10 de junio de 2024

Urban Witch Story

No suelo ser propenso a las hipérboles, pero Urban Witch Story es la mejor aventura gráfica que he jugado en mi vida. O, al menos, es la mejor aventura gráfica que he jugado en mi vida desde la última vez que dije exactamente lo mismo de otra aventura gráfica. Si me citáis a medias, soy un patrocinador estupendo; ¡tenedlo presente, marcas de todo el mundo!

En cualquier caso, y con independencia de los gustos y perversiones de cada uno, Urban Witch Story es una aventura gráfica sobresaliente que ningún fan del género debería perderse. Y esto no solo lo digo yo, que no soy más que un tipo que lleva jugando aventuras gráficas desde principios de los noventa. En la 20ª edición de los AGS Awards, Urban Witch Story se llevó una ración generosa de premios: mejor juego creado con AGS, mejor juego GRATIS creado con AGS, mejor guion, mejor jugabilidad, mejor arte de fondos, mejor música y mejor sonido. Si no lo hubiera jugado antes de enterarme de semejante acaparamiento de galardones, habría pensado que hubo tongo.

¿Lo hubo? Si consigo una confesión, os lo haré saber.

La aventura tiene lugar en Los Ángeles, durante los famosos disturbios de 1992, y trata sobre dos "policías polis" que, tras responder a un aviso en los suburbios, descubren que hay dos niños en el barrio que llevan más de veinticuatro horas desaparecidos. La única pista que tienen para encontrarlos un mexicano que ha estado aterrorizando a las pilinguis del barrio con "mierda vudú".

Si la temática os suena adulta, es porque el juego lo es. Hay lenguaje malsonante, drogas de las que no se venden en la farmacia, violencia urbana, conversaciones sobre infidelidad matrimonial... Ya sabéis, ¡lo que más le gusta a los niños!

Esto no quiere decir que el juego sea más serio que una operación a corazón abierto o hacer la declaración de la renta vestido de traje. Es cierto que la historia puede llegar a ponerse muy oscura e incluso truculenta; pero también tiene momentos ligeros y ñoños, y mucho, mucho sentido del humor.

John Barker, nuestro personaje, y su compañero Al Jackson. Uno es negro y al otro podría quedarle una semana para jubilarse. Si fuera una peli de los ochenta, se rifarían las papeletas para morirse.

Con esos pixelazos que imitan el estilo visual de títulos como King's Quest III: To Heir Is Human o Police Quest: In Pursuit of the Death Angel, el juego podría pasar por una aventura gráfica de Sierra de la segunda mitad de la década de los ochenta, de las diseñadas con el sistema AGI; pero el juego salió en el año 2020 y, a diferencia de otros títulos retro que no mentaré por deferencia, su jugabilidad está adaptada a estos tiempos modernos e impacientes.

Aunque la memoria pueda traicionar a aquellos veteranos del género que nunca vuelven la vista atrás, las aventuras gráficas han evolucionado desde los tiempos del primer King's Quest, por lo que replicar la experiencia de las primeras incursiones en este tipo de videojuegos sería un error tremendo, quizá incluso catastrófico y apocalíptico.

¿Os acordáis de lo que dije de las hipérboles? Mentí.

Aun así, seamos honestos: la mayoría de las aventuras gráficas de la llamada edad de oro, por mucho cariño que algunos les tengamos, son durillas. Sus mecánicas suelen ser poco amigables, a veces lo bastante frustrantes como para querer lanzar nuestro Atari ST o Commodore 64 por la ventana, y muchas de ellas tienen puzles demencialmente difíciles, que, para más inri, se diseñaban así con toda la intención del mundo para que te gastases dinero en guías o llamando a líneas telefónicas de ayuda (a veces conviene recordar que internet no ha acompañado a la humanidad desde la era de los dinosaurios).Yo soy fan de las aventuras clásicas de Sierra a pesar de todos sus inconvenientes y defectos, pero reconozco que hay que abordarlas con la mentalidad de un monje taoísta que ha dominado el arte de la iluminación silenciosa. 

Afortunadamente, en el caso de Urban Witch Story, la apariencia es retro, pero la jugabilidad, contemporánea. Clic izquierdo para examinar, clic derecho para interactuar, doble clic para teletransportarse a la salida de cada escenario, autoguardado, etc. Tampoco hay muertes ni callejones sin salida, y no tienes que consultar ningún manual para resolver un acertijo descabellado o superar un anticuado sistema anticopia. Las mecánicas de una aventura gráfica siempre deberían darte facilidades, no quebraderos de cabeza, porque para eso ya están los puzles. Y este juego lo sabe.

Esta libreta de multas está deseando salir de paseo.

El estudio detrás de esta aventura gráfica es Postmodern Adventures, que suena muy rimbombante hasta que te tomas la molestia de buscar un poco de información y descubres que, oculto tras ese nombre (bueno, no tan oculto, porque sale en los créditos), se esconde un solo individuo: José María Meléndez. Meléndez hizo sus pinitos en el género allá por los 2000, trabajando para Alcachofa Soft. en aventuras gráficas como Mortadelo y Filemón: Balones y patadones, o Mortadelo y Filemón: Una aventura de cine; después se lo montó por su cuenta, y, en apenas unos añitos, se ha convertido en uno de los referentes del género.

Es cierto que el fundador y máximo responsable del estudio compuesto por él y él mismo cuenta con ayudantes y colaboradores puntuales, pero el grueso del trabajo se lo echa él a la espalda. A los jugadores más talluditos debería recordaros a aquellos tiempos en los que los créditos de los videojuegos, incluso los más reconocidos, no comprendían a la mitad de la población de la India.

Por ese motivo, me gustaría aclarar que no estoy valorando esta aventura pensando en su condición de indie. "Ay, mira, como es chiquitita, vamos a bajar el listón". NO. Urban Witch Story compite en pie de igualdad con cualquier clásico de las grandes compañías del género, ya sean las antiguas LucasArts y Sierra, o las actuales Daedalic Enterainment y Wadjet Eye Games.

Color local de los suburbios.

Los tres grandes títulos del estudio (este, Nightmare Frames y An English Haunting) comparten género y también tres virtudes: un entendimiento profundo de lo que funciona en una aventura gráfica, un contexto histórico bien documentado, y el gustarme más que un lápiz a un tonto. ¿Qué? Gustarme es una virtud.

No creo que haga falta que me explaye sobre qué necesita una aventura gráfica para ir sobre ruedas, pero me gustaría resaltar que Urban Witch Project hace check en todos los aspectos esenciales: la historia es interesante, los personajes tienen carisma y están bien desarrollados, y los puzles se insertan adecuadamente en la narrativa y son lógicos pero no evidentes (aunque, obviamente, los jugadores que tengan más callo y estén acostumbrados a "pensar fuera de la caja" siempre lo tendrán más fácil que los novatos).

En cuanto al contexto, el juego se desarrolla en la ciudad de Los Ángeles, concretamente durante la noche del 29 de abril de 1992, en pleno auge de los disturbios que se produjeron después de que un jurado absolviera a los cuatro policías que propinaron una paliza a Rodney King, un ciudadano negro. En un clima de protestas civiles en el que buena parte de la ciudadanía estaba con los nervios a flor de piel, la decisión del jurado fue la gota que colmó el vaso, y estalló el caos. Protestas, saqueos, incendios, perros y gatos cohabitando... ¡La histeria de las masas! Y el punto clave para este videojuego es que el cuerpo de policía de Los Ángeles no daba abasto para controlar a la población.

La fusión de realidad y ficción no solo le da mayor peso a la historia, haciendo que se sienta más genuina, sino que es una forma inteligente de evitar preguntas capciosas del jugador, como por qué no puede ir enseñando la placa por ahí para exigir a los ciudadanos que colaboren, o por qué no puede pedir refuerzos. Por su trasfondo documentado, me recuerda al trabajo que hizo Jane Jensen en Gabriel Knight: Sins of the Fathers, aventura en la que, casualmente, también hay mucho vudú.

Nunca pasan nada bueno por la tele.

A riesgo de revelar un poquito más de la historia de lo que me gustaría, hay un cuarto elemento que los tres juegos que he mencionado más arriba tienen en común: un componente sobrenatural que se va introduciendo gradualmente en la trama y que, al final, está muy presente.

En el caso de Urban Witch Story, casi al comienzo de la investigación, nuestra pareja de policías descubre que los niños desparecidos no tenían amigos (salvo un señor mayor, lo cual suena casi peor) y que se pasaban todo el día en casa o en la biblioteca sumergidos en libros y revistas sobre ovnis, criptozoología y otros misterios.

De no ser porque el título del juego incluye la palabra "bruja" (miradla, está ahí, justo en el medio), uno podría pensar que ese detalle se quedará en algo anecdótico, que solo se ha incluido como un rasgo más de la personalidad de los críos para que empatices con ellos y te involucres a fondo en su búsqueda. Sin embargo, cuanto más se destapa la trama, más te das cuenta de que las numerosas menciones a lo paranormal no son casuales, sino que todas ellas suman y conducen a un mismo lugar. Y todo ello explota en el emocionante y escalofriante clímax, en el que ██████ ███ ████ y ██ ████ ██ ██ ████ ██ █████.

Siento haber censurado el texto, pero mis labios están sellados. El desenlace de esta aventura tenéis que verlo por vosotros mismos. Solo añadiré que es uno de los más impactantes que he visto jamás en una aventura gráfica. Y esta vez no exagero. Además, de alguna manera tengo que despertar vuestro interés, y aunque estoy trabajando en mis poderes psíquicos y telequinéticos, aún no puedo sacudiros desde el otro lado de vuestra pantalla. Aún.

La verdad está ahí fuera. Pero antes deberíamos examinar a fondo este dormitorio.

Si os gustan las aventuras del tipo point and click, no dejéis pasar la ocasión de jugar a Urban Witch Project. No estoy dispuesto a garantizar legalmente vuestra satisfacción, pero apostaría mi colección de cómics de Reckless a que no os decepcionará.

Y, por haber leído hasta aquí, vuestro premio es este enlace a la página web del juego, donde podéis, o bien descargarlo gratis, o bien hacer gala de vuestra generosidad y pagar el dinero que consideréis apropiado a su creador. No obstante, si estáis ahorrando para compraros un torno alfarero y no vais a apoquinar ni un euro, pero disfrutáis del juego, os invito a que al menos valoréis la posibilidad de comprar otros títulos de Postmodern Adventures. Son buenos.

15 comentarios

  1. Excelente entrada, y excelente juego, aunque he de confesar que lo tengo a medias desde hace 1 mes más o menos...
    Yo conocí Postmodern Adventures con otra de sus aventuras gratuitas, Billy Masters was right, y la verdad es que a pesar de ser corta, es lo mejor que he jugado en el genero desde hace años. Yo es que siempre he sido más de Lucas que de Sierra...
    Ahora que he leído tu artículo y me has picado el gusanillo, voy a ver si consigo acabarme este Urban Witch Story.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Europa, casi todos éramos más de LucasArts. En los Estados Unidos, ya era otro cantar.

      Merece la pena llegar al final de esta aventura. Palabra de boy scout.

      No soy boy scout.

      Eliminar
  2. Pues iba a jugar primero a la de An English Hunting porque había escuchado cosas buenas.

    Pero después de esta reseña creo que me voy a jugar esta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. An English Haunting es sobresaliente en muchos aspectos, pero, en su conjunto, Urban Witch Project es más redonda. ¿Mi recomendación? Juega a las dos.

      Eliminar
  3. Wala chaval, que pedazo de recomendacion, muchas gracias, Brochas, una pena que no pueda jugarla con mi hija de 12 años, por la tematica, pero la buscare en Steam y bajare, si no en la web oficial.
    Mola apoyar tambien a la gente que ha estado involucrada en el juego
    Que vaya muy bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya, me doy cuenta que tienes el enlace al final de la reseña, jeje
      yo hace poco jugue a otro retro - indie español, Unmetal, ¿lo conoces? quizas aprecies su humor

      Eliminar
    2. Y por eso es importante leer siempre hasta el final.

      Conozco UnMetal. Cada vez que lo veo de oferta en GOG o Steam, estoy tentado de comprarlo. Pero aún resisto.

      Eliminar
  4. Admito que los gráficos no me llaman nada, pero, si es tan bueno como dices, le daré una oportunidad. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gráficos tienen su encanto, sobre todo si estás familiarizado con el estilo que emulan. También te acostumbras rápido a ellos.

      Eliminar
  5. ¿Tanta alabanza y ni una pega? Meléndez es colega, ¿no?

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado la reseña, esto es cierto, pero ahora es cuando podría decir que me encanta la idea de jugar a este juego, que no veo el momento de empezarlo, esto quedaría muy bien el comentario, pero estaría mintiendo, porque las aventuras gráficas no me gustan, si mis gustos cambian a lo mejor la pruebo, pero yo no contaría con ello. Ya puestos tampoco me gusta el estilo de pixel gordo. Pero de verdad que te ha quedado un post muy guay, transmites muy bien que realmente te ha gustado el juego, será por las hipérboles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diría que eso es que no has encontrado la aventura gráfica adecuada para ti, pero sé que es una estupidez. No todo el mundo tiene el paladar hecho al género. Te veo más... ¿jugando a la petanca?

      Eliminar
  7. Mola mucho. Yo estuve el otro día jugando en chatGPT al maniac mansion. Me proponía opciones y yo iba diciendo. Finalmente, algo aburrida, le propuse ser dueña de la mansión. Así quedó la cosa. Voy a ver si consigo encontrar este juego 😃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes el enlace a la página oficial del juego al final de la entrada. Desde ahí puedes descargarlo.

      Eliminar

LEE ESTO ANTES DE COMENTAR: Al autor del blog le chifla recibir comentarios, pero todo tiene un límite. Con carácter general, los siguientes comentarios se eliminarán de la faz de la red: 1) los que no tengan un carajo que ver con la entrada, 2) los que falten el respeto sin ninguna gracia ni elegancia, y 3) los que puedan considerarse spam o sean más largos que un día sin pan (en principio, los que superen 300 palabras, ya sea individualmente o de forma concatenada).