7 de agosto de 2017

Juego de Tronos: La justicia de la reina


Hay una pregunta que me tortura desde hace días y me impide conciliar el sueño. ¿Qué ocurriría si el Rey de la Noche contase con pingüinos entre sus filas de no muertos? Ya hemos visto a los caminantes blancos montar sobre caballos zombis, así que la idea no es descabellada. Y si lo es, vamos a hacer como si no lo fuera.

Es más, pongamos que el Rey de la Noche no se andase con chiquitas y escogiese servirse del pingüino más peligroso de todos para sus oscuros propósitos (conquistar Poniente y abrir pistas de esquí en los Siete Reinos, supongo): el pingüino emperador. Un pingüino emperador mide algo más de un metro, lo que significa, para empezar, que su pico queda más o menos a la altura de la entrepierna de un hombre de estatura media. Su lengua, además, está recubierta de pequeñas púas orientadas hacia atrás para que sus presas no puedan escapar con facilidad. Y por si todo lo anterior fuera poco, se mueven en grupos compactos y coordinados, como la infantería romana en la Antigua Roma. ¡Todo Poniente temblaría a su paso!

Hecha esta sesuda reflexión, pasemos a repasar el tercer episodio de esta corta temporada.


En Rocadragón


Jon Nieve, Davos Seaworth y un minúsculo grupo de soldados desembarcan en la playa de Rocadragón (Vizcaya), donde son recibidos por una pequeña comitiva formada por Tyrion Lannister, Missandei y unos pocos dothraki con cara de haber pisado un erizo marino.

Después de seis temporadas y más de sesenta episodios, por fin seremos testigos del encuentro que todos los seguidores de Juego de Tronos esperábamos con impaciencia y que los lectores de las novelas de George R. R. Martin apenas podían imaginarse veinte años atrás. Por fin dos de nuestros personajes favoritos se reúnen. Por fin nos revelaremos a los Jedi.

¡Davos conoce a Missandei!

-Sigh... Este blog...

¿Qué? ¿No os hace ilusión?

Jon y Tyrion se saludan como viejos amigos, alegrándose de que el destino los haya reunido de nuevo. Es evidente que los tres episodios en los que coincidieron en la primera temporada les cundieron una barbaridad. Sin embargo, la magia del reencuentro se rompe cuando Missandei les pide que entreguen las armas. Al Rey en el Norte no le entusiasma la idea de separarse de su espada de Power Ranger Blanco, pero acepta sin rechistar porque no tiene ningún bonus en las tiradas de diplomacia.

Superado este momento, Davos rompe el hielo charlando con Missandei sobre bobadas como palmeras, mariposas o de dónde es, porque la ve muy negra para haber nacido en Poniente. Luego, con disimulo, le dice a Jon que nota el sitio cambiado.

"No lo digo solo por los negros. Es que incluso ahora que hay dragones se ve menos gente quemada viva en la playa".

"Davos, racista".

-¿Armas? ¿Qué armas? Esto son cañas de pescar.

Subiendo por las escaleras que conducen a la fortaleza, Tyrion asegura a Jon que no llegó a consumir su matrimonio con Sansa, un tema de conversación de lo más natural para hacer tiempo durante la penosa caminata.

Rhaegal, el dragón sigiloso, les pasa volando por encima de la cabeza y todos se tiran al suelo, pensando que quizá deberían dejar mudas de recambio colgadas de los pasamanos para que la gente no llegue con carga extra al castillo.

Melisandre observa al grupo desde lejos, ya que su historial con Davos y Jon puede perjudicar su salud en las distancias cortas. Varys la Araña percibe su aprensión e insinúa que Poniente quizá no sea el lugar más seguro para ella. La Mujer Roja le dice que Volantis tiene muy buena temperatura en esta época del año y pronto partirá para allá, pero en cualquier caso, como dijo el T-800 en Terminator, volverá, porque a ambos les ha tocado morir en una tierra extranjera. Guiño, guiño.

También insiste en que ella ya ha hecho su parte consiguiendo que "el hielo y el fuego se unan". La tipa solo podría ser más sutil agarrando la cámara y gritándole al espectador: "HIELO Y FUEGO, ¿OS ENTERÁIS? ¡COMO EN EL TÍTULO DE LA SAGA! ¡JON ES HIELO, Y DAENERYS, FUEGO! ¡TODO ESTABA PLANEADO DESDE EL PRINCIPIO!".

-Qué flipe, tronco.

En la sala del trono, Missandei presenta a Daenerys a sus invitados en los siguientes términos:

"Estáis en presencia de Daenerys de la Tormenta, de la Casa Targaryen. Legítima heredera del Trono de Hierro. Legítima Reina de los Ándalos y los Primeros Hombres. Protectora de los Siete Reinos. Madre de Dragones. Khaleesi del Mar de Hierba. La que no Arde. Y Rompedora de Cadenas. El color de su pelo es natural".

"Este es Jon", anuncia Davos, un poco intimidado ante tanta ostentación. "Le queda bien la barba".

Dany dice que Jon debe hacer el pino delante de ella porque su tataratataratarabuelo Torrhen Stark juró lealtad a los Targaryen y aquella fue una época de paz, gloria y esplendor para Poniente. Jon le responde que desde que el Rey Loco invitó a su abuelo y a su tío a una barbacoa en la que ellos ponían la carne para las hamburguesas, no tiene demasiado en cuenta los compromisos de lealtad que hizo su familia.

La Madre de Dragones pide perdón por las tropelías que cometió su padre, y Jon reconoce que no debe culparse por ello, pero que, por ese mismo motivo, tampoco él debería verse atado por los juramentos de sus ancestros. Además, él está aquí por un razón mucho más importante que esta riña infantil por el control de los siete reinos, que no es otra que buscar la forma de derrotar al mayor enemigo de todos: los piratas informáticos que publicaron material inédito de las series de HBO en internet. Primero ellos, luego el ejército del Rey de la Noche, y, por último, los afiladores que se anuncian a gritos a la hora de la siesta.

-Hablad más alto, que desde aquí no os oigo. ¿Alguien puede acercarles un micro?

A pesar de que Tyrion apoya a Jon, dándole el beneficio de la duda antes de ponerle un gorro de papel de plata y una camisa de fuerza, Dany sigue erre con erre con que lo que ella quiere es conquistar Poniente. Davos compara el ascenso de la Reina Dragón con el de su rey, tratando de encontrar un punto en común sin necesidad de agarrar a ambos por la nuca y arrimarlos para que se besen. En mitad del discurso se le escapa que Jon "fue apuñalado en el corazón por su pueblo, dio su propia" antes de que el susodicho le lance una mirada de "Corta, figura, que si no se tragan lo de los zombis menos se van a tragar lo de mi resurrección milagrosa".

La Madre de Dragones y el Gnomo intercambian miradas de extrañeza y se quedan con la mosca detrás de la oreja, pero de momento no le dan mayor importancia al comentario.

Tyrion insiste en que Jon doble la rodilla o al menos incline ligeramente el lomo, pero él se mantiene en sus trece. Dany interpreta su reticencia como un acto de rebeldía, pero la cosa no pasa a mayores porque en ese momento entra Varys entra para comunicarle que los hermanos Greyjoy han perdido su primera y última partida de Hundir la flota.

Ante esta contingencia, la Reina Dragón suspende la sesión y ordena a los dothrakis que acompañen a sus huéspedes a sus habitaciones, aclarando que "aún" no son sus prisioneros. Solo están retenidos contra su voluntad hasta nuevo aviso. Pero pueden salir a jugar a la playa.

-Le dieron ni se sabe cuántas puñaladas, murió y, ¡pim, pam, toma Lacasitos!, resucitó.

-Intrigante. ¿Qué habrá querido decir?

Esa misma tarde, Tyrion se reúne a solas con Jon en lo alto de un acantilado. En un tour de force interpretativo, Kit Harrington multiplica sus esfuerzos por mostrarse taciturno, como si tuviera algún otro registro.

Jon lamenta que Daenerys no sea más colaborativa y pregunta a su pequeño amigo cómo puede convencerles de que las fantasmadas que cuenta son ciertas sin necesidad de traer un zombi de muestra para que les muerda la cara. Tyrion le sugiere que pida a la reina algo más razonable que tropas para enfrentarse a un ejército de cocos, hombres del saco y brujas pirujas; por ejemplo, un dinosaurio.

Si vuelve a poner cara de alma en pena, lo defenestro.

Creo que me he tragado otra mosca. Que no se te note, Jon.

Más tarde, después de que Dany plantee a sus consejeros la posibilidad de escaparse el fin de semana con sus dragones para carbonizar a Euron y su flota, Tyrion la convence para que deje a Jon llevarse el vidriagón como muestra de buena voluntad, ya que ella no lo necesita para nada y a él le hace mucha ilusión y así quizá le convenza para convertirse en su aliado.

La lista de títulos andante acepta la propuesta de su Mano y así se lo comunica a Jon.

Apuesto a que hielo y fuego acaban liados antes de que acabe la temporada.


En el mar Angosto


Una de las pocas embarcaciones de recreo de la flota de Yara que se libró de un futuro como reclamo turístico para submarinistas encuentra al mayor merluzo que se ha pescado jamás en el mar Angosto: Theon Greyjoy.

Theon, pasado por agua y helado hasta el tuétano, explica a sus rescatadores cómo intentó salvar a su hermana.

"Cuando nos abordaron, trepé por la escala para localizar a mi tío, pues sabía que sería más fácil derrotar a sus hombres si no contaban con él para liderarlos. Sin embargo, el fuego y el humo me impedían ver con claridad, así que agarré un cabo suelto y me balanceé hasta dejarme caer en cubierta, allí donde el fragor de la batalla era más intenso. Me batí contra seis o siete hombres antes de ver a mi tío. Luchaba a brazo partido contra mi hermana, los ojos desorbitados y lanzando chispas, desprendiendo una locura infernal. Su hacha ya había probado la sangre aquella noche y hacía oscilar el arma en sus manos con una ferocidad inusitada, como si estuviera poseído por el mismísimo Dios Ahogado. Supe entonces que Yara tenía las de perder".

Theon Greyjoy, versión alternativa.

Los hombres escuchan con atención.

"Una furia tormentosa se apoderó de mí y me abrí paso a través de la cubierta a golpe de espada", continúa Theon. "Luché con la fuerza y destreza del mismísimo kraken. ¡Con tal velocidad blandía mi filo que mis enemigos hubieran jurado que tenía ocho brazos! No sé cuántos hombres cayeron atravesados por mi espada esta aciaga noche, pero, por desgracia, cuando por fin llegué hasta mi tío, tenía a mi hermana contra las cuerdas, desarmada y a merced de su hacha. Noté miedo en la mirada del asesino de mi padre cuando sus ojos se posaron en los míos, que ardían con un fuego no menos intenso que los suyos; pero aun en medio del caos, Euron tuvo un momento de lucidez y creyó hallar la forma de sobrevivir y detenerme: amenazó con cortarle el cuello a mi hermana. Temí por ella, pero la distancia que me separaba de aquel diablo de los mares era corta y tenía plena confianza en mi fuerza y rapidez superiores, así que lancé un grito de guerra y cargué con mi espada en alto. A mi pesar, no pude alcanzar a mi tío. Un proyectil en llamas impactó a mi lado y la explosión me lanzó por encima de la baranda, fuera del barco. Cuando recuperé el conocimiento, flotaba a la deriva entre cadáveres y trozos de madera, y nuestros enemigos ya no estaban allí".

Los hombres miran a Theon con cara de póquer, se miran entre ellos y, por último, vuelven a mirar a Theon.

"Por curiosidad, ¿en qué momento dejasteis de creerme?", pregunta el lastimoso hijo del hierro.

"Cuando abriste la boca".

-Y eso que me he saltado la parte de los robots.


En Desembarco del Rey


La chusma celebra la victoria de Euron en las calles de la ciudad, vitoreando a su nuevo héroe como si fuera una estrella del rock y abucheando a sus prisioneras, a las que el pirata arrastra detrás de él, atadas y maniatadas para que no den la lata.

En el salón del trono, Euron arroja a Ellaria Arena y su hija ante la reina Cersei, que le dice que recompensará su victoria pese a su sobreactuación de villano de opereta... cuando haya ganado la guerra.

"Canastos", piensa Euron, y aprovecha la ocasión para preguntarle a Jaime si a su hermana le gusta que le metan el dedo por el culo. Así es él.

Esta serie ha tenido grandes villanos: Joffrey, Ramsay, Tywin,el Gorrión Supremo... y Euron Greyjoy no es uno de ellos. Pilou Asbæk, el actor que lo interpreta, decía en una entrevista que Ramsay Bolton parecería un niño a su lado, que iba a ser duro y despiadado; pero lo único que veo yo es a un fantoche pintamonas esforzándose lo indecible por llamar la atención en cada escena, sin un buen trasfondo ni un guión decente que respalden sus acciones. Incluso David Hasselhoff con bigote postizo resultaba más convincente como malo.

-Ja, ja, ja. No sé ni cómo me soporto a mí mismo.

Concluida la celebración, Cersei, acompañada por Qyburn el Nigromante Tunante y Frankengregor (antes conocido como la Montaña), desciende a las mazmorras de la Fortaleza Roja, para visitar a Ellaria y Tyene, a las que han amordazado y encadenado a la pared, la una enfrente de la otra, para no tener que oírlas. Gracias.

Cersei recuerda a sus invitadas cómo murió Oberyn Martell a manos de la Montaña con todo lujo de detalles y luego besa a la última de las Serpientes de Arena en los morros tras haberse aplicado como pintalabios veneno color rosa palo (el apunte sobre el color ha sido cortesía de las delirantes mujeres de @juegodetronadas).

Cersei explica a Ellaria que la dejará con vida para que vea morir a su hija y contemple desde primera fila el proceso de descomposición, desde el momento en que Tyene empiece a desprender cierto tufillo a muerto hasta que se convierta en mantillo para césped, pasando por las fases de putrefacción repugnante y decoración para Halloween.

Madre e hija intentan acercarse la una a la otra, pero sus cadenas se lo impiden. Es obra del karma, que las castiga por la subtrama estúpida e insulsa que nos hicieron sufrir.

Ni una migaja de pena me dan.

Hablar de tortura y descomposición avanzada pone a Cersei como una moto (de gustibus non est disputandum) y corre a los aposentos de Jaime para disfrutar de un apasionado ñaca-ñaca, sin importarle que a la mañana siguiente su criada los vea acostados.

Sí, que los demás hablen de este escándalo si quieren. Ella es la Reina de los Siete Reinos y puede hacer lo que le salga del Whopper®.

-¡Agh! ¡Pero si son hermanos!

Más tarde, en el día más completo de su vida, Cersei recibe al banquero Tycho Nestoris, que ha cruzado el charco que separa Essos de Poniente para hablar de la deuda que los Lannister tienen pendiente con el Banco de Hierro.

"¿No era el lema de vuestra casa 'Un Lannister siempre paga sus deudas'?", pregunta.

"Ese es el lema extraoficial", se excusa Cersei. "Además, hay un asterisco al final de la frase que conduce a una nota al pie en la que, en letra minúscula, se dice: 'El pago se realizará en cómodos plazos bienales sin intereses'. Un banquero como vos debería haberlo visto. Además, apuesto a que la abolición de la esclavitud no ha sentado nada bien a las arcas del Banco de Hierro. Ahí se movía mucha pasta, ¿no? Que pena que la Reina Dragón considere a todos los hombres iguales. ¡Vota por Cersei Lannister!".

El banquero se queda medio convencido de que es mejor ayudar a Cersei que a Daenerys, que es mejor que nada convencido, pero peor que convencido del todo.

Me sé de uno que a partir de ahora solo va a invertir en leña para el fuego.


En Invernalia


Pese a no haber recibido formación alguna sobre cómo sobrevivir al invierno o llevar un castillo, amén de haber pasado la mitad de su vida soñando con príncipes azules y pastelitos de limón, y la otra mitad intentando que no la matasen ni violasen más de la cuenta, Sansa Stark demuestra ser una líder observadora e inteligente, dando órdenes a Lord Royce y al maestre Wolkan para asegurarse de que estén preparados cuando los termómetros marquen "glaciación inminente". ¿Funciona la calefacción? ¿Tenemos anoraks suficientes? ¿Hay sopitas en la despensa? Esa clase de preguntas sehace.

Tan pronto como se queda a solas con ella, Meñique le da un consejo: pensar siempre en todos los escenarios posibles, de forma que nunca puedan sorprenderla.

"¿En plan poder mutante?", pregunta ella.

"Eeeeh... Sí, claro. ¿Por qué no?".

Las leyes de la ironía me llevan a concluir que Meñique morirá esta temporada con cara de "Esto no me lo veía venir".

Un guardia les interrumpe y solicita a Sansa que acuda a las puertas del castillo cagando leches. No dice quién ha venido ni explica a qué vienen las prisas, y ella tampoco se lo pregunta cuando echa a correr. ¿Será Bran? ¿Será Arya? ¿Será el vecino de la parcela de enfrente que está frito de que armen tanto jaleo? ¡Tensión dramática forzada!, la peor clase de tensión dramática posible.

¿Y quién está allí si no su hermano Bran, tirado en un carro como un saco de patatas y acompañado de la extenuada Meera Reed, que aún no se ha recuperado del chiste de toc-toc que hice en el primer episodio?

Sansa se lanza a los brazos de su hermano, llorando de la emoción, y el chico se deja querer pero sin ponerle entusiasmo. Desde que es el Cuervo de Tres Ojos, sus niveles de empatía están por los suelos. Eso o que lleva semanas alimentándose de nieve y raíces. Ya veremos si le cambia la cara cuando se haya comido un buen plato de cocido norteño.

-Hermana... Abrazo... Computando... Yuju.

Reunidos en el Bosque de Dioses, el mismo en el que Ned Stark tomó su primera pésima decisión en el primer capítulo de la serie, Sansa le dice a Bran que, como único varón superviviente no bastardo de la Casa Stark, él es el legítimo señor de Invernalia. Esto básicamente le da derecho a dormir en la cama de sus difuntos padres y a elegir el menú del día. También le convierte en responsable de todo lo malo que pueda ocurrirles.

Bran, recostado en el viejo arciano, pone su mejor cara de estado zen y le dice que él no puede ser señor de Invernalia porque es el Cuervo de Tres Ojos y ha alcanzado un plano de entendimiento que va más allá de Orión. Por algún motivo, esto no solo le vuelve casi omnisciente, sino que hace que sea infumable como persona.

Sansa dice que no se entera ni del nodo, y Bran le responde que es largo de explicar. Mentira. No lo es. Aquí está mi propuesta:

"Viajé hasta el norte y encontré a Max von Sydow enredado en las raíces de un alcornoque gigante. En realidad era el Cuervo de Tres Ojos, que me enseñó a ver pasado y presente sin necesidad de meterme ningún tripi. Luego el Rey de la Noche mató al Cuervo de Tres Ojos, Hodor sostuvo el portón y causó quebraderos de cabeza a muchos traductores, y ahora yo soy el nuevo Master del Universo".

Sin variar de expresión, Bran le dice a Sansa que la vio la noche de su boda y lamenta lo que le pasó, refiriéndose probablemente a todo ese rollo de la sodomización y el voyerismo. Incluso le dice, con la más absoluta falta de tacto, que estaba muy guapa con su vestido blanco, porque recordar los detalles de su boda con Ramsay Bolton es algo que Sansa estaba deseando hacer.

La mujer, comprensiblemente alterada porque no es un gurú con poderes sobrenaturales ni sufre un trastorno de personalidad antisocial, se disculpa y decide marcharse. Bran dice que se quedará un rato más. Al menos, desde luego, hasta que alguien venga y arrastre su larguirucho cuerpo tullido a otro rincón.

"¿Hola? ¿Hay alguien ahí? Me aburro de estar aquí plantado. ¿Hola? Socorroooo...".

-Zoy ezpecial.


En la Ciudadela de Antigua


El chachimaestre Ebrose examina con atención y no poca sorpresa el cuerpo de Jorah Mormont, que, tiene mucho mejor aspecto que la última vez que lo visitó. Ahora tiene un centenar de eccemas y cicatrices en el torso, pero al menos no parece un puzle de Frosties de Kellogg's renegridos.

Ante la sugerencia de Ebrose de que ha recibido algún tipo de tratamiento, el caballero dice que simplemente empezó a mejorar, probablemente gracias al descanso y al clima. Esto no me lo invento. Es exactamente lo que dice.

El chachimaestre le da el alta y le pide que deje la habitación libre tan pronto como sea posible para que se vaya el pestazo a sudor y pus antes de ocuparla con algún futuro fiambre.

Jorah decide regresar con Daenerys y Sam y él se despiden estrechándose la mano como amigos. Es un momento muy emotivo a la par que viril.

-Eres la p*** caña, Gordi.

¡Colisión de testosterona!

Acto seguido, el chachimaestre Ebrose, que no se chupa el dedo, reprende a Sam por ayudar a Jorah, contraviniendo de este modo sus órdenes y poniendo en riesgo a toda la Ciudadela. Muchas pelis de epidemias ha visto el viejo...

Pese a todo, también le dice que debería estar orgulloso de su logro, porque muy pocos maestres han salvado a un paciente de psoriagrís talludito. Probablemente tampoco lo han intentado. Recordemos que el método es asqueroso hasta decir basta y nadie quiere potar el desayuno.

Sin embargo, Sam no se libra del castigo. Tendrá que copiar un montón de manuscritos y rollos comidos por los tisanuros que están a punto de desintegrarse. (Yo creía que los tisanuros eran una criatura fantástica, como los endriagos y los tiburientes, pero resulta que ese es el nombre que se da a esos insectos plateados que uno encuentra de vez en cuando en el cuarto de baño, muchas veces ejecutando complejos números musicales en el borde del retrete.)

-A pringar, pringado.


En Roca Casterly


A bordo de la parte de la flota de Daenerys que no se hundió miserablemente en el mar Angosto, los inmaculados llegan hasta Roca Casterly  y asaltan el castillo. Tyrion, desde la comodidad de Roca Dragón, narra la batalla a medida que va sucediendo, incidiendo en que los inmaculados combaten con más ardor que los Lannister porque luchan por alguien en quien creen, su madre y libertadora, y no solo porque les pagan el seguro dental y les dan veinte días de vacaciones pagadas al año.

Pese a que el castillo de los leones resiste el asalto frontal, la clave de la victoria está en un pasadizo secreto que el Gnomo ordenó construir en el sistema de alcantarillado tiempo atrás para recibir a mujeres de afecto negociable sin que su padre se enterase y del que se sirven Gusano Gris y un reducido grupo de hombres para penetrar en la fortaleza y abrir paso al grueso de sus fuerzas.

Digital-palooza!

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Después de tomar el castillo, habiéndose flipado con la lanza a tope, Gusano Gris se mosquea ante la falta de resistencia encontrada de puertas para adentro; momento en el que se asoma por encima de las almenas y ve la flota de Euron atacando sus barcos.

¡Oh, no! ¡Era una estratagema, una...!


Madre mía, qué frito me tiene este calamar parlante.


En el Dominio


Las tropas menos pringadas de los Lannister, comandadas por el propio Jaime, que marcha acompañado de Bronn del Aguasnegras, Randyll Tarly y su hijo Rickon, perdón, Dickon, cruzan el Dominio, sofocando fuera de cámara cualquier atisbo de resistencia, hasta alcanzar Altojardín, el castillo de la Casa Tyrell con hermosas vistas a la verde campiña. O al menos las vistas eran hermosas antes de que el campo quedase teñido de sangre y cubierto de despojos humanos y heridos gemebundos.

Tras tomar el castillo (también fuera de cámara, que tampoco es cuestión de derrochar el dinero), el Matarreyes visita a la Reina de las Espinas en sus aposentos. La señora tiene muy claro que no le queda ni medio telediario, así que no se anda con rodeos y reconoce que ha tomado medidas terribles por el bien de su familia, aunque sin llegar al nivel de Cersei, a la que concede el puesto número uno en la lista de mujeres monstruosas.

Jaime defiende a su hermana, argumentando que los medios que ella emplee importan un comino si el resultado es un reino en el que uno pueda tener la fiesta en paz. Olenna vaticina que su amor por Cersei le llevará a la tumba.

Aunque su hermana quería que la anciana muriera de forma tan dolorosa y pública como falta de originalidad, Jaime, más honorable, decide envenenarla para que no sufra. Olenna apura su copa de vino emponzoñado sin inmutarse y, soltando el "zasca" definitivo, confiesa que ella fue la mente maestra tras la muerte de Joffrey, la cual describe con el mismo grado de detalle que George R. R. Martin dedica a la ropa y a la comida en sus libros.

"Decidle a Cersei que quiero que sepa que fui yo", dice.

Toma, Geroma, pastillas de goma, que son buenas para la tos.


Jaime la mira con cara de tener un fuerte apretón y sale del dormitorio, derrotado en esta batalla dialéctica.

Reconozco que el hombre me da pena. Ni el día en el que demuestra tener genio táctico y gana una batalla importante puede irse feliz a casa. Siempre hay alguien ahí para amargarle la existencia.

¡Y lo que te rondaré, morena!

-@#$% de vieja.

¡Más muertes en próximos episodios! ¡No faltéis a la cita!

14 comentarios

  1. A pesar de no ser un gran gran capítulo me ha gustado. Supongo que es por el encuentro Jon - Danni. Creo que si Jon, o Melissandre, hubiera hablado de como murió y volvió a la vida todos le habrían apoyado con entusiasmo. ¿Por qué es creíble alguien que no se quema y resucita dragones y no alguien que vuelve de la muerte?
    Ay que ver lo mal que lo ha hecho Danni que ya ha perdido a tres aliadas, toda la ventaja militar y a saber que pasa con los inmaculados. Buena reina, buen peinado, buen culo, mala estratega militar.
    Creo que tendrá que llegar Jorhra a salvar la situación que si no están perdidos.
    A ver que grandes emociones no dan en el capítulo de hoy.

    ResponderEliminar
  2. Un capitulo que no ha estado mal, pero que tampoco me ha entusiasmado demasiado. El anterior me gustó mas.

    El encuentro Dany-Jon no ha sido expresamente muy emocionante, pero en fin, también es que uno no debería tener las expectativas tan altas. Ha estado bien en el fondo, mostrando al norteño tan obcecado en sus principios y a la Targaryen tan altanera como solo sabe ser. Tal para cual. Menos mal que Tyrion y Davos están ahí para salvar la función.

    Lo de Bran no me ha gustado mucho. Vale que es el Cuervo de Tres Ojos, pero tampoco hacía falta deshumanizarlo de esa manera. Hasta en su encuentro con su tio nomuerto Benjen se le veía mas emocionado. Eso es que le tiene manía a Sansa y por joder, le ha soltado lo de la violación. Vamos, digo yo.

    Lo de Daenerys conquistando Poniente no podría haber empezado con peor pie. De momento, podemos preocuparnos seriamente de Gusano Gris y los Inmaculados. Y le quedan los dothrakis, pero sin armadura y con el frío cerca, veremos que resistentes son. Y si, los dragones, pero fijo que cae uno. En fin, esto se pone feo.

    Y bueno, ahora a por el cuarto capitulo y a la espera de la siguiente reseña.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas:
    En cada capitulo te superas, el pasaje de "Theon-Flyn", descojonante.
    Muchas gracias por estas piezas de buena lectura.

    ResponderEliminar
  4. Qué risas! Imagino que ahora mismo debes estar en tu dungeon o probablemente una torre oscura y alta rodeada de tormenta preparando el siguiente resumen entre risas maníacas y hedores diversos.
    Te esperamos!
    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Supongo que cuando Cersei sepa que Tyrion no mató a su hijo no tendrá ninguna reacción importante y estará más cabreada con los Tyrell por no haberles hecho sufrir más mientras que Jaime acabará resintiendola más por no mostrar ningún arrepentimiento por haber acusado condenado a su hermano.

    Estaría genial que se revelara que Bran tuvo una visión en la que Sansa intenta usarle para reemplazar a Jon y que fue así de hosco con esta para que esta estuviera enfadada con él y desistiera de su plan.

    Me predigo que Jon tendrá un encuentro con uno de los dragones y que su resultado cambiará la actitud de Dany.

    ResponderEliminar
  6. ¿Entendí bien el capítulo? ¿Tywin construyó Casterly Rock? ¿Dónde vivían los Lannister anteriores a él, en cuevas?

    La escena de Olenna es de diez, se va a echar de menos a Rigg.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por otro rato de diversión, tienes un don.

    Sam hay episodios en que me cae genial, y otros en donde me cae gordo, esta vez me a gustado.

    Jon y Daenerys se quieren a matar, no saben si besarse o apuñalarse, casi parecen dos niños.

    Jaime siempre encuentran como hacerte pupa, merece un abrazo jope.

    ResponderEliminar
  8. Mixtli: Darse un garbeo por el Más Allá y luego volver es un pelín más inquietante que ser ignífugo. Yo procuraría no sacar el tema.

    Joakin Martinez Rodriguez: Cuanto más tiempo pasa, más visiones ha visto Bran y menos representativos son sus recuerdos personales. Su propia vida es una pista de dos minutos en el álbum recopilatorio de la historia.

    Lethe: ¡Gracias! Me gusta salirme por la tangente y aportar algo original.

    Macarius Ozzichelli Guzmán: Mi "mazmorra" da al este y el sol de verano entra a raudales incluso con las persianas bajadas. Una tormenta sería ideal para que bajase un poco la temperatura, pero el cielo está despejado. Mi salón huele a lavanda. Lo de la risa maníaca es cierto.

    Anonimatus: No veo a Jon montando en dragón hasta la siguiente temporada. Y de fondo tiene que sonar el tema principal de El vuelo de los dragones, de Don McLean.

    Ainara Sàiz: Imagino que estarían haciendo reformas.

    jin jack: Tengo varios Don Miki, la verdad.

    ResponderEliminar
  9. Nadie comenta que el emisario del Banco de hierro es Mycroft? Seguro que en la última temporada Sherlock solucionará todo con atrevidos y rapidos montajes y largos dialogos.
    Y Jhon Snow será el nuevo watson, al fin y al cabo ponen la misma cara.

    ResponderEliminar
  10. Un comentario sólo para que salga antes la próxima entrada!

    ResponderEliminar
  11. La parte de Theon me ha gustado tanto que me ha hecho pensar la inmensa lástima que es no leer más cosas originales tuyas (codazo, guiño).
    Cosas buenas del capítulo: ¡a tomar por c**o las serpientes de arena!
    Cosas malas: ya tenemos a Euron para rellenar el hueco de Mister Fostiable de Poniente, sigh...

    ResponderEliminar
  12. tras este capítulo tengo claro que Theon Greyjoy será el que se siente en el trono de hierro es el único que cuando ve que van perdiendo huye

    ResponderEliminar
  13. rekens: Creo que mencioné lo de Mycroft en el primer episodio que salió. Puedo equivocarme, pero ambos sabemos que los dos somos demasiado vagos para comprobarlo.

    Anónimo: Esa estrategia requería de poderosas alianzas.

    Claudio Vosco: Recibido el codazo. Estoy en ello, pero me falta tiempo.

    Alberto Blanco: Es un superviviente. Además, siempre va ligero de equipaje.

    ResponderEliminar
  14. La visión de un ejército de pingüinos zombies resulta ciertamente aterradora. Sin embargo, son cosa más del sur que del norte. ¿Habrá una versión de la Antártida en el universo de Poniente? Si la hay desde luego no sale en los mapas oficiales...

    Por otro lado, un ejército de rechonchitas focas zombies tampoco se queda atrás. Son muy cucas, pero nadie quiere toparse con una foca enfadada.

    Dejando esto aparte, me presento: soy la que lleva un par de semanas subiéndote las visitas del blog en entradas antiguas de Juego de Tronos. Leí las primeras recapitulaciones hace años, luego deje la serie en stan-by, y ahora que por fin me estoy poniendo al día vuelvo por aquí a reírme un rato, amen de refrescar la memoria de cara a futuras temporadas.

    Respecto al capítulo, echaremos de menos a la señora. Murió como vivió, siendo una badass y dando guerra hasta el final.

    Nos vemos ;)

    ResponderEliminar