29 de julio de 2017

Juego de Tronos: Bajo la tormenta


Tengo poco que decir antes de entrar de lleno en la recapitulación del segundo episodio de la temporada, así que seré breve.

¿Cómo carajos no pensé que tendría que escribir la mitad de estas entradas durante mis vacaciones? ¡Yo quería escribir un libro de verdad, con una trama casi original, emoción comedida y personajes que ya hemos visto en otro sitio antes!

Soy tonto.

Por otro lado, dado que sufro un trastorno obsesivo-compulsivo no diagnosticado, me habría reconcomido no continuar esta serie de entradas. Son ya muchos años demostrando que la disciplina impera sobre el sentido común. Además, es mi manera de compensaros por el abandono sufrido en este último medio año.

Al menos, espero que vosotros estéis aquí durante todo el trayecto. Nada me dolería más que asomarme al blog y ver un matojo rodando de lado a lado empujado por el viento.


En Desembarco del Rey


La reina Cersei convoca a los señores de Poniente (los que aún siguen vivos y no se la tienen jurada, quiero decir) y les pide que se unan al ejército de la Casa Lannister para combatir contra la abellacada hija del Rey Loco. ¿Qué alternativa tienen, según ella? Un segundo reinado de terror, sangre, fuego y cabellos oxigenados.

Randyll Tarly, padre de Sam, pregunta cómo planean enfrentarse, no ya a las numerosas y nada despreciables hordas de esclavos eunucos y salvajes con coleta, sino a tres dragones lo bastante creciditos como para sacarse restos humanos de entre los dientes con lanzas dornienses.

Qyburn, nigromante tunante, contesta que están trabajando en ello.

Tan críptico que es el hombre y en realidad en lo único que han trabajado es en una ballesta extragrande. No digo que no sea efectiva, pero desde luego es poco original. Yo me esperaba un matamoscas gigante acoplado a una catapulta.

El nombre técnico es Cosa Enorme que Dispara Flechas.

Al terminar la asamblea, Jaime Lannister, sabiendo que Randyll Tarly es un auténtico influencer, se reúne a solas con él y su otro hijo (Dickon, al que no echó de casa bajo amenaza de muerte), y le ofrece el título de Guardián del Sur a cambio de que apoye a Cersei.

El viejo Randyll pone cara de “Me lo voy a pensar”, que se parece mucho a su cara de “Mi hijo me ha decepcionado”, no muy distinta de su cara de “¿Dónde puse las llaves?” y bastante semejante a la de “¡Este es el mejor solomillo de buey que he probado en mi vida!”. Es un hombre adusto.

Indescifrable.


En Rocadragón


En la misma sala en la que Stannis Baratheon jugaba partidas de Dragones y Mazmorras con Melisandre, Daenerys Targaryen traza planes para la conquista de Poniente y aprovecha la ocasión para sacar los trapos sucios de Varys, cuestionando su lealtad.

“Si no le gusta un monarca, conspira para coronar a otro. ¿Qué clase de servidor es ese?”.

“Glups”, dice la Araña. “¿Empieza a hacer calor aquí o es cosa mía?”.

La verdad que dos reyes servidos, dos reyes traicionados no es el mejor currículum para un consejero, y además Varys también gestionó su venta a los dothrakis y contrató a los asesinos que fueron tras ella cuando vagabundeaba por Essos. Por lo tanto, no culpo a la chica por mostrarse suspicaz; pero ni el momento ni las formas me parecen las más apropiadas. ¡El hombre se ha dado sus buenos paseos de un lado al otro del mar y ha puesto dos reinos de su parte! ¿Es que eso no es suficiente?

Por otro lado, también es cierto que la Reina Dragón nunca ha destacado por sus buenas formas. Lo suyo es más bien la cremación y el genocidio.

Varys dice que su lealtad ha estado siempre con el pueblo y promete ser honesto con ella y decirle que apesta en su trabajo antes de darle una puñalada trapera. Ella promete quemarlo vivo si la traiciona. ¿Veis como tengo razón?

Y tan amigos, ¿no?

Superado este peliagudo momento, Dany y su séquito de potenciales churrascos reciben a la sacerdotisa del Señor de la Luz más dicharachera, ¡Melisandre de Asshai!

La Mujer Roja se presenta y, hablando en jerigonza valiria, les dice que la Larga Noche está a la vuelta de la esquina y que solo “el príncipe que fue prometido” puede salvarlos de las hordas de muertos renqueantes. Una no sabe ya dónde encontrar trabajo como pitonisa.

Dany contesta que ella no es un príncipe, no al menos la última vez que fue al baño; pero Missandei, traductora políglota, la corrige y le explica que, en alto valirio, la palabra “príncipe” carece de género y puede referirse a príncipes o princesas (personas transgénero incluidas).

Melisandre no tiene las narices de pronunciarse sobre quién es el príncipe o princesa de marras (en temporadas anteriores desde luego no ha dado pie con bola), pero asegura que Jon Nieve y Daenerys tendrán un papel fundamental en la lucha que está por venir.

Al enterarse de lo bien que le ha ido a Jon desde que se separaron en el Muro allá por la primera temporada, Tyrion sugiere que sería un gran aliado para su causa. Dany le dice que le invite a cenar un día de estos. Eso sí, si viene tendrá que hincar la rodilla.

Muy subidita veo yo a la tirana canija esta…

Que también puede traducirse como: "Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar".

Volviendo a cuestiones menos proféticas y más estratégicas, Dany se reúne con la plana mayor y les dice que pretende asediar Desembarco del Rey para evitar que el público de la serie se divierta más de la cuenta con una entretenida masacre indiscriminada.

Tyrion pergeña la estrategia en un pispás: para que los señores xenófobos de Poniente no se mosqueen más de la cuenta, atacarán la capital con una alianza de fuerzas locales (Tyrell + Martell + hermanos Pinzón Greyjoy), mientras los Inmaculados y los dothrakis, más morenitos y armados hasta los dientes, asaltan Roca Casterly, el hogar ancestral de los Lannister; un golpe en la pepita de oro de Cersei Lannister.

Después de que todos den la razón a Dany como a los tontos, Olenna Tyrell pide tener una charla a solas con la Rompedora de Cadenas y le dice que debería escuchar menos a hombres inteligentes y actuar más como el dragón que es, lo que interpreto como que quiere que achicharre a más gente. Y supongo que este consejo no tiene nada que ver con el hecho de que Cersei volase a su nieta favorita por los aires en el Septo de Baelor.

-Sed un dragón.

-Okis.

Por la noche, Missandei visita a Gusano Gris en sus aposentos y le echa en cara que no haya ido a despedirse de ella antes de partir hacia Roca Casterly con su amiguetes, crispándome los nervios con giliflautadas como esta:

"Missandei, a mí costar mucho decirte adiós".

“¿Por qué?”.

"Saber porqué".

"No lo sé".

Ugh. Topicazos como este hacen que eche de menos una adaptación más fiel de los libros. Los libros que el señor Martin no escribe porque su barriga no le permite alcanzar el teclado.

Gusano Gris dice que no se despide porque ella es su única debilidad, lo cual, viniendo de él, es una declaración de amor que rivaliza con la mejor poesía romántica española del siglo XIX. ¿Rubén Darío? Un fantoche a su lado.

Los tórtolos se despelotan en pleno arrebato sexual y hacen cochinadas en la cama. Cochinadas de las que no requieren pene.

-¡Cómeme el parrús como si fuera un puchero madrileño!

Llegados a este punto, doy esta subtrama amorosa por concluida. Espero que mueran los dos.


En Invernalia


Recibido el mensaje de Tyrion, Jon, Sansa y Davos discuten qué hacer con sus vidas.

Jon y Sansa opinan que el Gnomo es un buen tío, lo cual en Poniente es predicable de cualquiera que no intente violarte y asesinarte; pero el almirante Ackbar dice que puede ser una trampa.


¿Cuándo no es una trampa, Ackbar? ¿CUÁNDO?

Simplificando un poco, y según lo veo yo, sus opciones se reducen: a) aceptar la invitación de Daenerys y aliarse con un ejército ingente que cuenta con los mejores guerreros de Essos y sus propios dragones escupefuego (nota: los zombis no resisten el fuego), o b) rechazar la invitación y morir en inferioridad numérica e intelectual cuando lleguen los caminantes blancos.

Y tú pensando que era difícil decidir entre desconectar o no a tu abuela de la máquina de respiración asistida.

Opción c): ponemos un cartel de prohibido el paso delante del Muro y a ver si lo respetan.

Poco después, Jon recibe la carta que escribió Sam en el episodio anterior informándole sobre la mina de vidriagón que se esconde bajo Rocadragón (el mensaje de Tyrion llegó antes porque lo enviaron por cuervo urgente certificado), y, habiendo tomado ya la única decisión inteligente posible, convoca a sus aliados para informarles de todas estas novedades.

Sansa, que va recuperando episodio tras episodio su vena más hostiable, es la primera en oponerse a que Jon vaya a Rocadragón y acusa a su hermano de abandonar a sus fans; pero Jon le pega un corte de narices diciéndole que deja el Norte en buenas manos: las de ella. La pelirroja se viene arriba y todo le parece estupendo.

-¿Y ahora cómo te quedas?

-A cuadros de colores me quedo.

Antes de partir, Jon visita la tumba de Ned Stark en la cripta del castillo. Merece la pena mencionar que la estatua que representa a Ned tiene como diez centímetros más de hombro a cada lado que Sean Bean, pero ya sabéis cómo se las gastan algunos con la licencia artística.

Y de pronto...

¡Un Meñique marrullero apareció!

-Bonita estatua. ¿Boromir se llamaba?

Surgiendo de entre las sombras, Petyr Baelish se arrima a Jon y le dice que no es su enemigo, que le respeta, que ojalá Catelyn Stark hubiera visto lo mucho que valía, etc. Y aunque es evidente que Jon no confía en el villano más teatral de la serie ni lo traga como persona, prefiere tener la fiesta en paz. Y la tiene hasta que Meñique dice:

"Amo a Sansa como a vuestra madre", que es la última frase que uno querría oír de un judas grimoso y manipulador, si exceptuamos “Os advertí que no os fiarais de mí”.

Jon, muy diplomático, agarra a Meñique por el gollete y lo estrangula como si fuera un pollo, advirtiéndole que se mantenga lejos de Sansa. Y aquí tenemos otro personaje que va sumando puntos para acabar la temporada en un hoyo no muy profundo.


En la Ciudadela de Antigua


El chachimaestre Ebrose examina a Jorah en su celda mientras Samwell Tarly pone cara de asco. No le culpo. Nadie quiere ver el cuerpo de un hombre bien entrado en los cincuenta cubierto de costras grises, grandes, purulentas y cuarteadas.

Ebrose emite su opinión médica:

“Vais a morir”.

“Oh”, dice Jorah, siempre tan expresivo.

“Debisteis cortaros el brazo en cuanto os tocaron”.

“Ya, pero es que la mano izquierda es la que utilizo para…”. Ser Jorah se interrumpe, incómodo. "Veréis, a veces me siento encima hasta que se me queda dormida, cierro los ojos y me imagino que es la Reina Dragón la que...”.

“No sigáis, por favor”.

El chachimaestre le da diez años de vida, veinte a lo sumo, y solo seis meses antes de empezar a agredir gratuitamente a la gente y llevar los calzoncillos por sombrero.

Sam le dice al chachimaestre que la princesa Shireen, la hija de Stannis, superó la enfermedad (y después sus padres la quemaron viva para ver si así mejoraba el tiempo :P) y que algo habrá que ellos puedan hacer para salvar a su huésped.

“Soy médico, Sam, no milagrólogo”, replica Ebrose, explicando que la psoriagrís de Jorah está tan avanzada que escapa de sus toscas habilidades medievales.

-A ver si me queda claro. ¿Eso era una referencia a Star Trek, la serie original?

Sin embargo, en cuanto Sam descubre que Jorah es el hijo del difunto Lord Comandante de la Guardia de la Noche Jeor Mormont, a quien vio morir más allá del Muro por negarse a implementar jornadas de trabajo más flexibles, toma la decisión de hacer todo lo que esté en su mano para salvarlo.

Y todo lo que está en su mano es entrar de extranjis en la celda del caballero de la Isla del Oso y hacerle una escabechina no apta para estómagos sensibles.

Así, siguiendo las instrucciones de un volumen mohoso sobre enfermedades extrañas, y con el alcohol como único medio para paliar el dolor de su paciente, Sam empieza a cortar, a golpe de escalpelo mellado, las costras supurantes que cubren el cuerpo del sufrido caballero, aplicándoles luego el ungüento misterioso X.

Me sé de uno que no vuelve a lucir palmito en la playa.

¡Corte a un pastel relleno!


En la Encrucijada


En una posada bien conocida y a la que no parece irle mal el negocio pese a la guerra, los zombis y las invasiones de ultracuerpos, Arya Stark aplica el oído a la charla que mantienen dos mercaderes acerca de los enormes dragones de Daenerys. "Menudo par de dragones", dice uno. "Como montañas", dice el otro. En realidad, no recuerdo bien de qué hablaban.

Pastel Caliente, el simpático gordezuelo y magnífico cocinero que vivió con Arya fantásticas y divertidas aventuras en la segunda temporada de la serie (i. e., vieron morir a mucha gente), reconoce a su amiga y le pregunta si la "señora grande" dio con ella. La "señora grande" es Brienne, a la que conoció en la cuarta temporada, y el apelativo me parece ofensivo.

"La señora caballero", aclara Pastel Caliente. Mucho mejor.

Arya asiente con la mirada puesta en el pasado. Supongo que aún tiene fresco el recuerdo de cierto chucho descalabrado que perdió la oreja de un mordisco en el más brutal de los combates.

La chica Stark comenta que se dirige a Desembarco del Rey, y Pastel Caliente la pone al corriente de las últimas novedades de Poniente, espoiloreándole que su hermano Jon ha echado a los Bolton a patadas de Invernalia y le han proclamado Rey en el Norte. Al enterarse de que vuelve a tener terrenicos y familia de bien, Arya cambia de planes y dirige su jaco flaco hacia Invernalia.

No tan rico como los pasteles de carne Frey.

Más tarde, descansando en un claro en mitad del camino mientras calienta unos malvaviscos, su jaco flaco se encabrita.

Unos escalofriantes aullidos rompen el frío silencio del bosque y, antes de que Arya pueda decir siquiera "Valar Morghulis" o "¡Cachis la mar"!, se ve rodeada de una famélica manada de lobos.


He dicho lobos, masculino genérico, no lobas. Eso sería como para orinarse encima de lo aterrador que resulta.

La líder de la manada es un INMESO huargo, y Arya reconoce a su loba Nymeria, la mascota a la que tuvo que abandonar para evitar que Cersei y Joffrey la sacrificasen. Fue un momento muy duro para la chica y la única excusa que os permito dar si alguna vez me entero de que habéis abandonado a un perro. Cualquier otra respuesta provocará que os arranque la cara con un calzador y os la meta rellena de pólvora por el culo.

Nymeria  reconoce, a su vez, a Arya, y tranquiliza a su manada, evitando que descuartice a su antigua dueña a dentelladas allí mismo, lo cual es un alivio.

-Venga, bonita, dame la patita.

Arya pide a la loba que la acompañe, pero como una asesina profesional montada en un huargo sería demasiado guay para los estándares de HBO, Nymerya se vuelve por donde ha venido.

"No eres tú", dice Arya con tristeza. Y al menos el guionista confía lo justo en la inteligencia del espectador para no añadir: "Y yo tampoco".

Nymeria era poco más que un cachorro cuando se separaron, y ahora es una bola de pelo gigante con colmillos del tamaño de machetes. Arya, por su parte, era una cría risueña y atrevida, y ahora es una adolescente maníaca asesina con poderes mágicos ninja. El cambio era predecible.


En el Mar Angosto


En la bodega de la cáscara de nuez insignia de la flota de los hermanos Greyjoy, a la que algunos llaman barco por pura autoestima, Theon y Yara comparten el peor vino de las Islas del Hierro con Ellaria Arena, de paladar exquisito. La escena pronto cruza al lado lésbico de la acera y Theon, incómodo a la par que falto de equipamiento para unirse a la partida, decide retirarse .

El pobre chaval está cogiendo ya las escaleras cuando una explosión les pone sobre alerta. Los hermanos suben a cubierta para ver qué tripa se le ha roto al mar ahora y se quedan de piedra al ver el imponente buque de guerra de su tío Euron, el Silencio, cargando contra su embarcación.

Una pasarela cae sobre la cubierta y un tropel de hombres encabezados por el propio Euron abordan el barco.

Todos los que saben contar se dan cuenta enseguida de que la cosa no pinta nada bien para el equipo náutico de Daenerys, y los buenos caen como moscas por doquier. Incluso dos de las Serpientes de Arena, las que no iban por ahí enseñando las tetas a mercenarios desenfadados, mueren pasadas por sus propias armas combatiendo contra el ufano y feroz Euron.

Con la cubierta controlada, los hombres del hierro capturan a Ellaria y a su hija Tyene, y Euron derrota a Yara en duelo singular.

¿Y dónde estaba el vigía cuando empezó todo esto, si puede saberse? ¿O es que era tartamudo, como cierto pirata aterrado por los galos, y no pudo advertir del ataque a tiempo?

-¡MWAHAHAHAHAHA! ¡Soy malvado y unidimensional!

Con el hacha al cuello de su sobrina, Euron se burla de Theon, que se debate casi tres segundos entre a) huir como un cobarde y b) pelear a vida o muerte por su hermana.

El sentido común acaba inclinando la balanza y, aunque  queda fatal de cara a la galería, el traumatizado Theon se arroja al agua, desde donde ve la flota de su hermana quemándose mientras el Silencio se retira con sus tres prisioneras.

[Sonido de un cadáver balanceándose.]

-Ay, que la hemos liado...

[Sonido de llamas y gritos de dolor.]


-Sep, definitivamente la hemos liado.

Qué mal se le da redimirse a este chaval.

19 comentarios

  1. De nuevo, bravo por esta serie recopilatoria. Ya solo quedan 11 capítulos (entre los que restan de esta temporada y la siguiente) y la trama cada vez coge más velocidad.

    Es un placer leer tu recapitulación después de ver cada capítulo, digamos que les da otro "enfoque" a los acontecimientos.

    ResponderEliminar
  2. Euron no me gustaba nada... pero al menos hay que decir que como pirata loco da el pego; eso sí, la batalla es un disparate -dejando de lado la oscuridad y el caos para ahorrarse dinero porque una batalla marina sería muy cara- lo del vigía es de cajón... pero es que además la nave insignia de la flota marcha la primera desprotegida XD.

    Una pequeña alegria ver a la loba de Arya, pero en general el ninguneo a los lobos en la serie da mucha pena.

    ResponderEliminar
  3. Creo que no acabo de ver el capítulo hasta que no leo tu resumen. Sigue así,! :)

    ResponderEliminar
  4. Pensándolo bien, los únicos Huargos sobrevivientes son Nymeria y Fantasma, una al ser abandonada y el otro por ir a su p*** bola, al parecer estar cerca de un Stark es tener una muerte segura, sino que se lo digan a los otros Huargos.

    ResponderEliminar
  5. Este capítulo me ha gustado más que el anterior, aquí hay más batallas y cháchara mucho más interesante.
    Si yo fuese Randyl Tarly no me quedaría con el que es más que evidente el bando perdedor. Jugaría la carta mariano y no haría nada y dejar que el tiempo arregle la situación y luego unirme a los vencedores.
    Creo que Qyburn va solucionar el problema de que sólo haya dos jinetes para tres dragones matando a uno de los dragones :-(

    Yo si fuese Dany combinaría el plan de Tyrion y el de Olenna Tyrell , es decir, no masacrar a todos pero si darle un buen uso a los dragones contra los Lanister, por ejemplo.
    Y que escena más gratuita, y agradecida por mi parte, entre Gusano Gris y Misandei.

    Pese a que Jon no siempre ha tomado las mejores decisiones parece que la muerte le ha dado algo de sabiduría y toma la decisión correcta, es decir,va a reunirse con Dany. Espero que Tyrion ponga cordura en la reunión. Lo que no sé es si Davos se va a tomar muy bien el reencuentro con Melissandre. :-O
    Creo que Meñique va a estar malmetiendo y liandola parda hasta que llegue arya y arregle un poco la situación.

    Me alegra que haya vuelto nuestro pagafantas favorito y supongo que su muerte será épica y providencial para salvarle el culo a Dany.

    Que Arya cambie de idea y vaya al norte me parece que eso hace que todavía le quede un poco de alma y no sé si ella sabe que Meñique traicionó a Ned y que debería estar en la lista.
    Leía que el encuentro con Nimeria y la frase de no eres tú es una referencia a una conversación entre ella y Ned en la primera temporada en la que le decía que si se comporta como Sansa (princesa obsesionada con casarse) no sería ella misma.

    Lo de Theon ya es de traca, se ve que todos los guionistas le odian, creo que quieren hacer un Gollum con él.

    ResponderEliminar
  6. Mucho mejor... más batallas, la trama mejoró(aunque sigue floja).
    Olena es una viejilla de muchos webos, ya la imagino como a "Sara García" mregañando a "los tres García". Como que ella si sabe vivir en el poder y no se anda con niñerías: más sabe el Diablo por viejo...
    Meñique es un oportunista que con sólo verlo dan ganas de echrlo al foso, espero que le den su merecido.
    Gran batalla final, bastante apegada a la realidad y al estilo de R.R. Martin: no hay favorito, cualquiera puede pelársela (palmarla) en cualquier momento y de cualquier forma.
    Estupenda entrada, también me sirve de complemento por si se me va aulgún detalle o interpretación del chapter.

    ResponderEliminar
  7. Leo tus entradas, todas. Y agradezco enormemente que al menos sigas con las recapitulaciones. Espero y deseo que este, mi primer comentario, sirva para hacerte sentir como que el esfuerzo de contarnos tu visión de cada capítulo vale la pena. Como han dicho antes, el visionado no está completo hasta no haber leído tu entrada del blog.

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  8. q256: Leerla después es lo suyo. Pero hay incluso quienes leen las entradas sin ver la serie. No sé cómo pueden enterarse de nada.

    eter: Típicos fallos a los que uno no presta atención cuando está entretenido, pero que cantan La traviata a la mínima que uno le da a la mollera.

    rekens: Seguiré. Total, para lo que queda...

    jin jack: ¿Fantasma no había muerto? Yo pensaba que sí.

    Mixtli: Me haría mucha gracia que disparasen a un dragón con el escorpión, fallasen y Cersei gritase: "¡Continuad disparando!", a lo que Qyburn respondería: "Lo siento, mi señora, pero cargar el arma nos llevará veinte minutos". Pantalla en negro. Cartel de "20 minutos después...". Plano de Desembarco del Rey reducido a rescoldos y cenizas.

    M@nchitas: A Meñique le quedan dos telediarios, diría yo. A todo cerdo le llega su San Martín.

    Anónimo: Muchas gracias. Se agradece la lectura y más el comentario

    ResponderEliminar
  9. Si lo guionistas son listos en los siguientes episodios revelaran que Euron tenia al vigia en el bolsillo.

    Si Jon es listo dejará a alguien vigilando a Meñique para cargárselo si intenta pasarse de la raya aunque parece que Arya ya se encargará de eso cuando llega a Invernalia.

    Si Qyburn es listo preparará una trampa para que los dragones estén a tiro el tiempo suficiente para recibir un tiro con la ballesta gigante esa.

    Sam tenía en su poder dos espadas de acero Valyrio y una de ellas la de la familia de Jorah, será muy interesante ver a Sam entregándosela para una última batalla.

    ResponderEliminar
  10. Pues genial entrada, como siempre. No hay mejor forma de complementar cada capitulo que con una de tus geniales reseñas y partirse la caja con tus geniales chistes y estupendas observaciones.

    Sobre el capitulo, bueno, han ocurrido mas cosas que en el anterior, lo cual nos indica que ya se están poniendo manos a la obra para que la trama avance. Lo mas destacable ha sido la batalla final, aunque la cámara se menea demasiado para mi gusto. Euron se perfila como un villano potente, pero necesita mas desarrollo y las Serpientes de la Arena son la mayor decepción de la serie. Tanto decir que son asesinas letales y luego no pueden con un pirata locuelo.

    Muy bonico el reencuentro entre Arya y Nymeria, aunque me gustaría ver mas a los huargos, pero se ve que los dragones molan mas.

    De Meñique mejor no fiarse. tiene todas las papeletas para morir, pero seguro que tiene algún as bajo la manga para escapare. O por lo menos, para llevarse a cuantos pueda con él.

    Bueno, pues nos vemos la semana que viene!!!

    ResponderEliminar
  11. Soy el único que no soporta el personaje de Euron? En la temporada pasada no destacaba pero tampoco molestaba pero en esta temporada está de un sobreactuado que me saca de la serie. Es tan "Soy el nuevo malo malísimo y estoy mu loco! Mira cuánto abro los ojos! Mira cómo no pestañeo! Estoy mu loco ¿Se me nota?¿¡¿SE ME NOTA?!? SOY EL MALO!". A ver si se lo cargan pronto porque me está dando la serie, el amigo. Y habla uno que echa de menos a Joffrey (tan fácil de odiar...en fin).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La terminología de Qyburn me abruma con tanto tecnicismo. XD

      Arya estaba en Harrenhal cuando Meñique fue allí a despachar con Tywin Lannister. A poco que oyera ya sabe que jugó un papel en la caída de su familia. Y El Perro, que también va al Norte, lo vio poner una daga en el cuello del pobre Ned. Estoy de acuerdo en que no pasa de esta temporada.

      Eliminar
  12. Anonimatus: ¡Ja! Mucho listo quieres tú que haya.

    Joakin Martinez Rodriguez: Muchas gracias por cubrir de cumplidos mis desvaríos.

    JCandela: Yo tampoco trago a Euron y por los mismos motivos. Supongo que querían que destacase de alguna manera. No se puede ir tan de crack por la vida.

    Un Blog a Cinco Alturas: ¡Bien! Más votos a favor de la muerte de Meñique. Voy a quemar una sanguijuela bien nutrida de sangre real para asegurar el resultado.

    ResponderEliminar
  13. Tenía el temor que debido al abandono del blog obviaras escribir tus reseñas de los capítulos, pero qué bueno que me equivoqué.
    Yo también soy otro de los que extraña ver al Euron de los libros, no es que el actor de las series no haga un buen papel, pero el de los libros si es para cagarse de miedo. Tengo grabada la imagen de un Euron embutido en su armadura de acero valyrio con su parche en el ojo y su cara asesino mientras navega con su hermano amarrado al mascaron del barco, tal como lo narran en el capítulo que Martin filtro de Vientos.
    En fin... veremos qué pasa con la serie, lo que no me está gustando mucho es la prisa que le están metiendo en cerrar subtramas y sacarse personajes de encima. Entiendo que la temporada es corta, pero como se ve en el capítulo 3 las distancias en poniente se reducen y todos llegan a cualquier sitio como si tuvieran una máquina para teletransportarse, o al menos esa impresión da.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Soy lector asiduo drl blog pero no suelo comentar. Por no tener nunca nada interesante que decir, creo. Pero quiero darte las gracias por seguir escribiendo. Me rio muchísimo en la soledad de mi vida sin amigos. Gracias de verdad

    ResponderEliminar
  15. Me encantan estas entradas, te lo agradezco!
    No me había fijado que aquel era el padre de samwell tarly, gracias, tipodelabrocha™
    Si eres de Zaragoza te invito a unas tapas en el tubo, salud!

    ResponderEliminar
  16. Hola, llevo mucho tiempo leyendo tu blog, aunque nunca comento nada. Pero ahora lo hago para agradecerte entradas como esta. Aunque sea cada mucho tiempo, me alegra que no abandones por completo a los yonkis de tus entradas ^^ muchas gracias.

    ResponderEliminar
  17. Daniel Blanco Soldi: El Euron televisivo está pasado de rosca y da pena verlo.

    La prisa es lógica. El final se acerca y ya no hay tiempo que perder. Hay que ir al grano. Pero ojalá hubieran medido mejor los tiempos a lo largo de las temporadas...

    Miranda: No estés solo. Píntale ojos a un calcetín y habla con él.

    Maria Nogueras: Si alguna vez paso por Zaragoza, haré uso de la invitación y juntos levantaremos la economía local.

    Rokugo: De nada, hombre. A ver si comentas más, que es gratis y me das una alegría.

    ResponderEliminar