6 de abril de 2011

Tiny Barbarian: Conan el Bárbaro Diminuto


Desde que escribí mi artículo sobre Conan el Bárbaro en ion litio, ha llovido mucho; pero mi devoción por el personaje creado por el escritor Robert E. Howard, al igual que mi afición por las pizzas del Dr. Oetker, solo ha crecido desde entonces. Creo que, en el fondo, todos queremos ser como Conan, un tiarrón que siempre anda metido entre las sábanas de las gachíes más espectaculares y que puede soltarle un puñetazo a un camello sin que PETA se atreva a chistarle.

Por eso, me fastidia que haya tan pocos videojuegos de Conan y que los pocos que hay se merezcan un simple "Bueh... no está mal" o sean directamente calamitosos. En serio, probad el Conan: The Mysteries of Time de NES y luego me contáis lo bien que os lo habéis pasado.

Por suerte, he encontrado un videojuego de Conan que se adapta perfectamente a lo que buscaba: es corto, sencillo y divertido, y, lo que es casi tan importante, no cuesta ni un solo céntimo. Se llama Tiny Barbarian y, como podéis apreciar en la imagen de arriba, luce un estilo retrospritero estupendo.

El juego está inspirado en uno de los primeros relatos cortos de Howard, titulado La hija del gigante helado. Y cuando digo corto, me refiero a muy corto. Si ocupa más de veinte páginas, es que la editorial ha usado el tamaño de fuente más grande que tenía para venderos el libro al peso o pensando en Rompetechos.

La historia comienza en una llanura nevada y salpicada de fiambres, donde Conan se alza como único superviviente de una batalla cruenta y posiblemente épica. Una mujer de cuerpo de marfil y cabellos dorados, que va en pelota picada salvo por una delgada gasa, se aparece ante el bárbaro y lo seduce. Embaucado y más caliente que el cenicero de un bingo, Conan persigue a la muchacha sin darse cuenta de que ésta le conduce hasta sus dos hermanos, los gigantes de hielo, que le habían tendido una emboscada. Sin embargo, nada se interpone entre un bárbaro cachondo y su próximo polvo, y Conan se las apaña para matarlos. Así, por fin, alcanza a la chica, que solo se salva del, ejem, embate ardoroso del bárbaro gracias a la intervención de su padre, el dios Ymir. Conan sobrevive para contárselo a sus nietos.

¿Y qué se puede hacer con esta historia? Nada especialmente complicado, eso está claro.

Tiny Barbarian es un scroller lateral en el que, en el papel de un bárbaro "sin nombre" con la espada muy larga y las piernas increíblemente cortas, avanzamos por un escenario helado corriendo, brincando, trepando y dando mandobles a diestro y siniestro, en pos de una pilingui voladora que nos ha provocado un grave ataque de corazonitosis.


En nuestra persecución se interpondrán vikingos zombis, arqueros y lobos, y, por el camino, podremos recolectar monedas y diamantes e incluso encontrar algún pollo precocinado oculto entre bloques de hielo con el que recuperar la salud. Todo resulta familiar e intuitivo. Como hacer el amor con una ex novia. Si es que no ha engordado mucho desde la última vez, quiero decir.

Los jefes finales son los gigantes de hielo del relato de Howard, que no dudarán en convertirnos en el embutido de un sándwhich mortalmente helado para salvaguardar el himen de su hermana. De hecho, los tipos son tan duros de pelar que todavía no he conseguido cargármelos, principalmente por falta de tiempo y, sobre todo, porque soy muy malo.

Pero si creéis que sois mejores que yo, descargaos el juego aquí y demostrádmelo.

Os dejo con la banda sonora:



Sí, lo sé. No es Basil Poledouris.

13 comentarios

Anónimo dijo...

¿Dónde están los posts largos y divertidos, Brocha? ¡Vuelve!

El Tipo de la Brocha dijo...

@Anónima: ¿Que dónde están? ¡En tu cara! ¡JAJAJAJA! Perdona, no tiene sentido. No me encuentro bien.

Anónimo dijo...

Me ha entrado curiosidad por leerme el cómic ahora... Qué maravillosos años aquellos que se hacían cómics de aventureros con la excusa de dibujar a alguna mujer desnuda xD

Galbix dijo...

¡Argh!...Al final me lo estoy bajando. Luego postearé mis impresiones.

De todo el articulo, me quedo con esta frase "Todo resulta familiar e intuitivo. Como hacer el amor con una ex-novia." Grande.

Anónimo dijo...

El juego de Conan para la 360 y la PS3 no está mal, los gráficos son poco feos pero una vez que te acostumbras a estos el juego es bastante entretenido.

El Tipo de la Brocha dijo...

@Ínfila: En cómic, conozco un par de adaptaciones del relato original de Howard. Hay una en color muy buena.

@Galbix: Pues ya nos dirás.

@Anónimo: ¿Por qué tanto "Anónimo"? ¡Poneos cualquier nombre chorra, hombre!

CROM dijo...

Los gigantes estaban chupados. Me los he matado al segundo intento. Sí que eres malo, sí.

D dijo...

Yo también me lo he pasado.

Marina Coma dijo...

No lo pillo, ¿por qué se aparece una tía en pelotas en mitad de la nieve? ¿Por qué no se chusca directamente al bárbaro y se deja de tonterías? ¿Qué interés tiene un bárbaro que es "tiny", si lo que nos pone a todas de los bárbaros es su, ejem, "grandeza"? ¿Por qué me empeño en encontrale lógica a un videojuego?

Jarkendia dijo...

Lo probé hará unos meses y está bien. Además que es gratuito, ¡qué coño!

Retroyonki dijo...

Lo mejor es la banda sonora. La de la batalla contra los gigantes del la nieve me la he puesto de politono para cuando me llama mi suegra.

El Tipo de la Brocha dijo...

@CROM: Ya dije que era malo.

@D: Ajá. Qué buenos sois todos.

@Tempus Frangit: Porque sí. Tres. Lo que le falta del altura, le sobra de "grandeza". Tiempo libre.

@Jarkendia: ¡Gratis! Espera, puedo hacerlo mejor. ¡¡¡GRATIS!!!

@Retroyonki: Le pega, sí.

D dijo...

xD

Publicar un comentario