4 de mayo de 2011

Thor (2011)

Hace unos días no tenía nada claro si escribir o no sobre el último estreno de Marvel Studios. Es cierto que pasé dos horas muy entretenidas sentado en una butaca comodísima y sin que ningún gilipollas armase jaleo; pero, claro, después tenía un zillón de e-mails pendientes y me tocó quedarme trabajando hasta tarde. Un viernes. Podéis imaginaros que olvidé la película muy rápido.

Echando la vista atrás, el que una compañía de cómics tenga su propia productora es algo que siempre me sonará raro, como si la castañera del barrio abriese de un día para otro una correduría de seguros. Los cómics y las películas son medios distintos y cada uno tiene sus propias reglas. Y como le digo a mi padre cada vez que se echa lechuga en la sopa de fideos, puede no ser buena idea mezclarlos.

Ni siquiera me consuela que Avi Arad no aparezca en los créditos, porque en su lugar está el amigo Kevin Feige, y cuando estos tipos se embarcan en proyectos cinematográficos lo hacen pensando con el bolsillo. ¿Qué niño podría resistirse a un Mjölnir electrónico, con luces, sonidos y lanzador de misiles? Ninguno que haya visto la película, eso está claro.

Sin embargo, a medida que le he ido dando vueltas a Thor, me he dado cuenta de que no estaba nada mal. ¡Qué coño! Que me había gustado. Supongo que esto significa más bien poco viniendo de un tipo que cena viendo Black Dynamite, pero no todo el mundo puede ser Adrián Massanet.

Probablemente, el nombre que más se ha asociado a esta película es el de su director, el británico Kenneth Branagh, que no se había metido en una superproducción desde el fracaso de su Frankenstein de Mary Shelley. Habida cuenta de su trayectoria con filmes más modestos y refinados, y su especialización en adaptaciones de las obras de Shakespeare, su elección resulta curiosa, pero no sorprendente. Era necesario convencer a los seguidores de Thor de que la persona detrás del proyecto sabría captar los matices de drama dialéctico con tintes de tragedia propios de los salones asgardianos, es decir, conseguir que una conversación entre dioses suene rimbombante sin caer en lo ridículo.

Chris Hemsworth, el tiarrón que interpretaba al padre de James Tiberius Kirk en el Star Trek de J. J. Abrams y moría en los primeros diez minutos de la cinta, es Thor, lo que significa que, por carismático que sea y cachondas que ponga a las espectadoras cuando se quita la camiseta, su nombre todavía no vende entradas (salvo en Australia, donde es famoso por la telenovela Home and Away).

-¡Pero si soy un tío con mucho encanto! Pregúntale a Elsa.

Luego tenemos a la oscarizada Natalie Portman haciendo de científica enamoradiza, un papel desaborido donde los haya y solo un poco más interesante que el de enfermera de la Jane Foster de las viñetas. No es que tener un Oscar suponga un veto para todo lo que no sean dramas serios y profundos, pero a la chica se la ve algo descolocada en el subgénero.

En cuanto a Anthony Hopkins, después de experimentos fallidos como Beowulf y El hombre lobo, desde luego no es el Marlon Brando de Superman, aunque igualmente habrá cobrado una barbaridad.

Todo ello nos devuelve a Branagh, el pivote de esta superproducción. Poder conocerlo es una de las pocas razones que se me ocurren para que Portman, fan declarada de Mucho ruido y pocas nueces, pudiera estar interesada por su papel. Pero antes de valorar el resultado del trabajo de Branagh tras las cámaras, debemos hablar sobre la propia película.

El argumento de Thor, que toma prestados elementos de la historia trazada por el escritor Alan Zelenetz en The Mighty Thor Annual #11, funciona dentro de su simplicidad. El dios del trueno es expulsado de Asgard por chulo y temerario y acaba exiliado en la Tierra sin sus poderes. Su hermano Loki la lía parda en ambos reinos, y Thor aprende una valiosa lección.

Aquí, al igual que en los cómics, Thor es sometido a una cura de humildad por su padre Odín después de estar a punto de provocar la guerra con los gigantes de hielo de Jötunheim; pero en las viñetas, cuando Thor es desterrado, lo hace privado de los recuerdos de su vida como dios y se encarna en un estudiante de medicina, el lisiado Donald Blake, que llegará a ser un reputado doctor y pasará diez años conociendo el sufrimiento de los enfermos y descubriendo el amor gracias a Jane Foster. No es hasta que Blake se va de vacaciones a Noruega que encuentra el martillo Mjölnir y descubre a su poderoso alter ego, todo en plena invasión de los hombres de piedra de Saturno. Qué cosas, ¿no?

Sin embargo, las mejores historietas de Thor no son versiones fastuosas de Los visitantes ¡no nacieron ayer!, sino verdaderas epopeyas cósmicas. El dios del trueno da lo mejor de sí mismo cuando los autores de la serie se olvidan de la Tierra y nos conducen a ese mundo legendario de intrigas palaciegas y batallas épicas habitado por personajes prodigiosos con cascos dignos del Museo de los Sombreros de Miliki.

En este aspecto, creo que los estudios Marvel pueden felicitar a Branagh por haber conseguido que la mitología pseudo-nórdica del Thor marveliano encaje en el universo "científico" que levantaron Jon Favreau y Louis Leterrier; pero, por otro lado, es una lástima tener que quedarnos solo con el Thor viajero entre mundos y no ver más de sus andanzas con Lady Sif y los Tres Guerreros, aunque el garbeo por Nuevo México fuera necesario para propiciar la evolución del príncipe de Asgard y templar su carácter.

Hagrid, Xena, Robin Hood y Jackie Chan. El primero también era obvio.

De todos modos, si uno quiere ahorrarse chascos, más le vale aprender a apreciar las películas por lo que son y no por lo que uno quiere que sean. Conmigo en la silla del director, el título de la cinta sería ¡El Poderoso Thor y las Amazonas Nudistas del Planeta Eros! (mi segunda gran aportación al panorama audiovisual tras Clímax en la Luna de Endor); pero no merece la pena pensar en si sería mejor o peor.

Como película de acción y aventuras, Thor cumple sobradamente en el primer apartado y aprueba por los pelos en el segundo, y, por lo tanto, dudo que marque la infancia de nadie como lo hicieron para muchos En busca del Arca perdida, Los Goonies o La princesa prometida; pero a los críos les encantará y satisfará al espectador medio (o sea, ese vecino tuyo que no ha leído un cómic desde que tenía diez años porque piensa que son cosa de críos).

Las escenas de acción, exceptuando la batalla del prólogo, grabada por un cafeinómano que acababa de descubrir que su cámara tenía superzoom, son intensas y espectaculares, en especial la incursión de Thor y sus compañeros de armas en Jötunheim; y sin duda el uso que hace el dios del trueno de Mjölnir agradará a los fans y dejará ojipláticos a los que desconocieran al personaje. Algunos efectos digitales, como el rancor cuadrúpedo de los gigantes de hielo, cantan más que las escenas cinemáticas del Final Fantasy VII; pero, en general, no te sacan a patadas de la trama no te obligan a reforzar tu credibilidad con alcohol. De hecho, Asgard me dejó gratamente impresionado.

El arte conceptual es la leche.

El drama también tiene cabida en el guión, y la compleja relación entre Odín y sus dos hijos, especialmente con el bastardo Loki (Tom Hiddleston), es uno de los platos fuertes del filme. Casi diría que los personajes son tridimensionales mientras están en Asgard y se vuelven planos y previsibles cuando cruzan el Bifrost hacia la Tierra.

Asimismo, la comedia bufa que introdujo Favreau con Ironman está presente desde el momento en que Thor se estrella en Nuevo México y Natalie Portman lo atropella con su coche. Puedes reírla o simplemente soportarla. Yo la encuentro un poco forzada, pero no embarazosa. Y es un alivio, porque no hay nada peor que pagar por una entrada y luego pasar vergüenza ajena.

La mayor objeción que tengo es que, diga lo que diga Kenneth Branagh, me da la impresión de que el rodaje estuvo muy atado por el próximo estreno de Los Vengadores, hasta el punto de que su Thor funciona mejor como una presentación del dios del trueno de cara a la gran convocatoria superheroica que como historia independiente. Esto significa que hay muchas referencias e incluso cameos de otros personajes de Marvel: Tony Stark, Bruce Banner, Ojo de Halcón, Nick Furia, el Doctor Extraño... Además, el caramelito para el que se trague los créditos hace pensar en la posibilidad de una secuela que, en realidad, no será tal. Aun así, si Joss Whedon no la caga con Los Vengadores, toda esa carga extra habrá merecido la pena. Y siempre habrá tiempo para segundas y terceras partes.

En conclusión, pese a que el material original no era fácil de llevar a la gran pantalla, Branagh ha sacado adelante una gran adaptación, capaz de entretener al público profano y, a su vez, mantener a los fanáticos más recalcitrantes calladitos a pesar de que Thor no lleve su icónico casco con alitas más de dos minutos. Quizá le falta la clase de gancho que te levanta del asiento, pero el viaje iniciático del héroe resulta creíble, ameno y divertido.

PD: Conmovedora la escena de Sif dispuesta a morir para que cuenten sus hazañas. Qué tía.

19 comentarios

  1. Anónimo4/5/11 22:46

    ¿Comedia bufa? Pues anda que tienes tú un humor refinado.

    ResponderEliminar
  2. Descastado4/5/11 23:05

    Pues me parece que te ha dejado mejor recuerdo que a mí. Supongo que está ahí en el nivel Iron Man (no llega a maravilla como es Batman ni cae tan bajo como Daredevil o El motorista fantasma). Suponía que era imposible, pero me habría gustado que Branagh entrara un poco más a fondo en la mitología nórdica.

    Veo que Massanet se ha convertido en una referencia por sí mismo (la de polémica que genera un solo tío xD).

    Ah, no pillé la referencia al Doctor Extraño (debía estar con la hormona desatada por ver los músculos de prota xD).

    Saludetes y a ver si Avengers saca algo más allá de típica peli de superhéroes hecha con molde

    P.d. No sé a ti (o cómo es la voz original) pero la voz de Loki, con gallos cual teenager pajillero, no me convenció

    P.d. 2 Fue una parida, pero cuando estaba buscando un caballo me hizo gracia (¡Mi reino, de Asgard, por un caballo!)

    ResponderEliminar
  3. @Anónimo: Si esto no fuera un blog, habría más ventosidades.

    @Descastado: ¿Qué puedo decir?, soy un espectador fácil de contentar.

    La referencia al Doctor Extraño es de las difíciles. El Ojo de Agamotto está entre los tesoros guardados en la sala del Cofre de los Antiguos Inviernos.

    La voz que menos me gustó fue la del propio Thor. Mucho mejor la original. No reparé tanto en la de Loki.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, ya conoces mi opinión, entretenida pero decepcionante cuando llega el momento de las grandes escenas.

    Veo que estas bastante puesto en la mitologia marveliana de Thor, así que una pregunta sobre algo que me extrañaba al verla:

    ¿Cual es el rol del cuarteto de amigos de Thor?

    En especial la tia, que tenía sus planos y sus conversaciones y supongo que será bastante importante en la serie. Me ha dado la impresión de ser el verdadero amorio de Thor... pero que en la película tenían que poner a una chica humana para justificar que esté en la Tierra (y poder meter de paso a una amiga idiota de esta)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/5/11 03:30

    Buf! pues yo no quiero ir a verla. No me gustan mucho las películas de acción, y menos si se trata de adaptaciones de cómic.
    Además, desde que descubrí que el prota y su esposa, la actriz esa... la rubia española que se ha operado... joder! que también estrena otra película... Elsa Pataki! ahora xD; pues eso, que desde que descubrí que entre ellos dos habían hecho una apuesta para ver quién ganaba más parta con su peli les he cogido una manía enorme (mas de las que les tenía).
    Así que, "no, gracias". Antes me veo el ültimo Exorcismo...

    ResponderEliminar
  6. bueno, la vere un dia de estos....
    pssss tipodelabcha, entre nosotros, desde ionlitio te cortaron el link al articulo de la luna de endor

    ResponderEliminar
  7. No está mal, pero habría quedado mejor la versión ultimate, con un thor tomado por hippie loco y esa preciosa hacha-martillo de las dos primeras entregas.

    Habrá que ver como encaja en la futura peli de Avengers.

    ResponderEliminar
  8. @eter: Qué va, tampoco sé mucho de Thor, pero con Sif aciertas de pleno. Era la novia de Thor antes de su destierro, luego lo fue Jane, y a la vuelta a Asgard, Thor se lió otra vez con Sif. No sé con quién andará ahora.

    @Ínfila: Con lo divertidas que son las apuestas...

    @Millus: Pues nada, enlazo al artículo directamente.

    @The Wolfclaw: A mí las versiones Ultimate me llaman más bien poco. Lo veo bien para relanzar colecciones que llevan tantos años publicándose y captar nuevos lectores, pero yo prefiero los cómics con los que me crié.

    ResponderEliminar
  9. LacraESECEFE5/5/11 15:09

    Me hubiese gustado ver a Enchantress. Làstima, no se puede tener todo en la vida. Si alguna ez decidieran hacer Hércules quiero al Tipo de la Brocha dirigiendo ¡Las Eróticas Aventuras de Puércules!.

    ResponderEliminar
  10. Yo fui a verla el Lunes pasado, y he de decir, como lector de los cómics de Thor (que no son pocos los que he leído), que me ha parecido una película entretenida.

    No me ha parecido una película de superhéroes tan buena como Batman Begins o su secuela (que estas dos y la primera de Burton son las pocas películas de superhéroes que considero realmente buenas ya que no pisotean la esencia del superhéroe que adaptan, al contrario que muchas otras), ni tampoco una obra maestra del cine ni muchísimo menos... Pero lo que tengo claro es que en cuanto a adaptaciones de Marvel a la gran pantalla, Thor ha sido mi favorita. Más que nada por su punto fuerte, y este es que me ha entretenido más que ninguna otra, más que Iron Man, que hasta ahora era mi favorita de Marvel. (De hecho, en cuanto a películas de Marvel sólo me gustan -aparte de esas bizarradas antiguas de serie B o Z- las dos primeras de Spiderman y Blade, y las de la Paramount: Hulk (2), Iron Man, etc...) Veremos que tal está la próxima, la del Capi América, que según se dicen será la mejor...

    En cuanto a la película, lo mejor es la parte relacionada con Asgard y esos mundos cósmicos... Desde que es atropellado, la película se convierte en una pseudo-comedia absurda (si, yo pasé verguenza ajena mientras el resto de la sala se reía, para mi Thor no es tan tonto ni tan poco respetable). Aparte que la forma en la que se vuelve humilde Thor me parece tan rápida que queda muy forzada...

    Para terminar, ¿por qué hicieron a Heimdall, un Asgardiano de la cabeza a los pies, negro? ¿No podían haber hecho negro a otro personaje como ese señor que acompañaba a Thor durante la película y que sale también en esa sorpresa final tras los créditos? Desde luego que (y no es porque sea racista, que no lo soy), me parece una desfachatez y una cagada profunda.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5/5/11 20:10

    Lo del Heimdall negro también me parecía un poco raro al principio pero hay que reconocer que el actor bordó el papel y ha resultado ser un dios vigilante muy creible.

    La parte en la que Thor llega a la Tierra me pareció divertida, era un dios vikingo en un pueblecito americano a fin de cuentas.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo no tengo muchas quejas respecto a la pelicula, estaba bien pero hasta ahi, solo diria que el elenco no fue del todo el más correcto

    ResponderEliminar
  13. Yo no pensaba verla, pero en vista de tu alegato puede que le dé una oportunidad. En cualquier caso, os traigo el link al jueguico flash con el que han promocionado la peli:

    http://marvel.com/games/play/56/thor_bring_the_thunder

    Al primer golpe de vista se ve retro/moderno y rebonico, pero tiene una jugabilidad y una física bastante imbécil. Aun así me lo he pasado en dificultad EPIC. Por Asgard!

    ResponderEliminar
  14. A mí la verdad es que ésta película no me impresionó, pero si que me gustó y entretuvo (o entretenió).
    Si la llego a ver de pequeño, me hubiera flipado demasiado y mi cabeza habría explotado de puro júbilo.
    Con lo que más me descojoné fué con la conversación final

    (Atención!! SPOOOOOOOOOILER o alerón feo)
    entre Thor y Heimdall

    Thor: ¿puedes verla?
    Heimdall: (me imagino la versión original con voz de Barry White) Ooooh yeah
    (Que cabrón)

    (Fin del alerón)

    También creo digno de recalcar los murmullos femeninos en la sala cuando el epic beard blonde enseña abdominales... No se que murmuraban... No es tan diferente de David Villa en el anuncio de Giorgi, la verdad...¿No?

    ResponderEliminar
  15. @LacraESECEFE: No sé dónde hubieran podido encajar a una diosa rubia seductora vestida como si fuera el día de San Patricio. Quizá en las secuelas tenga su oportunidad.

    @Roy D. Mustang: Si te pasas por los foros de la IMDb, encontrarás gente que hasta se pregunta por qué personajes como Spider-Man o el Capitán América no pueden interpretarlos actores negros... No puedo hablar por todo el mundo, pero a mí me ponen un Pantera Negra o un Power Man blanco y les mando a tomar por culo.

    De todos modos, y colores aparte, estoy de acuerdo con @Anónimo, el actor cumple.

    @Gabriel: A mí me hubiera gustado ver a Jon Mikl Thor en el papel del dios del trueno y marcándose una canción al final de la película. Desastroso para la taquilla, pero es el material con el que se construyen mis sueños.

    @D: El juego tiene mi sello de aprobación. Gracias por enlazarlo.

    @Dsanzi: Viendo esa escena, yo pensé exactamente lo mismo.

    ResponderEliminar
  16. Tipodelabrocha, pues resulta que al final ese no es el ojo de Agamotto, como se suponía. Creo que fue Kevin Feige quien lo desmintió y dijo que era algo que salió en los comics de Kirby.

    Y lo de Heimdall negro, bueno, es aceptable considerando que el Asgard de Marvel no es nuetro Asgard vikingo, formado por dioses nórdicos, sino que son extraterrestres. ¿O es que nadie se fija en que Hogun es japonés?

    ResponderEliminar
  17. Tipodelabrocha, pues resulta que al final ese no es el ojo de Agamotto, como se suponía. Creo que fue Kevin Feige quien lo desmintió y dijo que era algo que salió en los comics de Kirby.

    Y lo de Heimdall negro, bueno, es aceptable considerando que el Asgard de Marvel no es nuetro Asgard vikingo, formado por dioses nórdicos, sino que son extraterrestres. ¿O es que nadie se fija en que Hogun es japonés?

    ResponderEliminar
  18. @Jeral: Vaya, pues hubiera jurado que era el Ojo. Gracias por la aclaración.

    ResponderEliminar
  19. No se, yo salí triston Uu
    http://suciosbellacos.blogspot.com/2011/07/thor-pelicula.html

    ResponderEliminar

LEE ESTO ANTES DE COMENTAR: Al autor del blog le chifla recibir comentarios, pero todo tiene un límite. Con carácter general, los siguientes comentarios se eliminarán de la faz de la red: 1) los que no tengan un carajo que ver con la entrada, 2) los que falten el respeto sin ninguna gracia ni elegancia, y 3) los que puedan considerarse spam o sean más largos que un día sin pan (en principio, los que superen 300 palabras, ya sea individualmente o de forma concatenada).