25 de junio de 2011

Huevos Kinder Sorpresa

Una de las cosas que más ilusión me hacía que me regalasen de crío, aparte de una caja de zapatos llena de gusanos de seda con la que poder replicar Auschwitz, era un paquete de huevos Kinder (paquete, huevos... ¡humor inteligente!). Y mirad por donde que después de comerlos durante años, no hace ni una semana que me he enterado de que son un producto italiano del mismo grupo que vende los Ferrero Rocher. ¿Qué queréis que os diga?, antes me imagino a la Preysler en una ópera espacial con espadas láser y robots parlanchines que ofreciendo una pirámide de huevos Kinder a sus visitas.

Aunque el verdadero nombre de este capricho infantil es Kinder Sorpresa, nunca he oído a nadie referirse a él sin utilizar la palabra "huevos", que tiene así como más chispa. Y ello, claro está, con excepción de esos niños repelentes que salen en los anuncios acompañados de sus encantadoras madres cañón. Esos siempre dicen Kinder Sorpresa a secas, porque los chistes de huevos son demasiado zafios para ellos. Todavía se creerán mejores que nosotros. ¡JA!

Como todos sabéis, los Kinder Sorpresa son huevos de chocolate con una capa interior de leche que llevan dentro un pequeño juguete encapsulado.

La gracia está, o eso se supone, en que uno nunca sabe qué juguete le va a tocar. Podría ser un trenecito, un estúpido puzzle o el temido Pazuzu, Señor de todas las Fiebres y Plagas, sonriente Ángel Oscuro de los Cuatro Vientos.

En su día, la cápsula amarilla que guardaba el juguete estaba divida en dos mitades y no había nadie que yo conociera que no la abriera directamente con la boca, corriendo el riesgo de que la mitad que uno apretaba entre los dientes saliera propulsada garganta abajo. Ahora, como los niños son más tontos que una mula y se mueren casi con cualquier cosa, estas cápsulas están formadas por una única pieza con un mecanismo de apertura tan sencillo que hasta el hijo retrasado de mi vecina del quinto es capaz de abrirlo. A la mierda Darwin y la selección de las especies.

Cuando yo empecé a comprar huevos Kinder, los juguetes eran muy ramplones, generalmente alguna avioneta o cochecito desmontado en tres o cuatro piezas con las que era fácil atragantarse. Luego fueron evolucionando e incluyeron también figuritas desmontables de franquicias populares, como los Looney Tunes, Astérix o la Pantera Rosa. Estos eran mis favoritos.

A veces, sin embargo, los huevos Kinder acompañaban el juguete de la cosa que más odio en este mundo después de que me llenen el buzón de publicidad de restaurantes chinos: pegatinitas. Jamás fui capaz de colocarlas en su sitio. Llamadme torpe, pero mis manos no están hechas para pegar nada más pequeño que un cartel de "¿Ha visto usted al enorme gorila de la foto?".

Supongo que los Kinder Sorpresa empezaron a generar interés entre los coleccionistas cuando decidieron incluir figuritas pintadas a mano: tortugas, hipopótamos, pingüinos, cocodrilos, gnomos, leones... En la fecha en la que escribo estas líneas, mi supermercado sigue con los personajes de Los Simpson; pero da igual cuántos te compres, porque siempre te tocará la puñetera Maggie.


¿Sabías que...

... las gallinas no ponen huevos de chocolate, salvo en Marruecos?

... no puedes comerte un huevo Kinder de un bocado sin atragantarte con el juguete y morir entre horribles estertores?

... desde 1974 se han vendido más de 30.000 millones de unidades y el niño gordo de tu clase se comió la mitad?

... no puedes regalarle Kinder Sorpresa a tu novia por San Valentín sin que te mire raro?

... pese a su forma, los huevos Kinder no sirven para aparentar que tienes más masa testicular porque se derriten a toda velocidad dentro del pantalón?

... las mujeres prefieren comérselos de dos en dos?

... los Kinder Sorpresa contienen en realidad el embrión de un terrible lagarto alienígena?

... 1 de cada 100 unidades está envenenada y solo 1 de cada 1.000 contiene el antídoto?

... esta lista es el resultado de haber leído demasiadas entradas del blog Reflexiones de un tipo con boina?

27 comentarios

  1. ¡Los pingüinos, los cocodrilos y los hipopótamos! De vez en cuando sigue apareciendo uno por mi casa.

    ¿Recuerda el Kinder de verano ese que sacaron? Para evitar que se derritiese, ya venía derretido, y con una especie de cucharilla. Ni que decir tiene que fracasó estrepitosamente.

    P.D.: Ahora mismo tengo un Homer Simpson kinderil en mi escritorio.

    P.D.2: ¡No lea esas cosas, hombre, que no son güenas!

    P.D.3: Hola, soy la tercera postdata. No hay dos sin tres.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo las cápsulas las abría metiendo un hostión a una de las partes apoyándola en la mesa, el 99% de las veces me saltaba al ojo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que los niños de hoy en día se mueren con casi todo…

    Dios, espero que jamás (o al menos durante el resto de mi vida) retiren los huevos Kinder del mercado.

    ResponderEliminar
  4. Anda que no he comido huevos kinder de pequeño... No sabía que habían cambiado la capsula, es mi impresión o los nilños cada día son mas gilipollas!!??? Recuerdo que los vendían en pack de 3 y solo uno de ellos llevaba un muñequito de los de la colección del momento y los otros dos llevaba cualquier otra chorrada. Me ha entrado una mezcla entre curiosidad por ver las nuevas capsulas y ganas de volver a probarlos. De hoy no pasa!

    ResponderEliminar
  5. Y lo felices que eramos con un huevo kinder... que valía 20 duros una mierdecilla de capa de chocolate y un juguete cutre (inutil en el caso de las colección de figuras... para coleccionar XD)

    ResponderEliminar
  6. @Un tipo con boina: Me acuerdo del de la cucharilla. Renovarse es importante, pero algunos experimentos están condenados al fracaso.

    @Ju*N: Yo eso lo hacía cuando ya me había cansado del juguete. Recogía la cápsula, la cerraba y la utilizaba como proyectil. Qué tiempos aquellos...

    @Rachel: Ya han cumplido casi cuarenta tacos. Seguro que aguantan.

    @DGC: Sí, en mi casa solían comprarse en esos paquetes de tres. Era la única manera de terminar las condenadas colecciones.

    @eter: La belleza está en los ojos del que mira. Y de pequeño uno es bastante miope en muchos sentidos.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno. Jo, ahora me apetece uno... a mí lo que más me gustaba es que trajesen la parte interior de color blanco. Ahora lo pienso y es una chorrada -.-

    En mi casa teníamos una colección enorme de las figuritas, cubrían toda la repisa de la chimenea ^^

    Odiaba las avionetas y demás vehículos para montar que servían de relleno en 2 de cada 3 huevos (¬_¬) Las pegatinas sí me gustaban ^o^

    ResponderEliminar
  8. Creo que lo del veneno es cierto, cuanto tenia unos 6 o 7 años comi uno, recuerdo que tenia dentro el pegaso de Hercules, bueno primero y ultimo me dio una indigestion que no me volvio a dar en mi vida :) gracias huevos kinder <3

    ResponderEliminar
  9. Si hubiera alguna forma de saber que el hembrión que viene adentro es el de Diana o Lydia lo compraría sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  10. Ahora por tu culpa me comprare uno mañana...

    A ver que "sorpresa" trae.

    ResponderEliminar
  11. @Jero-chan: La parte blanca les da clase. Si no, parecerían los típicos huevos de chocolate de toda la vida. No son listos ni na'.

    @Gabriel: Para mí que te comiste el Pegaso.

    @el flaco: ¡Que se te comen vivo!

    @Cheester: Pues ya nos contarás, si quieres.

    ResponderEliminar
  12. Mira que yo no era mucho de los huevos Kinder, pero cada vez que nos tocaba un hipopótamo a mis hermanos y a mí teníamos diversión durante toda la tarde. Creo que nunca llegamos a tener más de diez diferentes, siempre tocaban los mismos, y no es que el huevo tuviera mucho chocolate. Siempre le dije a mi madre que prefería una tableta de chocolate metida en media barra de pan, ¡eso sí era una merienda!

    PD: me ha encantado la sección ¿sabías que...

    ResponderEliminar
  13. Joder, lo que me gustaban a mí esos huevos... y podía tirarme horas montando los juguetitos.

    Gran artículo, como siempre.

    ResponderEliminar
  14. @El Tipo de la Brocha: Jajaja, muy cierto. Porque luego los huevos-copia de otras marcas no tenían esa parte blanca y el chocolate sabía más rancio.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo odiaba las figuras! me encantaban los de montar cochecitos, helicopteros y chorraditas, pegarle las pegatinas y tirarlo contra algo! Ahora vienen muñecajos de series feas y vale más el huevo de chocolate que toda la seccion de chocolatinas juntas!

    ResponderEliminar
  16. Mis preferidos eran los cochecitos que venían con engranajes una vez que aprendí a montarlos, no eran tan cutres como otros regalos.

    Habría que mencionar los Kinder gigantes que suelen poner a la venta antes de Pascua ¿por qué no los sacaron antes? Me habría encantado que me regalaran alguno cuando era crío, ahora soy yo el que tiene que regalarselos a mi primo de 7 años.

    ResponderEliminar
  17. Pues yo descubrí el año pasado un huevo kinder de plástico del tamaño de uno de avestruz que contenía una pléyade de mini-huevecitos de codorniz, de chocolate macizo, que están de muerte... a mi es que el chocolate de los normales siempre me sabía a poco y tenía que tomarme dos... sería un proceso inconsciente destinado a completar las parejas lógicas del ser humano? Mmm...

    ResponderEliminar
  18. Que grandes eran los huevos Kinder... Recuerdo cuando era crío que me compré una pequeña estantería en forma de casa con la única intención de llenarla de unas tortugas pintadas a mano que incluían estos huevos.

    El problema es lo que tu has dicho con lo de Maggie, que el 80% de la estantería la ocupaban tortugas clónicas (de hecho hasta se me pasó por la cabeza ponerles una cinta de cada color a cada una para diferenciarlas entre si, o algo... porque la cosa ya era frustrante)

    ResponderEliminar
  19. @Ínfila: No hay mejor bocata en el mundo entero. La sección "¿Sabías que...?" se la debemos al amigo Un Tipo con Boina.

    @Elaine: Yo es que fui chaval de vehículos. Siempre he sido más de personajes.

    @Anónimo: Es verdad que incluso había juguetes con piezas de metal, aunque en algún momento probablemente las quitaron por razones de seguridad.

    @Sereldotar: ¿Dónde compra uno eso? ¡Lo quiero!

    @Roy D. Mustang: Sí, los famosos "repes". Qué horror. Yo no los he incluido en la foto, pero de algunas de las figuras que veis aún guardamos varios ejemplares idénticos.

    @The Wolfclaw: Será broma, ¿no? ¿Vienen también figuras de Marvel?

    ResponderEliminar
  20. Pues me parece que estan todos confundidos, el problema del cambio del plastiquito de los kinder no se debe a que los niños sean mas tontos, sino a que las madres son cada vez mas rompekinders. Hoy en dia se obsecionan y no les dejan hacer nada, antes jugabamos en el barro y ahora si se ensucien los lavan con jabon antibacteriano (mira si en nuestra epoca nos ibamos a lavar las manos antes de comer!!! pufff).

    ResponderEliminar
  21. EduardoS lleva razón, a los niños no les pasa nada, es que los padres de ahora tienen una gilipollez sobreprotectora en el cuerpo que...

    ResponderEliminar
  22. Al contrario de los M+m's esto Huevos se derriten en tu mano......

    ResponderEliminar
  23. Yo nunca he dejado de comerlos. De hecho ahora que mis padres no me lo pueden prohibir, como más que de pequeña. Y tengo una colección inmensa de juguetitos en una repisa de mi habitación.

    ResponderEliminar
  24. Los huevos Kinder. Ayer me compré uno xD pero solo había de esos con cucharilla. Están buenísimos.

    ResponderEliminar
  25. Jejejejeje un artículo delirantemente hilarante.

    Como aportación personal comentar que en mi casa, mi hermano y yo, mantenemos la tradición de comprar un par de huevos Kinder para abrir en Fin de Año (a modo de metáfora catárquica que simboliza lo hasta los huevos que estábamos de ese año... qué va!, no somos tan profundos!).

    Saludetes

    ResponderEliminar
  26. Yo me compré muchos y al leer todo esto me han flasheado los recuerdos de mi infancia. En muchos países están prohibidos y yo ni lo sabía la verdad, dicen que por ser comida basura y uno de esos países es U.S.A (Qué irónico que sean ellos los que censuren porque no es comida sana..) y bueno, como chocolate está cojonudo, como regalo de San Valentín es suficientemente bueno para tan indigna festividad y si valoramos lo de las putas pegatinas... ya vale, quemaré la fábrica Kinder...

    ResponderEliminar