26 de agosto de 2017

Juego de Tronos: Más allá del Muro


¿Os ha pasado alguna vez que termináis de ver una película encantados, pero cuando, al cabo de un tiempo, la repasáis en vuestra cabeza con calma, empezáis a verle defectos que al principio pasasteis por alto?

Lo pregunto por preguntar, claro. No es que eso me haya pasado nunca con Juego de Tronos. Desde luego no con este episodio. No, señor. Que va. Para nada.

Pero me duele la cabeza, así que sed valientes y seguid adelante sin mí.


En Invernalia


En el patio de la remodelada fortaleza de los Stark, Arya se pone nostálgica y habla con Sansa de los viejos tiempos, rememorando cuando aún era una niña desvergonzada con trastorno de hiperactividad y practicaba el tiro con arco en secreto, repitiendo el ejercicio una y otra vez hasta que por fin, un día, hizo diana. Y en ese momento de triunfo, su padre estaba allí para felicitarla... ¡con un modesto y sobrio aplauso! Tampoco se habría muerto por darle una piruleta a su hija, pero ya sabéis cómo era Ned Stark.

"¿Esta historia nos lleva a alguna parte o solo estamos inflando el episodio?", pregunta Sansa.

"Nos lleva a que padre sabía que las reglas que limitan el rol de las mujeres en esta sociedad feudal estaban mal. Y murió", contesta Arya haciendo un triple mortal. "¡Tú lo mataste!", añade con un tirabuzón.

"¿Disculpa, monina?".

"Bueno, no lo mataste de facto, que significa 'de hecho', pero ayudaste a los Lannister a asesinarlo". Arya le muestra el pergamino que encontró en la habitación de Meñique. "Esta carta que obviamente escribiste bajo coacción, cuando todavía eras una cría cursi pero inocente, lo demuestra más allá de toda duda razonable. Además, te vi luciendo trapitos y peinado nuevos en el cadalso el día que a padre le cortaron la cabeza, ¡y eso es de muy mal gusto!".

"¿Ah, sí?", replica Sansa picada. "¿Y qué hacías tú mientras yo organizaba un giro inesperado de los acontecimientos y recuperaba nuestra casa?".

"Mis vagabundeos y training montages no son de tu incumbencia". Arya se guarda el pergamino. "A lo mejor enseño esta cartita a tus partidarios norteños, a ver qué opinan entonces de su pretendienta a reina".

"¡Dámela!".

"¡No!".

"¡Que me la des!".

"Ji, ji, ji. ¡Antes tendrás que pillarme!".

Y ambas echan a correr.

Tal vez no esté recordando todos los detalles con exactitud, pero eso es más o menos lo que sucede.

-Padre dio cuatro palmadas. ¡Cuatro! Estaba eufórico.

Sansa, encorajinada, habla de lo ocurrido con Meñique, sin sospechar que este puede haber tenido algo que ver con que la carta de marras haya acabado en manos de su hermana. Después de todo, ¿por qué iba a desconfiar de él después de verle confabular y conspirar durante siete años para hacerse con el Trono de Hierro? Es la persona más íntegra y desinteresada de todo Poniente.

Meñique, conteniéndose apenas las ganas de retorcerse el bigote como un villano de opereta, le dice que Arya nunca la traicionaría, a lo que Sansa responde que lo hará si cree que la posición de Jon como rey está en la cuerda floja. Él sugiere que invite a Brienne de Tarth a interceder entre ellas, ya que la mujer caballero ha jurado protegerlas a ambas.

Y pese a que el tipo parece tener una respuesta para todo, como si ya hubiera pensado en ello de antemano, Sansa sigue sin escamarse. Digo yo que al menos podría tener el seso necesario para preguntar a Bran sobre el asunto. No sé, a lo mejor su hermano, el supercomputador humano que lo sabe TODO, tiene una ligera idea de qué narices trama Meñique, que, por defecto, no puede ser nada bueno.

"Ah, eso", diría Bran. "Solo es una sucia artimaña para enfrentaros y recuperar el poder que ha ido perdiendo. Meñique necesita que ocupes el lugar de Jon como reina en el norte para acercarse más a su verdadero objetivo, y Arya supone un obstáculo en sus planes. También fue él quien traicionó a nuestro padre, por cierto. A lo mejor deberíais ejecutarlo para que deje de dar por saco. Es solo una sugerencia".

-Disculpad que me oculte en las sombras. Es la costumbre.

Más tarde, el maestre Wolkan entrega a su señora una invitación de Desembarco del Rey para la presentación del zombi de muestra, a la que supongo que habrá que ir con ropa de etiqueta y un chaleco antipuñaladas traperas.

Sansa se niega a pisar la capital mientras Cersei siga siendo reina, así que decide mandar a Brienne para que la represente. Aunque la mujer caballero no está por la labor de dejar a sus protegidas solas con Sibilino MacPérfido, Sansa se pone de un altanero insoportable y no le deja otra opción.

"Vas a ir porque yo lo digo y sanseacabó".

"Pero...".

"LA, LA, LA, LA, LA... No te escucho... LA, LA, LA, LA, LA".

No entiendo por qué Sansa hace esto, así que si alguien me lo explica, se lo agradezco.

-Permitidme deciros, mi señora, que sois tonta del capirote.

Resuelto el asunto de la invitación, Sansa se cuela en el dormitorio de Arya para buscar la carta que tantos quebraderos de cabeza le está causando. Sin embargo, lo que encuentra en su lugar es una bolsa con la escalofriante colección de máscaras de su hermana pequeña. Al menos no son uñas de los pies.

Arya sorprende a Sansa con las manos en la masa y, daga en mano, la invita a jugar al juego de los rostros. Yo hago una pregunta, tú contestas con una mentira y, si no me la trago, ¡palo! Es más excitante que la rayuela, eso se lo concedo.

Sansa, mostrando una pizca de sentido común, se niega a responder a ninguna pregunta e insiste en saber qué son esas pieles asquerosas que hay en la bolsa, que le están dando un mal rollo de aúpa.

"Con esas caras puedo ser quien yo quiera: Tom Cruise, Martin Landau o incluso... la señora de Invernalia", explica Arya. "Para saberlo... solo preciso... tu cara", añade con un tono de voz que pone los pelos de punta, arrimando la daga de Bran al vientre de su hermana mayor.

Sin embargo, no mata a Sansa, sino que le entrega la daga y se marcha con viento fresco.

Ya podemos volver a respirar.

Arya canalizando a Hannibal Lecter.

¿Sabéis qué es lo único que me sorprendería de esta trama? Que todo este conflicto del que estamos siendo testigos sea una farsa orquestada por Sansa y Arya para ver hasta dónde quiere llegar Meñique con sus tejemanejes.

Si esto finalmente fuera así, creo que será lo mejor que habremos visto esta temporada.


En Rocadragón


En la sala de mapas de la antigua fortaleza de Stannis Baratheon (antes residencia ancestral de los Targaryen, con vistas al mar), Daenerys le dice a Tyrion que se alegra de que no sea un Héroe™, porque todos los Héroes™ que ella ha conocido a lo largo de la serie sienten predisposición a las acciones estúpidas, empezando por Drogo, pasando por Jorah y Daario, y terminando con Jon Nieve.

Tyrion le responde que todos esos hombres tienen una cosa en común: que han construido su personaje en torno a un único registro dramática. Dos cosas, en realidad, porque todos están (o estaban) loquitos por los huesos de la Reina Dragón.

¡AMOOOOR!

Ya actúen como lo hacen por amor o por otro motivo, lo que está claro es que todo hombre de más de metro cuarenta que se acerca a Daenerys sufre una disminución repentina de su capacidad intelectual, y cuanto más tiempo pasa a su lado, más idiota se vuelve.

Dany se hace la tonta y niega que Jon esté enamorado de ella, pero Tyrion insiste en que sí que lo está.

¿Puede alguien decirles a Benioff y Weiss que ya nos hemos enterado de que Jon y Dany están hechos el uno para el otro para que terminen con este pésimo fanfic? Ya es malo que los personajes nos digan lo que otros personajes sienten en lugar de simplemente mostrárnoslo, pero clama el cielo que encima lo repitan en varios episodios por si no estábamos atentos la primera vez. Este romance está más forzado que las traducciones que en su día proponían los aficionados a la frase "Hold the door".

-A mí que me registren. Yo solo interpreto lo que escriben los guionistas.

Tocado este tema esencial en la guerra venidera, los dos hablan sobre la posibilidad de que Cersei intente traicionarlos cuando se reúnan con ella, y esto acaba derivando en la misma discusión que ya hemos oído cien veces antes.

Tyrion le dice a Dany que debería aprender a relajarse, escuchar algo de chill out, y que, para romper la rueda, tendrá que recurrir a algo más que a dragones escupefuego y salvajes rebanacabezas, sobre todo si quiere que su reinado armonioso y estupendo perdure cuando ella esté criando malvas.

Fiel a su tradición de rabietas de niña consentida, Dany se sale por la tangente, achacando a su Mano la pérdida de Dorne y Altojardín (Tyrion no es el mejor estratega militar, eso es cierto), y luego se niega a seguir hablando de su sucesión hasta que no tenga su pálido culo de Targaryen apoltronado en el Trono de Hierro. No hay que vender la piel del león antes de cazarlo, ¿verdad?


Más allá del Muro


Antes de resumir esta parte de la historia, empecemos por hablar de lo estúpida que es la misión del escuadrón suicida de Jon Nieve.

Según apuntabais algunos de vosotros en los comentarios de la recapitulación anterior, si basta con morir más allá del Muro para regresar como un espectro, ¿para qué narices se arriesgan Jon y compañía a cazar zombis en el quinto pino, donde acaban enfrentándose a todo el ejército del Rey de la Noche? Bastaría con pillar a alguien que fueran a ejecutar de todos modos, a un enfermo terminal o a un voluntario que quiera aparecer en los libros de historia, llevarlo un metro más allá del Muro, matarlo y regresar con un zombi recién hecho. Tiempo estimado de misión: diez minutos. Riesgo: cero.

Esa teoría tiene un fallo, y es que se supone que tiene que haber un caminante blanco cerca para hacer su magia yuyu y levantar al muerto. Sin embargo, en la temporada uno, dos de los guardias de la patrulla de Benjen a los que encontraron fiambres más allá del Muro, parecieron levantarse solos al cabo de un tiempo de traerlos al Castillo Negro (¿o eran muertos vivientes haciéndose el muerto?), y también hemos visto quemar cadáveres en varios episodios precisamente para evitar que volvieran como zombis renqueantes. Por lo tanto, no sé qué pensar.

La nigromancia es complicada.

-Engañar a la muerte es un poder que solo uno ha logrado. Pero si trabajamos juntos, sé que podremos descubrir el secreto.

-¿Estás de coña? ¡Acabo de matar a Samuel L. Jackson pensando que podrías salvar la vida a Pádme!

De todos modos, si esa idea no os convence, tengo otra: Daenerys hace un vuelo rápido hasta el norte con uno de sus dragones, pesca un zombi cual ave rapaz y regresa con él.

Pero, claro, eso no molaría tanto, y si algo destaca de esta parte del episodio, es que todo tiene qu molar mucho, aunque sea ridículo o absurdo.

Con todo, no está el panorama de la fantasía heroica audiovisual como para menospreciar una producción de este nivel, aun con sus sinsentidos. Y mientras los personajes sigan preocupándonos y nos emocionemos viendo la serie, algo bien estarán haciendo.

Por lo tanto, tomaos cualquier crítica que haga de aquí en adelante con una pizca de sal.


Avanzando por un paraje de colinas nevadas, muy islandés a su manera, Jon le dice a su amigo Tormund que Daenerys es plomiza como ella sola y que no les echará un cable hasta que él le encere el parquet con la rodilla.

El barbudo pelirrojo le recuerda que su antiguo líder, Mance Rayder, era igual de tozudo, y su orgullo no solo le convirtió en un shish kebab humano, sino que condujo a la muerte a cientos de hombres y mujeres del pueblo libre. Así que ya sabes, Jon, aplícate tus propios argumentos. Gilipipas.

-Uy, mira al sureño este, que se nos ha venido arriba y ahora no quiere hincar la rodilla.

Jon habla también con Jorah, con el que crea un rápido vínculo de camaradería hablando del Viejo Oso, Geor Mormont. Jon siente mucho que el padre de Jorah muriera a golpe de puñalada irónica y asegura al caballero que castigaron con gran venganza y furiosa cólera a los culpables. Además le ofrece la espada del Power Ranger Blanco, que ha pertenecido a la Casa Mormont desde que Chindasvinto Mormont la compró en la Comic-Con de San Diego a precio de réplica.

Jorah, que está decidido a competir en honorabilidad con Jon, le responde que es mejor que se la quede él, porque un secundario no puede tener una espada más molona que el protagonista de la serie. Es de cajón.

-Nah, no la quiero. La empuñadura en forma de cabeza de lobo no me gusta. Si fuera un oso...

Mientras tanto, Gendry, que tiene complejo de abandono, reprocha a Beric Dondarrion y Thoros de Myr que lo vendieran a Melisandre como si fuera un vulgar cromo.

Los de la Hermandad sin Estandartes le dicen que no es para tanto y se burlan de él. Que una mujer atractiva te ate desnudo a la cama no les parece tan malo, ni siquiera si es para sacarte sangre con sanguijuelas. Además, la Hermandad necesitaba el dinero para proteger los bosques de Sherwood y comprarle un parche nuevo para el ojo a su líder.

El Perro aporta su granito de arena a la conversación llamando quejica a Gendry, que es probablemente es lo más suave que le ha dicho a alguien desde que empezó la serie. Será que el frío le está ablandando.

Quien se pica ajos come.

Tormund Matagigantes, al que ya sabemos que le encantan las mujeres grandes y los tipos con mala leche, se acerca al Perro y le comenta que ambos están besados por el fuego, aunque de distinta forma: uno es pelirrojo, y el otro tiene la mitad de la cara que parece un chicle de fresa aplastado y reseco al que se le hubieran pegado algunos pelos.

El salvaje no cree que Clegane sea tan malo, porque tiene ojos tristones de sabueso, y le habla de la belleza que le espera en Invernalia: Brienne, la que te mira "como para destriparte y comerte el hígado". Dice que querría tener un montón de hijos con ella, "grandiosos monstruos que conquistarían el mundo". ¿Quién no querría ver este spin-off ?

La extraña pareja.

Continuando con este hilo de conversaciones, Jon y Beric se detienen un instante para discutir sobre cosas de resucitados, ese club tan exclusivo al que solo ellos dos pertenecen.

Jon admite que le joroba no saber por qué le ha traído el Señor de la Luz de vuelta, y el líder de la Hermandad sin Estandartes le dice que los caminos del Señor de la Luz son inescrutables, pero lo importante es no perder de vista (incluso si uno es tuerto), el motivo por el que están luchando: que HBO se forre vendiendo suscripciones a su canal y merchandising de la serie.

Ah, y proteger la vida. Esto también es importante.

-A ser posible, una vida con el menor número posible de muertos vivientes y con un apartamento a pie de playa.

Después de esta larga sucesión de diálogos metidos con calzador cuyo propósito no es otro que conseguir que los personajes nos parezcan una piña en lugar de un grupo desunido cuyos componentes parecen escogidos por puro fanservice, el Perro ve una mala imitación del logo de Paramount allá en la distancia y lo reconoce como el lugar que vislumbró en las llamas en el primer episodio de la temporada.

Justo como yo predije. No hace falta que lo comprobéis.

-¿Seguro que no es solo una pintura mate?

Los G.I. Jon marchan en esa dirección y se ven metidos de lleno en una ventisca tremenda que reduce su visibilidad a menos de cien metros, ocultando las pequeñas imperfecciones del feroz oso polar zombi creado por ordenador que les ataca.

En cuestión de segundos, un par de camisas rojas mueren desgarrados y mordisqueados por la descompuesta masa peluda, que los confunde con un par de sabrosos emparedados, y al resto del grupo no le queda más remedio que enfrentarse a la bestia con dos figurantes menos.

Dondarrion, petándolo mucho desde el episodio 3x05, prende fuego al oso con su espada llameante, pero no consigue matarlo, y la bestia en llamas carga contra el Perro.

Ante lo único que teme en el mundo (el fuego, aunque un oso polar zombi también debería estar en su top 5), Clegane se queda paralizado, y solo la rápida intervención de Thoros de Myr, que se lanza a por el oso blandiendo su propio filo llameante, le salva el pellejo.

El sacerdote rojo y el oso retozan alegremente por la nieve, intercambiando caricias entusiastas, hasta que Jorah remata al hambriento animal con una daga de vidriagón, ganando 250 puntos de experiencia.

A pesar de los desgarrones que le llegan al esternón, Thoros se niega a desandar el camino para recibir atención médica, así que echa un trago de East London Liquor Premium Gin y deja que Beric le cauterice la herida con su espada llameante multiusos.

"Una herida superficial", dice.

Habiendo sobrevivido por los pelos (chamuscados) a este incidente, los Siete Patéticos continúan su camino.

¡Cariñosito!

Más adelante, fuera ya de la (in)oportuna ventisca, Tormund oye ruido de pisadas y da la señal de alto. Desde un peñasco ven a una reducida partida de espectros siguiendo a un caminante blanco. ¿Serán tal vez soldados que han sido destacados del cuerpo principal del ejército de los muertos para precaver sorpresas?

Intentaré ponerme en situación.

"Señor, ya hemos regresado de la misión de reconocimiento", diría el caminante blanco en su extraño idioma, con una voz que suena como "el crujido del hielo en un lago invernal", o como cubitos de hielo estrellándose unos con otros en un vaso de whisky.

"Bien, bien. ¿Qué habéis visto?", preguntaría el Rey de la Noche.

"Más nieve. Es lo único que hay. Nieve y más nieve".

"Excelente. Adelantaos otra vez y volved dentro de un rato para mantenerme informado".

Hmmm... No. Me cuesta ver qué utilidad puede tener una avanzadilla para el Rey de la Noche. Voy a suponer que se han separado del resto del ejército para buscar un sitio en el que picar algo.

La Pandilla Bastardilla embosca al contubernium de muertos vivientes, enzarzándose en una rápida e intensa lucha que termina tan pronto como Jon pulveriza al caminante blanco con su espada de acero valyrio, momento en el que todos los zombis se derrumban de golpe menos uno.

Como no somos tontos, deducimos que la "vida" de cada espectro está ligada a la del caminante blanco que lo levanta de la tumba. Muerto el caminante, muerto el espectro. Esta es una gran noticia, porque, si no me salen mal las cuentas, debe de haber unos cinco caminantes blancos en todo el ejército, incluyendo al propio Rey de la Noche. Lo único que necesitan ahora es un rifle de francotirador y balas de vidriagón.

-Odio este trabajo. Debería haber hecho caso a mi madre y estudiado medicina.

El Perro placa al único zombi que sigue en pie y, con ayuda de Jorah, lo inmoviliza y le pone un saco de nabos en la cabeza. Por desgracia, no consiguen hacerlo a tiempo de evitar que el putrefacto ser suelte un grito espeluznante a lo Van Halen con el que atrae al resto de sus amigos.

Oliéndose la marea de corrupción que se les viene encima, Jon le dice a Gendry que corra de vuelta a Guardiaoriente y mande un cuervo a Daenerys pidiéndole auxilio, ya que "él es el más rápido".

Espera, ¿desde cuándo exactamente es Gendry es el más rápido? No digo que la afirmación sea del todo gratuita (al chaval se le ve fuerte y es el más joven del grupo), pero Jon lo dice con tal convicción que parece que hubiera cronometrado a todos sus compañeros en carreras de fondo antes de salir y conociera perfectamente los tiempos de cada uno. Además, ¿quién le dice que entre los camisas rojas que les acompañan no haya un Usain Bolt salvaje que, aparte de correr que se las pela, esté también acostumbrado a moverse en este tipo de terreno? ¡Gendry ni siquiera había visto la nieve hasta esta mañana!

-¿Habéis oído eso?
-¡Es el ejército de los muertos!
-Tal vez solo sea el viento.

-Vale, no era el viento.

Los hombres se despiden de su compañero (y se quedan de paso con su martillo, para que no tenga nada con lo que defenderse en el camino de vuelta) y corren como la pólvora en dirección a un islote rocoso que se eleva en el centro de un lago helado, con los no-muertos pisándoles los talones.

Miles de espectros avanzan hacia ellos desde todos los ángulos, formando un círculo cada vez más estrecho a su alrededor. Sin embargo, la suerte acompaña a nuestros torpes héroes, porque el peso de los primeros no-muertos en intentar llegar hasta el Pelotón Tarado rompe la quebradiza capa de hielo, creando un foso circular que les impide pasar y alcanzarlos.

Tune in tomorrow!
Same Bat-time!
Same Bat-channel...!

A varios kilómetros de allí, Gendry, exhausto después de la intensa carrera, besa la lona justo delante de la puerta del Muro, porque ni siquiera una serie como Juego de Tronos se salva de estos clichés tan ridículamente dramáticos.

Davos y algunos guardias de la noche corren hasta él, convencidos de que el chaval está jugando a hacer ángeles en la nieve, para unirse a la diversión; pero Gendry les dice que ya habrá tiempo luego para juegos, que de momento hagan el favor de mandar un cuervo con mochila propulsora a Rocadragón.


En Rocadragón


Recibido el mensaje en un tiempo récord, la reina Daenerys, rauda cual centella (una vez escogido un vestido a juego con el paisaje norteño, claro), decide partir con sus dragones para rescatar a la Comunidad del Pardillo antes de que hagan confeti con sus vísceras.

Tyrion intenta convencerla de que no arriesgue la vida por unos papanatas y se quede con él viendo reposiciones de Seinfeld, la serie que trata sobre nada, porque "a veces no hacer nada es lo más difícil"; pero ella, en el contragiro definitivo, no le hace caso.

Madre de Dragones. Temporada invierno.


Más allá del Muro


A la mañana siguiente, tras pasar la noche a salvo en circunstancias que hubieran matado a cualquier ser humano, el grueso de la Liga de los Hombres Ordinarios se despierta en su islote y descubre que Thoros de Myr, que estaba bastante tocado desde el encuentro con el oso polar zombi, ha muerto congelado. Igual que Jack Torrance al final de El resplandor pero sin poner cara de imbécil. El resto del grupo, por suerte, había desarrollado inmunidad a la hipotermia.

Reflexionando sobre el vínculo que une a los espectros y los caminantes blancos, Jorah propone que ataquen a estos para tener al menos una oportunidad de sobrevivir. Jon le dice que esa no es buena idea porque entonces se arriesgarían a "desactivar" el zombi de muestra que llevan para Cersei, por lo que la única opción que tienen es esperar a Daenerys.

A ver, que me entere yo, si se cargan a los caminantes blancos, mueren todos los espectros, ¿no? Entonces, ¿por qué porras le preocupa a Jon perder el zombi de muestra? Repasemos las alternativas:

a) Se enfrentan a la horda de zombis tal cual y mueren todos.

b) Intentan acabar con los cinco caminantes blancos que quedan, incluido el Rey de la Noche, y, con suerte, solucionan todos los problemas de un plumazo.

c) Sobreviven hasta que llegue Daenerys, le dicen que prenda fuego a los cinco caminantes blancos y se van todos de vacaciones a la isla de Naath, a bailar entre mariposas y practicar el amor libre.

d) Sobreviven hasta que llegue Daenerys, le dicen que prenda fuego a todos los espectros mientras ellos se ocupan de los caminantes blancos con sus armas de acero valyrio y vidriagón, y se van todos de vacaciones a la isla de Naath, a bailar entre mariposas y practicar el amor libre

En serio, creo que el zombi de muestra es lo de menos.

-Miradlos allá en la colina. Solo los dioses saben qué maldad estarán tramando ahora.

-Como sepan contar y vean los pocos que somos, nos despachan fijo.

Por aquello de que el episodio necesita un poco de humor, aun cuando sea a costa del sentido común, el Perro, aburrido, arroja una piedra a uno de los zombis que hay al otro lado del lago, acertándole en todo el colodrillo. Como se aburre, lanza una segunda roca, pero esta vez no alcanza su objetivo, sino que el proyectil resbala por la capa de hielo que cubre lo que ayer era un oportuno foso y se detiene a los pies de la primera línea de no-muertos.

El espectro golpeado por la primera piedra, mosqueado con la mortadelada, avanza hacia el islote. Como era de esperar, tras una larga noche de frío polar, la capa de hielo se ha endurecido y ahora soporta sin problema el peso de los huesudos cuerpos de las huestes del Rey de la Noche.

Dándose cuenta de lo que cualquiera podría haber advertido hacía horas, todo el ejército de zombis se les viene encima y nuestros héroes se cagan de miedo, consiguiendo reunir en sus pantalones una fuente de calor momentáneo que ninguno agradece porque, salvo que ocurra un milagro, van a morir.

Beric enciende su espada otra vez. No es que le importe un pimiento a nadie, pero nunca me canso de verlo.

-¡Llamas a mí!

Durante la desigual batalla, los camisas rojas que habían sobrevivido a la criba caen como moscas, hasta que ya no queda ni uno, y los protagonistas a duras penas mantienen a raya a los muertos.

El combate está lejos de alcanzar las cotas de tensión y épica del ataque a Casa Austera o de la batalla de los bastardos, pero sí me gustaría confesar que llegué a pasarlo mal cuando Tormund, malherido y zarandeado, es arrastrado al agua helada por unos espectros ansiosos. ¡Creí que no salía de esta! Por suerte, el Perro le salva en el último momento y me ahorró un infarto de miocardio.

¿Quién quiere vivir eternamente?

Sin posibilidad alguna de escapar, los Cazaespectros forman un círculo cada vez más reducido en su pequeño islote de perdición.

Cuando ya no queda ni un solo camisa roja en pie y parece que el final ha llegado para nuestros héroes, Daenerys pasa volando con Drogon por encima de sus cabezas e incinera a sus putrefactos agresores.

Viserion y Rhaegal se unen a su hermano, y entre los tres dragones convierten en churrascos a centenares de zombis, dejando los alrededores del islote tan despejados como una pista de aterrizaje sobre la que hubieran incinerado un montón de cadáveres.

Drogon toma tierra y la Reina Dragón apremia al grupo para que suba con ella a lomos de su montura. Sin perder ni un segundo, todos se encaraman a la bestia alada y Jon le dice a Dany que ordene a los dragones que concentren sus ataques en los caminantes blancos.

Los tres dragones, volando fuera del alcance de cualquier dardo inoportuno, hacen llover fuego sobre el Rey de la Noche y sus lugartenientes, liquidando al mismo tiempo a todo el ejército de muertos y poniendo así un broche de oro al glorioso espectáculo pirotécnico.

Fin.

Ah, no. Eso habría tenido sentido (quiero pensar que el fuego de dragón, capaz de fundir roca, también puede acabar con los caminantes blancos si se lo escupen a bocajarro).

Lo que ocurre es que Jon se queda atrás pegando espadazos a cuatro zombis despistados, supuestamente para ganar tiempo para que sus amigos escapen (que maldita la falta que hacía teniendo un dragón al que le basta con agitar las alas para mandar a una docena de espectros volando por los aires), y el Rey de la Noche aprovecha este momento de subnormalidad supina para agarrar una jabalina de hielo y lanzársela a Viserion con la fuerza de Kermes el persa, clavándosela en todo el gaznate.

El dragón cae al lago y se hunde, más muerto que el clavo de un ataúd.

Para que no me veáis llorar, me oculto la cara con un cojín.

Viserion era el de color dorado, ¿no?

-Ale, vamos a acumular dislikes.

-Ahora sé por qué lloráis. Pero es algo que yo nunca podré hacer. Adiós.

La cara de ella me parte el corazón. La de Jorah me dice: "No va a haber quien la aguante en una semana".

Varios zombis cargan contra Jon y lo arrastran bajo la capa de hielo, donde suponemos que muere congelado en escasos segundos porque así es como han funcionado las leyes de la naturaleza durante todo este episodio.

Con el corazón roto, y temerosa de las habilidades olímpicas del Rey de la Noche, Dany ordena a Drogon que alce el vuelo justo a tiempo de esquivar una segunda jabalina de hielo. Seguidos por Rhaegal, los supervivientes se alejan hacia cielos más seguros.

Como era de esperar, el abandonado Jon sobrevive al chapuzón por debajo de -20 ºC y consigue salir del agua. Desfallecido, se pone en pie como puede y, espada en mano, se prepara para morir luchando. "Soy el escudo que defiende los reinos de los hombres", estará pensando, o más probablemente: "Al final sí que soy un gilipipas".

Pero, aunque se lo merece por imbécil, Jon no muere una segunda vez, porque su tío Benjen, héroe espontáneo del día, aparece de la nada matando espectros con su incensario llameante y le salva el culo, subiéndolo a la grupa de su caballo y quedándose atrás para asegurar su huida. Y todo esto lo hace bastante bien hasta que doscientos zombis se le echan encima en plan melé y lo aplastan con su hedor asfixiante. Debería haber traído otro caballo.

-Hala, ha merecido la pena esperar seis años para este reencuentro de medio minuto, ¿eh?


En Guardiaoriente


Desde lo alto del Muro, Dany otea el horizonte, esperando que Jon aparezca en cualquier momento montado sobre un brioso corcel blanco y con una caja de bombones bajo el brazo para disculparse por la angustia que le ha causado. Total, el sentido común se lo dejó en Essos y la esperanza es lo último que se pierde.

Jorah, que entiende el pesar de su reina pero se está helando el culo, le dice que ya va siendo hora de teletransportarse a casa.

Justo en el momento en que van a retirarse (¡más clichés!), un cuerno anuncia la llegada de un hombre a caballo.

"Cartero comercial", se oye una voz a las puertas.

La guardia de la noche manda a paseo al visitante y poco después llega el caballo de Benjen con un bulto peludo encima que podría ser Jon.


Rumbo a Rocadragón


En el barco de vuelta, Davos y Tormund atienden al inconsciente Jon, que está más frío que una barrita de pescado congelado, mientras Dany contempla absorta el torso desnudo y depilado del Rey en el Norte, cuyos músculos marcados y definidos encienden chispas en sus ojos.

El magnífico torso en cuestión también está cubierto de cicatrices y heridas mal curadas que podrían estar hospedando a todo un regimiento de larvas; pero eso, según parece, le da un aire más sexy todavía. Al menos ahora la Reina Dragón ya sabe a qué venía aquello que decía Davos de la puñalada en el corazón.

Cuando Jon despierta, encuentra a Dany sentada a su lado, en el borde de la cama.

"Siento que tu lagartija sobrealimentada haya muerto", le dice. "Ojalá no hubiéramos ido al norte con poco más que ropa de abrigo y un plan estúpido improvisado sobre la marcha".

Ella le responde que no se arrepiente de nada, porque ver es creer y ahora cree todo lo que él le había contado. Y supongo que darse un garbeo rápido con uno de sus dragones para comprobar la existencia del ejército de muertos sin necesidad de embarcarse en misiones suicidas suponía un esfuerzo demasiado grande, ¿no?

¯\_(ツ)_/¯

La reina de las incongruencias le explica, con los ojos llorosos, que los dragones son los únicos hijos que ella tendrá jamás, porque es estéril y también demasiado impaciente para soportar el papeleo que conlleva la adopción de un niño. Con todo, le jura por Snoopy que juntos destruirán al Rey de la Noche y al Ejército de las Tinieblas.

El Rey en el Norte, emocionado, dobla metafóricamente la rodilla (porque está hecho una piltrafa y no es cuestión de salir de la cama para hacer el paripé) y, acto seguido, la llama "Dany", a pesar de que no ha oído a nadie llamarla así nunca ni tienen tanta confianza todavía.

Ella contesta que el último que la había llamado así fue su hermano Viserys, que la tocaba de forma inapropiada y la vendió a los dothrakis como concubina. Recuerdos felices, sin duda.

-¿Nos enrollamos ya o qué?

Los dos se cogen de la manita y comparten un momento íntimo.

A este paso, los veo poniendo a prueba los muelles de la cama antes de que acabe la temporada.


Más allá del Muro


Los zombis sacan el cadáver de Viserion del agua arrastrándolo con cuatro cadenas enormes que llevaban encima (la guardia civil les dijo que no podían viajar sin cadenas en invierno), y el Rey de la Noche lo resucita con su toque mágico, trayéndolo de vuelta como un dragón zombi con lentillas azules que arden como el hielo.

El resultado de la misión compensa. Los buenos han conseguido un zombi putrefacto, y los malos, un dragón.

¿Quién apuesta a que los caminantes blancos utilizarán a Viserion para derribar el Muro en el próximo episodio? Levantad la mano, venga. No seáis tímidos.

Por último, y para cerrar esta entrada, quiero deciros que si alguno de vosotros ha encontrado algún sinsentido en este episodio que se me haya pasado por alto, esta es la explicación oficial que me han trasladado personalmente los creadores de la serie y que resuelve todas las dudas posibles:


Divertíos. Es lo único que importa.

17 comentarios

  1. Dada la introducción, deduzco que la recapitulación se ha hecho tras varios visionados del capítulo a horas intempestivas y que si hubiera sido escrita nada más terminar de verlo por primera vez hubiese incluido muchos más grititos de fan enloquecido. (Hubiera tenido su punto).

    Cierto es que los teletransportes son cada vez más evidentes, pero en fin, si hay que condensar la trama y gastar pasta en efectos especiales, no seré yo quien les diga que lo dejen. Cuando quiero ver horas y horas de gente vagando de un lado a otro sin razón aparente pongo la vuelta ciclista.

    No se quien diría que basta con cargarse a alguien al norte del muro para que se convierta en zombie... Bueno, yo pensaba que algún caminante blanco tenía que llegar para aplicarle el método Lázaro. Creo que el plan de despachar a alguien a un par de metros del muro hubiese pasado también por largas horas de espera hasta que algún caminante se dignase a pasar por allí a hacerles el favor, más parecido a la pesca con cebo que a la guerra.

    Por otro lado, el plan del amor libre en Naath hubiera estado bien (aunque me confieso fan del fanfic, si que me gustaría que fuese un pelin menos forzado a veces...), pero si que es verdad que le veo una lagunilla. Me fije en que cuando el Rey de la Noche en toda su cornuda nocturnidad se dirige hacia el punto de lanzamiento de jabalina, atraviesa tranquilamente unas llamas y estas se abren a su paso. Quizás aunque los zombies sean sensibles al fuego, este no afecte a los caminantes blancos y la única forma de matarlos sea a cuchilladas de vidriagon. Pensando esto, Jon & Co. parecen algo menos idiotas.

    By the way, yo también sufrí por Tormund. Qué momento.

    Y respecto a Arya y Sansa, creo que lo que tu has pensado es mejor que lo que les han escrito los guionistas. Aún así me gustará ver morir a Meñique de una vez, aunque echaremos de menos sus pérfidos tejemanejes.

    Lo de Viserion nos rompió el corazón a todos, pero al menos ahora las fuerzas estarán más igualadas, y eso a la trama le viene bien.

    Y nada más, que ya me he extendido bastante. Ah si, que Jon y Dany son muy monos, pobrecicos, no te metas tanto con ellos. No tienen la culpa de que los demás personajes estén disfrutando del morbo de instituto a su costa.

    Esperando al próximo episodio y recapitulación! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me uno al grupo que espera que lo de Arya y Sansa sea un paripé para joder a Meñique, el hecho de que Bran no intervenga para se reconcilien es una buena pista.

    Tampoco pienso que los zombies se creen de manera espontánea simplemente muriendo tras el Muro, es más probable que haga falta un Caminante Blanco cerca.

    ¿Todavía está vivo Fantasma? Aunque es obvio que Jon al final lo va a cambiar por Rhaegal el lobo habría sido muy en este capítulo para detectar enemigos y para matar bichos.

    Thoros debería haberse revisado el manual de D&D antes de salir, se habría dado cuenta de que para un dios capaz de conceder el hechizo de Revivir a los Muertos a sus seguidores los hechizos de Curar Heridas Críticas y Resistencia a los Elementos también están disponibles. De todas maneras su muerte no deja de ser un golpe de guión para dejar a los buenos sin su Resucito-Matic.

    ResponderEliminar
  3. Como era de esperar, grandísima reseña (lo de la comunidad del pardillo o la liga de los hombres ordinarios me ha matado XD).

    El problema de la serie ahora mismo es que se ha convertido en un mal fan-fiction. Hay cosas que van a pasar, todos más o menos lo sabemos, Dany debería morir si no va a tener hijos, como moriran seguramente los tres dragones, Jaime va a matar a Cersei, etc, ect. Son cosas que sabemos que seguramente pasaran. Pero hay formas de narrarlo, y hay formas de estropearlo. La muerte de Viseryon, no por previsible, resulta menos espectacular... pero claro, la gilipollez suprema del plan de llevar el zombie, el que Jon se ponga a perder tiempo no se sabe muy bien porque, el Usain Gendry o las cadenas lo joden mucho. Los diálogos Tormund-Perro... estan escritos por un chaval de 17 años, la relación Dany-Jon es horrible, Tyrion se ha vuelto subnormal mientras Cersei se ha convertido en Aizen de Bleach. El trabajo de los guionistas es de pena esta temporada; no es un trabajo fácil porque tienen tropocientos personajes que Martin escribió para narrar los diversos frentes... y ahora tiene apenas un par de frentes, con lo que le sobran muchos.

    pd: Lo de las resurrecciones más allá del muro debería ir de la mano de algún Caminante Blanco... pero en la primera temporada, aquel zombie que atacó a Jon y a Mormont lo podría contradecir algo (aunque supongo que si te mata algún caminante debería bastar también)

    pd2: Hay una teoría rara por internet en la que Jon muere al congelarsela, al parecer los ojos del lobo de la empuñadura de su espada son "negros" durante unos segundos, pero cuando sale del agua se vuelven blancos... y ya fueron negros cuando murió al final de la quinta temporada, y volvieron a ser blancos cuando Melissandre lo resucitó. Con lo que Jon habría revivido otra vez, esta vez sin sacerdotisa ninguna, just by the plot... pero bueno, si los Targaryen son innifugos, podemos entender que los Stark llevan anticongelante en las venas, así como los Lannister tienen oro en la suya (aunque la intoxicación por metales pesados explicaría la locura de estos últimamente... Tywin se salvaría, pero claro, tenía un método para eliminar el oro)

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que la serie cada vez se vuelve más previsible, pero las ganas de cerrar tramas compensan las incoherencias y el teletransporte. Al menos en parte. Y la escena de acción de este capítulo, aunque previsible, ha sido épica.

    Hay un plano más allá del muro, poco después de que muera uno de los secundarios por el ataque del oso, en el que se ve a la comitiva arrastrando lo que parece ser un cadáver envuelto en trapos. Cuando la vi pensé que ya se daban la vuelta portando el cadáver de dicho secundario, ya que basta que alguien muera más allá del muro para que se convierta en zombi ¿no?. Finalmente no es así como hemos visto, supongo que está solución habría sido demasiado anticlimática.

    Sobre tu teoría del paripé Arya y Sansa, llevo toda la temporada pensado exactamente lo mismo, porque me niego a pensar que después de años pasando penalidades hasta convertirse en asesina ninja, Arya siga siendo tan simple como para caer en una trampa que explota los celos hacia su hermana. El hecho de que Sansa mande a Brienne de paseo a Desembarco del Rey, a pesar del consejo de Meñique de mantenerla a su lado, me hace pensar que Sansa tampoco ha caído en la trampa.

    ResponderEliminar
  5. Dejando de lado los tejemanejes de Meñique, Arya acojona mucho. Ademas, la amenaza que le suelta Sansa sobre los cientos de hombres leales a ella, sea hilarantemente vacia, especialmente cuando a Walder Frey no le sirvieron de nada sus soldados cuando Arye le degolló.

    ResponderEliminar
  6. Me decepciono mucho cuando lo vi, hasta en el blog de laluzdevalinor escribí esto.

    "El peor enemigo de cualquier serie que tenga, tuvo o vaya a tener calidad, es el maldito fanservice, JAMÁS hay que claudicar ante esa masa deforme que no le importa nada, salvo satisfacerse a costa de una buena historia con trama y argumento.

    Querida, lo he visto tantas veces, con series de todo tipo, la rabia y la impotencia de ver como lo arruinan todo por satisfacer al publico fácil.

    Bastadización, todo por culpa de unos creativos sin talento ni principios.

    Soy muy permisivo, entiendo que a veces haya que sacrificar algunos elementos en las series, pero este episodio a rebasado mi limite.

    Yo termino la serie, pero me siento insultado."

    Pero gracias a tu pos y a de ella, me siento mas aliviado, gracias, eres un grande.

    ResponderEliminar
  7. Pues no ha sido el gran capitulo que esperaba. Muy espectacular y todo lo que uno quiera, pero la verdad es que la cantidad de errores que tiene, no compensa esa parafernalia. Además, para mi gusto, no han caído demasiados personajes habría estado bien. Sanguinario que soy.

    A mi lo de Arya y Sansa me gusta y a la vez no. Me gusta porque aun Meñique demuestra ser ese magistral manipulador que era en anteriores temporadas, pero a la vez, el engaño es tan pobre, que me sorprende que Arya y Sansa estén cayendo en ello. Al final, pienso como tú. Las hermanas Stark le están tomando el pelo y va a acabar en el hoyo. Me dará pena, aunque después de tantas cosas que ha hecho, se lo merece.

    Tormund es el gran superviiente de esta serie. Se que hay otros personajes, pero el salvaje es que ha estado al borde de la muerte en tantos capítulos que resulta increíble verlo siempre salir airoso justo al final. Ultimo salvaje en pie en el Castillo Negro durante el asalto al Muro, escapando por los pelos de Casa Austera, a punto de morir asfixiado con Lord Umber dándole de tortas y ahora esto, casi ahogado y devorado por no muertos. Como al final no tenga hijos monstruosos con Brienne que conquisten Poniente, menuda tristeza con el personaje.

    Yo no estoy tan de acuerdo con lo del plan de quedarse y enfrentar a los Caminantes. Como bien señalan otros, el Rey de la Noche y sus lugartenientes son inmunes al fuego, así que de poco serviría usarlo contra ellos. Lo unico que los mata es el acero valiryo y el único que lleva una espada es Jon. Vale que el chaval se ha cargado a dos, pero cinco contra él es demasiado. Y ni siquiera sabemos si el Darth Maul helado es posible matarlo con ese material, que me da que no. Eso si, el resto de incongruencias, mas que evidentes, no resultan perdonables.

    Lo de Jon y Daenerys, erm, creo que ese gif del monete de peluche resume a la perfección mi opinión sobre esto.

    Y nada mas, vamos a ver que nos depara este final de temporada nos depara, pero si es cierto que se ntoa un bajón importante a nivel de guion en la serie. Mira que la sexta temporada remontó tan rebien, pero esto ya es de loco. Tanto le costaba a HBO hacer una temporada final de 13 capítulos o ampliar unos cuantejos cada una de estas ultimas? Total, si los dragones ya se vieron espectaculares en las previas, no creo que les pasase nada.

    ResponderEliminar
  8. Elena Domínguez: Eres la reina de los comentarios acertados. Me quito el sombrero e inclino la cabeza en señal de respeto. De hecho, incluso he cambiado algunas cosillas de la entrada para darte tu buena parte de razón, que no te falta. Eso sí, habrá que ver si el fuego de dragón afecta a los caminantes blancos y en qué medida. Es cierto que son polos andantes y apartan las llamas corrientes a su paso, pero no sé si sobrevivirían a un buen dracarys en pleno rostro. Yo espero que los deje chamuscados en plan dibujo animado de la Warner.

    Anonimatus: Lo malo de mi teoría de la farsa es que hay varias escenas entre Sansa y Arya que la hacen difícilmente sostenible, incluida la última que hemos visto. No me veo a las hermanas Stark tan teatreras. Pero sería un buen giro.

    Fantasma sigue vivo, o eso creo. Ojalá saliera más a menudo, pero si no sale, es que está a salvo y esto también es bueno. No soporto ver morir a un perro.

    ¡Resucito-Matic! Qué bueno. Ojalá se me hubiera ocurrido a mí.

    eter: No me decidía por un nombre para el grupo, así que los he usado todos.

    Lo positivo de este bajón en la calidad de los guiones (que no en todo lo demás) es que ahora Martin lo tiene muy fácil para superar la serie y sorprendernos. De todos modos, parece que Benioff y Weiss se conforman ya con ir a rebufo de las temporadas anteriores para contentarnos. Se aprovechan de que les hemos cogido cariño a los personajes y queremos saber cómo acaba todo para ser menos exigentes con ellos mismos. Y ojo, que no digo que su trabajo sea fácil. Menuda obra escogieron adaptar.

    Hilarante la segunda posdata.

    q256: Estoy de acuerdo contigo. Estamos tan cerca del final y hemos invertido tanto emocionalmente en la serie que estos defectos se pasan por alto.

    Supongo que averiguaremos en qué acaba la trama de Invernalia en el próximo episodio. Pero me huelo que la salida va a ser simplona y poco sorprendente.

    Arthas Nerzhul: Arya es un peligro. Habría que encerrarla, no aplaudirla. Eso sí, Maisie Williams lo peta. Qué gran actriz.

    jin jack: Yo es que no puedo ofenderme con una serie (aunque pueda fingirlo, si creo que tiene gracia). Lo malo me acaba resbalando y al final me quedo con lo bueno.

    Visitaré ese blog que mencionas, a ver qué tal. ¡Gracias!

    Joakin Martinez Rodriguez: Yo me esperaba más o menos esto, pero sin las partes absurdas. También aposté a que moriría al menos uno más del grupo. Tormund tenía bastantes papeletas, pero me alegro de que sobreviviera una vez más. Si muere, va a ser uno de los mayores palos de la serie. Es un secundario glorioso.

    Date cuenta de que, en realidad, no sabemos si el fuego de dragón, acertando de lleno a su máxima temperatura, puede matar a los caminantes blancos. Yo me inclino por el sí, porque... CIENCIA. Y no solo el acero valiryio puede matar a los caminantes blancos, el vidriagón también, y todos llevaban armas de vidriagón (cuesta fijarse, pero es así). De todos modos, si hay alguna duda, que la dirima Elena, que se lo sabe todo.

    ResponderEliminar
  9. Esta vez no puedo aportar tanto, sigo patidifuso por tanta sin razones en el capitulo.
    Pienso que todo es para dar más "epines" a los capítulos para emocionar a los fans. Lo han hecho siempre de forma "sutil" aunque esta vez se utilizo la sutileza de un gran martillo golpeando el concreto.
    Si esto su épico entonces el capitulo final debe ser tres veces épico, recordar apagar el botón del "sentido común" para poder apreciar el capitulo final.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Otro entretenida crítica. No podrías haber definido mejor lo poco creíble que es el que Arya considere la carta como la prueba definitiva contra su hermana (aunque tampoco le anda muy lejos el que Sansa crea que no podrá manejar el escándalo, que Arya podrá esta pa' allá pero sus vasallos no deberían).

    Por cierto, muy buenas referencias cinematográficas para referirte al grupo de Jon. Y me alegro de que fueses uno de los pocos que se fijaron en lo de Kermes el Persa.

    https://www.youtube.com/watch?v=6hEMkdzbYyk

    ResponderEliminar
  11. Excelso, sublime... Creo que más que esperar la culminación de la temporada, espero tu análisis al respecto.

    ResponderEliminar
  12. Las hermanitas Stark al fin se reconcilian.
    Vaya, osos y dragones zombies, van con todo los reyes.
    ¡¡¡Ghost ryder salvando a Jhon Snow!!! al fin dió frutos la creación y menciones esporádicas de este personaje, para que no digan que se lo sacaron de la manga.

    Meñique está desplazando a Joefrey en cuanto al personaje más odiado y que uchos quieren que muera; pronto, muuuuy pronto(espero).
    Magnifica reseña, efectivamente se nota la falta que hace un libro extra o guionistas más apegados al sentido común... pero bueno, el hecho de que Dany monte un dragón sin importarle los cambios de presión o Juanito nieve haya sobrevivido tanto tiempo bajo el agua helada(superando a Di Caprio) pues no habla mucho de un guión sano.

    ResponderEliminar
  13. Es que cuando yo amo algo y cae en la mediocridad, me decepciono, pero en fin ya se me paso.

    Gracias a usted por una buenas risas.

    ResponderEliminar
  14. Creo que esta temporada y este capítulo en concreto hay que verlo desde la perspectiva del fanboy. Hay tantísimos desprósitos en cada parte del capítulo que es absurdo analizarlo. En el podcast de Juego de Tronadas decían que hay que verlo desde los sentimientos, analizarlo desde las tripas y si lo vemos así ha sido un gran episodio. Todo ha molado un huevo aunque no tuviese mucho sentido :-(

    Aunque lo que no he entendido desde ninguna perspectiva es lo que hace Sansa con Brienne, no le encuentro ningún sentido a deshacerse de ella.

    ResponderEliminar
  15. José Correa: Empiezo a pensar que tengo mucha suerte de saber separar mi lado fan de mi lado crítico. Yo disfruto de la serie igualmente.

    Un blog a cinco alturas: ¡Me sorprende que alguien más haya pensado en Astérix y las doce pruebas! En mi caso es normal. Es una de mis películas de dibujos animados favoritas. No sé ni cuántas veces la habré visto, pero más de las saludables.

    Markos CasTro: Próximamente en sus pantallas.

    M@nchitas: En mi caso, Meñique me aburre. No lo odio. Solo me sobra.

    jin jack: ¡Gracias a ti!

    Mixtli: Comparto la perspectiva de las mujeres de Juego de Tronadas. Lo que no quita para que tiremos de la oreja a la serie cuando falta a la lógica. Forma parte de la diversión.

    ResponderEliminar
  16. Respuestas
    1. (he eliminado el anterior comentario porque puse un spoiler sin querer del ultimo episodio)

      Buenas! gran artículo!
      Creo que se ha perdido un poco lo trasgresor que era antes el show, pero yo soy de los que pienso que estaría bien cerrar ya algunas cosas, buff que manera de alargarse.

      Meñique está muy fuera de su ambiente, sabe que se la está jugando tan lejos de su entorno y de su recién adquirido castillo, Bronn le podría decir cuatro cosas sobre el coste del poder y del dinero.

      Respecto a Jonny y los seis caza zombies me pareció super épico todo, aunque no me enteraba de donde salian esos "extras" que morían por el oso, los zombies, etc. me fue confuso y faltó algo de sentido común (pq no disparar al dragón en el suelo con la lanza?, porqué no quemar a todos los caminantes ahi mismo? porque no cumplen con la normativa de seguridad en navegación aérea y le ponen aunque sea unos almohadones a las espinas del dragon?).

      Me encantó que en el artículo usaras varios nombres para el grupo! estaba con ganas de ver cual sería el siguiente nombre.

      Que pena que haya que aguantar hasta el 2019 para seguir... vaya troleada mas grande eh!

      Eliminar