24 de mayo de 2022

Jugad conmigo a 'Deathtrap Dungeon' ('Laberinto Mortal') (6)

Como dijo el fantasma decapitado de La mansión infernal: "¡JA, JA, JA! ¡JUA! ¡JUA, JUA! ¡JUAAA! ¡JOOOO, JO!".

Está feo reírse de las desgracias ajenas, pero tengo una imagen mental muy nítida de lo que os va a pasar dentro de unos pocos párrafos y no puedo evitar reírme. Hasta he encontrado el GIF animado más apropiado.

Recordad que la risa nos mantiene más razonables que el enojo.

Respiráis hondo, mirando fijamente la puerta. Si no hubierais caído ya dos veces en los ardides del barón Sukumvit, os habríais asomado por el ventanillo sin dudarlo; pero ahora, azuzada vuestra suspicacia, veis trampas en todas partes. Teméis que, al descorrer la placa que tapa la pequeña abertura, activéis un mecanismo ingeniado para causaros el mayor sufrimiento posible, un mecanismo complejo de poleas, ruedas dentadas y puede que también un perro con el rabo atado a un ventilador. Vuestra imaginación vuela con imágenes terribles: una guillotina cercenándoos la nariz, un virote clavado en el ojo, una tartazo en la cara...

Así pues, decidís abrir la puerta sin más, porque, por alguna razón, esa es la opción que os parece menos arriesgada. Personalmente pienso que solo os estáis exponiendo a que os lancen una tarta más grande, pero es lo que la mayoría ha decidido.

Le pegáis un empellón a la puerta y entráis sin anunciaros, con ímpetu, paso firme y la cabeza erguida.

El primer pie que adelantáis no pisa suelo firme, sino aire.

"Lo sabía" es todo lo que os da tiempo a decir antes de precipitaros al vacío. Y ya es mucho.

Un clásico.

En efecto, había un foso detrás de la puerta. Si os hubierais asomado por el ventanillo, lo habríais visto y podríais haberlo sorteado sin inconveniente; pero ya es tarde para eso. 

Por suerte, no es un foso muy profundo, y el fondo ni siquiera está cubierto de estacas (las han llevado a lavar). Aun así, os pegáis un buen cebollazo. Y de ahí mis carcajadas; perfectamente justificables, no me digáis que no.

"¿Qué dolor es este que yo jamás conocí?", decís, sintiéndoos más poéticos que doloridos.

Perdéis 4 puntos de Resistencia y el doble de puntos de Moral. La Moral es un atributo que no figura en el libro, así que llevad vosotros la cuenta según cómo de hundidos y humillados os sintáis en cada momento.

  • Destreza: 12
  • Resistencia: 17 15 11
  • Suerte: 9

Con un chichón como la pirámide de S’turrak y las costillas resonando como castañuelas, trepáis por los toscos muros del foso hasta el suelo de la habitación.

Menudo día, ¿eh? Primero reventáis a un hongo gigante relleno de esporas urticantes, luego rechazáis un mejunje mágico que aísla del calor, y ahora os tiráis a un foso. Desde luego estáis bordando esta aventura. Decidme, ¿preferís el ataúd forrado con terciopelo o con pura lana virgen?

Miráis a vuestro alrededor en busca de otras posibles trampas y enemigos al acecho. Pero la habitación no da mucho de sí. Lo único que os llama la atención son dos ganchos que hay en el muro opuesto a la entrada. De uno de ellos cuelga un rollo de cuerda de cincuenta pies (medida homologada para su uso en mazmorras).No se os ocurre ningún escenario en el que una cuerda no os acabe haciendo falta. De hecho, ¿qué clase de aventurero sois que no la habéis traído de casa?

Pincháis la cuerda con la punta de la espada, no vaya a ser que se trate de una serpiente de incógnito. También os aseguráis de que el gancho que sostiene la cuerda no sea una palanca que abra una trampilla en el techo y os vuelque un cubo de ácido en crisma. Atendida vuestra neurosis, y con toda la certeza que podéis reunir, agarráis la cuerda.

Era un enchufe pelado.

Calma y tranquilidad, solo os tomo el pelo. Es una cuerda de auténtico cáñamo, resistente y de una factura artesanal primorosa; perfecta para trepar, colgarse y balancearse con garantía de seguridad. Hasta que la probéis, supongo. Entonces seguro que se parte y os caéis a un estanque de patos antropófagos. No hay partida en la que no haya un producto defectuoso.

Antes de salir de la habitación, decidís hacer un descanso y consumir el primero de vuestros paquetes de provisiones. Afortunadamente, vivís en un mundo fantástico en el que no dependéis de la seguridad social ni de los seguros privados para recibir un tratamiento médico adecuado. Una ración de comida (compuesta de ositos de gominola y ciruelas pasa sin hueso) os hace sentir como si no os hubierais abrasado vivos hacer un rato ni tuvierais varios huesos dislocados. Recuperáis 4 puntos de Resistencia.

  • Destreza: 12
  • Resistencia: 17 15 11 15
  • Suerte: 9

Tras este refrigerio, saltáis por encima del foso (no es ninguna hazaña, así que no esperéis una ovación) y abandonáis la habitación.

Camináis en dirección norte hasta que el pasadizo gira bruscamente a la izquierda. Torcéis la esquina con la cautela que os caracteriza (ninguna) y os dais de bruces con un muro verde.

Trastabilláis confundidos y retrocedéis un par de pasos antes de recuperar el equilibrio.

El muro con el que habéis chocado no es un muro. O al menos no un muro literal, aunque metafóricamente podría serlo para vuestra historia. Es un orco, el enemigo natural de los héroes como vosotros (en sentido laxo).

Aunque cada uno de vosotros tendrá una imagen en la cabeza de cómo es un orco, no está de más recordar la descripción que J. R. R. Tolkien hacía de estas criaturas en su correspondencia privada: "rechonchos, gruesos, de nariz chata y piel cetrina, con bocas anchas y ojos rasgados; de hecho, versiones degradadas y repulsivas de los mongoloides menos agraciados".

Como vivimos tiempos interesantes, vamos a ahorrarnos las comparaciones con etnias orientales y quedarnos simplemente con que el orco que tenéis delante es un monstruo grande como un armario. También lo es el orco que va detrás de él, al que no veis hasta que estira el cuello y asoma su horrible faz por encima del hombro de su compañero, clavándoos una mirada asesina.

Jamás os pillarán diciendo que todos los orcos son iguales, pero, si no fuera porque el que está delante lleva un parche y el que está detrás usa casco, no seríais capaces de distinguirlos. Los dos parecen más tontos que un ajo, tienen cara de no durarles las amistades, y van armados con sendos luceros del alba (que suenan a título de una canción de José Luis Perales, pero son mazas con pinchos empleadas comúnmente para convertir cráneos ajenos en pulpa).

""Eeeeh… Hola, buenos días", decís. "¿Trabajan ustedes aquí?".

El orco del parche gruñe y escupe al suelo. Es un esputo verdoso, con aspecto de moco. Muy desagradable.

"Entiendo. ¿Y serían tan amables de decirme si voy por el camino correcto?".

Los orcos aprietan las mandíbulas y dan un paso al frente. Retrocedéis un paso.

"¿Saben?, me encantaría quedarme y seguir hablando, pero acabo de acordarme de que he dejado la comida en el fuego. Además, aún tengo que hacer la declaración de la renta. Buen día".

Os dais la vuelta con mal disimulada urgencia. No sois optimistas y, por el rabillo del ojo, veis que el orco más próximo balancea su arma con intención de menoscabar considerablemente vuestra integridad física.

 La salida diplomática queda descartada.

Solo tenéis un instante para reaccionar y dependéis de una tirada de dados. Mi tirada de dados. Apretáis el culo con fuerza.

He sacado un 4, lo que significa que la maza se os clava en el muslo izquierdo y perdéis 3 puntos de Resistencia. También pegáis un berrido.

  • Destreza: 12
  • Resistencia: 17 15 11 15 12
  • Suerte: 9

No quiero oír ni una sola queja. No he sido yo el que ha ido cayendo en todas las trampas del barón. Además, peor sería que hubiera sacado un 1 o un 2, porque entonces vuestra espada habría salido volando y habríais perdido 4 puntos de Destreza.

Notáis el subidón de adrenalina y os recomponéis rápidamente. ¡Es hora de luchar!

Insertad a continuación vuestro grito de guerra:

"_______________________________".

(Podéis sugerir un grito de guerra en los comentarios. Un concilio formado por yo, yo mismo y yo elegirá cuatro de ellos para que votéis por el que más os guste en la próxima entrada. ¡El grito ganador podría aparecer en futuros combates! La escritura colaborativa me ahorra trabajo).

La estrechez del túnel juega a vuestro favor, y aunque los orcos son más bestias que ordeñar con alicates, solo pueden atacaros de uno en uno. Dicho de otra manera: a la cola, Pepsi Cola.

El primer orco tiene 5 puntos de Destreza y 5 de Resistencia, y el segundo, 6 puntos de Destreza y 4 de Resistencia. Si queréis consultar las reglas de combate, las tenéis resumidas en esta entrada. En cualquier caso, vais a tener que fiaros de que no me invente el resultado de las tiradas.

Vuestra técnica con la espada es impecable y marcáis el ritmo de esta danza mortal. Como he tenido suerte con los dados (los 12 puntos de Destreza también ayudan), vencéis a vuestros adversarios sin que os despeinen siquiera. No voy a tener en cuenta las perforaciones múltiples en el muslo, porque el primer golpe fue a traición. Pero deberíais desinfectar esas heridas en algún momento.

Tal y como manda la tradición, registráis los cadáveres de vuestros adversarios caídos. Entre sus pertenencias, encontráis un doblón de oro, un tubo de madera hueco y un globo desinflado y anudado en el extremo. Miráis el globo al trasluz. Está relleno de un líquido blanco y espeso, y lo notáis templado al tacto. Parece….

"Un preservativo usado".

Correcto. Descartáis el preservativo y os quedáis con la moneda y el tubo de madera. Luego abrís otro paquete de provisiones, porque siempre os entra hambre después de una pelea.

  • Destreza: 12
  • Resistencia: 17 15 11 15 12 16
  • Suerte: 9

Pasáis por encima de los orcos muertos, procurando pisarlos lo menos posible, y continuáis hacia el oeste. Para que vuestra tranquilidad de conciencia, los cónyuges de los orcos recibirán una pensión por viudedad. También podría haberos dicho que estaban inconscientes, pero ¿qué más da una mentira que otra?

Mientras camináis, os preguntáis si alguno de los trastos que habéis recogido desde que entrasteis en el Laberinto se corresponderá con los objetos a los que se refería Sukumvit en su carta. Recordad que sin esos "objetos diversos" no tenéis posibilidad de triunfar. La utilidad de la cuerda es incuestionable, las monedas de momento os vienen bien para entreteneros jugando con ellas en el bolsillo, y el tubo de madera hueco... No sé, quizás os sirva de pajita si encontráis otra poción mágica. 

Del techo caen gotitas de agua que forman charcos en el suelo. Camináis con cuidado de no resbalar y sacudiros un morrazo. Os gustaría creer que habéis cubierto el cupo de hacer el ridículo por hoy, pero no os convencéis ni a vosotros mismos.

Sobre el terreno descubrís huellas húmedas que van en la misma dirección que vosotros. Son recientes y pertenecen al mismo calzado que habíais seguido antes. Llegan hasta una puerta de hierro que hay a mano derecha. A menos que su dueño se haya desvanecido por arte de magia o haya aprendido a atravesar superficies sólidas (anda que no molaría eso), debería estar al otro lado de esta puerta.

No sé si hace falta que pregunte, pero ¿qué queréis hacer?

  • Abrir la puerta y entrar. En algún momento, si no os ocurre ninguna desgracia antes, será inevitable que os enfrentéis a otros competidores por el título de campeón del Laberinto, y entonces solo podrá quedar uno, como en Los inmortales. Pero hasta que llegue ese momento preferiríais hacer amigos (amigos que se acuerden de vuestro cumpleaños y que puedan ir siempre un paso por delante de vosotros para hacer saltar posibles trampas).
  • Seguir hacia el oeste. Ya sea porque os gusta presumir de ser un lobo solitario (como aquel discípulo chalado del monasterio del Kai) o porque sufrís un trastorno de ansiedad social severo, lo último que queréis es compañía. Mejor solos que acompañados.

Tenéis hasta el jueves 26 a las 12:00 CEST para votar. En Twitter podéis hacerlo aquí. Si os apetece y os habéis levantado ocurrentes, también podéis proponer un grito de guerra; solo pido que sea apto para todos los públicos y que respete la seriedad con la que estoy tratando esta aventura.

47 comentarios

  1. ¿El foso no estaba disimulado con algo? ¿Una alfombra? ¿Unas débiles ramitas de madera, nada? ¿Tan tontos somos que no vemos un foso? Empiezo a sospechar que realmente no tenemos ninguna posibilidad de éxito. En fin, espero que la cuerda sirva para algo, por qué si no no entiendo para que nos has insistido a parar aquí.

    ¿En teoría alguien ha pasado delante de nosotros, no? ¿Los orcos no lo han visto? ¿Estaban durmiendo? ¿Los orcos eran amigos del participante anterior? ¿El participante anterior se ha convertido en dos orcos? ¿De quién son las huellas húmedas sino?

    Sobre el grito de guerra, he estado pensando en una motivación noble y ética y lo único que me ha venido a la cabeza es: ¡Por la recompensa en metálico!

    Me siento solo, y en la aventura del laberinto mortal también, o sea que opto por abrir la puerta y entrar e intentar hacer un amigo, eso si, esta vez preferiría mirar hacia el suelo por si hay otro foso, pero seguro que la próxima trampa viene del techo y me cae encima un cubo con agua sucia de fregar.

    PS: ¿Por ser el primero en comentar cuenta doble mi voto? ¿O la mitad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas preguntas. Respondo de una en una:

      No. No. No, nada de nada. Sí, pero también imprudentes y poco observadores.

      Sí. No lo sabéis. No lo sabéis. No lo sabéis, pero parece poco probable. No, pero me gusta mucho esa teoría. De uno de los participantes, eso seguro.

      Cuenta lo mismo que el de cualquiera que comente dentro de plazo: el doble que el voto en la encuesta de Twitter.

      Eliminar
  2. Obviemos nuestro nuevo ridículo (Sukumvit debe estar partiéndose de risa atiborrándose de palomitas mientras sigue nuestras vicisitudes a través del circuito cerrado de tv del laberinto, que además se retransmite con gran éxito de audiencia en un formato conocido como " El Gran Fangiano") y centrémonos en que actividad estaría haciendo un orco, encaramado a la espalda de otro orco y que involucre un preservativo usado...
    Sintiéndolo mucho, ya no podemos hacer otra cosa que pedir excusas a los difuntos orcos por haberles interrumpido en un momento tan íntimo, y recomendarles encarecidamente que se sindiquen y negocien nuevo convenio con el Baron, a la vista del exiguo sueldo que reciben.
    Volviendo a nuestra "aventura", al menos hemos tenido el buen tino de descartar el condón usado en lugar de confundirlo con un flax a medio terminar. Como nos avisaron que necesitaremos objetos para conseguir nuestra misión y hasta ahora lo único que hemos conseguido es un palo hueco, me decido a abrir la puerta , entrar y comenzar el looteo...

    PD: Mi grito de guerra sería: "¡Si es que soy tontísimo!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero aclarar que un orco estaba detrás del otro, pero no pegado ni encaramado, aunque no tendría nada de malo.

      Eliminar
  3. Aunque me gustaría poder usar como grito de batalla un "Let's get dangerous", mejor evitar atraer la ira de la mayor entidad del mal: la corporación Disney. Así que me quedo con: "Que ha sido totalmente a propósito". Creo que se apega más a nuestra idiosincracia.
    Pues evidentemente por la puerta. De ser posible abriéndola de una patada y entrando intempestivamente, ¿qué podría salir mal? Preparando ese grito de batalla en 3, 2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No tradujeron en España el "Let’s get dangerous" como “Hay que entrar en acción”? En ambos casos me parece buen lema y buen grito de guerra.

      Eliminar
  4. No sé quién disfruta más con cada pésima decisión tomada, si el barón o lord Brocha, sádicos.

    Como somos obstinados abrimos la puerta y entramos con mas cuidado esta vez. Espero que quien esté adentro sea la elfa rubia, no quisiera quedarme encerrado en una habitación oscura con uno de los gemelos, y menos después de haber visto el condón.

    El grito de guerra para alguien en nuestra situación: ¡jumanji!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sufro por vosotros (moderadamente), pero a la vez os agradezco que toméis malas decisiones, porque es más divertido escribir sobre lo desgraciados que sois.

      Eliminar
  5. Tengo la sospecha que el aventurero que pasó por los orcos antes que nosotros usó una técnica alternativa para convencer a los guardas... que explica la presència de un preservativo usado... Ahora, cuando nos lo (o la) encontremos lo (o la) miraremos con otros ojos.
    Vista nuestra impecable racha de buenas elecciones voto por abrir la puerta, a ver si podemos aprender algo del (o de la) aventurero (a) que nos precede. Peor que nosotros no habrá sido!
    En cuanto a nuestro grito de guerra... Voto por "Allons-y!" y rezo a los Señores del Tiempo para que nos encontremos un Alonso y podamos exclamar "Allons-y, Alonso!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mon français est très mauvais. Voy a recoger la propuesta como "¡Aquí vamos!".

      Eliminar
  6. ¿Soy el único que en el párrafo de "no hay estacas (las han llevado a lavar)" ha leído "no hay estacas (se las ha llevado la lava)"? Ya pensaba que el autor tenía una obsesión insana con achicharrarnos vivos a cada paso.

    Voto por abrir la puerta y entrar, a poder ser mirando al suelo esta vez. Como grito de guerra me debato entre un heroico ¡Fus Ro Dah! o un enérgico ¡Cowabunga!. Aunque viendo la racha que llevamos me decanto por un pusilánime Pappapisshu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la lava habría tenido muchísima gracia. Pero jamás lo hubiera puesto entre paréntesis. Habría sido un punto y seguido.

      Eliminar
  7. Obviaré criticar el comportamiento suicida recién cometido y me quedaré con la satisfacción de que al menos en esta casa votamos correctamente por partida doble. Supongo que es difícil decidir qué hacer cuando eres un mendigo venido a más que organiza votaciones con las voces que escucha en su cabeza.

    Cerdito Malva y yo volvemos a estar de acuerdo esta vez: ¡venga a ver lo que hay tras esa puerta! Yo deduzco que, si nos encontramos ahora con otro participante, una de dos: o hacemos piña o nos damos de piñas. La primera posibilidad está bien de bien y la segunda por lo menos nos asegura que no estaremos en una situación muy comprometida para darnos de tortas puesto que tenemos todos los puntos de destreza, pociones, algo de comida... No suena tan mal. Sólo espero que no haya otro estúpido foso o trampa que no haya saltado con el de delante.

    Cerdito Malva simplemente quiere entrar porque lleva convencido de que es el ninja desde que vio las pisadas y quiere cerciorarse de que efectivamente es él y ver qué pasa. Buenos motivos de peso. Curiosamente está acertando bastante.

    Cuando has propuesto lo del grito de guerra enseguida me vino esto a la cabeza: inspirado en el gran Homer Simpson (de España,no sé si en Sudamérica ubicarán esta famosa frase):

    "¡VAMOS A PALMAAAAR!"

    Me gusta porque puede ser un grito de guerra muy kamikaze, un lamento o una exhortación a nuestros enemigos poniendo una coma detrás del "vamos". ¡Es un grito multiusos! Aunque probablemente la usásemos más como frase autocompasiva, pero bueno xD

    Vamos allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo confirmar quién está dejando las huellas, pero, si finalmente cruzáis la puerta (y parece que será así), no tardaréis en descubrirlo.

      Eliminar
  8. Aninimo le fantastique24 de mayo de 2022, 17:59

    Como caballero que soy la respuesta es obvia.
    Si quiero entrar en una habitacion donde sospecho que
    hay alguien, lo primero que hay que hacer es llamar a la puerta.
    De esa manera podemos advertir a quien esta dentro y evitarnos
    sobresaltos o tragedias, como esa vez que entre sin avisar en las habitaciones de mi esposa, la sobresalte y tuvo un percance en el que estaban implicados
    unos peluches, un palo de fregona, su foxterrier, un tarro de miel, su querido colt calibre 44 y un taladro.
    Tras la pertinente investigacion del forense todo quedo como un desdichado accidente y yo adquiri mi estatus como digno viudo
    Asi que, si la opcion de llamar a la puerta no esta no esta disponible, las buenas costumbres nos indican claramente que la unica opcion para un hombre de bien es omitir la puerta y continuar nuestro camino.
    En cuanto al grito de guerra. No es necesario aclarar que, descartadas las chanzas que mis
    simpatic@s compañeros de aventura, solo puede ser uno "Por dios y por la reina".

    Aunque visto nuesto historial de exitos hasta ahora creo que el mas apropiado hasta ahora seria
    el de "Vamos a palmaaaaar" como tan acertadamente han señalado antes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Chanzas? Pero si todos aquí opinamos con absoluta seriedad, no veo cómo es posible no verlo.

      Eliminar
    2. En respuesta al comentario de Aninimo le fantastique: ¿Tu tecla de salto de párrafo tiene vida propia? Creo que tu dispositivo puede estar poseído.

      Eliminar
    3. aninimo le fantastique25 de mayo de 2022, 20:31

      Poseido.¡ja! como buen caballero conozco todo lo necesario


      sobre fantasmas y

      posesiones y le puedo garantizar que a mi computadora no le pasa


      nada

      ¿alguien puede recomendarme un buen


      exorcista?. Es para un



      amigo.

      Eliminar
  9. Como opción, abrimos la puerta. Vamos a comer a gente interesante. Para romper el hielo propongo la frase "¿Vienes mucho por aquí?

    Y de grito de batalla, con la trayectoria de sufrimiento que llevamos, creo que lo más apropiado es la frase del sargento Roger Murtaugh en Arma Letal: "Soy demasiado viejo para esta mierda"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrijo, vamos a conocer a gente interesante, no comer, que no somos Hannibal Lecter. Creo.

      Eliminar
    2. Uy, el subconsciente. Qué peligro.

      Eliminar
  10. Aun sin mirar por la mirilla, es de ser un poco lerdo el precipitarse en un foso que ni siquiera estaba tapado, voy a elegir abrir la puerta confiando que haya aprendido un poco la leccion, aunque sin muchas esperanzas, pero quien no se arriesgue, no se llevará a la elfa rubia de calle, en cuanto al grito de guerra, ya que Xaltotun se me adelanto en el ultimo momento (mechachis) elijo "¡¡Yipi kai yei, hijo de puta!!" (y forzando la voz para parecernos mas a Ramon Langa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lerdos y descuidados. Pero os garantizo que, si finalmente cruzáis la puerta, lo haréis con sumo cuidado.

      Eliminar
  11. CONDE PRAVEMI dijo:

    Como grito de batalla sugiero " ¿¿¿ Me voy a morir vivo!!! "
    (Pafman con el que comparte inteligencia el cadáver protagonista))
    Que entre el cadáver en la habitación, digo el aventurero.
    En este librojuego no solo hay que seguir el camino correcto si no además tener una estadísticas casi perfectas y suerte con los dados, es mejor jugar a la versión que hicieron para pc: fighting fantasy legends portal .
    Que es una trilogia , te perdona un poco más , tienes más vidas y en la 3º parte hasta mandas un ejercito de elfos ,enanos y humanos.
    Eso sí la 2 parte es peor aún en dificultad.
    Que os sea leve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Laberinto Mortal tiene una dificultad elevada en el sentido que comentas. A pesar de eso, aún tenéis posibilidades de éxito.

      Eliminar
  12. 1. Abrir la puerta y entrar. Ojalá hubiera otro foso, seríamos los reyes de los fosos.

    Y el grito:
    - ¡Soy políticamente correcto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay otro foso detrás de esta puerta, me como mis calzoncillos. Si es otro tipo de trampa, no.

      Eliminar
  13. Yo voto por abrir la puerta. Y mi propuesta de grito de guerra es "¡Espabila, acero!", como guiño al "Desperta Ferro" que gritaban las tropas almogávares cuando se lanzaban contra el enemigo.

    ResponderEliminar
  14. Madre mía, que racha. A este ritmo hasta Mr. Bean rechazaría protagonizar la adaptación televisiva por encontrarla demasiado vergonzante. Mira, abrimos la puerta y que sea lo que sea.

    Encuentro que "¡AL MANICOMIO OTRA VEZ NO!" sería un grito adecuado al estrés sicológico que debe estar sufriendo nuestro avatar siendo controlado por semejante panda. Y porque nunca hay suficientes referencias a Superlópez.

    ResponderEliminar
  15. Como lector del Capitán Trueno, e inspirado además por un comentario, propongo que ataquemos al enemigo al grito de "¡Santiago y cierra, España!" (sustituyendo España por el sitio de fantasía que sea más apropiado). Y abrimos la puerta, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que "¡Santiago y cierra, Allansia!" sería una opción, pero ¿quién es Santiago?

      Eliminar
    2. Conde Pravemi dijo:
      Pues la idea es buena, que tal "¡Yaztromo y cierra, Allansia!".
      XD

      Eliminar
  16. He aprendido de la vez anterior, así que... Nah, qué voy a haber aprendido: lo que hago ahora es pensar que no ocurrirá dos veces lo mismo y abro la puerta sin más. La línea que separa la valentía de la inconsciencia es delgada. Yo no la veo, de hecho.
    Mi grito de guerra: WIHIIIIII Con vocecita aguda y dando brinquitos.
    Gracias por estas aventuras y el tiempo que te tomas en escribir las entradas, de verdad 🤗

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Las entradas las escribe una IA. Yo solo pongo el nombre.

      Eliminar
  17. ¿De casualidad no seremos un pelín orcófagos y pudiésemos destripar a alguno de ellos para recuperar Resistencia? Como sugerencia, nada más.
    Votemos por la diplomacia y entremos por la puerta, qué más da, mejor que encuentren dos esqueletos y digan Habrán sido amigos o hasta nos encontramos a la elfa. Ojalá la elfa.
    El grito de batalla debe ser Visiten el blog más poderoso del Universo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La carne de orco es dura y correosa. Además, os pirran las chuches.

      Eliminar
  18. Elijo abrir la puerta y entrar. En mi opinión, creo que es una opción mucho más emocionante que simplemente... andar. Además, tengo curiosidad por saber de qué concursante se trata y cómo nos va a recibir. Oye, quizá la cosa no se ponga violenta y podamos ver una nueva vertiente de nuestro personaje que no tenga nada que ver con ser un vagabundo homicida.

    En cuanto al latiguillo, creo que sería sumamente apropiado saltarnos el copyright y robarle con descaro esta frase al bárbaro errante de Groo: "¿Habré errado?"

    ResponderEliminar
  19. Rebolo McAnónimez26 de mayo de 2022, 2:33

    Todas las decisiones erróneas y no estamos tan mal. El día que tomemos la correcta nos moriremos de la impresión.

    Me sumo a la mayoría y me inclino por abrir la puerta. Si llegamos al final, que no llegaremos, no quiero que no podamos jugar al Mario Kart con Sukumvit y sus esbirros por no haber encontrado el mando de la Switch escondido en la habitación con el cartel ETREUM en la puerta. Mejor morir de espanto en la habitación SATINOB SASOC intentando encontrarlo.

    El grito: "MORID, COMED VERDURA Y NO OS DROGUEIS, NIÑOS!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún estáis empezando. Daos tiempo para tomar decisiones erróneas con consecuencias fatales o que os impidan ganar.

      Eliminar
  20. Yo voto por entrar también por la puerta, con suerte encontraremos un concursante muerto y un adversario malherido.
    De esta manera será fácil hacernos con las posesiones y objetos del rival y vencer al malandrín que lo apiolo.
    Lo de dejar el preservativo me parece que fue un error, fijo que era un indispensable para finalizar la aventura. Más adelante encontraremos seguro una trampa eléctrica que tendremos que solucionar a distancia y como nuestra espada es de acero moriremos ridículamente electrocutados por no ponerle el preservativo a la espada.
    Como grito de guerra un... Que estoy muuuu loco!!!! Creo que nos podría casar bastante bien y estar pirado siempre da un toque de desconfianza y miedo en la gente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suerte solo favorece a la mente preparada. Y además requiere una tirada de dados.

      Eliminar
  21. Me encanta 😍
    Ya sabía yo que la vieja del visillo tenía sus razones.......
    Aquí opto por abrir la puerta, que se note la coherencia
    Mmmmm mi grito de guerra tiene que ser ¡Al ataqueeeee! pero dicho en plan Chiquito que era muy grande

    ResponderEliminar