Otro de ellos es que Jennifer Lawrence vaya semidesnuda la mitad del tiempo que sale en pantalla. Exigencias del guión, le dijeron. Lo que sea.

Aun así, la ex del tío Jesse estaba más buena.

La película alterna escenas del año 2023 en el futuro, donde nadie paga las facturas de la luz y todo el mundo viste de cuero negro, con escenas del año 1973 en el pasado, donde chalalalalá, un rayo de sol, oh-oh-oh, me trajo tu amor, oh-oh-oh, y la gente viste camisas estampadas, pantalones de campana, minifaldas y zapatos con plataforma. A los amantes de los estilos retro os encantarán el diseño de producción y el vestuario de esta parte del filme.

¿A quién podrían no gustarle los años 70?

Las escenas del futuro postapocalíptico están protagonizadas por el reparto de las tres primeras películas de X-Men, incluyendo al capitán Picard y a Gandalf, achacosos a más no poder, pero todavía carismáticos. Al plantel habitual se incorporan además cuatro nuevos mutantes: Sendero de Guerra, Mancha Solar, Bishop y Destello. Entre los cuatro deben de decir como tres frases en total, y parece que sólo estén ahí para que los fans de los cómics puedan reconocerlos.

En este futuro oscuro y desolador, unos centinelas casi invencibles que dan mucho canguelo cazan sin piedad a los pocos mutantes que quedan vivos, pero no para encerrarlos en campos de internamiento y mandarles a hacer recados como en el cómic, sino para exterminarlos de la manera más cruel y abominable posible. ¿Perforación torácica? Sí. ¿Decapitación? Sí. ¿Desmembramiento? Sí. ¿Cremación facial? También.

Esta cacería implacable da pie a dos escenas de acción espectaculares, una nada más empezar la película y otra al final, que incorporan un alucinante y original despliegue de poderes mutantes donde el trabajo en equipo es la clave. En este aspecto, diría que la película supera incluso a Los Vengadores de Whedon, aunque ésta sigue siendo más divertida.

Creo que se están liando con los poderes.

En la Norteamérica de 1973, la cosa avanza con más serenidad y es donde realmente se desenvuelve la trama. No todo va a ser batallas morrocotudas y pirotecnia, ¿no? Aquí es donde entra en escena la joven plantilla de X-Men: La primera generación, o al menos la que ha sobrevivido a la criba realizada por Singer y Kinberg. Espero que no fuerais muy fans de Emma Frost y su escuetísimo uniforme porque no le vais a ver el pelo. Al menos sé que Banshee nunca ha tenido fans; esas alas de ardilla voladora le pierden.

Fassbender y  McAvoy están geniales en sus respectivos papeles y son el eje en torno al que gira el filme, especialmente el segundo, que se muestra como un hombre hundido, medio yonki y fan de las lámparas de lava, que debe recuperar la esperanza para salvar a la humanidad y a la... ¿mutandad? Esto no acaba de sonar bien.

En este pasado discotequero encontramos también al villano de la función: Bolivar Trask, encarnado por Peter Dinklage, un actor del que quizá hayáis oído hablar por su papel de Tyrion Lannister en la serie de la HBO Juego de Tronos. A mí ni me suena.

Trask no es el típico malo de los dibujos animados y ni siquiera le tiene tirria a los mutantes como su homónimo de las viñetas. Simplemente es un hombre convencido de que el homo superior acabará conduciendo al homo sapiens a la extinción, y cree que la única manera de evitar este destino es apiñando a la humanidad contra ese enemigo común. Y para alcanzar este propósito cuasihitleriano, todos estamos de acuerdo en que no hay nada mejor que construir unos robots gigantes y programarlos para aplastar mutantes. ¡Es lo más divertido!

Los bigotones deberían volver a ponerse de moda.

Mística, que trabaja en plan freelance desde que encerraron a Magneto por el asesinato de JFK (pudo no ocurrir así), está decidida a dar matarile a Trask por haber utilizado a mutantes como conejillos de indias en sus experimentos y por suponer una amenaza para cualquier portador del gen X.

El problema es que si Mística mata a Trask, nadie podrá hacer de elfo en la fiesta de Navidad de la empresa y, además, se iniciará la cadena de acontecimientos que desembocarán en ese futuro chungo del que los mutantes no quieren ni oír hablar. Para que esto no ocurra, la Patrulla-X del año 2023 envía a Lobezno a través del tiempo con la misión de convencer al Profesor X y al Magneto de los años setenta de que deben unir sus fuerzas para prevenir el asesinato de Trask. Y a partir de ahí la cosa se lía cosa fina.

En cuanto a las escenas de acción de los años setenta, son menos intensas y dramáticas que las del futuro y sirven más como vehículo para llevar la historia al siguiente punto que para impresionar al público. Aun así, una de ellas se lleva la palma por original. Si ya habéis visto la película, sabéis a qué escena me refiero. La "carrera" de Mercurio en la cocina del Pentágono al son del Time in a Bottle de Jim Croce probablemente sea una de las escenas de acción más sorprendentes, divertidas e incluso artísticas que hemos visto jamás en una cinta de superhéroes.

Pura genialidad.

Incluso dejando a un lado la acción, lo más importante es que la historia engancha y te preocupas por los personajes. Además, a pesar de los viajes en el tiempo, la trama se desenvuelve de forma comprensible y coherente, no es una secuencia de escenas deslavazadas puestas la una detrás de la otra como en The Amazing Spider-Man 2: El poder de las cosas que pasan porque sí.

Esto no significa que no haya detalles que chirríen, como que el poder de entrar en fase de Kitty Pride le permita ahora enviar la consciencia de una persona a través del tiempo (en el cómic, es la novia telépata de Franklin Richards quien tiene ese poder), o que Industrias Trask se sirva de la habilidad de Mística para que los centinelas puedan replicar cualquier poder mutante (¿no era ese precisamente el poder de Pícara?). Pero las pocas licencias que se toma la historia se le perdonan. Al fin y al cabo estamos ante una peli en la que Richard Nixon es presidente de los Estados Unidos. Todo es posible.

No perdáis la oportunidad de verla.

10 comentarios

  1. ¿Y no aprovechan el poder de Pícara/Anna Paquin de controlar ejércitos de aves? #VolandoLibre

    ResponderEliminar
  2. Vengo de sufrir un infarto con el partido de Grecia-Costa Rica, cosa que no entiendo aún, no tengo ninguna relación con los dos países. Puto mundial.
    Vayamos a lo bueno, a pesar de ser un gran fan de los X Men me pierdo con tantos cambios y tantos años de los comics por eso me alegro que alguien vaya poniendo orden.
    Los cambios que se realizan respecto a los comics no importan y, como dices, Lobezno es el puto amo. Que viaje él en el tiempo. Más pectorales que vemos.
    Las escenas de acción del futuro son brillantes, te dejan con ganas de más, espero que las alarguen en la versión extendida en el DVD. Con Quicksilver lo han bordado ya tienen un nuevo cliché cómico para las siguientes películas.
    Yo salí encantado del cine, la película tiene un pequeño bajón en el medio pero mantiene el ritmo muy bien. Espero con ganas ver a Apocalipsis.

    Otra cosa, si quieres ver una gran película de viajes en el tiempo mira los Cronocrímenes de Nacho Vigalondo. Magnífica película. Y si la ves también te puedes animar a comentar la película que estrena esta semana, Open Windows, que tiene buena pinta. Sale Frodo pero sobretodo sale Sasha Grey, no digo más.

    ResponderEliminar
  3. No la he visto aun, y mira que le tengo ganas. He obviado ciertos párrafos por contener detalles del argumento, pero por lo leído queda claro que esta bien. Había leído muchas criticas que no la ponían muy bien. Pero de ti me fío.

    La Lawrence me parece guapa, pero mira que no me llama mucho. en cambio, la otra Mística me parecía mejor. Mucho mas sensual y se tiraba mas tiempo desnuda. Eso es un plus a tener muy en cuenta.

    La pregunta que tengo yo es que van a hacer con Estela Plateada, ya que también va a salir en Los Vengadores 2!!!! como han hecho Fox y Disney para tener ambos al mismo personaje. dinero????

    Bueno acabo aquí, buena reseña y te pregunto si has visto Al Filo del Mañana de Tom Cruise. Esta muy chula y también hay viajes en el tiempo. De hecho es como El Día de la Marmota de Bill Murray, pero en una guerra futurista contra aliens.

    ResponderEliminar
  4. Allá por el 81 era un chiquillo que se divertía con el colorido de los trajes de la serie retransmitida de Batman de Adam West y un poco con las caricaturas de Spiderman, Spiderwoman, Capitan America de United Artist me parece.
    Mistica sigue en su papel de enigmática y salvaje(felina), la anterior me parecía más sexy, aunque la actual cumple con su personaje y no está tan mal, sólo que de mutante no le resulta su belleza.
    No me cuadra el deterioro que sufren los personajes en un par de décadas, de plano envejecieron muy feo y perdieron tenacidad horriblemente(sobre todo Profesor X); les falló un poco esa parte de la caracterización.
    Yo fui fan de la serie de los noventas, aunque no fuera violenta y nunca había sangre, a lo mucho liquido verde; la peli se adapta como bien dices, el argumento es pasable y los FX siempre espectaculares....los Centinelas no se parecen mucho pero si cumplen con las espectativas.
    ¿cuando te animas a realizar una microreseña del arcade noventero de los X-men? ese que se adapta a la serie de dibujos animados y el de Spiderman(donde sale catwoman, captain nemo y Venom) son rescatables.

    ResponderEliminar
  5. Habrá que verla. Me sorprendió mucho ver al que hace de Tyrion como Bolivar Trask, no pude evitar pensar que el tamaño de los robots gigantes sea para compensar su altura. Un detalle poco conocido es que este villano es pariente de Tony Stark, de hecho si nos fijamos nos daremos cuenta que los apellidos Stark y Trask son anagramas.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo que disentir en esta ocasión, no puedo hablar demasiado bien de la película si el momento que más me gustó fue el cameo de Star Trek XD.

    Me parece demasiado batiburrillo, con un protagonismo repartido entre personajes y tramas algo forzado (amen de que me parece ridículo todo lo que rodea a Mística, la importancia de su primera muerte y esos poderes mágicos dignos de Darwin o Pícara que ahora parece tener).

    Tampoco entiendo el entusiasmo por la escena de Mercurio. Tiene su gracia, pero me parece que se pasan con lo exageradamente poderoso que resultaría... y luego eso mismo hace que me parezca ridículo que permitan que se vaya a su casita como si nada.

    ResponderEliminar
  7. kei: No lo pillo. Apuesto a que Volando libre es una película de Anna Paquin, pero prefiero castigar mi ignorancia con la incomprensión de la referencia. Así aprenderé.

    Mixtli1984: Dicen que en el DVD habrá escenas de Pícara. Se ve que hay a alguien al que todavía le puede gustar Anna Paquin, ¡y mira que es sosa la condenada!

    Apunto las recomendaciones. Es todo lo que puedo comprometerme hacerse con esta agenda tan apretada que tengo. Gracias.

    JoakinMar: Suerte que no he destripado gran cosa. Cuando dices Estela Plateada, te refieres a Mercurio, ¿verdad? En realidad, no tienen al mismo personaje. O sí, pero no exactamente. Disney tiene al Mercurio de los Vengadores, y Fox al Mercurio mutante.

    No, no he visto esa peli de Tom Cruise, pero vista una suya, vistas todas.

    M@nchitas: ¿Un par de décadas? Yo cuento cinco, como lobitos tenía la loba detrás de la escoba.

    De los videojuegos que mencionas, apenas probé el segundo. Tengo que tener muchas ganas para ponerme a reseñar un beat 'em up. O ansias de violencia. Y ahora estoy muy tranquilo.

    Anonimatus: Creo que Robert Downey Jr. calza la misma talla de zapato que Peter Dinklage, pero Tony Stark y Bolivar Trask no son familia.

    eter: ¡Si es que no tenías que haber escrito la reseña antes de verla, hombre! Tú mismo te convenciste de que sería ni fu ni fa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento discrepar pero Stark y Trask son realmente familia (primos lejanos), lo reveló el propio el propio Claremont en X-Men Forever. Si bien tiene lugar en un universo alternativo eso no cambia que era exactamente igual que el oficial (el 616) hasta el punto de divergencia.

      Eliminar
  8. La pelicula mola cantidad...................pero debo admitir que me gusto mas TAS 2.......................si disparenme..................aun asi creo que eso de "el poder de las cosas que pasan porque si" es mas para spiderman 2 de Raimi

    ResponderEliminar
  9. Hacia tiempo que no me divertía tanto con una peli de super-héroes, la verdad es que cuando vi el cómic era un lió seguir tantas lineas temporales distintas y en la peli lo han solucionado , Peter Dinklage , hace un buen papel pero lejos del nivel sublime que da en juego de tronos, por ponerle un pero tal vez demasiadas sub-tramas que no van a ninguna parte, esperemos que este director sea el encargado de las próximas pelis de x-men por que le ha devuelto la dignidad que la saga perdiera con x-men 3

    ResponderEliminar