27 de marzo de 2011

Xena: Ya he estado allí, ya he hecho eso

Si hiciera un top 10 de mis películas favoritas, Atrapado en el tiempo (Groundhog Day) ocuparía uno de los primeros puestos. Da igual cuantas veces la vea, porque nunca me aburro de ella. La cinta trata sobre un malhumorado hombre del tiempo interpretado por Bill Murray que viaja a un idílico pueblecito para cubrir el Día de la Marmota, una tradición local en la que se predice la duración del invierno con ayuda del animalito en cuestión. Tras la ceremonia, una tormenta obliga a Murray a quedarse en el pueblo, y al despertarse, descubre que está condenado a revivir el Día de la Marmota una y otra vez.

Pues bien, ahora trasladad esa idea a Xena: La Princesa Guerrera, y obtendréis uno de los episodios favoritos de los xenites. ¡Con un 100% más de lesbianas que Atrapado en el tiempo!

Como si del célebre I got you babe de Sonny y Cher se tratase, un quiquiriquí anuncia el amanecer de un nuevo día. Inmediatamente cortamos al interior de un establo, donde Xena se despierta solo un instante antes de que Joxer "El Grande" la deslumbre abriendo la puerta de par en par.

Joxer: ¡Chicas, ya es hora de levantarse! ¡Despertaos con alegría!

La Princesa Guerrera lo mira con ojeriza. Gabrielle sale de entre un montón de heno con cara de haber tenido una fiesta salvaje de pijamas en casa de Hello Kitty y dice que se despierta, "pero sin ninguna alegría".

Comprendo su hastío y comparto su dolor. Vamos por la tercera temporada de la serie y las fórmulas que alguna vez nos parecieron originales comienzan a repetirse como un plato de garbanzos con chorizo. De hecho, veamos las opciones de nuestras heroínas para el martes: 1) Xena y Gabrielle ayudan a una aldea frente a un malvado señor de la guerra/monstruo/dios, 2) alguien del pasado de Xena regresa para atormentarla, 3) aparece una doble de Xena y ambas se intercambian los papeles con hilarantes resultados. Y ahí tenéis cincuenta episodios tirando por lo bajo.

En una muestra del humor fino e inteligente que caracterizaba a la serie, una herradura cae sobre los huevos que Joxer traía para el desayuno y le pone la cara como a Nanami Nanase en 100 Shots of Semen Vol. 3.

Omelette bukkake. Solo para valientes.

Asomándose desde el piso superior del establo, un hombre pide disculpas. Nadie va a preguntarle qué hace ahí arriba soltando herraduras y él no va a explicarlo, así que supongo que su presencia se debe a ese recurso literario que por aquí conocemos como "El guionista es un poco inepto, pero da igual porque hay gente más ingenua que él, y mira tú por dónde, esa gente es la que ve nuestra serie".

Xena necesita un herrero y el extraño le recomienda uno de la casa rival al otro lado del pueblo. Quedaos con lo de la casa rival porque será importante a lo largo del episodio. Y puede que no os lo repita veinte veces.

De camino a la herrería, nuestros héroes se cruzan con un par de tipos luchando a punta de florete, que, para vuestra información, era el arma más característica de la Grecia Antigua después del proyector de plasma, como lo sería más tarde para D'Artacán y los tres mosqueperros en la Era Mesozoica. Pero, por lo visto, Xena y Gabrielle están aplicando una nueva política selectiva en cuanto a eso de hacer el bien, porque pasan de largo.

-¡En guardia, pardiez!

Joxer, en cambio, se queda atrás para poner paz entre los duelistas, porque él es esa clase de héroe: el Idiota RedomadoTM (si tiras el dado, pierdes la partida). Desdichadamente, uno de los hombres hiere a Joxer con su puntiagudo anacronismo, y el eterno perdedor exhala su último aliento entre los brazos de Gabrielle, para alegría y jolgorio del que suscribe.

No me malinterpretéis. Aunque Ted Raimi no me disgusta como actor o animal de compañía, ya sabéis que con estos personajes que llevan la etiqueta de alivio cómico no suele haber medias tintas: o bien te hacen gracia, o bien desearías verlos colgados por los intestinos de un árbol particularmente alto. Con Joxer me inclino más por la segunda opción.

-¿Cómo puede tener la piel tan suave sin usar Men Expert Vita Lift?

Tras celebrar un funeral vikingo para ahorrarse comprar una pala, Xena ruega a la desconsolada Gabrielle que descanse, y ambas se acuestan juntas bajo las estrellas. Muy juntas. La clase de muy juntas que lleva a que la portera chismorree y los vecinos te miren raro en los descansillos.

¿Qué os parece si ponemos un poco de música romántica y las dejamos solas?


Oh yeah....

A la mañana siguiente, pese a que se acostaron al aire libre, Xena está de nuevo en el establo y Gabrielle no se encuentra a su lado. ¿Extraño? ¡No tanto como ver a Joxer vivito y coleando entrando por la puerta!

Joxer: ¡Chicas, ya es hora de levantarse! ¡Despertaos con alegría!

Puesto que Joxer no es un zombi, Xena empiza a pensar que todo lo sucedido con anterioridad fue una pesadilla... hasta que Gabrielle se incorpora y repite la misma frase de la mañana anterior. Xena se mosquea e, instintivamente, aparta a Joxer del curso de la herradura, llegando a la conclusión de que no ha tenido ningún sueño.

¡Pues claro que no, no seas ridícula! Para que fuera un sueño, tendría que haber mujeres desnudas bailando la lambada, coyotes espaciales o una combinación de los dos elementos anteriores.

Xena intenta explicar a sus amigos lo que está ocurriendo y, naturalmente, reaccionan con incredulidad.

Gabrielle: ¿Estás diciendo que hoy en realidad ayer para ti, pero que para nosotros es hoy porque no recordamos que ayer fue hoy? ¿Es eso?
Xena: ¡Exacto!
Gabrielle: No lo entiendo.

Más allá del diálogo, la escena funciona por la excelente química que existe entre Lucy Lawless y Renée O'Connor, algo que no se veía en televisión desde los tiempos de Gazpacho y Pincho. Creo que sin esa compenetración, la serie jamás hubiera aguantado seis temporadas. El cuero y los mulos firmes a lo sumo dan para dos.

-Que utilice esta vara robusta y alargada no significa nada.

Sabiendo la que se les viene encima, Xena interrumpe el duelo en el que mataron a Joxer. Desafortunadamente, su intromisión provoca que las casas rivales se declaren abiertamente la guerra y, al anochecer, uno de los bandos mata a Argo, la yegua lesbiana de Xena.

En fin, ¿a quién le gusta la carne poco hecha? Si preferís el caballo a la brasa, podemos celebrar otro funeral vikingo. Mmmm... Extra Crispy, tan crujiente que hace ruido.

-Huele que alimenta. ¿Quién ha muerto?

Al tercer día, Xena se da cuenta de que quedándose de brazos cruzados no va a salir de este círculo vicioso, así que procura prestar atención y se entera de que los duelistas andan a la greña por el accidente de un tal Casca, un viejo rezongón más sordo que una tapia. Por lo tanto, si Xena salva a Casca, evitará la pelea y podrá seguir con su viaje de redención y sugerentes escarceos lésbicos.

Con el cuarto quiquiriquí, Xena sale del granero escopetada, cruza todo el pueblo y llega justo a tiempo de impedir que un carro atropelle al viejo. Hasta valdría para un anuncio de Nike. Just fuckin' do it.

Superada esta pequeña contingencia, Xena regresa con sus amigos y, resignándose a lo ineludible, les explica una vez más su problema. Algunos xenites se referirán al siguiente diálogo como trasfondo o "subtexto", pero yo me inclino por un "¿De verdad todavía hay gente que no ve lo lesbianísimas que son?".

Xena: No son los hados, ni Ares, ni algo que haya comido, no. Ni tengo marcas de dardos envenados, ni tengo mordiscos de baqueidas...
Joxer: ¿Y ese del cuello?

Cluedo Lesbian Edition: Lo hizo Gabrielle... con la boca... en el establo.

Xena acaba cayendo en que las familias no necesitan ninguna excusa para llegar a las manos, por lo que salvar a Casca realmente no ayuda a nadie, excepto, claro está, al pobre anciano. Pero, seamos sinceros, a nadie le importan los viejos. No trabajan, te quitan el sitio en el autobús y huelen a armario cerrado.

Para colmo de males, cuando Xena pide a Gabrielle que aleje a Joxer del peligro, lo único que consigue es que maten a Gabrielle accidentalmente.

A estas alturas, para lo que va a servir darle un entierro digno, yo haría lo único que uno puede hacer en estos casos: tirarme el cadáver. Pero con cariño y desde el respeto.

-Muero como viví: con algo largo y metálico clavado en el vientre.

Xena se levanta como impulsada por un resorte y, con el corazón en un puño, mete la mano entre el montón de heno en busca de Gabrielle, obteniendo por respuesta un gemido juguetón, especialmente pronunciado en el doblaje español. Ya sabéis que hay dos clases de mujeres: las que se despiertan receptivas y las que te dicen "Déjame dormir, cerdo". Gabrielle es de las primeras.

Y después viene la MEJOR ESCENA del episodio:


Pudo no ocurrir exactamente así.

Volviendo al meollo del asunto, y a la vista de que nada de lo que hace funciona, Xena decide aceptar sugerencias de sus amigos, aunque esas sugerencias apunten al gallo.

Situaciones desesperadas exigen medidas desesperadas, y a la mañana siguiente el gallo prueba el filo del chakram. Cosa que, por supuesto, tampoco funciona; no como los chistes de pollos, que son infalibles. Por ejemplo: ¿Qué le dice un policía pollo a otro?... ¡Necesitamos apoyo!

¿Lo pilláis? Pollo, apoyo... Es más humor inteligente.

Hasta la vista, Caponata.

Xena está que trina, y para ahorrarse las discusiones de costumbre, le dice a Gabrielle que Joxer está coladito por ella.

A sabiendas de la seriedad con la que se iría tiñendo la serie a partir de esta misma temporada (y no es lo único que se teñiría, a juzgar por el look post-experiencia hindú de Gabrielle), agradezco personalmente que los arcos argumentales importantes se alternasen con episodios de relleno en los que el status quo permanece inalterado. No hay nada que más de disguste de una serie que perderme un par capítulos y luego encontrarme con que la hija demoníaca de una de las protagonistas ha matado al hijo secreto de la otra.

O RLY?

El séptimo u octavo día (lo siento, estoy borracho y he perdido la cuenta), Xena descarga su frustración reduciendo brutalmente a todos los camorristas que le salen al paso a lo Kung-Fu Master.

Entre pelea y pelea, Gabrielle menciona que las dos casas rivales tienen mucho en común (por ejemplo, todos sus miembros pierden dientes cuando Xena les parte la boca) y advierte que si tuvieran tiempo para hacérselo ver, quizá pondrían fin a las hostilidades. ¿Y quién tiene todo el tiempo libre del mundo aparte de los jubilados, los parados y los tipos que escriben artículos de 3.000 palabras sobre viejas series de televisión en Internet? Exactamente, la Princesa Guerrera.

Después de llegar a esa misma conclusión, Xena pisa un frasco en la calle y, como lo pone en el guión, lo recoge y averigua que contenía cicuta, un veneno que mata a quien se lo beba en el plazo que más convenga al argumento, que en este caso son 24 horas.

Por último, para cerrar la jornada, y no sé muy bien si por desesperación o por desidia, Xena permite a Joxer declarar la guerra al pueblo entero, con lo que el trío acaba acribillado a flechazos. Lo sorprendente es que contando esta muerte, creo que Xena se las apañó para palmarla la friolera de cuatro veces en seis temporadas. Y luego decíamos de Dragon Ball...

Morir en buena compañía.

Tras el quiquiriquí de rigor, Xena se incorpora con una imitación de Clint Eastwood estreñido y, según oye entrar a Joxer, le lanza su chakram, matándolo en el acto. Ya más tranquila y despejada, Xena vuelve a acostarse mientras Gabrielle alucina en colores.

La pregunta obvia es: ¿Y si este fuera el día bueno? ¿Cuáles serían las implicaciones morales del asesinato en una situación como esta? ¿Y si se creasen espacios temporales simultáneos? ¿Por qué el videoclip de Lore, Lore, Macu, Macu tiene más de medio millón de reproducciones?

Pensemos en positivo: la sangre fresca no es tan difícil de lavar.

Al día siguiente, Xena abandona sola el establo, dejando a sus amigos bien atados y amordazados.

Aunque la mirada de odio de Gabrielle no tiene precio, si uno se plantea lo mal que van a pasarlo cuando reciban la llamada de la naturaleza, la ingenuidad y comicidad del incidente se diluye por completo. Dudo mucho que a Gabrielle le haga gracia mearse las bracae delante de Joxer.

Bukkake, bondage... ¿Es que esta serie no conoce límites?

Tras enterarse de que alguien le ha robado la cicuta al matasanos local, Xena se presenta en casa de una comadrona para que le cuente todo lo que sabe sobre la gente del pueblo, con la esperanza de que los chismorreos le sirvan de algún modo para calmar los ánimos antes de que estalle una guerra civil.

Y, aparentemente, el primer Starbucks se fundó en el año 70 a.C., porque en esta escena Xena sale comiéndose un enorme muffin.

Starbucks: Mímate con algo dulce.

La Princesa Guerrera, por fin con las ideas claras, se levanta más animada que de costumbre y, nuevamente, les explica a sus amigos que han repetido el mismo día innumerables veces. Luego responde a todas sus preguntas antes siquiera de que las hagan.

Xena: No, no, sí, no, lo he intentado de ambas maneras, no lo sé, no de nuevo. ¿Alguna pregunta más?

Solo una: ¿Qué es lo que ha intentado exactamente de ambas maneras? Quizá me interese ver una demostración.

Xena detiene varios enfrentamientos y empieza a sacar a la luz las relaciones que existen entre ambas casas. Teniendo en cuenta que el número de habitantes del pueblo debe de rondar los quince (va en serio, mirad la ficha del episodio en la IMDb), no me extrañaría que todos fueran familia. Eso explicaría ese aire a retraso mental que se respira en el ambiente.

Al ver lo mucho que tienen en común, los líderes rivales se estrechan la mano y todos celebran el principio del fin del conflicto.

¿Fin?

-Si tú no dices nada de mi vestido, yo no digo nada del tuyo. ¿Trato hecho?




¡¿Cómo?! ¿Otro quiquiriquí? Ni siquiera Bill Murray lo pasó tan mal. Y al menos él tenía a la burritonta aquella que anunciaba cremas en la tele.

Después de una pataleta en toda regla, Xena recapitula lo que ha hecho en los últimos días ante unos perplejos Gabrielle y Joxer.

Aunque ver a la Princesa Guerrera hablando sola mientras hace el puente no es lo que se dice normal, estoy convencido de que Gabrielle y Joxer no se quedarían ni la mitad de pasmados si ya hubieran participado en alguno de los episodios musicales de la serie, que ya tendremos tiempo de comentar.

Tantas posibilidades...

Al rato, Xena se da cuenta de que la cicuta robada debe de ser el elemento clave de esta historia (¿por qué no?) y, pateándose las calles, descubre que el ladrón es una chica perdidamente enamorada que desea morir porque su padre jamás la dejaría casarse con su novio. El problema es que la chavala siempre se bebe la cicuta a primera hora de la mañana y el establo donde Xena se despierta está demasiado lejos como para llegar a tiempo de evitar que la chica se suicide.

Además, resulta que el novio de la chica, que es uno de los duelistas, pidió a Cupido, dios de las tarjetas horteras de San Valentín, que el día de mañana no llegara nunca para que su novia no estirase la pata (como dije, la cicuta tarda 24 horas en hacer efecto), y de ahí todo este tinglado.

En mi opinión, Xena se toma demasiadas molestias por salvar a un montón de figurantes. Si yo fuera ella, y partiendo de la hipótesis de que consiguiera dejar de tocarme delante del espejo, volvería al establo con Gabrielle y pasaría los próximos meses haciendo cosas que requerirían metáforas demasiado complicadas como para que pueda detallarlas aquí sin herir la sensibilidad de nadie.

A juzgar por el vestuario, antes todos trabajaban en un circo ambulante.

Lo siguiente que vemos es a Xena yendo de un lado para otro por todo el pueblo, tomando medidas a ojo, mientras una reyerta se desata a su alrededor. Y me refiero a la clase de reyerta en la que hay varios extras despistados haciendo el imbécil al fondo del plano y unos pocos tipos competentes luchando delante de la cámara.

Siendo justos, para ser una producción televisiva, la serie contó con muy buenos coreógrafos y especialistas. Ahí tenemos, por ejemplo, a Ben Cooke, cuyos últimos trabajos hablan por sí solos, o a Zoë Bell, doble de Xena y actriz debutante en Death Proof, aunque, al parecer, a nadie le gustó esta película.

Me lo pone demasiado fácil.

Con el enésimo quiquiriquí, llega la hora de la verdad. Xena sale del establo pegándole un portazo a Joxer, levanta el pulgar como si fuera a pintar un bodegón y, sin más dilación, lanza su chakram. De esta forma, no solo salva a Casca del atropello, sino que, ¡a los treinta rebotes!, rompe el frasco de cicuta antes de que la chica se lo beba.

¿Puede alguien más listo que yo (amebas, protozoos...) explicarme por qué el chakram algunas veces rebota, otras se clava y nunca le rebana los dedos a Xena cuando lo recoge? Citando a Vicisitud y Sordidez: atchonburikante.

¡Bip-bip!

Al día siguiente, roto el hechizo de Cupido, el guionista se la juega una última vez a Xena (que no al público, que puede ser condescendiente, pero no tonto) escribiendo que a Joxer se le caiga encima, no una herradura, sino un martillo en la cabeza.

En una imagen que no se ve todos los días, Xena reacciona ante el posible traumatismo craneal de su amigo haciendo un "Príncipe Adam".


Enmarcad la imagen si queréis.

18 comentarios

  1. He empezado a leer como si fuera el artículo sobre el detective (Batman), y estaba empezando a dudar hasta lo del Cluedo homosexual (grande lo del bocao en el cuello xD).

    Voy a comer, sigo luego, que el texto es largo y he perdido una hora del día para su lectura

    ResponderEliminar
  2. Ese rebote de chakram es la clase de rebote sin sentido que se espera del escudo de Capi (mención al trailer en que sale Niles Crane Button) o de un borracho de bar.

    Lo mejor: "A estas alturas, para lo que va a servir darle un entierro digno, yo haría lo único que uno puede hacer en estos casos: tirarse el cadáver. Pero con cariño y desde el respeto." y hacerse un "Príncipe Adam" como frase hecha xDDDDDDDDDD

    Muy buen y gracioso artículo, aunque no salga Batman... ¿o sí?... The End?

    ResponderEliminar
  3. Esta reseña no pudo ser más porno... o es que tengo un problema... hasta la frase "atchonburikante" me sonó a "bukkake"... Pero tiene mis bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Voy a dejar esto por aquí...

    http://roflrazzi.files.wordpress.com/2008/10/lucy-lawless-i-hate-to-disappoint.jpg

    http://seriespot.files.wordpress.com/2010/01/xena.jpg

    ResponderEliminar
  5. Siempre prefiero que los tiempos no cambien, i menos tan rápido como lo hacen ahora, pero, pensáis que esta serie tendria el mismo éxito si se emitiese hoy en dia???

    Con lo entretenidas que parecían antes!!

    ResponderEliminar
  6. @Descastado: El artículo de Batman tendrá que esperar. ¿Y qué es eso de "perder el tiempo"? Ni que esto fuera un vórtice temporal. Aquí se "desperdicia" el tiempo, no se pierde.

    @LacraESECEFE: ¿Porno? Sí, quizá debería moderar un poco el vocabulario. Un día de estos.

    @gmassa: Nah, cada serie tiene su momento. Xena ofrecía buenos mensajes debajo de un contenido aparentemente sencillo y era entretenida; pero difícilmente encajaría en la actualidad. Sé, eso sí, que muchos niños siguen Hércules, así que... ¿quién sabe?

    ResponderEliminar
  7. @Tipo de la Brocha nada más para clarificar, no era crítica. Disfruto bastante sus artículos sin importar el vocabulario. Pero sí me dejo con la idea de Porno en la cabeza todo el día...

    ResponderEliminar
  8. Pues yo me he puesto algo cachondo.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaj tremendo articulo!!!!

    Deberias hacer una serie exclusiva sobre bucles temporales, que me suena que es un recurso muy manido. Creo que vi varios en todas las versiones de StarTrek, en algun Stargate, etc

    ResponderEliminar
  10. @Anónimo: Sí, mejor mantén el anónimato. Y ten pañuelos a mano.

    @TioMac: Gracias. En cuanto a la propuesta, como diría Homer Simpson, ¿es que eso no puede hacerlo otro?

    ResponderEliminar
  11. ¡Argh... Joxer y bukkake! Ahora voy a tener esa imagen grabada a fuego en el cerebro, y no creo que pueda comer en una temporada... o dormir... o hacer cualquier cosa salvo golpearme la cabeza contra la pared tratando de borrar a Joxer y el huevo...
    Por lo demás, magnífica entrada.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades, has conseguido que me ponga a ver un capítulo de XENA por primera vez desde que iba al cole.

    ResponderEliminar
  13. Ese "pardiez"... como buena friki de Zelda no he podido evitar pensar en Wind Waker; ¿o no era eso? xD
    Grandes series, grandes posts. Ahora estoy viendo Hércules por las noches, después de ver La que se avecina y antes de ver Cuéntame. Cositas del trabajar en horario nocturno, supongo.

    ResponderEliminar
  14. @Miguel Roselló: ¿Gracias?

    @Ínfila: Uy, el pardiez viene de mucho antes. Eso es español del viejo. Es una contracción de "par Dios".

    ResponderEliminar
  15. Acabo de volver del hospital de operarme de apendicitis. Elegí mal día para entrar tu página XDD
    Casi se me saltan todos los puntos de reirme. ¿Gracias?

    La verdad es que ese episodio era buenísimo, gracias por recordarlo.

    ResponderEliminar
  16. @elmaestrodelfuego: Ese es mi eslogan: "Saltando puntos desde el 97".

    ResponderEliminar
  17. Solo lso tropecientos dioses que han pasado por Xena saben lo que me he descoonado leyendo este review, qué grande eres!!!

    Saludos!

    P.D: A mi la palabra atchonburikante tambien me ha sonado porno jaja

    ResponderEliminar
  18. A mi si me gusto Dead Proof

    ResponderEliminar