4 de mayo de 2015

Los Vengadores: La era de Ultrón (2015)


La era de Ultrón es la nueva película de Marvel Studios, la undécima ya del Universo Marvel Cinematográfico, y, a pesar del título, tiene muy poco que ver con la saga de cómics homónima en la que Lobezno viaja de acá para allá en el tiempo para evitar que Henry Pym cree a Ultrón y, a lo tonto, acaba descuajeringando el Multiverso.

La crítica más concisa y a la vez quizá la más extendida de la película coincide con una que oí nada más salir del cine: "Es lo que me esperaba". O, en otras palabras, que es más de lo mismo, y lo mismo está bien, pero ya no me sorprende.

Hace apenas siete años, disfrutar en el cine del equipo de superhéroes más famoso de Marvel (y lo digo con todo mi respeto hacia los seguidores de los 4 Fantásticos, que ya bastante cruz tienen con la poco fantástica película que se avecina) parecía una meta inalcanzable, y cuando en 2012 finalmente vimos al Capitán América, Iron Man, Thor, Hulk, Ojo de Halcón y la Viuda Negra juntos en la gran pantalla fue como un sueño hecho realidad; un sueño que muchos aficionados a los tebeos agradecimos a Joss Whedon, santificado desde entonces en el calendario marvelita, y lo digo sin ser uno de sus mayores seguidores (la verdad es que ni siquiera he visto Ángel, Serenity o Firefly, aunque me gustó mucho La cabaña en el bosque).

Sin embargo, ya han pasado tres años desde que se estrenó Los Vengadores y ahora sabemos que cualquier cosa es posible para los estudios de Hollywood si hay una cantidad desorbitada de dinero de por medio, incluso que Spider-Man salga en la próxima película del Capitán América después de una larga pugna por los derechos con Sony. Por este motivo, algunos incluso nos acabamos convenciendo de que vivimos en el Paraíso X, subimos el listón y luego vemos derrumbarse nuestras expectativas.

Ahora bien, no a todos nos pasa lo mismo. Yo creía que el filme sería muy entretenido, pero también peor que el anterior, que Whedon no sabría hacer malabares con el descomedido plantel de personajes y que el tiempo de metraje se le quedaría corto. Tenía razón, pero no en todo ni tanta como creía, porque La era de Ultrón incluso supera a Los Vengadores en algunos aspectos, como pueden ser el desarrollo de personajes, la factura técnica o el volumen de vello pectoral de  Bruce Banner.

Dicho esto, ya podemos entrar en materia.

¡Ah, sí! Aunque La era de Ultrón no tiene ningún giro impresionante de guión, os advierto que de aquí en adelante habrá spoilers a mansalva.


El argumento es el que sigue: Tony Stark se ha olvidado del final de Iron Man 3 y vive con el temor de que un día de estos llegue otra oleada de turistas alienígenas y despachen a la humanidad, maten a sus amigos y cancelen Juego de Tronos. Así pues, y aprovechando que Thor le ha prestado el cetro de Loki, Stark convence al doctor Banner para que le ayude a desvelar los misterios del cetro y a desarrollar una inteligencia artificial que proteja el planeta. Obviamente ninguno ha visto Terminator.

Decir que la cosa no funciona como esperaban es quedarse corto, porque el resultado de su trabajo es un robot pitagorín y malvado que planea alcanzar la paz en la Tierra exterminando a todo bicho viviente. ¡Ha llegado la era de Ultrón!

¡Temblad ante el inmortal Ult...! Eeeh, esperad un segundo.

¡Temblad ante el inmortal Ultrón! Ahora sí.

A primera vista, y si descontamos la frenética secuencia de acción del prólogo, en la que ningún personaje permanece en el mismo plano más de cuatro segundos seguidos, La era de Ultrón parece un refrito de Los Vengadores, esto es, una duplicación de la fórmula que pulverizó la taquilla internacional, inició una nueva fase en el Universo Marvel Cinematográfico y llevó a los fans a las calles a proclamar lo grande que era la chorra de Joss Whedon y como hacía con ella el helicóptero imitando al poderoso Thor con su martillo.

Dramatización.

Si esa es vuestra opinión, no os falta razón, porque la estructura de ambas películas es básicamente la misma: los héroes provocan una amenaza mundial por jugar con fuerzas que no comprenden, se enfrentan al villano de turno, les dan una buena tunda, tienen sus diferencias, arreglan sus diferencias y hay una gran batalla final en la que se enfrentan a mogollón de masillas y que culmina con el increíble Hulk haciendo que el villano parezca un payaso.

¡Al jaleo! ¡Leña al mono!

Sin embargo, lo cierto es que Whedon ha ido un paso adelante con esta película. No hasta el infinito y más allá (¡ja, doble referencia!), pero sí hasta un supermercado en el que no compra a menudo porque le agobia lo grande que es. Tanto le ha agobiado en esta ocasión que es probable que nunca volvamos a verlo en él.

Lo que más gratamente me ha sorprendido del filme es su capacidad para dar a los Vengadores la oportunidad de desarrollarse como personajes, o al menos de contarnos un poco más sobre ellos mismos, en lugar de convertirlos en meros fantoches zurrándose contra un puñado de efectos digitales o, lo que es más triste, en un cameo extendido como el de Máquina de Guerra.

El muñeco da más juego.

La película dedica tiempo a cada uno de los miembros del equipo, y si bien es cierto que el guión pone el foco más en unos que en otros, concretamente en Ojo de Halcón y en la Viuda Negra, al final incluso el insulso Mercurio de Aaron Taylor-Johnson, que es un agujero negro de carisma y emoción, tiene ocasión de explicar su motivación y de transmitirnos con unos pocos gestos lo unido que está a su hermana, para que así, cuando acabe hecho un colador para salvar al vengador que más tirria le tiene, no nos encojamos simplemente de hombros y digamos "meh".

Y si os ponéis el sombrero de escritor y os paráis a pensar un momento, no debería costaros entender lo difícil que es conseguir que TODOS los personajes encajen en la trama y además tengan su momento de gloria.

Así, son pequeños momentos como los que pasa Ojo de Halcón con su familia o contando las reformas que va a hacer en la cocina los que diferencian y sitúan a esta película por encima del entretenimiento palomitero de otros filmes como Fast & Furious 7, que pueden ser tanto o más divertidos, pero carecen de esa capa extra de personalidad con la que Marvel barniza sus producciones. (La otra gran diferencia entre estas dos películas es que en La era de Ultrón cada escena no empieza con música hip-hop y primeros planos de tías buenas meneando el trasero.)

Si algún día quieren juntar a Ojo de Halcón con Pájaro Burlón solo tienen que recurrir a la excusa de "estaba drogado" o echar la culpa a un skrull.

A la mayor profundización en los personajes han ayudado también las alucinógenas secuencias oníricas que provoca la Bruja Escarlata, revelándonos los temores más íntimos de nuestros héroes. Esta fue una valiente apuesta de Whedon que no gustó demasiado a los ejecutivos de Marvel, porque, a ver, ¿qué es eso de poner escenas raras en una película en la que el malo es un robot megalómano de dos metros y medio? ¡Menudas ideas más tontas se le ocurren, señor Whedon! Más "¡HULK APLASTA!" y menos rayadas mentales, hombre.

Igualmente, me parece todo un acierto que los héroes se enfrenten entre sí no ya para demostrar quién la tiene más larga o por un estúpido malentendido, cosa que ya vimos en Los Vengadores, sino por una disparidad de criterios y valores. ¿La Patrulla-X o Factor-X? ¿Henry Pym o Scott Lang? ¿Puño de Hierro o Shang-Chi?...

Al final todos tenemos que elegir un bando, y aquí nos convertimos en espectadores de las primeras rencillas del gran conflicto en torno al que se prevé que girará Capitán América: Civil War.

¿Pelearnos nosotros? ¡Si somos uña y carne!

¡Ay, mi carne!

Con lo anterior tampoco quiero decir que todo lo que Whedon se hace con los personajes me entusiasme y, sin ir más lejos, la relación entre Bruce Banner y la Viuda Negra, a la que el guión dedica bastante tiempo, me parece forzada, insulsa y carente de química, aunque también es verdad que a Scarlett Johansson jamás la he visto tener química con nadie, ni siquiera con *ay* Hugh Jackman. Con Bill Murray tal vez, pero ¿quién no la tendría?

Además, todo el mundo sabe que a la Viuda Negra le tiran más los maromos con barba como Hércules (ocurrió en la colección de Los Campeones y tuvo tanto sentido como el emparejamiento de Natasha y Bruce en esta película) que los científicos con problemas de control de la ira.

¿La razón por la que él no puede tener hijos es por la majadería de la taquicardia que se inventó Leterrier o porque su esperma emite radiación gamma?

El problema de todo lo anterior es que para que cada héroe tenga al menos tres o cuatro chascarrillos y además protagonice tanto flipadas superheroicas como momentos personales dramáticos, la película tendría que durar tres horas y media... que era exactamente lo que duraba el primer montaje antes de pasar por la sala de edición. Sin embargo, más de una hora de todo ese metraje se ha quedado en la papelera, y a la espera de que salga la versión extendida (¡edición limitada en Blu-ray con réplica de la cabeza de Ultrón, por favor!), me atrevería a decir que este podría ser uno de esos casos en los que más es mejor, aunque luego te escuezan las nalgas de pasar mucho rato sentado.

Quizá el mayor perjudicado por los recortes sea Thor, que aunque para mí protagoniza algunos de los momentos más descacharrantes de la película (la cara que se le queda cuando el Capi mueve ligeramente el Mjölnir es mi gag favorito), ha visto reducida su subtrama a un par de escenas inconexas e incomprensibles que dudo que nadie que no sea un friki absoluto entienda del todo. ¿Una cueva con una piscina mágica de LSD? Gracias por el teaser de Thor: Ragnarok, supongo.

Lo cierto es que Whedon no quería incluir la escena de la cueva, pero Marvel le dijo que, o bien la condenada cueva salía en la película, o bien las escenas de la granja de Ojo de Halcón se iban al cuerno. ¿Cómo? ¿Y perdernos la anodina vida familiar secreta de Clint Barton? ¡Jamás! Puede que Ojo de Halcón fuera el héroe más desatendido de Los Vengadores, pero es una de las mayores virtudes de La era de Ultrón. Eso sí, también os digo que ya que la escenita de marras acabó formando parte de la versión definitiva, bien podían haberle dado más sentido, que por añadir cinco minutos de metraje no se muere nadie.

No me jorobes.

Los gemelos Maximoff, a los que vimos como matrimonio bien avenido en la cinta del primo lejano de la Serpiente de Midgard, apenas tienen ocasión de brillar en este gran baile de superhéroes, y su alianza temporal con Ultrón es de lo más endeble. Joss Whedon decía que sus poderes serían un soplo de aire fresco para la película, pero esto solo me lleva a pensar que uno no puede fiarse ni de los tipos majos que crean teleseries memorables de vampiros.

La supervelocidad de Mercurio, que se fatiga con tres carreritas, resulta decepcionante en comparación con la de su versión más joven y aventajada de X-Men: Días del futuro pasado, mientras que los poderes de la Bruja Escarlata han sido ligeramente simplificados, porque el tema de alterar las probabilidades y provocar sucesos anormales de forma aleatoria sonaba demasiado complicado para el espectador medio. "Ella es rara" es toda la explicación que esta Bruja Escarlata necesita. Lo mismo puede decirse de sus hermanas Mary-Kate y Ashley Olsen.

El hecho de que tengan que llamarles "mejorados" en lugar de mutantes demuestra lo estúpidos que pueden ser los ejecutivos de los grandes estudios.

La Visión, pese a lo tarde y poco que aparece, es la nueva gran aportación de Whedon al Universo Marvel Cinematográfico. Su origen puede resultar un poco confuso y sus poderes quedan por explicar, pero su rollo pro-vida y su inocencia lo convierten en un trozo de pan; un trozo de pan que arrea unas guantadas de campeonato, lanza rayos láser por el frontispicio y puede alterar su densidad para volar o atravesar objetos sólidos. Y su capa es de lo más molona, como la de Spawn, pero sin el canteo de los efectos digitales de los años noventa.

Poniendo la vista en el futuro, y dado que la Visión lleva la Gema de la Mente, parece probable que ocupe el lugar de Adam Warlock cuando los Vengadores se enfrenten a Thanos en Infinity War; pero, antes de eso, espero que los hermanos Russo trabajen en su relación amorosa con la Bruja Escarlata. Los auténticos seguidores de la Visión necesitamos verlo en bermudas pasando el día en la playa con su mujer.

La guinda del pastel.

Pero ¿qué es una película de superhéroes sin un buen supervillano? Pues una película de Marvel, para qué nos vamos a engañar.

El actor James Spader aporta a Ultrón toda la pasión y excentricidad a la que puede aspirar un despiadado armatoste de metal que pretende exterminar a la humanidad, mostrando una gama de emociones que van de la ira a la frustración y al miedo, así como un sentido del humor un tanto inoportuno que no estoy seguro de que acabe de cuajar. Pero aunque Ultrón tiene algo más de fondo que otros supervillanos anteriores, no deja de ser un recurso para poner a los héroes en acción, y cuanto más avanza la trama, más se convierte en otro villano de la semana más, como Cráneo Rojo, Malekith o Ronan el Acusador.

Como dos gotas de agua.

Y es que por mucho que a Nick Furia le parezca que Ultrón representa una amenaza mortal, su plan maestro definitivo es de risa: arrancar un cacho enorme de tierra con una ciudad encima (para que así los Vengadores se entretengan haciendo lo contrario de lo que hace Superman, esto es, salvar gente) y elevarlo hasta la estratosfera para luego dejarlo caer como si fuera un meteorito y destruir a todo quisqui con el impacto.

No solo es una idea tan extravagante como para salir en un cómic, sino que, de hecho, ¿sabéis quién hizo más o menos lo mismo en la colección de Los Vengadores, aunque no con tan mala intención? Gravitón, un supervillano con aspecto de conde transilvano que crearon Jim Shooter y Sal Buscema en 1977 y que podía controlar la gravedad. ¿Y sabéis cómo lograron los Vengadores detener la masa de tierra en cuestión? Parándola con las manos y lanzándola al agua. Si os parece que tiene poco sentido, es porque no os he dicho que por aquel entonces los Vengadores contaban entre sus filas con el Hombre Maravilla, que siempre llevaba gafas de sol. Ahora sí lo entendéis, ¿verdad?

Que no os engañe su tamaño. Ese pedrusco es una isla flotante compactada en una esfera súper densa de millones de toneladas.

De los cómics de los años sesenta y setenta con los que me desteté, Ultrón tiene su inmortalidad y su afán por actualizarse como una app, pero le faltan el encéfalo-rayo y ese complejo de Edipo que le impulsaba a reaparecer después de cada derrota para intentar destruir a su "padre" Hank Pym y convertir a la Avispa en su reina, y aunque en la peli suelta frases ridículas, no llega al nivel de melodrama robótico de los tebeos, en los que aparte de llamar necio e idiota a cualquiera que se atreviera a desafiarlo, soltaba frases que me hacían preguntarme de qué obra de Calderón de la Barca lo habían sacado ("¿Osáis atacarme físicamente? ¡Sabed que habéis escogido vuestra muerte!").

En cuanto al aspecto de Ultrón, el diseño característico de los cómics se ha reservado para su ejército de centinelas, mientras que el propio Ultrón recuerda más al Megatron de los Transformers de Michael Bay, lo que ha permitido darle mayor expresividad a su brillante rostro metálico. Personalmente hubiera preferido un look más clasicote, pero tampoco puede decirse que Ultrón no haya renovado su estilo más de una vez en los tebeos.

En sus orígenes, Ultrón fue una coctelera gigante.

Luego participó en El mago de Oz como hombre de hojalata.

Y más recientemente acabó pasando por el quirófano para ponerse pechos.

Las escenas de acción, como cabía esperar de una secuela, son más grandes y sofisticadas que en Los Vengadores, aunque no necesariamente más entretenidas (eso que lo decida cada cual), y es un gustazo que antes de que empiece la gran traca final, todos los Vengadores hayan tenido ya ocasión de demostrar sus poderes y habilidades y lo bien que trabajan en equipo, realizando combos dignos de un Marvel vs. Capcom.

La batalla contra el ejército de dobles de Ultrón, con esa gran toma circular a cámara lenta que le sirve de desenlace, es una pasada, pero, con todo, se me antoja demasiado similar a la pelea contra los chitauri, y mis escenas de acción favoritas son el demoledor cara a cara de Hulk contra Verónica, que es la definición misma de fanservice, y la persecución de Seúl, que me recordó por qué El soldado de invierno sigue siendo mi película de Marvel favorita y que Seúl 88 fue uno de los primeros Mortadelos que leí.

Mirándolo por el lado malo, los cortes rápidos y los giros delirantes de cámara no son santo de mi devoción, sobre todo cuando las secuencias parecen rodadas en la Dimensión Oscura; pero por suerte este es un problema que solo incordia en la breve pelea post-celebración del fin de Hydra (el grupo terrorista, no la cadena de gimnasios) y en la lucha que se desencadena en el barco clandestino del visto y no visto Ulysses Klaw. Además, cada vez que me quejo de que una escena de acción es caótica y no me entero de lo que pasa, me dicen que es porque soy más viejo que los Ancianos del Universo. A lo mejor es cierto, porque recuerdo haberme comprado el primer número de Los Micronautas en el quiosco. ¿Se acuerda alguien de los Micronautas? No.

¿Floyd Mayweather y Manny Pacquiao? ¡Bah!

Los Vengadores: La era de Ultrón partía con la ventaja de no tener que reunir de nuevo a los héroes más poderosos de la Tierra  y Joss Whedon la aprovecha para dar mayor impulso a una de las principales características de los cómics de superhéroes: el drama culebronero. Y si no sabéis de qué hablo, es que no leéis suficientes tebeos.

Es cierto que hay algún pegote aquí y allá, y se le puede achacar cierta confusión provocada por todo lo que quiere abarcar y la tijera que le han metido; pero nada de eso menoscaba sus dos puntos fuertes, que son la acción y el humor, y mi impresión de conjunto es sobresaliente.

¿Que a veces se presta más atención a preparar el terreno para la Fase 3 que a la historia que se pretende contar y se resta tiempo a otros elementos que hubieran fortalecido la trama principal? Un poco, pero lo mismo ocurre a veces con los cómics y es un mal necesario cuando se pretende crear un universo complejo.

Por todo ello, estoy convencido de que mayoría de decepciones que se leen por ahí son fruto de las altas expectativas. Yo, por suerte, dejé de tenerlas el día que vi Star Wars: La venganza de los Sith y desde entonces soy mucho más feliz.

En definitiva, incluso con sus "apesares", estamos ante una película espectacular, la mar de entretenida y muy superior técnicamente a Los Vengadores, aunque esta última tenga un guión en el que encajan más fácilmente las piezas.

25 comentarios

  1. Anónimo4/5/15 00:21

    A mi me pareció mierda... protagonismo a hawkeye... (como se nota quien tiene el parne mas alto)

    ResponderEliminar
  2. No sé si soy el único pero a mí me gustó más que la primera.

    Veamoslo.

    El plan de Ultron, sin ser una maravilla es más coherente y más motivado que el de Loki, lo único que chirría un poco es su alianza con los "modificados". Ultron es igual de gracioso que Toni Stark e igual de pirado que Loki. Ultron mola más.

    Las escenas de acción se repiten en cantidad y calidad pero el Hulk VS HulkBuster decanta la victoria sobre la segunda parte.

    Los personajes están más desarrollados, Ojo de Halcón, Viuda Negra y Wanda sólo suman. El único que resta es Mercurio al que supongo que veremos más y mejor en la versión extendida que todos compraremos.

    "Muere" alguien (Porque, ¿ha muerto, no?)

    Bruce Banner demuestra que no quiere partir por la mitad a Viuda Negra con el pequeño Hulk o con la potencia con la que dispara su pistola.

    La Visión. Todo un acierto.

    En resumen, es verdad que es una película de transición y pero el futuro que nos enseña es esperanzador. Yo digo SÍ.

    ResponderEliminar
  3. También es recomendable para disfrutarlas no ver tropecientos trailers, adelantos y demás que te la destrozan. Yo sin querer saberlo vi el poster de la Vision y hubiera preferido enterarme viendo la película.

    Por lo demás una película muy recomendable, yo me lo pase en grande. Y cuando he leido lo de que habra una hora mas de metraje ya me froto las manos.

    ResponderEliminar
  4. Pues la trama me recordó al "cíclope" setentero que quería dominar al mundo y se creía un humano(el armatoste del ojo rojo gigante).
    De hecho hubiera quedado más la voz tranquilizante y manipuladora de Cíclope en Ultrón para darle un toque de villano de primer nivel.
    De efectos especiales creo que ya nos hemos acostumbrado a ellos y son un tanto generalizados(algo así como las caras de calaveras, fantasmas y muñecos diabólicos en los 90`s; todas iguales); creo que tecnológicamente el cine no dará para más por el momento, a menos que mejoren el 3d o conviertan las salas en interactivas con agua, viento, temperatura...en 4D (así como el viaje fantástico de Disney o del Museo de Cera y Ripley de la Ciudad de México).
    Aprendí un tanto más de la vida de los superhéroes, la acción pasadera y como siempre dejando esa sensación de esperar a ver si la próxima peli desenmaraña la historia como pensábamos de esta.

    ResponderEliminar
  5. Concuerdo contigo sobre la química entre Scarlett y Mark, ya podría aprender algo de Bill Murray en Lost in translation.

    ResponderEliminar
  6. Solo he leído la entradilla hasta la indicación que hay spoilers, así que tengo que decirte que es un párrafo muy pobre. No obstante, cuando vea la película lo leeré atentamente. Gracias por tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
  7. La vi y me sentí un poco defraudado. No es que la haya visto similar a la primera, sino que me gustó más esa que ésta. Sin embargo, sigue siendo una buena película de superhéroes.

    ResponderEliminar
  8. Que se le de más desarrollo como personajes a vengadores como la Viuda o a Ojo de Halcón tiene sentido, los otros ya han tenido ese desarrollo en sus propias pelis, es exactamente lo mismo que en los cómics.

    A los que sepais inglés os recomiendo este artículo en cracked:

    http://www.cracked.com/blog/5-reasons-avengers-are-bad-guys-marvel-movies/

    ResponderEliminar
  9. Ultron con tetas??? Ahora si que tengo mas motivos para no acercarme a los comics. En fin, la película esta muy bien. Entretenida, divertida, te lo pasas muy bien con ella. Se notan los recortes que le han hecho el estudio para hacerla mas corta. Así ,cosas como el romance de Banner- Viuda Negra (paso esto alguna vez en los comics??) o la parte de Thor se notan incompletas o faltas de desarrollo. También ciertas escenas de acción me han parecido algo confusas. Claro que luego ves cosas como la secuencia de la iglesia y las perdonas. Pues eso, muy guay aunque no creo que al nivel de Winter Soldier o Guardianes pero mola, que es lo mas importante. Eso si, espero que Thanos la parta en Infinity War porque Ultron me ha parecido un poco meh al final. Se suponía que los iba a poner contra las cuerdas y al final, ni chicha ni limona.

    ResponderEliminar
  10. A mi me ha encantado, los puntos que mencionas de Halcon, Viuda y Hulk (impactante el tema de esterilidad), me han encantado, para mi esta es mas entretenida aunque menos redonda que la primera.

    Es muy benigno tener las expectativas altas, en mi opinion hay que ser justos y coherentes con una saga, siempre hay que esperar como minimo la misma calidad que sus antecesoras, asi se disfruta mas y las posibilidades de decepcion se rebajan. Asi disfrute de TDKR como de esta.

    Gran reseña, aunque no muy comica, eso no se si es bueno o malo.

    Ansioso de mas reseñas, como Juego de Tronos.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó mucho. Efectivamente es más de lo mismo y sorprende menos, pero es muy muy entretenida. Sí que es cierto que el montaje queda algo caótico y aún no me queda claro el papel de Thor en todo el meollo... Se va de repente, se toma un baño alucinógeno y vuelve a repartir galletas...

    Y para cuándo empezamos a comparar a Joss W. con GRR Martin? Ni una película del bueno de Joss sin su muerto correspondiente :-)

    ResponderEliminar
  12. Coincido plenamente con la conclusión: mejor no tener demasiadas expectativas, así la película no nos decepcionará.

    Y sin embargo, cada vez que veo un nuevo tráiler de Star Wars VII, estos principios se van al traste...

    ResponderEliminar
  13. Venga Tipo de la brocha, te voy a enseñar a hacer una review "tibia":

    The Avengers, age of ultron (o la era de ultron para los hispanoparlantes) es la 2da película del director Joss Wheldon que trata de las desventuras de un grupo de superheroes (formado por los vengadores del título). Como todas las películas del mundo del cine tiene aciertos y errores y puede que guste mas a un publico que a otro. Hay buenos muy buenos, malos muy malos, y algun que otro personaje que se pasa de un bando al otro (o viceversa, no vamos a dar spoilers). Repiten los mismos actores que la 1era y hay nuevos personajes con otros actores para que estos últimos puedan lucirse (por lo menos, asi dicen los que le gustó la pelicula). Como en toda película de Disney los buenos ganan y los malos pierden. Los efectos por computadora tienen los estándares que se puede esperar hoy dia.

    Recomendada (o no, según si gusta este tipo de películas, sino no la vea).


    Saludos desde el país del Papa, Maradona, Messi etc.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo: Eeeeh... Vale.

    Mixtli: No creo que seas el único al que le gusta esta película más que la primera. Yo desde luego no la pongo por debajo de esta, y estoy seguro de que cuando vea La era de Ultrón en casa con sus correspondientes extras, la pondré por encima.

    Vladek: Te doy toda la razón.

    M@nchitas: La tecnología siempre da sorpresas. Los efectos digitales están cada vez más pulidos y, a veces, no se notan en absoluto. Pero aún queda camino por recorrer.

    Kung Fuhrer: Ni en esa peli me convence.

    Doctor Müller: ¿Un párrafo muy pobre o siete párrafos muy pobres? Perdona, no te sigo.

    Victor: Ahonda en tus sentimientos y explica por qué te sientes defraudado. ¿Crees que guarda alguna relación con tu madre?

    Anonimatus: Los de Cracked son unos cachondos, pero prefiero sus artículos sobre historia y ciencia, porque siempre aprendo algo entre chiste y chiste.

    JoakinMar: La iniciativa Ultrón, donde aparece Ultrón-Avispa, es una de las sagas más flojas que he leído de los Vengadores y te recomiendo evitarla a toda costa. Me compré el tomo porque me atrajo el estilo de dibujo y, al hojearlo en la tienda, vi que había una viñeta en la que salían un montón de armaduras de Iron Man juntas, incluida la clásica roja y dorada de mediados de los setenta, por la que siento especial debilidad. Mal motivo para comprarse un cómic.

    jin jack: No quería abusar de los chascarrillos. En una recapitulación me importa menos, pero en una crítica intento controlarlos.

    Alejandro Cordón: Martin lleva demasiada ventaja como para compararlos. ¡Es un monstruo insaciable!

    q256: Con Star Wars siempre es más difícil. A mí desde luego me cuesta. Sobre todo es importante no ir con la película ya montada en la cabeza.

    Bizarro: No sé si insinúas que mi crítica es tibia, pero si es así, confundes falta de exaltación con tibieza. Ale.

    ResponderEliminar
  15. Pero no hombre, que era una broma mi comentario. Me ha encantado tu review y estoy de acuerdo contigo en muchisimas cosas! La próxima prestaré atencion a las maneras que tengo para que quede claro que es un chiste y te rias (y no al reves y lo sientas como un ataque).

    Saludos y sigue escribiendo que yo te seguiré leyendo!

    ResponderEliminar
  16. "Por todo ello, estoy convencido de que mayoría de decepciones que se leen por ahí son fruto de las altas expectativas. Yo, por suerte, dejé de tenerlas el día que vi Star Wars: La venganza de los Sith y desde entonces soy mucho más feliz."

    Pedazo de lección de vida

    ResponderEliminar
  17. Bizarro: No estaba yo muy convencido y me extrañaba, pero me sonaba sarcástico y mi susceptibilidad se multiplica por 1.000 en internet. Perdona.

    Millus: Lo malo es que no siempre es fácil de aplicar.

    ResponderEliminar
  18. Era imposible que no fuera una decepción, todo el mundo tenía sus propias ideas y los que más ruido hacen seguramente querrían ver poco más que Hulk aplastando cosas y no un drama sobre inseguridad, terror y responsabilidad (y el extraño romance entre Banner y la Viuda tampoco ayuda, hay que admitirlo).

    A mi me encantó, me pareció espectacular y muy divertida... pero me gustaría ver la película completa. Se nota muy cercenada (recuerdo un momento muy raro en el que Bruce Banner aparece de repente ante la celda de la Viuda y le rescata). No hablemos que luego Hulk desaparece y no se sabe donde esta mientras todo Dios se da de hostias... es que sencillamente el científico se cuela como si nada en la base de Ultron y rescata a la chica con tanta facilidad y velocidad que pensaba que era algún tipo de maniobra mental del robot de lo absurdo que me parecía.

    En fin, a ver como continua la Marvel. Con los Russo y Gunn parece que no han tenido problemas. Pero lo de Wrigth y -sobre todo- lo de Whedon ahora me da muy mala espina

    ResponderEliminar
  19. La vi ayer y me gustó mucho, menos que la primera pero muy disfrutable. Pero las escenas de acción me siguen mareando.

    ResponderEliminar
  20. Pese a estar por debajo de la primera, la verdad es que yo me esperaba menos de esta segunda parte, la escena donde todos intentan levantar el martillo y al final cuando el capi y stark intentan justificar que la vision lo levanta porque es una maquina de los mejores gags comicos del universo cinematografico de marvel.

    Estoy deseando ver al spiderman de marvel y ver como le dan el toque comico que merece y no el toque lloron de toby o el toque crepusculo de garfield

    ResponderEliminar
  21. A mí me ha encantado; como bien dice es un tanto caótica, pero el Poderoso Ra quiera y podamos ver la edición sin recortes. Lo que no sé es si me ha encantado porque sé hacia dónde se dirige o porque tuve un tiempo de abstinencia antes de verla y me ha impresionado más de lo esperado. Tampoco entiendo cómo es que este artículo no venga con una foto de Scarlett Johansson en sus mejores planos de acción.

    La única pega que le pongo es que Mercurio golpeaba robóts de acero (cuando menos; si de vibranio, no debió de pasarles nada) haciéndolos pedazos sin el menor rasguño en los nudillos. ¡¿POR QUÉ?!

    Gran artículo como siempre.

    ResponderEliminar
  22. Yo lo que critico es la historia y la apariencia de ultro por lo demas esta bien, este era yo cuando fui al cine

    Llegando al cine:
    http://elcalce.com/wp-content/uploads/2015/09/giphy-42.gif

    Pero esa es solo mi opinion.

    Comienza la pelicula:
    http://media.giphy.com/media/B7aksBgcJzFDO/giphy.gif

    En medio de la pelicula:
    http://1.bp.blogspot.com/-79gfTaWouP0/UoVQFx4WhrI/AAAAAAAAFOw/a1JACL5cm3k/s1600/Ace+Ventura+8.gif

    Esperando el final:
    http://30.media.tumblr.com/tumblr_m2acogvijH1r5cmwmo2_500.gif

    Llegando del cine:
    https://www.youtube.com/watch?v=QhBr0lPNuuU

    Pero esa es solo mi opinion.

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Esto...alguien se ha dado cuenta de que HULK es machacado descaradamente por un IRON MAN HULK BUSTER con nombre de marranita?La pelicula me encantó...pero eso no se lo puedo perdonar...yo un gran fan de HULK..me sentí abochornado..ya que todos mis colegas me decían...VAYA TUNDA QUE LE ESTÄ METIENDO!...solo puede haber una explicación...hulk estaba colocado..ouch!

    ResponderEliminar
  25. Es interesante conocer todas las opiniones de los espectadores y dar la propia, me parece un dato curioso el que la película sea la undécima del Universo Marvel Cinematográfico y que las películas de acción que siempre crea sean para mi, de gran calidad, creo que Avengers La era de Ultrón es insuperable en los efectos visuales, sin embargo la trama es un poco decadente con la incorporación de tantas historias en toda la película y el poco énfasis que se hace en los protagonistas.

    ResponderEliminar

LEE ESTO ANTES DE COMENTAR: Al autor del blog le chifla recibir comentarios, pero todo tiene un límite. Con carácter general, los siguientes comentarios se eliminarán de la faz de la red: 1) los que no tengan un carajo que ver con la entrada, 2) los que falten el respeto sin ninguna gracia ni elegancia, y 3) los que puedan considerarse spam o sean más largos que un día sin pan (en principio, los que superen 300 palabras, ya sea individualmente o de forma concatenada).