18 de agosto de 2021

Masters of the Universe: Revelation #2 - Beware the Revelation! (cómic precuela)

Antes de que alguien me lo pregunte, he decidido que no escribiré nada más sobre la serie de Netflix Masters del Universo: Revelación. Al menos no de momento. Debatir con una panda de macacos retrógrados a los que les ofende ver a una mujer más cachas que ellos como protagonista de una serie de ficción me provoca esguinces cerebrales, y eso es lo último que necesito.

La buena noticia es que, para no dejar otro tema a medias (La amenaza fantasma me persigue en mis pesadillas), seguiré repasando la nueva colección de cómics que está publicando Dark Horse. Estos cómics interesan más bien poco al público general, así que parece poco probable que alguien me diga que se siente estafado porque en la portada parece que el cómic va a ir de He-Man combatiendo contra un Skeletor gigante y luego resulta que la historia no tiene nada que ver con eso y encima He-Man sale solo en dos viñetas.

El segundo número de la colección, firmado por el mismo equipo creativo que el primero, retoma la historia donde la dejamos, pero enseguida se va por los cerros de Úbeda para contarnos el origen de Skeletor. Otro origen de Skeletor, quiero decir.

Como ocurre con todas las leyendas y mitos, este nuevo relato de origen tiene elementos en común con los anteriores (por suerte para mí, ya repasé brevemente los más importantes aquí, así que eso que me ahorro), pero también introduce un factor nuevo, de carácter emocional. En este cómic, descubrimos, por un lado, que a Skeletor le mueven sentimientos más puros y profundos que la animadversión a los rubios cachas con un bronceado uniforme y, por otro lado, que su obsesión por apoderarse de los secretos del Castillo de Grayskull no nace solo de la ambición por el poder y la falta de medicación, sino del deseo de recuperar aquello que le fue injustamente arrebatado.

Pero nos estamos adelantando a los acontecimientos. Empecemos por el principio.

En el salón del trono de la Montaña de la Serpiente, Skeletor se ha tomado a la tremenda que se le haya caído la conexión al Orlax y se desfoga de la única manera que sabe, es decir, pegándole berridos a sus esbirros.

"¡Cachilimochilis!", exclama, airado.

Asumo que no hay ningún número de atención al cliente al que pueda llamar para hacer infeliz a una persona que no es responsable de su problema.

Sin embargo, los guerreros diabólicos están tan acostumbrados a sus berrinches que ninguno lo toma en serio. De hecho, mientras el infame Señor de la Destrucción echa pestes, Tri-Klops pregunta tranquilamente a Beast Man si después le apetece salir a comer. No es broma. O sea, es un chiste, pero no me lo estoy inventando. Me recuerda a esta entrada que escribí hace años.

¿Habrá cafetería en la Montaña de la Serpiente? ¿Servirán cruasanes y churros?

Skeletor manda a todos sus esbirros a paseo menos a Evil-Lyn, su ojito derecho, que, acostumbrada a sus rabietas, le sugiere que relaje la raja o se tome un Lexatin®.

Pero el Señor de la Destrucción sigue quejándose de la incompetencia de "aquellos que han jurado servirle", y a Evil-Lyn le extraña la elección de palabras, porque todos los guerreros diabólicos son falsos autónomos y Skeletor está a una reforma legal de que le cierren el chiringuito.

Luego recalca que necesita encontrar la relación entre las distintas imágenes que ha visto en la mente del Orlax. En ellas, asegura, está la clave para hacerse con los secretos del Castillo de Grayskull, obtener el poder para convertirse en un Master del Universo y aprender a hacer cupcakes sin que parezcan criaturas amorfas de Antiwelt.

Evil-Lyn le dice que no hay velo de misterio que no pueda ser atravesado con la magia y que, si de algo anda sobrada Eternia (aparte de inadaptados en taparrabos), es de energías místicas.

Skeletor, en modo nostálgico, le contesta que si trata la magia como un recurso limitado, es porque allí de donde él viene lo es.

Evil-Lyn suspira y saca una lima de uñas. Se ve venir una historia trágica a la legua.

Hay preguntas que no tienen respuestas sencillas. O cortas. Por eso se inventaron los flashbacks.

Hace mucho tiempo, incluso antes del nacimiento de las folclóricas, allá en el corazón de la Gran Perpetuidad, en el reino de Apollyos[1], Skeletor y sus semejantes vivían bajo el yugo de una raza de crueles hombres-carnero a los que servían como esclavos.

Se nos revela así, en una sola viñeta, que Skeletor no es oriundo de Eternia y que toda su especie comparte su desdén por los exfoliantes faciales y las cremas antiarrugas. A diferencia de los cánones más populares, ni Skeletor tiene cara de esqueleto por haber practicado las artes oscuras sin seguir el manual de instrucciones ni guarda relación de parentesco con el rey Randor.

Para encontrar un referente similar en la mitología de los Masters del Universo, tenemos que remontarnos al primer minicómic de la línea de juguetes original, publicado en 1981 y titulado La Espada del Poder. En él, Skeletor era un hechicero demoníaco de otra dimensión que pretendía hacerse con las dos mitades de la espada de marras para crear un portal a través del cual traer a sus primos a Eternia y que le ayudasen a conquistar el planeta. Curiosamente, todos sus primos eran clavados a él, hasta en la ropa.

Pregunta seria: cuando juegan al pillapilla, ¿cómo saben quién la lleva?

En esta nueva historieta, los hombres-calavera de Apollyos (¿apollytos, apollytenses, apollyanos ...?) no son una panda de perversos conquistadores interdimensionales, sino esclavos. Aunque en la imagen inferior se les vea fuertes y bien alimentados, y podría parecer que están disfrutando de actividades al aire libre en un campamento de verano o practicando una nueva modalidad de crossfit, son como los hijos de Israel en tiempos del faraón Rámses II, pero sin un dios que venga a echarles un cable en forma de arbusto ardiente. 

Al menos, a diferencia de lo que ocurría en el minicómic, y aunque todos tienen cara de hueso, podemos distinguir a unos de otros con relativa facilidad, porque visten diferentes harapos y lucen una amplia gama de llamativos colores de piel: morado, verde, amarillo, rosa... Un tutifruti de horror craneal.

United Skulls of Benetton.

En cuanto a los hombres-carnero, no recuerdo haberlos visto antes, así que, salvo que alguien me corrija, voy a decir que son nuevos.

Lo más parecido que recuerdo haber visto salió en He-Man: La Guerra de la Eternidad, la serie de cómics publicada por DC entre 2015 y 2016. En el número siete de la colección, Skeletor recibía una visión del futuro en la que se veía a sí mismo transformado en un demonio-carnero tochísimo y luchaba contra la versión gigeriana/cronenbergiana de Hordak.

Los cómics son un mundo fantástico.

De estos dos no hay muñecos.

En fin, eran tiempos duros en Apollyos. Tiempos de grilletes y cadenas. Tiempos de esclavitud.

"Un poco sí que nos están amargando la vida con tanta servidumbre", decían.

Un día, uno de los esclavos se hartó de darle al pico y la pala, y lideró una rebelión contra los tiranos. Probablemente fue un lunes, porque todo el mundo odia los lunes.

Tras un espacio entre viñetas de intensas batallas, la libertad se impuso a la opresión y los hombres-carnero fueron derrotados. El cabecilla de la rebelión, Skeletor, fue aclamado por su pueblo. "¡Nuestro salvador!", "¡Nuestro héroe!", gritaban las masas. "¡Cacahuetes, pipas, altramuces!", voceaba un vendedor sonriente, braceando entre la multitud.

En esta nueva era de libertad, empoderamiento y quizá música folclórica mexicana, Skeletor encontró lo que menos se esperaba: un auténtico "Wonder Bread" He-Man en perfecto estado de conservación y con todos sus accesorios a buen precio.

Y el amor. También encontró el amor.

Hacer ojitos a alguien sin globos oculares tiene mucho mérito.

Skeletor se casó con Zari'i y, fruto de su matrimonio, nació una niña, a la que, a falta de una propuesta por parte de los autores de este tebeo, llamaré Skeletina.

Es una historia preciosa, ¿verdad? Sin embargo, por decirlo de una manera suave, no acaba de ser consistente con la serie de Netflix. Me explico:

En el sexto episodio de Revelación, cuando Skeletor aparece de la nada y pincha a Adam como si fuera una anchoa de aperitivo, Andra le pregunta qué mosca le ha picado. ¿Recordáis qué le contesta entonces el Señor de la Destrucción?

"Mira mi cara, niña. Me ha garantizado una vida solitaria en la que nadie me ha aceptado como hombre".

¿Os parece que eso es lo que diría alguien que ha estado felizmente casado y para el que tener la cabeza cubierta de tejidos es una rareza?

Jamás hubiera pensado que mantener la coherencia entre un puñado de cómics y cinco episodios de una serie de televisión fuera tan complicado. Es como si no hubiera nadie a los mandos. Y, honestamente, no es el estándar de calidad que me esperaba de una historieta protagonizada por muñecos de plástico de los años ochenta.

"Echo de menos a Zari'i, ¿vale?".

Por desgracia, los malvados hombres-carnero (me gustaría que el cómic les hubiera puesto un nombre oficial para poder referirme a ellos de otra manera) no se mudaron a otro planeta tras ser derrotados, sino que permanecieron en la sombra, recobrando fuerzas y esperando el momento oportuno para ejecutar su "beeeenganza".

Perdón. Tenía que hacerlo.

La verdad sea dicha, no eran seres muy discretos, y bastaba con girar ligeramente la cabeza para verles asomar la cornamenta de forma sospechosa en cada rincón de la ciudad; pero supongo que no tener ojos limita bastante la visibilidad.

Encontrad a los cuatro hombres-carnero en estas viñetas. Tenéis cinco segundos.

Las pérfidas criaturas tendieron una emboscada a Skeletor en su propio hogar y asesinaron a su mujer y a su hija delante de sus narices (o huesos nasales, para ser precisos). Luego, como si aquel crimen fuera poco vil y alevoso, le hicieron limpiar el estropicio con un mocho mientras le cantaban canciones de Sergio Dalma.

Tras esta tragedia, a Skeletor se le quitaron las ganas de luchar y se refugió en culebrones venezolanos y tarrinas de helado de medio litro. Mientras él lidiaba con esa pérdida a su manera, los tiranos recuperaron el poder. Podría decirse que volvieron al redil. Porque son ovejas. ¡Reíos!

El héroe caído elevó una plegaria al cielo con un único ruego: disponer de un lanzamisiles 9M133 Kornet con el que reventar en pedazos a sus torturadores, aunque también se conformaría con cualquier otra alternativa que le permitiera salir de esta situación de impotencia y desesperanza.

Su plegaria pronto recibió respuesta. Pero no en forma de oportuna intervención divina, sino de nave espacial. ¡La Horda del Terror había llegado a Apollyos!

La Chupipandi del Terror, amigos de nadie y enemigos de todos.

Hordak, el líder de la Horda, habló a Skeletor de la magia, un "poder antiguo, místico" que mantiene unido el universo "en sus infinitas dimensiones de incontables mundos" y "cuyo dominio puede alterar el inamovible curso de la vida y la muerte", e incluso convertir un pañuelo en una paloma.

Si Skeletor quería, Hordak podía enseñarle a controlar ese poder. A cambio, solo le exigiría lealtad absoluta y el abono de 793 pesetas (600 pesetas de la cuota del club + 85 pesetas de gastos + 85 pesetas de IVA). Todo muy mefistofélico.

Skeletor aceptó los términos de uso sin habérselos leído. Junto a la carta de bienvenida y el carné oficial del club, recibió, de regalo, una hoja de pasatiempos, una regla y una chapa con el emblema de la Horda.

La Horda del Terror siempre ha sido un modelo de integración y diversidad.

Si esa parte os resulta familiar, es porque Skeletor ha sido miembro de la Horda y alumno de Hordak en casi todas las iteraciones que conforman la mitología de los Masters del Universo, incluida la de Filmation. Sin embargo, incluso si no sabéis nada de los Masters, hay otra razón por la que esa escena debería resultaros familiar: Star Wars.

En efecto, el pacto que Hordak le ofrece a Skeletor para recuperar a su familia no es muy distinto del que le ofrece Palpatine a Anakin en La venganza de los Sith para salvar a Padm (aunque en el cómic nadie amputa una mano ni tira por la ventana a Samuel L. Jackson). Anakin y Skeletor incluso tienen en común su pasado como esclavos.

¿Coincidencia? No lo creo.

"A partir de hoy, tu nuevo nombre será... Jaimito".

Lo primero que hizo Skeletor tras recibir su carné de socio fue buscar a algunos hombres-carnero para acelerar su baja en el censo. El ataque fue feroz y despiadado, y, en cuestión de una viñeta, ya los había descuajeringado a todos y redecorado un callejón con sus tripas.

A uno de ellos lo decapitó y se llevó su cabeza. Tras quemar la carne y los tejidos de este macabro trofeo hasta dejar solo los huesos, ató la testa cornuda al extremo de su nuevo báculo. Porque se puede ser aterrador, pero tener estilo.

Y este, amigos, es el origen del báculo de Skeletor.

Fin.

Ah, no, que esto sigue. Perdón.

Nota mental: nunca salir de acampada con Skeletor.

Skeletor cambió de look para ir a juego con su jefe (el negro y el rojo estilizan una barbaridad) y empleó sus recién adquiridos poderes mágicos para ayudarle a conquistar Apollyos. ¡Ningún ser era rival para sus rayos místicos de color lima!

Cuando la guerra llegó a su fin, el líder de la Horda puso el destino del pueblo en manos de su leal discípulo.

"Su destino te pertenece, aprendiz. ¿Quieres que vivan o prefieres ver qué hay detrás de una de estas tres puertas?".

Skeletor decidió que sus hermanos vivieran... para servir a la Horda como esclavos. El típico viaje del héroe.

Suena Immigrant Song, de Led Zeppelin.

Sin embargo, cuando Skeletor pidió e incluso rogó a Hordak que cumpliera su promesa y le otorgara el poder para resucitar a sus seres queridos, el líder de la Horda se hizo el longuis.

"¿Promesa? Yo no dije nada de una promesa. Me oirías mal. ¿Te lavas bien los oídos?".

"¡Yo no tengo oídos!".

"Pues ahí lo tienes. Eso lo explica todo".

Solo después de que le construyera un palacio desde el que controlar el cotarro, Hordak cedió por fin a las peticiones del brasas de su discípulo. Al menos parcialmente, porque le otorgó el poder para resucitar a un ser querido.

La decisión no era fácil. Skeletor podía resucitar a su mujer, a su hija o al señor Carrillos, el hámster al que metió en la lavadora cuando solo era un niño. Por alguna razón, eligió a su hija. Qué pena lo del hámster.

El reencuentro entre padre e hija, sin embargo, fue más breve de lo esperado. Skeletor ni siquiera tuvo tiempo de jugar al cucutrás con ella o de hacerle pedorretas en la tripa (y sin labios no es nada fácil). En cuanto le hubo devuelto la vida, Hordak alistó a Skeletina en la Horda para servir en Apollyos, separándola de su padre. Además, había llegado el momento de partir del planeta para seguir invadiendo otros mundos y extender así el imperio la Horda, todo ello con miras a llegar algún día a Eternia, el puturrú de fuá del universo.

Skeletor se mosqueó tanto que incluso se planteó dejar un mensaje en el buzón de sugerencias para empleados. Un mensaje contundente.

La cara de Skeletor en la segunda viñeta lo dice todo.

Aprovechando la imagen anterior, atiborrada de hordarobots, quiero hacer un breve paréntesis para recordaros que, aunque la Horda del Terror es la facción diabólica más peligrosa del universo, el grueso de su ejército está formado por los citados hordarobots, soldados robóticos sin voluntad propia. El catálogo oficial de Mattel describía al muñeco de la siguiente manera: "terrorífico robot que, al ser golpeado, se destruye".

Dicho de otra manera: los hordarobots revientan en cuanto alguien presiona el enorme botón rojo que tienen en mitad del pecho. Y la garantía expira nada más sacarlos del blíster.

No me extraña que siempre estén buscando nuevos reclutas.

¿Fallo de diseño? Tal vez. Pero ¿y las horas de diversión?

Volvamos a la historieta.

Mientras conquistaban un mundo tras otro, Skeletor llegó a la conclusión de que estaba haciendo el canelo y de que Hordak jamás compartiría con él el poder para resucitar a su esposa.

Por lo tanto, el "héroe" de Apollyos elaboró un plan para hacerse él mismo con el poder que necesitaba. Tras desertar de la Horda (los detalles quedan a la imaginación del lector), viajó en clase turista a Eternia, "el centro de todo el poder del universo, cuyos secretos jamás revelados guardan la clave de la propia realidad". Y el lugar donde nadie lleva pantalones, no lo olvidemos.

El resto, como suele decirse, es historia.

Quiere atacar
el Castillo Grayskull
Skeletor otra vez,
alcanzar el poder.
¡El poder!
♫ 

Evil-Lyn le dice a Skeletor que todo lo que le ha contado está muy bien, pero que no se cree ni una palabra. ¿Qué es eso de convertir al villano por antonomasia de los Masters del Universo en víctima y darle una motivación con la que podamos empatizar? ¡Ni que esto fuera un producto Disney!

Skeletor confiesa que solo quiere "encontrar su hogar", pero, al ver que no va a convencer a Evil-Lyn de que en el fondo, muy en el fondo, es un trozo de pan, admite que se lo ha inventado todo. Sin embargo, todavía ve a su esposa, conserva su colgante e incluso se despide de ella con un "Buenas noches, bollito de miel" (o fórmula equivalente), así que toda la historia es cierta. Supongo que ahora tendré que pegar un pósit en mi enciclopedia de los Masters del Universo con este origen alternativo. Maldita mitología variable y en constante expansión.

Evil-Lyn le responde que no necesita sacarse ningún pasado trágico de la manga para convencerla de que esté a su lado. La oportunidad de trabajar para un déspota chalado siempre es una recompensa en sí misma.

¿Quién iba a decirme a mí que Skeletor tendría algo en común con E.T.?

La diosa diabólica deja a Skeletor a solas con sus pensamientos y, tras un pequeño tour por los tenebrosos pasadizos púrpuras de la Montaña de la Serpiente, regresa a su dormitorio, entre el pozo de aberraciones innombrables y el cuarto de baño.

Pero todavía queda un giro que nadie se veía venir: ¡Evil-Lyn no había perdido la conexión con el Orlax en ningún momento, sino que quería reservarse sus secretos para ella misma! Nadie volverá a quejarse de cómo le quedan los cupcakes.

Fin.

No puede uno dormir tranquilo en este planeta.

Teniendo en cuenta que el primer número de la colección ya presentaba incongruencias con la serie de Netflix, no creo que nada de lo que cuenta este segundo número se tenga en cuenta para las tramas de la segunda parte de la temporada; pero, visto como un producto aislado, el cómic es entretenido y una buena muestra de esa mezcolanza entre lo nuevo y lo viejo que caracteriza a los Masters del Universo. La reinvención es una constante en la franquicia y nadie debería aferrarse en exceso a una versión concreta.

Si queréis que repase el siguiente número cuando se publique, dejad un comentario por favor. Lo tendré en cuenta incluso si me pedís que por favor no repase más números porque esta colección os aburre soberanamente.

Actualización a 02/09/2021: Como tengo un trastorno obsesivo compulsivo para según qué cosas, aproveché un tuit de la artista Mindy Lee para preguntar por el nombre (oficial o no) de los hombres-carnero. Ella me remitió a los escritores y Tim Sheridan me contestó que, extraoficialmente, él les llamaba "shofari". No hice más preguntas, pero qué maja es esta gente, ¿no?

_____

[1] No recuerdo ninguna mención a Apollyos en otros productos de la franquicia, pero es evidente que esta denominación viene de Apolión, el ángel del Apocalipsis, cuyo nombre significa destrucción en griego. Muy apropiado.

← Número anterior     Número siguiente 

35 comentarios

  1. Madre mía, qué tebeo. En serio:QUÉ TEBEO. Por otro lado, sí que es verdad que es el típico cómic de los Masters con idas de olla para aquí y para allá. En esos cómics lo que suelo echar en falta es que le den protagonismo a los secundarios.
    El primer número ya me pareció ratonero pero este huele a chusco que mata. Me mola mucho que hablen del origen de Skeletor pero ese planeta de gente calva está muy poco inspirado. Lo de la mujer y la cría con cara de esqueleto... joeeeer. Y está guay ver el primer encuentro entre Hordak y Skeletor pero juraría que Hordak era más de tecnología que de magia. En cualquier caso, aunque es bonito empatizar con el villano, lo de la familia muerta, luego resucitada y luego separada... pffff.
    Por ser constructivos, todo mal pero dentro de lo esperable. Probablemente resolveran todas estas cosas antes de la serie y ya: el Orlax ese me extrañaría muchísimo que saliera en la segunda parte (como mucho, de bicho en el fondo de una trampa).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, al tener ese aspecto por cuestiones biológicas y la viñeta donde llega la horda se resuelve al fin el eterno problema sobre El Pescuezo del Señor de la Destrucción (No es broma, se debate largo y tendido en la Wikigreiskull).

      Eliminar
    2. A mí me da ya un poco igual que estos cómics mantengan la coherencia con la serie. Me conformo con que sean entretenidos y tengan alguna curiosidad para llamar la atención de los fans. Además, ningún cómic de los Masters es la repanocha, y después de Los Masters del Multiverso, cualquier cosa me parece una mejora. Y el estilo de dibujo de Mindy Lee, sin ser el que yo elegiría para contar historias de He-Man y compañía, me gusta.

      Hordak siempre ha sido un tekkie dentro de un mundo de bárbaros, pero suele utilizar la magia para potenciar sus invenciones. A su manera, es un hombre del Renacimiento. O un vampiro del Renacimiento.

      Yo siempre he sido más aficionado al Skeletor de la cabeza flotante. Además, cada vez que le dibujan el cuello acaban liándola al colorearlo. En este mismo cómic a veces es amarillo y a veces azul.

      Eliminar
  2. Acor, heroico maestro de los comentarios18 de agosto de 2021, 23:18

    Como dicen por ahí, ¡qué tebeo!

    ¿No es un poco raro llamarse Skeletor en un planeta de hombres-calavera? Es como si en un planeta de hombres-piedra uno se llamase Rocon o Pedruscor. A lo mejor no es un flashback sino que está narrado desde el punto de vista de Evil-Lyn y ella se imagina así a todos los Apollyeños.

    ¿Cuándo Evil-Lyn dice "use me my love" pretende insinuar algo a Skeletor? Y luego la tía se guarda al snOrlax para ella sola. ¡Esa si que es un verdadero demonio con forma de mujer bella!

    Por favor sigue comentando el resto, hay demasiados interrogantes que deben ser revelationados. ¿Cuál es el destino de Skeletina?¿De dónde viene la fijación de Hordak por reclutar a los primogénitos de sus enemigos?¿Se pondrán de acuerdo con el tamaño de la cabeza de Mosquitor?¿Por qué lo llaman Masters del Universo si casi no salen los Masters del Universo?¿Realmente el pescuezo de Skeletor es azul por delante y amarillo por detrás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera pregunta va con guasa, ¿no? Lo digo porque los guerreros cometa de los Masters del Universo se llaman Stonedar y Rokkon.

      Skeletor y Evil-Lyn son amantes y ella le llama cuchicuchi en la intimidad. Pero no le digas a ninguno de los dos que te lo he dicho. Y, oye, qué buena memoria para lo de "verdadero demonio con forma de mujer bella". Mejor que la mía.

      Intuyo que muchas de tus preguntas no tendrán respuesta, pero sí que puedo decirte que no existe un concepto único de "Master del Universo". A veces el término agrupa a buenos y malos, a veces solo a los buenos y, aunque con menor frecuencia, solo a los malos. La consistencia no es el fuerte de esta franquicia.

      Eliminar
  3. Ojo ojo con el nuevo origen de Skeletor, parece interésente en ciertos aspectos. Pena que no termine de casar con la serie.

    Yo si voto por la review del 3

    ResponderEliminar
  4. ¡Lo tengo! Los tíos con cabeza de carnero se llamarán, por pura lógica, "ram-men" y eso solo puede significar que el heroico hombre ariete es uno de ellos. A la fuerza y como lo oís.

    ResponderEliminar
  5. Dios mío, todo cuadra. Voy a llamar a los Templarios, a los Rosacruces y al Atlético de Madrid para que tomen nota.

    ResponderEliminar
  6. Por lo menos yo no esperaría que este tipo de productos (un spin off del spin off de la serie original) mantuviera 100% la continuídad con la serie nueva, por tanto no me molestas las incongruencias porque lo considero como un producto casi independiente.
    Por otro lado, el otro origen de Skeletor donde pierde cara por jugar con magia negra tiene más chicha, porque cualquier deformación involuntaria le suma +5 al villano. Aunque, la típica del héroe de su pueblo que cae en desgracia tiene su aquel. Ahora que lo pienso, ambas caracteristicas compartidas con Anakin.
    Mi voto es un rotundo sí a que sigas con las reseñas del comic, es divertido (con el condimento de tus comentarios hilarantes, aún más) y me hace sentir parte de esta familia compuesta por los fans de la franquicia (que, como toda familia, tiene varios primos raros).
    Gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es mejor dejarse llevar que ponerse picajosos. Menos estrés. Más salud.

      Y tomo nota de tu voto.

      Eliminar
  7. Saludos.¿Del trailer de la nueva serie de los masters del universo no vas a decir nada? De la de Kevin Smith no, la otra. No querías sopa pues toma dos platos (no se si se aplicaría aquí el refrán pero le pega, creo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo decir que si les gusta a los críos, que es a quien va dirigida, pues estupendo.

      Eliminar
  8. Viejo.
    Una raza de seres que son modelos para tapas de bandas de trashmetal/tienen cabeza de calavera.Esa es la excusa para Skeletor.

    Se supone que la reacción natural es insultar esta basura de lo mala que és.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asegúrate de comprar la edición física y de insultar al tebeo en público. Y cuanta más gente haya delante, mejor. Ya sabes, para mayor humillación. Del tebeo, claro.

      Eliminar
    2. ¿Gastar dinero en esto?
      Mejor hago como todo SJW en redes sociales y la internet que le tiran elogios a esto y...no.
      Y de paso,tambien los imito en ni siquiera verlo.

      Eliminar
    3. Niños, no seáis como este anónimo. Anónimo no es buena persona.

      Eliminar
  9. Skeletor y sus primos son como los Nasgul! Como los templarios muertos de Ossorio! Los hombres carnero, su bàculo, ..el Baphomet!! =] creo que la Teela que me tomè llevaba setas desas..
    Ya en serio, muy completo resumen! La idea de un grupo de brujos de otro mundo me mola. Dar màs explicaciones pues menos, pero vaya, tò sea como eso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dar poca información y dejar los detalles a la imaginación atribuía un barniz de mito o leyenda al pasado de Skeletor en el minicómic, pero en toda franquicia, antes o después, se acaba explicando todo, con mejor o peor resultado. Aun así, nada impide quedarse con la versión difusa.

      Has ganado un punto por la referencia a La noche del terror ciego. Lo puedes canjear por un 👍 en cualquier momento.

      Eliminar
  10. ¡Sigue la serie por favor!

    ResponderEliminar
  11. Leí el primer número pero tu resumen me pareció mejor, así que opté por no leer el segundo y esperar tu nueva reseña. Sabia elección la mía, sin duda. Va mi voto para que continúes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ojalá te hubiese gustado también el cómic, porque así disfrutarías el doble.

      El siguiente número va de Evil-Lyn, mi personaje favorito de la serie. Sería inapropiado detenerme ahora.

      Eliminar
  12. Últimamente me hace pensar esta tendencia a justificar los malos clásicos, con los recursos tan gastados de: sufro bucho
    No se si estoy de acuerdo en justificar o si esta bien conocerlos, y como dicen en los Juegos de Ender, por "ende" dejar de considerarlos enemigos
    En este caso, que haya toda una raza con cara de calavera no me gusta nada, lo guay es que se lo haya hecho a sí mismo por su avaricia
    Yo de pequeño pensaba que era una mascara, aunque no le daba nada de importancia, simplemente me molaba y punto jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una máscara? No lo había pensado antes. Podría haber dado pie a revelaciones a lo Scooby-Doo.

      Eliminar
  13. Déjame decirte que lamento mucho que una panda de gente incapaz de hablar de forma educada sobre la serie nos prive al resto de más artículos tuyos sobre la serie. Si bien sabes que tengo mis quejas sobre la primera parte de la misma, no quita que sea el primero en venir aquí a leer mas sobre ella, el cómic precuela, o cualquier otra cosa relacionada con esta una de mis franquicias favoritas, y que me acompaña desde que tengo uso de razón.

    Ya hablando del cómic en si, me ha encantado lo loco de la idea xD desde luego no creo que esta historia de origen sea mejor que otras escritas con anterioridad en otros medios, pero me ha servido para echarle unas risas.

    A veces no entiendo como los fans de esta franquicia pueden aferrarse con tanta fuerza, y atacar con tanto odio a alguna versión de los mismos, cuando en otras líneas como las tortugas ninja, o Transformers, conviven sin problemas distintos “universos” y versiones de los mismos personajes. Si una versión te gusta bien, si una versión no te gusta, también bien. Al final el “canon” es el que tu vas a preferir como tal. Y debatir educadamente el porqué de tus preferencias, y escuchar el porque de otras distintas, aparte de enriquecedor siempre es divertido.

    En fin, me uno a la petición de que sigas reseñando el resto de Comics, así como cualquier cosa de esta franquicia que es mi infancia. Y aprovecho para pedir un “he-man figuras de acción IV” continuando la serie de artículos de ion litio, y mas artículos de las tortugas ninja! Por pedir que no quede xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste, pero la situación es la que es. Internet saca el lado más cabestro y cavernícola de la gente.

      Sí que tendría que volver a escribir sobre las tortugas ninja algún día, sí. Le daré una vuelta, pero si tienes alguna sugerencia tan específica como la de los muñecos de los Masters, no te cortes en compartirla.

      Eliminar
    2. Dentro de varios meses saldrá el nuevo videojuego de los quelonios; TMNT Shredder’s Revenge, sería un buen momento para volver la vista sobre la franquicia. Se le puede sacar jugo de muchas formas desde un "muñecos favoritos 2" o "muñecos que quise y no tuve", opiniones sobre cosas cutres como "aquella vez que las tortugas ninja conocieron a los power rangers en la serie live-action" o los sorprendentemente decentes comics de "Batman y las tortugas" Hasta se podría hacer una reflexión de la cantidad de April's distintas que hay, prácticamente rediseñan al personaje por completo en cada iteración.
      Creo que se nota que las tortugas y los masters son mi infancia, y que me encanta tu forma de escribir. Un saludo y te leo aquí y en Mundo Masters. (y si escribes en algún otro lugar házmelo saber)

      Eliminar
    3. Respecto al nuevo juego de las tortugas, yo lo necesito en mi vida. Y ya ha tenido polémica por incluir a April como pj jugable, cosa que mola mil pero hay gente que no le entra que pueda pasar.

      Eliminar
    4. Rokugo:¡El videojuego nuevo de las tortugas tiene pintaza! Creo que hasta me lo compraré según salga.

      El crossover de las tortugas con los Power Rangers, por lo poco que he visto, me daría juego con toda seguridad. Dejo una notita pegada en un rincón de mi cabeza para tenerlo en cuenta a futuro. Y el resto de sugerencias también son buenas, gracias. Y muchas gracias también por los cumplidos. Escribo en más sitios, pero solo por trabajo y es todo taaan aburrido...

      Vladek: ¿Cómo puede haber polémica de eso? ¡Es un personaje jugable más! Entendería que alguien se quejase si solo pudieras pedirte a dos de las tortugas y no a las cuatro, pero que te puedas pedir a April es un plus. Por favor, no me digáis qué le ven de malo que ya me lo imagino y, para una polémica de la que ni me he enterado, prefiero mi ignorancia.

      Eliminar
    5. Vladek si, estoy enterado de la polémica. Pero entrar en ella me parece tan absurdo como innecesario. April no solo ha sido entrenada por el maestro Astilla en nuevas reinterpretaciones, si no que incluso ha tenido poderes psíquicos de la dimensión X. Y ya en el TMNT Tournament Fighters de Megadrive era una luchadora seleccionable.
      Pero en fin, creo que sabemos que la mayoría de los que se quejan no lo hacen porque vaya contra del "canon"...

      Yo es un juego que me tienen vendido desde que supe de su existencia. Si hasta disfrute el Mutants in Manhattan ¡con este lo voy a gozar! XD

      Eliminar
  14. Lo más interesante que se podría aprovechar de este cómic sería que Skeletina se convirtiera en Shadow Weaver, la hechicera diabólica a las órdenes de Hordak, segunda al mando en la Horda del Terror y que conspira para derrocarle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una posibilidad, y no sería la primera vez que hubiera una relación romántica entre la Tejedora y Skeletor.

      Eliminar