9 de enero de 2019

Dragon Quest III


¿Por qué, con todos los videojuegos buenos que salen cada año, todavía dedico mi tiempo a jugar y escribir artículos sobre videojuegos lo bastante viejos como para que se consideren hallazgos arqueológicos cuando los saco del cajón?

Y si solo lo hiciera con los típicos plataformas de 8 y 16 bits que se puede uno pasar en una o dos horas, ni tan mal; pero a veces me da por desempolvar un RPG espantosamente largo, y entonces siento que debería recapacitar sobre el uso de mi tiempo libre (o el rumbo de mi vida, en general).

Que haya escogido precisamente la tercera entrega de Dragon Quest para esta entrada es más absurdo si cabe, ya que este juego ni siquiera llegó a Europa. Es cierto que sentía curiosidad por conocer el título que llevó al gobierno japonés a prohibir el lanzamiento de las futuras secuelas de la saga en días lectivos para evitar que los chavales hicieran novillos en masa, pero lo más cercano a un recuerdo que tengo de Dragon Quest es haber visto en la tele Las aventuras de Fly.

Me gustaba mucho esa serie. Tendrá que bastar.

26 de diciembre de 2018

Heroine's Quest: The Herald of Ragnarok

Hoy voy a abrigarme mucho (ha refrescado la temperatura en la estación 31) y hablaros de un videojuego que pertenece a un género híbrido que hasta ahora nunca me había terminado de llamar la atención y que, probablemente debido a su escasa popularidad, cuenta con muy pocos títulos en el mercado, la mayoría ni siquiera buenos.

Me refiero a ese género bastardo que es la aventura gráfica-RPG, en el que, aparte de estrujarnos las meninges para resolver puzles, también tenemos que realizar acciones más propias de un Dungeons & Dragons, como elegir la profesión del protagonista de turno (bárbaro, hechicero, ladrón, cuarentón en paro adicto a los Cheetos...) y entrenarle para que sus habilidades mejoren y así podamos avanzar en la historia y derrotar a los malhechores, monstruos y vendedores de castañas que se interpongan en nuestro camino.

El arquetipo de este tipo de videojuegos es el Quest for Glory de Sierra, que debería haberse titulado HeroQuest si el nombre no hubiera estado ya pillado por el único juego de rol de tablero al que he aprendido a jugar.

Heroine's Quest: The Herald of Ragnarok también pertenece a ese género. Su desarrolladora, Crystal Shard, es un grupo multinacional dedicado a la creación de videojuegos retro, y si lo de multinacional os ha sonado a grande, eso es porque no os he dicho que la razón por la que se autodenominan grupo multinacional es porque la empresa no tiene sede y está formada por freaks de varios países que trabajan desde su casa sin cobrar un duro. A pesar de ello, este juego es tanto o más profesional que el mejor de los Quest for Glory de Sierra, y de videojuegos viejos sé un rato.

9 de diciembre de 2018

He-Man y She-Ra: El secreto de la espada (5ª parte)


En la entrada anterior...

La princesa Adora regresó con su hermano Adam a Eternia y disfrutó de un feliz reencuentro con sus padres, que la reconocieron al instante pese a que la última vez que la vieron solo era un bebé estúpido con apego hacia los vampiros albinos que prefieren ahorrarse los trámites de la adopción.

Al mismo tiempo, Hordak y su antiguo discípulo Skeletor limaron asperezas carcajeándose a coro y decidieron formar una alianza temporal para raptar a Adora otra vez y llevarla de vuelta a Etheria.

¿Serán esta ridícula pareja de villanos capaz de cumplir sus malvados propósitos o fracasará estrepitosamente como cada semana a causa de su descollante incompetencia? Sea como sea, esta historia llega a su final.

2 de diciembre de 2018

He-Man y She-Ra: El secreto de la espada (4ª parte)


En la entrada anterior...

Adora se convirtió en la poderosa y radiante She-Ra y, a lomos de su unicornio parlante de alas multicolor Swift Wind, rescató a su hermano He-Man de la Horda del Terror y frustró los planes de Hordak para acabar con la Gran Rebelión, inspirando con su imagen y valentía a cientos de artistas de carátulas de heavy metal por años venideros.

¿Qué más deparará el destino a nuestros héroes en esta aventura alargada hasta la náusea?