31 de octubre de 2012

La cabaña en el bosque (2011)

Como aficionado al cine de terror, no podía cerrar este especial de Halloween sin hablar de la incursión conjunta de Joss Whedon y Drew Goddard en el género.

En los últimos meses, no son pocas las personas que me han preguntado si había visto The Cabin in the Woods. Y cuando digo que no son pocas, es que son muy pocas. Una, para ser exactos. Pero consiguió picar mi curiosidad diciéndome simple y llanamente que no podía contarme nada sin estropearme la película y que debía verla. También hizo un mohín de reserva con los labios. ¡Mi mayor debilidad!

Por lo tanto, aunque he prestado poco o ningún interés a todas las sagas de terror que han surgido en la última década (Destino final, Saw, Paranormal Activity…), sentía verdadera expectación por ver La cabaña en el bosque.

La película se estrenó en abril de 2011 en los Estados Unidos, y llegó a casi toda Europa ese mismo mes. Sin embargo, por razones que son fáciles de suponer, no se ha proyectado en las salas de cine españolas y aquí saldrá directamente en DVD. ¿Quién sabe?, quizá la distribuidora aún esté pensando en cuál es el peor título posible en castellano; me extrañaría que no se planteasen llamarla Desmadre en la cabaña en el bosque antes de optar por la traducción literal. El caso es que con tanto retraso han conseguido que comprase el DVD en Amazon en su versión inglesa.

Entrando ya a hablar de la película, no tenía ni pajolera idea de lo que iba a encontrarme hasta que la puse, porque no había visto ni un solo tráiler ni leído nada sobre ella. Incluso evité escuchar el programa número 183 de La hora de Ving Rhames, a pesar de que es el único podcast que ameniza mis idas y venidas del trabajo junto a Vuelo 180 (que, por cierto, tendrá que cubrir el hueco dejado por La hora a menos que la despedida de Víctor Olid y compañía este último sábado no fuera más que una sucia pantomima). A toro pasado, me alegro de que me comportara como un eremita paranoico, porque no me esperaba nada parecido y el filme me sorprendió desde la primera escena.

Esta crítica es todo lo reveladora que puede ser, así que salvo que no os importe que os destripe la película de arriba a abajo, deberíais parar de leer ya mismo. Si lo que necesitáis es que escriba spoilers en mayúscula y negrita, os adelanto que no pienso rebajarme a eso.

La cabaña en el bosque trata sobre cinco "adolescentes" de entre veinticinco y treinta tacos que se van a pasar el fin de semana a una cabaña perdida en medio del bosque y son escabechados de uno en uno por una familia de zombis paletos.

En principio, es una historia tan manida que ni siquiera falta el viejo siniestro que aparece de improviso cuando se dirigen hacia la cabaña para advertirles de los peligros que les esperan.

Solo que en esta película hay mucho más que eso. Poco a poco, iremos descubriendo que detrás de los asesinatos, o, para ser exactos, debajo, está una compañía multinacional que utiliza la cabaña como escenario controlado para realizar sacrificios humanos y evitar así que los Dioses Antiguos destruyan a la humanidad. Imagináosla como un combinado de Posesión infernal y El show de Truman.

Y ni siquiera se trata de la típica corporación maléfica donde todos visten de negro y llevan gafas de sol incluso de puertas para dentro. Más bien todo lo contrario. Por poner un ejemplo, la primera secuencia del filme se desarrolla delante de una máquina de café, y os puedo asegurar que oír al padre de A seis metros bajo tierra y al ayudante del jefe de gabinete de El Ala Oeste de la Casa Blanca hablar de pruebas de fertilidad y seguros para cajones a prueba de niños tiene muy poco de nefasto. La escena podría estar sacada de una tira de Dilbert.

Incluso celebran porras, aunque no sobre la liga de fútbol precisamente.

La conversación coloquial entre los dos compañeros toma luego un giro inusual y, de improviso, la imagen se congela y nos plantan el título de la película en letras rojas y mayúsculas, momento en el que la banda sonora pasa a ser consecuente con el género y el espectador se pregunta qué cojones está viendo. Esta es la sensación que reina durante el resto del metraje.

Y aunque los títulos de entrada que preceden a la secuencia del coffee corner son típicos de las pelis de miedo, con sangre goteante y grabados macabros, fue al aparecer el título de la película, cuando me di cuenta de que iba a ver algo nuevo y original.

Que la siguiente escena tuviera a la actriz principal preparando una maleta en braguitas tampoco le hizo ningún mal.

¡DUN!

Esa no era la imagen que quería poner.

¡Son blancas, como las de Rosita!

Ahora sí.

Es cierto que la película tiene la clase de argumento que se le ocurre a uno tras ver una maratón de cine de terror en casa de unos amigos cuando ha bebido más cervezas de la cuenta o fumado marihuana; pero, hasta donde yo sé, nunca antes se había llevado a cabo y su ejecución es, si no brillante, sí al menos inteligente y divertida. 

Por otro lado, y pese a las apariencias, los protagonistas no son los estereotipos con patas a los que estamos acostumbrados. Aunque todos encajan en los roles propios del género (la golfa, el deportista, el porrero, el estudiante y la virgen), es la extravagante corporación la que procura que se comporten como esperaríamos de ellos para entretenimiento de los Dioses Antiguos, ya sea vendiéndoles tintes para el cabello que les vuelven idiotas o gaseándoles con feromonas hasta convertirlos en Pepé Le Pew.

De este modo, el espectador medianamente perspicaz ya no es el único que insulta a la pantalla cuando los protagonistas deciden, por ejemplo, separarse para cubrir más terreno o se van al bosque a fornicar en plena noche. En muchos casos, ellos mismos son conscientes de lo ilógicas que son sus decisiones. Sin embargo, la situación les viene grande y se ven abocados a un destino fatal y absurdo. Los clichés no solo son intencionados, sino provocados, y este detalle cuenta con mi sello de aprobación.

Sorprendentemente, ningún personaje es 100% hostiable.

También es importante añadir que Whedon y Goddard no se burlan de los referidos clichés parodiándolos como si fuera una de esas insoportables spoof movies, sino que los utilizan y desmontan únicamente para desarrollar la premisa que plantean.

De esta forma, se produce un contraste muy marcado entre el terror y la comedia, desconcertando al espectador con giros que muchas veces consiguen ser realmente inesperados.

Ki-ki-ki, ma-ma-ma…

El otro plato fuerte de la película, y que debería hacer las delicias de cualquier aficionado al cine de terror, se nos sirve cuando los supervivientes se dan cuenta de lo que está sucediendo y docenas de criaturas de pesadilla irrumpen violentamente en escena para montar la de Dios es Cristo.

Y es que en el interior del enorme complejo que se oculta bajo la cabaña, hay mucho más que zombis armados con trampas para osos; montones de monstruos de la cultura popular esperan en sus celdas de contención a que les llegue el turno de sembrar el pánico entre los vivos, y hay desde bichos más o menos genéricos como el hombre lobo o el tritón, hasta rostros tan reconocibles, aunque algo disimulados, como los de Pinhead o las gemelas de El resplandor.

Es entonces cuando la película relaja su tono satírico para brindarnos un tercer acto único en el que todos los monstruos son liberados y desencadenan el caos absoluto. Ya no hay tensión ni suspense, solo acción y diversión mezcladas con casquería y sangre.

Y el final, que no voy a contaros a pesar de todo, es atrevido e impresionante; un verdadero corte de manga a los convencionalismos del género.

Monstruopocalipsis.

Como único punto en contra, debo decir que las escenas que deberían dar miedo resultan algo flojas y poco originales, y más que impresionar por sí mismas, sirven como homenaje a otros clásicos del cine de terror (muy obviamente a la saga Evil Dead, aunque solo sea por la cabaña desvencijada en el bosque y la trampilla que se abre por culpa del "viento").

En conclusión, La cabaña en el bosque no solo me ha sorprendido hasta el final, sino que cuanto más pienso en su argumento, más me gusta. Si uno empieza a verla pensando en pasar miedo, seguramente le defraude, y es verdad que el guión no aguantaría un análisis mínimamente sesudo, pero la película es muy divertida y a mí me tuvo en vilo un buen rato. Sin duda, ha llegado el momento de arriesgarse con ideas nuevas y romper las reglas que tan bien conoce el público, aún a costa de defraudar sus expectativas,.

Por lo demás, creo que revisar viejas cintas de terror pensando que detrás de cada cliché hay un cuarentón con corbata pulsando botones no tiene precio.

16 comentarios

  1. Me decidí finalmente a verla ahora mismo tras saber que habías escrito la crítica. Una mezcla muy interesante, sazonada generosamente con el humor de Whedon, y con una premisa argumental muy original (al menos no tengo referentes de algo similar). Visto que los humanos somos como cucarachas que llegamos a vilezas tan grandes como los sacrificios por seguir campando por la faz de la tierra, me parece totalmente coherente el final de la película... NEXT!.


    Saludetes

    ResponderEliminar
  2. El final es lo mejor. Personalmente, pienso que la gente debería saltarse la primera hora, la cual está llena de tópicos y se hace algo aburrida, e ir directos al final. Bueno, más que al final, a la última media hora de peli, que es cuando pasa lo que mola.

    ResponderEliminar
  3. Creo que falta comentar el guiño (entre otros) a "El Cubo" y "Texas Chainsaw Massacre".

    Ah! Y la peli, aca en la Argentina la podrian titular: "La cabaña del terror", "Masacre en el bosque", "Aventuras estudiantiles en el bosque del terror" o "La corporacion de la muerte", "Los enviados de los Ancianos" (aunque esto me suena mas a asilo).

    Y podria seguir.

    Si a "The campaign" le pusieron aca "Locos por los votos" (estrenada hoy), o a Insidious le pusieron "La noche del demonio" (WTF!?!?!?!?!) podrian tomar mis ideas como una biblia, no?

    Que opinas Tipo?

    Saludos desde el pais donde los titulos de las peliculas tienen que ser arruinados por las productoras.

    ResponderEliminar
  4. A mi el acto final se me hizo tan genial como fuera de lugar. Genial porque desde que los personajes rompen su cuarta pared particular todo es como una especie de Quién Engañó a Roger Rabbit del cine de terror (cuando Roger se da la hostia con la nevera y aparece el equipo de rodaje, es la misma sensación). Fuera de lugar... porque está fuera de lugar. Guarda un débil nexo metalingüístico con todo lo visto hasta el momento, pero está recosido al resto de la película de una forma bastante tosca. Como si fuese inicialmente una idea para un corto de intenciones similares a la película y hubiesen decidido convertirla a última hora en el final de la peli.

    ¿La explicación final? Brillante. Los sacrificios humanos para aplacar la ira de los Dioses existen desde el principio de los tiempos, pero se adaptan a los métodos de cada época. Esto sí me encanta sin pero alguno. Si la película hubiese pasado de algún modo de la cabaña a esto, sin pasar por el despiporre final (que repito, me encanta fuera de contexto, esa imagen que has puesto es Gloria Bendita), hablaríamos de un producto más... redondo.

    Una última cosa: tras leer tu crítica me he quedado un poco con cara de gilipollas, porque entiendo que quizá haya tomado demasiado literalmente el comentario ése de "hostias, estoy en un reality". Yo asumí que parte de la "actualización" del sacrificio pasaba por televisarlo, no sé si de forma totalmente infundada. ¿Se dice en algún momento si la cosa ésta se televisa ya de paso o no?

    Pd.: Richard Jenkins es grande como la vida misma. Es el tipo de actor que quiero a mis órdenes alguna vez, es absolutamente genial. Señor Jenkins, sepa usted que soy fan completo de usted y su pinta de oficinista sobrepasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pd. 2: Lo cierto es que sobre el final opino casi como el amigo Mustang, porque aisladamente el último acto es en realidad MEJOR que el resto. Pero claro, está en minoría frente a la parte de la cabaña (porque abarca menos tiempo total del metraje) y es la que queda fuera de lugar. Si pasas toda la peli hasta este punto entonces sí, entonces ya sí mola sin concesiones.

      Eliminar
  5. jesus manuel sanchez ramos: ¿Sabes que tu nombre es casi tan largo como tu comentario?

    Descastado: Espero que no leyeras la críticas hasta haberla visto, porque de lo contrario, opino que te hubieras perdido lo mejor.

    Roy D. Mustang: Creo que coincidimos. A mí me gustan el concepto, aunque flojee en su desarrollo, y el último acto, por impresionante.

    Bizarro: Cada vez que alguien me dice que me olvido de algo o que me falta algo por comentar, muero un poco por dentro.

    Miguel Roselló: Dudo que el sacrificio se televise excepto para los miembros de la compañía en cada una de sus bases de operaciones a lo largo y ancho del globo. Pero la sola idea de que fuera así me está dando una risa tonta que no veas. Con los programas que echan actualmente en la tele, ni me extrañaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que quiere que le diga tipo de la brocha, soy hombre de pocas palabras.

      Eliminar
  6. Concuerdo con Mustang, el primer acto es más normalito, aunque no por ello menos entretenido, pero el tercer acto es PETARLO.

    ¿Mi veredicto? Mu' rico, chico.

    ResponderEliminar
  7. También hacen referencias a videojuegos en la escena donde se muestran todos los monstruos se puede ver Boomer de Left 4 Dead.

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí lo único que me decepcionó de la peli es que al final, en vez de una mano gigante, hubiera salido un tentáculo gigante. Yo es que esperaba a cthulhu.

    Es obvio que la primera parte es la más floja y llena de tópicos, porque es la parte que refleja el cine de terror clásico con sus clichés. Pero una vez visto el último acto uno se da cuenta que hubiera preferido más de eso que de la primera parte.

    ResponderEliminar
  9. Un tipo con boina: Pero el tercer acto no impresionaría tanto de no ser por lo que le precede, que conste. Y además... braguitas.

    Eloy: Yo es que de videojuegos, si son recientes, ando más pez.

    Jeral: Ya está bien de tanto Cthulhu, hombre, que lo tenemos hasta en la sopa.

    ResponderEliminar
  10. Una película esta 'La Cabaña del Bosque' tan desprovista de encanto y gracia que ni sus escasos momentos de humor e 'intriga' me dejan un recuerdo agradable. Un revoltijo de ideas: los realitys, las viejas películas de amigos en el bosque, no sé, será cosa mía. ¿Qué fue de 'La matanza de Texas'? Esa sí que era de humor y miedos :) Un saludo

    ResponderEliminar
  11. ***SPOILER ALERT*****

    A ver les explico la pelicula para quienes no entendieron: La pelicula trata acerca de hacer un ritual para calmar a los antiguos dioses, varios paises participan en este ritual, aunque realmente solo se necesita que un ritual sea exitoso para salvar a la humanidad. En la pelicula mencionan que paises como Japon, EUA y España hacen los rituales... pero que todos los demas paises fracasaron el el ritual dejando a EUA obligado a llevar el ritual de forma exitosa. La pelicula se centra en el ritual que hace EUA, para dicho ritual se escogen 5 muchachos cada muchacho representan un estereotipo: 1.la zorra (Juls), 2.el deportista (Curt), 3.el inteligente (Holden), 4.el tonto (Marty) y 5.la virgen (Dana), se debe morir primero la zorra que es Dana (porque segun dicen en la pelicula ella es corrupta), es muy importante para que no fracase el ritual que la virgen (Dana) sea o bien la ultima en morir o si lo logra puede sobrevivir ...su muerte es opcional. Al final de la pelicula quedan 2 vivos la virgen (Dana) y el tonto (Marty)... Dana decide no matar a Marty, (y para salvar al mundo Marty debia morir, por lo que el ritual en EUA fracasa),por lo que la pelicula termina en que los dioses antiguos son desatados lo que se entiende es que los dioses desatados en el mundo mataran a todo ser humano vivo. En mi opinion es interesante ver como juegan con todos los cliches de las peliculas de miedo estan todos los mounstros, y todos los cliches usados en este tipo de peliculas pero el final no me gusto que muchachos mas egoistas prefirieron que viviera el tonto (Marty) antes de salvar a la humanidad ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden hacer una segunda parte
      El Deus ex machima son los mismo dioses

      Eliminar