2 de julio de 2012

Spider-Man: El sorprendente Hombre-Araña (1977)

Seguramente a estas alturas ya habréis visto algún tráiler de la nueva película de Spider-Man, un reinicio de la franquicia que volvió a poner a Sam Raimi en el mapa de Hollywood y que Sony ha dejado ahora en manos del director Marc Webb. Look a lo Crepúsculo, zapatillas deportivas, skateboarding y un Lagarto que recuerda a los goombas de la peli de Super Mario Bros. Visto lo visto, mis expectativas no podrían ser más bajas.

Sin embargo, lo que me trae hoy aquí no es este estreno inminente y potencialmente decepcionante, sino otra película protagonizada por el superhéroe creado por Stan Lee y Steve Dikto en las páginas del Amazing Fantasy #15, y que se emitió hace ya la friolera de 35 años.

En efecto, antes incluso de que Raimi dirigiese la mediocre trilogía protagonizada por Tobey "Muecas" Maguire, el Hombre-Araña ya tuvo su momento de gloria con actores de carne y hueso. Os hablo de... ¡El sorprendente Hombre-Araña!, la serie de televisión de la CBS. Es una suerte que poner exclamaciones sea gratis, porque no las merece.

La serie, como todas, tuvo un piloto. Pero no un piloto cualquiera, sino un telefilme de hora y media producido por Columbia Pictures Television que, en España, incluso llegó a estrenarse en las salas de cine. Como dice el póster: "Por primera vez en la pantalla... el super-heroe favorito del mundo vive fabulosas aventuras". El subrayado y la ausencia de tilde en la primera e de "héroe" no van a evitar que nos fijemos en que alguien se olvidó de dibujarle la telaraña a Spider-Man en la mano izquierda y que, por su culpa, el "favorito del mundo" podría pegarse el morrazo de su vida. Y de aquí en adelante, la cosa empeora.

Empecemos por los títulos de crédito. Con un tema entre funky y disco sonando de fondo y que pegaría más en una serie policíaca o en una película porno, los nombres del equipo y el reparto van apareciendo sobre un fondo negro en el que hay dibujada una telaraña al mismo tiempo que Spidey trepa por un edificio en un pequeño recuadro que se va moviendo de un lado a otro de la pantalla .

No nos hace faltar ver más para saber que la película va a ser una putísima mierda, donde "putísima mierda" es un eufemismo para aberración inefable y asquerosa producida con las vueltas del pan que solo puede gustarte si eres tan ingenuo como un crío y todavía guardas aquellas sábanas de Spider-Man que te compraron en 1984.

El traje de Spidey no es mucho mejor que el del Spider-Man gordo de la Plaza Mayor, y es que, por mucho que cuadre con el hecho de que Peter lo haya diseñado y confeccionado él solito, el conjunto rojiazul es cutre como el solo. Pero lo realmente chungo es que la escena está rodada con una pared falsa colocada sobre el suelo, recurso que ya se utilizaba en la warholiana serie de Batman de los sesenta, la de los "POW!!", "WHAP!!" y "THWACK!!", y que denota una pobreza técnica y una falta de imaginación importantes. Además, da la impresión de que Spider-Man estuviera buscando una lentilla. Si no es eso, ya me diréis qué coño hace dando vueltas sin parar por la fachada.


Por supuesto, una secuencia de créditos tan "espectacular" solo puede ser el anticipo de lo que está por venir, y enseguida comienza la película.

Dos ciudadanos corrientes abandonan repentinamente lo que están haciendo para atracar un banco. Entre la música esotérica que nos ponen de banda sonora y las caras de pasmados de los dos tipos, es evidente que están en trance. No obstante, por si el espectador es un poco corto o ya ha visto la película y su cociente intelectual ha caído en picado, la cámara enfoca el misterioso pin que ambos llevan en la solapa de la chaqueta al tiempo que la música va en crescendo. El pin sirve como instrumento de control mental, por si no lo habíais pillado.

Tras cometer el robo, los involuntarios criminales estrellan su coche en un callejón, donde otros dos hombres que llevan la palabra sicario escrita en la frente recogen el botín y los pines. Me permito apuntar que uno de los sicarios es el fallecido Len Lesser, que interpretaba al tío Leo en Seinfeld.

Sigh. Ojalá estuviera viendo Seinfeld...

Jerry, ¿te he dicho ya que tu primo trabaja ahora para el alcalde?

En las oficinas del Daily Bugle, el editor J. Jonah Jameson, casi tan intratable como su equivalente de las viñetas y un poco más alopécico, rechaza unas instantáneas que le ha traído el joven fotográfo Peter Parker (Nicholas Hammond, uno de los niños con pantalones tiroleses de Sonrisas y lágrimas) porque no necesita fotos bonitas, sino "fotos que se salgan de la página", ¡noticias! ¡emociones!

En los setenta, por lo que se ve, los periódicos eran muy selectivos con lo que publicaban. Más o menos como ahora. Por eso, el divorcio de tom Cruise y Katie Holmes y un atículo de opinión titulado "Te queremos, Sara [Carbonero]" fueron las dos noticias más leídas de la edición digital de El Mundo esta mañana, seguidas muy de cerca por la historia del rescate de un perro atacado por una cabra en Navacerrada. A eso le llamo yo periodismo de investigación.

¿Sabías que... 
Betty Brant, la secretaria de Jameson, fue el primer rollete de Peter Parker, antes que Gwen Stacy? Cuando el puesto de Betty en el Bugle quedó vacante, lo ocupó Glory Grant, otra amiga de Peter. En la serie de TV, Glory saldría a partir del segundo episodio, pero se llamaría Rita Conway. ¿Por qué? Porque sí.

Joe "Robbie" Robertson, redactor-jefe y personaje recurrente en los cómics (aunque aquí solo aparecería en el piloto), entra en el despacho de Jameson con noticias calientes: un pirado ha enviado una nota asumiendo la autoría del reciente atraco y amenazando con hacer "autodestruirse" a diez neoyorquinos si no le entregan 50 millones de dólares.

¿Autodestruirse? Este villano ha visto demasiados episodios del Inspector Gadget

¿Desde cuándo trabaja aquí un negro?

Nada más salir del edificio del Daily Bugle, Peter se dirige a la universidad para hacer ciencia. Ya sabéis, con probetas, líquidos de colores y material radiactivo.

Yo, como soy de letras, nunca he trabajado con átomos e isótopos, pero estoy convencido de que Peter y su compañero de laboratorio están violando algunas normas de seguridad. Lo sé, porque incluso Homer Simpson usa guantes.

A mitad del experimento, una araña que estaba viviendo su gran aventura en Nueva York resulta bañada por la radiación y acaba picando a Peter... que se queda calvo, estéril y muere entre horribles estertores en la sala de oncología del Hospital Presbiteriano de Nueva York. O adquiere superpoderes, vosotros me diréis qué tiene más sentido.

♪ La araña pequeñita subió, subió, subió, vino la lluvia y se la llevó... ♪

Poco después, en la calle, otro honrado ciudadano asalta un furgón blindado bajo los efectos de la hipnosis y, siguiendo el modus operandi de la gran mente criminal detrás de esta ola de robos, se dispone a empotrar el coche de la huida en un callejón. ¿Qué diferencia hay con la escena anterior? Que Peter está en la trayectoria del vehículo y que cada vez nos importa menos lo que pase a continuación.

Sucesivos cortes de cámara alternando entre Peter con cara de empanado y el coche, y un sonido como de radio escacharrada, nos dan a entender que su sentido arácnido está alertándole del peligro. Muy impresionante, de no ser porque se hubiera enterado igual mirando a ambos lados antes de cruzar la calle.

¡Mi sentido arácnido me alerta! ¡Esta peli es un truño!

Peter echa a correr con el vehículo pisándole los talones a unos diez kilómetros por hora y, antes de que el coche lo atropelle a esta velocidad de vértigo, ¡se pega a una pared y trepa por ella!

Después de que el tío Leo y su compinche recuperen el botín, Peter aprovecha para sacar algunas fotografías del coche siniestrado. Y sí, no me he saltado nada; esto es lo primero que hace después de enterarse de que tiene superpoderes. Es como si Clark Kent descubriese que puede volar y se sentara a ver reposiciones de Luz de luna.

¿Sabías que... 
el origen de los poderes de Spider-Man en el telefilme es distinto del que aparece en el famoso Amazing Fantasy #15, pero coincide con el de las tiras de periódico que publicaron Stan Lee y John Romita un mes antes de emitirse la película en televisión? ¿No? Enhorabuena, es posible que tengas una vida.

Cuando Peter despierta a la mañana siguiente en casa de su tía May, se decide por fin a probar sus habilidades, y en un alarde de discreción, lo hace a plena luz del día trepando por el tejado y la fachada de la casa. Me pregunto qué pensarán los vecinos.

Martha: Harold, ¿no es ese el sobrino de May Parker?
Harold: No sé, a mí todos esos hippies me parecen iguales.
Martha: ¡Harold, está subiendo por las paredes!
Harold: Seguro que está drogado.

Estas tomas, por cierto, se rodaron con Hammond gateando por una pantalla azul en la que luego se proyectó la imagen de la casa. La sensación de profundidad es más o menos similar a la que tiene uno mirando muy de cerca una pared.

¿Debo recordaros que este mismo año se estrenó La guerra de las galaxias?

Después de esta pequeña demostración, Peter sale a la calle para poner a prueba sus habilidades otra vez. Esto nos conduce al tercer y último tipo de efecto visual que los chicos de efectos especiales utilizaron para las escenas de escalada: el especialista que finge que gatea por una pared mientras tiran de él con unos cables. Lo único bueno que se me ocurre decir es que al menos se esforzaron en lograr que Spider-Man resultara creíble. No lo consiguieron, pero se esforzaron.

Peter aún está trepando cuando su sentido arácnido le transmite imágenes de un ratero robando el bolso a una señora. No recuerdo que el sentido arácnido funcionase así en los cómics, pero a lo mejor si ladea la cabeza hacia la izquierda, también puede sintonizar el canal Historia.

¿Sabías que... 
el sentido arácnido de Spidey es tan sensible que le advierte hasta del más ligero percance, como tropezar con alguien en la calle? Sin embargo, no le indica la naturaleza del peligro, así que si, por ejemplo, reacciona mientras intima con una chica, no sabe si es porque el condón es defectuoso o porque ella tiene sífilis.

Sin despegarse de la pared, Peter reprende al ladrón, que, al ver al chaval ahí encaramado, se queda clavado en el sitio hasta que lo detiene la policía. ¡Acción trepidante!, casi tanto como tu abuelo tomando sopita.

Por otro lado, y a poco que conozcáis al personaje, os habréis percatado de que el punto de inflexión que le llevó a convertirse en superhéroe brilla por su ausencia. No me refiero, obviamente, a la picadura de araña, sino a la muerte del tío Ben, que aquí debe de estar de viaje con el Imserso. Me figuraré que Peter se acaba haciendo superhéroe por la misma razón que David Bowie se hizo cantante: le gusta cómo le quedan las mallas.

Conocí a un Roy en la universidad. Ahora está en busca y captura.

Con la esperanza de ganar 46 pavos para comprar unos condensadores para el transmisor que está construyendo, Peter lleva sus fotos más recientes al Daily Bugle. Jameson vuelve a rechazarlas y le dice que lo que él quiere son imágenes de ese Hombre-Araña del que habla la gente, si es que existe.

Peter le asegura que él lo ha visto y que "hace todo lo que hace una araña, subir por las paredes y tejer telas". Y es "muy, muy fuerte", añade.

No es por ser puntilloso, Peter, pero, en primer lugar, todavía no has tejido ninguna tela ni dado ninguna muestra de súper-fuerza, y en segundo lugar, salvo que hayas envenenado e inyectado tus jugos digestivos a los CornFlakes antes de desayunar, no haces todo lo que hace una araña. Ahora bien, a trepar se ha hinchado, como las lagartijas.

¿Fotos de una masacre en una universidad de Bangkok? ¡Nuestros lectores ni siquiera saben dónde está eso!

Jameson le dice que vuelva cuando tenga una foto de Spider-Man, así que Peter decide hacerse un disfraz con el que nadie pueda reconocerlo. Eso sí, visto el resultado, yo diría que no solo consigue lo que se propone, sino también que nadie quiera llegar a conocerlo jamás. Ni estar cerca de él siquiera, no vaya a ser que se les pegue algo.

No obstante, una vez más, se aprecia el esfuerzo. Imaginaos lo que le costaría a Hammond meter debajo de la máscara todo ese pelo que tiene, para que Spider-Man no pareciera el Hombre-Elefante.

¿Sabías que... 
el antifaz de Spider-Man está fabricado con espejos unidireccionales que evitan que la gente pueda ver sus ojos, para así dificultar que lo identifiquen? Ahora bien, en la película, hay tomas en las que juraría que los oculares son coladores para el té y Peter parece más el Hombre-Mosca que el Hombre-Araña.

Peter se hace varias fotografías posando disfrazado, en plan book de fotos erótico para insectófilos, y se las lleva a Jameson, que en ese preciso momento recibe información de un tercer atraco y manda a Peter a cubrir la noticia.

Esta noche triunfas, monada.

En el lugar de los hechos, Peter se reencuentra con el capitán Palmer, el típico poli tocapelotas que la toma con el protagonista sin ningún motivo aparente. Y sí, he dicho REencuentra. No he hablado antes del capitán presumiendo que si os estáis leyendo esta entrada, es probable que no os preocupen esa clase de detalles o, de lo contrario, simplemente veríais la película. De hecho, si lo menciono ahora, no es por su relevancia en la trama, sino porque me he dado cuenta de que le dobla el mismo actor que doblaba en España al detective Colombo. Me encanta Colombo.

Cuando Peter se acerca al coche accidentado, se da cuenta de que todavía no han sacado al conductor, que casualmente es un profesor de su universidad. Usando, ahora sí, la fuerza proporcional de una araña, Peter arranca el volante para liberar a su mentor. Y esta es la mayor demostración de fuerza que hace en todo este telefilme. Los poderosos Vengadores no ven el momento de que se incorpore a sus filas.

Solo una cosa más...

Judy, la hija del profesor (Lisa Eilbacher, a quien quizá recordéis de Superdetective en Hollywood), se presenta en el lugar del accidente. Supongo que porque ella está muy buena y Peter muy necesitado, nuestro héroe en ciernes la acompaña al hospital a ver a su padre. Y es una suerte, porque, en ese momento, el villano en la sombra utiliza el pin diabólico para obligar al profesor a tirarse por la ventana. ¿Quién podría evitar el desastre si no el Hombre-Araña?

Peter sale corriendo, se pone su traje de saltimbanqui detrás de unos arbustos, gatea muy lentamente por una de las paredes del hospital hasta el tejado (pese a que el profesor está algunas plantas más abajo), corre por la azotea hasta situarse por encima del profesor y desciende muy lentamente por la pared para cogerlo como si fuera un fardo y subirlo hasta la azotea, donde lo deja en manos de la policía.

Sinceramente, no acabo de ver que esto de trepar funcione. Hubiera tardado menos entrando en el hospital y cogiendo el ascensor.

¡Pose dinámica!

Aunque no entiendo a las mujeres ni quiero hacerlo (las prefiero como misterio indescifrable y reto perpetúo), voy a suponer que o bien Judy siente algo por Peter, o bien tiene un tumor del tamaño de una manzana en el cerebro, porque lo siguiente que hace es ir a visitarlo al Daily Bugle. Esto significa que nuestro héroe todavía está a tiempo de anotarse un tanto. A no ser, claro está, que se le ocurra pedirle dinero a Judy, que es exactamente lo primero que hace nada más verla. No hace falta saber mucho de mujeres para darse cuenta de que pedirles dinero antes de la primera cita no es una gran idea, y a partir de la segunda, es mejor sacárselo directamente del bolso sin decirles nada. Nunca saben cuánto llevan en la cartera.

Afortunadamente para Peter, esta es una película donde la lógica es optativa, y Judy responde que prestarle dinero es lo menos que puede hacer por él dado lo mucho que la ha ayudado. ¿Ayudado a qué? ¿A sacar fotos de su padre cuando estaba moribundo para que las publiquen en el periódico asociándolo con la reciente ola de robos, manchando así su prestigio de forma irreversible? ¿O es que ella ha adivinado que Peter Parker es Spider-Man solo mirándole el culo? A mí que me lo expliquen.

¿Sabías que... 
antes de adquirir sus poderes, Peter era un chico tímido e inseguro? Desde entonces docenas de chicas han caído en sus redes: Betty Brant, Liz Allen, Gwen Stacy, Mary Jane Watson, la Gata Negra, Debra Whitman, Cissy Ironwood... Nada como que te pique una araña radiactiva para mejorar tu vida sexual.

Sin venir a cuento, y para que la trama avance aunque sea a empellones, Judy le pide a Peter que la acompañe a un cursillo de "potencial humano" al que solía ir su padre y hable con el líder del grupo, el señor Byron.

Yo una vez me apunté a un curso de formación de ese tipo. Te prometían expandir tus horizontes, impulsar tus capacidades y desarrollar tu talento. Cuando salí, estaba dispuesto a entregar todos mis ahorros al Venerable Maestro Gurbachan a cambio de una promesa de paz interior y un billete de ida a Ganímedes; pero me enteré a tiempo de que tenían prohibido comer animales y que las orgías estaban reservadas a los iniciados de Nivel III, y me largué con viento fresco. Ahora estoy pensando en unirme a un grupo más refinado, como los Adoradores de Seth. Creo que tienen hasta un club de lectura. ¡Y las mujeres están obligadas a ir en topless!

¿De verdad te gustan los treintañeros sin blanca que viven en el ático de su tía?

En el curso, Judy y Peter conocen a Byron (Thayer David, al que vimos con Clint Eastwood en Licencia para matar), que tiene la clase de rostro que uno asocia a asesinos en serie, megalómanos y ministros del gobierno. En otras palabras: es el malo.Pero es que aunque quisiéramos darle el beneficio de la duda e ignorásemos que todos sus alumnos llevan el dichoso pin, la película se carga de golpe todo el suspense cuando la cámara enfoca a Byron con un contrapicado al tiempo que suena un acorde musical de pura maldad. Si las cortinas de la sala no hubieran estado echadas, habrían añadido relámpagos y truenos.

Aun así, es bastante patético que el malo de la función sea un hombre maduro con sobrepeso, y la ausencia de supervillanos es precisamente uno de los mayores lastres de la película. ¿Tan modesto era el presupuesto que no podían permitirse utilizar a personajes como Kraven o el Camaleón? ¡Incluso hubiera bastado con pagarle un corte de pelo a Thayer David para que se pareciese a Kingpin!

¡¡¡MWAHAHAHAHA!!!

Dado que Judy y Peter todavía no son miembros oficiales del grupo, Byron les pide amablemente que se marchen antes de comenzar la sesión psicodélica de lavado de cerebro. Y a pesar del sospechoso comportamiento que demuestra Byron durante su visita, Judy está deseando volver para apuntarse al grupo. ¿Su motivación? Lo pone en el guión.

Tras separarse en términos bastante vagos de su nueva amiga, nuestro héroe descarga su frustración sexual inventando un lanzarredes. Sí, uno, no dos, y además parece un dispensador de hilo dental y funciona como una vulgar liana. ¡El espectacular Spider-Man, amigos!


Probaré el invento en este parque público, donde nadie pueda verme.

Más tarde, y por aquello de que esto se dirija a alguna parte, el sentido arácnido de Peter conecta la frecuencia de microondas que ha estado recibiendo en su aparato casero de captar señales de microondas (ajá) con la máquina de control mental de Byron, de la que recibe imágenes en forma de flashes. Muy útil ese sentido arácnido, sobre todo para ahorrarse la parte de escribir un guión sólido y coherente.

¿Sabías que... 
después de la saga Desunidos, Spider-Man podía comunicarse con los insectos gracias a su sentido arácnido? No controlarlos como el Hombre Hormiga, solo comunicarse con ellos. ¡Imagínate la de historias que podría contarte un gorgojo de la patata! ¡Lo que nos estaremos perdiendo!

Spider-Man se lanza de nuevo a las calles con un transmisor de su invención que le permite rastrear la señal de la máquina de control mental. Naturalmente, esto significa más escenas de Spidey trepando edificios, o, lo que es lo mismo, poniendo el culo en pompa y asomando la cabeza entre sus piernas. Es como ver aquellos viejos VHS de Jane Fonda haciendo aeróbic, pero sin ponerse cachondo.

Ready? And one, two, three...

La señal conduce a Spider-Man hasta las oficinas de Byron, donde se cuela por la ventana y se topa con tres chinos armados con espadas de bambú. ¿Cómo sabían los malos que vendría? Ni idea. ¿Por qué utilizan armas de entrenamiento en lugar de espadas de verdad? No lo sé. Pero una cosa es segura: debería estar mucho más borracho para disfrutar viendo esto.

Descartando la ventana por la que acaba de entrar por motivos que me suscitan serias dudas, el rentable Hombre-Araña intenta escapar por un pasillo. Por desgracia, el camino termina en una puerta cerrada y, según parece, su fuerza arácnida no le permite derribarla, por lo que no tiene más remedio que enfrentarse a sus terribles adversarios.

Imaginaos en este punto una coreografía patética con efectos sonoros que parecen sacados de una peli de Bud Spencer y más escenas de Spider-Man ridículamente pegado a techos y paredes, y ya tendréis vuestra "gran" pelea.

¿Sabías que... 
los mayas no solo alcanzaron un altísimo nivel de astronomía, sino que también eran unos genios matemáticos que inventaron el cero, cuando los romanos todavía utilizaban largas series de letras para representar un número de cuatro cifras? ¿No? Pues quizás deberías leer menos tebeos y estudiar Historia.

Finalmente, Spidey atrapa a los matones con su red de pescar y pasa dando saltitos por encima de ellos para huir por la ventana por la que entró (¿ahora sí?) y trepar hasta la azotea. Desafortunadamente, los matones, tomando las escaleras, llegan al mismo tiempo que él. ¡Nuestro héroe, damas y caballeros!

Spidey reparte algunos mamporros extra y, finalmente, escapa balanceándose con su telaraña hasta el edificio contiguo. Lo compararía con Tarzán, pero es algo tan obvio que incluso el tío Leo se me adelanta.

Chino sorpresa.

Ya sin disfraz, Peter vuelve a visitar a Byron para seguir con sus indagaciones. Byron lo acepta en el grupo y, tras entregarle un pin de esos que hipnotizan, entra en la cámara de control mental para convencer a Peter de que nunca ha estado allí. También le ordena que el viernes que viene suba al Empire State y salte al vacío. Una máquina espectacular la que tiene ahí montada el señor Byron. Lástima que no funcione si te cambias de ropa y dejas el pin en casa con la chaqueta.

Por suerte, gracias a su cada vez más sorprendente sentido arácnido, Peter recuerda retazos de lo sucedido y, nuevamente disfrazado, regresa otra vez sobre sus pasos. En esta ocasión, sin embargo, los matones de Byron le han tendido una emboscada en la azotea (¿cuánto tiempo llevan allí esperando? ¿uno, dos días?) y cuando la película repite descaradamente los planos de su última huida, los matones queman la telaraña y Spider-Man se precipita hacia el asfalto.

¿Sabías que... 
las telarañas de Peter cambian en función de cómo pulsa el disparador de sus lanzarredes? La capacidad para endurecerse del fluido arácnido permite a Spider-Man crear no solo cables de los que columpiarse por toda Nueva York, sino también escudos, bates, esquíes, balsas e incluso ala deltas. ¡Ciencia!

Gracias a sus excelentes reflejos, nuestro amistoso vecino consigue agarrarse a una gárgola y, aunque se descoyunta un brazo, al menos no da trabajo a los pobres barrenderos, que ya bastante tienen con recoger chicles y colillas como para encima ocuparse de saltimbanquis mutantes defenestrados.

El malherido Spider-Man baja a la calle y para un taxi para volver a casa, pero el taxista se niega a llevar a un espantajo en su coche, así que Spidey acaba viajando de polizón en el contenedor de un camión de basura. Sigue sin ser peor que el Spider-Móvil.

Hola, guapo. ¿Quieres pasar un buen rato?

Por fin, llega el día en el que, si nadie lo impide, diez neoyorquinos tendrán una cita prematura con la muerte. Entre ellos están Peter, Judy y una rubia cañón que no había salido hasta ahora. No me he molestado en buscar el nombre de la actriz, pero puedo intuir su historia: ganó algunos concursos de belleza en su pueblo, se mudó a Hollywood soñando con ser la próxima Glenda Jackson, y, una vez allí, trabajó como cajera hasta que un productor la vio y decidió que era perfecta para un pequeño papel sobre el que ya discutirían durante la "cena". Creo que iré escribiendo el biopic.

Casualmente, la primera persona a la que Byron ordena que se suicide es a Peter, pero cuando éste se dispone a saltar desde el Empire State, se le cae el pin de la chaqueta y recupera el control sobre sí mismo. ¿Salvación fruto de la casualidad? ¡Este es un guión de Oscar! ¿A qué espera Marvel para hacer el remake?

Por septuagésima vez, Spider-Man regresa a la azotea que tan bien conocemos y usa su telaraña para derribar la antena con la que Byron envía su señal, evitando así los restantes suicidios inducidos.

Hecho esto, Spidey entra en el edificio en busca de Byron, al que encuentra sentado en la sala de control con cara de espectador de La Noria.

Así estaba yo al terminar la película.

¿Por qué acaba el villano con el encefalograma plano? Bueno, aunque, para el ojo inexperto, nuestro héroe solo había escacharrado la antena del Canal+, lo que sucede en realidad es que invierte las señales de microondas, provocando que la emisión hipnotizante cambie de dirección y retorne a su emisor.

Se me ha pinzado el cerebro. Digamos que tiene sentido y despidámonos antes de que esta locura vaya más lejos. Fin.

24 comentarios

  1. Tengo vagos recuerdos de haber visto esta peli de pequeño, pero lo que recuerdo es lo esperpéntio que era subiendo fachadas, que el notas apenas rozaba la pared, de como le tiraban con los cables..

    Por cierto, sin querer has puesto luz de lina en lugar de luna.

    ResponderEliminar
  2. No sé si fue esta película de Spidey la que me vi hace unos años... En esa que yo me vi salía nuestro amistoso vecino Spiderman peleándose con algo parecido a masillas... Sí, como lo lees. Lo más curioso es que me llama más esta peli que la de "The amazing Spiderman". Sí, sí, me refiero a la nueva que se estrena este mes y que nos contará OTRA VEZ lo mismo de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Para los sádicos que quieran verla aquí la dejo. Me torturaré más tarde viéndola, en fin que por ahí vi las demás.

    Saber que Spider-Man tuvo un piloto tan bochornoso me afectaría si no supiera que la mayoría de los héroes han tenido películas, tebeos, animaciones y juegos bochornosos. Pero para los que consuminos este tipo de productos es más bien una fortuna encontrarla y disfrutarla.

    Por cierto, me gustaron las spidey-notitas con toda esa información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el enlace.

      Yo también me torturaré viéndola.

      Eliminar
  4. Yo si le tengo algo de fe al reinicio de Spiderman. Al parecer, Spidey sera mas fiel al spidey original por eso de ser mas bromista y payaso con los villanos. Pero eso si, el traje nuevo es bien feo.

    A diferencia de ti Tipo de la brocha, a mi si me parece lógico que Spiderman pudiera hacer un traje como el de las películas de Raimi. Yo no soy un nerd y ni me la paso leyendo comics, pero tengo la teoría de que como las arañas son tejedoras por naturaleza, tal vez la "super costureria" vendría siendo parte del paquete de los poderes arácnidos.

    ResponderEliminar
  5. Genial el artículo. Yo recuerdo vagamente las peleas de los chinos de la peli y las redes de pescador. Pero es que el 77 no era buen año para hacer pelis de spiderman

    ResponderEliminar
  6. ¿Esto tiene edición especial en Dvd con dos discos? ¿Cuánto vale? ¿Por qué todos los que la hemos visto sólo recordamos a los chinos? ¿Qué fue de Nicholas Hammond? ¿Es verdad que el villano volverá en la próxima película de los Vengadores y dejarán de lado la memez del mierdecilla de Thanos? ¿Es normal que las uñas de los pies me crezcan cada día?

    ResponderEliminar
  7. La referencia a Seinfeld ha podido conmigo XD

    Y tengo que decirlo a raiz de ciertas propiedades equinas del primo Jeffrey...

    ¿Soy el único al que Rayo Bill Beta le parece que tiene cara de caballo?

    ResponderEliminar
  8. Victor: Luz de lina... Como diría Shin-chan, también se dice así.

    Roy D. Mustang: Había una serie japonesa, estilo sentai, en la que Spider-Man incluso tenía un súper-robot. A lo mejor fue eso lo que viste.

    LacraESECEFE: Sádicos no, ¡masoquistas! Las Spidey-notitas fueron una incorporación de última hora. No sé qué me dio.

    Carlitoxxx: A ver en qué quedan las bromitas de Spider-Man, porque como luego sea solo la del tráiler con la navajita, vamos listos. Me intriga tu idea sobre ese nuevo y ridículo superpoder.

    Miranda: Probablemente te refieras a El desafío del dragón. Era la que más pasaban por televisión.

    Macdonald: Hay edición en DVD de 8 discos con toda los episodios de la serie. Unos treinta pavos. La mayoría recordáis a los chinos porque os estáis confundiendo con El desafío del dragón. Hammond sigue trabajando en televisión. Sí, porque el poder de Thanos palidece al lado de la máquina de control mental de Byron. Muy normal, lo raro es que te crezcan tres centímetros.

    eter: Beta Ray Bill es el hijo bastardo de Thor. La madre es Sarah Jessica Parker.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno! Pulgares arriba! Claro que lo digo por el artículo y no así por la "película", permitanme aclarar. XD

    ResponderEliminar
  10. Que genial artículo. Ahora bien con cosas como esta aún existan personas que prefieran los 70 a los 80.

    Este artículo fue largo por lo visto no afecto demasiado vuestro cerebro.

    ResponderEliminar
  11. De lo más gracioso que te he leído en "Películas".

    Por lo que parece volvía más a esa azotea que yo al apartamento de Nico en el Broken Sword. Esta película la vi hace un porrón de años y solo me queda el recuerdo de Los chinos en la azotea (suena a grupo de la Movida) y de la red en que los envuelve que más que tela de araña parecía sacada del coleccionable Nudos Marineros 3. He echado un vistazo a los comentarios y es probable que yo también haya visto El desafío del dragón


    Saludetes

    P.d. Comparto tus escasas expectativas con respecto a la nueva película. Pinta que será un Spiderman emo y no el Spidey coñón del cómic que, con cada tela de araña, soltaba una parida.

    ResponderEliminar
  12. Increible reseña. Me he partido el ojal cosa mala.

    ResponderEliminar
  13. Genial, como siempre. Recuerdo hace muuuuuuchos esperando a verla en la 1 con el video preparado para grabarla... igual que con El Capitán América...

    Puedo hacer una sugerencia para una próxima entrada? Idiocracia. Creo que en unos 20 años será un clásico como hoy día es Ford Farlene.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. En la trepidante escena de la lucha contra los tres chinos culeiros armados con largos palos, si uno ve dicha escena dos veces se da cuenta que uno esta a punto de darle en la cabeza con el palo sin querer a otro de sus compinches y este aparta la cabeza instintivamente.
    En España con el estreno en los cines tuvo hasta un impagable album de cromos:
    http://elrincondeltaradete.blogspot.com.es/2010/06/album-de-cromos-spiderman.html

    ResponderEliminar
  15. Me he descojonado de la risa con este articulo... deberías de analizar las películas donde Adam West hace de Batman

    ResponderEliminar
  16. Marcos CasTro: Aclarado queda. Gracias.

    José Correa: No dirías lo mismo si supieras que el primer borrador del artículo lo escribí hace más de dos años. Mi cerebro va despacio desde entonces.

    Descastado: Estoy leyendo críticas de la nueva de Spider-Man, y no la ponen mal. Claro que lo mismo sucedió con las de Raimi y tela... Juzgaré por mí mismo cuando la vea.

    Un Tipo Bipolar: Eso está bien.

    David Sanz: No tengo Idiocracia y no creo que la compre, pero tendré tu sugerencia en cuenta si algún día la veo de oferta o la pasan por televisión.

    ElRinconDelTaradete: Qué grande ese álbum. Sabía que la peli pegó fuerte en España, pero no tanto como para sacar un álbum de cromos.

    Carlos Alvarado: Gracias. Puede que te lleves una sorpresa dentro de poco.

    ResponderEliminar
  17. Hombre, cutre de cojones, pero no me compares el presupuesto de La guerra de las galaxias, que aún sin ser alto, era fácilmente 20 veces más que el de esta peli...
    La tele de los 70 no es como la de ahora. Y en contexto, pues la gente no la vio tan mal. En España pegó... y en Europa: se estrenó como peli en todo el continente. Incluso en los EEUU convenció lo suficiente para hacer una serie... que al final se canceló por que salía MUY CARO poner tanto efecto.
    Spiderman 3 es igual de mierda... pero gastándose 200 veces ese dinero. Eso tiene un mérito.

    Context, context, context. Context is king.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escudarse en el presupuesto es fácil. Mi respuesta es: pues no haberla hecho o haberla hecho de otra manera. Hay pelis con poco presupuesto que le sacan buen partido. Añadir a un villano como los que propongo no hubiera sido difícil y habría aportado mucho a la cinta.

      Además, aunque Hammond me parece un buen Peter Parker, a su Spider-Man le falta gracejo.

      Y que conste que de crío me tragaba esta película religiosamente cada vez que la pasaban por la tele.

      Eliminar
  18. Fue un producto mediocre, pero que todo friki debe de ver, y cuando pequeño me quedaba enmobado viendola, pese a su calidad, molaria una edicion en condiciones y con la pelicula mejorada tanto tecnicamente como en montaje y doblaje.

    ResponderEliminar
  19. "Además, aunque Hammond me parece un buen Peter Parker,"

    Físicamente fue sin duda el más parecido de los 3 habidos hasta la fecha.

    ResponderEliminar
  20. A mi me encanta el Spidey setentero. Pero me he partido de risa leyendo esto!!!que bueno

    ResponderEliminar
  21. Hacía tiempo que no me reía tanto. En serio, muy bueno el artículo!

    ResponderEliminar
  22. En lo personal mi película favorita de Spider Man es El Sorprendente Hombre Araña, este nuevo remake del súper héroe arácnido es genial, el director Marc Webb logró un buen trabajo, además los actores también interpretan muy bien a los personajes.

    ResponderEliminar