22 de abril de 2013

Aladdín (Super Nintendo)


Si pudierais pedir tres deseos, ¿cuáles serían? Yo los tengo muy claros: 1) matar a Neal Adams por haberse atrevido a escribir ese horror de cómic titulado Batman: Odisea, 2) hacer que Hugh Jackman se enamore de mí, y 3) resucitar a Neal Adams, porque, oye, el tipo no sabrá escribir guiones, pero dibuja muy bien. Como veis, me gusta saltarme las reglas.

Pasando ya al primer asunto del orden del día, debo empezar por decir que el Aladdín de Capcom, también conocido como Disney's Aladdín, es probablemente el videojuego de Super Nintendo que más veces me he pasado. Puede que haya dicho eso mismo antes de otros cartuchos, pero no pienso releerme mis propios artículos para confirmarlo y confío en que vosotros también seáis demasiado vagos como para hacerlo. Conclusión: tendréis que creerme.

El juego salió a la venta en 1993 y, como podéis suponer si no nacisteis con dos cromosomas de menos, está basado en el largometraje de Disney del mismo título, que se estrenó en Estados Unidos apenas un año antes. Aunque la película llegó a España estando ya próximas las Navidades de 1993 (lo recuerdo porque pasamos por Cortilandia justo después de verla y El Corte Inglés solo instala ese delirio animatrónico en Navidad), se convirtió rápidamente en uno de mis clásicos Disney favoritos, tanto que aún hoy sigo sabiéndome de memoria la mayoría de sus canciones. ¡No hay un genio tan genial!


El juego sigue más o menos la trama de la película, con algún desvío ocasional, y es el típico plataformas en 2D con el que creció toda una generación. La mía, para más señas. Y fue la mejor, que no os digan lo contrario.

Como Aladdín, podemos correr, saltar, planear usando un trozo de tela vieja, columpiarnos cual trapecista circense, botar y dar volteretas sobre postes de dudosa establidad, derribar a nuestros enemigos brincando sobre su sesera, y recoger barras de pan y pollos asados para recuperar energía (en realidad, Aladdín se comería casi cualquier cosa que encontrase en el suelo, incluso si tuviera costra, porque es una rata callejera muerta de hambre que no distingue el Ramadán de cualquier otro día del año).

A modo de curiosidad, también podemos atontar a algunos enemigos arrojándoles manzanas. Si alguna vez el Islam emprende la guerra santa contra vosotros, recordad los musulmanes están indefensos frente a esa fruta. Para ellos es como la kryptonita.

¡Por Alá y su profeta!

Como en cualquier plataformas de scroll lateral, nuestro objetivo consiste en llegar sanos y salvos desde el extremo izquierdo de la pantalla hasta el derecho, sorteando para ello todos los obstáculos que se interponen entre nosotros y la salida, como, por ejemplo, guardias, guardias que lanzan barriles, guardias con arcos, guardias con cimitarras-bumerán, guardias muy parecidos a los anteriores pero con turbantes púrpuras y pantalones a juego… y también jarrones con patas, algunos incluso con alas.

¡Igual que en la película!

♪ Yo soy el rey toreando a los, eeh, jarrones con patas, y hoy no me quedo sin… ¿patatas? ♪

Vale, puede que la variedad de enemigos no sea el plato fuerte de este juego, pero es que las fases están más centradas en los desafíos acrobáticos que en los combates, y creedme que hay mucho terreno que cubrir a base de saltos.

Por suerte para el jugador, Aladdín es bastante más ágil que el famoso Príncipe de Persia, contemporáneo y vecino suyo y que, como nuestro héroe, tuvo que salvar igualmente a su amada de un malvado visir. Las similitudes llegan incluso un poco más lejos, ya que al Príncipe de Persia también se le daba bastante bien aquello de saltar, sujetarse a un saliente con los dedos y encaramarse a pulso. ¿Habéis intentado hacerlo vosotros? No lo hagáis. Con lo que os pesa el culo de tanto jugar a la videoconsola, sería imposible.

1.001 Misiones Imposibles 2. Aladdín es el doble musulmán de Tom Cruise.

En el apartado gráfico no hay queja que valga. Los sprites de los personajes son grandes y perfectamente distinguibles, y los escenarios resultan todos reconocibles: las calles de Agrabah, la Cueva de las Maravillas, el palacio del Sultán… y el interior de la pirámide, donde Aladdín debe encontrar a su fiel y peludo amigo Abú antes de que lo hagan los saqueadores de tumbas o los murciélagos mágicos de arena. ¿No recordáis esa parte de la película? Yo tampoco.

La música MIDI es una pasada, con temas sacados de la película y otros creados específicamente para el juego e igualmente pegadizos. Anda, no os cortéis, pinchad en el enlace y disfrutadla.

Lástima que no recreasen la escena del coliseo, cuando Aladdín se enfrenta a los súper-robots nazis.

Algunas de las pantallas más originales y divertidas son las que se desarrollan dentro de la lámpara maravillosa, donde Aladdín vive lo que solo puedo definir como una secuencia onírica o un viaje psicotrópico provocado por el abuso de hachís.

Sea lo que sea, aquí es donde realmente se ponen a prueba nuestra habilidad y reflejos, así como nuestra paciencia para aguantar al Genio hasta en la sopa.

¡Caras azules, caras azules por todas partes!

El juego no es lo que se dice difícil, y descontando algunos saltos peliagudos, no plantea grandes retos.

Excepto por la sexta pantalla, que tardé horrores en superar las tres o cuatro primeras veces que me pasé el juego. En ella, hay que escapar de la Cueva de las Maravillas volando en la alfombra mágica mientras nos persigue una gigantesca ola de lava. ¿Habéis probado alguna vez el Cave Worm, un minijuego en Flash en el que conduces a un gusano a través del intestino de un pobre desgraciado (o quizá fuera una cueva) clicando el ratón para contrarrestar la gravedad? Cuando mi hermano me enseñó este minijuego por primera vez, me recordó a esa pantalla del Aladdín. La manera de jugar no tiene nada que ver, pero me provocaba el mismo estrés.

Y no es solo cosa mía, cualquiera que haya jugado alguna vez al Aladdín de Super Nintendo os dirá lo mismo. O debería decirlo si no quiere dejarme en mal lugar y que le acuse de dibujar viñetas humorísticas sobre Mahoma.

No obstante, una vez le pillas el tranquillo, superar la pantalla está chupado. En cuanto al resto del juego, incluso perdiendo algunas vidas por el camino, puede terminarse en menos de una hora. Hay días que paso más tiempo leyendo en el cuarto de baño.

La diferencia de esta fase con su escena en la película es que en esta última no caían meteoritos.

Hay una segunda fase con la alfombra, pero en esta, afortunadamente, en lugar de ser perseguidos por una ola de cinco metros de altura y 800º C de temperatura mientras esquivamos peñascos giantescos, sobrevolamos Agrabah al son de la melodía de Un mundo ideal, abrazados a Jasmine, mientras recogemos diamantes con los que pagar las cuotas de nuestro elefante.

Lo cierto es que es una fase bastante anodina, porque ni siquiera podemos morir en el transcurso del paseo, así que, si me dan a elegir, me quedo con la de la lava. El mundo ideal... para ellos.

Con el ombligo al aire acabarás cogiendo frío, niña.

Tampoco puedo olvidarme de mencionar, o no al menos sin que me tildéis de dejado y me lapidéis, la pantalla de bonus, siempre tan socorrida cuando uno es un manta y pierde vidas como yo pierdo dinero comprándome cómics de superhéroes y películas en DVD. ¿De verdad necesito cuatro ediciones distintas de Dentro del Laberinto? Con tres probablemente bastaba.

Para acceder al bonus hay que encontrar las dos mitades del Escarabajo Dorado y capturarlas antes de que se escapen de nuestras manos, lo que a veces desemboca en lesiones e incluso pérdida de vidas cuando saltamos inconscientemente hacia un precipicio.

El bonus consiste en un juego de ruleta en el que el Genio nos da la oportunidad de conseguir más vidas, corazones y créditos. La verdad, donde estén los bonus de destrozar cosas como en el Street Fighter II que se quiten todos los demás. Yo solo quiero satisfacer mis ansias de destrucción.

Break time, o sea, tiempo de romperte el culo.

En su día, mi parte favorita del juego era el enfrentamiento final con el taimado visir Jafar, que, como todo villano que se precie, tiene dos partes bien diferenciadas: una primera en la que flota en el aire, invoca jarrones emplumados y utiliza su báculo como pararrayos, y otra en la que se transforma en una cobra gigante e intenta ensartarnos con sus colmillos venenosos mientras esquivamos los huevos que lanza por la boca y las llamas que cubren el suelo.

Lo miréis por donde lo miréis, luchar contra una serpiente más larga que un autobús siempre mola.

Este momento pide cámara lenta a gritos.

A diferencia de otras licencias multiplataforma, en el caso de Aladdín se distribuyeron dos juegos distintos, uno para Super Nintendo, sobre el que, por si no lo habíais notado, llevo hablándoos durante un buen rato, y otro para Mega Drive, que la mayoría de frikazos profesionales del sector considera el mejor de ambos.

Y sin duda sería el mejor si nos ciñéramos a los gráficos, que lucen un estilo cartoon realmente estupendo gracias a la participación de algunos animadores de Disney en el desarrollo del juego. Sin embargo, habiendo jugado bastante a ambas versiones, debo decir que el Aladdín de Super Nintendo supera a su homónimo de Sega en jugabilidad, y por mucho que la RAE se niegue a incluir la palabra jugabilidad en el diccionario, nadie me convencerá de lo contrario.

Además, que alguien me explique qué pinta ahí un esqueleto cambiándose la cabeza por una bomba. De Sega tenía que ser…

Si algún día estáis aburridos y queréis matar el tiempo con un plataformas decente de 16 bits que no sea complicado y además tenga encanto, dadle una oportunidad al Aladdín de Super Nintendo. Es un buen ejemplo del buen hacer de Capcom en aquella época y, además, incluye una dosis bastante generosa de magia Disney, o, como dice la Chica de la Brocha, Dinney. Así es más gracioso.

¡Abrazo de grupo!

¿El Genio mató a Goofy y lo desolló para hacerse una gorra? Guay.

25 comentarios

  1. Antes que nada, gracias por no hablar otra vez de He-man, o de Juego de Tronos. (ya,ya, que mañana volverás a la carga) Tengo que decir que para mí este es el mejor juego de Disney, y uno de los mejores plataformas quitando los Marios y sonics!

    ResponderEliminar
  2. Si Capcom hiciese ahora el juego, las manzanas serían infinitas, el enfrentamiento contra Jafar-Cobra sería un dlc de pago (a 10 pavos, eso sí), te cobrarían por usar la alfombra mágica y aladdin tendría unos 60 trajes alternativos (nuevamente, previo pago).
    Pero, ¡ey!, todo con unos graficazos en los que se le podrían contar los pelos al monos.
    Am, y seguiría durando menos de una hora, que los sopotocientos vídeos y los gráficos ocupan mucho, y hay que recortar...

    ResponderEliminar
  3. No por nada tengo la misma gorra que el genio. XD
    Y como prueba de que un juego es bueno, las melodías al ver las imágenes inmediatamente vienen a la cabeza.

    ResponderEliminar
  4. Yo jugué a uno de pc y como creo que Al no llevaba espada supongo que seria una adaptación de este.

    No me lo pude pasar y me quede en la cueva de las maravillas antes de que me petara el disco duro (no seria la ultima vez).

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo muy bien este juego, yo también pase hora jugando y rejugando. Juego muy equilibrado, entretenido y para nada frustrante como otros juegos de plataformas. Otro plataformas de la época es el del Rey Leon, muy buen juego también y un poco más difícil que el de Aladdín. Recuerdo también que mi primo tenía un Aladdín en PC, no sé si será el mismo que salio en Megadrive, pero me lo recuerda un poco.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Elaine: ¡Regocíjate! De los Masters del Universo solo me queda una entrada por publicar y ya veré cuándo escribo la siguiente, y Juego de Tronos solo son ocho entradas más, siete en cuanto llegue el jueves. Yo mismo aborrezco escribir siempre sobre lo mismo, pero me lo tomo como un compromiso.

    Victor: Qué triste verdad.

    Markos CasTro: Jamás lleves esa gorra en público. Ni siquiera en los parques Disney.

    Vladek: El port para PC es el juego de Sega, o sea que Aladdín llevaba alfanje. Examina tus sentimientos, sabes que es verdad.

    Daniel Blanco Soldi: El rey león lo compró mi padre pirata en Canarias. Siempre lo recordaré porque costaba horrores introducir el cartucho. Luego, es sí, el juego iba como la seda. La respuesta a tu duda sobre el Aladdín de PC está un poco más arriba.

    ResponderEliminar
  7. aaaa ese juego me encantaba, perdi la cuenta de las veces que lo rejugue y por las noches todavia tengo pesadillas con la pantalla de la alfombra, creo que me produjo estres post traumatico

    ResponderEliminar
  8. Hay una Chica de la Brocha? nadie se ha dado cuenta? Bróchez, todas sus fans estarán ahora llorando por las esquinas...

    PD: tampoco sabía que usted fuera el padre de Vladek... :-p

    ResponderEliminar
  9. La Chica de la Brocha suena... ¡FATAL! Aunque es verdad que La Tipa de la Brocha sonaría aún peor.
    Debido a un trauma infantil, inducido por mi hermana, de pequeño odiaba con toda mi alma las pelis Disney, salvo tres honrosas excepciones. Aladdín era una de ellas.
    En su día le dí al de la Mega Drive y no puedo opinar sobre cuál es mejor porque al de la SNES nunca he jugado. ¿Por qué? Pues porque cuando me bajé los emuladores y Roms de las dos consolas borré el de Nintendo pensando que era lo mismo que el de Sega y 810 KB haciendo bulto en mi disco duro me parecían excesivos.
    Por cierto, tu segundo deseo es muy gay. No, lo corrijo por demasiado gay.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo que este cartucho lo tuve entre mis manos en la tienda hace años, pero finalmente no lo compré. Hoy en día me estaría tirando de los pelos si no fuera porque en su lugar compre un juego aun mejor del que hablaré en algunos meses!

    ResponderEliminar
  11. De acuerdo que aquella generación fué la mejor, en aquellos años gran parte de los juegos basados en licencias eran buenos (a diferencia de ahora) y los juegos de Disney estaban entre los mejores de los respectivos catálogos de las consolas de aquella época. Recuerdo que este juego adaptaba el argumento de la película mucho mejor que el de Mega Drive, en especial en las escenas entre fases y también tenía la característica de ser uno de los pocos juegos de Super Nintendo traducidos al castellano.

    Si alguien se pregunta por qué el juego de Super Nintendo es diferente al que salió para Mega Drive es debido a un acuerdo que tenía Capcom con Disney y Nintendo que le daba la exclusividad para desarrollar juegos basados en licencias Disney en las consolas de Nintendo.

    Es una pena que dicho acuerdo acabará al poco de hacerse este juego y que tras ellos el resto de juegos Disney fueran iguales para las dos consolas, habría sido genial tener dos versiones distintas del juego del Rey León o de Toy Story.

    ResponderEliminar
  12. Tengo grandes recuerdos de este juego para la SNES, al igual que el del rey león dos de mis cartuchos favoritos de aquel tiempo. Una lastima que los juegos perdieran parte de esa "magia" o característica que le ponía cada desarrollar...

    ResponderEliminar
  13. Jorge Cruz: Yo el estrés lo supero arrancándome la piel a tiras y echándome sal en las heridas. Pruébalo, quizá te funcione.

    Sereldotar: ¡Ya oigo sus llantos! No, espera... Es la cisterna, que se ha vuelto a quedar enganchada.

    El Chachi: Admito sugerencias sobre cómo llamarla. Y lo mío con Hugh es puramente platónico y asexual.

    DGrumpy: Te ha faltado añadir: "No es spam, pero próximamente...".

    Anonimatus: ¡Trivia gratis! ¡Hurra!

    lapizarra: ¿Puntos suspensivos? ¡¿PUNTOS SUSPENSIVOS?! ¡Termina la frase!

    ResponderEliminar
  14. Jugué el de SEGA y me pareció de las cosas más chulas que jamás existiesen. MUCHO MEJOR que Chakan: The Forever Man y como siempre me han flipado los juegos de plataformas, se convirtió en uno de mis favoritos inmediatamente.

    Además, era el primer juego de plataformas con checkpoint que jugaba, ¿cómo no amarlo?
    Gran entrada.

    ResponderEliminar
  15. Qué juegazo. Si no fuera porque soy fan incondicional del The Magical Quest de Mickey Mouse, secundaría eso de que es el mejor juego con trasfondo Disney (incluyendo los Kingdom Hearts).

    Como apunte, en la primera fase (el bazar) había un enemigo final, que si no me equivoco era el mercader que amenaza a Jasmín con cortarle una mano por robar una manzana. Y después de eso ya no había más enemigos finales aparte de Jafar, al final del juego.

    ResponderEliminar
  16. Hugh Jackman jamás se enamorará de ti. Recuerda que un genio no puede hacer que alguien se enamore de otro alguien...

    ResponderEliminar
  17. ¿14 entradas en un santiamén? Ahora entiendo tusd quejas con respecto a la falta de comentario en He-Man.

    Ya no queda nada por decir así que me retiro por la derecha. Ah sí, El Nombre del Mundo es Bosque es una pequeña joya.

    ResponderEliminar
  18. LacraESECEFE: Gracias por venir aquí a hablar de su libro.

    Wally Week: Siempre me extrañó tener un malo de fin de fase al principio y no volver a ver otro hasta el final del juego. Para mí que fue "perezaza" de los programadores.

    Dsanzi: Justamente, he pedido las tres cosas que no se pueden pedir a un genio. Brillante, ¿verdad?

    Jeral: El nombre del mundo es bosque tiene una cola de varios años en lecturas retrasadas por delante, me temo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues adelántalo. Te lo lees de una sentada. O en 4 días, como yo que soy lento.

      Eliminar
  19. Superfan del de Mega Drive. Y del Rey león, Toy story y el de Mickey y Donald con las sabanas. A Super nintendo no jugué por que soy de esos niños que solo tenian una consola en el salón y otra portatil y no tenia amigos

    ResponderEliminar
  20. Por suerte, siempre se los puedes pedir a Polunga...

    ResponderEliminar
  21. Escenas de lava...a mí me traumaron la de Wolverine de NES y del mismo monigote pero en el cartucho de SNES X-men apocalypsis.
    Aladín de PC estaba mucho más lineal y complicado. Generalmente los de Disney no son juegos violentos(explícitamente)siempre tratan de lanzar objetos o pisar al enemigo...además de los mensajes o dibujos ocultos haciendo referencia a otros personajes de l misma empresa.

    Mmmm =9, La Chica de la Brocha...no sé...me vino a la mente una hermana que contrasta con el autor del post o su Chica con una sonrisa encantadora y esa inocenciaa que te haría matar sin resentimiento a cualquiera que ella te pidi...bueno, ya ando debrayando jejeje; muy buen post.

    ResponderEliminar
  22. JauriJauriJauri: Haz amigos.

    Dsanzi: Paso de dragones hipertrofiados.

    M@nchitas: El Wolverine de NES es una cosa espantosa, una abominación que jamás debe ser mentada en este blog.

    ResponderEliminar
  23. Paro los que lo jugaron en pc, este es la version de mega, yo me quedo con la de mega para mi el mejor juego de la megadrive

    ResponderEliminar
  24. Maravilloso juego! A estos juegos siempre llegaba tarde y los tenia en paquetes piratas. Me alegra que mi pirateria no haya destruido a Nintendo ni a Disney, de mi alma no hablemos.
    Celebro la gran cantidad de comentarios.
    Hay algun tipo de concurso para adivinar quien es tu chica? En cada entrada vas dandonos pequeñas pistas. Si hay que ponerle nombre yo voto por La Dama del Pincel.

    ResponderEliminar